4 sept. 2009

Weadding









Titulo: Weadding
Autora: Hitomi & Nin@
Pareja: YunJae







Llevaba años. Años, enamorado de Jaejoong.
Años cerrando los ojos cuando el mayor le abrazaba en alguna entrega de premios.
Años consolándole cuando rompía con alguna de sus novias sintiendo como su propio corazón se desquebrajaba un poquito.
Años soñando con que un día, al despertar, no hubiese nadie más que él en la casa; sabiendo que aquello tenía un significado diferente.
Especial.

Y ahora de pronto estaba así.
Con ese traje blanco frente a ese espejo que seguía sin convencerle del todo.
Por que sus manos seguían temblando cada que intentaba arreglar esa corbata y su cabello…
Y si de pronto cuando llegase...
Yunho ya no estaba ahí…?
Y si estaba demorando demasiado…?
Una vez oyó a su madre decir que debía llegar algo tarde…
Debía?

¿Iba a tardar Jaejoong mucho más en llegar?
Sabía que no aguantaría mucho más.
No cuando su corazón ya parecía palpitar en su garganta. No cuando llevaba 24. ¡24 horas separado de él!
Y hubiese deseado que el pelinegro hubiese estado allí para abrazarle y jurarle que no iba a dejarle plantado en el altar.
Que le hubiese besado al despertar y regañado porque era incapaz de comer nada, argumentando que no quería un esposo desnutrido que no le rindiera.
Había extrañado susurrarle al oído que no se preocupara. Que todo iría bien y que no iba a decir nada que pudiese avergonzarle durante los votos.
Pero que importaba.
Que importaba haberle extrañado horriblemente las últimas 24 horas cuando Jaejoong iba a ser suyo.
para siempre.

Por que demonios…ya ni siquiera escuchaba lo que su hermana le repetía una y otra vez y debía prestarle atención por lo menos no? O es que el camino a esa iglesia era más importante…?

-si te arrepientes sólo desmáyate…y…
-que…?-casi rió ante la bobería de su hermana
-eso Jae te casarás una vez en la vida y si te arrepientes-arreglándole una vez más el pelo-pues te desmayas y te sacaremos de ahí, no es tan difícil
-Yun lin…estoy seguro de verdad…-sus manos sudaban con desesperación, ¿era normal?
-Sólo digo que si, Jae préstame atención!
-si, si, claro…

Claro que sabía que faltaban sólo un par de calles para doblar y llegar.
Para verle de pié al final de la alfombra y tal vez desmayarse en serio.
Por que llevaba años…años soñando con esa imagen.
Con ese Yunho de pié en el altar extendiéndole la mano.
Invitándole a quedarse junto a él…
Para toda la vida.
Hasta que la muerte los separe.

Y parecía que el aire le faltaba.
No podía respirar, ni pensar, ni siquiera aguantarse derecho a juzgar por como sus rodillas comenzaron a temblar.
Sólo podía observar con los ojos y la boca muy abiertos a ese hombre vestido de blanco que acababa de abrir las puertas de la iglesia un poco cohibido y que sonreía mirando al suelo con timidez.
Y quiso correr hasta él y abrazarle. Pero sólo se quedó allí; al lado del altar; asumiendo vergonzosamente que probablemente sus piernas no le habrían respondido y viendo con asombro como Jaejoong levantaba la cabeza clavando sus ojos en los de él y regalándole esa mirada que parecía decirle "Y aquí estamos, tras de todo".

Tras toda esa historia y dudas y miedos y peleas y amor. Y besos y noches de susurros.
Le sonrió cálidamente recibiendo esa sonrisa enamorada y algo boba de parte del mayor.

Lo estaba viendo Dios.
Iba...iba a darle algo.
No era normal que el piso desapareciese bajo sus pies y que no hubiese nadie en la Iglesia.
Por que los oía.
Oía a las personas ponerse de pié y a su madre susurrarle que todo estaría bien.
Pero todo había desaparecido de pronto.
Y sólo quedaba él.
Con ese traje negro que él mismo había escogido y que le estaba volviendo loco.
Con esos guantes blancos que le quitarían la calidez de su piel al llegar al altar.
Con sus ojos clavados en los suyos.
Y esa sonrisa que era sólo para él.

-Jaejoong, ya es hora…-su madre palmeándole suavemente el brazo haciéndolo despertar de su trance.

Y era hora, y miraba a esa mujer a su lado y a la que le sonreía con ternura de pie junto a ese Yunho que esta vez, parecía estar más cerca y sus ojos comenzaban a llenarse de esas lágrimas que creía no podría controlar y lo único que quería era que acabara ya esa distancia.

Darle ese “si quiero” de una buena vez.

Y con cada paso que Jaejoong daba hacia él parecía que se acercaba tanto a esos sueños que casi podía rozarlos con la punta de los dedos.
Se acercaba un poco más a esas noches cenando delante de la televisión sin prestar atención a nada más que a ellos.
Se acercaba un poco más a todas esas mañanas llenas de besos perezosos y caricias ausentes.
Se acercaba un poco más a aquellas noches llenas de miradas y susurros.

De amor.

Se acercaba un poco más a formar aquella familia que siempre había querido tener. A aquella casa llena de niños. A ese lugar donde volver a refugiarse.

