4 sept. 2009

Our Love






Titulo: Our Love
Autor: Lucy
Pareja: YunJae







Era de noche, y simplemente no podía dormir. Las estrellas afuera brillaban mas que nunca en el cielo completamente oscuro. No se escuchaba ningún ruido además de las respiraciones de mis demás compañeros mientras dormían. Me levanté de la cama lentamente sin hacer ruido, y me acerqué a su cama. Lo observé dormir, tan tranquilamente, notando como su respiración pausada hacia que su pecho subiera y bajara al ritmo. Es tan perfecto… y ni se imagina lo mucho que me encanta…

Estiro mi mano un poco para tocar su rostro, sintiendo su piel muy suave contra la mía. Con cuidado de no despertarlo le acaricié el cabello, con toda la ternura que tenia dispuesta para el y que tenia miedo de expresarle.

Solo me acerco así a él cuando es de noche como ahora y él duerme, pues tengo miedo de hacerlo de otro modo. Armándome de valor acerco mis labios un poco a su rostro y comienzo a hablarle, en un susurro casi inaudible…

-Me gustaría que me miraras diferente… que me sonrieras diferente, que tus abrazos significaran otra cosa mas que solo amistad. Quiero que sea amor, YunHo, amor… quiero que me ames… como yo te amo a ti…no sabes lo mucho que deseo que me tengas en tus brazos y me susurres palabras de amor, que tu rostro se ilumine cuando me veas, que me tomes de la mano porque necesites hacerlo, y no por costumbre; quiero que me necesites, como yo te necesito a ti…

El aun sigue durmiendo, no se ha dado cuenta de lo que le he dicho, y nunca lo hará… a veces duele mucho, duele sentirme así y saber que nunca voy a encontrar alivio a este dolor, porque alejarme de él seria morir, y pedirle que me ame es una locura, por lo que lo único que me queda es contemplarlo así, a la distancia, decirle mientras duerme que lo amo y que es lo mas maravilloso de mi vida, y luego volver a mi lugar, siendo solo su amigo y aceptando su amistad, sabiendo que solo eso obtendré de el.

Luego de contemplarlo unos minutos más, me decido a salir un momento al balcón, pues ya no puedo dormir. El aire frío choca contra mi piel de golpe, haciéndome estremecer. Las estrellas arriba parecen brillar solo para mi, mientras el resto de las personas duermen. Parecen decirme que la vida no es tan mala, que todo va a estar bien, pero… tal vez es solo algo que yo quiero pensar…

Mi corazón duele, siento una opresión en el pecho que a veces no me deja respirar, siento que cada día pierdo un poco de vida sintiéndome así, sin embargo no se como acabar con este dolor interminable. Me es difícil vivir así, pero no podría desear morir tampoco. Soy un tonto, pero no quiero dejar de estar ahí para él, aunque me haga daño, quiero estar ahí…

A veces me pregunto: por qué él? Por qué me tenia que enamorar de él? Pero la respuesta no llega… fue de repente, un día lo vi, éramos muy jóvenes, pero al momento en que mis ojos se posaron en los suyos, supe que era él, que él era la persona que quería para darle todo de mí. Y aun estoy dispuesto, aun quiero entregarle todo mi corazón, cuerpo y alma; si tan solo él los aceptara… no sabe las cosas que yo seria capaz de hacer por él…

No se cuanto tiempo he estado aquí afuera, pero comienzo a sentir mucho frío, aunque no me importa demasiado. Me volteo un poco, y a través del vidrio de la ventana que da al balcón puedo aun ver a YunHo en su cama. Y en mis manos aun puedo oler el aroma de su cabello… ese aroma que me encanta y que desearía sentir siempre, todas las mañanas a mi lado, junto con su calor y su piel, y verlo despertar y decirme que me ama mientras sonríe…

Seria tan feliz con eso…

Incluso con un solo beso suyo seria feliz, por poder probar sus labios, y que sea real, no como uno de los tantos sueños que me asaltan en las noches.

