26 ago. 2009

Deseos (cap 7)

ADVERTENCIA: Lemon

CAPÍTULO 7. PASION

- bueno, habrá que esperar a que Jae y Yunho vuelvan, espero que ellos hayan tenido la suerte que nosotros... – comentó el pelinegro.

- presiento que sí... – aseguró el castaño con una sonrisa... – ahora, hay que comer, tengo hambre... -

- y te pasa todo eso que le pasa a las mujeres... – Jun Ho acompañó a su hermano hacia la cocina, seguidos de cerca por el ratón y Min... – ya sabes, lo de los mareos, las náuseas, los antojos...

- sip, de absolutamente todo... -

- y mira que al principio eran puros sustos... – intervino Micky en la conversación, mientras sacaban algo de la heladera para calentar y comer... – porque como ni idea de que fuera un embarazo, se nos hacía extraño todo lo que le pasaba, sobre todo con los desmayos...

- y a todo esto, quién les dio el diagnóstico, porque naturalmente que les hicieron pruebas, no ha habido escándalo, así que supongo que alguien los está respaldando en la cuestión médica... -

- la Dra. que nos atendió desde la primera vez que fuimos a consulta por los síntomas, suerte que es ginecóloga, así ella pasó a ser nuestra Dra. personal, mañana tenemos cita para el segundo eco... – explicó muy animado el castaño. Se sentía contento de tener ahí a su hermano, de saberse apoyado.... – y es de confianza, después de todo no ha dicho nada, y no parece que tenga intenciones de hacerlo...

- menos mal, una preocupación menos para ti, porque con un embarazo no puedes andar con emociones fuertes ni angustias, ni nada de eso, verdad?... – ahora ya estaban en el comedor acomodando los cubiertos, en la cocina, Micky y Min terminaban de calentar la comida para servirla. Mientras, Junsu y Jun Ho se sentaron a la mesa a esperar y seguir conversando... – oye, y Jae y Yunho a dónde fueron...

- ah sí, no te lo hemos dicho... – sonrió distraídamente el delfín, había omitido el pequeño detalle de mencionar a su Umma embarazado también... -

- qué, no irás a salirme ahora con que Jae también está esperando a la cigüeña... – cuestionó con un tono mezcla de sorna y preocupación. Su gemelo solo le sonrió, esa clase de sonrisa que su hermano sabe significa . Jun Ho tragó saliva y palideció otra vez, esas eran emociones demasiado fuertes e increíbles para su salud mental... y terminó por desmayarse una segunda vez, dando de bruces contra el suelo de nuevo.

- Jun Ho!... – gritó preocupado el castaño, se puso de pie a la vez que el ratón y el menor llegaban a ver qué había pasado. Chun sonrió divertido, era curioso su cuñado, pensó mientras lo levantaba una vez más en brazos y lo llevaba al sofá para recostarlo, Min llegó para acercarle un algodón con alcohol que lo hiciera volver en sí... de nuevo.

- le dijiste de Jae?... – cuestionó el menor, solo para cerciorarse de que el desmayo era por una impresión y no que fuera a resultar que está enfermo o algo, porque sino, les hecha el teatrito abajo...

- sí, de todas formas tenía que saberlo, daba igual decírselo ahora o esperar a que ellos llegaran... -

- ¡ay, mi hermosa cara!... – recobró la conciencia Jun Ho, se sobó la frente y la nariz con las manos... – ok, hay algún otro embarazado aparte de Jae y tú de quien deba yo enterarme?...

- ¡no! – negaron los tres al unísono.

- alguna otra sorpresita que deba saber?... – cuestionó, mirándolos con la ceja levantada.

- esto... bueno, tal vez. El padre del bebé que espera Jae es, Yunho, ellos también son pareja... – explicó su hermano.

- vaya, eso del fanservice si que tiene sus consecuencias... – comentó con una media sonrisa...

- nuestras relaciones no nacieron del fanservice... – señaló el pelinegro, como si temiera que su cuñado fuera a pensar que era algo pasajero o solo influenciado por las peticiones de la disquera y sus fans de hacer aquellas demostraciones públicas de afecto...

