30 abr. 2009

Estoy a tu Lado...







ESTOY A TU LADO...


Un año iba…un año ya hacía desde que estaban juntos, desde que Yoochun hecho un manojo de nervios y con todo el alcohol del mundo dentro de su cuerpo buscando que le diese el valor “el valor” que necesitaba le había regalado aquel suave y lento beso.

Aún lo recordaba como si hubiese sido ayer, sonrió, ese incesante hormigueo en su estómago, el nudo en su garganta, los acelerados latidos de su corazón a la espera de lo que el entonces castaño chico de hermosos labios tuviese para decirle.

Sorprendido en ese entonces de no recibir palabras, concluyendo ahora que aquello había sido lo mejor.
Asustado de tomar malas decisiones, seguro ahora de haber tomado la mejor desición de su vida.
Con el corazón en ese momento confundido entre el amor y la amistad, sabiendo ahora que sin él, su corazón no podría seguir latiendo.

Sí, sonrió feliz, un año… pensó doblando y deteniéndose ante la luz roja del semáforo…UN AÑO Y EL IBA LLEGANDO TARDE!!

Era un estúpido, estúpido y más estúpido. Aquel día tan importante no había visto a su Chunnie ni una sola maldita vez!

Sesión de fotos…
Entrevista…
Luego Eunhyuk…
Otra entrevista…

Entró al edificio lo más rápido que pudo verificando su imagen una vez mas en el espejo del ascensor, peinándose un poco y practicando inconscientemente una disculpa y cuando se preparaba a sufrir el peor tormento de su vida…

-Lo siento! Tenía trabajo, se me hizo tarde y…
-Estás tarde Susu-le abría la puerta Jaejoong
-Que hacen ustedes aquí?-desconcertado
-vivimos aquí,-rió el líder-ten y apresúrate!-entregándole una cajita
-suerte hyung! Y felicidades!
-gracias Minnie!-contestó sonrojado
-ábrelo ya! Y vete!-le sonrió emocionado Jae cerrándole la puerta

Observó cuidadosamente la caja verde del porte de la palma de su mano y sonrió nervioso… ¿Qué sería aquello? ¿Por qué no se lo había entregado él mismo?
Abrió la cajita lentamente sorprendiéndose de ver en su interior una pequeña llave y una nota.

Leyó con cuidado la dirección aún más confuso que antes y se subió nuevamente a su automóvil preguntándose que diablos estaría haciendo Yoochun en ese edificio…y su regalo? Y lo que él tenía para entregarle? ...rió, quizás que cosa hubiera inventado su ratón.
Miró por el espejo retrovisor para asegurarse por enésima vez que aquellas rosas azules y la aterciopelada cajita negra aún se encontraban en el asiento trasero, bufó, había imaginado que los chicos vaciarían el departamento al menos por algunas horas en las que sería sólo suyo.

Verificó una vez más la dirección en la tarjeta y entró al estacionamiento subterráneo quitando la llave de la cajita notando que colgaba de ella un hermoso delfín en plata como llavero, sonrió emocionado y subió rápidamente las escaleras sin ánimos de esperar el ascensor, rindiéndose inevitablemente a mitad de camino, ¿por qué Chunnie tenía que escoger el pent house?
Una vez dentro volteó sorprendido pegando la nariz al vidrio que le comunicaba con el oscuro cielo nocturno de Seoul iluminado sólo por el brillo único de aquella ciudad y unas cuantas estrellas.
Salió casi sin quererlo hacia el pasillo, parándose nervioso frente a la puerta sonriendo al notar que cedía fácilmente, asomó primero la cabeza esperando verle sobre algún sofá o en el peor caso de pie junto a la puerta esperando por una explicación a su retrazo.

-Chunnie?-buscándolo con la mirada-Chunnie donde estas?-alzando un poco la voz

Se sentó sobre el sofá admirando nuevamente la vista y notando de pronto que una de las puertas del interior de aquel espacioso y bello departamento estaba abierta, se acercó lentamente y sonrió al descubrir las sábanas de seda azules y otro hermoso ventanal a espaldas de la cabecera, una linda y colorida pecera que cruzaba una de las paredes pintada de azul claro y a los pies de la cama una toalla blanca junto a un ramo de rosas rojas, sorprendiéndose entonces al imaginar dónde se encontraría el pelinegro.

Suspiró al caminar hacia la puerta del baño de la habitación sorprendiéndose y riendo levemente al encontrar mal pegado sobre la madera una nota escrita con desordenada letra en la cual ponía:

“Quítate la ropa afuera o arruinarás la sorpresa”









CAPITULO 2

¿Quitarse la ropa sólo? ¿Sólo? Bufó, si se había vestido así era porque quería que Micky por lo menos le mirara, pensó mientras desabotonaba su camisa y la dejaba junto a los pantalones enrollando la toalla a su cintura.

Dejó las rosas azules sobre la cama, oliendo las rojas con aire soñador y una vez listo tomó sin pensarlo la cajita aterciopelada entrando al baño donde se quedó completamente boquiabierto en tanto el color carmesí se apoderaba rápidamente de sus mejillas e intentaba que su miembro no reaccionara antes de lo previsto.

Yoochun le sonreía tiernamente desde el jaccuzi recorriendo con sus ojos oscuros cargados de deseo su cuerpo aún en el umbral de la puerta apoyando el rostro en uno de sus brazos mientras en el otro sostenía una copa de licor, los pétalos de algunas rosas rojas sobre el agua que le cubría un poco más arriba de la cintura pero en la que seguramente se había sumergido pues las puntas húmedas de su ondulado y negro cabello le delataban, otro gran ventanal le enseñaba a espaldas del mayor una vista mucho menos iluminada de la ciudad, regalándoles así la privacidad que necesitaban, la intensidad de la luz de algunas velas iluminando el lugar le daba a Yoochun un extraño toque cargado de sensualidad…todo aquello era perfecto…suspiró aún con la mirada embobada en el pelinegro…todo, todo era para él. Pensó apretando entre sus manos la cajita negra.

-¿Planeas que envejezca aquí?-le susurró sensualmente
-por supuesto que no…sólo…-acercándose y arrodillándose a su lado-es maravilloso Chun…
-y es sólo para ti baby-besando sus labios con suavidad dejándole sentir levemente el sabor a licor-¿quieres?-ofreciéndole de su copa.

Junsu sin quitarle la mirada de encima tomó la copa dándole un sorbo y dejándola a un lado antes de quitarse la toalla ante la expectante mirada de Micky y entrar en el agua con él acercándose sonrojado sentándose con lentitud.

-yo…también tengo algo para ti…-bajó la mirada nervioso-Yoochun yo…quiero…quizás pienses que estoy loco…pero…-mirándolo a los ojos completamente sonrojado extendiéndole temblorosamente la pequeña cajita- quiero…pasar el resto de mis días contigo…

El rostro de Yoochun denotaba sorpresa, emoción, alegría, nerviosismo...tantas cosas que era difícil leer algo en sus facciones, una sonrisa afloraba poco a poco en sus labios sonrosados y sus ojos adoptaban un extraño brillo al tomar la cajita entre sus manos abriéndola y mirando atentamente su contenido antes de tomar delicadamente uno de los anillos que tenía grabado en su interior.

“Por siempre tuyo…Yoochun”

Tomando luego suavemente la mano de Junsu para colocarlo en su dedo anular sin dejar de observar atónito la felicidad en aquel dulce rostro.
Junsu en un arranque de felicidad se abalanzó sobre él, besándolo apasionadamente en los labios, haciendo que la cajita y el otro anillo aún dentro cayeran bajo el agua de un suave color celeste.

-siempre pensé que sería yo quien haría esto-rió el mayor volviendo a besarlo esta vez lentamente tomándolo por la cintura y levantándolo hasta sentarlo sobre su cuerpo para susurrar contra sus labios-Te amo Junsu…te amo como nunca pensé que amaría a alguien…como…como sólo te amo ti mi delfín…

Besó sus labios intensamente, acariciando su espalda y bajando lentamente sus manos hasta arrancarle un gemido consciente de que el agua tibia aumentaba la intensidad de aquellas caricias mientras besaba sin prisa su cuello y su mejilla, oyendo su respiración agitada y sus suaves gemidos al subir por sus espalda sus manos húmedas tanteando su cálida piel, intentando reprimir los impulsos para disfrutar de todo aquello paso a paso...lentamente…cuando recordó algo que le hizo separarse de él con una tentadora sonrisa curvando su boca.

-Susu ah…-le susurró al oído roncamente
-¿Mm?-suspirando
-mi anillo…-mordiendo el lóbulo de su oreja oyéndolo gemir
-¿que-que sucede con el?-dejando caer sus labios sobre el cuello de Micky
-mmm…cayó en el agua…-volvió a susurrar
-¿Eh?-apartándose un poco-¿donde?
-no sé…-suspira echando su cabeza hacia atrás dejando a Junsu dar una lamida en su cuello-¿no irás por el?-provocativamente

El castaño con una sonrisa tomó aire y hundió la cabeza en el agua sumergiéndose por completo. Yoochun expectante observaba el agua cuando de pronto un gemido escapó de sus labios entreabiertos al sentir como la boca de Junsu se apoderaba de su miembro.

-Susu ah…-gimió acariciando sus cabellos bajo el agua

El pequeño salía del agua a tomar aire nuevamente para continuar con su tarea haciendo reír al mayor quién volvió a perderse en el placer infinito que le regalaban aquellas caricias. Deteniéndolo la segunda vez que salía del agua para devorar sus labios y susurrarle agitado.

-lo encontraste?-sonriendo al juntar sus frentes.
-sí…-ríe besándolo cortamente y respirando profundamente-ten…

Con extrema ternura rió al terminar de colocar el anillo en la mano de Yoochun sonrojándose aún más.