Y quiso gritarle que caminara más deprisa. Que corriera.
Quiso gritarle que estaba preparado y ansioso para todo aquello.
Pero sólo le tomó la mano sintiendo como la palma de Jaejoong encajaba perfectamente contra la suya. Como si estuviesen hechos realmente el uno para el otro y susurrarle flojito ese "Estás asombroso" Que consiguió un sonrojo y una sonrisa tímida más por parte del pelinegro y un par de latidos desesperados más de su corazón que ya no podría aguantar mucho más.

Volteó su rostro para observarle, esa seriedad y esa calma que parecía el no podía obtener mientras oía ese cumplido a su oído que le sonrojaba notoriamente y tocaba el turno de saludar a su suegra, esa mujer que al abrazarlo suavemente felicitándolo le susurró un suave “cuida bien de él” que no hizo más emocionarle un poco.

Y seguían acumuladas las lágrimas en sus ojos por que de pronto parecía que todo era mentira, y esa sonrisa boba no se borraba de sus labios, quería compartirlo todo, todo con ese hombre de pié a su lado que sujetaba su mano con fuerza temblando suavemente cada tanto mientras no perdía una palabra de las que decía el cura.

Esas que ya no escuchaba.

Por que se había perdido de pronto en esos pensamientos llenos de fresas y chocolate.

Todos esos que juntos tenían por vivir.

Volvía a mirar al frente notando como su madre un poco más allá lloraba también. Sintiendo ese agarre un poco más fuerte a su mano que Yunho le dedicó y que contestó con un suspiró algo ahogado regalándole esa sonrisa nerviosa que guardaba sólo para él.

Notó como el cura carraspeaba algo demasiado fuerte y Jaejoong apretaba un poco su mano sacándole del trance para darse cuenta de que se había perdido todo el discurso y de que ya tocaba decir las palabras mágicas.

Sí quiero.

Y Dios. ¿Cómo no iba a querer?
Era todo. Todo lo que deseaba para él. Era todo lo que necesitaba para ser feliz.

Vio como Jaejoong ahogaba un sollozo al escucharle pronunciar seguro ese "sí quiero" y le sonrió aguantándose las ganas de romper el poco espacio que les separaba y abrazarle fuerte.
Prometerle que sí. Que siempre querría. QUe no habría un día en que no necesitaría de su atención. De sus mimos.
Pero llegaba el turno del plinegro y parecía que ni siquiera el aire conseguía ya colarse hasta sus pulmones.

Y sabía que estaba demorando.
Que estaba tardándose horrores en separa los labios y responder aquello tan simple que había repetido en sueños por semanas. Pero estaba seguro de que si separaba los labios nada más sollozos escaparían.

Debía ser fuerte!

Debía por yunho, por su amor, por esas tardes de helado y películas.
Por esas noches llenas de cosas para compartir

-si…si, quiero-medio sollozó con una sonrisa viendo el alivio en esos ojos que le habían observado preocupados de que se mantuviese en silencio demasiado tiempo-claro que quiero…-volvió a sollozar haciendo reír un poco a su madre y su suegra

Es que la garganta parecía dolerle y esa voz medio quebrada había sonado de lo más terrible, pero que más daba mientras hubiese podido decírselo, asegurarle ante todas las leyes existentes que de aquí hasta debajo de un puente le seguiría amando con locura.

Que sólo quería tirarse a sus brazos y besarlo como si la vida se le fuese en ello. Pero sí, estaba demasiado ocupado mirándolo a los ojos y temblando descontrolado como para hacer algo más.

"Puedes besarlo"

Y casi tuvo miedo de romper ese espacio de pocos centímetros que separaban sus rostros y juntar sus labios demasiado convencido de que todo aquello era un sueño.

De que Jaejoong desaparecería al tocarle.

De que nada parecía real.

Pero el mayor seguía allí, observándole ansioso como si se preguntara porque no le besaba de una vez y sonrojándose por segundos mientras aguantaba las lágrimas que ya comenzaban a humedecer sus ojos rebeldemente.

Se acercó algo más y con ese movimiento toda la habitación le dio vueltas. Pero no importaba. Porque Jaejoong seguía allí, de pie, frente a él. Porque Jaejoong era ahora el centro de gravedad de su vida. De su mundo.

Rozó esos labios suaves que tantas veces había humedecido con sus besos como si fuera la primera vez que los tocaba.
Compartieron el aliento durante un segundo y casi con miedo tomó su labio superior lentamente, preguntándose porque de pronto le sabía un poco diferente. Algo más dulce.
Si iba a ser así para siempre.
Asegurándose que sí.

No quería separarse pero esa risa por parte de su marido hizo que rompiera el contacto sonriendo también.

Su marido.

Y se sorprendió a si mismo aumentando su sonrisa al escucharse a sí mismo pensar en ese nombre.
Su marido.

Su marido!!

Y quiso reír y llorar al mismo tiempo y lanzarse sobre aquellos labios como si no los hubiese besado nunca. Esos brazos le rodearon con fuerza olvidando ya los ensayos y la ceremonia, por que nada importaba ahora que podían abrazarse con fuerza y devorarse a besos como si fuera todo lo que necesitaran para respirar bien, para vivir contentos, para compartirse por el resto de sus días.

