21 mar. 2009

Tempestad capitulo 7







Las mismas preguntas revolotean en mi mente. No se por que pero unas ganas inmensas de llorar me atormentan y no logro espantar el miedo que me produce la idea de perder a Yunho. Los minutos pasan lentos, ya van un par de horas desde que el se fue, solo así, sin ninguna explicación y lo mas doloroso es que ni siquiera tengo a mi hermano para llorar en su hombro, que miserable me siento.

Jae es mi apoyo, mi sostén, la única persona en la que confió y también se ha ido; la laguna de nostalgia es dolorosa, el dolor que inunda mi alma se agiganta a cada instante, que puedo hacer. Desde un tiempo a la fecha, exactamente desde que llegamos de Londres es que noto a Yunho diferente, no me besa con la misma intensidad, esas palabras que me susurraba ya no presentan la misma ternura, los “Te amo” se han dilatado en las sombras, nuestras entregas son nulas, y puedo jurar que cuando esta conmigo piensa en alguien mas, eso es seguro, eso es lo que me destruye. Permanezco en la cafetería sin moverme, mirando a la gente pasar frente a mí, observándome extraño, como si mis lágrimas los perturbaran, solo que no puedo hacer nada, ellas ya se han apoderado de mí. Hace unos días mantuve una conversación con Jaejoong en la cual le confesé todo lo que realmente sentía, lloró conmigo, sufriendo mi misma pena, acompañándome como solo el sabe hacerlo. Algunas veces me pongo a pensar en que seria mi vida sin el, sin sus caricias, sin su fraternal compañía, sin sentir susurrar en mis oídos esas palabras de aliento, sin contemplar su hermosura cada mañana. Nada, eso seria, la nada…

Jaejoong es un ser admirable, pudo con todos los obstáculos y ahora se que los hermanos Kim forjaremos un lazo mas fuerte, eso lo lograste tu, solo tu eres capaz de cambiar oscuridad por luz. Por tal motivo me siento culpable, porque ese día sentí tu verdadero dolor, es como si te estuvieras culpando por algo ¿pero que? No lo se, quiero descubrirlo, necesito que confíes en mi. Ahora que me detengo a pensarlo es que soy ignorante de por que llegaste llorando a casa el día del accidente, y luego, después de permanecer en el baño largo tiempo saliste abatido, sufrido; tu llanto detrás de la puerta era desgarrador, y hasta este momento no se que fue lo que paso, dímelo Jaejoong, confía en tu hermano. Es por ello que mas inútil me siento, Yunho no es capaz de decirme de frente que ya no me ama, que otro habita en su corazón y peor aun, que en la mínima oportunidad que tenga me dejara, solo con mi dolor: no obstante no creo poder seguir si el me deja, es mi primer amor, el único hombre que amo y amaré.

Traicioneramente esos días felices se presentan ante mis ojos como un largometraje en cámara lenta, estoy sentado en la primera fila, primero nuestra llegada a Londres luego de la muerte de nuestros padres, el dolor y amargura al saberme lejos de Jaejoong, la sonrisa que desfiló por mis labios en el momento que nuestras miradas se toparon, y maravillosamente las lagrimas se detienen, es como si la liviandad de los buenos momentos me embargara, una pequeña luz al final del camino me ayuda a pensar que talvez, solo tal vez pueda llegar a reconquistar el amor de Yunho. Suena patético, pero quien no es patético en una situación como la mía, estoy a punto de perder al amor de mi vida y lo único que hago es estar llorando como desvalido, patéticamente. Esto tiene que acabar, debo luchar por el, debo reconquistarlo aunque sea lo ultimo que haga y debo demostrarle a Jaejoong que puedo valerme por mi mismo, porque se que el se pondrá feliz al saber que ya no llorare por el, que ahora decido pelear hasta las ultimas consecuencias… eso es lo correcto Changmin.

-según tengo entendido los ángeles no lloran…- una voz me saca de mi ensimismamiento, ese toque paternal me hace caer en cuenta de que proviene de Kazu. Levanto la mirada y me topo con la suya, llena de preocupación al notar el camino de las lágrimas que se remarca en mi rostro.

-no puedo evitarlo, estos últimos días e estado un tanto sensible.- respondo con la verdad, el es junto a Jae a quien jamás podría mentirle. Observo como se sienta en frente mío dispuesto a entablar una conversación, dispuesto a averiguar con exactitud la raíz de mi dolor.

-sabes que a mi no pedes mentirme, en este ultimo tiempo te e notado algo inquieto, el brillo en tus ojos a desaparecido. No culpes de eso a Junsu, el ahora esa bien, se recupera favorablemente y dentro de poco lo tendremos en casa. Minnie dime que te sucede ¿acaso es por Yunho?...- un suspiro escapa de mi boca, el escuchar su nombre eriza mi piel y los malos presentimientos vuelven con mas fuerza. Siento como una mano se posa sobre las mías y la acaricias con ternura, un calor demasiado acogedor recorre mi cuerpo, lentamente la pesadez desaparece.

-es por el…- es mi escueta respuesta, parece que mis palabras no te asustan en lo mas mínimo, ¿será que sabes algo? ¿Yunho te ha contado? Solo tu puedes responderme eso, y lo sabré, necesito saber que es lo que realmente le sucede porque yo no he hecho nada para que me dejara de amar, le brindo cada segundo de mi vida, lo amo como nadie podría hacerlo, y aun así, después de todo esa incondicional entrega siento que lo pierdo rápidamente.

-que pasa entre ustedes…-tu expresión no sufre cambios, es como si esperaras que te cuente algo que ya sabes.

-tu no lo sabes?...-hora son mis manos las que sujetan la suya, estoy buscando respuestas que solo tu puedes darme, deseo que le des una alternativa a mi problema.

-yo no se nada que tu no sepas, pero te diré que…-tomas aire, tu mirada recae en mis manos…-este ultimo tiempo no he visto a Yunho muy conforme. Eso me preocupa, y se que no eres tu el motivo…hay algo mas.- el revoltijo en mi estomago, ese ardor en mi garganta y el repentino mareo que provocan tus palabras me demuestras que no estoy errado, hay otra persona. Y tú también lo notaste.- Changmin…-

-hay otra persona cierto?...-pregunto tajante, las lagrimas se acoplan en mis parpados y pujan por salir descontroladas, sujeto con fuerza tus manos, y siento que me miras con lastima.

