20 ago. 2009

Destiny (cap 4)

CAPÍTULO 4. CONOCIENDO LA FUERZA DE LA ATRACCIÓN

*************

Departamento de Park Yoochun…

Mientras espera por el regreso de su amigo, Junsu decide explorar todo lo posible en el departamento, respetando apenas los límites de la habitación del pelinegro, porque su curiosidad por entrar e inmiscuirse en su mundo oculto en cada cajón, el armario o el buró y cada detalle de la alcoba, era muy grande, pero por nada del mundo iba a darle motivo alguno para que se llegara a enfadar con él. Y podrá no haber tenido a sus padres desde temprana edad, pero aprendió lo básico sobre educación; y bien que el pelinegro le había dicho que hiciera lo que quisiera en el departamento, pero no… no piensa entrar…

- n_n seré un buen niño…. – sonriendo ampliamente, dio la vuelta por tercera ocasión, alejándose de la puerta de la habitación de Yoochun e internándose en la cocina, tenía un poco de hambre y recordaba que aún quedaba un poco de esos deliciosos platillos que Jaejoong preparara el día anterior… - tendré que aprender a cocinar como él y consentir al ratoncito por ser tan lindo conmigo *0*… - sacó un par de recipientes listo para recalentar en lo que según le explicó el pelinegro, es un microondas… - espero recordar bien sus instrucciones…. – sonrisa nerviosa…

*************

Restaurante Ángel Love

Una vez más, Yoochun había pasado de largo ante todo cuestionamiento que le recordara a Junsu, evitando hablarle a Yu Lin de su existencia… con todo y que vive en su departamento, a donde su prometida había propuesto ir cuando terminaran la cena, y lo que hizo que Park se sacara una buena mentira de debajo de la manga para sacarle la vuelta al asunto…

- estas un poco raro hoy, amor… - la muchacha escudriñó con sus oscuros ojos a su prometido…

- es que el viaje me descontroló y apenas me estoy reacostumbrando… - se apresuró a excusarse…

- sonabas muy contento por teléfono, nunca en los otros viajes te había escuchado tan emocionado hablando de los lugares que visitabas…

- bueno… - … su móvil vibrando en el bolsillo de su pantalón… - disculpa… - toma el móvil y ve el número del pelirrojo parpadeando en la pantalla… - atenderé en privado, si no te molesta… - porqué seguía negándose a cualquier tipo de relación, aún cuando fuera indirecta, entre Junsu y Yu Lin…

- no, adelante… - a la chica no le extrañó del todo, porque no era tan poco cosa del otro mundo que su prometido atendiera llamadas de socios o personas importantes que tienen algún vínculo con los padres del pelinegro. Pero de cualquier forma, cuando vio que Park se puso de pie y apresuró sus pasos rumbo a los baños, notó algo en su mirada que la inquietó, que no podía describir ni entender en ese instante…

En el pasillo que divide los baños de damas y caballeros, el pelinegro respondió, asegurándose de que no hubiera nadie más alrededor…

- Junsu ah?...

- Chunnie… - voz quebrada que puso en alerta a Park…

- Junsu… - tono preocupado… - qué pasó?

- descompuse tu microondas… - más sollozos, cierto alivio en Yoochun… - te juro que traté de hacer todo lo que me dijiste, pero, empezó a echar humo y… - más sollozos, el pelirrojo limpiándose las gruesas lágrimas que corrían por sus mejillas… - lo siento, Chunnie…

- ya, Junsu ah, tranquilo, dime, tú estás bien?...

- sí, yo estoy bien, pero, tu microondas… - no paraba de sollozar…

- no pasa nada, ya dejó de echar humo?...

- sí, lo desconecté y ya, pero…

- espera ahí, voy para allá, no te preocupes, y si ves que algo anda mal, que hay chispas o fuego, o lo que sea, sales del departamento y ya, de acuerdo?...

