5 ago. 2009

SWETTY (one shot)

Titulo: SWETTY
Autora: Felina
Clasificación: G
Parejas: YunJae
Género: Romance
Sumario: El poder de la amistad, puede madurar por la dulzura de un sentimiento poco comprendido, pero sincero…

N/A: Este fic va dedicado a mi hija Mirai, con todo y que me debe yoosu pak, *ella esta en huelga hasta que reciba su pak, no mas fics hasta nuevo aviso xDDD*

Es corto, romántico, pero nacio esta misma mañana-tarde, espero les guste...

SWETTY


Los niños corrían por todos lados en el pequeño patio de juegos del kinder, algunos jugaban en las resbaladillas y otros se quedaban en esa pequeña casita que se convertía en todo aquello que la imaginación de un infante puede construir. Las risas, gritos de sorpresa y alegría, e incluso algún que otro llanto, resonaban por todo el lugar.

Y fue cuando el pequeño Jaejoong tropezó raspando sus rodillas contra el pasto, que una maestra se acercó a consolarle…

- Está bien, no pasó nada… - y mientras la muchacha le sonreía limpiando la poca tierra de aquéllas rodillas del niño de ojos oscuros y lacios cabellos negros, con la piel más blanca que la leche misma; otro pequeño de tez morena que le había visto, se apresuró en tomar una florecita amarilla de entre aquéllos jardines…

- toma, te ves más lindo si sonríes… - extendiéndosela con una suave sonrisa, el pequeño Jaejoong se limpió las lágrimas antes de ponerse de pie y tomar esa flor que le era ofrecida…

- gracias, Yunho… - y murmurar con esa timidez propia de un niño en un gesto que enterneció a la maestra que casi se puso a llorar por la ternura del aquel simple hecho…

Y resultó curioso cómo desde entonces Jaejoong y Yunho permanecieron unidos, la forma en que el moreno procuró la seguridad de su amigo por sobre todas las cosas… ese vínculo tan sólido e irrompible que se hacía más profundo con el pasar de los años…

Y vivieron juntos esos cambios entre etapas de la vida…

Como cuando Yunho le limpiaba las lágrimas en esos primeros días en la primaria, tomándole la mano caminando juntos por esos pasillos llenos de niños de distintas edades que les miraban extrañados y hasta los señalaban… pero qué importaba! La confianza y seguridad de Jaejoong le valía todo a ese niño de siete años que parecía haberse jurado cuidar de él para siempre…

Porque llegaron los años de adolescencia, esos donde no faltaron las burlas… ni las amenazas para un Yunho que se ponía de malhumor cada que una , como solía llamarles, se acercaba a SU Jae con intenciones románticas que consideraba cursis, pero que extrañamente él deseaba entregar… pues que sí, fue hasta que entraron al Instituto que se dio cuenta de que sus sentimientos no eran propios de un mejor amigo, que eran tanto más fuertes… y que tal vez el chico de cabellos ahora castaños, no compartiera con su persona…

Pero su objetivo seguía siendo el mismo, cuidar de él por sobre todo… aún por sobre sus sentimientos…

*****

Jaejoong no era de los chicos que se sintieran halagados con popularidad, pero extrañamente desde que había cumplido los 16 ésta se había vuelto parte de su vida diaria… y aún no entendía que veían de hermoso en su piel blanca, ni su largo cabello negro, ni qué decir de esos ojos oscuros que creía eran el color de la tristeza… pero entonces Yunho le decía que no fuera tonto, que en verdad era un chico muy atractivo al que ya cualquiera quisiera conquistar…

- eh, Yunho ah… - le llamó mientras hacían estiramientos para el taller de baile, solían llegar temprano, por eso no era de extrañar que estuvieran solo ellos dos… - a ti te gustan las chicas?... – y no supo exactamente el porqué cuestionaba aquello, pero un recuerdo llegó a su mente mientras esperaba la respuesta de su amigo…

