4 sept. 2009

You Belong With Me










Titulo: You Belong With Me
Autora: Replaced Memory
Parejas: YunJae








Estás en el teléfono con tu novio, Se molestó
Y se va por algo que dijiste
Él no entiende tu sentido del humor como yo lo hago.

Miro por la ventana de mi cuarto, la ventana que está frente a la tuya.
Hemos sido vecinos por tantos años, te conozco desde que los dos éramos unos mocosos, preocupados por nada, excepto por divertirnos jugando juntos.

Desde siempre has sido tan especial para mí. Pero lo consideraba algo normal, algo con lo que todo el mundo lidiaba.

¡Oh, pero vaya que estaba equivocado!

Porque de aquí a la fecha me he dado cuenta, me importas tanto que me asusta.

Me aterroriza el perderte. El saber que nunca estarás conmigo.

A tal grado que mi peor pesadilla es despertar y darme cuenta de que ya no estás más a mi lado.

Pero… ¿acaso no ocurrió ya eso?. Yo mismo lo permití … que estuvieras con él.

Me mantuve callado. No dije nada, ¡nada!

¿Y sabes por qué?

No quería perderte. Que ironía, porque es exactamente lo que terminé haciendo.

Una luz se enciende en tu ventana y, a pesar de que las cortinas están cerradas, puedo saber que eres tú. Tú silueta se ha convertido en una de las cosas que más amo.

Siempre observo tu figura moverse alrededor del cuarto, realizando tus diversas tareas cada noche.¿No sabes que tus cortinas son algo delgadas, verdad?

He llegado a pensar que esto es lo único tuyo que realmente me pertenece. La hermosa y definida silueta que siempre observo desde mi ventana.

Abres las cortinas, supongo que porque el clima está algo caluroso, y me saludas con una sonrisa amable.

-¡Yunho! ¿Qué hay?-

-No mucho … estaba … haciendo mi tarea …- contesto lo primero que se me ocurre.

-¿Tarea?- preguntas con tono sospechoso.-Pero si no hay ningún cuaderno en tu escritorio-

¡Mierda! Olvidé eso … mi escritorio está completamente vacío.

-No estabas haciendo tarea … te atrapé- me dices con una sonrisa juguetona.

¿Te he dicho lo mucho que amo tu personalidad? No … creo que no.

Y cuando estaba a punto de decir algo, tu teléfono comienza a sonar.

No necesitaba que me dijeras quien era, lo sabía perfectamente. Él siempre te llamaba a esta misma hora.

-¿Yoochun?- preguntas algo dudoso al recién contestar y segundos después tu rostro se ilumina de una forma en la que jamás se ha iluminado por mi causa.

Busco un cuaderno y un lápiz; y me dedico a hacer garabatos, fingiendo que resuelvo la tarea, tan sólo para escuchar su conversación. De todas maneras tú no te molestas en bajar la voz.

Hablas, hablas y hablas, siempre de forma alegre, siempre con una sonrisa.

Bromeas y te hechas a reír en carcajadas.

Y después de unos minutos, tu rostro pierde todo ese brillo y se opaca por completo; la sonrisa desaparece y es reemplazada por un entrecejo fruncido. Lucías preocupado.

-No … no quise decir eso, lo siento- te disculpas con él.

Sí que es un patán.

Seguramente volvió a enfadarse contigo por algo que dijiste. No me extraña, ya que tu sentido del humor es algo especial y ciertamente él no es de las pocas personas que lo comprenden.

-Yoochun, ya te dije que lo sentía- repites, parece como si tus ojos se comenzaran a aguar. Tengo ganas de golpear a ese idiota por hacerte sufrir de esta manera. -No cuelgues …- imploras, y segundos después te quedas congelado, con el teléfono en mano y mirando a la nada mientras tus hermosos ojos cafés comienzan a ponerse más rojos cada vez.

Le colgó.

Si será Idiota.


Estoy en mi cuarto, en una típica noche de Martes,
Escuchando el tipo de música que a tu novio no le gusta
Él nunca conocerá tú historia así como yo.


Nunca he sido muy bueno con las palabras. Y menos cuando se trata de ti.

Eres tan importante para mí, que no quiero siquiera el imaginar lastimarte.

Me levantó de mi silla frente al escritorio y busco un CD con nuestra música favorita. Hasta en gustos musicales nos entendemos.

Coloco el CD en mi Stereo y la melodía comienza a sonar, llegando hasta tus oídos.

Yo regreso a mi escritorio, y me siento en la silla. La única razón por la que coloqué aquí el escritorio es porque puedo estar frente a la ventana y así puedo observar siempre tu silueta.

No digo nada, sólo te observo en silencio mientras la música invade el ambiente, y tú pareces comprender bien cuál es mi intención.

Sabes que esta es mi forma de consolarte.

Tus ojos, completamente mojados, se posan en los míos. Quisiera permanecer así por siempre, mirando el infinito en tus ojos, mientras yo me reflejo en ellos. Yo y sólo yo.

