30 abr. 2009

Thinking About You...

PROLOGO

-¿dónde estuviste?-habló casi temiendo la respuesta
-salí…con una amiga-soltándose la corbata del cuello con aire cansado
-otra vez?-cuestionó recargando su mano en el interruptor con el ceño fruncido
-fue divertido-tumbándose en el sillón y prendiendo la televisión, por lo menos así no tendría que mirarle a la cara
-¡oh! ¿Cuando no es divertido acostarse con alguien Yoochun?-soltó irónicamente con una sonrisa cruel y dolida cimentada duramente en sus facciones
-no empieces ¿si Junsu? Ya basta de estas escenas por lo menos una semana-simulando parecer fastidiado… ¿sé lo creería?
-¡¡no entiendes nada Yoochun!!
-eres tú el que le da demasiada importancia-bufó queriendo que no le temblara la voz al cambiar de canal
-¿al hecho de que mi novio no salga conmigo con el pretexto de estar agotado por el trabajo pero que desaparezca sin decírmelo y luego llegue a casa a las cuatro de la mañana de haber salido con una amiga desde hace días?
-exageras-¿había sonado tan frío como quería?
-¡¡no exagero Yoochun!!!
-también sales con otras personas…-murmuró ya sin fuerzas para gritarle
-¡¡pero yo no voy acostándome con nadie!!-sollozó
-¡tampoco yo!-casi quiso reírse de si mismo al ponerse de pié y mirarlo a la cara, no estaba en los planes intentar defenderse ¿no?
-¡sabes que es cierto!
-¡¡si no me crees es tu problema!!-dándole la espalda-no podía ver un segundo más aquellos ojos- sé perfectamente bien que estoy contigo…sabes que te amo Junsu-no me creas amor…
-¡¡entonces por qué mierda me mientes!!
-no te he…-si no me detengo lo arruinaré
-¡Yoochun! ¡Tienes un chupetón en el cuello!-sollozando aún con más fuerza y apretando los puños- ¿tienes idea de hace cuanto que no me besas?-susurró con dolor- no quiero ni imaginar como está el resto de tu cuerpo
-está bien yo…-iba a perderlo- sólo fue un chupetón Junsu…
-no deberíamos estar juntos Chunnie…-sollozó-ni siquiera sé que hago aquí aún…

El castaño buscó mirarlo a los ojos sin conseguirlo, ¿Qué no intentaría siquiera detenerle? Rió internamente y tomó su chaqueta lanzándole las llaves que el pelinegro sujetó con fuerza en su mano.

-¿dónde irás…?-sin querer parecer preocupado
-no te preocupes…no planeo regresar…







CAPITULO 1

-Yunho ah…Yunnie…

Y Jaejoong continuaba sonriendo viendo fijamente el rostro de Yunho, apoyado en su cuerpo, dejando a sus manos acariciar suavemente su pecho sobre el pijama, rozando levemente su nariz con la propia en tanto le hablaba en susurros.

El chico sin dar señales de vida mantenía los labios entreabiertos y los parpados cerrados completamente ajeno a las dulces sonrisas que escapaban de la boca del mayor en tanto con suaves toques intentaba llamar su atención, aún desde el profundo mundo de Morfeo en el que a esas alturas del día de hallaba sumido.

Volvió a sonreír antes de recostar cual gatito su cabeza en su pecho suspirando al ver un pescadito en tonos azules en el pijama de su novio, anoche habían terminado en su apartamento tan pronto habían podido largarse del trabajo que los tenía tan exhaustos como para no dejarles ni siquiera considerar la idea de hacer algo más que descansar esa noche, por lo que después de una cena realmente rápida y con los pijamas donde correspondía por primera vez después de mucho tiempo ambos habían tomado lugar en la cama del mayor para dejarse arrullar por el cansancio apenas un beso y un flojo te amo hubo escapado de los labios de quién estuviese a su lado.

Y apenas el pelinegro hubo abierto los ojos asustado, recordando que recién era miércoles pudo fijar su vista en el calendario que había colgado en su pared desde la que Junsu les observaba y sonreír ampliamente al ver encerrada la fecha en un gran círculo en un destacado tono rojizo que le indicaba que efectivamente…ese día no había olvidado poner la alarma del teléfono…era que tenían un par de días libres…

Y ahora besaba delicadamente esa boca intentado despertarlo sin conseguirlo y suspirando ante ese nuevo intento fallido, es que el líder tenía el sueño pesado y a pesar de haber contestado su beso lentamente una vez que se hubo apartado sonriendo de nueva cuenta lo único que había recibido a cambio había sido un suspiro con su nombre impreso, las manos del chico sobre la almohada, sus piernas atravesando toda la cama y un ronquido que le obligó a reír nuevamente al rendirse y sentarse por fin sacudiendo su cabello y mirando soñolientamente a su alrededor.

Minutos después se encontraba en la cocina ya bañado y vestido, bostezando sonoramente, como disfrutaba aquellos días, solos en casa, Yunho en su cama, el sol colándose por la ventana de la sala…nada podía salir mal…

Revolvió una vez más el huevo en la sartén contento de saber que el olor a comida pronto llenaría el apartamento y el líder aparecería a sus espaldas murmurando algo sobre lo bien que había dormido, abrazándose a su espalda y dejando un húmedo beso en su cuello, cogiendo el diario de la mesa donde ya había varia fruta picada y se sentaría con una sonrisa a esperar el desayuno sobresaltándole cada tanto con alguna inquietante noticia o haciéndole una romántica invitación al cine.

Sus ensoñaciones iban de mal en peor, reconoció al dejar el huevo revuelto en la mesa y sacar el jugo sabor manzana del refrigerador dudando si debía poner o no los hielos.

Unas tostadas con dulce de frambuesa que hubiese comprado hace un par de días, haciendo un puchero al mirar hacia el pasillo y descubrir que a pesar de todo el moreno no acudía al llamado de su propio estómago y no esperaría más para desayunar, bufó corriendo un cabello de su rostro con un gesto fastidiado encaminándose hasta la habitación cuando repentinamente el tono del timbre le detuvo.

¿Quién podría llamar a la puerta ese día en la mañana? Dios quiera que no fuese una loca fan que ha averiguado su dirección, pensó asomándose a ver quién era y abriendo apresuradamente al divisar a Junsu del otro lado de la puerta.

-¿Puedo pasar?-masculló tosiendo un poco
-Su que…-jalándolo hacia dentro y cerrando tras él- mira nada más como estás que…¿dónde pasaste la noche?-preocupado sentándolo en la mesa en tanto el acercaba una taza de té caliente y unas tostadas
-por ahí…
-Junsu estás…-levantando su rostro por las mejillas- Junsu estás ebrio…
-no lo estoy…-alejando su rostro-no…no habría p-podido llegar aquí…

El mayor tomó con su mano la temperatura de su frente y suspiró fuertemente tomando asiento frente a él mirándolo fijamente, algo había sucedido con Yoochun…mejor dicho…algo había acabado por suceder…hace días que hasta ellos notaban como se apartaba de Junsu, como le rehuía y más aún como se comportaba con el pequeño cuando este no trataba más que entender ese alejamiento, ese trato cargado de cada vez más brusquedad por parte del pelinegro…seguramente aquello había terminado por acabar con la paciencia y la capacidad de Junsu de estarle siempre sonriendo, de estar siempre a su lado.

-Come eso…iré por una toalla, te la dejaré en el baño junto a un cambio de ropa…sabes donde esta…luego hablaremos de esto ¿si?...-acariciando su cabello en tanto el chico de cabellos ahora negros asentía con lentitud

Caminó hasta la despensa y extrajo de una pequeña caja un par de pastillas que dejó a su lado sobre la mesa.

-te quitarán la resaca y el dolor de cabeza…
-gracias hyung…

Apenas entró a la habitación una sonrisa inconsciente escapó de sus labios al divisar a Yunho extrañamente enredado entre las sábanas, una pequeña manía del moreno cada que le dejaba durmiendo solo, abrió las ventanas del lugar dejando que entrara la luz para espabilar al chico y luego se sentó a su lado besando brevemente sus labios para luego susurrarle.

-Yunho ah…hey…
-¿Boo…?-desperezándose y sonriendo levemente-buenos días amor…
-Buenos días…-viéndolo sentarse en la cama-Junsu está en la cocina…
-¿eh?... ¿Junsu?...-mirándolo preocupado a los ojos-¿que sucedió?
-no lo sé…pasó la noche afuera, le ofrecí desayuno y una ducha…luego hablaré con él…
-¿no llamarás a Chun para decirle que está aquí?
-¿crees que le importa?-poniéndose de pié y buscando ropa en su closet
-por supuesto que le…-dudándolo- aunque estuviese actuando así contigo me preocuparía si no llegaras a casa…más aún si estamos viviendo juntos Boo…
-no sé que sucede con Yoochun…ese tarado va a escucharme un par de cosas…
-no sé si deberíamos meternos en esto…
-no has visto a Junsu por eso dices
-Yoochun debe tener sus razones ¿no crees?-le interrumpió
-¿Entonces para que le pide que esté a su lado?, ¿para que le pide que vivan juntos? ¿Por qué diablos no le explica que pasa?-frunciendo el ceño
-Quizás…
-¿por qué aún no vivimos juntos Yunho ah…?-preguntó suavemente cogiendo sin prisa entre sus brazos la ropa que le prestaría al menor
-ya hemos hablado de esto Boo…
-lo sé…tu privacidad…
-nuestra privacidad…
-mi privacidad es esta Yunho…mi privacidad es contigo…-murmuró algo entristecido saliendo de la habitación

El líder no pudo hacer más que bufar con fuerza apartando las sabanas para levantarse…sabía que aquello era algo que Jae quería…pero el simplemente tenía miedo, de que todo cambiara cuando viviesen juntos…de que hubiesen cosas que a Jae no le gustaran y que conociera cosas del otro que no le gustasen, que terminaran discutiendo por cualquier cosa como las parejas de recién casados, que se acabara la magia…

Caminó en dirección al baño de la habitación y cogió una Toalla que Jae había comprado especialmente para él, pero terminó cogiendo la azul que colgaba a un lado de esa…olía a Jae…suspiró apoyándose en la pared junto al baño…casi era como si viviese ahí, sonrió. Jamás había intentado aparentar algo estando así juntos en casa…

¿Qué era lo que podía salir mal?

¿Había algo que Jae no conociera de él?

Nunca se podía estar seguro… ¿verdad?