- lo sé, solo es una forma para mí de decir que se siente extraño descubrir todo esto, no es algo que me topo todos los días... – volvieron todos a la mesa, mientras Min servía la comida... - a ti también te gustan los hombres?... – le cuestionó al menor, demasiado directo según pensara Min.

- sí... – respondió sencillamente.

- tienes novio, entonces?... – sí, era igual de curioso que su gemelo.

- no... – Kohei inundando sus pensamientos.

- bueno... entonces me esperan días pesados, verdad... – cambió de tema.

- bastante... – la mirada del menor le dio miedo.

- y, dónde dormiré hoy, no me gustan los hoteles.... -

- puedes dormir conmigo, hermano... – ofreció el castaño, por lo que cierto ratón frunció el ceño.

- Susu ah, y dónde dormiré yo, amorcito... – chantaje a la orden, como así que dormir juntos, no que le de pendiente que son hermanos, pero... él todavía tiene ganas y esa noche podría haber tenido suerte por la cara de felicidad de su delfín, siempre que está la mar de contento terminan celebrando con una noche de pasión.

- Chunnie, solo por hoy, deberás dormir en el sofá, amor... – demasiada miel en su voz, pensó su novio, cosa que significaba que como fuera a hacer escándalo por ello lo dejaría con ganas por bastante más tiempo.

- ok... – aceptó con resignación, cabreado al ver la sonrisota estampada en su cuñado, que parecía más que satisfecho por sacarlo de la cama de su novio.

- no tengo problemas con su noviazgo, pero me da cosa pensar en ellos dos en la misma cama, la de perversiones que le debe hacer a mi hermanito, que por algo lo embarazó, ese Micky mouse tiene cara de pervertido... – pensaba el gemelo.

- tengo la impresión de que este par se la va a pasar entre muy buenos amigos y enemigos, y me van a dejar en medio los muy... – meditaba a su vez el castaño. El teléfono del departamento sonó, rápidamente Min fue a atender.

- ah, appa, cómo les fue?... – respondió a Yunho, que llamaba para informarles que llegarían un poco tarde ya que esperarían a que Ji Yong terminara de arreglar algunos trámites para irse con ellos ese mismo día... – así que, aceptó el chico?...

- obvio que sí, Min, no te estoy diciendo que se irá con nosotros, deja de pensar en Kohei y presta atención... – se burló el moreno al otro lado de la línea...

- vale, hasta más tarde entonces... – ligeramente molesto porque no pudo negar las palabras del líder, el menor colgó... – Yunho y Jae llegarán en la noche, Ji Yong viene con ellos, ha aceptado...

- es que también Jae tiene un gemelo, que no era varón único con ocho hermanas?... – el ratón rodó los ojos ante el comentario de Jun Ho.

- No, Jun Ho, Jae no tiene un gemelo, pero Kohei, un amigo de la familia...- aclaró antes de que su hermano fuera a preguntar quién era, y es que de que es algo despistado en ocasiones, les dice “quítense que ahí les voy”.... – nos ayudó a buscar a alguien lo suficientemente parecido a él para que lo sustituya como tú a mí, y fueron a hablar con él y gracias al cielo, aceptó y ahora podremos seguir con toda esta situación más tranquilamente... -

- ok, entonces, exactamente cómo es que ese chico y yo vamos a conseguir pasar por ustedes en apenas algunas semanas? Digo, tienen idea de lo mal que bailo y de la poca voz que tengo... – siguió en sus aclaraciones el gemelo, haciendo que la vena en la sien de Micky palpite, ese chico lo sacaba de sus cabales mucho más fácil que su novio, y tenía razón, aunque físicamente son dos gotas de agua, en forma de ser tienen diferencias bastante notorias.

- por eso no te preocupes Jun Ho, recuerda que Min tiene diseñado un programa especial para ello, vdd, Minnie... – justo en esos momentos lo que más deseaba el ratón era torturar a su cuñado por privarlo de su noche con su delfín.