Dios! Y sus pies dejaban de tocar el suelo y todo su soporte era ese cuerpo del que ya nunca más se apartaría y volvía a reír contra sus labios con esa actitud avergonzada mientras sus lágrimas acababan por ganarle la batalla y deslizarse por esas mejillas suaves mientras rodeaba el cuello de Yunho.
De ese hombre que le miraba sonriente y compartía sus besos.
Ese que estaba seguro.
Le haría demasiado feliz.

-Te amo Yunho ah…-habló contra sus labios con la voz medio quebrada haciéndose escuchar por sobre los aplausos de la multitud y el llanto de sus madres.

Y parecía que de repente ese "te amo" Sonaba tan diferente de todos los anteriores.

Se rió una vez más sobre los labios de Jaejoong desequilibrándolos a ambos con el peso de su cuerpo y escuchando las carcajadas del mayor en su oído cuando tuvieron que recostarse contra el altar para no caer. Sintiendo ese aliento sobre su cuello que ahora parecía ser el único aire que le daría de respirar.

-Yo también te amo Boo...- Susurró besándolo una vez más mientras todos aquellos invitados iban levantándose de sus asientos y él sólo quería saltarse la fiesta y el convite para huír con el hombre de su vida a encerrarse en cualquier lugar.

Y quería darle todo.
Quería descubrir el mundo con él y conocer cada una de las costumbres del mayor.
Quería saber porque hacía pucheros sin tener que preguntarselo y terminar las frases que él empezara.
Quería conocer porque se enfadaba o se reía en cada momento y que lugar debía besar para arrancarle una sonrisa y un suspiro.
Quería tener un hogar lleno de niños y felicidad con él.

-llévame contigo Yunho ah…-rió contra sus labios una vez más ahogándose con ese beso y esos sollozos que escapaban de su control sonriendo mientras las manos del amor de su vida se llevaban con suaves caricias la humedad de sus lágrimas sin importar que todos se estuviesen poniendo de pie y ese Junsu con el rostro cubierto de lágrimas estuviese tan sólo a unos metros-larguémonos de aquí, llévame donde sea!-volvió a reír con algo más de fuerza esta vez contagiando al moreno que le abrazaba fuertemente otra vez, como si no pudiese creerse aún, que todas esas tazas de chocolates calientes viendo el amanecer fuesen a hacerse realidad.
-No me lo digas dos veces Boo...- Rió nerviosamente -No quiero nada más que encontrar algún lugar donde encerrarnos
-llévame lejos-rió con nerviosismo mordiéndose el labio inferior sin soltarle -Donde nadie pueda encontrarnos yunnie…

Y tiró de esa mano arrastrándole entre la gente que los miraba sorprendidos y escuchando las risas de Jaejoong mientras intentaba volver al pasadizo que se suponía, debían cruzar.

-Te lo dije...- Rió alzando las cejas algo desafiadoramente
-Yunnie!!-siguiéndole entre risas- sólo bromeaba no podemos irnos-intentando detenerlo sin quererlo del todo- que dirá tu madre si nos largamos asi
-Qué todavía he aguantado mucho rato... Teniendo en cuenta como te queda ese traje...- Sonrió volviendo a su lado y mordiendo con suavidad el lobulo de su oreja discretamente mientras sentía como sus mejillas se sonrojaban.
-Yu-Yunho...-sonrió nerviosamente medio suspirando ante aquel atrevimiento del menor besando su mejilla al apartarse un poco- vamos a por ese vals...-le murmuró contra los labios con ire soñador sintiendo sus mejillas teñirse de carmesí-por favor..
-Nunca pensé que fueras tan romántico como una chica... ¿Vas a tirar el ramo también?- Sonrió abrazándole a pesar de todo y arrastrándole hasta ese patio lleno de carpas y velas donde habían improvisado aquella pista de baile.
-no soy una chica-dejándose arrastrar- pero em he casado no? quiero una boda como todas las demás! te aseguro que adorarás bailar esto conmigo-jalándolo hasta la pista de baile tirándole suavemente de las manos instándole a rodear su cintura- vamos Yunho...que no se te pase el romanticismo ahora, eh? -claro que tiraré el ramo-susurró a su oído apoyándose en el suavemente.

Y Yunho sólo pudo sonreír abrazando a su esposo un poco más fuerte por la cintura mientras le sentía abrazarle cálidamente por el cuello.