- sí… - murmuró, entre avergonzado, triste, culpable, asustado…

Yoochun cortó la llamada y volvió con su prometida…

- Yu Lin, discúlpame, surgió una emergencia y tengo que retirarme… - había necesidad de llegar a esto cuando todo era tan simple como hablarle sobre Junsu?... – pero te llamaré mañana, sí…

- pero…

- y te compensaré pronto, te lo prometo… - un beso en la mejilla de una confundida Yu Lin… - Te Quiero…

Te Quiero?... dónde habían quedado los Te Amo que antes de ese último viaje solía ofrecerle, o los ricos besos, o la sorbe de pretextos para terminar en el departamento de uno u otro para hacer el amor después de tantos días sin intimar? Eran cuestiones que inquietaron de sobremanera a la chica, que solo pudo suspirar y verle partir dejándole sola en un lugar repleto de parejas, varias de las cuales volteaban a verla con curiosidad…

……………………………………

Departamento de Yoochun…

Apenas la puerta se abrió, Junsu ya estaba a lado del pelinegro, mirándole con sus ojos rojos de tanto llorar, el semblante entre preocupado y asustado…

- lo siento, te hice venir… - soltó entre sollozos, controlando fuerte el no volver a llorar…. Yoochun detectando el olor a humo…

- deja ya de llorar, Junsu ah… - sonriéndole suavemente, el pelinegro le tomó el rostro, dejando que sus pulgares limpien las lágrimas de sus mejillas… - no pasó nada, lo único que importa es que tú estás bien, las cosas materiales vienen y van…

- pero, es que… - cómo explicarle que temía ir arruinando poco a poco el confort de su vida, haber llegado para desordenar todo lo que es y que conoce de tantos años…

- nada… - cortó sonriéndole dulcemente… - lo único que puede preocuparme es que a ti te llegue a pasar algo, habrá que enseñarte con más cuidado como funciona cada aparato que conozcas… - y de pronto esos brazos atrapándolo en un fuerte abrazo que casi le corta la respiración, hizo que su corazón latiera tan de prisa que escuchaba el palpitar emocionado en sus propios oídos…

- gracias Chunnie… - y esas palabras soltadas con una sonrisa que casi sintió contra su cuello, y que lograron que algo se moviera en demasía inquieto en su interior…

Junsu no sabía exactamente el porqué, pero estar así con Yoochun, le daba una sensación confortante y algo más que le generaba cosquillas en el estómago y el calor cubrir sus mejillas de tenue rubor. Era tal vez por lo guapo que se veía el pelinegro, por esa forma suya de cuidarlo y estar al pendiente de él… de ese aroma que tanto le gusta y que ahora impregna poco a poco sus ropas y se queda en su nariz…

O quizás esos brazos que habían correspondido su abrazo y le rodeaban con cariño, esas caricias dejadas en su cabello que casi comenzaban a adormilarlo, ese calor compartido en el que se encuentran desde hace quién sabe cuánto tiempo, porque para ambos de pronto solo había existido espacio para registrar todas esas sensaciones que solo conseguían confundirlos en emociones que nunca antes habían experimentado…

- aún debes tener hambre… - el pelinegro rompió la atmósfera, apartándolo delicadamente, viendo conforme que esos ojos habían recuperado ese brillo infantil… - vamos a pedir pizza, quieres?...- ya después se ocuparía del micro, seguro solo había sido un corto…

- pizza! *o*… - el pelirrojo amplió una sonrisa… -sí, desde que pasamos por aquella pizzería en el Mall quise probarla…

- ok, pero no le digas a Jae que comimos o me reñirá… - el pelinegro tomando el teléfono…

- porqué… - cuestionó curioso Junsu, sentándose en el sofá a lado de Yoochun, flexionando sus piernas arriba del mueble…

- porque según Jae solo sus pizzas son saludables, las demás son solo comida chatarra… - marcando el número de su pizzería favorita…

- comida chatarra?... – el pelinegro le indicó que le contestaría después de hacer el pedido… mismo que efectuó en cosa de un instante…