-te amo Chunnie ah…
-también yo…

Junsu rodeó su cuello y le abrazó firmemente como si temiera que de pronto se escapara, sentían la calidez de sus cuerpos aumentar a cada segundo, necesitaban aquello para vivir. Pasaron algunos minutos y después de suspirar levemente sobre su cuello comenzó a repartir cortos besos en su piel asegurándose de llevar al castaño entre pequeñas caricias y suaves e intensos movimientos hacia el más exquisito placer.







CAPITULO 3

Y con increíble paciencia se dedicó a besar casa lugar de ese estilizado y perfecto cuerpo, cada trozo de exquisita piel que Junsu buscándolo le dejaba a su alcance. Jadeos descontrolados escapando de aquella boca que le volvían loco, jadeos que le invitaban a seguir a delante, a adueñarse una vez más como tantas de su cuerpo, de su alma, de sus sentidos. Gemidos entre los cuales el menor le rogaba fuera más rápido, que lo tomara como nunca antes lo había hecho que le entregara todo de sí.

Ascendió suavemente hacia su boca nuevamente mientras con una de sus manos mantenía preso su miembro sin dejarle respirar con tranquilidad, asegurándose de tener bien sujetas sus piernas alrededor de su cintura para ponerse de pié sobresaltándolo al salir del agua entre risas camino a la habitación mojando todo a su paso y cayendo estrepitosamente sobre la cama

-estás loco…-gimió Junsu al sentirlo acomodarse sobre sus caderas
-es tu culpa…-jadeó apoderándose dulcemente de su boca

Entre abrió los ojos para encontrarse con las rosas azules cerca de ellos y separándose del menor para cogerlas y acercarlas ambos con una sonrisa

-son para mi?-cortando una del ramo y delineando su rostro sonrojado
-para quién más iban a ser…-susurró

Cogió la flor de manos de Yoochun rodeando su cuello y atrayéndolo hacia su cuerpo acariciando su espalda con suavidad mientras el pelinegro deslizaba sus perfectos labios por su cuello camino a sus tetillas las cuales succionó con hambre de él, de sus besos, de su amor. Perdiéndose lentamente en las sensaciones, en lo atontado que le dejaba estar enamorado de aquel hombre que de humano poco tenía, deleitándose con sus gemidos, con sus caricias desesperadas en busca de una respuesta algo más rápida de parte de su piel, sonrió, como le encantaba tenerlo así, deseoso de más rogando por un par de besos buscando con algunos movimientos el contacto que necesitaba para poder respirar
Contacto que el ratón le regalaba con intensidad cada que sus manos aterciopeladas se deslizaban por su piel sensibilizada a niveles extremos.

Y es que el pequeño ya no aguantaba un segundo más o se correría en aquel mismo lugar. Yoochun no paraba de acariciar su miembro de arriba abajo a una velocidad descontrolada mientras sus labios se entretenían en su ingle. Uno de sus dedos presionando la punta de su miembro el cual se hallaba palpitante entre sus manos.

-Ya vas a correrte Susu ah?...-le sonrió provocativamente- que…-jadea-que poco aguante…
-hazlo ya…-masajeando su pelo con algo de brusquedad- Chunnie maldición hazlo ya…
-shhh-le calló con ternura- no sabes…-jadeó-como adoro hacerte el amor…
-aún…aún no entiendo-sonrojado-…como…como es que te amo así…
-Ni yo…-Rió mirándolo a los ojos y sonriendo
-Chunnie…por favor…-gimió-no aguanto…
-OK…que poco aguante-volvió a sonreír bajando hacia su intimidad

Sin más retrasos comenzó a dar lamidas a su miembro sin quitarle la mirada de encima, memorizando una vez más cada una de sus expresiones mientras Junsu se levantaba un poco apoyado en sus temblorosos brazos para no perderse un segundo de las acciones del mayor, sus mejillas sonrojadas y sus labios rojizos entreabiertos tragando saliva con dificultad y echando la cabeza hacia atrás sin querer siquiera reprimir los gemidos hasta correrse entre los labios del pelinegro.

Sonrió al recibir entre sus labios su propia semilla de labios del de ojos oscuros que le observaba deleitarse con cada contacto reemplazando su boca por un par de dedos que el menor lamió sensualmente ante su mirada succionándolos fuertemente retando a Yoochun con la mirada hasta que este los quitara de su boca para reemplazarlos por un largo e intenso beso al momento en que irrumpía en su interior dilatándole lentamente para no hacerle daño con lo que vendría.

La temperatura de sus cuerpos al límite quemando la piel del otro, dejando profundas suspiros en la piel del otro mientras se aferraban tanto como podían a un cuerpo que ya conocían de memoria pero del que seguían disfrutando tanto como la primera vez. El miembro del mayor entrando en él apresuradamente arrancándole un grito de placer inconmensurable que aumentaba su volumen a cada fuerte y certera embestida con que le llevaba a una dimensión desconocida, a un placer cada vez más único, cada vez diferente, cada vez más especial, sólo suyo, sólo de ambos, sólo por y para ambos…

-Chunnie ah!!-Gritó al momento en que la semilla del otro se esparcía en su interior cálidamente y la suya propia en la mano del mayor.
-Junsu…-gimió roncamente en su oído

Dejó caer su peso sobre el cuerpo de Junsu sin salir de su interior oyéndolo gemir suavemente al intentar recuperar el aliento y abrazarle aún tembloroso a causa de los espasmos que todavía recorrían el cuerpo de ambos tentándolos sin prisa a continuar amándose…por todo lo que restaba de la noche…






CAPITULO 4

Ambos cuerpos se hallaban desnudos sobre las sábanas de seda y algunos pétalos azules esparcidos eran todo lo que se podía vislumbrar en la habitación, un chico de cabellos negros rodeaba firmemente y a la vez delicadamente la cintura de un castaño que se abrazaba a su cuerpo con ternura, los dos dormidos profundamente.

La luz entró presurosa por el gran ventanal tras la cama y dio de lleno sobre los ojos de Yoochun haciéndolo sonreír al parpadear lentamente. Aún estaba a su lado…ojos cerrados, labios entreabiertos, acarició su mejilla, era tan perfecto…levantó su mano emocionado y sonrió como un niño pequeño al admirar el anillo que Junsu había puesto en su dedo con la inscripción “Tuyo por siempre…Junsu” y recordó sus palabras y su rostro lleno de nerviosismo al decirle que quizás lo creería loco por querer pasar el resto de sus días a su lado. El también quería estar a su lado, todo lo que la vida le permitiese.

Acarició su cintura con suavidad oyéndole suspirar y apegarse un poco más a su cuerpo.

-estaremos juntos para siempre Junsu…te lo prometo-susurró besando sus labios
-también yo…-contestó el menor al terminar el beso
-Buenos días pequeño…¿dormiste bien?-sonriéndole
-mejor que nunca-bostezó en su pecho-como quisiera no tener que salir de aquí jamás-rió cerrando los ojos
-Luego de trabajar podemos volver si quieres-besando su cuello
-¿de verdad?-emocionado
-Pero si es tuyo precioso-rió-¿no te dio Yunho la llave?
-¿Es mío?-sorprendido sentándose en la cama-¿de verdad es mío? Es decir…¿no fue sólo por anoche? ¿Es mío para siempre?
-para siempre baby-tirando de su cuerpo para que volviese a costarse

Junsu se tiró de espaldas en la cama nuevamente observando el techo de la habitación…era maravillosamente perfecto, era, era, era mucho más de lo que él esperaba…

-yo…gracias…eres…por dios…-masculló sin quitar la vista del techo
-quería sorprenderte…
-Chun yo…no merezco esto-sonrió tristemente
-mereces todo esto y mucho más Junsu
-no tengo algo así para ti…también quería sorprenderte-susurró acongojado
-¡Lo hiciste Su!-acariciando su rostro y mirándolo a los ojos-y me regalaste algo mucho mejor que esto-cogiendo la mano en que tenía el anillo y enlazando sus dedos-esto fue hermoso, y es mucho más de lo que yo pudiese pedir, tenerte es el mejor regalo que pude recibir Junsu…tenerte y que me ames, como te amo yo…
-te amo mucho más que eso…-le sonrió con ternura al momento que sus ojos se ponían brillantes.
-No tienes que llorar-limpiando una lágrima que resbalaba por su mejilla-vamos, una sonrisa para mi-besando la punta de su nariz.

El menor se abalanzó sobre su cuerpo besando sus labios dulcemente sentándose a horcajadas sobre sus caderas dejando que la seda acariciara sus cuerpos desnudos, pronto los brazos de Yoochun le tomaron por la cintura rozando sus pieles y arrancándoles a ambos un suave gemido para luego voltear quedando sobre el cuerpo del castaño descendiendo con lentos besos hacia sus perfectos pectorales camino hacia su bien formado vientre, la temperatura elevándose en sus cuerpos a niveles alarmantes y pronto las respiraciones agitadas se hacían presentes junto a algunos gemidos descontrolados.

-Chun…-jadea-Chunnie…es-espera-acariciando sus cabellos
-¿mmm?-sin dejar de besar su ingle
-no sigas...nh…
-¿eh?-levantándose para mirarlo a los ojos
-tenemos-suspira-debemos ir a trabajar…-ríe aún tan agitado como el mayor que tragaba saliva con dificultad cerrando los ojos
-pero Junsu…-acariciando su miembro con una de sus manos
-¡ah…!-cerrando los ojos
-no puedes ir a trabajar así…-volviendo a bajar suavemente sin dejar de sonreír traviesamente- prometo no pasar de esto…tendrás que ayudarme también-dándole una rápida lamida
-ok…-gime

El placer le desbordaba, sentir aquella perfecta boca succionando su erección así era simplemente delicioso y sabía que se correría en cualquier momento, con sus manos el mayor acariciaba sus piernas y dejaba que sus cabellos ondulados acariciaran la piel a su alcance provocándole mucho más que simples cosquillas. Con un fuerte y exquisito gemido se corrió entre los labios del pelinegro que subió por su cuerpo besando sus labios con hambre frotando sus caderas y haciendo notar a Junsu que si no se hacía cargo de aquello, pronto él no respondería por sus actos, por lo que sonriendo y con suaves y eróticos movimientos volteó a Yoochun sobre la cama bajando rápidamente a su ingle y metiéndolo de una vez en su boca sonriendo al escuchar casi gritar al mayor comenzando a succionar fuertemente aquella sensibilizada zona, no tardó en sentir como entre gemidos el mayor tomaba fuertemente sus cabellos deslizando sus dedos hasta su nuca acariciándolo e imponiéndole un fuerte ritmo.

