10 oct. 2009

Feel in love with a boy









Titulo: Feel in love with a boy
Autor: Oria
Pareja: JaeMin







No recuerdo muy bien el día, ni la fecha exacta en que esto sucedió, pero aun hoy lo vivo como si hubiera sido ayer…


_ah…me duele…
Eran la siete de la tarde en SM, la academia estaba vacía y Changmin aprovechaba para quejarse quedito, así nadie lo escucharía, sino todos detrás de él dirían lo mismo de siempre. No tiene por que soportar sus bromas pesadas solo por ser le menor.
_ ¿qué haces aquí solo? Ya todos se han ido…
No sabía que hacer, ese chico tan arrogante me había descubierto llorando de dolor por el daño que me hice en un tendón mientras practicaba la coreografía. El aire se tornó muy denso, o quizás mis pulmones se obstruían por los nervios.
_na…nada… es solo que….
El cabello me caía por los ojos, tenía que ocultar mis nervios.
_pero, tu tobillo no luce nada…
Jaejoong era su nombre, un muchacho ligeramente mayor que yo, dicen que es demasiado hermoso para ser un chico, pero yo no lo pensé así, esta muy feliz de que sea un muchacho, si fuera una chica probablemente ya me hubiera…
_de verdad que estoy bien-conteste tomando mis calcetines y tratando de ponerme en pie.
_déjame que te ayude…
El se apresuro a tomarme de la cintura, de lo contrario caería en el suelo y mis huesos no rebotaría para nada.
_pero... qué…

……………………………………………………….

