4 sept. 2009

Cuatro huesos en la pelvis




Titulo: Cuatro huesos en la pelvis
Autor: Ally
Pareja: JaeMin








Cuando la gente habla de él, se deshace en halagos y palabras de buena voluntad para ejemplificar lo perfecto de su persona, lo hermoso de su rostro, aquella grácil sonrisa que oculta bajo su mano cada vez que puede, la voz de ángel con que fue dotado…

Changmin cavila con completa seguridad que sus fans al pensar en la persona “insigne” que es su superior lo imaginan en el baño cagando flores y no lo mismo que el resto de las personas… ¿O acaso es cierto aquello de que los ídolos no van al baño? Por un segundo no está consciente de la última vez que lo vio entrar a tal lugar y se siente frustrado por tal desliz mental, lucha contra sus ganas de correr con él y preguntar “¿La última vez que estuviste en el asiento del destino sentiste olor a rosas?” pero se muerde el labio y espera paciente mientras el otro con lentitud se aproxima a él.

Siendo completamente justos, YoungWoong Jae joong, alias Hero, alias el pedazo de sexy humanidad acercándose estaba como dice el último Nick pensado...

“Piensa en cachorros muertos, en cachorros muertos y aplastados, piensa en… mierda” Pero no hay mantra en el mundo que logre bajar tamaño regalo del cielo que es tener la capacidad de engendrar a los de tu propia especie y dejar descendencia, no. Por ligeros segundos el más pequeño de la banda se arrepiente de ser semi-creyente, semi-hipócrita y semi-voy a la iglesia solo para navidad pues mis compañeros si están en esta religión, porque no hay rezo que conozca en su limitado arancel que pueda salvarle de aquellos ojos inquisitivos y plagados en conocimiento de causa que ahora luce su Hyung.

-¿Un tanto apurado?-

A veces también le gustaría que DBSK fuese una girl-band, banda de niñas, ya saben atuendos apretados, traseros al aire y mucho (mucho) brillo, porque las mujeres son mucho más recatadas a la hora de inferir cosas de sus compañeras o al menos educadamente esperan los cinco metros de gracia antes de sacarle la madre, la abuela y en ocasiones hasta la bisabuela en insultos a la “Puta” que les hizo el desaire ¿O no?

-No, totalmente sereno, seguro y a tiempo-

Contesta tratando de permanecer tranquilo con su propio cuerpo, después de todo no es como si a Jaejoong jamás se le parara con alguna escena pasada de lista en ciertas películas ¿O no? Ahhh, cierto… Jaejoong Oppa no se excita, el disfruta con sumo deleite de las lubricidades de la vida mientras esta con su gravedad absoluta aplasta todo el resto de su cuerpo alrededor de cierta parte que “Ohh my santísimo Oppa” no se debe decir en voz alta.

Bien en resumidas cuentas, Jaejoong Hyung a medio vestir, saliendo de la ducha y mirándote acusadoramente era con simpleza…

-Una masturbación ocular…-

-¿Dijiste algo?-

-¿Eh?-

-Que si dijiste algo…-

Mierda, comenzaba a hablar sin pensar y para colmo en voz alta.

-No Hyung ¿Por qué debería decir algo?-

-Minnie… en tu situación yo realmente estaría alterado ¿No lo crees?-

A menudo Changmin se rehúsa a pensar en ello con el nombre de fijación, afición u otro sinónimo, ya saben aquella calentura juvenil que te viene cuando se acerca el objeto de tu afecto, es demasiado idiota y común a Changmin no le gusta lo común y ciertamente JaeJoong es todo menos esa palabra.

-En todo caso ¿En qué pensabas?-

-En perritos muertos y aplastados-

Contesta sin pensar en nada más sabiendo que aquello es en cierto sentido verdad, el rostro de Jaejoong en aquellos momentos es con simpleza un poema en movimiento.

-Ouch Minnie… Solo preguntaba, no tienes para que ser tan cortante, te pones imposible durante tu menstruación-

El menor abre la boca esperando replicar que es cierto de verdad trata con todas sus ganas de pensar en cachorritos muertos, pero la cierra pensando que es mejor que las cosas permanezcan así a pesar de haber sentido amenazada su masculinidad con la mitad de aquel comentario.