- claro, claro, mañana después de que terminemos los compromisos ya programados empezaremos... – respondió el menor con una sonrisa peligrosa.

- me das miedo... – le dijo con cara pálida Jun Ho a Max.

El resto de la tarde los gemelos la pasaron charlando de una y mil cosas acerca de la familia, de la universidad de Jun Ho, que acababa de terminarla apenas un par de meses atrás. Y de un montón de cosas que no le interesaban en absoluto al ratón, porque él lo único que quería en esos momentos era que esos dos dejaran su charla por un instante y su novio le prestara algo de atención puesto que lo ha dejado completamente olvidado.

Cerca de las diez de la noches, el JaeHo llegó... sin compañía...

- y dónde está Ji Yong... – cuestionó al instante Min.

- se ha hospedado en un hotel... – respondió Yunho, Jae llevaba semblante cansado, y por eso no les extrañó que se fuera directo a la habitación después de saludar cortésmente al hermano de Junsu, quien tampoco se ofendió ni nada porque no cruzara más de una palabra con él... – mañana le recogeremos en la tarde para comenzar con todo el show, qué haremos primero Minnie... – el moreno se sentó a la sala, donde todos, menos Jae, estaban presentes...

- el cambio de lock, así cuando tengamos que ejercitar y ensayar hasta tarde nadie sospechara que no son Jae y Junsu, aunque de momento tendremos que lanzar alguna mentirilla respecto a sus voces para que no sospechen...

- diremos que pescaron un resfriado... – solucionó el moreno... – perdón, tampoco te agradecí por aceptar ayudarnos, Jun Ho...

- no hay cuidado, se ve que han tenido jornadas pesadas estos meses, yo entiendo, no te preocupes, haré lo que me pidan, ya verán como nadie nota que no soy Susuíto... -

- argh! Sabes que odio que me llames así... -

- oigan, y quién les hará el cambio de lock, porque es obvio que necesitarán un corte y tinte, y después tendrán que ejercitar bastante porque, sin ofender... – el pelinegro se refirió a su cuñado... – estás algo flácido... – los ojos de Jun Ho lo fulminaron, era claro que saber que no dormiría con su hermano lo tenía molesto.

- gracias por la critica constructiva cuñadito... – sarcasmo evidente en su tono de voz, Junsu listo para ponerles un alto como se les ocurra comenzar una guerra de palabras... – no te preocupes me pondré tan bueno como Su... – su gemelo se sonrojó...

- tampoco lo digas así, me da vergüenza... -

- bueno, me voy a dormir, estoy muerto y mañana tendremos un día muy largo y lleno de trabajo.... – el moreno se fue a la habitación con su Boo... – mañana pensaremos en eso, yo no tengo cabeza ahora para más nada...

- nosotros también vamos a dormir hermanito...- Jun Ho arrastró a Junsu fuera del sofá para que le mostrara la habitación en la que dormiría esa noche... – y si me es posible, no duermen juntos durante todo lo que resta del embarazo... – pensó con una sonrisa completamente desconocida para el castaño, que al verlo de pronto sintió como si ante él ya no estuviera su gemelo sino un desconocido... – qué pasa, porqué me miras así?...

- por nada... – murmuró, la mirada de su hermano había vuelto a ser la misma... – tal vez ha sido solo mi imaginación... – pensó.

- voy a tomar mi pijama para no molestarlos más tarde... – el pelinegro pasó por el lado de ellos, tomó su pijama, una frazada y salió rumbo a la sala, donde un cómodo sofá sería su cama; no sin antes no darle un breve beso a su delfín en los labios y otro en la tripa... – buenas noches, mis amores... – le había dicho...- buenas noches, cuñado... – le dijo con un ligero movimiento de cabeza.

- buenas noches, Yoochun... – correspondió de la misma manera.

...........

Mientras todos conciliaban ya el sueño en el departamento, ChangMin seguía revisando las páginas de su programa de trainer especial, por si había omitido u olvidado algo, además de pensar en lo que Micky mencionó sobre quién les hará el cambio de lock, no es como que nada más se presenten en la disquera y se lo pidan al personal de imagen. Y no hay nadie ahí a quien le tengan suficiente confianza como para involucrar más gente en todo esto. También le llegó otro cuestionamiento...