……flashback……

Jae se encontraba en el ático de su casa, sabía que no había sido buena idea ver a su madre tan contenta con la visita de una de sus hermanas, porque le había dado por querer mostrar todo lo que ahora se encontraba empolvado… estornudó con fuerza causa del polvo, tumbando sin querer unas cajas amontonadas, quedando entonces al descubierto una que tenía su nombre. Movido por la curiosidad, el castaño la abrió, encontrándose entonces con una cajita que tenía cosas al parecer de sus años de infancia, tal vez cuando tenía unos cinco o seis años, y vio una foto algo gastada donde se encuentra con Yunho, éste dándole un beso en la mejilla… si mal no recordaba ese fue el día de su cumpleaños, puede jurarlo por los adornos que se alcanzan a ver tras de ellos, pero en realidad en ese momento lo que le intrigó fue ese beso, que inocente y todo, le había acelerado el corazón…

- que tonto… - murmuró sonriendo con vergüenza… la que se incrementó cuando vio aquélla hoja de papel entre cuyos dobleces se encontraba aquélla flor amarilla ahora seca, pero con el recuerdo del momento bien grabado en su memoria… - hemos estado juntos desde entonces, pero cada día siento cosas más raras cuando estás cerca… siento… - uno de sus dedos viajó a sus labios, delineándolos mientras observa la fotografía y piensa en el tacto de aquellos labios… - qué estoy pensando!?...

……flashback……

- no necesito ninguna chica teniéndote a ti, Jae… - y las mejillas del moreno se tiñeron de un intenso rubor al decir aquello… tanto menos coloradas que las del propio castaño…

- pero es diferente… - murmuró Jae, evadiendo la mirada de su amigo…

- no para mí… para mí, la vida me es plena teniéndote en ella… - susurró el moreno con las mejillas a más no poder de rubor… - yo… te quiero mucho, Jae… mucho más de lo que tal vez te agrade saber…

- eh?... – el castaño sintió como su corazón se aceleraba de nueva cuenta… le estaba diciendo lo que creía que le estaba diciendo?

- yo… Te Amo… - declaró sin rodeos, consciente de que tal vez no era el mejor momento de hacer aquello… - pero… no quiero que te ofendas o te incomodes, yo…

- shh… - se acercó a su amigo cubriéndole los labios con su mano… - eso… de alguna manera, me hace el chico más feliz del mundo… - y una lágrima de contentura resbaló por su pálida mejilla… - porque… yo, también Te Amo, Yunho ah…

El moreno le miró primero confundido… pero unos segundos después amplió su sonrisa comprendiendo que su amor correspondido le hacía el chico más dichoso del mundo…

- te ves más lindo cuando sonríes… - limpió aquélla lágrima de mejilla del castaño, antes de acariciarla con suma ternura… - y más dulce cuando me miras así… - porque aquellos ojos oscuros ahora tenían un brillo diferente que no puede explicar, pero que hace que algo en su interior explote de felicidad…

- dulce suena muy femenino… - se separó un poco buscando algo de ese aire que de pronto no le bastaba…

- pero no te veo así, eres… eres el chico que amo, solo eso, JaeBoo… - y ocurrió… un beso anhelado en sueños que mutado en caricias suaves entre sus labios les hizo saber que no importa lo cursi, lo ilógico o extraño que el amor pueda resultar…

No hay dulce más adictivo, que el amor correspondido de verdad…



*umma te amoshhh :3 *

2 ♥Comentarios♥ :

Kona dijo...

ahhhhhh que amor.. es muy lindo Felina de lo poco... bueno xD nserio esta bellisisisimo de veras
seguire leyendo mas y alomejor escrbire algun fi n________n que ya me estan entrando ganas X3....

Miraii te amoooo sigue vestigioooo

Mayela Hernandez dijo...

hay eso estubo lindisimo me gusto mucho

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j