-Claro que no se me pasa el romanticismo bobo...- Rió viendo como todos los observaban con sonrisas -¿Crees que puedo saltarme la tradición? No quiero que te separes de mi para bailar con tu madre...- Se quejó con un puchero tierno.
-es cierto...sólo espero que mi amdre no toque más de lo que debe-sonrió con ternura besándolo sobre los labios con una dulce sonrisa antes de apoyarce en su hombro y cerrar los ojos dejándose llevar por la música
-Ni siquiera tuve una despedida de soltero como dios manda... No debí dejar que Junsu la organizara- Rió casi alegremente -Quizás esta podría ser mi última ocasión de tocar a alguien que no seas tu...- Volvió a reír preguntándose como habría sido la despedida de soltero de Jaejoong. Convencido de que Yoochun no habría sido tan modosito como el pequeño delfín y sintiendo como su frente se fruncía inconscientemente por la preocupación.
-pues estuvo bien no?-frunciendo también un poco el seño- cual era la gracia de tocar a alguien que no fuese yo..?, ni modo si querías tocar a alguien más debiste decírmelo...-desviando un poco la mirada convencido de que había hecho bien al pedirle al delfín que se ofreciese para eso.
-Claro que no Boo... Era broma...- Sonrió contra su cuello ante el repentino ataque de celos de su esposo -¿Y que quieres decir con eso de que debí decírtelo...? ¿Qué habrías hecho?- Susurró de repente sintiendo esa curiosidad naciendo en la boca de su estómago.
Para que negarlo. Ahora que Jaejoong le parecía tan suyo y el miedo a perderlo había casi desaparecido por completo encontraba divertido hablar de esos temas con él.
-pues...no lo sé...tal vez, no nos habríamos casado tan pronto...-murmuró despacio sintiendo como aquella sensación de vacío se instalaba en su pecho mientras le abrazaba un poco más fuerte-creí que sólo querías tocarme a mi...tal vez sólo me hubiese enfadado- volviendo a apoyarce en su hombro a ojos cerrados disfrutando aquella sensación de intimidad
-Boo, lo siento... Era sólo una broma de verdad... ¿A quién crees que podría querer tocar teniendo al esposo más perfecto del universo eh?- Susurró sonrojándose por su propia cursilería; pero tomando el mentón del mayor instándole a mirarle -¿Me perdonas?- Repitió dejando un suave beso sobre esos labios que se movieron contra los suyos algo indecisos.
-claro que te perdono bobo-sonrió suavemente sintiendo esa mano recorrer suavemente su labio inferior- crees que siempre pueda ser el esposo más perfecto de todos Yunho?- volviendo a besarle suavemente sonriendo al ver pasar junto a ellos a ese Junsu completamente sonrosado entre los brazos de Yoochun
-Claro que sí...- Rió una vez rozando la nariz del pelinegro con la suya para dejar un beso casto sobre ese trozo de piel que no era ni mejilla ni nariz -Incluso despeinado estás guapo...- Susurró aguantándose las ganas de llevar la mano hasta ese pelo que caía liso y suave sobre el rostro pálido de Jaejoong para despeinarlo un poco, sabiendo que posiblemente recibiría un buen golpe si lo intentaba -¿Crees que yo pueda ser un buen esposo también?-
-mmmm...-sonriendo ante esa mirada algo ansiosa- debería pensármelo?
-Eso es cruel ¿sabes?- Susurró con un puchero tierno, escondiendo la cabeza en ese hombro que parecía hecho para amoldarse perfectamente a su rostro.
-no lo soy-rió con esa voz melodiosa que poseía besando su mejilla con suavidad- siempre serás el mejor de los esposos Yunho, por algo me casé contigo no?....viene mi madre-susurró con ese puchero divertido instándole a levantar la mirada

Y suspiró con algo de resignación al ver como la mujer llegaba hasta ellos provocando que detuvieran el baile y abrazando cálidamente a su hijo susurrándole ese "Te lo robo cinco minutos" Que hizo que Jaejoong suspirara dedicándole esa sonrisa divertida que parecía gritarle "Ni la toques" que le hizo reír en voz baja.


Y de pronto vió frente a él a esos chicos que le apartaron un poco de la pista de baile para que Junsu se le colgase al cuello en tanto Changmin sonreía tras él

-pensamos que jamás se soltarían-rió Yoochun.
-Se lo ha robado mi madre-sonrió con resignación buscando a su suegra entre la multitud sin dejar de sonreír
-Déjales, seguro que le está diciendo que o te trata bien o le perseguirá hasta el infierno...- Rió Yoochun pasándole le brazo por los hombros -Eso es lo que hizo el padre de Junsu- Susurró esta vez más bajo; para que sólo él le escuchara.
-que estás diciendo de mi padre eh?-pinchando una costilla al ratón
-mi madre no dijo nada cuando me case con yunnie..o eso creo...-observando a su madre cogida a Yunho -y para cuando está la boda eh...?-sonrió observando a ambos chicos con cariño
-Hyung no me fastidies los planes... ¡Tenía que ser una sorpresa!- Bromeó Yoochun agarrando a su novio por la cintura sin darse cuenta de que él sí estaba furiosamente sonrojado y miraba directamente al suelo
-...-sin despegar la mirada del suelo con las mejillas totalmente rojas con esa sonrisa emocionada y avergonzada plantada en los labios
- ok ok no digo nada más..-rió observando a Chagtmin que sonreía alegremente contestando las muecas que le hacía Yunho desde la pista con ese claro mensaje impreso "devuélvanme a Jaejoong"


Y Yunho sintió que por fin era liberado por los brazos de esa mujer que no había dejado de darle consejos sobre como soportar el mal humor de su hijo o que cocinarle cuando estuviese enfermo o que cosas le molestaban más permitiéndole correr hasta donde estaban sus amigos y recuperar a su esposo abrazándolo posesivamente mientras fulminaba con la mirada al menor del grupo.