Tal vez suene tonto, o como sacado de algún cuento de amores baratos, pero…siento que mi corazón no ha cambiado al mismo ritmo que mi cuerpo, aun hoy, después de todo este tiempo, las manos de Jae en mi cuerpo siguen poniéndome tan nervioso como siempre.
_déjame que te ayude…
Y ahí va de nuevo, mi estomago es una montaña rusa que sube y baja, sube y baja tantas veces que mi cuerpo no se decide entre el desmayo o las nauseas.
_si te mueves no podré ajustarte esto…
Sentir sus “manitos” cercar mi vientre, mi cintura se retuerce de solo pensar que su piel blanca roza contra la mía.
_que chico tan guapo eres Min, te envidio.
Para cuando termino de arreglar mi vestuario, ya que yo soy extremadamente torpe para hacerlo por mi mismo, mi estado físico y psíquico no eran los mismos que hasta hace unos momentos. Siempre es lo mismo, siempre me pongo así…y ya no sé que hacer, me da mucho miedo que se de cuenta de cómo me siento, son años ocultando lo que me pasa, no es nada fácil.
_gracias hyung.
_no es nada Min-me contesta con una sonrisa.
Desde que no lo conocí supe que ese chico quedaría dentro de los cinco seleccionados para el tan anunciado proyecto que con meses de anticipación nuestros tutores nos anunciaron. En realidad, cuando el nombre de los cinco miembros fue anunciado del que más me sorprendí fue del mío. Mi mamá hizo un alboroto en casa, pero yo…en lo único en que podía pensar era en: “tendré que vivir todos los días con él”.
Vivir con alguien no es lo mismo que ir de visita o cosa por el estilo, vivir con alguien implica muchísimas cosas que yo, a esa edad, no era muy consciente. Aun hoy me pregunto por que Junsu es el único que tiene una habitación para él, en fin…lo bueno de mi mudanza fue que podría hacer “casi” lo que se me venga en gana.
_ ¿otra vez te vas?
A mis diecisiete la juventud se me subió a la cabeza, no de la misma forma que a mis hyungs que se la pasaban de antro en antro y de chica en chica.
_si, ¿para que quieres que me quede todo un fin de semana solo?
_ah por dios… pero… ven con nosotros-insistía él.
_es que no quiero…terminare con una jaqueca que me durara el mes entero.
_muy bien, vete al diablo
“Y este ¿por qué se enoja?” pensaba yo, a veces era Yochun, otra veces era Yunho, y muy, pero muy pocas veces, era Jae quien se aventuraba a la misión imposible de convencerme. Por un lado eso me alegraba, pero por otro lado me daba cuenta de lo distintos que somos, no es que tengamos que ser iguales, pero en ese tiempo Jae y yo casi no hablábamos. Definitivamente, creo que mis motivos para no acompañarlos eran bastante buenos.
_ ¿sabes dónde esta la camiseta que me compre la otra vez que salimos?
_no, la debes de haber dejado en tu habitación, quizás se mezcló con las cosas de Yochun.
Cocinara muy bien, pero en el resto de las cosas es un completo desastre, ese día tenía que marcharme, cosa rara en mi vida, tenía una cita con una chica que mamá me había querido presentar hace tiempo.
_bueno hyung, ponte algo en el pecho sino pescaras un resfriado-le dije mientras secaba mi cabello con una toalla.
_ ¿y a dónde te vas tu?
_a una cita
_ ¿tu?
_si
La forma en la que me miro me recordó a mis hermanas, siempre que decía que tenía que verme con alguna compañera de la escuela para hacer algún trabajo las niñas esas se ponían insoportables. Que a donde te vas así de guapo, que a que hora vuelves, que por que con esa, que por qué no lo hace ella sola, acaso es estúpida o qué… y no sé que tantas otras cosas, al final de todo sus cuestionarios me lanzaban una mirada matadora que tenía como fin dejar mi autoestima barrido por el suelo.
_mm…ya veo…
Los ojos de mi hyung en esos momentos no eran muy diferentes a los de mis hermanas más pequeñas, claro que él no podía hacerme esa escena de celos y decirme: “que feo te ves Changmin” con una voz chillona que me perfore la sienes.
_no te preocupes hyung, no volveré muy tarde
_ ¿muy?..tsk…
Continúe arreglándome para mi cita, mientras abrochaba mi camisa él se había quedado pensativo apoyado contra el marco del espejo.
_ ¿qué te pasa hyung? ¿Te peleaste con alguien?
_no
_ entonces ¿qué te pasa? Estas raro.
_no pasa nada-contestó y se fue a terminar de vestir.
Nunca me hubiera imaginado que Jaejoong podía ser tan celoso. Es tan mocoso y demasiado obvio para ser alguien de su edad. Su “¿a dónde vas?” siempre antes de salir se volvió una costumbre, en cambio no noté que yo jamás le hacía ese tipo de preguntas.
_no vuelvas muy tarde, mañana tenemos que madrugar.
_esta bien, no lo haré, llegare a las diez.
Durante mucho tiempo no considere dichas actitudes como celos, más bien lo tome como una preocupación innata en él, justo como una mamá, podría decirse. Hubo momentos, en los que claramente, ni él mismo podía tolerar sus celos, de verdad me sorprendió hasta donde sus ideas pueden conducirle por caminos tan retorcidos. Todo pasó una noche en la que yo, tras muchos intentos por parte de Yochun, Junsu y Yunho terminaron convenciéndome de que les acompañara de parranda en la noche.
_ ¡¡¡¡Min aceptó!!!!!
_así es, es difícil de creer.
_jajaja…ya lo creo
_pero lo importante es que esta aquí, con nosotros, así que diviértete.
Algo llamó poderosamente mi atención.
_Jae… ¿dónde esta?
_ah, él dijo que nos alcanzaría después, creo que tenía que verse con un par de amigos para cenar.
_ah, ya veo
_pero tu no te preocupes, debes divertirte, ese es el deseo de tus hyungs, así que más te vale que lo hagas.
_seguro.
De hecho me tomé muy apecho la parte de divertirme, fuimos a un antro bien conocido en Seúl, dicen que de ahí nadie sale muy cuerdo que digamos.
_ ¿dónde esta Min?
_allá con esas chicas.
Puedo ahora imaginarme un poco lo que Jae debe de haber sentido en esos momentos, verlo con tres chicas manoseándolo por todos lados que se le pegan al cuerpo como si fueran de goma de mascar, pues…no seria una situación en la que soportaría verlo.
_hyung…
_ ¡¿qué se supone que estas haciendo?!
Con una chica en cada brazo y una colgada del cuello, no me encontraba en una posición de contestar a aquello, pero a pesar de que aun hoy me lo recrimina estoy seguro que para haber hecho tal cosa debí de haber estad MUY borracho.
Mi hyung es una persona de emociones fuertes, es bastante impulsivo de vez en cuando, pero esta no era la ocasión de ser impulsivo, y él lo sabía bien. Me dí cuenta perfectamente de que lo que había en sus ojos era un profundo odio, rabia, ganas de romper todo, pero no, él no hizo nada de lo que yo me hubiera imaginado que haría, en lugar de eso jalo a la chica que se me colgaba del cuello.
_ eres mezquino Changmin ¿por qué no convidas?
Bastó una sonrisa de mi hyung para que la chica se le derrita en los brazos sin oponerse en lo más mínimo por haber sido arrebatada de mi lado, ella solo lo miraba embobada al tiempo que decía: oppa en un tono casi orgásmico. No sé lo que Jae estaba haciendo con el cuerpo de la chica mientras aparentemente bailaban, después de un tiempo los perdí de mi vista. Después de un largo rato volvió, pero solo.
_ ¿la chica?-pregunte mientras las otras dos estaban en la barra tomando algo.
_me dijo que se agotó y fue a casa.
Percatándome del estado, en el que mi hyung volvió, me imagine por que la chica no estaba con él.
_ que sed