Entró a la ducha en tanto Jaejoong volvía a entrar a la habitación notando que el menor había cogido su toalla y sonriendo levemente ante el gesto mientras dejaba la bandeja con el desayuno del menor sobre la cama…de haber estado solos habría entrado a la ducha con él, pero ahora que Junsu estaba en el otro baño…suspiró…sabía que Yunho odiaba tocar ese tema, pero era algo que deseaba, de verdad lo deseaba…poder verle cada mañana, en sus días buenos y en los que despertaba de mal humor, preparar su comida, lavar juntos su ropa…no eran cosas que le molestase hacer…

Entraría al baño…por lo menos para que Yunho no pensara que estaba enfadado o algo…

-Yunho ah…-entró escuchando el agua correr en la regadera
-¿Boo?-asomando la cabeza con una leve sonrisa para volver a meter la cabeza bajo el agua
-yo…-sentándose sobre la taza del baño
-pensé que no vendrías…-comentó algo alegre
-siento haber mencionado lo de vivir juntos otra vez…
-está bien Boo…
-no, no está bien…tu no quieres y yo…no he hecho más que insistir…
-es que tu si lo quieres cariño-quitándose el shampoo del cabello
-…-suspirando
-tal vez…deberíamos intentarlo…
-¿que?-levantando la cabeza
-eso…quizás sería bueno para nosotros…
-no quiero…-bajando la mirada nuevamente-que creas que te presiono, no quiero obligarte a vivir conmigo si no es lo que quieres Yunho ah, yo puedo esperar a que te sientas seguro y podamos compartirlo todo entonces…
-no me presionas…sólo creo…que está bien…¿ya hablaremos luego está bien?
-está bien…-sonriendo alegre
-¿y Junsu?
-dándose una ducha…-bufó
-deberías ir a verlo…yo ya salgo, trata de averiguar que sucede…
-está bien…te amo Yunnie…te dejé el desayuno en la habitación
-también yo…gracias

El pelinegro salió del baño con una hermosa sonrisa en los labios, una que se perdió al asomarse a la sala y toparse con un Junsu recién bañado y con su ropa puesta, se acercó al pequeño revolviendo su cabello húmedo y se sentó en el sillón junto a él.

-¿que sucedió con Chunnie?
-nada…-no mentía…o eso quería creer…
-¿y por eso estás así?
-…
-ni siquiera dormiste en casa anoche…
-no volveré a casa…-murmuró desviando la mirada llorosa
-…-viendo sus manos temblar
-no quiero regresar…-mirándolo a los ojos quebrando su voz a la vez que pasaba llevar con su mano un par de rebeldes lágrimas
-muy bien, no te preocupes por eso…-abrazándolo fuertemente-escucha delfín…irás a la habitación de invitados y dormirás un poco…yo y Yunho iremos de compras y volveremos aquí…ya sabes que el closet esta lleno de ropa que puedes ocupar…tu pijama también está ahí…junto al de…
-lo sé…-sollozó
-está bien…-besando suavemente su cabello-no demoraremos
-no quiero arruinar tu día libre Hyung…-separándose de él-sólo no quería seguir en la calle…
-puedes quedarte todo lo que quieras…-hay comida en la despensa y helado en la nevera…la casa es tuya Su… ¿hablaremos luego?
-ok…gracias Hyung…

Yunho salió de la habitación dándole un fuerte abrazo al chico antes de dejarle ir a la habitación y salir del departamento tomando la mano de Jae quien se giraba para besarle suave en los labios antes de salir de casa sonrojándose levemente.

-¿de verdad pensaremos lo de vivir juntos?-bajando sonrosado la mirada
-de verdad Boo…-sujetando su rostro para mirarle a los ojos-¿tan feliz te hace la idea?-sonrió besando sus labios
-muy feliz…-sonrió tomando su mano para continuar su camino
-no sé si hicimos bien en dejarle sólo en casa…
-estará bien…llamaré a Yoochun más tarde
-no contestará-aseguró el líder-no creo que siga en casa
-no contestará pero sé que esta en casa, y su contestadora me servirá de algo…
-tienes razón ¿iremos de compras?-subiendo al asiento junto al copiloto
-no sé Yunnie ah…-manejando con maestría para salir del subterráneo del edificio-cualquier lugar está bien contigo…-le sonrió

Mientras Changmin estaba en la ducha también, pero a diferencia de Yunho no se encontraba solo y su espalda estaba firmemente apoyada en la baldosa mientras Lee escondía su mirada en su hombro cada que le embestía suavemente y sujetaba firmemente sus piernas en torno a su cintura, los gemidos de ambos cubriendo el sonido de la ducha y pronto las sonrisas aflorando de sus satisfechos rostros al toparse sus bocas en un beso suave, culminando así toda aquella desenfrenada pasión

…por lo menos por un rato…

-Eres un salvaje Lee…-rió Minnie cuando el otro le dejó pisar el suelo de la ducha
-tú me provocas…-esparciendo el jabón líquido en su mano tomando las mejillas de Changmin
-pervertido…-murmuró contra sus labios sintiendo aquellas manos en su trasero luego de haberse escurrido por todo su pecho
-lo siento-rió besándolo cortamente-ya vamos…o jamás desayunaremos a este paso…
-¿realmente quieres desayunar?-mirada lasciva de parte del menor
-eres insaciable ¿lo sabías?-acorralando su cuerpo a la pared nuevamente lamiéndole los labios-…pero sí…realmente quiero desayunar-apartándose y cerrando la llave del agua tras el menor mientras este hacía un puchero digno de ser grabado
-ok…-estirando su mano para que el mayor le tendiese una toalla-desayunaremos…-con una sonrisa divertida en sus labios








CAPITULO 2

Ya hacía varios días de aquello… ¿Cuántos?...ni idea…pensó exhalando suavemente el humo del cigarrillo que sostenía flojamente entre sus dedos

Junsu ya no estaba viviendo en ese departamento y eso podía ser un buen comienzo…si no fuera por que se sentía solo…extremadamente solo.

Todo estaba regado por todos lados, el sofá tenía marcado un agujero en el lugar en que llevara sentado desde entonces y lo único que llenaba la sucia mesa frente a él eran latas de cerveza a medio tomar y otras que rodaban por el suelo ya terminadas junto a una pizza casi terminada sobre otras tantas cajas de esta vacías, el saco sobre los pies descalzos del chico que no hacía más que cambiar el canal de la televisión una y otra vez.

Llevaba la misma ropa que aquel espantoso día y el cabello sucio, la corbata suelta, el maquillaje que hubiese usado para hacer creer a Junsu que había un chupetón en su cuello había terminado por ensuciar el cuello de la blanca camisa, apretaba fuertemente en su mano izquierda las llaves que el chico de cortos cabellos negros ahora le lanzara y cerraba los ojos intentando dormitar un poco más si era posible, sin importarle la hora que fuera.

Y era el teléfono el que sonaba quitándole la paz que había creído encontrar en aquel escalofriante silencio que se formaba cuando las risas del menor ya no llenaban la estancia, su corazón parecía latir más lento que de costumbre y miró con rencor al aparato, como si este tuviese la culpa de todo lo que le estaba sucediendo, de todo lo que se estaba obligando a hacer por él…de todo lo que estaba haciendo sólo por pensar en él…

En tanto la contestadora hacía su trabajo y él suspirando quedamente juró una vez más levantarse de su lugar si era Junsu quien le marcaba…aunque fuera sólo para decirle que le odia…que le odia por algo que no sabe…sonrió dulcemente perdiendo su mirada en el cigarrillo que se consumía entre sus dedos…

” … Hazlo por su bien… “

” … Junsu no merece esto… “

” … Te estás quedando con su futuro… “

”… Eres egoísta… “

¿No lo estaba siendo verdad?

Junsu no tenía motivos para odiarle…por que no tenía idea de nada…simplemente por eso…se repitió a si mismo en un inútil deseo de consolarse e intentar retener las lágrimas que pugnaban por salir y correr por sus pálidas mejillas otra vez, siendo en esta ocasión la voz de Jaejoong quien le sobresaltara.

-Soy yo…te he dejado estar solo todos estos días y sé que lo sabes bien…suficiente tiempo para pensar ¿verdad?...Sé que estás ahí…realmente quería que contestaras alguna de las llamadas de Yunho, iré a verte hoy después del trabajo, todos están preocupados, también Junsu si eso te ayuda…sé que está quedando en mi departamento, voy por sus cosas…supongo que aún tienes una copia en conserjería, hablaremos luego, cuídate mucho…deberías volver a trabajar…-se oía serio.

La comunicación se cortó y no pudo evitar sonreír tontamente al repetir en su mente lo único que de ese mensaje le interesaba.

Junsu estaba preocupado por él

Estaba en casa de Jaejoong…así que estaba en buenas manos…

Estaba yendo al trabajo…es decir, que intentaba superarlo, sin alejarse de él….

Era todo lo que podía pedir…

Cerró fuertemente los ojos suspirando con pesar al intentar de nueva cuenta retener un par de lágrimas, a ese paso el delfín lo olvidaría pronto, sonrió para sí mismo, y cuando lo hiciera, cuando pudiese sonreírle de frente y hablar de ello para ninguno de los dos doliera, sólo entonces le contaría toda la verdad.

Por que aunque cegados por su amor ambos intentasen creer que nada más importaba en el mundo, que nada más les haría falta, que poco importaba si no podían darlo a conocer al mundo como quisieran, el día que el padre de Junsu le llamase para hablar sobre el futuro de su pequeño…entonces todo había quedado estancado en lo más profundo de su ser…

Entendió que aquel día de lluvia en que de pronto el pequeño llorara en sus brazos luego de haber pasado el fin de semana en casa de sus padres diciéndole que había discutido fuertemente con Junho había sido en realidad por las duras palabras de aquel hombre de rostro serio y ojos marrones como los del delfín que en ese momento de tensión le había ofrecido un café que había sido incapaz de tragar.

Que el golpe en su mejilla que hubiese dañado su piel no había sido en ningún momento de su hermano, si no de su padre al recordarle una vez más lo decepcionado que estaba de él.

Por no ser un hombre hecho y derecho
Por ser Gay…

Que Junsu había sido la fuente de peleas interminables en aquel matrimonio de años que se resquebrajaba un poco más cada día desde el momento en él había entrado en su vida, desde que el chico había enfrentado con la verdad a sus padres por su causa. Por pensar en él. Tal y como hacía el ahora.

Descubrió que estaba destruyendo la familia del amor de su vida, sin haber llegado a saber nada al respecto, y que tal y como le había dicho el señor Kim en esa ocasión.

Si realmente amaba a Junsu.

No podía destruir su mundo.

Por tenerlo a su lado.