-Es mío- Aseguró besando el cuello pálido del pelinegro quién sólo rió acariciando las manos que reposaban sobre su cintura.
-es nuestro también!-rió el menor volviendo a tomar de su copa de champagne-al fin tengo omma oficialmente
-es cierto! por que eso de los convivientes...-rió Yoochun medio burlándose
-¿Y tú y Junsu?- Se defendió apartando a Jaejoong un poco más de ellos y viendo como Junsu miraba a Yoochun con esa sonrisa algo soñadora que todos podían leer excepto él-
-no somos convivientes-tomó la manod e Junsu alzándola junto a la suya- estamos comprometidos, no convivinetes, comprometidos- casi poniéndosela en la cara a Yunho.
-pues lleváis comprometidos demasiado tiempo no...?-atizo un poco más el fuego Changmin ha ver si se espabilaba

Y Junsu sólo rió avergonzado antes de que alguien gritara desde una esquina que era la hora del pastel y Yunho tomara la mano de Jaejoong acercándole un poco más a sí mismo, asegurándose que ya nadie más iba a apaartarle de su lado ese día.

-¿Listo?- Susurró besando su mejilla con suavidad.

y Jaejoong sólo pudo sonreír jalando consigo a ese alegre Yunho hacia el pastel, ese que había preparado con sus propias manos, que había tardado dos tarde en hacer junto a su madre, por que estaba seguro que nadie conocía mejor los sabores de los que Yunho disfrutaba mejor que él y nadie le dedicaría tanto amor al prepararlo

-viste los muñequitos que puse sobre el pastel?-rió alegremente a su oído.
-¿Cual de los dos soy yo?- Susurró devolviéndole la sonrisa y abrazándole por la cintura mientras aguantaba la tentación de llevar un dedo hacia ese pastel de nata para que Jaejoong lo saboreara.
-el que está más sexy-susurró antes de hundir su propio dedo en la torta llevándolo a su boca para saborearlo coquetamente antes de besarle en los labios con suavidad dejándole ese gusto a poco que no podría borrar hasta que le devorar con pastel y todo junto
-¿Me provocas?- Murmuró entrecortadamente mientras cogía el cuchillo largo que tenían que usar para cortar ese pastel que sinceramente, parecía delicioso -Sólo espera a que te pille a solas- Rió de nuevo alzando una ceja y dejando un beso suave sobre la piel algo enrojecida ya de tantos besos de su cuello.
-estaría mal hacerlo...?-susurró contra su mejilla dejando que le abrace por detrás y sostenga su mano sind ejar de sonreír aesa cámara que grabaría ese momento empalagosamente dulce- aún debo lanzar mi ramo...-rió juguetón rozando su cuerpo con un movimiento suave y discreto
-¿Te diviertes?- Casi gimió sintiendo ese contacto contra su miembro jurándose que el mayor le rogaría un poco de clemencía después -Sólo lanza el ramo y ya verás...- Volvió a reír nerviosamente.
-mmm lo disfruto- haciendo presión nuevamente sin dejar de sonreír-pero no vayas a ponerte a tono antes de que lance el ramo eh? que todos se darán cuenta...
-Demasiado tarde- Rió nuevamente comenzando a hacer presión sobre ese pastel y haciendo el primer corte queriendo acelerar un poco todo lo que venía a partir de entonces hasta llegar al momento en que pudiese tener a Jaejoong para él.
Para él solo.
-yunnie-rió sonriendo al sentir esa presión en su cintura que lo hizo sonrosar suavemente mientras hundía el dedo en el pastel y ensuciaba su mejilla riendo alegremente besándolo en el lugar depsués para susurrarle al oído- espero que esta noche me sepas así de dulce...
-Siempre podemos llevarnos un trozo de pastel...- Rió una vez más, llevando un dedo a ese embatumado blanco para ensuciar la nariz de su esposo y acariciársela con la suya quedando ambos manchados de blanco.

y pareció que aquello era más dulce de lo que alguna vez hubiesen podido esperar, y el pastel no igualaba aquel dulzor. nada, nada podría igualar la sensación de que Yunho era sólo suyo, de que llevarían sus sueños tan lejos como nadie podría imaginar y que les quedaban tantas cosas por vivir que parecía mentira, que aquello era nada más el comienzo de la vida que siempre quiso tener.
y la madre de Yunho le llamaba con una sonrisa alegre entregándole el ramo en las manos dejándole regalar una sonrisa emocionada a su esposo quien reía con al nariz aún manchada de blanco y rió al ver entre la multitud a Junsu con las mejillas sonrosadas riendo alegremente junto a varios chicos y chicas, y mientras volteaba para lanzar el ramo casi rezaba para que cayese en manos del delfín; por que estaba seguro de que Yoochun no podría ya evitar ese sutil empujón.

Y vió como Jae le sonreía con ternura por última vez antes de dirigir una última mirada a Junsu concentrándose en enviar el ramo justo donde el pequeño chico castaño estaba situado.

Vio como de pronto el ramo volaba y como Junsu saltaba al aire con los ojos brillantes abrazándolo contra su pecho mientras Yoochun le miraba a pocos metros de distancia y pudo jurar que su rostro se había vuelto incluso algo más pálido de lo normal mientras el menor corría hacía él emocionado mostrándole su logro y abrazándole efusivamente.