Se acercó a la barra y ordeno un trago bien fuerte, se lo bebió casi de un sorbo, su manzana de adán se movía mientras el líquido pasaba ligero por su garganta, las marcas en su cuello eran notorias, las arrugas de su ropa lo delataban, ante mis ojos por lo menos. Sé cuanto le gusta que lo besen en el cuello, es casi como masturbarlo. Ya lo había visto un par de veces besándose comprometedoramente con alguna chica en varias ocasiones cuando éramos más jóvenes.
_ahh… ¿por qué me miras así?
_no, por nada
Las dos niñas se le habían quedado mirando atontadas mientras el malcriado de Jae bebía su trago, mi hyung me miro relamiéndose y degustando lo último que había quedado de la bebida en sus labios.
_y bien, ¿alguna de ustedes quiere bailar conmigo? ya que su amiga se canso
A pesar de que sé a la perfección de que esas chicas no eran de las más decentes que se pueden encontrar, sentí cierto temor por la última que Jae se llevó. Ocurrió lo mismo que había pasado con la anterior, solo que esta vez me enteré cuando ya estábamos a punto de irnos. A penas vi como mi hyung venía tambaleándose por las escaleras de la salida, pude imaginarme que había ocurrido.
_hyung, es hora de irnos…
Me acerqué para ayudarlo a bajar ya que noté que su estado no era el mejor, pero él me miro con ojos que despuntaban casi un odio infinito hacia mi, me corrió el brazo y la mirada odiosamente.
_vamos, esto de todas formas ya se ponía aburrido-dijo metiéndose en el coche.
_oye, ¿qué le paso a los botones de tu ropa?-preguntó Yochun sin entender que era lo que había ocurrido.
Yunho y Junsu se me quedaron mirando.
_ ¿qué le hiciste Min? Esta que escupe fuego.
_pero si no le hice nada.
En ese momento recuerdo habérmelo tomado como una pendeja de aquellas, ahora…a decir verdad…me da un poco de miedo mi hyung al pensar en que pudo haberles hecho a esas chicas. Me llevo tiempo poder sacar de él alguna respuesta respecto a esa noche, dejo de hablarme casi un mes, sin embargo, fue él quien vino a mi buscando paz.
_aléjate de ese chico
_ ¿de qué me estas hablando?
_ese mocoso
_ah, te refieres a…
_si, a él
Se refería a uno de los niños de un grupo que recientemente SM había lanzado, aparecieron junto a nosotros y algunos más durante el espectáculo que se llevo a cabo en Tailandia hace pocos meses.
_no entiendo aun tu posición, de repente me hablas, ¿por qué dejaste de dirigirme la palabra? ¿Qué te hice yo a ti?
_mucho
_ ¿ah, si?
_si
A decir verdad, esa actitud suya me tenía arto.
_ah por dios, me largo
Pero él no me dejó.
_suéltame hyung, estas llegando muy lejos.
_tu te pasaste de la raya
Cuando lo mire me dí cuenta de que hablaba muy en serio, en todo el tiempo que llevo viviendo con él nunca lo había visto ponerse así. Se veía tan lindo enojado conmigo, se volvió esquivo, provocativo a tal punto que parecía gritarme que lo violara. De verdad, que en este mundo no hay cosa más hermosa que un Jae enojado por celos.
_a ver, explícame esa parte por que me la perdí
_eres un ofrecido
_ ¡¡¡ ¿qué?!!
Es la primera persona en el mundo que me dice que soy un ofrecido, la mayoría de hecho me trata de santurrón mal fingido.
_si, te paseas por todo el departamento semi desnudo, con sólo esa toalla envuelta en la cadera, te metes en mi habitación, hurgas entre las cosas de Yochun y te sales….y…y…
_ ¿y qué tiene eso de malo hyung? Los dos somos hombres.
Exacto, ese era el problema, los dos somos hombres, aunque él, claro, tiene esa cara que ¡por dios!, si hubiera nacido mujer te haría parir todos mis hijos.
_ves que solo eres un niño idiota
Debo admitir que la situación se estaba poniendo muy interesante. El que parecía un mocoso, era él, poniéndose en evidencia. ¿Dónde esta el Jaejong seguro de si mismo que me ofreció ayuda aquel día en que me torcí el tobillo? ¿Por qué ya no me miras casi con lástima? Las cosas han cambiado, de desear me he convertido en el objeto de deseo de un chico como este, que me mira el cuerpo cuando me cambio, cuando me seco después de tomar una ducha, que se imagina ser el agua que recorre cada poro de mi ser, cada centímetro de piel, cada entrada que pueda mi anatomía llegar a tener.
_por qué no admites que tienes ganas de “estar” conmigo.
Quizás si, lo que él siente solo sea su sexualidad pidiéndole más, pero aun así…aun así…
_ ¿qué estas diciendo? Eres un chico…
Empecé a notar arrepentimiento en su actitud de sorpresiva cobardía.
_ ¿y eso que tiene?
Corrió su mirada y se quedo meditando en el suelo.
_si no te gusto, entonces no seas tan celoso y tan pendejo.
No dijo nada, simplemente se acercó a mi y empezó a acomodar mi vestuario como siempre lo hace antes de salir a escena. Estaba tan cerca de mi que mi nariz chocaba con su cabeza y podía sentir el aroma de su cabello, no pude aguantarme las ganas de besar su frente. Me acusa de provocarlo, ¿y qué se piensa él, que yo estoy castrado?
_no tendrías hyung…que haber sido tan amable conmigo en aquellos días en los que no podía soportar la soledad.
Fantaseaba con su delicadeza mientras inhalaba el olor de su shampoo. No hyung…yo no quiero tener sexo contigo, mi deseo no es tu carne, mi anhelo no son tus gemidos, aunque los adoraría, lo que yo quiero de ti hyung es la parte que te llevaste de mi, sé que aun la tienes escondida por ahí, entre tus costillas o entre tus venas, tus venas…tocar la nervadura de tus venas es como tocar las raíces de la tierra, cuando era un bebé comí tanta tierra que mi mamá me llevó al médico, pero es que sentía tanto placer al hacerlo. ¿A qué médico puedo ir para que me ayude a abrirte las entrañas y sacarte lo que tienes de mi, o tendré que empezar a escarbar de nuevo en tu tierra?, te va a doler.
_ ¿por qué dices eso?
_por que me estoy enamorando de ti…desde hace cinco años que me estoy enamorando de ti.
De pronto sus manos se quedaron quietas, supongo que es normal que este tan sorprendido, no todos los días alguien te confiesa que te ha amado tanto tiempo en silencio. Y, además, yo sé que mi amor ya era muy fuerte cuando él ni siquiera se lo hubiera imaginado, cuando él ni siquiera pensaba un solo momento en mi, como yo en él.
_ ¿te sorprende?
Levanto la mirada y sus labios parecían querer decir algo que sus ojos podían leer en mi rostro.
Sé que quería preguntarme: ¿cómo Changmin, cómo? Me adelante y le respondí.
_no sé ni como ni cuando.
_pobre de mi pequeño-dijo acariciando mi mejilla con su mano y sus ojos llenos de lástima.
_ ¿por qué dices eso?
_por que has hecho que un pervertido se enamore de ti, tan locamente, que no te dejará nada, me lo llevaré todo, te lo juro.
Se acercó a mis labios y los besó con suavidad que nada tuvo de perversión. Es increíble, pero de algún modo siento que quiere conservar mi inocencia para él, si supiera que mi inocencia se fue el día que lo conocí, mataría por él. Pero esas son cosas que nunca se las digo.
No esperó mucho para empezar a besarme, estábamos solos en el camerino, sus manos se deslizaron por mi cintura a medida que sus labios apresuraban su ritmo en mi boca, una vez que nos acostumbramos a la cavidad bucal del otro, el primero que avanzó con su lengua fue él, palpaba mis dientes, mi paladar, parecía que buscaba algún resto de mi desayuno por la forma en que me estaba tragando.
_ah, hyung…-lo solté buscando aire.
_por qué sabes tan bien…-aun estaba algo agitado.
Siempre me sorprenden, aun ahora, sus formas de excitarse, se desespera con tanta facilidad, se vuelve loco en un dos por tres.