-¡¡Minnie!!-le llamó el chico de ojos verdes alcanzándolo en el ascensor justo antes de que este apretara el botón para no dejarle subir-¿hey que sucede?
-¿por qué no le preguntas a la chica con la que hablabas que sucede?
-¿estás celoso?-divertido curvando sus labios en una sonrisa
-¿no tendría por que estarlo verdad?-mirándolo de reojo con el ceño fruncido-no es como si estuvieras acorralándola contra la pared en la escalera de servicio…
-no estaba…-bufó
-te vi-mirando el como los números pasaban frente a sus ojos esperando llegar al 8
-sólo jugaba…Changmin ah…-acercándose un poco para rodearle con sus brazos
-no te estoy pidiendo explicaciones Lee…-murmuró apartándose un poco-no tienes ningún tipo de compromiso conmigo…

El chico se bajó del ascensor dejando al otro de pié en el pasillo con una preocupada expresión en el rostro, quería a Minnie…disfrutaba pasar tiempo a su lado…tomando un helado…tiempo a solas…intimar…tenían tantas cosas en común…sabía que Changmin lo amaba, no por nada el chico se había entregado a él sin poner objeciones…

¿Pero lo amaba?

¿Sentía por él esa necesidad de estar cerca, de tenerle a su lado, de no verle con nadie en otro plan que no fuese amigos?

Tragó saliva con dificultad, el castaño era una persona maravillosa, una de la que a cualquiera le habría sido fácil enamorarse, ni siquiera entendía que era lo que frenaba en él esa reacción, que era lo que le impedía ver lo dulce que eran sus sonrisas, lo gentil que era al momento de hacer el amor, la sinceridad de cada palabra que escapaba de sus labios al hablar sobre él mismo con toda la intención de que le conociese un poco mejor…

Y ahí estaba él, coqueteando con aquella chica del cuerpo de baile apenas esta comenzara a hacerle señas, se sentía estúpido y miserable, había disfrutado con el menor como nunca aquella semana, especialmente aquel día que designaron en mudo acuerdo entregarse el uno al otro sin más reservas…aún sin decirle al chico estar seguro de sus sentimientos.

Y eso era como aprovecharse de el… ¿no?

Lo peor de todo eran esas palabras que aún resonaban en su mente “no te estoy pidiendo explicaciones Lee…no tienes ningún tipo de compromiso conmigo…” había sonado horriblemente frío.

Sabía que había roto algo en la confianza que Changmin había decidido tenerle, que aquel tono dolido no era un reproche a su comportamiento, era más que nada un recuerdo a su propia persona de la estupidez que estaba haciendo al dejarse estar en una situación como esa.

Entregar todo sin estar seguro de recibir algo a cambio

Se sentó con la mirada baja y clavada en sus manos junto a la puerta de la sala de ensayos a la que el chico había entrado minutos antes, es que ya llevaba un buen rato ahí de pié viendo a la gente pasar, sintiendo que de pronto Changmin estaba tan lejos de él…

No sabía si podría llegar a comprender aquel sentimiento que el chico le profesaba y ahora le parecía más confuso que nunca, le parecía que no había entendido nada de lo que el chico había querido expresarle ese día que se habían quedado juntos en la cama, que no había prestado atención a sus gestos de felicidad cuando comieran juntos la comida que habían demorado en preparar, ni cada que acabaran de hacer el amor, ni cada que tomaban un helado…

-Imbécil…-susurró cerrando los ojos

Cierto era que estaba libre de hacer lo que quisiera, que no tenía compromiso alguno con él, por lo menos no un compromiso de palabra peor sabía que cada mirada que le dedicaba el castaño eran mucho más que eso

La puerta se abría sobresaltándolo y dejándole ver como un lloroso Changmin con los ojos enrojecidos le miraba con sorpresa queriendo volver a refugiarse en el salón.

Casi podría haber jurado que no lo esperaría ahí, que se habría ido nuevamente a buscar alguien más con quien acostarse mientras él no tenía nada que ofrecerle para mantenerlo ocupado, preocupado y a su lado. Por lo que evitó mirarlo a la cara cuando el otro siendo más rápido le cogió del brazo para detenerlo.

-Minie yo…
-estoy bien…-parpadeando buscando que sus ojos dejaran de brillar de ese modo-tengo que volver al trabajo…tú deberías estar trabajando también…
-…
-…-limpió sus ojos volviendo a sonreírle levemente sin mirarlo del todo a la cara antes de dejar un rápido beso en sus labios- quieres acompañarme al baño…?

Conseguiría como fuera mantenerlo a su lado, así tuviese que acostarse con él sólo para hacerle saber que con nadie lo disfrutaría de ese modo, que sólo el podía volverle loco de aquella manera, que no había nada que tuviese que buscar en alguien más por que él estaba dispuesto a dárselo todo.

A cualquiera le hubiese sonado tentador, más aún con lo sonrojado de sus mejillas y sus labios húmedos, habría querido cualquiera besar esos ojos para limpiar las lágrimas que de sus pestañas pendían…y sólo entonces se dio cuenta de lo que buscaba Changmin con ello…buscaba mantenerlo satisfecho…para no tener que buscar nada más…ese era el fin de todo lo que habían hecho, de todos los lugares a los que habían salido, de todas las cosas maravillosas que el menor le había mostrado.

Pero él no quería nada de eso ahora…

Quería entender…quería que Minie comprendiera…quería que le perdonara la estupidez que acababa de hacer… Y no tardó más que un par de segundos en atraerle hacia su cuerpo sintiendo su suave y acompasado respirar en su cuello, sus labios pegados a su piel, un par de lágrimas y sus brazos rodeándole suavemente

-lo lamento…-murmuró a su oído sintiendo como un leve cosquilleo se extendía por su cuerpo al tenerle así junto a él
-no deberías…
-claro que debo…no es como si fueras un desconocido para mi Changmin…te hice daño y lo sé…sé que debo comenzar a comportarme diferente…
-no quiero que te comportes diferente…-intentando separarse de él
-¿quieres que me quede contigo o no?-susurró divertido- no solo tú debes dar pasos por los dos para eso…
-…-apretando un poco más el abrazo
-te quiero Min…no sé si…
-shhh…yo también te quiero…
-te acompañaré al baño…-jalándolo por la mano- vamos ¿o volverás a trabajar con ese rostro…?

Una dulce carcajada de labios del menor, hicieron curvarse sus delgados labios en otra sonrisa llena de cosas nuevas para ambos, llenas de un cariño que crecía, y que no dejaría cada día de ser más fuerte.

Yunho se encontraba enfrascado en una extremadamente larga a sus ojos conversación con le manager, varias veces intentó llamar su atención sin recibir más que algunas señas de que no demoraría, hasta que algunas de las personas del staff comenzaron a reírse de las caras que le hacía, por lo que desistió de el deseo de tener nuevamente su atención completamente.

Así que no tardó demasiado en asomarse a una de las salas donde solían grabar los sencillos escuchando de pronto una conocida voz desde dentro.

-¿trabajando duro?-voz de preocupación infinita
-más que nunca Umma…-intentó forzar una sonrisa
-¿Cómo van las cosas?-intentando no sonar entrometida
-como crees…Jae irá por mis cosas al departamento…-la voz temblándole amenazando con romperse
-por qué te alejaste así si lo extrañas corazón…-intentó suavizar su madre
-por que no podía más con ello Umma…Chun…cambió de prono y yo…no me enamoré de eso estoy seguro-limpiando al humedad de sus ojos- lo intenté…intenté que me dijera que sucedía…permitió que me fuera sin siquiera oponerse a la idea...quería que me marchara y eso hice…y aquí estoy…sin él…
-habla con él…
-hablar de que…
-de lo preocupado que estás por él por ejemplo
-no entiendes…
-lo único que entiendo, es que le amas demasiado para estar así…y quiero que seas feliz…es todo lo que quiero para ti…
-¿le has contado a Appa?-preguntó entristecido casi pudiendo escuchar los gritos de aquel hombre en su oído
-te quiere de vuelta en casa….dice que por fin te has dado cuenta que era una estupidez estar con él…quiere que busques una novia y…
-me olvide de él…siempre odió a Yoochun….-rió cruelmente ante las palabras de su padre-si tan sólo pensara un poco en mi…
-se daría cuenta de lo mucho que necesitas de su sola presencia para estar bien cariño…
-¿cual era el propósito de esta llamada Umma?-sollozando-sabes lo mucho que le amo…pero él ya no es el mismo…no quiero seguir como estaba…yo…quizás sea buena idea volver a casa y buscar una novia como Appa siempre quiso…
-el propósito era que te decidieras de una vez a hablar con él…la gente no cambia de un día para otro….y si algo sucede con la persona que amas y no te das cuenta…de partida algo anda mal…lo mejor no es alejarse de él…te necesita Junsu…sabes que no tiene a nadie más aquí en Korea…me preocupo por él por que tú aún le amas corazón…
-no quiero verlo aún…-sentándose en el suelo limpiando sus lágrimas con empeño-aún duele mucho…
-creo que si no quisieras verlo…no estarías yendo al trabajo…ten valor bebe…si él no lo tiene tenlo tú por ambos…
-¿como están las cosas con Appa?-suspirando
-no te preocupes por eso…sabremos resolverlo…suerte cariño…te amo
-también yo…

Cortó la llamada y vio frente a sus ojos una toalla húmeda que Jaejoong le tendía mirándole con preocupación y la aceptó murmurando un suave gracias antes de dedicarse a limpiar su rostro suspirando fuertemente, si tan sólo Yoochun no hubiese hecho así las cosas…todo sería más sencillo, todo podía haber sido diferente, si tan sólo le hubiese dado la oportunidad de entender que sucedía…

-deberías venir hoy conmigo…
-no quiero ha…
-no tienes que hablar con él…sólo verlo…buscar tus cosas y puedes irte, tomar el auto y esperarme en casa-sentándose a su lado
-¿y tu?
-alguien debe hablar con él ¿verdad?-suspiró acariciando una de las mejillas del chico que bajó instintivamente la mirada- alguien debe hacerle entender que debe volver a trabajar…Ya, ve al baño antes de que termine le descanso-palmeó suave su espalda
-voy…-poniéndose de pié-gracias hyung…

En tanto el chico de cabellos largos suspiró nuevamente, ambos chicos necesitaban tanto estar juntos…simplemente no entendía que podía ser tan fuerte como para orillar a Yoochun a hacer algo como eso…por que estaba seguro, que no había sido por simple gusto que había obligado prácticamente a Junsu a irse de su lado.

