4 sept. 2009

Una oportunidad









Titulo: Una oportunidad
Autora: Dajeong
Parejas: YunJae
Reseña: Que sucede cuando tu mejor amigo te dice que es gay... y que además esta enamorado de ti?







Creo… creo que soy gay – mis ojos se abrieron mas de lo normal y agradecí mentalmente haber tragado antes el poco de jugo que había tomado.

-¿...q-qué?- solo brota de mis labios entre un continuo ataque de tos por la mera picazón de las recientes palabras.

-... lo siento- susurra.

-...entonces...- trato de respirar de vuelta, pretendiendo que mi garganta se calme mientras mi cabeza intenta hacer lo mismo -... ¿entonces es por eso andabas tan esquivo con todo el mundo?

Solo asintió con la cabeza y pude ver un pequeño sonrojo en sus mejillas, muchas de sus actitudes ahora encajaban en mi cabeza, creo... que debí poner más atención

Gracias… por confiar en mi...- sonreí como pude logrando solo una mueca incomoda, y es que la noticia me caía como balde de agua fría.



Lo hubieras notado de todas formas...- su mirada se poso en mi, lo conozco demasiado y se que aun hay algo mas que no me a dicho, se formo un pequeño silencio en el que le pregunte con la mirada el porque – porque… ase un tiempo que me gusta alguien... y... terminarías sabiéndolo.



Al escuchar eso algo se revolvió en mi estomago, una sensación que no supe definir, primero me entero que mi mejor amigo es gay… y ahora que le gusta alguien… ¿como quiere que reaccione? Que le diga… “excelente... preséntamelo ¿cuando se casan?” un momento... ¿pueden casarse? Y he ahí otra de mis preguntas idiotas en momentos inadecuados.



Em... te… felicito...- una mueca intentado parecer sonrisa y un sudor frió en mi nunca, tenia la pregunta y el paresia expectante… era mi amigo… tenia que apoyarlo o eso creo... Así que me atreví y pregunte- y… Quien... – trague saliva- ¿quien es?



Tome el vaso de jugo de la mesa para ver si pasaba ese nudo que tenía en la garganta, pero cuando iba a devolverlo a la mesa no logro llegar a su destino asiéndose trisas en el suelo al escuchar de sus labios algo que no espere… “Tu” y con esas simples palabras… fue que todo empezó.











Tres tortuosas semanas habían transcurrido desde que tuve esa especie de declaración y las cosas lejos de mejorar, empeoraron.



Primero no pude quitarme de la cabeza esas palabras… la persona que le gustaba era yo... no podía creerlo, en mi mente se repetían esas palabras y no solo eso si no que algunas escenas en las que mi mejor amigo y yo nos besábamos no me abandonaron.



El tampoco ponía mucho de su parte ya que aunque en un principio se mostró algo tímido ahora era totalmente descarado y buscaba cualquier excusa para tocarme o hacer que quedáramos a solas y abordarme.



Y ahí estaba otra vez entrando a la habitación después de una ducha, claro que no como antes si no que totalmente desnudo.



Por dios podrías ponerte algo de ropa – y es que últimamente se le ase costumbre olvidar la toalla en la habitación – no me hace gracia verte así todos los días- suspire para tratar de salir de la del lugar pero unos brazos me detuvieron, me estaba abrasando por la espalda y aunque yo si tuviera ropa podía sentir su cuerpo y su piel pegada a la mía.



Vamos… no seas así... me dirás que solo te vas por ver a otro hombre sin ropa – una pequeña risita burlona salio de sus labios- mírame… ¿acaso no tenemos lo mismo?



Tu no eres cualquier persona Jaejoong – suspire pesadamente serrando mis ojos, el calor en mi cuerpo ya no era solo por el ambiente de verano y es que sus manos no se estaban quietas y…yo no soy de fierro – ya suéltame... y vístete mira que tenemos que salir- con dificultad me solté de sus brazos y le lanzo una ultima mirada, obligándome a solo verlo a los ojos, me sorprendí al ver su cara de superioridad, y es que sin quererlo me sonroje, así que salí del lugar lo mas rápido que pude.





----------------------------------------------------------------------------------------------------

-... demonios... - un jadeo escapa en mi garganta y puedo sentir mi corazón latiendo con celeridad, vuelvo la vista a él, mis ojos están en llamas, el se ve contento a pesar de todo-... ¡Te dije que no me interesa que hagas esto!- le digo con los dientes apretados.