Lágrimas comienzan a bajar por tus mejillas, es un desperdicio que un ángel tenga que derramar sus preciosas lágrimas por un estúpido egoísta.

¿No crees qué … serías más feliz conmigo?

-Yunho … lo único que hago es amarlo … ¿entonces, por qué? …- comienzas a hablar mientras tus lágrimas caen cada vez más rápido.

- Entonces … deja de amarlo-

Tus ojos se abren en sorpresa. Te parece raro que diga algo tan frío. Es cierto, casi nunca digo nada cuando me cuentas sobre él, sólo escucho en silencio.

No quiero que te lastime más, quiero que estés conmigo. Yo puedo protegerte como te mereces.

¿Serás capaz de verme como algo más que un amigo de la infancia?


Pero … él viste solamente ropa sofisticada,
mientras que yo uso siempre las mismas playeras aburridas y los jeans desgastados de mezclilla.

Él es el más popular de la Universidad
Yo soy un chico tímido, con el que casi nadie desea hablar
Siempre en mi burbuja,
Soñando con el día en el que tú despiertes y por fin te des cuenta
De que lo que buscas ha estado aquí todo el tiempo.


Por supuesto que lo elegiste a él. Es el típico casanova con estilo, con una sonrisa perfecta y llena de confianza.

A diferencia de mí, él siempre viste la ropa de última moda, conduce un Audi último modelo y siempre esta rodeado de personas que se pelean por su atención.

En cambio yo, soy él típico muchacho anticuado y aburrido, que todo el mundo ignora. El pobre diablo del que nadie se acuerda y siempre se olvidan de su nombre.

Pensé que tú eras diferente a toda esa gente materialista y superficial, pensé que tal vez tú podrías preferirme a mí, el que siempre ha estado ahí para ti, en lugar de correr a los brazos de ese patán ególatra.

¿Qué no te das cuenta?

El amor que buscas ha estado aquí todo el tiempo.

-Yunho … no es tan fácil- me dices, tratando de secar tus lágrimas.

- Tampoco es fácil lo que tienes que estar soportándole a ese idiota- le digo seriamente- Mereces algo mejor, Jaejoong-

Una sonrisa algo débil se forma en sus labios, como quisiera que siempre fuera así.


Si tan solo pudieses ver que soy yo el que mejor te comprende
He estado aquí todo el tiempo, ¿porqué no puedes verlo?
A donde tú perteneces es aquí conmigo
A donde tú perteneces es aquí conmigo


-Yunho, gracias.- Me dices, sin dejar de sonreír.

No me deberías agradecer, sólo te digo la verdad.


Observo como te levantas de tu silla, creo que ya te irás a la cama.

Como siempre … no pude decirte nada.

-Jaejoong…- susurro para mi mismo frente a las cortinas cerradas mientras observo tu figura recostada en la cama.-¿Por qué no puedes amarme a mí?-


**************



Caminando por las calles contigo, traes puestos tus jeans desgastados
No puedo evitar pensar que así es como debería ser siempre.
Riendo en la banca del parque, Pienso para mí mismo
“Hey, ¿no es más fácil de esta manera?”


-Salgamos- me dices de repente, al momento en que te apoyas en el pupitre de mi banco, sin importarte para nada lo que estaba escribiendo en mis cuadernos.

-¿A dónde?- pregunto, fingiendo normalidad. Porque la verdad es que al oír que quieres salir conmigo mi corazón empieza a latir más rápido.

Sonríes dulcemente, como siempre lo haces. Como siempre deberías de hacerlo.

-Al parque de siempre, hace años que no vamos allá-




**********


Después de que las clases terminaran, nos marchamos hacia el parque en el que siempre solíamos jugar de pequeños. Pensé que ya ni siquiera lo recordabas.

-Sentémonos aquí- dijiste alegremente, señalando una banca.

Los dos tomamos asientos y por unos minutos tú no dijiste nada. El silencio era algo raro en ti, así que me preocupé un poco.

-Jaejoong …- te llamé, sacándote de tu trance.

¿Por qué mirabas la banca de aquella manera?

-Mira …- señalaste un pedazo del asiento de la banca, había algo grabado ahí, pero no se distinguía muy bien.

-¿Qué?-

-Aish…¿No recuerdas?- inflas los cachetes a manera de reproche. Te ves tan lindo así.- Aquí es donde escribimos nuestros nombres, Yunho- sonríes, parece que estas remembrando aquellos días.

Aquellos días en los que sólo éramos tú y yo.


Y tú portas una sonrisa que es capaz de iluminar la ciudad completa
No la había visto en algún tiempo, desde que él hizo que estuvieses triste.
Tú dices que crees que yo te conozco mejor que él.
¿Hey, qué haces con un hombre como él?


-No sabía que recordaras esas cosas- le digo.