……………………….

A media noche, por lo general, si tengo hambre, él se levanta a prepararme algo de comer, primero de mala gana, pero después lo acaricio suavemente en el cuello y puedo hacerlo hacer lo que yo quiera. Mientras devoró mi comida de media noche, no me importa en lo más mínimo mis modales, los descuido completamente. ÉL sólo me mira en silencio pero con sus ojos contemplativos llenos de un brillo de inocencia.
_debo confesar que cuando comes como un niño de tres años, me vuelves loco…
_ Eh…
La salsa se resbala por la comisura de mis labios y le miro.
_mejor apresúrate, hay que volver a la cama.
_ve tu hyung, yo me quedare lavando los paltos
_ ¿no es mucha molestia?
_no-le conteste con una sonrisa para que se vaya más tranquilo.
Sé que le es difícil aguantar, es que es mi culpa, según él todo el tiempo lo estoy provocando y yo no me doy cuenta de eso. Lo mismo pasó la vez anterior en que golpeo la puerta del baño, tenía que verse con alguien y ya llegaba tarde.
_Min, ¿me dejas pasar? Tengo que cepillarme los dientes.
_si hyung, pasa.
Escuche que la puerta se abrió y yo seguí duchándome, después de un rato pensé que Jae ya se había ido, normalmente a uno no le toma tanto tiempo cepillarse los dientes y más aun si va de salida. Cerré la llave del agua, abrí la puerta de la ducha y lo vi allí, parado delante de mi, mirando casi idiotizado, con el cepillo de dientes y la pasta dentífrica chorreándole por la boca que la tenía abierta.
_hyung, ¿no terminas aun?
No me lo tome a mal, después de todo el también es un chico, sabe lo que tenemos los chicos que las niñas no tienen. Tomé la toalla que se colgaba a un costado, me la envolví en la cadera y me acerque para también yo empezar a cepillar mis dientes, no estaba nervioso, pero él…
_jdfukgolmfgklhfhnkg…
_hyung, no te entiendo, escupe eso, te estas tragando todo el dentífrico.
_es que…
Sus ojos me contemplaban de un modo tal, parecía un cachorrito desamparado, debo admitir que me encanta cuando se pone así con algo tan simple como ver mi cuerpo desnudo.
_es que…-sus mejillas se encendían- eres muy hermoso…eres lo más hermoso que he tenido…
_gracias…hyung…
Que chico más romántico es, aunque suele disimularlo bien. Mi comportamiento suele ser frío para con él, pero por suerte Jae no es para nada un tipo con sangre de pato. Siempre me abraza, me besa, juega conmigo, me hace cosquillas, hace que me duerme con la cabeza en su regazo mientras él escucha música con su I-pod. No importa el momento del día, ni el lugar, siempre que tengo ganas de dormir una siesta debo hacerlo en el regazo de Jae, no lo sé…pero es como si tuviera algo especial.
A pesar de lo que parece, soy un chico simple que se deleita en cosas sencillas, no soy tonto y me doy cuenta de que Jae es un poco más exigente, es decir…sé que el también disfruta jugar conmigo, abrazarme y todas esas cosas, de lo contrario no lo haría, pero…siempre que sus manos llegan a mi cintura sé que su cuerpo reacciona y quiere algo más. Sé que hay veces en que no soporta más, me despierta con dulzura y dice que ya es hora de levantarme, le daría mucha vergüenza que yo sintiera como sus ganas le ganan a su buen sentido de persona responsable que sabe que esta saliendo con alguien que nunca ha tenido relaciones con nadie.
Una vez me lo dijo, no directamente sobre el tema, sino hablando de otras cosas, pero me lo dio a entender.
_ a veces es muy difícil esperar.

Termino de lavar los platos y seco mis manos, apago la luz de la cocina y salgo al pasillo para dirigirme a mi habitación, y le encuentro allí, apoyado contra el muro.
_Jae… te dije que yo lavaría para que tu te fueras a dormir.
_lo sé…es sólo que…
_ya no puedes esperar.
Mi respuesta lo alarmó, no sabía bien como reaccionar, lo noté por la vacilación de sus manos tratando de darme una explicación creíble.
_ya sé hyung, sé que no eres un mal chico.
_Min…yo… no es nada de lo que imaginas.
_es normal que una persona quiera estar con su pareja
_pero jejeje, ahora estamos juntos
_no te hagas el desentendido, me refiero a tener relaciones.
_nunca quise presionarte
_y te agradezco mucho por eso, en serio.
Me sonrió levemente, fue una sonrisa cansada, por que en verdad que soportar tanto lo esta agotando. Para una persona tan libidinosa como él, jugarse al virgen no es nada fácil.
_no importa, te amo demasiado como para perderte por algo así, esperare el tiempo que sea necesario.
Es buen chico, siempre lo he pensado y no siento que me equivoque al respecto. Tras el momento de silencio que hay entre los dos, notó como mi rostro empieza a ponerlo nervioso, esquiva la mirada, empieza a jalarse del pijama como si sólo tuviera cinco años.
_hyung…hagamos un trato…-digo acercando mi nariz a su cabello, no sé por qué, pero su olor es afrodisíaco para mi- el dieciocho de febrero lo hacemos, ¿si?
_M…Min…
Su cuerpo se encendió, es tan fácil darse cuenta cuando algo lo desespera, lo tensa, incluso su olor se torna más intenso cuando le susurro cosas al oído.
_y lo hacemos en tu coche el tiempo que quieras, las veces que quieras, y como quieras.
_pero…tu eres el virgen, se supone que el que tiene que elegir eso eres tu.
Poco a poco junto mi cuerpo al suyo, dejándolo acorralado contra la pared, juro que en ese instante lo deje sentir cada parte de mi cuerpo deliberadamente.
_no importa, por que siempre te elegiré a ti amor.