-...pero no puedo contenerme - una sonrisa austera se enmarca en su rostro de niño inocente -Si me siento atraído por ti, no puedo dejar de acercarme.

Estaba casi encima de mí y sin camisa, la excusa del calor esta más que trillada, y ahora, encima de mi pretendiendo que busca algo, ni el mismo se la logra creer, no me queda otra que como siempre huir del lugar.

Mis sueños y pensamientos empezaron con simples besos, pero últimamente puedo vernos en situaciones mucho más comprometedoras, mi mente esta hecha un caos y el no me ayuda para nada, sus coqueteos cada día mas subidos de tono y mi libido cada vez en mas descontrol.



Lo que mas me gusta de mi trabajo es que puedo pasearme por las instalaciones y ensayar hasta tarde, es bueno ser un perfeccionista ya que nadie duda de que me quedo ensayando solo hasta más tarde, es mi momento en el que me relajo y escapo de los acosos de Jaejoong.



Ya todos se han ido y a pesar de no estar cansado, las ganas de seguir no me acompañan, miro a mí alrededor, el gran espejo frente a mí, el piano en un rincón, el escritorio en el que estoy sentado algunas sillas más allá, y la poca luz hace del lugar un ambiente relajante.



Todos estos días he estados escapando de Jaejoong, pero hoy es distinto, ya que estoy arto, yo mismo lo he citado aquí, es tiempo de aclarar las cosas, si no hablo con el pronto, estoy seguro de que me volveré loco.



La puerta ase un pequeño ruido, mis ojos se levantan, aun sigo sentado en el escritorio, detrás de esa gran mesa y es que sentado aquí me siento mas seguro, es como si esta mesa fuera a protegerme, pero... no se si de sus acosos o de mi mismo.



Una figura delgada pasa por el umbral cerrando la puerta tras de si, contorneándose llega posando su cuerpo en una silla cercana.



- Veo que por fin te decidiste a llamarme Yunho – Su mirada negra, por las pocas luces del lugar, ahora pienso que quizás citarlo aquí no fue la mejor idea, una sonrisa de lado y su mano sosteniendo su cabeza, cuantas personas no quisieran tenerlo así, con esa mirada recorriendo todo tu ser de una manera tan especial.



- Si, te llame – su cara se ilumina por unos segundos- pero no pro las razones que tu piensas- su entrecejo se frunce, seguramente no esperaba estas palabras- lo que quiero decirte, es que ya no quiero mas de tus acosos, quiero que lo entiendas bien, no me gustan – “eres un total mentiroso, sabes que si te gustan” esa maldita voz en mi cabeza, no entiendo porque se empeña en llevarme la contra, “te lo digo porque sabes que es verdad”, No es cierto, no me gusta.



- ¿Enserio te molesta tanto que me acerque a ti??- otra vez esa mirada de superioridad, esa que parece saberlo todo – yo diría que no es cierto- se levanta de su silla rodeando el escritorio parándose frente a mi – Que cuando camino sin ropa por la habitación, no dejas de mirarme, que cuando te abraso, tu cuerpo se estremece y que todas las noches solo sueñas con besarme- estas ultimas palabras las dijo cerca de mi oído haciéndome estremecer.



- Que egocéntrico eres, ¿piensas que mi mundo gira en torno a ti? – maldita sea, como es que siempre puede enterarse de todo, incluso de lo que pienso, muchas de las cosas que dijo son ciertas pero prefiero morir a reconocerlo “estas perdiendo demasiado con esto”, lo único que me queda claro es que aunque reconociera que es cierto, no puedo hacer nada, yo no puedo meterme con otro hombre, por mas sexy que este sea…” y es que es casi imposible resistirse” – déjame decirte que no es así, eso solo esta en tu cabeza, la realidad es distinta Jae…la realidad es mas cruel, dime una cosa, que quieres de mi? – Solo dime que quieres para que todo esto termine y las cosas sean como antes, que mi vida no sea un desastre, poder volver a dormir en paz, y sobretodo, sacarte de mi cabeza.