-no lo se min… eso deberías saberlo tu. Yunho no me cuenta nada de su vida privada, sin embargo puedo notar que no esta conforme con su relación; no quiero que te lo tomes a mal, pero si hay algo por lo que yo voy a luchar en este mundo, es para que ninguno de los Kim sufra, y menos si ese dolor es provocado por alguno de mis hijos.-tu seño se frunce, tus palabras son duras, lo dices con determinación y ¿odio? Odio hacia que?. Sigo observándote, ahora unos tiernos besos son posados sobre mis manos, y tu mentón descansa sobre nuestros puños. Tus ojos me transmiten paz.-no te parece que esto les esta haciendo daño a ambos?... tu mas que nadie deberías tomar cartas en el asunto.-

-lo se… pero no es como tu lo dices Kazu, lo siento, pero amo demasiado a Yunho y haré lo que este a mi alcance para que nuestra relación siga adelante.-respondo con seguridad.

-crees que tendrá sentido seguir luchando por algo que quizás ya esta perdido.-

-talvez no, pero deseo luchar por lo que creo tiene sentido para mi Kazu. Por favor apóyame, trata de entender que este amor que oculta mi corazón solo puede ser dirigido a el.- mis palabras suenan a suplica, y solo te sacan un suspiro de resignación.

-no puedo hacer nada para cambiar tu pensamiento. Solo quiero que sepas que yo estaré aquí para apoyarte, si necesitas un hombro para desahogarte sabes que estoy disponible.-embozas una preciosa y gran sonrisa contagiándome, porque en mis labios una mueca de alegría aparece.

-ahora que Jaejoong no esta creo tu eres el único que puede contener mis lagrimas…-esa sonrisa desaparece de tus labios al pronunciar el nombre de Jaejoong. Miro con desconcierto como te incorporas, recuperando el semblante del principio.

-sabes que puedes contar conmigo para lo que quieras y otra cosa. Desde hoy te vienes a vivir conmigo.- tus palabras me sorprenden.

-pero…y Junsu…-

-no te preocupes por el. Estuve hablando con Hiro y pude lograr el traslado de Junsu a la mansión, tendrá los médicos necesarios a su disposición y de esa manera yo podré trabajar tranquilo, Yoochun podrá cuidar de ustedes dos.-

-esta bien…y Yunho...sabes donde ha ido…-

-el… el tiene que resolver algunos de mis asuntos personales, no te preocupes, pronto estará de regreso.-

-si… - finjo una sonrisa y me levanto para abrasarte. Nuestros cuerpos se funden en ese acercamiento incomparable, tus manos recorren con parcimonia la totalidad de mi espalda, mis lágrimas se pierden en tu ropa.

-por favor no llores min… - remueves mis cabellos con dedicación, repartes sutiles besos en mi cabello, tus manos me presionan con mas fuerza. - no puedo verte así…-

-duele mucho Kazu, siento que mi corazón no lo podrá resistir por mucho tiempo mas, si Yunho me deja yo…-el llanto se intensifica con cada palabra, y pareces maldecir por lo bajo aunque no llego a escucharte.- pero voy a luchar para que todo cambie, trataré de que el se de cuenta que nadie lo amará como yo.-

-piénsalo bien minnie… no puedes cambiar sus sentimientos, pero tampoco soy quien para decirte que es lo que debes hace con tu vida. Solo una cosa, siempre hay una luz en el camino, y si Yunho no esta en el, tengo la certeza de que ya aparecerá esa persona que cicatrice tus heridas.-

-no lo creo, pero gracias… - nos separamos y con tus manos limpias mis lagrimas.

-sus cosas ya están en casa, ahora quiero, no!! Mejor exijo que vayas, tomes una ducha, comas algo rico y luego te dediques a descansar, el auto de Yoochun esta afuera, cógelo y ve.-no se como agradecer, pero no es necesario, tienes presente que te amamos como a nuestro padre. Te sonrío y remuevo el rastro de las gotas en mi rostro; me besas la mejilla y noto como comienzas a alejarte…

Gracias…



-los calmantes son muy fuertes, es seguro que dormirá por un largo rato… lo siento Yoochun, pero tendrás que esperar para verlo.-

- no hay problema Hiro, lo visitaré cuando despierte. -

Una falta sonrisa y ya te alejas por el pasillo, lo siento, pero no quiero hablar con el solo necesito ver su rostro, sentir el calor al estrechar sus manos, acariciar su piel mientras duerme, como siempre lo he hecho.

Miro a todos lados comprobando que nadie observa, rápidamente me adentro en la habitación procurando no hacer ruido, cerrando la puerta tras de mi silenciosamente; doy vuelta y mi mirada rebusca hasta encontrarte en el centro de la habitación, profundamente dormido. Agradezco al cielo que te hayas desconectado esos miles de cables que tenias por todo el cuerpo los primeros días, tu torso desnudo me permite contemplar tus heridas, esas que levemente se notan sobre la piel. Tu brazo totalmente vendado, recuperándose con lentitud al igual que tu, porque eso era lo que mas nos preocupaba, que luego de la unión de los tendones estos contrajeran algún tipo de infección y si así hubiera pasado ya no estarías aquí. Decido sacar esas terribles ideas de mi mente y me acerco, me posiciono en una silla al lado de tu cama y me dedico a contemplarte sin restricción.

¿Acaso puedes ser más hermoso?

No… eso es imposible, y ciertamente hay algo que no puedo llegar a concebir ¿Por qué los hermanos Kim son tan hermosos? ¿Tan inalcanzables? Changmin a caído bajo el encanto de Yunho, Jaejoong es una persona que no tiene relaciones, se nota a simple vista que no presta atención en esas cosas, o si no fuera así lo disimula muy bien, y Junsu… definitivamente son inalcanzables, es descabellado creer que son hermanos, que están juntos en una misma casa.