Es malo sentirme así? Es malo amar de esta manera a otro hombre? Es malo…?

Sin que yo quiera las lágrimas comienzan a salir de mis ojos, una tras otra, perdiéndose. Miro el cielo nuevamente, con los ojos nublados, y las estrellas siguen resplandeciendo. Ellas son las únicas que me han visto llorar por él, y las únicas que saben de mi amor. Ellas están felices en el cielo brillando… acaso habrán amado a alguien alguna vez? Habrán sufrido? Habrán sentido lo que yo siento ahora? Tal vez si, y me comprendan… eso me consuela un poco…

Miré insistentemente el cielo por un momento, esperando a ver si veía una estrella fugaz, pues dicen que si vez una y pides un deseo, se cumple, pero al parecer no era mi día. Tal vez no era mi destino que YunHo me amara, pero definitivamente es lo que más quiero en este mundo. Más que cualquier otra cosa, mas que cantar, cocinar, vender millones de discos… solo lo quiero a él a mi lado, quiero que mi cuerpo deje de doler así ansiando un abrazo de su parte…

En mi muñeca el reloj marcaba las 3:00 am, y yo aun sin poder dormir. Nadie se había dado cuenta aun de mi ausencia, y no creo que lo hagan, deben estar muy cansados. Hemos tenido mucho trabajo, y es comprensible que lo único que quieran hacer es dormir. Yo en cambio no lo consigo, pues aunque mi cuerpo lo pida, mi mente no deja de pensar en él, y mi corazón no deja de gritar su nombre.

Las lágrimas no paraban de salir, pero yo no sollozaba, lloraba ya por inercia, las lágrimas salían pero mi rostro seguía igual. Olvidé el sentido del tiempo, comencé a sentir mucho frío, pero no me quería mover. Me abracé a mi mismo buscando algo de calor, y descubrí que ya casi no sentía mis pies. Cerré los ojos, imaginándome algo agradable: YunHo y yo abrazados y compartiendo la tarde juntos, relajados, felices.

Me pregunto por qué cuando estas triste, todo parece salir mal. El frío ya era insoportable, pero no podía moverme. No tenia fuerzas. Decidí solo dejarme caer al suelo a ver si al sentarme me sentía mejor.

De pronto tengo mucho sueño…

~~

Abrí los ojos, pero ya no tenia frío. Todo seguía tan silencioso como antes. Estaré muerto?

Intenté mover mis brazos, pero me vi envuelto en una manta que me impedía moverme. Veía borroso, me dolía la cabeza y, en general, todo el cuerpo. Por la cantidad de luz que llegaba a mis ojos, supuse que aun no era de día, la habitación estaba completamente oscura, salvo por la luz de la luna que entraba por la ventana. Estaba en el living, acostado en el sillón.

Un ruido llamó mi atención, venía de la cocina. Esperé, y de nuevo, el mismo ruido. Como de alguien que abría la llave. Me asusté un poco, aunque en realidad no tenia aun fuerzas para intentar levantarme y descubrir el motivo del ruido.

Cerré los ojos de nuevo, intente no escuchar, pero ahora parecían pasos que se acercaban a mi…

-…Ya despertaste…? – increíblemente era la voz de YunHo la que me hablaba, así que ya mas confiado abrí los ojos para encontrarme con su rostro preocupado – qué estabas pensando..? Pudiste haber muerto. Estabas helado e inconsciente… BooJae, me preocupaste… pensé que te perdía…

Su voz se cortó y parecía a punto de llorar. Con una de sus manos tocó mi mejilla y se quedó mirándome…

-Lo… siento…- fe lo único que pude decir, ya que a pesar de que el ambiente era cálido, mi cuerpo parecía haber absorbido todo ese frío de antes.

-No lo vuelvas a hacer… - se detuvo abruptamente y se sentó en el suelo al lado del sillón – me asustaste… de verdad pensé que iba a perderte, que había perdido mi oportunidad…

Lo miré sin decir nada, sin entender nada, aunque mi corazón latió muy rápido de repente.