-Mmmm-

-De todo modos ¿Seguro que no estás del todo apurado? Digo… se nota a leguas que cierto amigo ha decidido salir de excursión y no te veo muy compuesto, ¿O acaso no te estás poniendo cada vez más pálido?-

Hijo de tu reverenda madre hacedora de milagros solo puede pensar el menor, y trata con todo el decoro que le queda de taparse con su chaqueta y pasar hacia su habitación, luego piensa mejor el asunto, es cierto que comparte cuarto y no podrá desahogarse como el cielo manda.

Jaejoong parece notar su situación y muchos dirán que tomaría ventaja del menor en ella pero la verdad es que solo sonríe de aquel modo a ratos casi maternal y gira secando sus cabellos mientras se encamina hacia su propia alcoba, es Changmin quien sostiene su brazo casi por inercia y sin saber bien porque lo ha hecho.

-¿Minnie?-

La verdad es que Choikang Changmin no necesita otra madre, le basta y sobra con la que tiene y eso lo pone en claro al acercar con lentitud sus labios hacia los del mayor y depositar lo que piensa con su poca experiencia es un beso medianamente bien dado.

“No es como si tú nunca me hubieses besado a la fuerza” Es todo lo que su mirada desafiante puede decir.

“No es muy bueno que digamos” piensa el mayor y comienza a llevar las riendas en el asunto, porque por la santa madre maría y su supuesta virginidad que este niño no sale de aquí hasta haber aprendido a dar un beso como lo manda la ley… probablemente mucho más que eso.

-Hyung…- Changmin se separa un poco buscando algo del aire que ya no puede sentir tratando de evitar aquellos ojos oscuros que le acusan de ofrecido. –Hyung yo no sé qué…-

-Ya no hay vuelta atrás y fue culpa tuya, no vengas ahora con arrepentimientos-

Changmin no se arrepiente, pero con certeza el calor que ahora recorre su cuerpo llega a ser doloroso y sobre todo sofocante, quien dijo que el placer era precisamente… mmm placer está condenado al purgatorio por mentiroso.

Sus pulmones parecen sucumbir ante el aire avivándose con lentitud y de algún modo no es consciente de en qué momento le han traído hasta el baño pues con vaguedad piensa en sus acompañantes de pieza y sabe que no pueden ir allí.

-Hyung…-

Jaejoong sonríe contra su cuello tratando de pensar en qué momento changminnie se ha vuelto un muchacho tan respetuoso con sus mayores, la verdad es que el otro no puede hilvanar alguna otra palabra que pueda parecer remotamente inteligente.

-¿Habías imaginado tu primera vez en el aparador de un baño changminnie…?-

-Hyung… ahh- Aquel semi mordisco fue un golpe bajo -¿Quién dijo que esta es mi ahhh primera vez?-

-Ohhh vamos Minnie… se nota en tu cara que nunca has tenido acción por allá abajo ¿O me equivoco?- …No se equivoca… -¿Acaso vienes acá a mentirle a tu Hyung? Que mal muchacho-

Por segunda ocasión en lo que va de noche Changmin decide que es mejor guardar silencio y dejarse estar, porque iniciar un argumento con “Hero” en tal situación solo conlleva a frustraciones sexuales y una ducha de agua fría a mitad de noche ¿Cierto?

-El Hyung debería actuar más y hablar menos, porque la verdad es que el impulso se acaba-

Su ropa no cae lentamente como dicen todos aquellos fanfics desquiciados en que sus fans les involucran (En especial esos en que JaeJonng y Yunho Hyung son narrados en situaciones comprometidas o acarameladas y que a Changmin a ratos le revuelven el estómago de los celos, aunque ¿Acaso no debería evitar leerlos?), más bien rápido y con un aire un tanto urgente, no es su Hyung quien se la quita sino el mismo porque es un adolescente, porque está caliente y porque válgame el cielo que hoy por fin dejaba de ser virgen.

-Hyung…-

No sabe decir más, el otro parece entender pues pronto cierta boca se encuentra en cierto lugar y Changmin es ahora un lindo decorador de repisa de baño escarlata, Jaejoong ya no puede hablar.

-¿Hyung no vamos acaso un poco… ahhhh ¡¡¿¿Dónde mierda aprendiste a hacer eso con tu lengua??!!?-

El suelta un poco su presa y sonríe.