Rápidamente mi cuerpo descansa en una silla al lado de la cama, la acomodo para que de esta manera pueda contemplarte enteramente, ahora mis manos se dedican a tapar con las sabanas parte de tu cuerpo que esta desprotegido, tu torso totalmente desnudo hace volar mi imaginación, el estar en estas condiciones me llama a tomarte, a querer hacerte mío aunque no sientas lo mismo que yo, aunque creas que todo este tiempo solo he sido tu mejor migo. Y esa pesadumbres característica en mi aparece, el semblante pálido y abatido que usurpa mi rostro se muestra en este instante como lo mas común y certero del mundo, porque a pesar de saber que no eres para mi una esperanza siempre habita en mi corazón, algo me dice que talvez no seria tan malo confesarte esto que me carcome día y noche, esto que callo por temor a dañar tu perfecta naturaleza.

¿Habrá cruzado por tu mente alguna vez esto que yo deseo? ¿El estar cerca de mi de una forma mas intima? Eso seria demasiado pedir, después de conocer mi personalidad, de curar mi corazón dolido y contener mis lagrimas creo que te has dado cuenta de la persona que soy, y por mas que aun sigas a mi lado como mi único a migo, creo que esto seria diferente si llegara a plantearte que te deseo… que deseo tu corazón. Porque se que mereces algo mejor, porque no necesitas a tu lado a alguien tan sucio, repugnante, que inclusive te ha confesado esas burdas fantasías que tiene con tu hermano, porque esta sediento de celarte, porque de alguna manera tengo la necesidad de celarte para que te des cuenta de cuanto te amo. Y aun así nada sucede, seguimos en el mismo plan desde que nos conocimos, no te das cuenta de lo que verdaderamente siento por ti.

Esto no tiene caso, lo que debo hace es alejarme y no permitir que te enteres de lo que realmente siento, debo dejar que encuentres a esa persona que espera por ti, que pueda entregarte un amor limpio y sin trampas, un ser que te respete como yo lo haría y mas, un ser que te ame mas que yo. La idea se me presenta descabellada ¿alguien que te ame más que yo? No existe ese ser, nadie te amará mas de cómo yo lo hago, no creo que alguien conozca cada unos de tus gustos, las tantas virtudes que posees, que distinga tus semblantes en las diferentes situaciones, nadie podría distinguir cuando estas enfadado, contento, avergonzado, amargado, solo yo conozco a la perfección cada gesto y mirada, porque vivo observándote, vivo creando fantasías al lado tuyo, vivo amándote en silencio. Junsu eres mi todo, y por ello la mejor manera de demostrarte mi amor es alejándote de mi…

Inconcientemente mi mano comienza a acariciar la tuya, estas completamente sumergido en el mar de sueños, no despertaras en largo rato y eso es una ventaja, porque así podré sentir tu calidez sin que te des cuenta, esa calidez que me permitirá vivir por algún tiempo mas; esa suavidad que solo tu posees me dota de alegría, el solo saber que estas aquí a mi lado es motivo suficiente para llorar de felicidad.

-hola Susu…-mis labios musitan al aire, mis ojos perdiéndose en la luz que destella la piel de tu rostro, agradeciendo al cielo que estés profundamente dormido y me permita desahogarme como solo esta oportunidad me lo concede, sin que puedas llegar a enterarte.

Las yemas de mis dedos palpan tu sedosa piel, recorren con delicadeza la parte de tu anatomía que esta descubierta, delineo tu cintura, acaricio los músculos de tu brazo, empiezo a palpar tu torso hasta llegar a tu cuello, ese lugar que me invita a arcarlo con mis besos, a dejar las marcas de mi estigma en tu piel; llego por fin a tu mejilla, y la suavidad que siento es infinita.

- no te imaginas como he estado estos días… - sin pensarlo comienzo a susurrar esas palabras que se pierden en el silencio, tranquilo al saber que no escucharas nada de lo que sale de mi boca. Una fuerza superior hace que ahora mis pulgares delineen tus labios, sintiendo tu respiración chocar contra ellos, y es una sensación gigante, delirante, doliente, porque se que solo así lo sentiré, porque tengo la certeza de que jamás llegaré a sentir tu respiración sobre la mía. Fundiéndose en alguno de esos besos que anhelo, que habitan en mis sueños… - rezando a cada minuto para que te recuperes, deseando volver a ver esa sonrisa que tanto me llena… - ahora ambas manos sujetan la tuya, mi mentón recostado sobre esas, mis ojos fuertemente cerrados para contener el llanto, para no llorar frente a la única persona que podría curar mi corazón.

- sabes? Mientras permanecía fuera de esta habitación, rezando en mis adentros para que te recuperes lo más rápido posible una idea rondaba mi cabeza. Llegué a imaginarme a los dos juntos, disfrutando de nuestra juventud, amándonos como dos locos sin importarnos absolutamente nada de lo que pase a nuestro alrededor. En realidad eso es lo que mas deseo, sin embargo inmediatamente esas miles de personas que cruzaron por mi cama, las desagradables entregas a las que fui expuesto, las manchas de mi alma recorren mi mente y hacen que desista a la idea de amarte, porque alguien tan puro como tu no merece a este ser cubierto por las cicatrices y el pecado.-

Ya me es imposible contener las lagrimas, ellas corren libres por mi rostro hasta toparse con tu piel y la mía, y es que aunque no estés escuchándome al mismo tiempo la vergüenza me atormenta, porque no soy capaz de decírtelo, porque huyo como cobarde al imaginarme que si te lo llegara a decir te alejarías de mi lado como todos lo han hecho. Porque no quiero volver a la oscuridad de mi vida antes de que en ella aparecieras tu.