Detesto despertarme así, con media espalda colgando del colchón, la sangre se me va a la cabeza y siento que los ojos se quieren despegar de sus tendones.
_Jae, despierta, debemos preparar la fiesta sorpresa para Min.
_si…ya voy…
Un dieciocho de febrero de mil novecientos ochenta y ocho nacía en Seúl aquél mocoso que me quita muchas más cosas que sólo el sueño. A ver, en ese momento… ¿qué habré estado haciendo yo? No le llevo tantos años, quizás para ese tiempo yo ya había aprendido a dar mis primeros pasos.
Aunque quiero, no puedo levantarme de la cama, la espalda me esta matando. Yochun se esta impacientando, irrumpe de nuevo en la habitación con la cabeza aun húmeda por la ducha que acababa de tomar.
_Jae, debes levantarte ¿quieres o no quieres hacer la fiesta para Min?
_si, espérame un segundo más, ya voy.
Hace un par de semanas que entre los chicos y yo hemos estado discutiendo acerca del cumpleaños de Changmin. En primera instancia, Yochun quería llevarle una bailarina nudista, claro, eso sobre mi cadáver.
Arrastro mis pies hasta el pasillo, mi garganta esta troquelándose de tanta sed que me agobia. Abro la llave del agua, me duermo parado esperando que mi vaso este colmado, ah…que agotado me siento.
_hyung…no te duermas parado.
Esa voz, ¡¿qué demonios hace Min levantado a esta hora?!
_ah…Min…-digo sorprendido.
Por lo general, Changmin, el día de su cumpleaños no se levanta sino hasta muy tarde, digamos que para la hora del almuerzo. Los dieciocho de febrero siempre son así, él solo vive la mitad del día, ya que la primera parte se la pierda en el mundo de los sueños, sin embargo, este será el primer cumpleaños que pasara “junto a mi” y por lo menos hasta ahora, ha comenzado diferente al resto de sus cumpleaños.
_hyung…-me dice entre bostezos.
_Min…
Se me acerca para besar mis labios, prácticamente se me acuesta encima, esta muriendo de sueño, pero… ¿por qué esta despierto?
_niño, aun tienes sueño… ve a la cama
Lo abrazo para que no se me caiga, es tan perezoso, se tira sobre mi como si su peso no fuera más que el de una pluma.
_Min…vamos, no puedes dormirte sobre mi, pesas mucho, ya no eres un bebé…
_dormir encima de ti….mmm…eso debe de ser lindo hyung…
Después se queja cuando le digo que es un condenado ofrecido, barato de cuarta.
_dime. ¿Cenarás con nosotros?-le pregunto.
_sip…-contestó de nuevo bostezando.
Seguro que su mamá querrá que pase todo el día con ella y sus hermanas. Dios…que nervios…
_Min, vamos, levántate y ve a la cama, ya no tienes dos años y yo me tengo que ir
_ ¿mmm…? ¿A dónde te vas?
Parece que ya esta un poco más incorporado y se separa de mi para que le responda.
_a ver unos asuntos.
_mmm....pero hoy es mi cumpleaños…hyung…-dice bajando los ojos al piso.
Mierda, no hagas eso, me vuelves loco mocoso idiota, ¿no te das cuenta?
_volveré Min, además, tu te iras a pasar el día con tu familia, llegaré para la noche, lo prometo.
No es que sea un idiota, o un olvidadizo, es sólo que…mi cuerpo se endurece al recordar las palabras que Changmin me dijo hace poco más de dos meses: “como quieras”. Eso es demasiada tentación para un tipo como yo, pero seré un buen chico, y no me lo tomaré al pie de la letra, no estoy dispuesto a traumarlo. En ciertas ocasiones es mejor tomarse las cosas con calma.
_hyung…yo…
Dios…de seguro recordó lo que me prometió.
_dime Min.
_hyung…yo…
_dime…
Soy tan obvio, debería darme vergüenza, las ganas se dejaban ver incluso en mi tono de voz, debo de verme muy pervertido en estos momentos, mejor me calmo.
_ Yo…yo quiero que cocines mi comida favorita esta noche ¿si?
_Min…
En realidad, a pesar de las dulces muecas que mi cara fingía, mi puño quería calvarse en medio de su lindo rostro, ¡por los clavos de cristo! ¿Será posible que no se acuerde del trato que él mismo me ofreció?
_lo harás hyung…-dice casi gimiéndome caprichosamente al oído.
_seee…-respondo rendido.

……………………………………………………………………………………

Hoy es mi cumpleaños, mamá venía llamándome todos los días desde hace un mes para que reservase ese día solo para ella y mis hermanas, papá también, claro esta. En casa nadie se imagina mi relación con Jae, aunque creo que la menor de mis hermanas ya lo sospecha, no sé…esa niña creo que tiene un sexto sentido, o algo por el estilo.
_ya llegue…mamá…
Abro la puerta de casa y la primera persona que sale a saludarme es mi hermano más pequeño, tiene a penas tres años, en total ahora tengo tres hermanos, contando hombres y mujeres. Al parecer, durante el tiempo que me mantuve lejos, en Japón, el matrimonios de mis padres experimentó un rejuvenecimiento único que dio como resultado este pequeño ser humano que a penas puede sujetarse de mi rodilla mientras avanza hacia mi con sus piernitas aun medio torciditas y un chupón rosado. Pobrecito, por ser el menor lo obligan a usar cosas de niñas.
_huy…huy… bebé ¿cómo has estado?
Siempre que le digo: “huy…huy…” se le extinguen los ojos en dos líneas negras mientras me sonríe con su boquita babosa. Lo cargo en mis brazos y me dirijo a saludar al resto de mi familia, ah…se siente tan bien estar en casa de vuelta.
A pesar que ha pasado tiempo desde que he dejado de vivir con ellos, las cosas siguen más o menos en el mismo lugar, claro que con algunas modificaciones por el bebé. Mi papá sigue trabajando en el mismo lugar, mi hermana entró en la universidad, la más joven esta cursando el último año de preparatoria antes de ingresar a un instituto de arte. Mis padres se oponían a la decisión que tomó la más joven de mis hermanas, pero…”es mi hermana” y por lo menos yo, la apoyaré en todo lo que quiera hacer, mientras lo haga.
Tengo una familia hermosa, a pesar de todo los contratiempos que hemos tenido, a pesar de los choques con mamá que tanto me han frustrado la vida entera, pero en fin…no es el momento de recordar malos tiempos, aquí y ahora es importante por que puedo estar con todos ellos, todos están aquí conmigo y por mi, y eso es algo que en verdad agradezco, no sé a quien, pero de verdad que me siento muy afortunado.
Cuando pienso así, no puedo evitar recordarlo, Jae, quiero que tú también formes parte de esto y de mi vida. No sé cómo decírtelo sin que sientas temor, o sin que sientas que te estoy presionando, eres tan libre…adoro eso de ti, pero debo confesar que hay veces en las que quisiera amarrarte a mi, aunque sé que no puedo…que egoísta y malcriado soy después de todo. Como sea, creo que lo que debo hacer en estos momentos es pensar menos y sentir más.
El día fue tranquilo, la pase junto a mi familia como siempre. Llegó la hora de la cena con los chicos, tenía que marcharme, beso a mi madre en las manos, le digo adiós a papá y a mis hermanas como siempre.
_ma… ¿viste las llaves de mi coche?
_mmm…si, están aquí.
Estaba de salida y sin las llaves del coche, las había dejado sobre el refrigerador al llegar y no lo recordaba. Finalmente, tomé las bolsas de mis regalos y dando una fugaz despedida a todos de nuevo marche.


……………………………………………………………

_Apresúrate Yunho, eso no tiene que pasarse de cocción.
El líder trataba de freír algunos hongos en la sartén mientras Jae vigilaba el horno y a Yochun que daba los toques finales a uno de los primeros platos.
_para ti es fácil decirlo, pero…woo…woo…
_no hagas juegos, te vas a quemar.
Las gotas de aceite salpicaban por todos lados, no se suponía que fuera así, pero quien más podría ayudarlo en la tarea.
_ ¡Junsu! ¿Ese postre que le trajiste, esta dónde te pedí que lo dejaras?
_sip, justo allí…no te preocupes hyung, le va a encantar.
_eso espero…
Changmin llegó a tiempo a la cena que sus compañeros le habían preparado.
_ ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡FELIZ CUMPLEAÑOS CHANGMIN!!!!!!!!!!!!!