-Junsu ah…-levantando sus caderas para un mayor contacto-ah…sigue así Su…

Con otro fuerte par de succiones el mayor se vino en su boca comenzando a acariciar suavemente su pelo a modo de disculpa por haberle jalado antes mientras aún le recorrían las sensaciones del orgasmo que Junsu acababa de provocarle, sonrió y jadeó al momento de sentir que el menor se alzaba para besar lentamente sus labios a través de los cuales aún intentaba recuperar el aliento.

-¿Estuvo bien?-sonrió el menor agitado
-Maravilloso-abrazándolo con ternura-¿quieres que me duche primero?
-mmm… ¿no podemos bañarnos juntos?-besando su cuello
-¿sabes como me pone bañarnos juntos?-suspiró
-Chunnie…-quejándose-por que tienes que ser tan pervertido…podríamos simplemente compartir una ducha-puchero
-Lo siento Su…-sonriendo-sé que soy incapaz de ello
-ok…-recostándose a su lado-ve tu primero…y apresúrate que hay que ir a trabajar…-le dio un beso en la mejilla
-Voy…-levantándose flojamente

Jaejoong se levantó exactamente en el momento en que sintió sonar el celular de Yunho por segunda vez saliendo de la cama a preparar al desayuno algo apresurado al notar que Minnie ya no estaba en la cama. A causa de esto y los factores típicos del sueño fue que chocó a mitad del pasillo con el líder quién en toalla y algo húmedo aún le sujetó para que no se fuera de espaldas por el brazo y evitar que se resbalara con el agua.

-¡Hey! Cuidado…-le sonríe
-Bu-buenos días-tartamudeó sonrojándose-lo siento iba po-por el desayuno y

Yunho observaba con una sonrisa de suficiencia como el pelinegro le rehuía la mirada, le encantaba ponerle así, nervioso y alterado. Sí, disfrutaba de aquello como quizás nadie podría, se aprovechaba un poco quizás de lo que sabía que Jae sentía por él…y por eso se sentía también algo culpable. Pero verlo intentar ocultar su mirada tras sus cabellos le gustaba tanto o más que verlo cubrir su boca avergonzado al reír.
Se cruzó de brazos como si estuviese esperando una larga explicación del por qué le había chocado de esa manera al salir del baño y el otro no parecía darse cuenta de que ni siquiera le estaba escuchando, si no perdiéndose ensoñadoramente en cada gesto, en el tono de sus mejillas que pasaba rápidamente hasta el más intenso de los rojos, en sus labios al articular cada palabra y en su mirada de gatito adormilado aún

-¡¡Umma!! ¡¡Mi desayuno!!-les hizo voltear Minnie a ambos
-¡Minnie! Es cierto ya voy…-encaminándose a la cocina
-Jae si muero de desnutrición será tu culpa y luego a mi madre quién le rendirá cuentas ¿ah?, no le creerá a Yunho ni una sola palabra sobre lo mucho que me cuidaban y…!
-¡Ya Minnie! Entendimos el mensaje-fastidiado
-¿Y a ti que te sucede?-preguntó curioso
-¿como que, que?-bufo- ah olvídalo…-cruzando los brazos tras su cabeza encaminándose hacia la habitación.

Mientras Jae en la cocina daba vueltas de un lado a otro regañándose mentalmente, ¿por que diablos no podía sostenerle la mirada cuando lo miraba tan fijamente? ¡¿Por que, por que, por que?!
Lo peor de todo es que la respuesta era bastante obvia, pensó recargando su frente en uno de los muebles, le traía demasiadas sensaciones mirarlo a los ojos, tantas que sentía que se desbordaban por sus ojos y que Yunho sería capaz de verlas en cualquier momento, si es que no lo había notado ya. Pensó dándose un cabezazo contra el mueble, aquello era lo más probable, pero no era eso lo que lo preocupaba…el hecho era que aún con saberlo, el menor no hacía nada de nada, ni por explicarle que no le interesaba…ni por hacerle estar seguro de que había algo más entre los dos. Y aquello le dolía, y como bien le había dicho Chunnie un par de veces ya, le dañaba.






CAPO 5


Junsu se revolcó divertido entre las sábanas disfrutando de su suavidad, levantándose con pereza y colocándose la ropa interior, unos pantalones de buzo que había en un closet y un par de calcetines para encaminarse a la cocina del lugar, admirando aún el departamento con expresión emocionada, era suyo, suyo y de Yoochun, era una cosa más que los unía, ese sitio era sólo suyo.

Abrió el refrigerador y sacó una botella de jugo de naranja y algunas otras cosas que puso sobre la mesa antes de buscar el pan por algunos muebles del lugar que el mayor tenía muy bien equipado, junto a un par de vasos. Tomó entonces un par de manzanas y mientras terminaba de pelarlas y cortarlas en trocitos un húmedo cuerpo se apegó a su cálida espalda sobresaltándolo.

-te ves lindo así…-sonrió Yoochun besando su hombro
-tú te ves aún mejor así…-volteándose y besándolo en los labios-te amo Chun…
-también yo-sonrió

El mayor se apoderó de su boca nuevamente mientras Junsu acariciaba lenta y sugestivamente el borde de la toalla que le cubría desde la cintura hasta las rodillas. Chunnie se sonrió y apartó su boca susurrándole.

-ya ve a bañarte
-voy-acariciando con su mano el vientre del mayor al pasar a su lado y deteniéndose en la puerta-te quiero
-También yo-comiendo un trozo de manzana

El delfín desapareció de su vista y de pronto el lugar le pareció demasiado grande, ¿esperaría a Junsu para desayunar? ¿O desayunaría a Junsu?...Rió camino a la habitación, abrió el closet donde había llevado un poco de ropa decidiéndose finalmente por una polera negra sin mangas y un pantalón de jeans oscuro, aquellas zapatillas rosadas que tanto le gustaban con un polerón blanco que tenía a Mickey Mouse en el medio, se miró al espejo una vez más decidiendo que se quedaría con el pelo mojado para ver si es que a Junsu se le antojaba algo una vez que saliera del baño. Miró la hora y descubrió que habían pasado ya 40 minutos, por lo que se acercó preocupado a la puerta del baño donde Junsu seguía metido.

-Susu-ah ¿estas bien…?...Susu…-golpeando la puerta y moviendo la manilla dándose cuenta de que tenía puesto el seguro-Junsu…Junsu ah!!
-¡¡ya, ya, ya voy!!-abriendo la puerta

Se encontró de pronto con el rostro preocupado de un Yoochun que le abrazó posesivamente hundiendo el rostro en su cuello respirando profundamente.

-por qué no contestabas…?-susurró
-estaba por salir…-abrazándolo y acariciando su espalda-que sucedió Chun…?
-nada, sólo…me dió miedo que te hubiese sucedido algo…
-lo siento…
-estás bien verdad?-acariciando su espalda mojada
-si…no te preocupes-separándose un poco de él para besar sus labios y recibir una sonrisa-me visto y vamos a desayunar?
-ok…-besando sus labios dulcemente-no quiero que nada malo te suceda
-nada malo va a sucederme a tu lado…-le sonríe

Minutos después ambos desayunaban entre risas cuando el celular de Junsu vibró sobre la mesa, Chunnie lo tomó y contestó.

-si?
-Chunnie?
-Yunho?
-como se la pasaron?
-fantástico-sonríe
-pues ahora tienen que irse a la compañía tortolitos, tenemos trabajo y una reunión con el manager en dos horas
-ok!
-bye! Nos vemos
-tenemos trabajo Susu-ah-comentó comiendo una frutilla
-tan temprano?
-son las 10-ríe-ya vamos baby-poniéndose de pie

Bostezó largamente desperezándose y buscando su celular en sus bolsillos deteniéndose al percatarse de que Junsu no lo seguía y le miraba con un dulce puchero desde la mesa

-Su…-acercándose con una sonrisa
-no vallamos aún-dejándole acariciar sus mejillas
-tenemos obligaciones
-no quieres mimarme un poco más?

Yoochun se inclinó lentamente y beso su boca profunda e intensamente haciendo que todo desapareciera del mundo de ambos por algunos segundos, separándose de él suspirando y regalándole una sonrisa

-fuiste tu quién me sacó de la cama primero-besando su frente
-Chun…-suspirando-ok-levantándose-voy a buscar mis cosas

Salieron discretamente del edificio en el auto del mayor y conversando animadamente entraron en el subterráneo de la SM dándose un último beso antes de subir en el ascensor donde se vieron obligados a recuperar las distancias.

-Al fin!!-apareció Yunho-pensé que no llegarían jamás
-no habríamos llegado si Chunnie hubiese querido quedarse a mimarme-acusó Junsu
-Si quería quedarme-le acarició la cabeza.
-Y que tal anoche?-preguntó Jae
-Eso no se pregunta Umma!-se sonrojó el menor
-Bien…tenemos una hora para ensayar antes de la reunión ok?
-ok…-asintieron todos con desgano
-no quiero ensayar hoy…-comenzó a discutir Junsu
-vamos baby, te daré un premio después-susurró a su oído sonrojándolo
-de verdad?-sonriendo
-por supuesto…

Una hora después y con la puntualidad que le caracterizaba el manager de los chicos entró en el salón de ensayos encontrándolos tirados en el suelo tonando algunas botellas de agua.