- me siento realmente patético al estarte diciendo esto, soy un cobarde, pero entiéndelo Susu, si tu te alejas de mi lado no podría seguir viviendo, porque escojo amarte en silencio, para que tu no sufras y yo siga viviendo de tus sonrisas, por mas que la muerte me este embargando lentamente… porque te amo Junsu.-

Levanto mi mirada y me encuentro con tu adormilado semblante, me incorporo y me posiciono frente a ti, sutilmente mis labios se posan sobre los tuyos en un calido roce, solo un roce que me devuelve el respirar que me era negado, porque sentir tus labios me deja en la gloria, porque su delicadeza es el paraíso mismo. Mientras mis labios delinean los tuyos mis manos acarician tus mejillas; no puedo evitarlo, siempre lo he hecho, besarte mientras duermes se me hace una costumbre, acariciar tu piel cuando no estas en todos tus sentidos es algo que no puedo evitar, como esas miles de beses en las que salíamos a algún antro de Inglaterra para beber, consciente de que al otro día no recordarías lo que te dije en la noche, tomándolo como un desahogo de mis penas, un simple y a la ves tormentoso alivio.

Mis crudas lagrimas ruedan por tus mejillas, y cada vez se intensifican, el llanto esta asfixiándome, me separo de tus labios y seco el recorrido de las gotas en tu rostro, me quedo parado observándote, llorando aun mas al saberme tan vulnerable, al sentir ese hueco en mi corazón que me dice que jamás seré feliz porque nunca lograre tenerte a mi lado. Las mangas de mi camisa me ayudan a remover cualquier rastro de agua, te miro por última vez antes de irme, deposito un casto beso en tus labios… susurro unas crueles palabras.

-como duele amarte Junsu… duele saber que no estamos destinados, porque rezaré para que una buena persona llegue y conquiste tu corazón, para que te brinde algo puro y natural, algo que yo jamás podré brindarte ya que mi alma es negra como la noche. - una última lágrima escapa de mis orbes, mis piernas caminan desanimadas hacia la puerta. Aunque triste y desolado mi corazón recibió un desahogo para esta gran pena.

Por fin estoy frente a la puerta, mis manos tomando la perilla, rodándola para lograr abrirla, un ruido que capta mi atención, un temblor recorriendo la totalidad de mi cuerpo, las lagrimas volviendo a mis ojos.

-tu… tu no sabes nada…- puedo sentir su entrecortada respiración, los sollozos se intensifican a cada segundo, pero aun así no giro mi cuerpo, siento que si veo sus ojos no podré resistirlo, se que ahora lo he perdido todo… Junsu me odia.

- alguien mejor para mi? Acaso te escuchas… - escapa apenas audible de su garganta, y no se lo que trata de decirme, su tono no suena enfadado, mas bien su tono de voz se siente indignado. Tomo el coraje suficiente para darme vuelta y mirarlo, mis piernas temblando se niegan a seguir sosteniendo el peso de mi cuerpo, el frío sudor impregnando mis manos, las lagrimas que no cesan. Mis ojos por fin lo encuentran y lo que veo me destroza. Gran cantidad de lagrimas inundando tus ojos, tu mirada perdida en el techo del recinto, mirando algo inexistente, algo que solo tu conoces, o simplemente evitando el mirarme.

- miles de noches llorando por ti, porque según yo jamás te fijarías en tu mejor amigo, ese compañero de copas, que sirve y sirvió siempre para tu desahogo, el que escuchaba atentamente tus fracasos amorosos deseando ser el quien ocupe tu corazón, muriendo en silencio mientras cada una de tus palabras rondaban por sus oídos… - mi mente no reacciona, mi mirada no se despega de ti… Tus palabras tienen gran impacto ¿esto es real? Tu… Dios mío, no me digas que…

-Ju…Juns…-

- CALLATE!!! No puedo creer esto Yoochun, no puedo creer todo lo que me acabas de decir, ESTO ES DEMASIADO!!!! … - tus gritos retumban en la habitación, pero es seguro que nadie anda rondando por afuera, sino ya habría entrado al escucharte.
Ahora me miras fijamente, me dejas el camino libre para contemplar esas gruesas gotas que descienden de tus ojos… un dolor en mi pecho me dice que no podré resistir esto…- porque nunca me lo dijiste… no ves lo que siento, acaso no te has dado cuenta que muero por ti, que te amo como jamás pudiera haberme imaginado…-

“Te amo” esas palabras retumban en mis tímpanos, un terrible dolor atraviesa mi cabeza, mis ojos arden. Sin siquiera pensarlo comienzo a acercarme a ti, que te has dado vuelta y sigues llorando sin descanso. Ambos recibimos un shock emocional muy fuerte, pero… todavía no puedo creerlo. Mis dedos logran tocar tu desnuda espalda y tu estremecimiento es captado por mi piel, tus sollozos son cada vez mas sonoros, sin pensarlo te abraso, me inclino y te abraso como si fueras a escaparte, no pudiendo contener ya mi pena, decido acompañarte en el llanto.

Tus delicadas manos se enredan en mi cuello, tus lágrimas ahora se pierden en mi cuello, esto es demasiado…

-Ju…Junsu dime que es verdad… por favor dime que sientes lo mismo que yo. - es necesario, te suplico sin descanso, se me hace indispensable saber que todo es verdad, que nada de lo que susurraste es mentira, solo una palabra tuya bastara para sanarme, para que pueda luchar contra todo el mal que me rodea y luchar por ti.

-Yoochun…- nuestras miradas se encuentran, no podemos despegarnos de la conexión y es algo mágico, lo que siento es este momento, esas cosquillas en mi vientre, el deseo de besar tus labios, el placer al contemplar tus sonrojadas mejillas. Todo es mágico…

-perdóname Susu… por lo que mas quieras perdóname… - inmediatamente logro sentir tus labios sobre los míos, un esperado encuentro que me deja en el cielo. No puedo creer que me estés besando, sin embargo no voy a detener, esto es lo que siempre he deseado, probar esos labios que tan loco me vuelven, y mas ahora que probé de sus sabor no dejaré de desear.

El contacto se presenta interminable, nuestras respiraciones se juntan, la suavidad de ti lengua me invita a recorrer esa cavidad más a fondo. Pero como lo mágico siempre termina, la inoportuna falta de aire obliga a que nos separemos, nuestros ojos se encuentran.