- cómo haremos para llevar a Jae y Junsu con la Dra. Bin si a la hora en que tienen la cita, Yunho, Yoochun y yo tenemos que presentarnos en otro programa?... – cansado, cerró el archivo en su portátil, después, cuando ya dirigía el cursor hacia el icono para apagarla, su atención se fue a la carpeta de fotografías, sin pensarlo (milagro!!) le dio clic; nuevas carpetas se desplegaron de esa, todas con un título diferente, fotos de todos juntos, por separado, trabajando, en el departamento, de cumpleaños que pasaron durante las giras, etc... entre ellas una cuyo nombre es “KoMin”. La nostalgia invadió su corazón otra vez.

Porqué le era tan difícil decirle esas dos sencillas palabras? Su dedo dio un nuevo clic sobre la carpeta, algunas fotografías que se tomaron durante su relación estaban guardadas ahí, imágenes donde estaban solos, sonriendo coquetamente, guiñando el ojo o posando tiernamente para el otro, esas fotos sabe también deben estar en la computadora de su ex. Una a una pasó por las fotografías, tenían pocas donde salieran abrazados, porque Min siempre le había dicho que por si las dudas y alguien llegaba a descubrirlas no se fuera a hacer un escándalo para el grupo.

- yo y mis raciocinios de siempre... – murmuró con molestia, reconocía ahora lo mucho que había dañado su relación por ser tan intelectual en todo... -

su vista se detuvo con sorpresa sobre una fotografía que hasta ahora nunca había visto, ni recordaba cuándo fue tomada. Ahí estaba él acostado sobre una cama que bien conocía, dormido con la sábana cubriendo de su cintura para abajo, en su pecho una cinta roja.

- ya lo recuerdo....

.....flashback.....

Kohei estaba acostado en su cama sobre sábanas de seda que Min había comprado para esa noche cuando cumplían seis meses de noviazgo. Le había atado una cinta roja alrededor de los ojos y le había pedido tenderse boca arriba, a lado de la cama en la mesita de noche había un cuenco con fresas, una botella de Champagne sobre un contenedor con hielo y varias velas aromáticas alrededor de la alcoba, todo preparado por el menor para compartir una noche especial con su novio. (n/a todo lo que explica Min a continuación es información obtenida en wikipedia, con ligeras modificaciones del texto)

- la pasión motivada por un deseo intenso de saciar una necesidad impulsada por una emoción que tiene su origen en la serie de cambios químicos que se dan en nuestro organismo... – conforme iba explicando aquella definición intelectual de la pasión, el menor iba desabotonando lentamente los botones de la camisa de su novio, mientras sentía la piel erizarse bajo sus dedos y escuchaba los suspiros agradables escapar de los labios del bailarín, que escuchaba atentamente sus palabras... – es una cadena de causa-efecto en que la tríada emoción-sentimiento-deseo son los únicos actores.... – deslizó la camisa hacia un lado, dejando al descubierto el marcado abdomen de Kohei, dando ligeros besos en este... – el deseo sexual es precedido por un sentimiento de atracción que enloquece nuestros sentidos... – sus besos descendieron desde el ombligo hasta el borde el pantalón... – saca de nosotros los instintos más primitivos de pertenencia y subsistencia, de un placer arcaico situado en las sustancias segregadas en nuestro hipotálamo... – con lentitud desabrochó el cinturón del pantalón, después lo desabotonó y bajó la cremallera, sintiendo que el miembro de su novio comenzaba a despertar con su roce...- y dominadas por la instancia psíquica llamada Ello que libera todos nuestros deseos y se mueve solo por la necesidad irreverente de satisfacción... – le sacó los pantalones por completo, dejando sus largas piernas al descubierto, comenzó a repartir besos por sus muslos, descendiendo con ardientes caricias para saborear la piel en esas extremidades que tan bien le envuelven la cintura cuando se introduce salvajemente en su interior. Kohei solo gemía más fuerte con las atenciones que recibía, el no poder ver nada hacía que el resto de sus sentidos estuvieran más alertas... – es la única instancia psíquica que construye parte de nuestra personalidad y que rompe con todas las reglas y normas lógicas, sociales y culturales... – volvió a subir con sus besos, humedeciendo cada centímetro de piel de sus piernas, se detuvo sobre una ya prominente erección que saltaba a la luz bajo la ropa interior. El menor sonrió satisfecho, retiró esa molesta prenda y tomó el miembro entre sus manos, acariciándolo suavemente con sus dedos, disfrutando de los gemidos más fuertes de su novio, quien continuaba en silencio solo escuchando y disfrutando del momento... – la pasión es el disfraz del ello, la parte más salvaje de nosotros, la que solo busca el placer extremo... – su lengua fue a dar ligeras caricias húmedas sobre la erección, saboreando su salado sabor, sintiendo bajo su lengua la caliente piel de ese trozo de carne que no duda en meterse por completo en la boca, succionando despacio.