-así me gusta, después de esto pueden irse a casa chicos-les sonrió paternalmente
-gracias hyung…-al unísono
-bien…les contaré-viendo como Yunho se acercaba todos poniéndolos de pie-está bien así Yunho, descansen un poco
-gracias de nuevo hyung-sentándose también
-la semana que entra viajaremos a Japón, necesito que arreglen sus cosas por lo menos para 3 o cuatro semanas, una vez allá haremos promoción al nuevo CD y tendremos que repartirles las tareas por lo que no todo les tocará en los mismos sitios Yunho te necesito en una reunión con una compañía japonesa...creo que quieren utilizarlos para promocionar una marca de ropa, Jaejoong y Changminnie se encargarán de las sesiones fotográficas para dos revistas con unas pequeñas entrevistas, Junsu-shii te enviaremos unos días a Okinawa…
-Okinawa??-sorprendido Yoochun
-Si, Okinawa, serás invitado en un programa de televisión que se grabará por unos días en un departamento, luego te daré mas detalles y Yoochunnie…sé que no te gusta viajar ni trabajar sólo pero la compañía a abierto una campaña para promocionar grupos asiáticos en el resto del mundo, han escogido a unos cuantos representantes y te necesito en Canadá…
-Canadá??-saltó Junsu apretando entre sus manos la manga del polerón del pelinegro que le miró preocupado
-sí, Canadá, el año anterior te enviamos a ti a China lo recuerdas? Estábamos promocionando entonces artistas koreanos, pero nos fue muy bien por lo que este año se han unido y hemos decidido promocionarlos en el otro lado del globo, por ello necesitábamos el inglés fluido, habrá que dar algunas entrevistas, será un mes probablemente, espero que estés en Japón tan pronto como puedas, iré contigo apenas termine el programa de Junsu. Mientras ustedes cuatro se harán cargo de la conferencia, confiaré en ustedes, todo claro?
-Si hyung…-respondió el líder
-Junsu luego hablaremos los detalles y Yoochun, te espero hoy a las 7 Ok?
-Ok

Changmin bufó fuertemente secando el sudor de su frente mientras Jaejoong le ofrecía agua una vez que el manager hubo desaparecido

-ahh…yo quería ir a Okinawa-le sonrió Jae a Junsu
-Chunnie ah!-abrazándolo fuertemente
-no pasa nada Su, estaré de regreso antes de lo que imaginas-acariciándolo-te traeré un regalo bien?-besando la punta de su nariz-yo también quiero uno
-ok…-sonriéndole tristemente-entonces vamos a casa?
-pensé que querías que te mimara…-acercándose a sus labios
-ok…a nuestro departamento-intentando besar su boca sin conseguirlo
-oh Umma! Como me dejas ver esto!!-se cubrió los ojos Minnie entre risas

Changmin había partido con unos chicos del staff a tomar algo por lo que Jae y Yunho terminaron por quedarse solos en la sala de ensayos, el mayor parecía preocupado pero aún así no se animaba a acerarse a Yunho para interactuar o por lo menos contarle alguna de sus preocupaciones.

Que debería hacer? Fastidiarse? Preguntarle que sucedía? Atención, atención, atención…era todo lo que quería de él

-Jaeboo…-le llamó despacio acercándose hasta sentarse junto a él apoyando su espalda en la pared-hey…que sucede?-levantando su rostro por el mentón haciéndolo sonrojar
-Es Junsu…-suspira-viste la carita que puso?-volviendo a bajar la mirada y jugar con sus manos-tiene miedo…
-de que puede tener miedo eh?-tomando una de las manos del mayor para comenzar a acariciarla suavemente.
-de…de…-sonrojándose-…Es por Yoochun…sabes como es, cuando de chicas y lugares en los que hay alcohol y fiestas se trata…Junsu sabe que hará su trabajo…pero no sabe si será capaz de no hacer nada que pueda dañar su relación esas noches…
-nada sucederá…Chunnie lo ama…no se arriesgaría a perderlo-sonrió como un padre orgulloso y seguro
-Junsu sabe mejor que nosotros como es, y ya vez como se puso, no quiero que el delfín sufra por su culpa, es…Junsu es…como mi hijo…
-Chunnie también es como nuestro hijo no?-sonrojándolo aún más-podrías confiar un poco más en el
-Es diferente…
-por que?
-por que Junsu es más sensible, es él el que está preocupado
-Chunnie también se preocupa…Yo también me preocuparía si fueses tú
-no entiendes la diferencia…-susurra cabizbajo
-no suena como si Junsu tuviese miedo…-analizó-suena como si tuviese algo que esconder…
-que insinúas?-sorprendido
-nada-mirándolo a los ojos-pero si está tan preocupado y asustado, no creo que sea por Yoochun, él le da la suficiente seguridad…
-sí…Chunnie también me hace sentir seguro –sonrió
-que?-confundido
-que él….me gusta lo que le hace sentir a Susu…no se, creo que si fuera el delfín no desconfiaría de él…-sonrió con ternura

Yunho con suavidad le cogió una mejilla para besarle dulcemente en la otra dejando arrastrar sus labios por la piel de su rostro la cual respondió a la caricia tiñéndose rápidamente de un cremoso color carmín, la mano se deslizó por su cuello y terminó por separarle algo del menor, casi instintivamente bajó la mirada demasiado avergonzado para poder mirarlo a los ojos aún cuando no había sido él quién le acariciara de esa forma.

Sí, aquella era exactamente la reacción que buscaba en el mayor, aunque debía reconocer que había sentido verdaderos deseos de besarle en la mejilla, por que tenía que verse tan adorable cuando hablaba de sus críos!! Aunque le descolocó un poco que dijera que Yoochun…le hacía sentir seguro…seguro? Seguridad era él podría darle si…él mismo se lo permitiese, pero sólo estaba probando algo nuevo verdad? No quería nada serio….principalmente por que no le gustaban los hombres…sólo era que el mayor, como explicarlo, tenía algo que le llamaba la atención, algo que quizás nunca antes había visto…acompañado por supuesto de que ahora sabía que era exactamente lo que sentía Jaejoong…era obvio demasiado a la vista de cualquiera, pero él no había querido darse cuenta antes.

De algún modo pensó que aquello sería perjudicial para su amistad…y entonces se dio cuenta…de todos los pequeños roces que el mayor provocaba, de las sonrisas que le regalaba, de sus miradas, del tiempo que siempre intentaba pasar a solas con él, y sin querer empezó a jugar con ello, a darle tiempo, a regalarle caricias…
Sólo buscando reacciones para comprobar cosas…no era que no se sintiera mal al hacerlo, sabía que había estado jugando con los sentimientos de su amigo y que este ya debía haberse dado cuenta hace mucho de que no era amor lo que sentía por él, pero no podía evitar acercarse, buscarle, no dejar que le olvidase lo que seguramente era lo mejor para el mayor…por que muy en el fondo…sabía que no quería que aquello pasara.

En aquel momento se puso de pié rápidamente intentando ignorar como su corazón se aceleraba al verlo tan nervioso y confundido, sonriéndole como siempre y tendiéndole una mano en busca de aquel tembloroso contacto

-Vamos a casa, Minnie debe estar muriendo de hambre en la van.







CAPITULO 6


Aunque el pequeño no se lo dijera sabía que estaba preocupado y triste…siempre que les separaban los deberes aquello sucedía, pero sabía que apenas ambos regresaran todo volvería a estar bien, pensó al mirar lo callado que iba mirando hacia afuera por la ventana del auto.

-no tienes nada de que preocuparte mi amor…
-no quiero que vallas…-mirándolo a los ojos asustado-es muy lejos… ¿y si te sucede algo?
-eres tu al que alguien debe cuidar-ríe
-te extrañaré…-sonrojándose y desviando la mirada preocupado
-también yo-rozando su mejilla-pasará rápido…como siempre Su…
-Lo sé-tomando su mano-¿me ayudas con mis cosas más tarde?
-ok…también debo arreglar mis cosas- estacionándose en el subterráneo.

Uno hora más tarde se encontraban en el sillón, los papeles de los envoltorios de las gomitas se encontraban esparcidos por todos lados mientras Junsu sentado a horcajadas sobre el cuerpo de Yoochun, que se encontraba acostado de espaldas en el sillón, intentaba quitarle uno de los dulces de entre los labios para luego fundirse en un azucarado beso del que escapaban riendo para volver a buscar una gomita a la bolsa.

-mmm…naranja-pidió el mayor
-no quedan Chun…-rió mirando la bolsa
-¿manzana?
-ok-tomándola y dándosela en la boca
-¿no quieres?-le sonrió mordiendo la gomita en la mitad
-claro que quiero-se inclinó para comer el trozo de gomita regalándole un roce en los labios
-Jae nos matará cuando sepa que comimos todo esto-sonrió
-y será tu culpa Chunnie ¡si me pongo gordo y feo!-haciendo un puchero
-jamás te pondrás feo…y el día que te pongas gordo no importará por que estaré igual que tu-rió acariciando su cintura

El castaño suspiró recostándose sobre él y dejándose abrazar y besar los cabellos con suavidad

-Es tarde…-susurró el castaño sintiendo las manos del mayor acariciando su espalda con ternura-¿no tenías que hablar con el manager?
-si…-suspiró-pero aún son las 6:15… ¿ya quieres que me valla?
-por supuesto que no,-golpeando levemente su pecho-Micky…-suspira
-¿que sucede?-le preguntó con cariño
-¿no me dejarás nunca verdad?-susurró suspirando
-nunca-le sonríe-¿a que viene esa pregunta?-curioso acariciando su mejilla
-nada…-sonríe tomando aquella mano y besándola
-hey…-levantándose un poco para mirarlo a los ojos- ¿que sucede Su?
-…nada Chun…-levantándose un poco desviando su mirada
-Su…-tomando su rostro para encontrar su mirada-sabes que puedes contarme lo que sea baby…
-sólo pensaba que sucedería conmigo si…si no te tuviera…-volvió a susurrar
-Junsu…-sentándose y atrayéndolo hacia su pecho-no tienes que pensar esas cosas…jamás vas a perderme-sintiéndolo rodear su cuello
-A veces es difícil creer…que con todo lo que podrías tener…estés a mi lado…
-Junsu ah…-sonrió-nada de lo que podría tener se compara con esto, no pienses estupideces, además, ¿crees que alguien podría amarme como tu lo haces?
-nadie hará eso…-jugando con sus ondulados cabellos negros
-entonces no tienes de que preocuparte-suspirando
-gracias Chunnie…-sonríe besando su boca suavemente-lo siento…siempre me pongo así cuando nos toca separarnos.
-¡no nos estamos separando!-rió intentando animarle-sólo tenemos cosas que hacer y luego regresaremos a descansar juntos y continuar trabajando como siempre, prometo conseguirnos unos días sólo para nosotros después de esto ¿ok?
-ok…son las 6:45 Chun
-awww…-escondiendo su rostro en su pecho y besando su cuello- no quiero ir…
-ya muévete-tomando sus mejillas, besando su nariz y quitándose de encima de su cuerpo tendiéndole una mano
-Susu ah…-reprochándole
-Chunnie-ríe
-ok…-levantándose
-¿me llevas al departamento?
-¿y dejarás aquí tu auto?
-es cierto, entonces ve…-le sonríe-ordenaré un poco y luego…
-¿Quieres esperarme aquí?-pidió con ojitos suplicantes, sólo quería pasar de nuevo la noche con el
-está bien…mañana veremos que tenemos que comprar

Yoochun acomodó su ropa y le sonrió emocionado besándolo en los labios cariñosamente antes de salir y dedicarle un último te amo desde la puerta.