Y volteó con el rostro emocionado viendo como en labios de Yoochun se formaba poco a poco una sonrisa y rodeaba a Junsu con fuerza, como si de pronto estuviese más nervioso que el mismo delfín, que no dejaba de mirarle con esos ojos emocionados riendo alegremente, esperando que Yoochun porfin le pidiese lo que esperaba de hacía más de un año.

Y sonrió con ternura buscando a Yunho con la mirada sin encontrarlo sorprendiéndose sobre manera cuando esa conocida mano cogía la suya tironeándole con alegría hacia la salida, rió con ganas cuando Yunho el empujó dentro de ese coche que ni siquiera era suyo pagándole al taxista y dándole rápidamente la dirección mientras él sólo podía seguir riendo y mirarle con esa sonrisa emocionada y algo nerviosa ahora.

-estás loco...
-Te dije que no me provocaras...- Fue su última respuesta antes de reír un poco más fuerte esta vez.
-pero no podíamos largarnos así!-rió abrazándole con fuerza besándolo suavemente en lso labios- no porbaste mi pastel...-haciendo ese puchero que sabía, Yunho no podría evitar besar.
-Le dije a mi madre que guardara un trozo...- Volvió a sonreír antes de besar ese puchero dulcemente para atraer al mayor un poco más hacia sí mismo abrazándolo por la cintura- Hay cosas más importantes que la comida aunque Changmin no lo sepa- Y su corazón comenzó a latir como un loco al ver como por fin llegaban a ese hotel que habían reservado hacía casi un mes y medio saliendo de ese taxi agarrando con fuerza la mano de Jaejoong y corriendo hacia la recepción muriendo de ganas de gritarle al conserje que sí.
Que eran los señores Jung.

Y Jaejoong casi lagrimeó al sentir en su mano esa pequeña llave que les ofreciese el concerje luego de que Yunho sujetase su cintura orgullosamente diciéndole que eran los señores Jung, que habían reservado el pent house, y que estaban algo apresurados.

Y estaba seguro de que llegarían a la habitación ya cansados pero no podía evitar correr por esos pasadizos de colores cálidos escuchando la risa de Jae tras de sí mientras cruzaban esquinas y chocaban con huespedes que les miraban como si no fuesen más que niños traviesos.

Se detuvo delante de su puerta viendo como el mayor le dedicaba esa mirada interrogante.

-¿Crees que voy a dejar que entres a pie?- Rió antes de cargarlo al estilo nupcia, sintiendo como el mayor se sorprendía pero se agarraba a su cuello con fuerza antes de abrir esa habitación dando ese último paso definitivo.

aquello le pareció más romándtico que el pastel, y el vals...y ese si quiero frente al altar, sólo podía sonreír y cerrar los ojos con fuerza al besarle en la mejilla y tirar los zapaton una vez cruzado el umbral compartiendo esa última mirada llena de nerviosismo es que ya no eran sólo Jae y Yunho en una noche más de pasión, esta vez sería diferente...esta vez...sería especial...

-casi siento que debí esperar y ser virgen para este momento...-murmuró suave contra sus labios besándolo suavemente
-¿Qué mas da?- Rió sobre sus labios rozando su piel con suavidad -Así podremos tener dos primeras veces...- Y después ese beso que le hizo cerrar los ojos y suspirar sin ser capaz todavía de asimilar todo lo que acababa de ocurrir.

Siendo sólo consciente de que por fin estaban allí. Preparados para comenzar una nueva vida.

-nh...yunnie...-llevando sus manos bajo esa camisa que desabotonó con lentitud-eres tú...el que me hace estar loco...-gimió suavemente llevando sus manos por sus pectorales

Yunho jadeó al sentir esas caricias sobre su piel demasiado sensible a causa de la espera

-Boo... - Y quiso añadirle mil cosas pero parecía que sus labios sólo podían gemir el nombre de su esposo ahora.

Desabrochó la chaqueta blanca con ansiedad, viendo como esa camisa rosa comenzaba a subírsele mostrando aquel ombligo que guardaba miles de sus besos.

-Ya... Ya estoy duro- Rió dejando un beso más en ese rincón que nadie más conocía a parte de él.
-jajaj lo sé...lo estás desde que partimos el pastel...-sonrió jadeando suavemente al sentir esa boca en su ombligo y esas manos comenzar a desatar los botones de esa camisa que había escogido con dedicación.

Y de pronto aquellas caricias eran más intensas de lo que esperaba y estaba volviéndose loco con cada delicada succión a su piel y quería desvestirlo también, aún con esas manos temblorosas y el cuerpo algo sudado, sólo quería tocar, acariciar, besar, hacerle sentir que nunca podría encontrar eso en otro lugar, que sólo él bastaba para hacerle sentir, feliz, pleno, satisfecho, que jamás querría apartarse de su lado y que e cuidaría tanto como él.

Y quiso gritarle que nadie nunca le haría sentir como él.
Que jamás ninguna otra persona conseguiría ponerle a tono sólo con un beso o unas pocas palabras.
Quiso gritarle que ese obligo todavía guardaba el sabor de su saliva y que se moría de amor cada vez que pensaba en que era solamente suyo.