Sonríes aún más y mis extremidades se sienten como gelatina. Una sonrisa tuya puede provocar reacciones en mí que ni siquiera sabía que tenía.

-Claro que sí- afirmas con orgullo- Tú siempre has sido mi mejor amigo y yo siempre recordaré lo que solíamos hacer juntos cuando éramos pequeños-

Nunca pensé que pensaras así sobre mí, solía creer que para ti sólo era un amigo más. Un aburrido vecino, al que le confiabas tus problemas porque era oportuno hacerlo y nada más.

-Jaejoong…- sentía que debía decirte la verdad. La urgencia de confesarte por fin lo que sentía se hacía cada vez más grande.

¿Podrás aceptarme?

¿Podrás dejarlo a él y venir a mis brazos, estar en dónde realmente perteneces?



Si tan solo pudieses ver que soy yo el que mejor te comprende
He estado aquí todo el tiempo, ¿porqué no puedes verlo?
A donde tú perteneces es aquí conmigo
A donde tú perteneces es aquí conmigo


De pie, Esperando en tu puerta trasera
¿En todo este tiempo cómo pudiste no darte cuenta de eso?
A donde tú perteneces es aquí conmigo
A donde tú perteneces es aquí conmigo


Oh, recuerdo cuando viniste a mi casa a mitad de la noche.
Yo soy el que te hace reír cuando sabes que estás apunto de llorar.
Yo soy el que conoce tus canciones favoritas y al que le cuentas tus sueños.
Creo que sé a dónde realmente perteneces …
Es aquí, conmigo.

¿No puedes ver que soy yo el que mejor te comprende?
He estado aquí todo el tiempo, ¿por qué no puedes verlo?
A donde tú perteneces es aquí conmigo
A donde tú perteneces es aquí conmigo


De pie, Esperando en tu puerta trasera
¿En todo este tiempo cómo pudiste no darte cuenta de eso?
A donde tú perteneces es aquí conmigo
A donde tú perteneces es aquí conmigo


Alguna vez has pensado que quizás …
A donde tú perteneces es aquí conmigo
A donde tú perteneces es aquí conmigo


-Quiero que sepas algo …- comienzas a decirme mientras suavemente tomas mi mano.

Un escalofrío recorre mi cuerpo, hace tantos años que no sentía el calor de tu tersa piel.

-Yunho, yo … estuve pensando en lo que me dijiste-

Hiciste una pausa, te veías tan nervioso. Sin darme cuenta mis dedos se entrelazaron con los tuyos y al sentir aquello te sonrojaste levemente. No pensé que yo pudiera tener ese efecto en ti.

-Perdóname, Yunho…todo este tiempo, he estado escondiéndote algo muy importante- dijiste, luciendo aún más nervioso, como si apenas y pudieses hablar- Yoochun… nunca lo amé de verdad. Sólo lo usé como una tapadera … algo para cubrir mis verdaderos sentimientos. No quería que esa persona a la cual realmente amo dejara de estimarme … aunque fuese sólo como amigos.-

Inconscientemente aprieto aun más tu mano, sorprendido por lo que me dices.

-Entonces …¿quién es esa persona?- pregunto nervioso, no teniendo ni idea de la respuesta a mi pregunta.

El sonrojo que cubría tus mejillas, se intensificó en segundos, tu mirada se dirigía a todos lados menos a mis ojos.

-Esa persona…eres tú Yunho…desde hace tiempo…yo te he amado-


No sé que es esto que recorre todo mi cuerpo, son como corrientes eléctricas. Es algo que jamás había sentido.

Mis labios…se sienten extraños y mis ojos… están calientes…

-Yunho…- me llamas, preocupado- Estás llorando…- tus suaves dedos recogen una de mis lágrimas.

¿Llorando, yo?

-Y además… estás… sonriendo- afirmas, aún secando mis lágrimas, no puedo hacer que paren.

Hace tanto que no lloraba. Pero, lo que más me sorprende es que estoy sonriendo … no sonrío desde que era pequeño.

Llorar, sonreír … aquellas eran cosas que no me daba el lujo de hacer, simplemente porque no había una razón. Pero ahora, siento que jamás podré dejar de hacerlo.

Porque si lloro, sé que tú estarás ahí para secar cada una de mis lágrimas delicadamente.

Y sí sonrío, sé que tu siempre estarás ahí a mi lado para sonreír conmigo.


-Jaejoong, yo también te amo. Te he amado desde siempre-



A donde tú perteneces es aquí conmigo
A donde tú perteneces es aquí conmigo





FIN





---------------

2 ♥Comentarios♥ :

Anónimo dijo...

Me gustó mucho ^^ Aunque me hubiese gustado que Jae se hubiese dado cuenta de quién amaba en realidad y no que todo hubiese sido una especie de estrategia para atraer a Yunho. Aún así, en serio, me encanta como escribes.

Muchos besos.

Anónimo dijo...

me gusto mucho, muy lindo y romantico el fic, esta muy bueno, jeje.

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j