-¿Que Junsu y Chun no planean regresar a casa?-se sentó Jaejoong junto a Yunho en el sillón
-no lo sé, Chunnie tenía que hablar con el manager y creo que Junsu y él dormirán en su nuevo departamento
-ahh…-suspiró sonriendo-ya los extraño…-reconoció jugando con sus manos
-Jae…-le miró con ternura
-parece mentira que se han ido a vivir solos…
-Los niños crecen Jaejoong-sonrió cambiando el canal de televisión-los admiro ¿sabes?
-¿si?-curioso
-han…han tenido mucho valor…para afrontar sus sentimientos y mucha madures para llevarlo tan bien…-mirándolo fijamente
-ya veo…-jugando nervioso con sus dedos-quizás…somos nosotros los niños-susurró sorprendiendo al menor
-¡¡tengo hambre Umma!!!!-apareció Minnie tras ellos sobresaltándolos
-¿que quieres comer Minnie?-preguntó con ternura intentando evitar la mirada de Yunho
-¿Hay algo dulce?-acercándose a la cocina
-pastel, de chocolate-le sonríe-¿quieres un poco?-mirando al líder quien aún le devolvía la mirada fijamente
-o-ok…-observándolo ir hasta la cocina y suspirando fuertemente

¿Jae había querido decir lo que él creía que había querido decir?

-¿Susu ah?
-hola Jae Umma-alegre
-hey no… ¿no vendrán a casa?-algo triste sentándose sobre la mesa
-si…-mintió al escuchar su tono de voz-apenas termine Chun en la SM iremos ahí, pero queremos volver aquí…ya sabes, se irá por algún tiempo y…-intentó excusarse
-entiendo-sonríe-pero ¿vendrán hoy? Necesito hablar con Chun
-¿Con Chunnie-shii?-sorprendido- ¿sobre que?
-sobre…cosas mías Su…
-¿no vas a decírmelo?
-aún no, sólo quiero hablar con él no te preocupes ¿está bien?
-como quieras…nos vemos más tarde

Cortó el teléfono tirándose de espaldas en la cama mirando la pecera a un costado de la pieza ¿Qué cosa Chunnie no le había dicho? Creía que no tenían secretos…por lo menos creyó que él no los tenía…

No quería que Chunnie fuera a Canadá, no quería que se enterara de nada que no debería…él…estaba tan asustado…siempre creyó que aquellas cosas habían sucedido hace tanto tiempo que ya no importarían ahora, que al mayor ya no le afectarían en un futuro y que él podría decírselas sin problemas una vez que le tuviera la confianza suficiente, pero esa confianza se había ido convirtiendo en dependencia, en amor, en ternura, en miedo a perderlo, en miedo a cometer un error y descubrir que jamás podría volver atrás. No quería que aquellas cosas dañaran su relación, estaba asustado…muy asustado…

-¡¡Junsu Shii!!!-se lanzó sobre él besándolo aceleradamente
-Yoo…-intentando apartarse-Chun…Espe... ¡Yoochun!
-lo siento-relamiéndose los labios-¿me extrañaste?
-claro que si…pero espera un poco ¿si?-desviando sus labios-Jae…Jae dijo que si íbamos a volver al departamento…y le dije que si-levantándose ambos para quedar sentados en la cama
-¿Por que?-algo decepcionado
-se oía triste…dijo que necesitaba hablar contigo
-oh…-volviendo a lanzarse sobre él recostándolo bajo su cuerpo en un rápido movimiento-¿no quieres esperar un poco?
-No Chunnie ah…-besándolo dulcemente-se oía mal…
-ummm…
-¿que sabes que yo no?
-no es nada que no sepas baby, pero prometí no decírselo a nadie
-pero Chunnie…
-una promesa es una promesa
-ok… ¿vamos? me preocupa
-vamos

Y así fue que esta vez era el auto de Junsu el que entraba en el subterráneo del edificio y del cual bajaban ambos chicos caminando apresuradamente sin darse cuenta y es que aunque desearan tener para ellos todo el tiempo del mundo, extrañaban volver a su hogar

-¡¡Hi!! ¡¡Estamos en casa!!-anunció el castaño
-y ha llegado el par de tortolitos-sonrió Yunho
-¡chicos!-apareció el mayor abrazando a Junsu-como los extrañaba
-también nosotros-abrazando a su Umma fuertemente
-¡Junsu hay pastel de chocolate!-grito Changmin desde la cocina
-¡¡Voy!!-corriendo contento hacia el lugar

Yunho caminó tras el delfín con una sonrisa mientras Jae se quedaba a solas con Micky y este le ofrecía tiernamente un abrazo que aceptó cansado aferrando sus brazos a la cintura del chico respirando profundamente y temblando al sollozar sin poder ya evitarlo, es que había estado tragándose las lágrimas tanto tiempo

-shhh…-le acarició el cabello-¿quieres ir a la habitación?
-…-asintió separándose de él y entrando juntos
-Jaejoong-shii-le abrazó otra vez
-no puedo Yoochunnie-abrazándose a su cuerpo con fuerza-ya no puedo seguir fingiendo que no siento esto…-sollozó con la voz quebrada

Y entonces al escucharlo llorar de ese modo Chunnie supo que aquello era demasiado ya para él, que por más que lo intentase el mayor ya no podría sacar todo lo que aquejaba a su corazón, que había llegado al límite en el cual te dabas cuenta de que sin esa persona tu vida no vale la pena, que es cada vez peor castigo mirarle a los ojos, que te cuesta respirar cuando oyes su voz por las mañanas, por que Jae simplemente no se creía capaz de seguir viviendo de ese modo, por que se moría un poco más cada vez que se daba cuenta de que lo que sentía era cada vez más fuerte.

Jae no lloraba por cualquier cosa y él lo sabía mejor que nadie, era su apoyo, era quien le había ayudado a superar cada obstáculo que la vida el había puesto enfrente para ahora poder ser feliz.

-¿se lo has dicho ya?-cuestionó con seriedad
-no...-sentándose en la cama e intentando limpiar sus mejillas
-yo creo…quizás Yunho aún no está seguro de lo que sientes-arrodillándose frente a él con una leve sonrisa
-sabes que no puedo ser más obvio que esto-sollozando
-decírselo es la única solución a todos tus problemas Jae…pregúntale que es lo que siente…
-no tengo el valor para eso…
-Jae…-sentándose a su lado para tomar su mano-escucha yo…sé que es difícil, para mi también lo fue…no es cosa de todos los días besar a tu mejor amigo ...yo…estaba asustado por que si él no sentía lo mismo, cabía la posibilidad de que me odiara para siempre, de que lo único que quisiera fuera apartarme de su vida…sé lo difícil que será para ti-le sonríe acariciando su mejilla húmeda, mirándolo a los ojos los cuales reflejaban ahora un toque infinito de tristeza y ternura-pero vale la pena intentarlo

Yoochun le abrazó dulcemente dejando un suave y casto beso en su cuello para luego susurrarle

-no es bueno que dejes pasar el tiempo…esto te hace mal…

El mayor suspiró cerrando los ojos y rodeando su cuello con sus brazos, Yoochun acariciaba su espalda con lentitud regalándole pequeños besos en la mejilla y en su cuello arrancándole sonrisas leves hasta que de pronto Jae soltó una pequeña risa cuando el menor le hizo cosquillas con su cabello y volteó entonces el rostro encontrándose con Junsu que se encontraba mirándolos atónito desde la puerta.