-júrame que nada de esto es mentira, dime que realmente me quieres Yoochun...- esto es mas de lo que alguna vez podría llegar a desear, tenerte así, solo para mi, saber que me quieres al igual que yo… las ganas de llorar regresan con mayor intensidad.

-te amo Junsu…- musito antes de enterrar mi rostro en su cuello, ocultando las lagrimas que se trasformaron en mi confidente, las cuales son mis compañeras, y que esta vez no descienden tristemente, mas bien su descenso lentamente borra la terrible oscuridad que penetra en mi piel. Ya nada importa.



- ahhhhh… - no puedo reprimir los gritos que escapan de mi garganta, el calor en mi cuerpo aumenta con gran intensidad, y sentir nuevamente tu sexo penetrando con fuerza mi trasero es sofocante. Mantienes una de mis piernas sobre tu hombro haciendo del momento por demás erótico, y es que no puedo evitarlo, te deseo como jamás creí hacerlo, necesito que este contacto no se termine, debe seguir a pesar de las horas, del cansancio…

- mnhhhhhh!!... ahh, ahhh… jae… - jadeas con los ojos cerrados, tu boca buscando la mía, nuestras lenguas incansable enredándose por enésima vez. Mis otra pierna se enreda en tu cintura haciendo que me penetres con mas fuerza, mi espalda chocando contra el duro piso, raspándose con los frenéticos movimientos, transmitiéndome aun mas placer del que siento, ese que paradójicamente obtengo del dolor; nuestras bocas devorándose mientras que tu erección entra y sale con fuerza de mi cavidad, la que por cierto enardece al ser penetrada durante tanto tiempo, sin descanso. Detienes tu actividad, tu cuerpo cae pesadamente sobre el mío, un grito escapa al unísono de nuestra bocas…- no… ahhhhhh… no puedo mas… - dices quedamente en mi oído, embozo una sonrisa y separo algunos cabellos que están pegados en tu frente. Estas totalmente exhausto, y es que realmente el deseo escapa de nuestras expectativas.

Apreso tus labios con pasión mientras con cuidado hago que salgas de mi interior, al incorporarme una gran cantidad de semen escapa de mi cavidad, es que te has corrido tantas veces en mi interior que ya he perdido totalmente la cuenta; me miras fijamente, tus sonrojadas mejillas, la escasa respiración que escapa de tu boca, el sudor resbalando por tu rostro, el calor que despide tu cuerpo mezclándose con el mío, nada puede ser mal delirante, ahora me encuentro sobre ti, mis brazos enredándose de nueva cuenta en tu nuca, una mano jalándote de los cabellos para obligarte a besarme, mi trasero posicionándose exactamente sobre tu erección para ser penetrado otra vez. Los gritos no se hacen esperar, pero una sonrisa contornea tus labios, y esas palabras de las cuales ya dependo vuelven a susurrase en mi oído…

- te amo Jaejoong… ahhhhhh!! Por favor no te detengas… ahhhhh… - tus dientes mordiendo el lódulo de mi oreja, mi espalda arqueándose ante la acción, los gemidos volviendo a escapar de mi boca. Con una mano te sostienes sobre el gélido suelo, mientras que con la otra agarras mi nuca para que nuestros labios no se separen, para que el beso se profundice más y mas. La sensación del dolor y el placer se mezcla a cada instante, primero el goce cuando tu sexo penetra con fuerza y cada vez mas profundo mi cavidad, luego el dolor que me produce, la sangre derramándose de mis paredes internas, pero aun así sigo moviéndome sobre tu erección mas rápido, haciendo que esa parte en mi por momentos se paralice, sufra una especie de estupor asfixiante que me hace delirar. Mas aun no quiero detenerme, tu rostro inundado en el placer no me permite hacerlo, podría seguir incontables horas mientras pueda contemplar ese goce dibujado en tus músculos faciales. Mientras pueda besar tus labios y escuchar esas deformadas palabras que escapan de tu boca cada vez que nos separamos del beso.

- mnhh, ahhh, mhhhhhhh… Dios, esto… ahhhhhhh… no quiero detenerme Yunho…- musito mirándote a los ojos, haciendo que nuestras perdidas miradas se encuentren. Solo me dedicas una inmaculada sonrisa e inmediatamente ciento como tus manos acarician descaradamente mi trasero, se pasean por mis muslos, apretándolos y sujetándolos con fuerza a medida que tu sexo entra y sale de mi trasero. Parece como si hubieras recobrado algo de fuerza porque ahora te mueves a mi compás, con mayor fuerza haciendo que ahora si el dolor me invada por completo; sin embargo no me detengo, sigo con mis embestidas, levantándome solo un poco y cayendo pesadamente, a sabiendas de que pronto estallarás nuevamente en mi interior.

- solo un poco mas… ahhhhh, mnghhhhhh… sigue así amor… ahhh!!.... - nuestras manos se dedican a masajear mi entrepierna, arrancándome sonidos que nunca había emitido en mi vida, esos que espantarían a cualquiera, desquiciadas melodía que solo la danza de nuestros cuerpos podría causar. Nos miramos mientras acariciamos mi sexo y las embestidas continúan, tus penetrantes y a la vez cansadas orbes se pierden en mi mirada, solo eso basta para comprender el amor que nos inunda, solo esto basta para comprobar que jamás podremos separarnos.

- ahhhhhhhhh!! ahhh… esto… mhhhh… fue fantastico… - dices al correrte en mi interior, el semen escapando de mi entrada, la calentura esparciéndose por toda mi cavidad, el placer estremeciendo todo mi cuerpo. Te beso con pasión y locura, no me canso e hacerlo, respirar en tu boca es algo que jamás dejaría de hacer; enredo mis dedos en tu cabello, nuestras frentes se juntan, nos miramos fijamente mientras tu continuas masturbando mi erección que todavía no se ha liberado.