- Las cosas que quiero son tantas…- sus manos se posan en los antebrazos de la silla, inclinando su cuerpo quedando su cara frente a la mía –no deberías ser tan cruel Yunhis - Él se acerca un poco más, sacándome de mis pensamientos. Puedo sentir su respiración en mis labios; la mía por poco detenerse. -¿Sabes? No deberías ser tan cruel... no te estoy lastimando... ni agrediendo... solo quiero besarte...- la última palabra roza mis labios con los suyos y siento mi cuerpo tensarse. Mierda. Tiro mi rostro unos milímetros hacia atrás, pero él vuelve a acercarse -... será solo un beso... lo prometo... - sus ojos viajan de los míos a mi boca y vuelven. Sus mejillas están rojas y su cálida respiración produce una incómoda picazón en mis labios. Mierda. -... solo... uno... - su voz sale en un gemido y siento una húmeda suavidad acariciar mis labios, la punta de su lengua delinearlos y finalmente separarse, probándome. Mierda. Mierda. Mierda.

-Vete

-Por favor... - gime él besando mi mejilla, el ángulo de mi mandíbula. Vamos Yunho por que no lo quitas de allí?!

- Ya detente, la conversación queda hasta aquí – si no salgo ahora podría cometer una locura.

- Prometo… prometo que nadie sabrá de esto, soy suficientemente grande como para guardar secretos... - susurra en mi oído, besando y lamiendo la poción de piel debajo de mi oreja. Corroboro al instante que mi playera tape debidamente mis caderas y agradezco al cielo hacerme puedo una larga. Los bombeos acelerados de mi corazón hacen que me falte el aire, e intente inhalar cada vez más profundo. Y entonces coloco una mano en su pecho, tratando de alejarlo de mí -... solo un beso... por favor...

- Es suficiente, detente – ordeno suavemente empujándolo hacia atrás, mientras oigo un débil “Por favor...” que vuelve a escapar de su garganta.-Ya te dije el por qué- aclaro en cuanto él se endereza. Veo sus párpados caídos, sus labios húmedos y separados, su pecho subir y bajar marcando su respiración y descendiendo, su delgado abdomen debajo de la camisa, y mas abajo... mierda, no pudo haberse... Claro que pudo haberse excitado si pasó lo mismo conmigo. Maldición, tómalo con calma.

Mirándome seriamente, quedando en su rostro un gesto extraño, mezcla de excitación y frustración, junta aire en sus pulmones y lleva sus manos al primer botón de su camisa

-ya déjalo, por favor vete, no tenemos mas que hablar.

-Solo un beso... ¿acaso te cuesta tanto?- pregunta con firmeza, terminando de aflojarlo, desatando al instante su camisa. Es un maldito niño al que no le gusta que le digan que no.

-Jaejoong... - de mi garganta quiere salir el “vete” pero mi cuerpo no lo deja en cuanto él descubre su pecho, sus pálidos brazos, los sonrosados y pequeños pezones, la piel haciendo ondas demarcadas por las costillas, los músculos de su abdomen apenas evidentes, su ombligo deseando ser decorrido por mi lengua y debajo de él... esa maldita... asquerosa... mente... excitante línea de vellos suaves y oscuros... que descienden... y... dios, y lleva las manos a su cinturón -... ¡vete!- me sale por fin.

-Imagina que es solo otro de tus sueños... - sonríe desatándolo, caminando hacia mí -... yo... desnudo... saboreando cada milímetro de tu... cuerpo... - me enderezo en la silla al instante al sentir su mirada clavarse en mi entrepierna, y la presión sobre mi miembro hace arder mis mejillas conteniendo un gemido.

-¡Aléjate de mí!- bramo al instante, y él, aun sonriente, detiene sus pasos.

-Bien... no voy a hacer nada que tu no me permitas hacer... - susurra dando unos pasos hacia atrás, tratando de calmarme. Cosa que sabe que es imposible. Mi cabeza está en terrible estado de confusión. Una brava batalla entre la razón, el cuerpo y algo muy vago del corazón.

Su cuerpo se desploma en el sillón... ese que usábamos luego de cada ensayo para relajarnos y hablar... haciendo un ruido seco que me saca de mis pensamientos. -Tengo una idea, - pronuncia con una sonrisa sensual en sus labios -... será como en un grato sueño… uno húmedo, solo tienes que... - su mano acaricia en descenso su abdomen, escabulléndose bajo sus pantalones. -...mirar... - Observa mis ojos, apoderando su labio inferior entre los dientes. Mi respiración se frena en mi garganta haciendo todo lo posible por evitar soltar un jadeo, viéndolo acariciar su entrepierna suavemente.