- comida chatarra o comida rápida, son todas las que no tienen nutrientes que sirvan a nuestro organismo y por tanto no son sanas; pero como saben deliciosas está bien si de vez en cuando nos damos un gusto de esos… - el pelirrojo asintió, con aquella sonrisa curvada en sus labios que parece eterna…

Y de pronto el silencio cayó sobre ellos, porque Yoochun seguía pensando en el porqué no ha sido capaz de hablar con su prometida sobre Junsu y a la inversa; en lo que ahora puede estar pensando Yu Lin después de haberla dejado tan así hace unos minutos… Y Junsu, él estaba bastante entretenido solo observándolo, memorizando cada detalle de su cuerpo y rostro; era realmente muy guapo, más incluso que Jae y Yunho, o cualquier otra persona que ha visto, y su personalidad es muy amable y divertida; y por más que intenta, sus ojos no quieren separarse de él, como si desde que lo conociera, se hubiera convertido en todo su mundo…

El tono del móvil de Yoochun los sacó a ambos de sus pensamientos, con un sobresalto que los hizo sentir avergonzados y esperaban el otro no hubiera notado. El pelinegro sonrió nerviosamente al ver el número de su suegro parpadeando en la pantalla, se disculpó con Junsu y fue a su habitación para atender la llamada en privado, ante la mirada curiosa de un pelirrojo que aguardó pacientemente sentado en el sofá…

- buenas noches, Señor… - saludó cortésmente…

- buenas noches, muchacho… - la voz del Sr. Cho Dong Bin consiguió que Yoochun tragara hondo, no era que le tuviera miedo, pero sí respeto, no importa del todo ahora la confusión y enredos del que estaba siendo presa desde la aparición de Junsu en su vida; sus suegros han sido dignos de su respeto desde siempre, y recuerda con agrado la felicidad que les dio cuando supieran que se había comprometido con la bella Yu Lin… - supe que volviste a la ciudad y mi esposa no paraba de preguntar cuándo nos acompañan los prometidos en una cena familiar…

- oh, bueno, verá… - el pelinegro comenzó a sudar frío, no sabía porqué a su simple regreso a Seúl todo había cambiado tan radicalmente para él, cuando antes se sentía contento cada que los Sres. Cho le invitaban…

- espero que no estés pensando en negarte, porque ya tu madre y mi esposa han hablado, el próximo sábado habrá cena en casa, hasta luego Yoochun… - y sin darle tiempo de más nada, el hombre cortó la llamada. El pelinegro suspiró, guardó su móvil y se refregó las sienes antes de salir de vuelta con el pelirrojo…

- Su… - estaba claro, tenía que hablarle de una buena vez sobre Yu Lin…

- sí?... – pero esa carita tierna hacía que su corazón se acelerara y le diera un vuelco el estómago…

- nos iremos mañana temprano al Distrito Jongsan-Gu… - terminó evadiendo una vez más… cuánto tiempo podría seguir con eso?

*************

Residencia Shim…

- okasa!... – respingó Mizuki porque su hermano había vuelto a mofarse de su inteligencia… la familia sentada a la mesa disfrutando de la cena…

- ChangMin hijo, deja de molestar a tu hermana… - la Sra. Shim Kaede, de origen japonés, llamó la atención con seriedad, aunque el brillo de sus ojos la traicionara, porque era realmente divertido ver a sus hijos pelear como adolescentes cuando pasan los 20 años y son estudiantes de Universidad…

- pero ella empezó mamá, me llama hyung… - se defendió el morocho…

- porque eres mi hermano mayor… - insistió la muchacha…

- pero solo se dice entre chicos, y tú eres una chica, Mizuki… - argumentó por enésima vez en el día…

- pues en japonés solo tendría que decirte onesan… - señaló Kaede con una sonrisa… - deberías intentar llamarlo así hija…

- pero me gusta como se escucha hyung… - la chica hizo un puchero… - papá, dile que no sea malito y me deje llamarle hyung…