……………………………………………………….


Como quien dice, hubo pitos, matracas y bulla hasta las dos de la madrugada. En realidad, hubo más alcohol que otra cosa, todo por demanda expresa de mis hyungs, Jae, Yochun y Yunho, esos sin alcohol no pueden vivir ni divertirse. La cuestión es que Jae, si se paso con la comida, estaba deliciosa, por eso lo deje beber hasta hartarse, sus mejillas estaban levemente sonrojadas, cuando quiso asentar el baso sobre la mesa me dí cuenta de que estaba mareado.
_hyung…no será mejor que vayas a dormir, estas…
No comprendí que cosa mala estaba diciendo, pero Jae estaba al borde del llanto y yo no entendía por que.
_ ¿hy…hy… hyung?
Yochun se había quedado dormido en el sofá, Junsu en la alfombra y Yunho estaba sentado en la mesa dormido como un bebé recién nacido.
_ah…dios, como me gustaría odiarte…
Por el dejo en su voz, noté cierto despecho hacía mi.
_sabes que, tienes razón, mejor me voy a la cama.
Dejó su baso sobre la mesa y se marchó a su habitación. Hasta el momento yo no comprendía nada de lo que ocurría, al parecer mi hyung estaba muy agotado por estar trabajando todo el día en la comida, mejor sería dejarlo descansar y hablar con el mañana, quizás el sueño le devuelva su buen humor.
_Changmin…-dijo Yunho.
_pensé que estabas dormido.
De hecho parecía estar hablando dormido, su posición era la misma y sus ojos estaban cerrados.
_yo que tu mejor voy a buscarlo ahora
_ ¿eh?
_vamos, ve
_ok…
No sé por que le hice caso, me levante de la mesa y dirigí mi camino a la habitación de Jae, me detuve ante la puerta, aun dudaba un poco si tocar o no, me rasqué la cabeza tratando de recordar si durante la noche alguna vez lo ofendí o hice algo equivocado.
_como sea…
Dí tres golpes llamando, nadie me contestaba, espere un rato largo y decidí entrar.
_sal si no quieres que sea un mal chico contigo.
_hyung…
Jae estaba sentado en su cama, con la luz apagada y una expresión casi escalofriante en el rostro.
_ ¿ocurre algo malo?
La verdad que no me tome muy en serio lo que me dijo y de todas maneras entre.