Un fuerte par de brazos le cogió por la cintura y un tierno beso fue depositado en su nuca arrancándole una sonrisa que no habría costado demasiado envidiar

-¿Todo bien Boo?-recargando su cabeza en su hombro
-todo mal Yunnie…todo cada vez peor con el yoosu…
-no me gusta que esto te afecte tanto…-volteándolo para besarlo en los labios-hoy no almorzaste
-llamaba a Chun, sabes que no tiene a nadie más que nosotros aquí y que Junsu era un apoyo demasiado importante para él…no quiero que se sienta solo o abandonado de ninguna manera…lleva una semana completamente enclaustrado, alguien debe hacer algo…
-sólo no quiero que te descuides por cuidar de ellos-le sonrió asintiendo orgulloso de la capacidad de Jae de preocuparse por todos ellos como lo hacía
-para eso te tengo a ti ¿no?-besándolo con calma en los labios
-amo preocuparme por ti…-meciéndolo suave entre sus brazos
-también has estado llamando a Chun ¿verdad?
-como no preocuparme por ellos Boo…
-Te amo…-sonrió









Capitulo 3

Junsu se miraba una y otra vez en el espejo del baño cada que volvía a mojar su rostro, pero se daba cuenta poco a poco que el agua no hacía más que llevarse los rastros de sus lágrimas, rastros que apenas pensase de nuevo en él volvería a quedar sobre sus mejillas.

Pero la tristeza de sus ojos seguía ahí…

La sensación de sus dedos sobre sus mejillas parecía no querer desaparecer

Sus labios resecos le recordaban a cada segundo que no habían sido besados por él

Sus ojeras parecían querer gritar al mundo que llevaba noches enteras sin poder dormir, sólo por que extrañaba en demasía el calor que emanaba su cuerpo a su lado, sólo por que ya no podía refugiarse entre sus fuertes brazos, por que ya sus besos en su frente no calmaban sus noches llenas de pesadillas, pesadillas que ahora le albergaban y le mantenían despierto durante horas.

No era mala idea verlo…pensó mientras se lavaba la cara por enésima vez desde que había llegado ahí, sólo quería satisfacer su necesidad de saber como estaba, que hacía en aquellos duros días de su ausencia, que hacía de sus horas estando sin él…que comía cuando no había nadie que hiciera la cena, que tantos días podía pasar sin hacer la cama, cuantas de aquellas noches había salido a algún bar.

Cuantas chicas o chicos habían pasado ya por su apartamento compartiendo con él esa cama que fue testigo de tantas noches de pasión, de ese amor infinito que se profesaban cada día…

Infinito, rió irónicamente a su demacrado reflejo, infinitas las cantidades de cosas que había soportado aquel último tiempo a su lado pensó cerrando la llave del agua con brusquedad, rindiéndose ante la imagen que se reflejaba de si mismo.

Y así era como daban ya las seis de la tarde, el líder junto a Jaejoong y Junsu camino al apartamento del mayor, pequeñas miradas y comienzos de conversaciones con insinuaciones de que lo mejor que podía hacer era visitarle, saber de él, convencerse de que todo aquello estaba bien, que el Yoochun de ahora, no era lo que quería en su vida.

Y el Yunjae se despedía con un cálido beso haciendo más fuerte eso que se apretaba en su pecho cada día que les veía juntos y no podía evitarlo ¿celos? ¿Envidia? ¿Por qué Yoochun no estaba a su lado ahora? Lo peor de todo y lo que le impulsaba a ir con el mayor era justamente eso…

…Ni siquiera lo sabía…

-estás seguro de querer ir?-le preguntó preocupado Jaejoong en tanto conducía camino al apartamento del pelinegro
-no…no quiero hablar…es decir…sólo quiero saber de él Jae…
-sólo espero que esté bien…-continuaba aquel tono preocupado
-lo dices como si no hubiese sido él quién dejó que esto pasara…-rencor en sus palabras
-sólo imagínatelo un par de días sin ti, el problema más grande que tiene Yoochun es…que es demasiado dependiente de ti…

Junsu guardó silencio y un atisbo de sonrisa se dibujó inconscientemente en sus labios, es que era cierto, sabía que era cierto, y estaba preocupado, si bien ya no serían pareja, no quería que nada malo le sucediera, por que pesar de todo, no dejaba a cada segundo de recordar que aún se encontraba muy clavado en su corazón, y debía convencerse de que nada que hiciera, lo haría salir así como así…

En tanto Changmin abría cansado la puerta de su departamento, y suspiró al darse cuenta una vez más de que nadie le esperaba ahora en casa, que si él no lo hacía temprano por la mañana, luego no habría cena, que si él no ordenaba sus cosas, estas quedarían tiradas por ahí, sonrió, un par de veces al mes Jaejoong se aparecía por ahí dejando todo en su lugar y un pastel en el refrigerador, no hace mucho que había ido a vivir sólo…

Pero su necesidad de salir del otro departamento fue en el exacto momento en que Junsu y Yoochun decidieron irse a vivir solos, por que entonces había notado la necesidad que tenían Yunho y Jaejoong de tener su propia privacidad, pero contra todos los pronósticos una vez que con ayuda de Junsu hubo terminado por escoger ese departamento, el líder también había decidido dejar el nido.

Rió, si lo hubiese sabido antes se habría quedado con Jaejoong y ahora no tendría que estar cortando verdura para una cena que comería solo y luego tampoco tendría que ir a hacer la cama…

El timbre resonó en sus oídos con fuerza arrancándole una sonrisa, siempre era bueno tener visitas, aunque tuviese que cortar un poco más de verduras y una alegre sonrisa se clavó en sus labios al abrir la puerta haciéndose a un lado para dejar entrar al mayor.

-hace siglos que no te pasabas por aquí hyung…-sonrió caminando hacia la cocina por un par de vasos-algo de beber?
-sólo agua, gracias Minnie…ah ya sabes…el trabajo nos tiene muy ocupados, ni siquiera he andado mucho por el departamento de Jae estos días, ahora que Junsu está ahí no creo que sea momento para
-entiendo…-mordiendo una zanahoria en tanto el entregaba el vaso-y Jae hyung?
-fue con junsu…fueron a ver a Yoochun…

El silencio fue inminente en ese momento, ambos sabían perfectamente que era lo que sucedía con Junsu, como era que le dolía todo aquello, también temían por Yoochun…el sólo hecho de que no se apareciese en el trabajo era mucho que decir de su estado de ánimo y no quería imaginar lo que podía suceder en el momento en que Junsu se apareciese de nuevo en ese lugar…un lugar que significaba tanto para ambos.

Por que irse a vivir juntos era una desición por demás importante para cualquiera, para ellos había sido el comienzo de algo que pareció pronto dar hermosos frutos, pero que de un día para otro se había ido deteriorando sin dar explicaciones.

Era eso lo que hacía temblar el corazón de Yunho…al ver esos cambios había terminado por dejar sólo a Jaejoong en aquel departamento, al oír cada día sollozar a Junsu en un baño por algo distinto imaginó que podía sin duda ocurrir lo mismo.

Pero el mayor parecía no entenderlo, no medir las consecuencias, no imaginar ni esperar nada a futuro…

-estás bien hyung?
-ah, si, solo…pensaba…-sonrió-y que tal tu Min? Algo que contar?
-estoy…estoy saliendo con alguien…-volteó nervioso a cortar las verduras
-ya tienes novio? Lo conozco?
-no, no…no es mi novio…-sonrojo-…sólo estamos saliendo…
-lo quieres?-cuestionó divertido
-…-aún más sonrojado-eso creo…
-lo conozco?
-quizás…pero no te gustará…
-eh?-preocupado
-es Lee…Song Lee, el bailarín del staff…
-Changmin!-poniéndose de pié
-te dije que no te gustaría…-intentando ignorarle
-ese chico…sabes que se a costado con la mitad de la SM y…
-sé lo que dicen…-borrando poco a poco su sonrisa
-te has acostado con él?
-…yo…-dejando los cuchillos
-pero Changmin!!
-es diferente!-mirándolo a los ojos-conmigo es diferente…-intentando convencerse a sí mismo de sus palabras
-todos dicen eso
-no es cierto!-sentía su corazón acelerarse a cada segundo
-sabes lo que hará contigo, sabes que te usará hasta cansarse y luego ya se buscará a otro
-no lo hará, él…me quiere…-y de pronto sonaba tan falso entre sus labios
-sabías que intentó ligarse a Junsu hace un tiempo?-le espetó con dureza
-lo sé…-bajando la mirada aún más dolido
-Minnie…

Yunho bufó fuertemente dejando que el menor volviese a la cocina con el rostro bajo, ¿Qué acaso no pensaba en si mismo? Ese tipo sólo jugaría con él, se entretendría hasta que le perdiera el gusto y le dejaría por otra nueva adquisición, no quería que Changmin pasara por eso…

Cuando de pronto una alegre voz les interrumpió a ambos desde la sala y un chico de lisos cabellos castaños y ojos verdes con una hermosa y seductora sonrisa apareció en la cocina topándose sorpresivamente con el líder quién le miró con sorpresa

-Changminnie!!-se abalanzó sobre él dejando una bolsa sobre la mesa antes de besarle en los labios sintiendo aquel amargo sabor que había dejado la conversación de hace unos segundos en aquella caricia y se separó buscando en su mirada algo que le indicara que todo andaba bien…una que el menor se negó a darle. Una leve tos llamó su atención y entonces se volteó con aquella linda sonrisa encarando a la dura mirada de Yunho que se suavizó un poco al verlo quedarse prendado de la expresión de Min-Oh…Yunho ah…lo siento, no te saludé antes-estrechando su mano
-No te preocupes…-intentó sonreírle
-esto…Min pensé que estarías haciendo la cena así que…-sintiendo lo tenso del ambiente-me tomé…la libertad de traerte algunos pasteles…-acercándole la bolsa al chico que aún no le miraba a los ojos
-Gracias Lee…-le sonrió con un deje de tristeza-voy a poner…
-no te preocupes yo puedo hacerlo…-cogiendo los cubiertos y alejándose hacia el comedor

Changmin le dejó coger las cosas rozando suavemente sus manos, otra sonrisa que compartieron y un suspiro de Yunho al quedarse nuevamente a solas en la cocina.

-tiene las llaves de tu departamento?!
-…-dándole la espalda con la mirada llorosa
-Min…no quería…-se acercó Yunho al chico abrazándole suavemente-sólo me preocupo por ti…-le susurró al oído
-déjame creer que me quiere Yunho ah…-se escondió en su hombro intentando retener algunas lágrimas.
-no quiero que creas cosas que después…-acariciándole el cabello con ternura

Y Lee se quedó estático en la puerta de la cocina observándolos detenidamente, no alcanzaba a escuchar sus susurros, pero algo se había sacudido horriblemente en su interior al ver como las manos de Yunho se deslizaban por entre su cabello castaño y luego bajaban con suavidad por la espalda del menor.