- lo siento hija, ChangMin ya es un adulto y puede decidir al respecto… - el Sr. Shim Hyun Sook, que hasta el momento había permanecido en silencio observándolos, no pudo consentirla en su petición, aunque era su princesa y le consentía en casi todo…

- … - pensó, sonriendo maliciosamente hacia su hermano, quien conocía bien esas sonrisas…

- …. – el morocho desvió la mirada hacia su platillo cuando su corazón comenzó a latir tan de prisa… -

*************

Distrito Jongsan-Gu…

Ahí estaba su casa… bueno, lo que fuera su casa hasta hace cerca de 15 años, cuando partió con sus padres hacia El Caribe. Estaba completamente diferente, eso no era de extrañar, pero Junsu podía memorar perfectamente la fachada blanca que su madre quería pintar de un color alegre, para que resaltara el pequeño Jardín lleno de rosales y pequeñas plantas que con tanto esmero cuidara…

- quieres que llamemos a la puerta y ver quién vive ahí ahora?... – la voz del pelinegro lo sacó de sus pensamientos…

- no lo sé, me siento nervioso y triste solo estando aquí… - y es que se encontraba con Yoochun a bordo del auto del pelinegro, aparcados en la calle de enfrente…

- es normal, Junsu ah, vivías ahí… - notó que el pelirrojo temblaba suavemente, seguro que intentaba contener el llanto… - hey… - le tomó por los hombros instándole a girar un poco su cuerpo y le viera a los ojos… - yo estoy contigo…

- extraño mucho a mis papás, Chunnie… - y sus brazos finalmente se aferraron al cuello del pelinegro, llorando en su hombro… la postura no era cómoda, pero el calor de ambos era todo lo que necesitaban para permanecer así por unos minutos hasta que el pelirrojo se desahogó lo suficiente… - soy un llorón… - murmuró sonriendo tímidamente, aún su rostro escondido en el hombro y cuello de Park…

- sí, pero un llorón lindo al que me gusta confortar… - él dijo eso?

- gracias… - susurró avergonzado, sabiendo que una vez más sus mejillas se han teñido en carmesí…

- y quieres que vayamos?... – el pelirrojo se separó del abrazo, dirigiendo otra vez la vista hacia aquélla casa con buena pinta de hogar…

- ahora no… - porque el temor de recordar lo asustó… no porque hubiera momentos malos en aquellos primeros años de infancia… era… algo que no podía explicarse ni comprender… como aquéllos pasos que sabes debes dar en la vida, pero que cuesta trabajo emprender en el camino… - podemos volver después?

- volveremos cuando tú quieras delfín… - le sonrió cariñosamente, como al parecer se le estaba haciendo costumbre… y el pelirrojo solo pudo sonrojarse nuevamente, como también era su costumbre tratándose del pelinegro… y el auto partió de regreso a casa… a ese departamento en el que Junsu sentía que su corazón instalaba un nuevo hogar… a lado de Yoochun…

*************

Los días habían transcurrido demasiado rápido para gusto de Yoochun, y aunque ha intentado verse con Yu Lin y actuar normal, incluso hablarle de Junsu, ha fracasado en cada uno de sus intentos, porque estando con ella, hay momentos en que solo piensa en el pelirrojo; y los que estando con Junsu, solo puede drenarse el cerebro tratando fuerte de darle nombre a esa disyuntiva en torno a hablar con uno del otro. Y sabe que es una suerte (o una treta del destino) que hasta el momento, y a pesar de lo mucho que ha salido con el pelirrojo a diversos lugares, a veces acompañados por el YunJae; Yu Lin todavía no pregunte por Junsu, o que la gente no haya comenzado a hablar de su nuevo amigo pelirrojo…

……………………………………

Departamento de Yunho…

- es que no te entendemos, Yoochun, que afán el tuyo de mantener la existencia de uno en secreto para el otro… - soltó el moreno, ambos esperando por Jae y Junsu, que al pelioscuro le había dado por llevarse al pelirrojo de compras para preparar la comida…