……………………………………………………………………………………

Vamos Jae, control, control.
_hyung…
Se esta acercando, ¿qué hago? No quiero que me vea así.
_vete Min, mañana hablaremos
Creo que mis palabras lo alarmaron aun más, se plantó con mayor determinación delante de mi.
_hyung… ¿qué pasa? ¿Estas enojado conmigo?
_no-conteste sin mirarlo a la cara.
El mocoso se arrodillo ante mi y acercó sus labios a los míos, cada vez estaba menos seguro de poder aguantar.
_de todas formas perdóname, por lo que sea que haya hecho para molestarte.
_Changmin…-pronuncio su nombre y es como si yo mismo echase un hechizo sobre mi cuerpo.
_hyung…-al pronunciar la palabra sus labios rozan los míos.
La habitación a oscuras, la luna tan encendida, las cortinas blancas potencian aun más la pálida iluminación estelar.
_ ¿quieres que lo hagamos hyung?
_que…
Al mirar su cara veo sus ojos cerrados, sus labios siguen moviéndose delicadamente sobre los míos, se esta dejando llevar, ¿o acaso lo hace por compromiso?
_no…-digo separando mis labios de los suyos.
_pero…
Sus ojos se entristecen, no sé que estoy haciendo si el que más desesperado estaba por esto era yo.
_no vengas a sentir lastima por mi, Min, vete a tu habitación, mañana hablaremos.
_hyung…-me dice sin poder creer lo que sus oídos están escuchando.
_así es, vete…
_no mientas…a mi no hyung.
A veces no soporto que sea tan seguro de sí mismo. Y como no se va a dar cuenta de que le estoy mintiendo si ni siquiera puedo mirarlo a los ojos. Calla por unos instantes, no me atrevo a mirarlo a los ojos, quiero que se vaya y si lo miro sé que desfalleceré.
_no te…
Al levantar mis ojos me resulta imposible decir una palabra, él estaba…desprendiéndose la camisa.
_ ¿qué haces?-le pregunto.
_ ¿estas ciego?
_detente…
Con cada botón que desabrocha su piel queda más y más desnuda ante mis ojos, ¡que no llegue al ombligo!, ¡por dios!.
_no sigas, no me hagas esto…
No importa lo que le diga, esta demasiado ensimismado en su tarea. No lo tolero más y lo tomo de las manos para que se detenga.
_ ¿me ayudas?
El tono de su voz era tan… tan… atormentador, quiero sentir el vapor de tus besos sobre mi cuerpo, ya no lo soporto más, creo que me volveré loco si esta noche no te tengo.
_con gusto, pero ven aquí…
Tomo su quijada y lo atraigo hacia mi boca, empiezo a besarlo con suavidad, pero él me esta pidiendo más, lo sé por que su lengua se esta metiendo muy adentro de mi garganta, muerdo su labio inferior suavemente, Min sigue con los ojos cerrados, ¿le estará gustando?
_ ¿te gusta?-susurro al filo de sus labios que siguen moviéndose como si el beso aun durase en el aire.
_mucho…-responde en un suspiro sin salir de su ensueño.
Ha pasado un tiempo, me has tenido esperando tanto tiempo, pero estoy aquí y ahora, y no estoy dispuesto a dejar que la oportunidad de mi vida se me escape tan fácilmente. Veamos como te mueves.
_Min…
Lo tomo de las manos y poco a poco lo voy guiando encima de mi, no es que sea la primera vez que siento su cuerpo sobre el mío, pero las veces anteriores siempre fueron acercamientos en cuenta de juegos, esta es la primera vez que siento ese olor en el…ese olor que debe tener una persona que esta a punto de olvidarse lo que es estar vivo o muerto, juro por dios, Min, que de mi no te vas a olvidar en lo que te quede de vida. Pero ¿qué tendré que hacer para que no me olvides, tendré que lastimarte, tendré que atarte o quizás dejar que te deslices infinitamente dentro de mi?
_hyung…
Al ver su ojos están entrecerrados, es como si le costara abrirlos bien, es como si un resplandor o una sensación demasiado fuerte lo estuviera doblegando, su vientre no lo soporta, esta inclinándose poco a poco a mi, él no se da cuenta de cómo empieza a mover su cuerpo hacia mi, como mi vientre y el de él se encuentran fundiéndose en el vapor que sale de nuestros cuerpos, de nuestros alientos, de cada palabra que nos susurramos al oído antes de que el cielo se caiga sobre nosotros.
_hasta donde hyung… hasta dónde…
Beso sus labios sin dejar de pasar mi lengua por su paladar.
_hasta abajo…
_tu eres el que sabe, dime como va, ¿si?
_mmm...-digo asintiendo con la cabeza.
Baja por mi cuello, mi cuello esta ardiendo, esa parte no Min. No puedo evitar aferrar mis manos a las sabanas, el impulso de mis venas es más de lo que puedo soportar, el vapor de su boca moja mi pecho, creo que quiero gemir antes de tiempo, pero me contengo.
_Jae...
Oír como dice mi nombre, como suena mi nombre en sus cuerdas vocales, su lengua llega a mi vientre, juega en mi ombligo y no lo soporto más, llevo mi pierna entre las suyas y lo tumbo en la cama dejándolo debajo de mi, quiero tomar el control.
_deja que el experto te enseñe…
No pude evitar sonreír un poco al ver los ojos del mocoso tan aturdido por su propio deseo, definitivamente quiero escuchar como cantas el placer que te daré. Asiento mis labios sobre su cuello, este chico si que esta excitado, su respiración esta desbocada, sus pulmones se inflan al sentirme sobre su pecho, quiero que mis besos sean delicados, él no se merece otra cosa, ni siquiera me atrevo a morderlo con fuerza, aunque me muero de ganas.
_ah…hyung cuidado.
_no te preocupes, lo sé.
En estos momentos es mejor no equivocarse, no sería nada bueno tener que pedir perdón luego, por eso: no te desesperes Jae.
A medida que voy llegando a su vientre bajo, siento como su cintura empieza a retorcerse, desabrocho su cinturón, bajo su cremallera.
_hy…Hyung… ¿lo harás?
_si, si no quieres no lo hago.
Lo pienso mejor y me doy cuenta que quizás es muy apresurado hacerlo con mi boca.
_te amo…-digo subiendo a sus labios- no tengas miedo, tu hyung te cuidará.
_si…-contesta dejándose llevar por mi de nuevo.
Primero lo primero, a estimularlo un poco más, para eso empiezo a besarlo de la forma en que a él le gusta, llevo mis manos en un recorrido desde su cuello hasta su entre pierna.
_ah…
_tranquilo, tengo que hacerlo Min… tranquilo, no duele…
_lo sé…
_ja..ja… ¿lo sabes?
Si, quizás lo subestimo, pero es que para mi él es más que un ángel. Mejor, comencemos de una vez, cuando empiezo a jalar de él, le es difícil continuar con nuestro beso un poco más arriba.
_solo te agitas… ¿quieres más?
_aja…
_no me digas que ya lo has hecho otras veces…
Definitivamente, respecto a Changmin, mis juicios son mucho más pausados y considerados que con el resto de las personas, será por que me gusta demasiado hasta la forma en que respira.
Aumento el ritmo de mi trabajo, lo hago con mayor intensidad, el chico esta cediendo.
_ah…nh…ah….hyung….
Sus caderas ya empezaron a moverse a un ritmo que me marca como seguir, cada vez que abre la boca y la veo hueca quiero llenarla de mi flujo, quisiera hacerte bajar a mi entre pierna para que veas lo mucho que te amo, lo mucho que mi cuerpo esta gimiendo por ti, de seguro ya empezaste a sentir mi sexo contra tu pierna.
_ah…nh…am….hyung…ha...ah….
_ ¿qué pasa?-pregunto sin dejar de examinar cada expresión de su cara al recibir el placer que le impulso.
El chico de pronto jala de mi nuca llevando mi oído hasta su boca.
_no soy tan inocente como crees…
_ ¿ah, no?
_no…-este mocoso no fue engendrado en una mujer, más bien parece salido de cualquiera parte del infierno.
_cuéntale a tu hyung por qué dices eso.