-…Perdóname… por ser un estúpido casi te pierdo. La verdad es que… todas las noches espero a que te levantes de tu cama y vengas a la mía, escucho todo lo que dices, disfruto tus caricias y sueño con poder abrazarte y decirte que te amo también… he sido un cobarde, te he dejado sufrir por tu cuenta solo por no ser capaz de decirte lo que siento… perdóname…perdóname, Boo…

Sus ojos se volvieron vidriosos, y la mano que aun permanecía en mi mejilla pareció tensarse.

Yo simplemente no lo podía creer… era verdad? YunHo me ama? Todo este tiempo… era correspondido?

-…entiendo que no quieras hablarme, soy un tonto y lo admito… hoy quedó demostrado que amarme no va a traerte nada bueno…

Mi boca se negaba a hablar, estaba como en shock, una mezcla de ansiedad, felicidad y asombro. YunHo estaba a punto de voltearse y levantarse del suelo cuando mi voz por fin salió.

-Pero yo quiero amarte…- dije suavemente mirando a sus bellos ojos oscuros, sintiendo ya mi corazón querer salirse de mi pecho- …quiero amarte, y quiero que me ames…-cerré un poco los ojos poniendo mi alma en las siguientes palabras- Ámame, YunHo…

YunHo acercó sus labios a los míos, dejándome probarlos por primera vez, y me maravillé con lo que me hizo sentir. No era un beso desesperado, sino uno lento y muy tierno, solo con los labios. Sentí como si él me diera su vida en ese beso, y yo estaba haciendo lo mismo.

Aun sin separarnos comenzó a desenvolver la manta de mi cuerpo, y cuando lo logró se ubicó un poco sobre mí en el angosto sillón, dejándome sentir por completo su cuerpo sobre el mío. Rodeé su espalda con mis brazos, continuando con el beso.

Todos los deseos de tenerlo conmigo vinieron de golpe, y de pronto me encontré besándolo con toda la pasión que tenia guardada. YunHo ahogó un gemido de sorpresa en mi boca, pero no me detuve. No me podía detener.

No podía negar que sentir su cuerpo sobre el mío me encantaba, era algo que quería sentir muchas veces más…

Si esto es un sueño, no quiero despertar… quiero seguir sintiéndolo así, amándolo así. En mi interior sentía que la vida nos debía todo el tiempo que estuvimos separados, y ahora que ya estábamos juntos, debíamos desquitar ese tiempo.

Lo admito, lo único que quiero es entregarme a él, lo necesito, es algo que ya no puede esperar…

-Jae…- YunHo se separó un poco para hablarme, jadeando - …que… que estamos haciendo? – a pesar de que en sus palabras había algo de reparo, pude ver claramente el deseo en sus ojos. Y amé ver esa expresión en su rostro, sus mejillas sonrojadas, sus labios dilatados por la intensidad del beso.

-Yo te amo, YunHo… y quiero ser tuyo, ya no quiero estar ni un minuto mas sin sentirme tuyo… me estoy entregando a ti, Yunnie…

-Pero… no quiero dañarte aun más…

-acaso tu no lo deseas…?

-Si, pero… tengo miedo… de hacerte mas daño…

Con ternura y aun un poco de vergüenza sonreí y busqué su mirada, para decirle:

-Yo te lo estoy pidiendo, amor… te lo ruego… hazme tuyo… hazme olvidar todo el dolor con tus caricias…

Ante mis palabras pareció acceder, y solo se dejó llevar. Sus manos recorrieron todo mi cuerpo, por completo, marcándome como suyo para siempre, en esa noche que ninguno de los dos olvidará, y que es el comienzo de algo, el comienzo de nuestro amor…

Las estrellas desde la ventana me sonrieron toda la noche, brillando intensamente cada vez que el nombre de YunHo salía de mis labios en forma de gemido, cada vez que nuestros cuerpos se unían en lo mas profundo, llevándonos al cielo; brillaban con ansiedad, tal vez viendo como se cumplían en mi todos sus sueños de amor frustrados…









-------------

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j