Capo 7

-Junsu-separándose de Yoochun y limpiando sus mejillas-le trajiste pastel a Chunnie…
-Sí, quería…-acercándose y viendo a los ojos a Yoochun que le sonreía tiernamente-¿por que llorabas?-preocupado sentándose entre ambos obligando a Yoochun a correrse un poco
-no es importante no te preocupes-mirando a Yoochun-y ¿como se la pasaron? ¿Te gusto la sorpresa Su?
-¡¡Si!!-sonriendo al abrazar posesivamente a su novio- Chunnie consiguió sorprenderme…
-Oh…Su también me sorprendió-abrazándolo también algo confundido mientras el menor le daba algo de pastel-mira esto-sonrió levantando su mano enlazada a la de Junsu mostrándole ambos anillos
-¡¡Junsu!! Que…que…lindo…-sonrió Jae-es decir…eso fue hermoso Susu ah…-suspiró-se ven tan felices juntos…-con una sonrisa triste
-Jae…-Chunnie intentó separase de Junsu preocupado pero el castaño le retuvo junto a él sin permitirle acercarse un centímetro más al pelinegro
-no saben como…Junsu no sabes como desearía estar en tu lugar-ríe algo triste-todo habría sido más fácil si me hubiese enamorado de alguien como Yoochun
-¿es todo tan fácil conmigo Su?-le pregunto besando su mejilla intentando imaginar que era lo que pasaba por la mente de Junsu
-no sabes lo que dices Jae…arrepiéntete que aún estás a tiempo…no es fácil tener a un pervertido como este a tu lado-acariciando las manos de Yoochun sin mirar a ninguno a los ojos
-bueno-ríe-los dejo un momento voy a preparar la cena-mirando su reloj-ya es tarde, de verdad los extrañaba

Jaejoong desapareció y unos minutos de silencio se instalaron entre ellos, Junsu se había estado comportando extraño y quería saber que le sucedía a su pequeño

-¿por que lo mimabas así?-sin dejar de acariciar sus manos algo fríamente
-sólo pretendía animarlo un poco, necesitaba un poco de cariño es todo-se encogió de hombros sin entender a donde quería llegar Junsu con aquello
-¿y tenías que besarlo así?-su voz cargada de resentimiento
-¿estás celoso?-curioso y sorprendido
-Yoochun acabo de entrar y vi como lo besabas en el cuello y yo…
-…-poniendo un dedo sobre sus labios con una dulce sonrisa-¿estás celoso de Jaejoong?

Junsu bufó y lo miró lanzándose a sus brazos con un puchero que hizo reír al mayor

-Perdóname Chunnie ah…-suspirando contra su hombro- realmente estaba celoso, cuando te vi besarlo así…no me gusta que hagas eso, se muy bien que somos una familia pero tu…eres sólo mío ¿entiendes?
-ok…-acariciando su nariz-no es sólo eso ¿verdad?-levantando su rostro con suavidad y ternura
-¿que sucede con jaejoong?-preocupado- es decir, Chun, te llama, dice que tiene cosas suyas que hablar contigo, no me quieres contar, vienes, llora, lo besas…yo…no sé que pensar de esto…-afligido mirándole a los ojos
-¿estás desconfiando de mi?-sorprendido
-no, no, no es eso…-negando con la cabeza-es sólo…
-estás desconfiando de mi Junsu-le dijo con seriedad en sus palabras y su mirada
-creía…
-de mi y de Jaejoong-le cortó con una dura mirada
-jamás desconfiaría de ti-se defendió asustado
-¿y Jae?-sorprendido- es como tu hermano…es… ¡es casi tu madre Junsu!
-me descolocó saber que tienes secretos para mi-soltó secamente y arrepentido
-no tengo…-suspiro- Su… son cosas que…sabes, pero que Jae prefiere no decirlas para no tener que aceptarlas como tales…puedes pedirle a él que te cuente, no creo que se niegue si le dices todo lo que sabes baby
-¿que es lo que sé?
-te diré sólo una palabra y negarás por completo que dije algo, ¿bien?-tendiéndole su mano
-bien…-tomándola con una sonrisa
-Yunho…--dijo suavemente el mayor

Y la película comenzó a aclararse rápidamente en su cabeza, por eso es que necesitaba hablar, por eso no quería quedarse sólo en casa con el líder, por eso…tantas cosas…levantó al mirada y se encontró con que el rostro de Yoochun perdía poco a poco la sonrisa.

Y él como un estúpido desconfiando de quién le había regalado el cielo en un par de segundos, dejando que las inseguridades le ganaran tan rápidamente que no podía creerlo…el que se fuera lejos en un par de días le tenía tan preocupado…la culpa era tan fuerte ahora…

-siento haberte…dado motivos para pensar algo así…-susurró mientras un puchero inconsciente se apoderaba de sus sonrosados labios al bajar la mirada
-no digas estupideces Chun…sabes…que sé que serías incapaz de hacer algo así…
-pero aún así…
-no me hagas caso-abrazándolo-no vallas a Canadá…-rogó con el rostro hundido en su cuello
-Junsu…-acarició su espalda, preocupado
-eso es lo que me tiene así, no quiero, realmente no quiero….
-Susu ah…hemos estado alejados por el trabajo antes y nunca
-nunca habías ido tan lejos-susurró-nunca tanto tiempo…es casi un mes
-…-suspira
-es tiempo suficiente para que conozcas a alguien, para que pruebes cosas nuevas, para…para perderte…-liberando un par de lágrimas
-¿tan poco confías es mi…?-manteniéndolo junto a él para no tener que mirarlo a la cara- Cuando tu fuiste a China, pensé que podía suceder algo así, apenas y sabía que sentías lo mismo que yo y tenía tanto miedo, que cuando regresaste e hicieron esa fiesta de bienvenida….creí que ya era demasiado tarde para que lo nuestro fuese a funcionar…
-era diferente Chunnie…habíamos comenzado la relación hace tan poco…
-Con mayor razón…si tu ya estuviste lejos cuando esto aún no pesaba así en el corazón de ambos y no sucedió nada…-Junsu sonrojado bajo la mirada-¿sucedió algo?
-no…

¿Debía decírselo? Pensó sin levantar la mirada aún, había ocurrido hace mucho tiempo…en realidad no tanto…pero ya le parecía llevar una vida al lado de Yoochun. De todas maneras había sido cuando como dijo su ratón, llevaban poco tiempo con aquella hermosa relación, en aquel viaje a China, se encontraba un poco asustado de sus sentimientos hacia el mayor y un poco confundido también al no estar seguro si aquello era realmente amor o simple atracción y una linda amistad algo sobrepasada.
Un par de chicas se le habían insinuado descaradamente más de una vez al igual que varios chicos, con la cantidad de personas ni siquiera recordaba a algunas, sí, terminó intimando más de una vez con una de ellas, pero jamás pensó que su vida sería como lo es ahora, segura, tranquila y feliz al lado de Micky…de su Micky…

Cuando se había acostado con ella no lo había hecho pensando en esconderlo o hacerlo adrede para herir a Yoochun, había sido simple diversión, unas copas de más, quizás un poco de música y la inseguridad de sus sentimientos que le impulsaban aún a actuar como si no hubiese nadie en su vida…jamás pensó que al pelinegro podría hacerle daño…jamás le había quemado tan profundo leer el miedo y la ansiedad en sus facciones al verle entrar a aquella fiesta de bienvenida y sentir latente la angustia de aquel dulce corazón cuando tuvo al oportunidad de abrazarle en una habitación vacía…jamás le habían dolido tanto aquellas lagrimas que corrieron por sus mejillas y que según Yoochun…no tenían justificación…
¡Por que no había sido capaz de decírselo! Por que lo único que se le había ocurrido para volver a poner esa hermosa sonrisa en su lugar había sido mentirle y decirle que lo había extrañado tanto como él…y que jamás habría hecho nada que pudiese dañarlo…nunca…nada…

Pero había pasado hace tanto tiempo…pensó que ya no valía la pena preocuparse por algo así…estaba seguro que Chunnie no querría saberlo…


-por su puesto que no…no es que no confíe en ti…-devolviéndole trabajosamente la mirada-es sólo que…no quiero que nada suceda…quiero tenerte junto a mi…
-nada sucederá lo prometo-levantando su rostro por el mentón haciéndolo sonreír-nada sucederá si confías en mi…
-sé que serías incapaz de hacer algo que nos separara Chun…ni siquiera tienes que prometerlo…siento haber imaginado una cosa así de Jaejoong, de verdad…Yoochun él es tan guapo…-le reprochó mirándolo a los ojos-estarás rodeado de gente así chicas muy lindas
-no me gustan las chicas Su…-ríe tiernamente
-¡habrá chicos también!
-estoy acostumbrado a chicos perfectos…-le susurró-no basta que sean guapos-besando su cuello
-y…-acariciando su pelo-no sabes como me tranquilizas…
-sólo quiero que dejes de preocuparte baby…-le mira a los ojos-pasará rápido-sonríe

-¿Tanto los extrañabas?-le abrazó Yunho por detrás apoyando su rostro en su hombro
-ne-necesitaba hablar con Yoochunnie…-sonrojándose
-¿sobre que?-apartándose un poco
-nada importante-volviendo la vista hacia las zanahorias que cortaba-quieres poner ¿la mesa?
-ok…voy por el Yoosu…

El líder salió de la cocina sin dejar de parecerle que el mayor le esquivaba un poco, dejó sobre la mesa el servicio y caminó silenciosamente hacia Changmin que muy concentrado sentado en el suelo frente al televisor insultaba al play station, rió internamente y le cubrió con rapidez los ojos sobresaltándolo.

-¡¡Hyung!!-soltando el control para coger las manos del mayor-¡no seas así…!-gimoteó-déjame... ¡Jae!!!

Un gran game over se escuchó retumbar en el lugar antes de que Yunho le librara aún riéndose del pequeño que lo miraba enfadado

-¡juro no volver a dejarte solas con Jae por esto!-le espetó enfadado
-oh...el pequeño Min se enfadó-riendo- encontraremos la manera de estar a solas, ¡¿verdad Jae?!-grito hacia la cocina
-¿eh?-se asomó
-di que sí-rió
-Claro, verdad-dijo sin comprender entrando a terminar la cena
-¿Lo ves Min?, ya-tendiéndole una mano-vamos a cenar, pon la mesa-señalándole los servicios, yo voy por los tortolitos
-estoy seguro de que si Jaejoong te hubiera oído no habría dicho que sí-parándose
-¿por que?-deteniéndose
-te ha estado evitando ¿no?-le mira acusadoramente-a saber que le hiciste
-¡no le he hecho nada!-sorprendido
-y creo que es precisamente por eso…-sin mirarlo
Se volteó ya frustrado susurrando algo como…”quién los entiende”… ¿que no hacía nada? ¿Que él y Jae eran unos niños? La verdadera pregunta era, ¿debería estar haciendo algo? ¡No podía hacer nada! Esa era la simple realidad, no podía hacer nada por que no estaba seguro de nada. No iba a ilusionarlo con nada por que no había nada entre ellos….y tampoco quería ilusionarse de ninguna manera con el mayor…quizás ni siquiera había algo que sentir…algo de lo que estar seguro…

En el peor de los casos alguno podía confundir las cosas y terminaría espantándolo ¿no? Era lo último que quería que pasara…esta bien, tampoco podía decir que no sintiera nada, que no le provocara nada por que claro que lo hacía, le revolucionaba por completo las hormonas, pero eso no es amor ¿verdad?