Eran amigos…sólo amigos…pero no le gustaba…aquella sensación no llegaba agradarle, algo en su interior le gritaba que los separara, que tenía todo el derecho de hacerlo, que Minnie era suyo…sólo suyo…

-Min…-murmuró viéndolos separarse-está bien así?

Changmin con una dulce sonrisa se acercó a la puerta y miró la mesa sonrojándose y mirando a los ojos al chico que sin sonrisa alguna en su rostro enlazaba sus dedos lentamente sin querer soltarle.

-está bien…ya estará casi…
-no es necesario yo…me voy a casa…-bajando la mirada
-que?-preocupado- no te quedarás a cenar?
-creo que no…-sonrió levemente
-sucedió algo?
-Me siento extraño es todo…no me gusta…Yunho…está bien si cenas con él…
-Lee…
-hay algo…-llevando la mano del menor a su pecho-…te quiero Min…-mirándolo a los ojos
-…

Minnie volvió a bajar la mirada, ¿Qué podía pensar de eso? ¿Por qué ahora era tan difícil creerle? El chico le regaló otro roce en los labios que fue aún más amargo que el anterior que le obligó a sujetarle suavemente…no quería…no podía dejarle irse así…

-quiero que te quedes…cociné…cociné para ti…-se sonrojó tiernamente atrayéndolo hacia él
-Minnie…
-también te quiero…-susurró contra su camisa suavemente

Song Lee le abrazó con ternura dejándole escaparse de entre sus brazos para ir a terminar de hacer la cena, siguiéndole a paso lento hacia la cocina, comenzando una conversación que distaba mucho de ser cómo y agradable con el mayor, pero consiguiendo quitar de Minnie aquella angustia que se había apoderado de su corazón por momentos.

Y ahí estaba, de pié ante la puerta cerrada de aquel departamento del que había salido hace exactamente una semana y dos días…teniendo que haber pasado a buscar las llaves a la conserjería cuando aún creía llevarlas en sus bolsillo, listo para volver a penas el pelinegro le llamara…

Completamente arrepentido de haber llegado ahí, por que hasta aquel corredor parecía gritarle que se había ido sin tener el valor de preguntar por qué…

-fue una estupidez venir aquí…-recargándose en la pared con aire derrotado y dejarse caer hasta quedar sentado en el suelo
-no entrarás?-mirando preocupado como sus ojos perdían el brillo y se opacaban rápidamente por las lágrimas...sabía que aquello podía suceder…
-…-el chico negando frenéticamente al tiempo que sujetaba su cabeza con ambas manos en un intento de calmarse
-ya vuelvo…-metiendo la llave en la cerradura
-Jae! Jae…sólo dile…-poniéndose de pié e intentando avanzar lejos de aquella puerta-que continúo preocupándome por él…que aún le…le quiero de vuelta…-limpiando una lágrima que corría por su mejilla

Jaejoong le vio desaparecer por el pasillo y suspiró fuertemente al abrir despacio la puerta sobresaltando al chico que desde el sofá le miró sorprendido.

Pero sin duda alguna el más boquiabierto era el mayor

...jamás…

Yoochun podía ir a beber, pasarse de copas, perderse un par de días, acostarse con un par de chicas, romper todo a su alrededor estando ebrio, dar unos cuantos dolores de cabeza, arrancarle un buen sermón, algunos gritos a Yunho

…pero jamás…

…jamás descuidándose de ese modo…

Y Micky pareció leer su mente por que bajó instintivamente la cabeza al ver la dura expresión que se reflejaba en el chico de cabellos oscuros aún de pié cerca de la puerta en tanto la cerraba.

-pensé…pensé que no vendrías…-su voz rasposa producto del desuso
-ve a la ducha…-.soltó son voz autoritaria apagando la televisión en tanto Yoochun se ponía lentamente de pié
-no tenías que venir Jae…
-que vallas a la ducha!-le gritó alterándose notoriamente-…lo siento yo…por favor Yoochunnie…yo me encargaré de esto sólo…hazme caso…

Yoochun sonrió levemente volviendo a bajar la mirada al encaminarse al pasillo lentamente intentando ignorar la mirada de lástima que le estaba dando Jaejoong, era verdad que no había esperado que se apareciese por ahí preocupándose por él…rió…sí, era egoísta…sólo pensando en sí mismo otra vez…sólo pensando en que quería que fuese Junsu el que no dejara de preocuparse por él…

Jaejoong decidido tiró a la basura la cajetilla de cigarrillos casi terminada comenzando ajuntar en una bolsa que sacó de la cocina toda la basura que había en el lugar comprobando que el chico no se había alimentado de nada más que de lo que se encontraba sobre la mesa y maldijo por lo bajo el momento en que había cruzado por su mente dejarle solo un par de días.

Sabía lo dependiente de Junsu que era el chico

Sabía que si el pequeño delfín no hacía algo pronto Yoochun no haría más que sumirse en aquella estúpida depresión tan bien complementada por la soledad que se podía sentir en el departamento, bufó, casi como si nadie viviese ahí, como si hubiese ya nada que valiera la pena rescatar…

…Cuando solo ellos sabían que tantas cosas habían ocurrido entre aquellas paredes…

Una vez el lugar en orden se dirigió a la habitación notando de pronto que ya hace bastante que el agua de la ducha no corría.

-Chunnie ah…-le habló con voz suave
-ya salgo…
-escucha yo…tengo que levarme las cosas de…
-Ni siquiera vendrá él por sus cosas…?-abrió la puerta sin legar a mirarlo a la cara aunque él sabía perfectamente que sus ojos se aguaban.

Su rostro asustado, fallida su última esperanza de verle entrar ahí y despedirse como era correcto.

Y Jae vio el miedo en sus facciones, sus mejillas humedecerse con rapidez.

…ya no estaban juntos…

…no le quedaba más que aceptarlo…

...y estaba arto…

…de aparentar que aquello no le dolía…











Capitulo 4

Jae suspiraba suavemente cerca de su oído, parecía un niño frágil y asustado de su soledad, de sus acciones, de las consecuencias que estas pudiesen traerle, de haber cometido y cometer aún más errores, de no poder enmendar lo que ya estaba hecho…

Y no pudo más que seguir sosteniéndole suavemente sintiendo sus manos frías aferrarse a su camiseta y esconder su rostro un poco más en su cuello, su respiración agitada y entrecortada por los sollozos que intentaban menguarse sin conseguirlo…

Un Yoochun que seguía luchando por ser menos escandaloso
Un Yoochun que seguía sin querer expresar como dolía todo aquello

Sólo creyendo que así podría extinguir el dolor, creyendo que así podría bloquear a todo eso una vez más la vía de salida.

Y su respiración volvía a tranquilizarse a base de duras dosis de angustia al sentir las manos suaves de Jaejoong deslizarse con ternura sobre su espalda aún húmeda por la ducha y se apartó lentamente del cobijo que le parecían los brazos de ese hombre de mirada madura y entristecida frente a él, una mirada que no se sintió capaz de enfrentar.

-Junsu odiaría verte así…-murmuró

Pero Yoochun a pesar de haberle oído con claridad y saber que aquello era cierto, le ignoró, y aún con los labios temblorosos se volteó entrando de nueva cuenta en el baño abriendo un mueble adornado con celestes delfines y el nombre de Junsu en letras de colores extrayendo de el en silencio algunas toallas, ropa interior, un patito de hule, para seguidamente entregárselo todo junto a un cepillo de dientes y algunos otros objetos que el menor guardaba en algunos cajones.

Jae observaba con desaprobación como Yoochun se introducía en el closet y separaba de la suya lentamente la ropa del chico, prenda por prenda, sintiendo como cada que dejaba una sobre la cama junto al mayor un pedacito de él se perdía en los recuerdos.

-no tienes que hacer esto…
-tengo que hacerlo…
-no es lo que quieren…
-…quería que se marchara…-mintió descaradamente a Jae quien bufó fuertemente
-no hay otra razón?
-tiene que haberla?-haciendo esfuerzos para que su voz no se quebrara otra vez
-amas a junsu
-no es cierto…-temblando suave
-no harías algo así…
-lo hice…
-no lo dejarías marcharse…no el Yoochun que conozco
-pues entonces no conoces a nadie-lanzándole una camiseta con algo más de brusquedad
-no tienes que enfadarte conmigo
-te dije que no tenías que venir
-pensé que esa actitud hostil era sólo para con Junsu
-ya basta Jae!!-le gritó dejando escapar una lágrima con la respiración alterada –no tienes que hacer esto! Por que simplemente no me dejas decidir a mi que es lo que quiero sin tener que acabar siempre hablando de él!!
-lo único que quiero es que dejes de fingir que no te importa-le cortó con dureza mirándolo a los ojos-quiero que aceptes que te duele…que esto es perderlo de la manera más vil por que estoy seguro de que él poca culpa tiene-poniéndose de pié y encarando al menor-quiero que pienses la razón por la que lo hiciste y descubras si realmente vale la pena…es algo que haría el Yoochun que conozco…y puede que tengas razón-entregándole la última prenda que cayera en sus manos—puede que no seas ya quien conozco…pero queda a tu consciencia saber o no que hay gente estúpida que sigue confiando en ti…

El pelinegro pasó a su lado con el ceño fruncido, odiaba eso, odiaba no poder ver más allá de sus ojos, odiaba no poder comprenderlo, odiaba que aún después de haber llorado desconsoladamente en su hombro se negase a aceptar que estaba mal, que dolía como nunca pensó, que extrañaba a Junsu.

Se sentó en un sofá contrariado al no haber conseguido nada ni siquiera cuando hundía el dedo más profundo en la herida abierta con sus palabras, cerró los ojos arrepentido ahora de algunas cosas, había hecho llorar otra vez a Yoochun. Como si no supiera que aquello ya le hace sufrir demasiado.

Y más tarde el sonido de dos grandes maletas armadas completamente se ganaban su sitio junto a la puerta de salida, Yoochun ya vestido con holgadas ropas se servía un trago de vodka

-irás mañana al trabajo?-terció el mayor con suavidad-no es bueno que sigas faltando…
-lo sé…-sirviéndose un poco más
-Yoochun ah….-acercándose y quitándole el trago-no quiero que comiences a beber así…volveré mañana…no quiero encontrarte como hoy…

Los ojos llorosos del menor regalándole una dulce y tierna mirada llena de agradecimiento mientras le tendía con una mano temblorosa un peluche, un delfín celeste, muy suave, relleno de algodón.