Por unos minutos los razonamientos de ChangMin ya no se escucharon puesto que su boca y pensamientos estaban volcados sobre ese miembro que reaccionaba favorablemente a sus caricias, escuchándolo gritar su nombre cuando lo engullía hasta el fondo y succionaba de él con ardiente deseo. Hasta que el blanquecino líquido de su esencia se desbordó en su garganta, tragándose su semilla, limpiando con paciencia la comisura de sus labios, por donde algunos restos habían resbalado. Después de eso volvió a besar la boca de su amante, quien jadeaba por el orgasmo que acababa de tener. Se deshizo de su ropa antes de continuar, quedando completamente desnudo mientras que a su novio aún le quedaba la camisa puesta, por lo que no dudó un segundo más en apartarla de ese cuerpo esculpido por los mismos dioses.

Ahora ambos estaban completamente desnudos, algunas gotas de sudor marcadas a lo largo de esa extensión cutánea que es sus cuerpos. Tomó un trozo de hielo de la vasija en la que se encuentra la botella de champagne y comenzó a deslizarlo por el rostro del bailarín, cuya primera reacción fue saltar en su lugar por el contacto de algo frío contra su ardiente piel, pero no se quejó porque rápidamente descubrió que aquello lo excitaba aun mas.

- el sentido del tacto es el que más receptores sensoriales tiene en nuestro cuerpo, puesto que la piel es su principal conductor... – susurraba con voz ronca y seductora, mientras seguía deslizando el trozo de hielo sobre el cuerpo de su novio, pasando ahora por el cuello, bajando hasta los huesos de la clavícula, en donde algunas gotas quedaban atrapadas, pero él las lamió despacio, los suspiros y gemidos en su novio no cesaban... - a través del tacto percibimos distintas estructuras y superficies, y dependiendo de eso que sentimos sobre nuestra piel es la reacción que tenemos... – el hielo ahora formaba círculos perfectos alrededor de los pezones de Kohei, mismos que estaban erguidos y fueron fácilmente aprisionados por los labios de ChangMin, cuando se hubo saciado (por el momento) de degustar esos montecitos, el hielo que ya estaba casi derretido siguió su camino por los pectorales, llegando hasta el ombligo, toda la piel del bailarín se encontraba erizada por la sensación de ese trozo de hielo que le brindaba un frío que contrastaba delicioso con su calor... – los receptores se encuentran en la epidermis, que es la capa de piel externa y primera en contacto con el ambiente externo... – el pequeño trozo de hielo bajó aun más, hasta terminar derritiéndose mientras pasaba a lo largo de la extensión de su miembro... - y esos receptores transportan las sensaciones hacia el cerebro a través de una serie de fibras nerviosas para que la sensibilidad adecuada sea interpretada. Así, cuando se hace el amor, las caricias, los besos, el contacto piel a piel, puede ser uno de los principales detonantes de la pasión... – estiró su cuerpo hasta alcanzar el cuenco de fresas... – por otro lado, el gusto es el sentido más conectado con el olfato, ambos interpretan las sensaciones que produce aquello que entra en contacto con nuestra lengua... – posó una fresa sobre los labios del bailarín, paseándola sobre esos carnosos trozos de carne suave, dejando que la lengua de Kohei la lama antes de permitirle dar una mordida... – y dependiendo de su sabor decidimos si queremos volver a probar aquello o generamos una instintiva renuencia a siquiera llegar a olerlo... – dejó el resto de la fresa en su boca y se acercó a la de su novia, así