Eso no significaba que estuviese enamorado ni mucho menos que quisiese tener algo con él, simplemente le gustaba, sí, le gustaba su manera de moverse mientras caminaba, su manera de mirar con ese toque de sensualidad impreso en sus despistadas sonrisas, le desconcertaban sus expresiones de sorpresa, los tics que tenía al hacer algunas cosas como jugar repetidamente con su lengua mientras hablaba o insistir en cubrir su boca con el dorso de su mano al reír avergonzado cuando sabía que la risa que poseía era digna de un dios.

Ahh…eran tantas cosas, pensó mientras abría la puerta de la habitación y se sonrojaba abruptamente al verlos sobre la cama de Jae.

De alguna misteriosa manera Yoochun había terminado por perder la sudadera y estaba embetunado desde el mentón hasta el ombligo con la crema y algunos trozos de bizcocho del pastel que el mayor había horneado mientras Junsu sentado a horcajadas sobre sus caderas le lamía al pelinegro la crema de los labios mientras este la acariciaba la cintura y las caderas meciéndole suavemente sobre sí mismo provocando un exquisito roce.

Cerró la puerta con cuidado de no desconcentrarlos y se encaminó aún sin aliento hacia la sala consciente de que por un momento había imaginado a Jaejoong lamiéndolo de aquella lujuriosa manera.









CAPITULO 8

-¡Yunho! ¿Llamaste a los chicos?
-están…-sonrojándose-algo ocupados…-pasando a su lado sin mirarlo a la cara
-¿ocupados?-sin comprender-voy…
-¡Jae no!-sujetándolo del brazo-están en plan…privado pegajoso…-tironeándolo hacia la sala
-pega…-sorprendido
-si, pegajoso-soltándolo al ver a Min reír ante la expresión desconcertada del mayor mientras devoraba su comida

Cuando ya todos llevaban unos 30 minutos comiendo apareció la pareja sonrojada y agitada en el pasillo sentándose apresurados a la mesa y riendo ante la mirada que todos les estaban dando como si esperaran encontrar en ellos algún rastro de lo que acababan de hacer en la habitación.

-¡¡Lo sentimos Umma!!-dijo Junsu avergonzado-Chun y yo…
-delicioso pastel hyung-sonrió Yoochun como un niño bueno dándole una lasciva mirada a Junsu mientras se relamía inconscientemente los labios
-hay más en la cocina si quieren-sonrió
-no te preocupes, definitivamente nos llevaremos un poco-rió el pelinegro ante la mirada de desaprobación que Junsu aún sonrojado le daba en silencio queriendo pretender que no le oía

Una vez terminada la cena el yoosu se había marchado con un buen trozo de pastel dejando a Jae con aquella sensación de vacío otra vez.

Los tres se encontraban mirando la televisión, Yunho algo apartado en un extremo del sofá miraba de reojo al mayor quién acurrucado junto a Changmin dejaba al menor acariciar su cabello suavemente mientras ninguno de los dos perdía el más mínimo detalle del dorama que veían sumidos en completo silencio. Suspiró, realmente se sentía la falta de aquellos dos en el departamento, estarían amontonados en esa misma esquina en que él se encontraba besándose de tanto en tanto, pero a fin de cuentas llenando el espacio y haciéndolos reír con sus bromas o cuando insistían en representar las escenas. Y él…estaría seguramente pegado a Jaejoong, sintiendo su calor y su acompasada respiración, probablemente rodeándole con sus brazos mientras este tendría entre los suyos a Minnie acariciándole el cabello con la ternura que sólo una madre poseía y que le hacía tanta gracia.

¿Qué estaba haciendo? ¡Hasta se sentía sólo en aquel extremo del sofá! ¿Que más daba si se acercaba a ellos como siempre? Sólo quería que le mimaran un poco…realmente faltaban en aquel lugar Junsu y Yoochun…

-hey…Appa quiere un poco de cariño también…-susurró casi avergonzado
-¿eh?-rió Minnie-ya ve Umma, aún estoy molesto con Appa, no iré a darle el cariño
-ni quién quisiera el tuyo-le reclamó Yunho con un puchero
-¿po-porque yo?-reclamó nervioso al momento en que Min deshacía su abrazo
-¡oh! Está bien, no se molesten en…

Pero ya era tarde, Jaejoong se había acercado a él rodeando su cintura y recargando su cabeza en su pecho en una dulce caricia que le sonrojó abruptamente dudando de si llevar o no una mano a su cabello para continuar con las caricias que el menor había comenzado, terminando por hacerlo a la vez que tomaba la mano que descansaba sobre su pecho, apoyando su cabeza en su pelo y susurrándole.

-gracias…

Una sonrisa curvó sus labios inconscientemente apegándose un poco más a su cuerpo.
Changmin sonreía satisfecho de su buena acción del día y suspiraba pensando que ver tantos doramas realmente tenía su utilidad.

Mientras Yoochun y Junsu también se encontraban instalados en medio del sofá, uno que ahora les parecía realmente inmenso para ellos dos mientras miraban en silencio el mismo dorama y sonreían levemente al mimarse con dulzura.

-extrañaba ir a casa…-comentó el delfín
-también yo…-sonríe-pero necesitábamos privacidad baby…de todas formas no tenemos que pasar todas las noches aquí…te entiendo, es como si faltara gente
-sólo te necesito a ti…-acariciando su vientre bajo la polera
-también yo precioso…

Se sonrieron tiernamente, si bien no iban a tener una noche de hacer el amor salvajemente otra vez no significaba bajo ninguna circunstancia no querer pasar la noche juntos.
Yoochun suspiró, aquel roce le daba escalofríos y le erizaba la piel a cada toque por más suave que fuese, cerró los ojos disfrutando de la sensación.

Junsu de pronto cayó en la cuenta de que Chunnie ya no miraba la televisión y que sus mejillas estaban teñidas de un suave carmesí, adoraba eso…que Yoochun le demostrara con algunos gestos todo lo que él podía hacerle sentir, la mano en su espalda hacía pequeños círculos acariciando su piel sobre la ropa mientras se deleitaba con sus caricias, llevó su mano recorriendo con lentitud los músculos que las horas de entrenamiento extras y el gimnasio habían marcado en su abdomen.
Sonrió con ternura, Yoochun pensaba que no lo estaba mirando, era por eso que se dejaba acariciar así y dejaba escapar hermosas sonrisas, probablemente dejando vagar su imaginación en tanto él tomaba entre sus dedos una de sus tetillas y la masajeaba suavemente arrancándole un gemido casi imperceptible

-Junsu ah…-susurró suspirando y entreabriendo los ojos sonrojándose abruptamente-por qué te quedas observándome en silencio eh?-sonríe avergonzado
-por que me encanta cuando haces eso…-acercándose a su rostro quitando la mano de su pecho y llevándola a acariciar su mejilla y sus labios con lentitud, sin dejar de susurrarle-me gusta saber todo lo que puedo hacerte sentir…

El pelinegro alcanzó sus labios y le besó dulce y profundamente atrayéndolo hacia su cuerpo que pedía a gritos su contacto, el pequeño se acomodó en su regazo y se dedicó a besarle sin prisas, sólo a disfrutar de aquellos labios, de aquellos besos, que eran sólo suyos, aquellos que no besaría por largos días…

Abrió los ojos sorprendido de sus propios pensamientos, si Chunnie llegaba a enterarse de algo en aquel viaje, si aquella chica volvía a ir, el…

-Chunnie…-rompiendo el beso
-¿mmm?-intentando capturar sus labios
-…-bajando la mirada
-¿Junsu ah?-acariciando su mejilla
-…no me hagas caso...-besándolo en los labios nuevamente

Micky se quedó observando sus ojos cerrados unos momentos más, Junsu seguía preocupado, y él no sabía ya que hacer para acabar con ella angustia…no podía hacer nada más que amarle y demostrarle lo seguro que estaba de todo para tranquilizar a su pequeño.

Pero ¿como dejar de preocuparse? Podía ver un sentimiento extraño en sus ojos, uno que no alcanzaba a reconocer, uno que teñía sus besos lentamente…por lo que terminó rompiendo su caricia suavemente.

-Que tienes delfín-susurró acariciando su mejilla preocupado
-nada Chunnie…-intentando retomar el beso
-no Su…-evitando sus labios-quiero saber que tienes…

Junsu le evitó la mirada con culpa y se acurrucó en su cuerpo dejando correr una lágrima que asustó a Yoochun quien la limpió con suavidad y ternura.

-¿Sabes cuanto te amo?
-lo sé…-sonrió con ternura- pero no intentes evadirme…
-no lo intento sólo…sabes lo que me sucede-bajando la mirada
-¿otra vez?-preocupado
-…-asintió
-vamos a dormir, ¿si?-acariciando su espalda al abrazarlo-deja de preocuparte ya…casi suena como si no confiaras en mi Su…
-deja de repetir eso…no es que no confíe en ti…es que no me gusta tenerte lejos…
-a mi tampoco
-vamos…-se levantó de su regazo el menor

Le tendió una mano y el mayor la tomó suavemente alzándose para alcanzar sus labios plantando en ellos una dulce sonrisa, se encaminaron lentamente y entre caricias suaves hasta la habitación dónde Yoochun le entregó sus pijamas desde el clóset para que el menor los tendiera sobre la cama y se acercó lentamente a su espalda al sentirle comenzar a quitarse el polerón y dejarlo a un lado de la gran cama que compartirían con ternura esa noche, por que eso era todo lo que quería…una tranquila noche a solas.