- créeme Yunho, ni yo me entiendo, cada que estoy con Yu Lin o con Junsu, pienso que esa vez sí se los diré, y justo cuando voy a hacerlo… - un gesto desesperado… - otras palabras que nada que ver salen de mi boca… - resopló frustrado consigo mismo…

- pues tarde o temprano se enterarán amigo…

- lo sé… - la puerta del departamento se abrió dando paso a los faltantes…

- no saben lo que acaba de pasar… - comenzó inmediatamente Jae, sonriendo ampliamente y al parecer muy emocionado… el pelirrojo sonreía un tanto confundido, porque su amigo había recibido una llamada recién iban entrando al Edificio y se había puesto así…

- no me digas que vamos mañana a una fiesta… - pero el moreno le conocía bastante bien… y una party con amigos de su novio era equivalente a diversión sin límites… SIN límites…

- sí, corazón… - mirada de “como digas que no, me enojo contigo”, lo cual era equivalente a un Jae malhumorado que le ignoraría por completo días enteros… - te acuerdas de mi amigo el estadounidense?

- Meloni?... – el moreno frunció el ceño, de TODOS los amigos de su novio, ése era el que menos le agradaba…

- sí, Cristopher vendrá a pasar un tiempo por acá y hará una fiesta mañana por la noche, iremos… - sonrisa… - ah, y Junsu vendrá también ya que Yoochun tiene un compromiso, sirve de que va conociendo nuevas personas…

- qué!... – respingaron Yunho… y Yoochun…

- y no lo estoy sometiendo a votación… – los fulminó con la mirada, el pelirrojo solo veía a unos y al otro, sin comprender del todo el alboroto…

- pero… - intentó hablar el pelinegro…

- nada Yoochun, a menos que quieras llevar a Junsu contigo… - Jae sabía bien que su amigo pelinegro no haría tal cosa. El pelirrojo miró esperanzado a su ratón, porque en los últimos días le había dejado más a menudo y por más tiempo a solas… y de alguna manera, lo extrañaba…

- vale, pero lo cuidan mucho, eh… - el pelinegro vio que el delfín le apartaba la mirada y su sonrisa se debilitaba, pero… no podía llevarlo a la cena con sus suegros, verdad?

*************

Departamento de Park Yoochun…

El pelinegro terminaba de arreglarse para ir por su prometida a su propio departamento y de ahí partir a casa de los Sres. Cho para la cena, pero seguía molesto con la idea de que Junsu se fuera de party con el YunJae…

- como ese Meloni se atreva a ponerle un dedo encima… - murmuraba entre dientes, anudando con fuerza su corbata, no tanto como para ahorcarse, pero s+i para darse cuenta de que en su arrebato había terminado por arrugar la camisa y la corbata… - mierda!

Y mientras se sacaba las prendas, pantalón incluido porque estaba demasiado intranquilo como para pensar con claridad y simplemente elegir una camiseta que combinara con el pantalón y el saco, el pelirrojo se quedó pasmado en el umbral de la puerta de la habitación al verlo en bóxer (n/a quién le manda a dejarla abierta >/<). Ya antes lo había llegado a ver con el torso desnudo cuando salía de la ducha… pero justo en ese momento verlo en ropa interior le aceleró el pulso y cubrió su rostro de carmesí, bastante avergonzado… y algo más que no sabía exactamente cómo llamar pero que ya ocasionaba reacciones en su entrepierna… jamás se había sentido así, y no era desagradable pero sí vergonzoso, sobre todo porque su cuerpo se negaba a moverse y permanecía clavado en la entrada, viendo al pelinegro murmurar por lo bajo sin alcanzar a comprender una sola palabra, en tanto saca otro traje de su clóset y comienza a vestirse... notando su presencia al abotonarse el pantalón y voltear a la puerta…. - Junsu!... – el pelinegro se sorprendió al verlo… … con eso de que no ha parado de despotricar contra Meloni y Jae por llevárselo a la dichosa fiesta…