Pero no dijo nada y sólo le sonrió compartiendo un beso más, esta vez un poco más necesitado, colando su Lengua cálida dentro de la boca de Jaejoong y sintiendo como también el mayor se iba excitando por momentos.
Cuando esa chaqueta blanca y la camisa rosa estuvieron tirados a un rincón de la habitación él ya había perdido casi la cordura.

por que tocar esa piel era de pronto mucho más importante que cualquier cosa, sentía que se moría si no tenía su calidez, que no respiraba si no era su aliento, todo lo demás era demasiado frío demasiado lejano para entrar en su mente en ese momento, para hacerle pensar en algo más.
pero esa mano tomando su intimidad terminó de hacerle perder el sentido y gemir su nombre con insistencia, por que esta vez no había vergüenza, ni represiones, porque esta vez, era todo suyo y no había nada que no desear en voz alta junto a su oído,
no había nada que no pudiese suceder para agrandar un poco más esa sensación de pertenencia, esa que le estaba matando por dentro y que moría a cada segundo por tener.

Y sintió que casi iba a venirse cuando escuchó ese "Oh, Yunnie..." Que le puso la piel de gallina; pero sólo inspiró profundamente intentando controlarse un poco y volviendo toda su antención al miembro de Jaejoong que estaba caliente entre sus dedos perdiéndose de nuevo en la expresión del pelinegro; quien intentaba buscar su mirada entre el desconcierto del momento y clavar sus ojos en los de él.

-¿Todo bien?- Se medio burló jadeando.
- todo bien...-gimió entrecortado mirándolo a los ojos con esa sonrisa dejando escapar un suspiro algo desesperado

Y quiso hacer un puchero y preguntarle porque todo iba tan bien si él sentía que moría de agonía con la necesidad de tocarle un poco más, de sentirle un poco más cerca.
pero aquella mano sobre su intimidad desvaneció los pocos pensamientos coherentes que todavía era capaz de formular provocando que gimiera el nombre del pelinegro entre suspiros y jadeos que ya no era capaz de controlar.

-Yo no eh...?- Casi rió escondiendo de nuevo la cabeza en ese hueco del cuello de Jaejoong regalándole suaves besos y lametones que sólo tenían como objetivo marcarlo un poco más como suyo.
-no...? Yunh ahhh...-jadeando con suavidad ante aquellos lametones que no hacían más que desesperarle haciéndole perder el hilo

Y de pronto se sonrosó un poco más la pensar que sólo estaba dejándose hacer y que el cuerpo de Yunho requería atención también
fue por ello que como pudo lo giró recostándolo en la cama dejando a su merced aquel cuerpo sudoroso y sorprendido que lamió y besó con lentitud antes de llegar a su ingle y perderse en ese sabor algo salado que sabía se intensificaría al llegar a ese punto, terminó de quitarle la ropa interior entre tirones desesperados de Yunho para que no se alejase y los suyos para desvestirle de una buena vez y lo miró a los ojos un momento antes de sonreír tímidamente como hacía ya desde esa mañana antes de dejar un beso casto sobre su miembro erguido completamente oyendo ese gemido ronco de su nombre por enésima vez desde que habían caído irremediablemente en la cama

Y sintió como su espalda se arqueaba al notar esa Lengua cálida repasar su miembro de arriba abajo, casi como la primera vez en la que habían mantenido relaciones.
Aunque todo fuera diferente ahora.
Sus manos se agarraron a las sábanas y sus piernas se revolvieron bajo el cuerpo sudado de Jaejoong,

-Boo ahh agh... Pa... Para- Suplicó sabiendo que si no lo detenía todo iba a terminar mucho antes de lo deseado.

Jaejoong le dedicó esa sonrisa medio burlona y sus mejillas se encendieron como si volviese a ser un niño adolescente que estaba haciendo aquello por primera vez.

-yunnie...-suspiró apartando su boca de aquel sensible lugar jadeando su nombre con sa sonrisa relamiendo en sus labios ese exquisito sabor- quiero...-lamiéndolo una vez más y mordiéndolo suavemente en la punta-quiero...-su respiración descontrolada jugándole en contra antes de dejarse caer sin dejar de lamerle con ternura -dámelo Yunho ah...-metiéndolo en su boca lentamente para soltarlo una vez más
-B… ¡Boo! Me… Me…. aghhh- Y antes de que pudiera avisarle ya se había venido en su boca por culpa de esa última succión. Vio como el mayor se relamía los labios con esa sonrisa que no tenía nada de tímida y subía por su cuerpo dejando suaves besos sobre su pecho hasta llegar a sus labios; donde dejó un último beso que él casi no pudo corresponder a causa de los jadeos y los pequeños temblores.
Aún así pudo sentir el sabor de su propia esencia mezclado con la risa de Jaejoong.
-Te lo advertí…- Le susurró tratando de inspirar con fuerza.
-está bien así...me gusta sentirte...amo tu sabor...-lamiendo sus labios con cuidado antes de dejarse recostar sobre ese cuerpo aún algo tembloroso sintiendo como esos brazos cálidos le envolvían
-esperé todo él día sólo por esto...-gimió contra su piel al sentir sus caricias- esperé tus besos...tus caricias...tus atenciones...-y esa lágrima emocionada que fue a parar a esa piel morena que contrastaba con la suya-Yunho…-rió suavemente gimiendo contra la piel de su hombro- creo…. que si no te apresuras…-jadeando suavemente al sentir esos dedos recorrer la piel de su espalda
-¿Ahora te quejas?- Rió sobre la piel de su hombro dándoles la vuelta en un movimiento rápido, de modo en que Jaejoong volviese a quedar bajo su cuerpo -Dije que no me provocaras ¿Recuerdas?-
-fue malo provocarte...?-jadeando con fuerza al sentir ese miembro duro ya rozar su piel con insistencia sin poder quitar esa sonrisa excitada de su rostro.
-¿Lo dudabas?- Sonrió casi malévolamente contra ese hombro llevando las manos hacía el trasero del mayor y obligándole a doblar las dos piernas de modo que quedase expuesto frente a él -Has sido un niño malo Boo...- Rió un poco más fuerte esta vez ahogando los jadeos del mayor con sus besos.
-castígame Yunnie...y prometo volver a portarme mal....-jadeó arañando su espalda con suavidad.