Recuesta la cabeza en el respaldo, tirándola un poco hacia atrás, lo que me permite ver su sonrosada lengua acariciando su labio superior. La tensión bajo mis pantalones es terrible. Y no puedo hacer nada. Tan sensual. Tan arrogante. Y no puedo hacer nada. Si tan solo pudiese olvidar dos segundos mi moral... dios... Pero no. Somos hombre, somos famosos, conocidos, que diría la gente…

-... nh!... genial... - presiono mis labios y mis mejillas vuelven a arder ante su voz, y veo como su miembro, erecto, húmedo, suave, apresado entre sus dedos, se encuentra liberado, al tiempo que él termina de patear el pantalón para dejar sus piernas desnudas.

-¿...quieres hacerlo...?- jadea él, moviendo suavemente su mano a través de su extensión -... juntos... - finas gotas de presemen brotando de aquella cabeza enrojecida-no tienes porque tocarme... Pero se que te mueres por hacerlo, - esa arrogante y tierna sonrisa que me hace pensar que es un niño inocente, aunque se que no es cierto - solo mirar... no es pecar - mi mano acaricia mi muslo y mi mente trata de controlarla pero mis ojos van desde su erección a los suyos y su boca y no...

-... vamos... - al escuchar su pedido apenas me percato que mis manos acabaron de desatar mi cinturón. Entonces me detengo, ubicando esa misma mano sobre el escritorio, ordenándome no moverla de allí. Y quiero detenerlo a él también pero su mano acaricia su pecho y pellizca sus pezones y la otra su miembro y sus dientes aprisionan su labio inferior y él gime mi nombre y...

-... si no quieres... solo... por favor... no separes tus ojos de mí... - jadea moviendo aquella mano algo más rápido, solo un poco, notándose en las contracciones de su rostro cada presión, y sus ojos, brillantes y ardientes esmeraldas, clavados en mi. Demonios, que será lo que pasa por su cabeza. Humedezco mis labios que ya empezaron a secarse por la posición semiabierta de mi boca. Él acelera aun más. Sus caderas se mueven suavemente hacia arriba y abajo. Y sus ojos negros solo pierden el contacto con mi rostro en cuanto cierra los ojos soltando un gemido.

Mi mano, sobre el escritorio, se aprieta en un puño en cuanto él sube ambos pies al sillón, ubicando sus piernas abiertas, dejándome una exquisita visión de su abdomen contraído, la mano masturbando su húmedo y enrojecido miembro cada vez más fuerte, los líquidos preseminales deslizándose entre sus dedos, sus testículos contraídos y debajo de ellos, una línea que desciende y que me tienta ocultando un exquisito tesoro que por un segundo tengo ganas de hacer mío.

Pero no debo... no debo...

No me doy cuenta que ya no estoy respirando y que contengo el aire tal y como él.

-...dios!... ah!... Yunho... - sus mejillas arden, sus labios están de un color carmín brillante. Y entonces trato de dominar mi rostro lo más inmutable posible al ver como cada músculo de su cuerpo se tensa, su piel se vuelve sonrosada y un grito ahogado en su garganta sale al fin, al mismo tiempo en que da con su mano unos últimos y exquisitos bombeos, y pálidas gotas blancas brotan de aquella cabeza rojo ardiente, manchándolo.

Lamentablemente mi miembro no puede ser controlado con mi cabeza.

-...mierda... - jadea aflojando su cuerpo-... eso fue... genial...- bajando los pies al suelo, cerrando los ojos, respirando con la boca aun abierta. Su pecho sube y baja cada vez más lento, normalizando su respiración, haciendo que las blancas gotas se resbalen por su abdomen.

Lentamente se acerca a mí, contorneándose, sin despegar sus ojos de los míos, volviéndome loco con cada paso, se inclina un poco sin dejar de mirarme.

-...juro que nadie sabrá de esto… - lo oigo susurrar, ubicando una pierna a cada lado de las mías, jugando con sus labios contra los míos...

-nadie lo sabrá... por que aquí no pasara nada... - mascullo empujándolo suavemente unos milímetros, hasta romper la conexión de aquel exquisito beso-... entiéndelo no podemos…

-Déjame intentarlo... - jadea él volviendo a mis labios, rozando suavemente su lengua contra la mía.

Quiero detenerlo. Debo detenerlo. Esto no debería estar pasando. Pero mi cuerpo no reacciona correctamente, y cuando mi cabeza manda una señal impregnada en moral, lo único que hacen mis músculos es transformarla en sutiles y placenteros movimientos impúdicos.