- ah!... – el pelirrojo se sobresaltó cuando fue consciente de que su ratón ya lo había visto… - yo, éste, bueno... nada… - sintiendo todo su cuerpo arder de vergüenza, el delfín terminó corriendo hacia su habitación y encerrándose en ella... se recargó en la puerta llevándose una mano a su pecho a la altura del corazón… porqué lates tan de prisa?... – y su vista se fue más abajo, entre sus pantalones, tenía un pequeño problema… - porqué o//o

Y en esa confusión por la novedosa reacción de su cuerpo ante la vista del de Yoochun, Junsu se vistió, peinó y perfumó, era extraño ahora sentir que quería que el tiempo fuera más rápido y llegara la hora en que el pelinegro se tuviera que ir para no tener que verle a la cara por tener que salir ahora… pero se sentía tan avergonzado y confundido…

- Junsu?... – el pelirrojo saltó en su lugar, de pie frente al espejo cuando escuchó la voz el pelinegro… - aún no estás listo?... – porque de pronto no había querido irse sin antes poder ver qué tan guapo se debe ver…

- éste… no, ya casi… - mintió, mirando su reflejo abochornado…

- bueno, yo… ya me voy… - porqué se sentía decepcionado, no era como si no lo fuera a volver a ver nunca más… - … ya sus manos se habían empuñado…- Jae y Yunho no tardarán en venir por ti, así que me voy yendo, te veo más tarde, sí?...

- sí… - ya el pelirrojo se había acercado a la puerta, recargando su frente en la madera al escuchar la puerta principal cerrarse… - no entiendo lo que me pasa, Chunnie… - suspiró…

*************

Mansión Cho…

Con todo y que Yoochun no estaba al 100 presente en la cena porque su mente insistía en llevar sus pensamientos hacia Junsu en una fiesta con Meloni tirándole los tejos. Los Sres. Park y los Sres. Cho estaban muy contentos conversando de una y mil cosas en torno a la próxima unión de sus familias, algo sobre nietos alcanzó a escuchar en un momento el pelinegro, pero no le dio importancia; sin embargo, Yu Lin era consciente de que algo preocupaba a su prometido… y por tanto a ella…

- amor, qué te pasa?... – cuestiona disimuladamente, posando su mano sobre la de él en un gesto cariñoso…

- no, nada… - pero la mirada de su prometida le hizo saber que no le creía… - he tenido mucho trabajo en la empresa y estoy un poco estresado… - pero incluso esa excusa no la dejó tranquila…

- has estado diferente, Yoochun… - apartando su vista y su mano, la muchacha trató de involucrarse en la charla de sus padres y suegros… después de todo tampoco era el momento ni el lugar para hablar de ello… el pelinegro no dijo nada, pero sintió que su corazón se apretujó al notar la incertidumbre cruzar las pupilas de su prometida…

*************

Era uno de los antros más populares del distrito, y Christopher era uno de esos turistas que se enamoraban del ambiente y la cultura nocturna de Seúl, por eso, cada que podía tomarse unas vacaciones de su empleo en Estados Unidos, no dudaba en viajar y disfrutar de su vida en antros y bares, en barrios repletos de toda esa maravilla que hipnotiza. Hace un par de años que conoce a Jaejoong, entonces él había sido su máxima admiración de tierras coreanas, y todavía se pregunta cómo es que nunca consiguió nada con el pelioscuro… pero igual, había aprendido a conformarse con su amistad…

En ésta ocasión iba acompañado de Vin Diesel, era la primera vez que le acompañaba, pero apenas habían llegado al aeropuerto, ya el apuesto hombre de 30 años había estado deleitándose la pupila con una que otra fémina.