- mmhhhhhh!!... si, aahhhh, sigue así Yunho… mas rápido… - susurro al sentirlo, tu lengua recorre mi cavidad en tanto el semen sale descontrolado, manchando la totalidad de tu mano y parte de nuestros cuerpo, eso fue fantástico…

- …ahhhh… eso, fue maravilloso… - mi cuerpo cayendo pesadamente sobre el tuyo, tu sonrisa junto a la mía, tus manos acariciando mi espalda a medida que te acomodas de lado junto a mi… - jamás… he vivido algo tan fuerte…- besos siendo depositados por todo mi rostro, mis ojos fuertemente cerrados acomodando el remolino de sensaciones que me acomplejan. Tu rostro ocultándose en mi cuello, permitiéndole a mis manos fácilmente el acariciar tus cabellos.

-Yunho… te amo… - esa palabra nuevamente escapa de mis labios con poca frecuencia, mi respiración todavía no es la adecuada. Abro los ojos y encuentro los tuyos mirándome detenidamente, analizando cada atisbo, cada expresión que puedas encontrar en mi rostro. Y ya no existen palabras que podamos susurrarnos, gastamos todas y cada una de ellas, así que un simple beso basta para transmitir lo que ninguna palabra podría.

Permanecemos así, solo acariciándonos, riendo ante las sonrisas del otro, sumergidos solamente en ese perfecto mundo que hemos construido en base a caricias.

- me duele mucho… -digo captando tu atención, y es verdad, el dolor en mi baja espalda se intensifica a cada segundo, pero lejos de eso es incomodo, sino que me demuestra que nada de esto a sido mentira… veo como te incorporas, permitiéndome contemplarte enteramente, admirando la perfección de tu cuerpo, me tomas en tus brazos y comienzas a alzarme, me sujeto con fuerza de tu nuca, y lentamente comenzamos a adentrarnos en el agua, que por cierto a causa de que ya esta anocheciendo se torna muy fría. El estremecimiento es recibido por ambos, sin embargo no reparamos en ello, solo nos besamos a corred nuestros cuerpos se sumergen en el agua. Poso mis pies en el fondo del arroyo y tus caricias comienzan a ser repartidas, siento tus manos vagar por mi cuerpo, primero limpias nuestros estómagos que están totalmente manchados por mi semen, te miro embelesado y tu no quietas tu vista de mi cuerpo, lo delineas con tus manos, apartando el residuo de nuestro deseo.

Un nuevo beso da inicio, tus manos acarician mis muslos con delicadeza, tomas agua y limpias por donde pasas, un quejido sale de mi boca como producto del dolor que siento a medida que tus dedos usurpan mi entrada, limpiando profundamente el semen y la sangre; nuevos besos depositados, mi rostro perdiéndose en tu cuello, tus manos siguiendo con su cometido. Unos segundos y ya es suficiente, lo compruebo porque ahora acaricias mi espalda y la sensación de bienestar no me abandona, esto es mas de lo que podría imaginar…

- gracias…- escucho como dices entre suspiro a medida que apartas los mojados cabellos de mi frente. Te dedico una sonrisa, diciéndote con esta que yo te agradezco por haber a parecido en mi vida, que aunque esto este mal, aunque en un futuro cause mucho daño, este sentimiento de bienestar y goce no la había sentido nunca, gracias a ti me siento pleno.

- creo que ya es hora de ir a la mansión, Tatsu debe estar muy preocupado…- escuchar ese nombre de tus labios eriza mi piel, ese chico me cayó como un balde de agua fría.

- quien es el…- pregunto tajante, el brillo de nuestros cuerpos siendo reflejados en el arroyo por la luz de la luna, es un momento mágico, el cual creo se ha desmoronado a causa del tono de mi voz.

- es mi mejor amigo… nos conocemos desde que nacimos, porque mi familia es dueña de estas tierras y siempre vivimos aquí, solo que cuando Mamá se volvió a casar decidió que viviríamos en la cuidad… porque preguntas… - tu tono se me hace tan cariñoso, pareces una enamorada quinceañera frente a su primer amor, eso me agrada Jae, hace que te ame cada vez mas, hace que piense que esto no tiene limites.

- solo curiosidad, ese chico no me cayó nada bien…- giro el rostro ofuscado, es que realmente ya creo que no lo soporto, ese chico me traerá muchos problemas.

-¿Tatsu? Pero el no podría caerle mal a nadie… deja de ser paranoico…tu ¿estas celoso Yunho?...-una risa escapa de tus labios al terminar la frase.

- pues creo que no perdería la oportunidad si se encontrara solo contigo.-

- definitivamente estas paranoico…- tus labios hacen que olvide todo, son tan suaves y dulces que su propio licor me embriaga.

-………...- no contesto, solo me dedico a recorrer tus labios con hambre y sed de amor.

- ya vámonos, te presentaré a mis nonos. - dices con una mágica sonrisa que me hipnotiza… sin mas decir nos dedicamos a vestirnos. Nuestra ropa por suerte se encuentra seca así que nadie sospechara; observo como la tela se desliza por esa piel tan suave que tuve la dicha de recorrer con la mía, tus delicadas manos abrochando con premura el Jean y luego colocando sobre tu torso desnudo el suéter que te frente, ese que también envolvió alguna vez mi cuerpo.

El letargo no tiene fin, mis ojos se pierden en tus acciones, tu perfección hace que mi mente ruede y ruede en busca de una respuesta a mis preguntas, una respuesta a tanta perfección y belleza. Te das cuenta de mi mirada y te acercas, ahora tus manos abrochan mi pantalón, rozando picadamente mi entrepierna, embozando una enorme sonrisa al sentir mi estremecimiento. Solo procuro apresar tu nuca y hacer que la caricia no desaparezca, pero contrario a mi pensamiento tu te separas y hechas un silbido al aire, y pronto a mis espaldas un negro caballo aparece. Es hermoso, su pelaje sirve como camuflaje, es tan oscuro como la noche que se forma en el cielo.

- ven aquí shadow…- el animal se acerca a ti y comienzas a acariciarlo, la imagen frente a mi es enternecedora, realmente eres un estuche de monerías…

- como se llama esta niña… -pregunto al acercarme al precioso animal de blanco pelaje que me trajo hasta aquí…

- ella es pureza…pero, ella te trajo hasta aquí?... - exclamas anonadado, pareces no creer que haya sido capaz de montarla… (es tan difícil de creer que haya montado a ese caballo, pues fíjate como te a montado a ti boo xDDD)

- se nota que es ruda, solo que no conoces de mis años de yoquey en mi juventud…-

- así que a ti también te gustan los caballos?.. .- preguntas sonriendo de medio lado, tu mano acariciando el pelaje de tu negro amigo.