-¿Con que olvidamos ya nuestras buenas maneras?-

El otro muerde sus labios y de algún modo sus caderas avanzan en la búsqueda de aquello que sintió hace unos segundos y que poco a poco comienza a volverse adictivo.

“En la pelvis tenemos exactamente 4 huesos dos coxales que a su vez se dividen en tres partes y ohh dios mío en el cual no creo realmente… ese lugar no se hizo para tanta succión, juro que me lo arrancará… ¡¡Hyung no te atrevas!!”

Jaejoong mira fijo el rostro de Changmin y se pregunta en qué diablos podrá estar pensado como para lucir tan aterrorizado.

¿Miedo de que entre en él? ¿Miedo a que le duela? ¿Debería ser yo el que me sacrifique? Parece meditarlo un par de largos… laaarrgos minutos y pronto se encuentra equipando al menor con lo que parece un preservativo salido de cualquier parte, y cuando digo cualquier parte me refiero a las gavetas de Yoochun y el jabón líquido sobre el aparador, pues simplemente no hay lubricante.

-Más te vale que no duela… ¿Me escuchas?-

Jaejoong igual luce algo cortado ante el tamaño del “bebe” de la banda. Changmin no sabe bien en qué momento fue decidido que él sería el “macho” en la relación, y la verdad no entiende del todo en que pueda estar pensado su compañero de banda al parecer tan ¿acorde? Con la idea.

Pero una cosa lleva a otra y cinco minutos después de los cuales dos fueron ocupados en tratar de embotar a Minnie en aquel notablemente menor condón “¿Quién iba a pensar que era más grande que Yoochun? ¡Ja!” y uno y medio en los ¿Y qué tal si no te entra? De Minnie, Jaejoong gime contra el espejo, mitad dolorido, mitad disfrutando y asombrosamente otra mitad extasiado con la “cara de sexo” de Changmin.

¿El cuanto al más joven? Este se deleita con la voz de su Hyung que parece cantar con parsimonia alguna de sus más emblemáticas baladas sin embargo no puede precisar cual, porque para Changmin Jaejoong no gime… canta ligeras palabras en tu oído mientras intenta derretir por dentro tus vísceras así succionar toda tu energía y hacerte suyo. Sin embargo en algún punto difuso entre la vigilia y el placer, Changmin tan solo puede pensar “Hazme tuyo, de una vez mete tu gran…” cosa que no grita, pues razona con cruda realidad que últimamente ha visto demasiados “videos especiales” y que en esta oportunidad no es precisamente él quien se encuentra recibiendo.

Y diablos su Hyung sí que recibe cantarinamente.

“A parte de los coxales tenemos un cóccix y un sacro y….” Changmin nota que se le han acabado los huesos en la pelvis, en realidad no puede pensar en nada solo imágenes difusas de cosas sin sentido y francamente estúpidas ¿Es acaso esto lo que alguien llama orgasmo? Que insulso momento de nada, “Comunión con Dios mis polainas” piensa nuevamente y con una sonrisita medio encaminada sabe que aquel mínimo momento en que parece haber sido borrado del universo vale cualquier hipersensibilidad que comenzara a sentir en 3… 2… 1… ouch, por su lado Jaejoong no parece estar mejor que él.

Dicen que después del sexo no queda nada, “Nada más que un dolor de huevos claro está” agrega con amargura el menor, pero mientras sostiene entre sus brazos a su Hyung que parece haber perdido sus fuerzas “Maldito anoréxico de mierda, te he dicho que comas más” (aunque para Minnie todo el mundo luce como anoréxico), y rescata sus ojos velados por el placer que acaba de sentir a medio cerrar y brillantes sabe que valió la pena y que al menos le ha quedado un Jaejoong nuevecito de paquete de regalo… o quizás no tan nuevecito…. Pero si de paquete si entienden a que me refiero.

-Hyung… ¿Qué se supone que sigue ahora?-

-Minnie… no seas borde, eso lo decidiremos mañana…-

Casi se siente dolido más tarde cuando ya está limpio y su superior no parece decir nada más, casi… pues una mano sale de la nada y es obligado a entrar en aquella cama calientita y con olor a menta, Changmin vagamente puede recordar que ese es el olor del champú de Jaejoong.

-¿Hyung?-

-Mañana Minnie… muchos mañanas más…-

A “Minnie” ya no le importa tanto que toda su historia haya comenzado con sexo.







Fin.





-------------

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j