Meloni era un hombre de 31 años, apuesto y personalidad seductora, el típico galán que solo busca una conquista sin formalidades de por medio. Vin tiene esa sonrisa coqueta que hace que las mujeres suspiren, y una voz varonil que simplemente derretiría a cualquiera… sino lo sabrán las chicas que en la fiesta ya han suspirado una y otra vez desde que le vieron llegar…. Chicas, que vaya dios a saber de dónde exactamente salieron, que amigas de la amiga del amigo de fulanito, que Meloni poco o nada puede recordar, pero mientras el ambiente estuviera tan prendido como hasta el momento, no le importaba que fueran perfectos desconocidos…

Y cuando Jaejoong finalmente llegó acompañado por Yunho y Junsu, Meloni parecía haber tenido radar porque inmediatamente le ubicó…

- Jae! Amigo mío… - y lo estrechó en un fuerte abrazo que el pelioscuro devolvió…

- que gusto verte, Chris… - sonrió… mientras que el moreno fruncía el ceño nada contento con esa efusión de los dos…

- oh, tienes un nuevo amigo…- y no, no se estaba refiriendo a Yunho, sino a Junsu, pues apenas lo vio con su dulce sonrisa, los ojos brillantes y un ligero carmesí en las mejillas (es que se había emocionado porque Yoochun le había mandado un mensaje de texto en el que le recordaba que se cuidara mucho y le había puesto un emoticon todo sonriente), su mirada se había prendado del pelirrojo… - Christopher Meloni, mucho gusto… - se presentó, antes siquiera de que Yunho o Jae pudieran decir nada…

- Junsu, mucho gusto… - correspondió cordialmente, mirando luego al YunJae como pidiendo auxilio porque la mirada de ese hombre ya lo había intimidado…

- bueno, vamos a ver a quién más conocemos…- el moreno tomó la muñeca del pelirrojo para llevárselo con él… e igual hizo con Jae, alejándose rápidamente de la presencia del estadounidense…

- Junsu… - repitió Meloni, en sus labios se curvó una pícara sonrisa…

……………………………………

- Yunho, no te pongas celoso… - llegando a una mesa donde poder sentarse, el pelioscuro se acercó a su novio sonriéndole como niño bueno y moviendo sus pestañas coquetamente… - si ya sabes que eres el único…

- ya, pero sabes que él no me cae bien… - le dio un corto beso a su novio… - y ahora parece que tiene nueva motivación… - dirigió su mirada al pelirrojo, que estando sentado frente a ellos tenía su vista en la pista de baile…

- él no te cae bien porque no te quitas la idea de que quiere conmigo, pero créeme, siempre hemos sido solo amigos… - un beso más profundo, le pelirrojo les vio de reojo, y por un instante una imagen donde él y Yoochun se besaban así se formó en su mente…

- … - sacudió la cabeza como buscando espabilar esos pensamientos y luego devolvió la mirada a la pista… una pareja bailaba sensualmente al ritmo de la música electrónica… - o////o… - aumentado su vergüenza al volver a imaginarse en situaciones así con el ratón…

- quieres bailar?... – Meloni ya estaba a su lado hablándole al oído, su cálido aliento chocó contra su lóbulo erizándole el vello de la nuca…

- él no baila… - escucharon la voz de Yunho, casi como la de un padre que protege a su hijo… y el pelirrojo se movió inquieto, haciéndole saber a Meloni que le incomodaba su toque…

- porqué no, Yunho… - Chris sabe muy bien que no es santo de devoción para el moreno, nunca desde que se conocieron han congeniado, aún cuando entonces Jae y Yunho solo eran amigos, sabe perfectamente que el pelioscuro es causa y consecuencia de esa apatía hacia su persona…

- porque no sé bailar… - se adelantó en responder el pelirrojo… y no mentía, en realidad nunca ha bailado, no como todas esas personas en la pista, aunque siente que las vibraciones de la música podrían mover su cuerpo a voluntad propia… - pero gracias, Christopher…

- dime solo Chris… - eso significaba que ya le tenía confianza… - y si quieres, yo puedo enseñarte a bailar… - sonrisa coqueta…