ambos la comieron mientras compartían un beso lujurioso... – la mezcla de sabores y olores... – tomó la botella de champagne y vertió un poco de ese líquido espumoso sobre el pecho de su novio... – puede desencadenar un deseo afrodisiaco irresistible... – después tomó una fresa más pasándola por el torso sudado y humedecido por el vino, acercó luego sus labios besando y lamiendo hasta dejarlo seco otra vez, llevó la fresa a su boca y la degustó nuevamente en un beso compartido con Kohei. Ambos estaban de lo más excitados con ese momento, tan único, tan especial... – la audición, además de ser el sentido que más influencia ejerce sobre nuestro equilibrio, se encarga de percibir todas las ondas sonoras del ambiente alrededor, estas llegan al cerebro y son interpretadas de distintas maneras, generando una emoción del gran espectro que conforma el humano, desde lograr que te sientes contento, feliz, nostálgico y soñador... – abrió las piernas del bailarín y se colocó al medio... – hasta excitado por las palabras, gemidos o sonidos que puedas escuchar y enciendan tu propio deseo, mismo que se que en estos momentos se encuentra en el límite... – mientras hablaba Kohei humedecía desesperado los dedos de su novio... – porque te he estado encendiendo cada parte de tu cuerpo para que desees sentirme en tu interior como nunca... – sus dedos dilataron rápidamente la entrada del bailarín... – pero sin el sentido de la vista que te permita ver y disfrutar de nuestra unión, nuestro encuentro no estará completo...- retiró la cinta de los ojos de su novio, mientras se introducía de una sola embestida en su interior.

- nunca adoré tanto tu intelecto como ahora... – le dijo con voz alterada, en tanto sus piernas se enroscaban fielmente a las caderas de su novio, que llevaba una enorme sonrisa de satisfacción en los labios, labios que no tardó en devorar. Ahogando así los gemidos que salían de boca de ambos cuando las embestidas en el vaivén de sus caderas se hacían más pronunciadas y profundas, con una velocidad más delirante.

Sus pieles ardientes y receptivas deleitándose del tacto de las caricias furtivas y descontroladas, sus oídos disfrutando del sonido de sus suspiros, gemidos, susurros y gritos, sus bocas seduciéndose en una batalla sin cuartel donde sus lenguas eran los defensores y atacantes más experimentados. Saboreando incluso ese olor particular a sexo, a su pasión encendida sin reservas. El poder ver con sus ojos el placer marcado en el rostro del otro. Unas últimas embestidas, el calor centrándose bajo sus vientres, la explosión de sensaciones culminando en el orgasmo mutuo.

- Te Amo, Min...- declaró el bailarín cuando se tumbaron sobre la cama, cansados, jadeantes, sudados, con la respiración buscando el ritmo normal, igual que los latidos de sus corazones. Pero el menor no había respondido más que con un beso tierno.

....flashback....

- en aquel entonces tampoco pude decirle lo que siento, esa noche, solo quise dejarle claro cuánta pasión despierta en mí, pero... yo mismo se lo dije, la pasión suele ser consecuencia de un sentimiento, uno que hasta ahora comprendo, no por los raciocinios de mi intelecto, sino por los latidos de mi corazón... – una lágrima rebelde resbaló por sus ojos... – te prometo que te lo diré, no importa contra lo que tenga que ir, contra mis propias defensas internas, te lo diré Kohei, volveremos a estar juntos y ser felices como ambos deseamos...






SIGUIENTE

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j