Y Yunho no necesitó que se lo dijera de nuevo.
Lo penetró duro, fuerte de un solo golpe sin siquiera prepararlo, sintiendo como el cuerpo delgado del mayor temblaba un poco por el dolor debajo del suyo.

-¿Estás bien?- Y sabía que no debía preguntar. Que se suponía qeu le estaba castigando. Pero le asustaba. A pesar de todo le asustaba llegar a lastimarlo.
-tan...nh arg...-escondiendo su rostro en su hombro con esa sonrisa divertida y su mirada perdida en las sensaciones que le embargaban- mal me he portado...?-jadeó con fuerza sujetándose a su cuerpo con fuerza sin dejar d etemblar aún

Sonrió al ver que al mayor todavía le quedaban ánimos para bromear sintiéndose lo suficientemente valiente como para sacar su miembro de dentro del mayor y volverlo a embestir con brusquedad escuchando esos gemido medio ahogados.

-Muy... Muy mal Boo...-

-argh!!-enterrando sus uñas fuertemente en esa piel sabiendo que le dejaría marca, pero que más daba ahora, era su marca, en esa piel que le pertenecía- estoy!! ahh! estoy seguro de que...nh nh...! no me arrepiento...-mordió su hombro algo bruscamente enrollando sus piernas a su cintura

Y volvió a penetrarle más fuerte esta vez mordiéndole el labio con un poco de fuerza respirando entrecortadamente y compartiendo gemidos medio ahogados.

-¿Seg...uro que... no? agh...
-deahh..¿.debbb..erí gg..ahh? nh!- sintiéndole entrar en su cuerpo con fuerza una vez apretando los ojos Yunho llegando a ese sitio en su interior que el volcaba el mundo
-Aghhh... Boo... Voo.... voy...- Sintió el miembro del pelinegro comenzar a derramar ese líquido preseminal contra su estómago y llevó la mano allí masturbándole al ritmo de sus embestidas -Deb...er... Aghhhh-
-yo.arg.yun-yunie!!! mev..demonios ahhh! me vengo..! yunnie-tirando su cabeza hacia atrás con fuerza mientras le atraía con sus brazos hacia él -no..quieroesmejggg...portarme maaagg nhhh!!!!-enterrando aún más sus uñas en su espalda


No podía oír nada más que ese gemido ronco de su nombre en su oído y sentir esa humedad recorriendo su intimidad mientras Yunho apretaba fuertemente su glande haciéndole gritar más de lo que hubiese querido y su esencia se esparcía en su interior
Regalándole una oleada de placer que le cortó la respiración por momentos

Y le llenaba de pronto esa calidez abrasadora

Esa que le marcaba esta vez de una manera diferente

Esa que se quedaría en su interior para siempre

-Ha sido mucho mejor que la primera vez sr.Jung...- Rió ante ese pelo despeinado y aquellos ojos brillantes -Creo que no me importa que te comportes mal de nuevo...-
-pero...--suspirando un poco mientras se refugia entre sus brazos sonriendo suavemente-has sido muy duro conmigo...-y otra vez ese puchero dirigido a su esposo
-No decías lo mismo antes...- Volvió a sonreír medio muerto de ternura al ver el sonrojo de las mejillas del mayor volverse algo más furioso para besar ese puchero con suavidad.
-pues...ya...-cerrando los ojos con cuidado sin dejar de sonrosarse- amo portarme mal es la verdad...

Y Yunho sólo pudo reír ante esa declaración besando de nuevo esos labios algo enrojecidos.

-Y yo que te portes mal...










---------------

3 ♥Comentarios♥ :

Mirai dijo...

amores nina e hito *^*
dios sabe cuanot las amo ;DDDD
tanto tanto que las raptare <33
es que somos las tres unas locas maniaticas y por eso nos amsmod *o*

quiero agradecerles por dedicarme este fico a mi, la verdad me hicieron muy feliz ;DD y por ello no puedo dejar de publicarlo en mi blog xDDD


las ama musho musho y quiero
mas yunjae pervert para mi :3


las adoro <333

Tsukushi Maddie dijo...

Este fic es <33333333333333

Graciaz por ponerlo *O*

Anónimo dijo...

waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, ke hermosooooo, me encanto, waaaaaaaaaaaaaaaaaa

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j