-Esto también es de Junsu…
-Yoochun ah...-le llamo con dulzura sabiendo cuanto significaba despegarse de aquello para el ratón cogiéndolo lentamente dándole tiempo para arrepentirse-no quieres quedarte con él…?seguro y no notará que no lo tiene…-volviendo a tendérselo
-tiene que desaparecer…-negando suavemente
-no tiene que hacerlo…sé que Junsu querría que lo conservaras…
-si él…-derramando algunas lágrimas antes de tomar otro sorbo de su trago para aclarar su garganta-si lo quiere así puede venir a regresármelo…
-dijo que…le preocupas…que aún…te quiere de vuelta Chun…
-…
-no es como si fuese una excusa para volver a verlo…?-cuestionó sin querer hacerle más daño
-puede pensar lo que quiera…
-que planeas conseguir con todo esto eh? No te entiendo Yoochun…lo has tratado como si fuese un desconocido durante días, no has intentado siquiera evitar que se fuera y ahora…ahora quieres verlo?
-no tienes nada que entender-murmuró bajando la mirada
-si tengo Yoochun! Te haces daño, Que no te das cuenta?! ...Aún te ama con locura…fuiste tú al que de pronto se le pasó el amor…lo orillaste a irse de su hogar… a alejarse de ti y ahora…
-era algo que tenía que hacer Jae…mira yo…no te pido que lo entiendas…sólo quiero espacio y tiempo…sé que le hará bien…sé que no me regresará nada…-mirándolo a los ojos-por que yo lo quise así…por que fui yo quien tomó esa desición…pude equivocarme lo sé…pero ahora todo saldrá bien…

Un último ruego de Jae para que fuese a trabajar al día siguiente
El pequeño delfín pareciendo hacerle señas de entre sus manos
Un aviso de que la cena estaba lista para calentarse
Y un nuevo portazo que hacía eco en su soledad

Jae metió todo de una vez en la maletera y se subió al auto notando la mirada ausente y la respiración trabajosa de Junsu quién el dio una mirada suplicante que parecía querer gritar que le sacaran de ahí y no pudo hacer más que cumplir esa débil petición notando como apenas llegaran al edificio el chico se bajaba corriendo listo para encerrarse en su habitación y mientras descargaba en silencio las maletas unas manos fuertes le cogieron por el talle.

-Yunho-shii?-sonrió con tristeza
-te ayudo?-cogiéndolas de sus manos con suavidad al saberse como tantas veces descubierto
-viste subir a Junsu?-cerrando el auto
-acabo de estacionarme ahí…-señalando a su lado-fui a cenar con Minnie
-y que tal?
-esta…saliendo con alguien-preocupado mirando a Jae quién se sorprendió notoriamente
-y…?-leve sonrisa
-Lee…Song Lee, el chico del staff…
-ojos verdes…?-intentando recordar
-el mismo…-esperando que Jae abriera la puerta
-no es ese chico que…-la mirada de Yunho fija en sus ojos-hablaste con él?-preocupado
-esta enamorado Boo…
-no puede enamorarse de eso…-recordando la cantidad de veces que le había visto con distintas personas
-…-silencio incómodo
-Yunnie…
-así tan enamorado…

Appa bufó fuertemente ante el rostro de Jaejoong que denotaba más que desconcierto, frustración, rabia, que no podía haber enseñado algo bueno a sus críos mientras vivían con él? Que diablos pasaba con todos? Junsu por un lado Yoochun por el otro y ahora Minnie?

Habiendo tantos chicos sobre el planeta…tenía que ser el?

-no sé que sucede con todos Yunho ah…-tirándose boca abajo en la cama
-no es tu culpa…-sentándose a su lado y masajeando sus hombros suavemente
-nada de esto debería estar así…sólo mira al yoosu…-suspirando ante las caricias
-hablaste con Chunnie?-levantando la camiseta lentamente colando sus manos bajo esta
-no sé que es lo que quiere…-intentando poner a tención a lo que Yunho le hablaba y no a sus manos-está tan asustado como Junsu…pero no quiere aceptarlo…aún así quiere verlo…
-no te dijo por que hizo lo que hizo?
-no me dijo nada-sintiendo los labios del menor en su cintura-Yunnie…-gimió bajito

El moreno llevó sus manos a acariciar sus costados con lentitud mientras seguía besando aquella piel que algo más tostada que de costumbre se erizaba gustosa ante su tacto sabiendo que aquello suspiros y gemidos que escapaban de esa sonrosada boca aliviaban la mente de su dueño, hacían perderse en algún recóndito lugar de la habitación las preocupaciones.

Por que sabía que por mucho que se lo dijera las preocupaciones y problemas de los demás terminaban haciendo mella en ese cálido corazón y también sabía que sólo él, era capaz de aliviarle cuando lo necesitaba.

Se levantó un poco para observar su rostro recargado en la almohada, gateó lentamente sobre él besando su mejilla.

-puedo hacerte el amor Boo?-acariciando con su nariz su mejilla
-siempre y cuando seas silencioso…-riendo levemente sin abrir los ojos-Junsu está en casa ahora…
-ok…

Suave…eso era lo que Jaejoong quería, por que siempre era bueno preguntar, a veces era bueno innovar, siempre era nuevo con Jaejoong, a veces le gustaba ser agresivo y otras intentaba tomar fallidamente el control, a veces quería ser suave, y otras veces sólo se dejaba hacer, era algo que había aprendido con el tiempo y que le agradaba sobremanera, cada vez distinto, cada vez más especial.

Una vez quitada la camiseta deslizó su boca por toda su espalda sin dejar de acariciar su cuerpo con toques firmes y delicados, unos que liberaran la tensión de esos bien formados músculos los cuales eran presas de suaves y exquisitos escalofríos los cuales comenzaban a arrancarle algunos melodiosos gemidos.

-te amo Boo…-susurró besando su cintura con lentitud dejando correr sus manos hacia la hebilla del cinturón
-ta-también yo…-susurró con dificultad alzando suavemente sus caderas para darle espacio a esas manos

Yunho le instó lentamente a voltearse y darle la cara con las mejillas sonrosadas y una tierna sonrisa, besó su boca con suavidad tomando como tantas otras veces esos labios, invadió su boca con la lentitud que el momento requería y acarició su piel con tanta suavidad como le era posible, las piernas del de pelo oscuro enroscándose en su cintura atrayéndolo aún más hacia su cuerpo reglándoles aún más privacidad de las que ya les daba la puerta previamente cerrada con pestillo, un momento único, suyo, privado.

Irrumpido por las respiraciones agitadas de ambos, las sonrisas compartidas en aquella burbuja que habían creado olvidándose de que Junsu estaba en casa, el calor que emanaban sus cuerpos y que se hacía cada vez más necesario para poder mantener el suyo propio.

Las manos de Yunho desabrochando sus pantalones e introduciendo una de sus manos temperadas por la piel de Jae en su ropa interior y el contacto de sus dedos volviéndolo completamente loco.

-shhh…dijiste…nh…que guardaríamos silencio….-rió agitadamente en tanto los labios del chico se perdían en su cuello-Junsu está en casa
-al diablo con Junsu….-mordiendo su piel
-Jae!-sorprendido por la mordida y sonriendo levemente
-más rápido….

Sus dedos hundiéndose con fuerza en su piel en tanto su mano aumentaba su velocidad arrancándole cada vez más gemidos, más besos, más mordidas en su clavícula, unas que sabía le dejarían marcas, pero que mas daba si eran de esa boca, que más daba si las había hecho él.

Le quitó con ternura los pantalones dejándolo desatar los propios así agitado como se encontraba, dejando resbalar con torpeza los botones entre sus manos pero podía ser paciente con él…por que Jae era el amor hecho hombre, era la ternura y todo lo que cualquiera pudiese pedir, y no creía que hubiese una imagen más erótica que esa.

Jaejoong desnudo de rodillas frente a él sudado, su miembro hinchado rogando por caricias, haciendo un esfuerzo inmenso por no brindárselas a sí mismo, sus manos temblando por la excitación sus labios sonrosados y húmedos entreabiertos maldiciendo por lo bajo al no poder con un botón de la camisa que parece frustrarle todas sus intenciones, sus ojos intentando tener un mejor enfoque ya que las sensaciones parecían haberle nublado algo más que la vista.

Y escapaba una leve risa de sus labios que llamaba la atención del mayor el cual rendido se lanzaba sobre él para besarle con la locura que sus frustraciones le brindaban.

-quítatela…-murmuró contra sus labios
-tienes que poder hacerlo…-gimió al sentir una de sus manos sobre su ropa interior, había conseguido quitar sus pantalones
-no puedo ya…estoy desesperado Yunnie ah…-gimiendo contra la piel de su cuello- nh…
-a veces eres tan torpe Boo…-le susurró con cariño desatando con facilidad el botón
-lo sé…-sonrió antes de dejarse tumbar en la cama

Ya nada se detuvo entonces, el miembro de Yunho no tardo en entrar suavemente en su cuerpo arrancándole tantos gemidos como pudo, cada uno ahogado por un beso diferente.

Cada embestida una sensación distinta

Cada gemido con una entonación única.

Pero siempre…

El mismo amor retumbando en el lugar.

La esencia de ambos siendo parte del otro, las respiraciones recuperando el ritmo normal, los latidos sin querer dejar de agitarse, las últimas palabras sellando aquel hermoso acto de amor, un suspiro que llenó el ambiente, y un último te amo que escapó a su control.


--------------------------

-quieres ir al cine?

El chico de cabellos castaños susurró suavemente en su oído sin conseguir distraerle de silenciosa tarea de fregar los platos, pero Minnie parecía perdido completamente en sus pensamientos…

¿Aquello estaba bien?
Dejarse llevar de ese modo por un tipo como lo era Lee
Entregarle las llaves de su departamento
Querer llegar aún más lejos…

Entregarse…

Enamorarse…

-Changminnie…

Lo sentía distante y el sentimiento profundo de arrepentimiento crecía y parecía llenarle, estaba resintiendo cosas que pensó jamás le afectarían de ninguna manera, por que sabía que estaban hablando de él cuando llegó esa tarde, por que sintió la amargura de Min en sus labios, por que vio la desaprobación en ojos de Yunho.

Esas cosas que ahora afligían el corazón de changmin…ese corazón del que ahora se considerara dueño.

Y el silencio los estaba matando, se carcomía el amor que a duras penas crecía y enfriaba el lugar con desastrosa lentitud, el mayor apretando su abrazo en torno a su cintura buscando la calidez que siempre terminaba por encontrar cobijado en él, y que ahora parecía inexistente, su rostro afligido hundido en ese perfecto cuello en tanto el menor seguía en lo suyo.