- en Inglaterra es algo común, allí estas los mejores pura sangre, y pues, no quiero presumir, pero siempre fui muy bueno. - pues no alcanzo a terminar mi frase que tu ya estas montado en shadow, perdiéndote entre los árboles a toda velocidad, rumbo a la mansión.

- entonces trata de alcanzarme!!… - escucho un lejano grito, una sonrisa usurpa mis labios, de inmediato me monto en pureza y comienzo a seguirte, con ese brutal sentimiento que me embarga… el que me dice que ya nada volverá a ser como antes.


El sonido que producen nuestros caballos aumenta cada vez mas, he tomado gran ventaja pero aun así te mantienes tras de mi, se nota que eres bueno…

- shadow enseñémosle quienes son los mejores…- sin mas palabras la velocidad adquirida aumenta considerablemente, dejando a Yunho muy por detrás. No puedo creer que este tan emocionado corriendo carreras de caballos, esto ya a llegado al punto en el cual suena totalmente descabellado. Quien iba a pensar que pasaríamos horas entregándonos, fundiéndonos en uno solo, con un inmenso amor emanando de cada poro. Creo que esta sonrisa será muy difícil de hacer desaparecer, estoy tan feliz que solo quiero salir al mundo y gritar que lo amo.

La noche a caído pesadamente sobre estas tierras, pero a lo lejos puedo distinguir las luces de la mansión, hecho un ultimo vistazo y me percato de que Yunho no me ha perdido el paso “Definitivamente es bueno en todo” la sangre sube a mis mejillas ante el pensamiento, solo que no puedo negarlo, es excelente en el sexo, sin duda creo que no me cansare nunca de el… esa manera de poseerme, de tocarme, de besarme, simplemente esto se recompensa al decir que no solo fue sexo, esto es pura y exquisitamente una entrega del mas puro amor.

He llegado, me bajo y espero a que el llegue a mi lado… al estar junto a mi tamben se para y ambos comenzamos a caminar por los largos pastos junto a nuestros caballos, las miradas y sonrisas cómplices hacen que las carcajadas resuenen en el aire…

¿Podemos estar más felices? No…

- estaba preocupado por ti…- aparece frente a nosotros Tatsuya con un semblante que no logro descifrar, efectivamente creo que no le ha caído para nada bien Yunho, su actitud lo demuestra, ambos se miran con profundo odio…¿me perdí de algo?

- es que nos entretuvimos demasiado cabalgando…le mostré los limites de las tierras, perdona si te tenia preocupado…- respondo con total seguridad, veo como te acercas especialmente a mi y me tomas de las manos, me jalas delicadamente, alejándome de Yunho.

- necesitamos hablar muy seriamente Jae… nuestra charla quedo inconclusa, así que…-te detengo, se que necesitamos hablar, y juro que te confesare todo, pero por favor ahora solo quiero disfrutar de mi burbuja de amor, necesito olvidarme solo un poco mas de mis problemas, mañana será momento para charlar tranquilamente, para que te aterres de mi situación.

-perdona Tatsu… mañana hablaremos tranquilamente, ahora por favor necesito descansar…-bajo el rostro, tu mirada denota enojo.

- esta bien… mañana hablaremos seriamente.-

- gracias… tu siempre entiendes… - noto como te alejas y logras dejarme solo con Yunho.

Ahora me acerco a el y le dedico una sonrisa, lo tomo de la mano, cosa que jamás pensé hacer, parezco una ridícula niña con su primer amor, es cursi, pero aun así no puedo evitarlo. Me miras expectante. Feliz de ver mis reacciones.

- ven…te presentaré a mis nonos.-

- espera…- me detienes en seco, miras a todos lados percatándote de que no haya nadie, sin previo aviso tus labios aprisionan los míos, me regalas un corto pero apasionado beso, esos que me dejan deseando más. - …ahora si, entremos… - y nos adentramos por los pasillos en busca de mis nonos.

Llegamos a la cocina y sus miradas recaen inmediatamente en ti, Karin emboba una sonrisa e inmediatamente te ofrece algo para tomar.

- tenemos mas visitas? Y quien es este jovencito Joongie… - pregunta Hosho incorporándose y saludando cordialmente a Yunho.

- el es un amigo… a venido a acompañarme durante unos días, espero que no sea molestia…-

- ¿molestia? Jaejoong no seas modesto, todo esto es tuyo, los agradecidos aquí deberíamos ser nosotros, cierto Tatsuya… - y es cuando Karin pronuncia su nombre que me doy cuanta de que permanece tras de nosotros.

- siempre estaremos en deuda con la familia Kim…-dices acercándote a mi y regalándome un beso en la mejilla, para nosotros siempre represento algo normal, pero la penetrante mirada de Yunho demuestra que no le ha simpatizado.

- un gusto en conocerlos… - Yunho hace una venia.

- todos los amigos de Jaejoong son bienvenidos aquí… pero por favor, siéntense, pronto serviré la cena.-

- no te hagas problema nona, nosotros cenaremos arriba… eso si no les molesta…- pregunto respetuosamente, solo me dedican una tierna sonrisa.

- no hay problema Jae, seguro deben estar exhaustos por el viaje, mejor vayan a descansar, yo preparare la charola para que cenen arriba.-

-muchas gracias… -una ultima sonrisa y hago una seña para que me acompañes, te mostrare mi casa, aunque yo estoy mas ansioso por recorrerla, por ver si se mantiene como la recuerdo.

Subimos las enormes escaleras, nuestras sonrisas y miradas fundiéndose con el ambiente, tus manos apresando mi cintura, tu cuerpo pegado al mío. Pronto nos encontramos recorriendo el pasillo, observando las fotos que adornan las paredes… mirando con nostalgia lo que alguna vez fue mi vida.