-... por favor... déjame sentirte... - gime subiendo a horcajadas sobre mis piernas, besándome con ansias, atacando con magistrales lamidas y succiones y mordidas mi labio inferior -... ¡oh, dios!...- yo quise haber exclamado lo mismo al sentir la porción inferior de sus nalgas acomodarse prácticamente sobre mi miembro -... estás... excitado... - jadea recorriendo el ángulo de mi mandíbula, acariciando mi pecho.



-No...

-Si nadie conoce el pecado no habrá nadie que lo condene... - explica él besando mi cuello, deslizando suavemente mi camisa por mis hombros. -... yo no pienso hablar... ¿acaso tu sí?- pregunta volviendo a mi boca, desatando mi camisa -... ¿Le dirás a todo el mundo que te excitaste con un chico, tu mejor amigo...?- su mano derecha se escurre por debajo de la tela, acariciando mi abdomen -... ¿les contarás acerca de los pensamientos que tienes acerca de mí...?- sus dientes aprisionan suavemente mi labio inferior y me mira entonces a los ojos -...¿les dirás lo que hace por las noches luego de mis abrazos y palabras, luego de verme salir de una ducha?... ¿como te masturbas imaginándome en tu cama... penetrándome...?- su lengua acaricia mi labio superior al instante en que una de sus manos presiona mi miembro, haciéndome soltar un jadeo.

-Yo... ¿Quién te dijo que eso es cierto?...

-¡Wow!- exclama él acercando su pecho contra él mío, su vientre contra el mío, presionando nuestras erecciones. Sí, las de ambos. Me impresiona notar que ya a logrado abrir la camisa mientras niego todo esto y me lo niego a mi mismo. -¿Y como te calmas luego de ver tales imágenes, ah?- sus labios vuelven a los míos pero apenas los rozan -Mi imaginación es mucho más pervertida de lo que piensas y las cosas que he hecho ahora son pocas con las que he pensado… y mírate... ya tienes una exquisita... erección... - aprieto mis párpados sintiendo como entre cada frase sus caderas se frotan contra las mías - ...que esta a punto de... explotar...- mirándome a los ojos, desciende dos de sus dedos por mi abdomen -... y la verdad... - sus labios viajan hasta mi oído y su lengua acaricia suavemente el lóbulo de mi oreja, mientras aquellos dedos se meten dentro de mi pantalón, acariciando la cabeza de mi erección -... muero por que explotes en mi boca...

-¿Déjame ser tu secreto esta noche?- susurra terminando de deslizar la tela de mis hombros, bajándola por mis brazos, dejándome el torso desnudo, mientras su cálida y húmeda lengua delinea el recorrido de mi clavícula. Sin soportarlo, busco con ansias aquel exquisito músculo, besándolo una vez más, uniéndome a él. Lo tomo de las caderas y él jadea contra mis labios, apoyando ambas manos en mi pecho, rozando con los helados dedos mis pezones. Acaricio con los pulgares los huesos de ellas, acercándolo más a mí. Él gime en mi boca, y aprisiona entre sus dientes mi labio inferior antes de volver a introducir su lengua y rozar la mía.

-¿Estás seguro... de lo que ofreces...?- mi cerebro maldice a aquella parte de mi ser que ordenó que esas palabras dejaran mi garganta.

-Soy... suficientemente... grande... - jadea él prácticamente inconsciente, sin detener los juegos en los que mi boca es el único blanco.

Lo atraigo a mi besándolo, pro esta noche será mió, por esta noche te amare como siempre quise hacerlo, por esta noche y quizás solo por esta…me daré a mi mismo… una oportunidad.









Fin






-----------------

2 ♥Comentarios♥ :

Anónimo dijo...

woooo!!
estuvo todo muy sexy!!
ese jae o por diosh
yunho seria de fierro si
no caia esa noche!!!!!
i mira qe el solito cayo ya qe el lo
cito en ese lugar!!!!
me ha gustado mushioo
escribes genial
yunjae!!!!
aww lo amo
babaaaay
cuidate!!!
^3^

Anónimo dijo...

X*
ay dios!

Me fascina ese Jae tan seductor...y Yunnie que se hace del rogar pero bien ke kiere ;-)

Babbaaaaa

Terminé con las mejillas encendidas xD

:-[

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j