….sin percatarse de que comenzaba a sentirse solo…

Solo y necesitado de cariño como antes de conocerle pero ahora que lo tenía, que había sentido su ternura…

…ahora no quería volver al frío amor de una noche de sexo con un desconocido…

-Lee?

Y sonrió acariciando su cintura con sus manos, es que casi parecía que le jalaban de vuelta a la tierra junto a Changmin al solo oírle pronunciar su nombre tan dulcemente, y su cuerpo descargaba un suave temblor lleno de temor y este se volteaba preocupado.

…preocupado al sentirle aferrarse así a él…

-que sucede?-cogiendo sus mejillas
-me quieres?-asustado
-cla-claro…que te quiero…-sonrió sonrojándose
-yo sé…que he cometido mucho errores…
-shhh-besando sus labios
-sé que tengo bien merecido todo lo que hablan de mi…sé lo que Yunho y todos tus amigos piensan de esto pero yo…
-no quiero que te preocupes por ellos, ni que te presionen a sentir algo que tu…
-no quiero perderte por eso…no quiero que te alejen de mi….-cerrando los ojos con pesadez.-te necesito Min…








Capitulo 5


¿Que voy a hacer sin ti?
¿Quien llenara tu ausencia?
¿Quien cuidara de mi
Si te has clavado en mi corazón?
Te echo de menos, amor
Te echo de menos, amor

Junsu se revolvió nuevamente entre las sábanas de la cama que había dejado sin hacer esa mañana y que ahora eran su único cobijo, se sentía más solo que nunca, Yoochun era su todo, su alegría, sus ganas estar bien cada día.

Ves? en que se ha convertido el amor
ahora solo siento dolor
tu presencia en cada rincón
en mi cama persiste tu olor

Y ahora parecía mentira que estuviera así…acurrucado en una habitación de invitados, no queriendo creer que Yoochun se hubiese desecho de su cosas con tanta facilidad cuando él ni siquiera hubiese podido quitar su pijama de aquel closet. Parecía que el mayor había estado esperando desde hacía tiempo que se marchara, pero antes todo era tan distinto…se respiraba tanto amor que creía se ahogaría…

No se que hice tan mal
Pero cambiaré si te hechas atras
Dame una oportunidad
No te arrepentirás

Pero ahora no hacía más que ahogarse en sus propias lágrimas, escuchar los gemidos de los chicos que en la habitación de al lado se demostraban su amor como él ya era completamente incapaz de hacerlo, y la envidia comenzaba a corroer su pequeño y herido corazón nuevamente.

¿Que voy hacer sin ti?

Recordaba sus manos, sus besos, sus sonrisas, sus roncos murmullos, sus gemidos, sus miedos, sus ojos, sus miradas…y no podía con ello, ni su corazón ni su mente podían con ello.

¿Quien llenara tu ausencia?

Una vez que la actividad de la pareja en acción se hubo detenido salió al living donde vio armadas sus maletas y no dudó en llevarlas lentamente a su habitación y justo antes de comenzar a deshacerlas se sujetó la cabeza con ambas manos.

¿Quien cuidara de mi
Si te has clavado en mi corazón?

-tal vez debería regresar a casa…

Te echo de menos, amor

Y no era mala idea pensar en eso…había tenido su oportunidad para ser feliz como había querido junto a Yoochun…había discutido con sus padres, había luchado por ello…si no había funcionado no era más que una muestra de que su padre tenía razón, tal vez no era lo que él debió haber hecho desde un principio.

Te echo de menos, amor

Había tenido su oportunidad para demostrarle al mundo que su amor era más fuerte

Te echo de menos, amor

Y había fallado

Te echo de menos, amor

Sonrió, parecía que una vez que Yoochun se había alejado de su vida, ya no tenía valor para nada, ni siquiera para verle a la cara…y no quería que fuese así, no quería que los demás le viesen destrozado por que sabía que había otras cosas por las que debía seguir, otras por las que debía ser fuerte.

Tampoco quería que Yoochun le viese así…
Tenía que superarlo…

Y evitarlo y arrancarse no era una opción

Se levantó caminando lentamente hacia la habitación del mayor donde Jae se encontraba recostado en la cama bajo las sábanas y Yunho se encontraba inclinado sobre el repartiendo dulces besos en su boca y en sus mejillas murmurando cosas que no alcanzaba a dilucidar, como si Junsu no los estuviese viendo en ese mismo instante, sonrió…si hubiese estado con Yoochun de seguro habrían hecho más escándalo…y tampoco se habría percatado de que los observaban…

Salio en silencio del departamento, era de esos momentos en que necesitaba estar solo…solo y sin nada que pudiera provocarle a Yoochun, por que vivía en su mente…y si Jae había ido a verlo comenzaría a ir al trabajo…debía estar listo para eso…para enfrentar su mirada…su voz…sus palabras…

Debía estar listo para eso…

Listo para una mirada sin aquel amor reflejado…
Para un saludo que no llevaría un beso…
Para contacto que no llevaría roce…
Para palabras sin toques tiernos…
Para no escuchar apodos cariñosos…
Para atenerse al frío que le causaría todo aquello…


Y llegaba el día…Jaejoong podía ver por el espejo retrovisor el semblante del chico de cabellos negros que miraba por la ventana sin quitarse los lentes oscuros para evitar que al llegar Yoochun se enterara de que había estado derramando unas lágrimas en el baño antes de salir rumbo a la empresa, estaba asustado, asustado de no poder comportarse como había estado esperando de sí mismo.

-Junsu…-murmuró Jae al estacionarse en el subterráneo de la empresa abriendo la guantera del automóvil-ayer…sé que no es momento para hablar de esto…-cogiendo el muñeco y tendiéndoselo ante la mirada sorprendida de Junsu viendo como este comenzaba a negar suavemente al recibir temblorosamente entre sus manos el peluche- le ofrecí quedarse con él…-la mirada de Junsu expectante- dijo que sólo tú podías regresárselo…
-no es mío…-murmuró con rapidez-no es mío Jae…es de Chunnie, yo…-temblando
-…
-se lo regalé para su cumpleaños…yo…-dejando correr unas lágrimas

Jaejoong bajó del auto dándole unos segundos de privacidad en los que Junsu se obligó a sí mismo a no llorar, sería capaz de regresárselo? Quería recuperar a Yoochun?

Ayer estuvo pensando todo el día en la manera de olvidarle, de ser fuerte y ahora…


Mientras Yoochun iba en las mismas condiciones, se había asegurado de no romper en llanto ni una sola vez más desde que el mayor dejara el departamento, por que no debía llorar, debía ser fuerte por el amor que le tenía a Junsu, debía resguardar así su futuro, su familia, su mundo, por que le amaba y eso era todo lo que podía hacer por él…velar como nadie, su felicidad…

Manejaba despacio, sabía que verlo a la cara e intentar seguir fingiendo sería difícil, más difícil aún que cuando tenía que verlo después del trabajo por que tendría todas las miradas encima, todos sabían que había sucedido y no sería él quien comenzara a negarlo y a hacerse el indiferente, debía tratar a Junsu como lo que era…un compañero de trabajo…

Por que no podía darse ya el lujo siquiera de volver a ser su amigo

Por que los amigos no se esconden cosas…

Por que los amigos no se mienten…

Por que los amigos…

No se aman…

Con la misma lentitud se estacionó sin ninguna prisa en el subterráneo suspirando frustradamente al estar ahí…notaría Yunho que había perdido peso? Esperemos que no…No quería oír lo que Junsu tuviese para decirle, no quería verle si quiera pero ya era mucho pedir no? Bastaría si seguía comportándose como si no tuviesen nada…nada más que una relación por demás profesional…


Changmin se encontraba en el estudio de grabación tras la puerta…besaba suavemente a Lee en los labios…quería creer que todo lo que le chico le había dicho era cierto…que le quería…que le necesitaba…que no quería que lo apartaran de él…

Y eso no sucedería, no tenía por qué si Lee seguía comportándose tan bien como hasta ahora…aunque cada que se daba vuelta tenía sus dudas, por que no era tonto…y sabía perfectamente que nadie cambia de un día para otro de esa manera, que si una vez le había encontrado con una chica en las escaleras…todo podía pasar en su ausencia, todo podía pasar mientras el no estuviese para ocupar su tiempo y sus pensamientos, y no dejaba de sentir miedo, ese que veía en el reproche de los ojos de Yunho…y que estaba seguro Jae traería duplicado en su semblante, por que definitivamente Yunho debía haber corrido a contarle que nada de aquello estaba bien…

-tengo que irme…-murmuró contra sus labios al escuchar su teléfono indicándole que eran ya las 10 de la mañana

Los ojos de Lee curvándose en una media luna como cada vez que sonreía, su mirada ahora con una expresión diferente a la sensualidad y ganas de divertirse que siempre tenía…todo ahora acoplado por la ternura, un beso que a penas pudo responder perdido como se encontraba en las sensaciones que aquel puro roce de sus labios le regalaba como si quisiera convencerle un poco más de que todo lo estaba haciendo por él…de que quería cambiar para él…que le bastaba con la seguridad que el le daba para permanecer a su lado y que no era necesario que cada vez que él lo sintiera necesario terminaran en la cama…

Y parecía resultar, parecía ser lo más exquisito del mundo el momento en que se apartaba succionando suave su labio inferior y Changmin ajeno al lugar en que se encontraban se adelantaba para volver a capturar su boca en un beso que necesitaba hace días para poder olvidar todo lo que a su corazón afligía, enredando sus lenguas con cariño y cruzando ambos brazos tras su cuello buscando atraerle un poco más hacia él…dejando escapar una risa que nubló los sentidos del mayor con dulzura obligándole a alejarse y tomar sus brazos con suavidad…

-ya ve a trabajar…
-te amo Lee…-susurró bajito mirándole a los ojos notando los del chico desviaban la mirada-solo quiero que lo sepas…no tienes que darme nada ni amarme como yo a ti…sólo quería que estés seguro de lo que…siento por ti…-silencio de parte del ojos claros sin llegar a soltar su cintura-sé que no puedes decirme lo mismo…y no te culpo por ello, más bien…te agradezco que seas sincero…y no te sientas culpable por esto…-levantando su rostro con una mano dulcemente-yo lo quise así…

Un último roce a su boca antes de que el chico saliera corriendo camino a la sala de ensayos en que habían quedado de acuerdo para ensayar y una triste sonrisa en su boca antes de suspirar…

¿Cuándo tendría el valor para formalizar aun que fuera un poco las cosas?