……………………………………

- no sé porqué tienes que venir conmigo… - ChangMin iba acompañado de Mizuki, caminando por la calle que da al antro de la fiesta…

- porque vamos al mismo lugar y eres mi hyung…- obvió la chica, sonriendo divertida por ver el mohín de molestia en el rostro de su hermano…- Jae también es mi amigo…

Si alguien duda de la capacidad de hacer amigos de Jaejoong, nada más hay que ver la cantidad de contactos en su móvil o mail, y definitivamente los de su agenda personal…

Durante un tiempo, haca ya casi dos años, Jaejoong incursionó en la docencia en la Universidad de Seúl, así fue como conoció a los hermanos Shim, estableciendo una amistad que hasta el momento mantienen, no puede decirse que sea un vínculo demasiado estrecho, o que se vean o comuniquen a menudo, pero sí de vez en cuando (esos pocos días en que Yunho le da espacio, porque el moreno es algo posesivo con su persona desde que se hicieron novios); por lo que tampoco es de extrañar que algunos amigos de Jae no sean ni siquiera conocidos de Yunho o Yoochun…

Los hermanos Shim entraron al local buscando a Jae porque no conocen al anfitrión, y se llevaron una grata (para Mizuki) sorpresa al ver a la distancia a Junsu en la misma mesa que el pelioscuro…

- cuánto chico guapo… - soltó pícara Mizuki, porque ese otro hombre que conversaba con Junsu, y el que está sentado a lado de Jae, son un poema al atractivo varonil…

- seguro son como Jae… - advirtió ChangMin, su hermana le dedicó una mirada confundida… - ya sabes, entienden tu idioma…

- que Jae entienda mi idioma no significa necesariamente que todos los chicos hombres que conoce sean gays, o sí?... – lo miró divertida… -

- a mí me gustan las mujeres… - aclaró tajante, caminando con el ceño fruncido hacia el pelioscuro y sus acompañantes… - … - golpe mental… -

- Min y Mizuki!... – les saludó contento Jae, incluso antes de que los hermanos Shim pudieran hablarle…

- hola!... – Junsu volteó hacia los recién llegados, sonriendo ampliamente al verlos… era bueno contar con más caras conocidas…

- hola chicos!... – saludó radiante Mizuki…

- qué tal Jae, Junsu… - ChangMin sonrió especialmente hacia el pelioscuro, pero no tanto con el pelirrojo por la forma en que su hermana lo estaba viendo… -

- permítanme presentar, aunque por lo que veo ya conocen a Junsu… - sonrisa, el pelirrojo y la chica asintiendo… - él es el anfitrión, Christopher Meloni; ellos son mis amigos Mizuki y ChangMin, son hermanos…

- hola, diviértanse muchachos… - Meloni sonrió a ambos, con esa coquetería natural que desborda… aunque se acentúa con el pelirrojo sentado a su lado…

- y él es Jung Yunho, mi novio… - en la mirada del pelioscuro podía notarse claramente que estaba marcando territorio… solo por su resultaba que los hermanos Shim fueran en busca de ligar… vale, sabe que Mizuki le echó una buena mirada a su moreno desde que llegó…

- mucho gusto… - el moreno estrechó la mano del morocho, sonriéndose cordialmente; y a la chica le besó la mejilla, colocando un ligero rubor en sus mejillas… - porqué no se sientan con nosotros…

- gracias… - se apresuró a aceptar la chica, aunque se sentía un poco extraña (afortunada) al encontrarse entre puro chico guapo…

- hey! Meloni… - una nueva voz hizo que todos prestaran atención en el amigo del anfitrión… - hola… - cualquier cosa que iba a decirle a Chris quedó en el pasado cuando Vin miró a Mizuki… - me llamó Vin Diesel… - se presentó sonriendo con galantería… lo que puso los nervios de punta en ChangMin, pero que estremeció a Mizuki…

- vamos a bailar, Junsu… - mientras que Meloni aprovechaba la distracción y arrastraba a un confundido pelirrojo a la pista…




SIGUIENTE

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j