El vapor de su boca estaba llegando a mi tímpano demasiado caliente, demasiado ligero. OH, Changmin, no es una buena idea decirle a tu hyung como te masturbabas pensando en él, no cuando me gimes al oído mientra soy yo quien ahora esta haciendo por ti dicha acción tan pervertida.
_quítame la ropa…-le digo olvidándome que es un inexperto.
_hyung…
_vamos-aumento el ritmo.
_no…para, ahí esta bien.
El sudor caía por su cuello, estaba por terminar y claro que no voy a permitir eso, ah…ese es el problema cuando son vírgenes. Sin embargo…
_ no me digas que te estas por venir-digo mientras mis movimientos se sincronizan perfectamente a su vaivén de caderas.
_n...mmm...…ah…
Me dice que si con la cabeza.
_muy bien, ¿quieres que pare?
_aja…
Dios, la verdad es que no quisiera parar, tu cara es demasiado.
_esta bien, pero vamos, muéstrale a tu hyung cuanto te gusta.
El respira un poco liberado por fin de mis manos, me siento sobre su vientre, el sólo hecho de verlo provoca en mi toda clase de sensaciones. Leva sus manos a mi cadera, desabrocha los botones de mis jeans, sus ojos se detienen en mi cuerpo, en esa parte que me resulta difícil ocultar por culpa suya.
_hyung…
_ ¿qué pasa?-pregunto agitándome.
_a ti ¿qué te gusta que te hagan?
Su pregunta me descoloca un poco, abraza mi vientre y me deja sobre el colchón, besa mis labios, pero aun me encuentro un poco aturdido por su pregunta.
_ ¿a mi? Pues muchas cosas
_ ¿cómo qué?
El niño delinea de nuevo mi vientre, esta bajando demasiado, me doy cuenta a dónde quiere llegar, ¿te atreverás?
_Min…ten cuidado…
Mi voz es entre cortada, siento como la tela de mi camiseta me abandona, no comprendo el momento en que me tuvo desnudo. Se acerca a mi cadera mientras besa mi piel.
_ten cuidado Min, el sexo oral quizás no es el mejor para comenzar.
_yo no lo veo así, de hecho, creo que es el más fácil
Abro mis ojos y me apoyo en los codos para ver que demonios esta haciendo, lo veo bajar mis boxers, esa escena…ni siquiera me hubiera atrevido a soñarla, pero él la esta haciendo realidad para mi.
_Min…
Me dedica una mirada y sin despegar sus ojos de mi cara empieza a rozarme con sus labios, su ternura me derrite, me excita más que cualquier salvajismo a los que estoy acostumbrado.
_a ver Min, deja que te explique…
Mis pensamientos se mueven torpemente dentro de mi cabeza, de hecho mi pensamiento es uno solo, tu.
_ya sé hyung… ya sé…
Los usos que hace de su lengua en mi sexo definitivamente me recuerdan una escena conocida tiempo atrás. Este chico se piensa que se esta tragando un postre, pero si soy un ser humano.
_ah…mmm…ah….Min…
Dios mío, que me pasa, estoy por venirme antes de tiempo, por lo general aguanto más, ¿por qué siento que tienes la lengua de azúcar? Si fuera solo un poco más torpe, si fuera alguien con un instinto más animal, alguien que me tratase con rudeza sé que sería yo quien tendría el control, pero la verdad es que en esta ocasión no aguanto más, quiero tenerlo dentro de mi.
_ah…Min…si…si lo sigues haciendo así de lento…yo…ah…me voy a venir en tu boca.
_ ¿no era eso lo que querías Hyung?
Como te diste cuenta, ah…soy un asco, y yo que pensaba sacarle su virginidad tiernamente, haciéndome el macho honrado, pero todo me esta resultando al revés, él que me tiene como quiere es él.
_a ver…no quieres que lo hagas así…-lamió con la punta de su lengua- solo con la punta de mi lengua, ¿no te gusta, esta mal?
Mis piernas temblaban, mis brazos también, el subía y bajaba por mi extensión, su boca estaba llena de mi, me disfrutaba como si mi cuerpo tuviera sabor, y grito…que vergüenza, grito con un virgen como si yo fuera una puta.
_ahhh…Min…ya no diré más, haz lo que quieras…ah…
El chico se detiene por fin, me sonríe con dulzura al verme jadear incontrolablemente, mi cuerpo suda, mis piernas siguen temblando y él lo único que puede hacer es reír inocentemente después de haberme dado sexo oral, por dios, cómo puede ser, ¿así se siente que un ángel te haga el amor?
Acaricia mi rostro.
_hyung… ¿lo hago bien?
_aja…
Me siento un tanto contrariado, no quería acabar en su boca y en parte quería que se detuviera, pero en parte no. Changmin se acerca y besa mis labios mojados por la saliva de mi boca.
_hyung… ¿me dejas que entre yo?
_eh…bu…bueno.
Me sonrojo horriblemente, abro mis piernas y la expresión de Min cambia de repente, este chico es un pervertido, lo sé.
_ ¿a dilatarte?
_aja…-digo acomodando mi cadera a su alcance.
_ mmm…. ¿cómo se hace esa parte?
_con los dedos…
_tu dime si lo hago bien
No sé para que me dice eso después de haberme hecho gritar como si estuviera en celo.
_primero uno…
Abraza mi cuerpo y siento como va deslizándose dentro de mi, aun no siento el dolor.
_Min…-digo a su oído-te quiero a ti directamente, ya estoy muy excitado, no hace falta.
Me abrazo de su cuello y acercó mi cadera a la suya, me muevo sinuosamente y él se enloquece, toma mis piernas y empieza a empujar lentamente dentro de mi.
_ah…duele…
_perdón.
_no, esta bien, se supone que tiene que doler…
Oculto mi rostro en su cuello, en realidad me esta doliendo más de lo normal. No quiero que vea el dolor en mi rostro así que me acomodo para que me quepa más cómodo.
_Min, ya esta, empuja.
_ ¿estas seguro?
_si…
Primero me resultó muy doloroso, peor luego, cuando estuve más acostumbrado a él los movimientos eran bien llevados y muy placenteros. El vaivén que marcaba era tan perfecto, sentía que me llegaba tan adentro que lloraría de felicidad, Changmin adentro de mi, ese mocoso estúpido por fin estaba siendo mió, tanto tiempo que te hiciste de rogar, tanto dolor que tuve que soportar, bien valió la pena. ¿Lo estas sintiendo, Min, Lo que tengo adentro de mi y que a la vez es tuyo? Quiero que me lastimes, que me dejes profundamente herido para que no te olvides más de mi, ni yo de ti. Grito y sabes que me muero por ti, sabes que me muero por tu voz diciéndome que me ama mientras tu cadera sigue enterrándose más en mi cuerpo, me dices que quieres estar más adentro, curvo mi espalda y te doy el gusto, qué no haría yo por ti, me abriría el cuerpo entero si así te sientes satisfecho, si así sientes que por fin has llegado tan adentro como querías.
_ah..ah…ah…-cada vez que tu cuerpo me sacude sale el mismo jadeo.
_hyung…-repites con una voz grave.
No puedes controlar tus músculos, apoyas la boca en mi pecho y ahogas allí tus gemidos, babeas en mi y siento tu lengua apoyarse en mi piel.
_te…amo…
Si esto acabase algún día creo que simplemente moriría consumido por mi propia abulia, jamás he sentido por nadie lo que siento por ti, cuando te conocí no pensé que me enamoraría de ti, no pensé que…lloraría cuando me haces el amor. Y sobre todo, no pensé, que existiera un mundo así tan cerca de mi.
Finalmente, quiero darte las gracias, gracias por hacerme el hombre más feliz del mundo, gracias por haberme hecho el amor con tanta pasión cada noche, gracias por hacerme sentir tan querido y protegido, y lo más importante, gracias por estar vivo.

_ji, no me tienes que dar las gracias por eso hyung…recuerda que yo solo estoy contigo por que tienes algo que es mío.


“El amor esta compuesto por un alma que habita dos cuerpos diferentes”

Aristóteles





Fin








-----------------------------

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j