No lo haría, no hasta estar seguro de que no cometería errores, de que había cambiado lo suficiente como para estar seguro de no hacerle ningún daño.


El peluche había quedado en el bolso de su ropa…se lo devolvería, se lo devolvería a Yoochun por que era suyo…por que no quería desaparecer así de su vida, quería quedarse, quería estar ahí y llenarlo por completo como antes.

Y ahora esperaba nervioso en la sala de ensayos sosteniendo fuertemente junto a él su bolso, ya habían pasado algunos minutos desde las 10 y quizás Yoochun ya no llegaría, y un día más le privaría de verlo…de ver su rostro su mirada que ahora fría se dirigía a sus ojos sin remordimiento alguno, sin arrepentimiento y el podría quebrarse otra vez.

Y la puerta se abría apresuradamente dejando paso a un sonrojado Changmin que a simple vista parecía feliz…volvía a creer en las esperanzas de un amor sin más daños, volvía a creer en sus palabras, en sus ojos, en sus miradas…y aquello lo hacía feliz…inmensamente feliz.

Yunho en cambio suspiraba con reprobación al verle sonreír de ese modo y Jae preocupado con el corazón en la mano esperaba al igual que Junsu que hubiese sido Yoochun quien abriese la puerta para entrar a esa hora y Junsu volvía a tomar asiento junto a la ventana con aire cansado…ya no sabía si quería estar ahí cuando entrara…

No sabía si estaba listo para sentir como le costaba respirar su mismo aire de manera diferente.

-no viste si es que Chun…
-no vi a nadie hyung…-respondió Minnie sonriendo tristemente a Jae
-Jae estás seguro que…?
-Sé que vendrá a trabajar…
-tal vez…-comenzó Junsu con voz suave-tal vez no quiere verme aún…
-lo único que quiere es verte Susu ah…-acariciando su hombro en un signo de apoyo
-Jae basta de mentirme así…-poniéndose de pié algo bruscamente
-Junsu…-intentó acercarse Yunho-sabes que los problemas personales quedan fuera de estas paredes…esto es trabajo…-intentó no sonar duro, peor no podía permitir que aquello afectase aún más al grupo aún cuando el doliese la mirada de Jaejoong sobre él, sabía que como líder estaba haciendo lo correcto
-no puedes pedirme que no sea yo en este lugar!-mirándolo a los ojos alterado
-no tienes que gritar…escucha Junsu…sabemos que esto es difícil…y no sólo para ti por que a todos nos afecta…-intentó suavizar el moreno sus palabras
-a nadie le afecta como a mi
-lo sabemos Junsu-intentó calmarle Jae
-lo perdí todo a su lado Yunho…yo…

Y ahí estaba de nuevo esa sensación de que realmente estaba todo perdido, sentía la pena, la lástima, la impotencia, todo se acumulaba en su garganta y sentía que no sería capaz de volver a retener las lágrimas otra vez cuando la puerta se abrió lentamente haciendo voltear a todos los presentes.

-lamento llegar tarde…

Yoochun esbozó una leve sonrisa antes de saludarlos fríamente uno por uno dejando su bolso en un extremo diferente al de Junsu sin dirigirle siquiera una mirada, cada uno intentaba actuar normal aunque sabían que no podrían hacerlo, el resto no podía evitar mirarse unos a otros antes de dirigir sus miradas preocupadas al delfín, pero este parecía perdido en su propio mundo…

Hacía una eternidad que no veía esos labios…
Hacía una eternidad que no escuchaba esa voz…
Hacía esa misma eternidad que no le veía sonreír aún fuera forzadamente…

Y podía recordar una vez más las miles de razones por las que se había enamorado de ese hombre que evitaba toda costa su mirada y que parecía tan indiferente a su persona como si él no estuviese ahí más que para incomodarlo

Recordaba por qué es que había permanecido a su lado tanto tiempo, aún cuando ese trato había pasado de ser dulce al más frío de los contactos

Por qué era que su corazón seguía latiendo tan aceleradamente por él. Aún cuando creyó haberlo dejado en casa en el momento en que había salido de ella sin dar una mirada atrás

Y todos a su alrededor comenzaban a movilizarse, los chicos se acomodaban la ropa deportiva y comenzaban a sacar sus botellas de agua para alistarse a bailar las coreografías que debían preparar para un programa que tendrían próximamente y él seguía de pié en su lugar, sin animarse a moverse un solo centímetro…sin querer perder de vista a Yoochun, como si este fuese a desaparecer de su vista nuevamente con tan sólo parpadear, como si de la nada fuera a perderlo aún un poco más de lo que ya lo había hecho, y sus puños se cerraban con fuerza y quería gritarle que lo mirara, que le viera de una vez por todas!! Que le explicara por qué demonios le había dejado irse! Que le diera una sola razón para entender por qué había estado esperando que se marchara y había entregado con tanta facilidad sus cosas…por qué había devuelto a sus manos su propio regalo de cumpleaños.

Y quería acercarse, quería tocarle, quería preguntarle por que, llorar en sus brazos, besar sus labios, quería entender…

-Junsu!-le llamó el líder desde la radio con aire preocupado-ya vamos a empezar…
-eh?

Y Yoochun volteaba bufando fuertemente al oír como aquella voz salía quebrada de la garganta del delfín que sabía no había quitado su mirada de él. Y se sentía culpable cuando el chico carraspeaba intentando pasar aquello desapercibido, como si nadie hubiese notado que sus ojos albergaban ya las lágrimas.

¿Qué sucede contigo amor?

Yoochun miraba hacia la ventana, no había podido mirarlo ni un solo segundo a la cara, no había podido hacerle frente pero sentía su mirada pesada sobre su cuerpo y quería que la quitara, quería que dejara de interrogarle de aquella silenciosa manera. Por que no se sentía capaz de responderle aún, por que casi sentía que el chico le golpearía al saber por qué lo había hecho

¿Pero que más podía hacer?

Su padre, el propio padre de Junsu le había pedido que lo dejara y le había dado tantas, tantas razones del por qué debía hacerlo, tantas que sintió…que no valía la pena cambiar la maravillosa vida de Junsu por el poco de amor que él podía ofrecerle, por que sabía que eso no sería suficiente para llenar el espacio que Junsu estaba sacrificando por estar a su lado.

Un suave murmullo de que se encontraba bien y que quebraba un poco más el poco corazón que quedaba a Yoochun antes de que le obligaran a mirar al frente y fijar su vista en ese cuerpo que intentaba seguir aún con algunas dificultades el ritmo de la canción es que al igual que él, no podía concentrarse.

-Junsu…-el líder deteniendo la práctica un par de horas después encontrándose con el chicp con la mirad clavada en suelo, sabía de sobra que lo había estado haciendo mal, que le faltaban energías y concentración pero no podía, no con él ahí- ya basta por hoy chicos…en una hora más iremos a ensayar las canciones…espero que estén repuestos para entonces…

El líder salió del lugar algo ofuscado, sabía que no podía enfadarse con ellos, pero había dejado claro que los problemas entre ellos siempre quedarían fuera de aquellas paredes, aunque sabía que jamás podría juzgarlos por que no quería imaginar que era lo que Junsu estaba sintiendo en ese momento, por que podía ver la confusión en ojos de Yoochun, el miedo y la angustia que desaparecían al mirar a Junsu al cual seguía mirando con aquel dejo de frialdad que a el mismo le costaba muchísimo mantener.

Si Jaejoong llegaba a hacer algo así algún día, estaba seguro de que habría tardado más que Yoochun en aparecerse en el trabajo, mucho más en aguantar estar en el mismo sitio que él.

-Yunho ah…-su voz suave haciendo eco en el baño mientras se mojaba el rostro
-que pasa Boo…-secando su rostro con la toalla
-no tenías que ser tan duro con Junsu…
-no fui duro con él…
-sabes que sí…basta que el sepa que lo está haciendo mal…sabes que no puede dejar de ser Junsu para estar aquí dentro…sabes que quiere demostrarle a Yoochun que sigue siendo el mismo de quien se enamoró…que le duele estar así…-rodeando su cintura con ambos brazos
-no puedo permitir eso en el trabajo Boo y lo sabes…-suspiró frustradamente-nunca has estado en una reunión con el manager y los demás…si algo no sale bien serán duros conmigo, no con ustedes…no sabes como lamento lo que está sucediendo con ellos, pero en este lugar el trabajo esta primero…
-el trabajo estaría primero aún para nosotros?-murmuró contra la piel de su hombro
-Boo…
-…lo estaría?


Jaejoong escondió su rostro en su hombro suavemente esperando una respuesta que no llegó, eso era algo que no le terminaba de gustar en Yunho…su capacidad para poner la cabeza en frío y saber que el trabajo era algo que no podían darse el lujo de desperdiciar, se separó delicadamente del abrazo dando media vuelta antes de caminar lentamente fuera del baño sintiendo como ese par de brazos lo volteaba para abrazarlo fuertemente contra su pecho.

-sabes que no hay nada más importante que tú para mi…lo sabes verdad?-susurró refugiándolo en su cuerpo casi con necesidad
-por lo menos me gusta creerlo…-rodeando su cintura
-no tienes nada que creer amor…es así, es que yo…lamento ponerme así de repente…de verdad lo lamento…
-a veces me haces sentir inseguro Yunho…-apegándose un poco más a él
-lo lamento…-besando sus cabellos con dulzura-no quiero que pienses que…soy así que…ustedes siempre estarán primero cariño, siempre…

Y Jaejoong se perdió en esos besos que comenzaban a ser repartidos en su boca, por que quería estar siempre con él y la situación del yoosu le tenía sensible, sabía que una cosa así no era imposible…

y si Yunho podía poner en esa situación tan fría su cabeza como para pensar sólo en las presentaciones de un programa de televisión sólo por cumplir como su papel de líder pasando por sobre lo que estuviese aquejando el corazón de los dos pequeños…

…no quería ni siquiera imaginar como sería cuando quisiera cumplir con su papel sólo por ignorarle al estar enfadado con él…

Es que podía ser sólo aquella sensibilidad lo que le traía preocupado

O un verdadero mal presentimiento lo que estaba acechando su corazón.






CAPITULO 6





2 ♥Comentarios♥ :

haruhi dijo...

ahhhh que bello me quede en suspenso
que sigue?y lo continuaste?aaaahh me estoy muriendo!!!!!!!!!!!!!

Fen jun dijo...

te ruego que lo continues.... esta demasiado beiio
estoy completamente intrigada de lo que sucedera
please ..........sigueloooo

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j