- mira… esta de aquí es mi melliza…-

- eran exactamente iguales…-dices posando tu mentón sobre mi hombro, aspirando profundamente mi aroma. - y este de aquí quien es…- preguntas señalando la foto de un bebe entre cientos de peluches multicolores, sonriendo mágicamente.

- ese es…Changmin… - ese dolor volviendo a mi pecho, mi mirada perdiéndose en los ojos de ese bebé, mis manos rodeando mi cuerpo para brindarme el calor que al parecer expiró completamente, tus fuertes brazos rodeándome por la espalda, repartiendo castos besos en mi cuello…

-perdona… pero no podemos hacer nada…-

- lo se… pero aun así es mi hermano, soy un desgraciado…-

- no vuelvas a repetir eso, entinte que era inevítale… - por mas que tus palabras traten de animarme no hay caso, la tristeza me sumerge en ese abismo de soledad que bien conozco.

- Yunho yo…- tus labios callan mis palabras…

- ya habrá tiempo de pensar en como solucionar todo…- y esa sonrisa que parece curar todo aparece, la solitaria lagrima que rueda por mi mejilla es removida, un beso mas en esta y creo que ya estoy curado.

- ven…- tomo tu mano y te adentro en una habitación, todo esta oscuro, un refrescante olor a rosas invade nuestros sentidos, la luz es encendida y todo lo de allí adentro se revela ante nuestros ojos. - …esta es mi habitación…-

Todo esta perfectamente como lo recuerdo, los muebles, los libros, mis juguetes... es maravilloso…

- aquí dormiremos?... - preguntas desconcertado al ver la pequeña cama que ocupa la habitación.

- ¿dormiremos? Sígueme…- salimos de allí e inmediatamente nos topamos con la puerta de una gran habitación, entramos y tus ojos ruedan por ella, y se por que lo haces, realmente es hermosa. La cama matrimonial en su centro adornada con doseles blancos y transparentes, los sillones de adorno un poco alejados que dan al gran televisor que descansa en un bello mueble de roble rustico; los enormes ventanales con esas cortinas blancas que permiten ver el extenso cielo estrellado. Esto es lo más romántico que podría haberse creado.

- es hermosa…- musito acercándome al ventanal mientras mi mirada se pierde en el extenso cielo nocturno.

- todo es mágico Jaejoong…- siento como giras mi cuerpo, tus labios chocan contra los míos con pasión, tus manos me acercan a un lado de la cama y siento como me lanzas contra esta. Mi cuerpo cae pesadamente y se me hace imposible el separarme, no quiero separarme, también deseo lo mismo. Nuestro cuerpos ruedan sobre el colchón, los leves gemidos comenzando a infectar la paz de ese lugar que descanso durante tanto tiempo y que ahora será testigo de la mas perfecta entrega de amor.


- que sucede Tatsuya… - pregunta mi madre acercándose mas a mi, a ella no se le escapa absolutamente nada.

-no sucede nada malo, solo que he tomado una decisión…-

- ……………… -no respondes, sin embargo tomas asiento a mi lado antes de llevar la charola de comida a la habitación en donde se encuentra Jaejoong, dispuesta a escucharme.

- iré a vivir a la ciudad madre, esta decidido…-







-----------------------










16 ♥Comentarios♥ :

Anónimo dijo...

por favorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
continualoooooooooooo, esta muy hermoso
kelo leer mas, keremos capo keremos capo!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

continualooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo te lo ruego, voy a enlokecer continualo, voy a llorar sino posteas, waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, por favor, es de los mejores fics ke eh leido, te lo ruego, T_T

Yume dijo...

keremos capo, keremos capo, keremos capooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo,
muero de la angustia, siguela tu fic esta muy bueno, siguelo.

Anónimo dijo...

:-) :-S :-P :-[ :-D }:-] X*
posteaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

amy dijo...

conti solo pienso en eso ...CONTII!!! :-D

Anónimo dijo...

amo st fic.. !!
continualoo!!!!:-D

Anónimo dijo...

porfavor continualoooooooooooo!!!!!!!!! este fic me ha dejado WOWWWWWWWW la historia, el drama, los personajes, el yunjae OMG! porfavor continualo, se ha kedado en la mejor parte!!! este es un excelente fic, de los mejores ke he leido sin duda

Liz dijo...

:a quiero capo please no nos hagas sufrir mas

alexy dijo...

no puede ser!!!.......
niña terminalo!!.........mira k pocas veces admiro tanto una forma de escribir aunk seas peke tienes mucha habilidad para esto!!

Mirai dijo...

esta bien xDD lo continuare :o

Anónimo dijo...

porfa niñaaa continualoo!
esta mas que bien... esta supeer!!!
:i yunjae es amoooorr
anda no seas mala no lo dejes ahy sii??
espero actuuu :e

Kim-Sandily ^^ dijo...

Nena!!!
aki sigo animandote ^^

Fighting!!!

Ese hermoso fanfic no lo puedes dejar sin terminar, asi como Vestigios

;O; plissss te lo ruego, te daria lo ke fuera pero ... no se ke darte T_T

Asi ke por ahora te doy mi apoyo ^^

El blog sigue mas hermoso cada dia, me alegra ke lo cuides mucho ^^

cuidate

y de verdad me gustaria leer mas ^^

Anónimo dijo...

ODIO QUE MIN SUFRA PORQUE EL TIENE QUE LORAR POR YUNHO MALDICION SI QUIEREN AMARSE ESPERO QUE EL KAMRA LOS MATE

Anónimo dijo...

x favor!!!!!!!!!!!!........
continualo.....no m puedes dejar con tantas ansias de saber como sigue la historia.......
lo unico q puedo hacer es mandart mi apoyo para q sigas escribiendo..y decirte q ers muy buena en eso....

anneth190396 dijo...

Pleasee contnualo siii? :3 se que ha pasado mucho tiempo desde el ultmo cap pero es que en serio esta buenisimo! no puedes dejarlo asi porfaaa <3

Patricia dijo...

la forma en que yunho y jae describen su experiencia sexual es muy creativa que cada uno diga lo que siente cuando hacen el amor me encanto, esta genial

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j