Tomó sus hombros y con lentitud deslizó sus manos por sus brazos hacia las propias manos del castaño ayudándole a quitar lentamente cada botón de su lugar mientras dejaba cortos besos en su estilizado cuello haciéndolo suspirar. Sonrió al sentirle voltearse entre sus brazos para comenzar a tomar el borde de su polera desvistiéndose ambos con lentitud, con paciencia, sonriéndose con ternura y disfrutando cada segundo, todo lo que quería era que aquella dulce sonrisa permaneciera en su lugar, no necesitaba nada más y no quería que nada necesitara su pequeño.

-¿Quieres algo de beber Su?-dejándole quitar su camiseta
-¿que quieres tomar Chunnie?-sonriendo al deslizar sus manos por su pecho
-mmm…no lo sé…-se encoje de hombros sonriendo- ¿que tal un licor de…crema?
-ok…algo suave…-colocándole el pijama mientras Yoochun desataba su cinturón-levanta los brazos Chunnie ah
-ok-dejándose arropar

La ropa de ambos no tardó en quedar sobre un sillón perfectamente doblada mientras en el bar de la sala el mayor destapaba una botella de licor de la cual emanaba un dulce aroma, se acercó a la cama donde Junsu le esperaba ya cubierto por las sábanas recibiendo el vaso de manos de su novio quien se sentaba su lado tragando lentamente el contenido de su vaso dejando sentir en su garganta aquel exquisito sabor.

Junsu le miraba casi embobado, le encantaba ver aquel lado sensual de Yoochun, no sólo la ternura en todo lo que hacía, amaba su forma tan masculina de ser, su forma salvaje de hacerle el amor, cuando le hablaba roncamente al oído sabiendo que eso le excitaba sobremanera, la forma en que sus labios se aferraban al borde de vidrio era sencillamente perfecta, su manzana de adán bajaba y subía lentamente mientras el mayor a ojos cerrados disfrutaba de la sensación relajante y el ardor que dejaba en su garganta, y contra todos sus deseos posó su mano suavemente en el vaso y lo alejó de su boca.

-estás tomando muy rápido Yoochun…-susurró
-lo siento Susu ah-relamiéndose los labios y suspirando al verlo dar un sorbo a su trago
-siempre lo haces, te sirves mucho y quieres tomártelo todo…no vienes a alcoholizarte conmigo ¿entendido?-dejando su vaso a medio terminar sobre el velador
-ok…-sonrió viéndolo acercarse

Junsu besó su boca con lentitud, disfrutando del sabor a alcohol impregnado a sus labios, levantando su pijama y acariciando su cuerpo con suavidad, por que sí, esa era la función de los pijamas cuando dormían juntos, se los ponían con toda la intención de que el otro los desvistiese después, el calor de la bebida aún recorriendo sus cuerpos les incitaba acariciar pasionalmente sus pieles pero sin llegar a más que eso, caricias del más puro y dulce amor.

Y así daban las 4 de la mañana y Yoochun dormía plácidamente boca abajo a su lado, Junsu deslizaba una mano suavemente por sus anchos hombros y acariciaba con ternura infinita su cabello suspirando culpablemente.

En un par de días sus oportunidades para sincerarse con el pelinegro habrían terminado…el le perdonaría, lo sabía…tenía que perdonarle, sino estaba seguro de no poder seguir viviendo por que el sólo echo de que estuviera a su lado significaba la vida par él.

-Lo siento Chunnie…-sin dejar de acariciar su pelo-jamás quise hacerlo…

¡Y seguía sin ser capaz de decírselo! Era tan, tan estúpido…si seguía así lo perdería, y se perdería a sí mismo, necesitaba un concejo…algo que hacer pronto…quizás hablar con su Umma era por ahora la mejor opción.








CAPITULO 9

A la mañana siguiente cuando Yoochun abrió los ojos, demoró un par de minutos en notar que se encontraba sólo en la cama, por lo que algo confundido se alzó en sus brazos recordando entonces que estaba desnudo, pero aquello no le cuadraba aún…desnudo y sólo?? Bostezó…hace mucho tiempo que aquello no ocurría…frunció el ceño, algo debía andar mal con Su…

-Chunnie ah, despertaste-entró sonriendo y sentándose junto a él en la cama- que sucede?-al ver su rostro

Yoochun se volteó lentamente, aún atontado por las horas de sueño y le miraba con confusión…el menor estaba levantado, vestido, bañado…probablemente hasta hubiese tomado desayuno…sin el…
Y de pronto se asustó, ¿sería del todo cierto aquello de que cuando comienzas a vivir con alguien muchas cosas van quedando de lado? ¿Junsu olvidaría así tan pronto esos detalles?, un nudo se apretó en la boca de su estómago mientras intentaba encontrar la respuesta en ojos del menor

-Junsu ah…aún no te aburres de mi?-cuestionó preocupado
-que?-rió-a que viene eso Chunnie-recostándose junto a él
-te…-acostándose junto a él mirando el techo-te has levantado sin mi…nunca lo habías hecho…no cuando dormimos juntos…-haciendo un puchero
-has dormido mucho…-apoyándose en sus brazos de boca aún a su lado sorprendido de que Yoochun le diera tanta importancia a aquello-te veías muy lindo así, no quería despertarte…
-que hora es?-curioso
-las 4 de la tarde-sonrió
-las cuatro?!-sorprendido-Su! Debiste despertarme!
-tenías que hacer algo importante?-acercándose
-pasar tiempo contigo-sonrió recibiendo sus labios
-si quieres puedo volver a la cama…-susurró
-de verdad?-sonrió sonrojado

Junsu gateó sobre la cama hasta quedar sobre su cuerpo y a la altura del mayor quién seguía recostado sonriéndole con ternura esperando para recibir sus labios sobre los suyos con ansias, pero antes de que el menor consiguiera besarle tomó sus mejillas y susurró

-no vuelvas a dejarme sólo ok?-besando sus labios- sé que es una tontería, pero realmente me asustaste…
-asustarte de que Yoochun…-rozando su nariz
-no lo sé, es decir…sabes que yo salía con otras personas antes…-sabía que a Junsu no le gustaba hablar de ello, pero también era cierto que se decían todo…no comenzaría el a ocultarle cosas
-Chun…-cerrando los ojos
-eso es lo que haces cuando alguien realmente no te importa…simplemente le dejas sólo…hace siglos no me sucedía…me dolió…-reconoció cerrando los ojos también sin dejar de acariciar sus mejillas
-lo siento-sonrió con ternura besándole

Se apoderó de su boca en un beso suave y lleno del amor que quería transmitirle, ahora entendía el por qué de esas caras de preocupación y extrañeza que vio al entrar en el cuarto, simplemente le había traído malos recuerdos, los mismos que él se había encargado de borrar. Sonrió al escuchar un casi imperceptible gemido de su garganta y se separó de él riendo.

-te amo Chunnie ah
-ta-también yo-sonrojado-Junsu estás nh…
-eh?
-tu rodilla-jadeó riendo levemente

El menor bajó la mirada y claro, ahí estaba, su rodilla haciendo presión al miembro de Yoochun sin que se diese cuenta, la quitó entre risas oyéndolo suspirar aliviado
Mientras en el departamento un chico de cabellos cortos se encontraba de pié apoyado en el marco de la puerta de la habitación donde dormían pero en la que ahora sólo se encontraba Jaejoong sumido en el más profundo de sus sueños.

¿Qué debía hacer? Quizás debería ir y decirle de frente que no tenía intenciones serias con él, que sabía que estaba enamorado pero que definitivamente él no lo estaba, que quería seguir siendo su amigo y… ¿realmente quería esas cosas?

Golpeó su frente contra el marco de la puerta maldiciendo por lo bajo, claro que no podía decir aquellas cosas, por lo menos no la mitad de ellas, por que hasta había terminado por aceptar que no sólo buscaba un amigo en Jaejoong…pero tanto así como para quererlo? Como para admitir que era gay?

No, jamás admitiría algo como eso, jamás…hasta que no estuviera completamente seguro de que era cierto.

El teléfono sonó despertándolo de su trance y fue a contestarlo con rapidez para que el sonido no interrumpiera el sueño del mayor.

-Si?
-Soy yo Appa
-Junsu ah, como están?
-bien bien, Chun está duchándose
-recién?-sorprendido
-si, recién-rió-oye esta umma?
-durmiendo…sucede algo?
-no, sólo…quería hablar con el…
-te oyes preocupado, estás bien?
-sí, no te preocupes
-ok… cuando despierte le diré que te llame
-ok, bye!
-bye!

Y ambos volvieron a suspirar…

Junsu ya no hallaba que hacer con su cabeza, cada vez que intentaba sincerarse con el mayor, terminaban en la cama, él dándole una excusa para que no se preocupara por cosas tontas, diciéndole que lo extrañaría y que por eso estaba así, por que el pelinegro no había dejado de notar que estaba extraño y lo sabía.

Yunho se sentaba en el sillón prendía con frustración contenida la televisión, era casi como no poder hacer nada por si mismo!, quizás Jae tenía razón y de verdad que era un niño, y uno muy estúpido!

----------------------------------------------

Jae se volteaba en la cama lentamente estirando sus brazos…donde estarían Yunho y Minnie? Se levantó con pasos pesados refregando uno de sus ojos con pereza hasta llegar al living y observar detenidamente como con gestos preocupados Yunho cambiaba una y otra vez la televisión volteando repentinamente a verlo

-Boo despertaste!-le sonrió tiernamente al verlo así-Junsu ah acaba de llamar, te buscaba, parecía preocupado
-que tenía?-sentándose a su lado y apoyándose en él
-no lo sé…

Observó como el chico se acurrucaba en su pecho y volvía a cerrar los ojos en un gesto increíblemente tierno, parecía un verdadero gatito acurrucándose de esa manera, sus labios sonrosados permanecían entre abiertos y respiraba pausadamente. Se había quedado completamente embobado mirándolo, inconscientemente llevó una mano a su mejilla y comenzó a acariciar su piel suavemente sonriendo ¿se habría quedado dormido otra vez?

-Yunnie…-murmuró
-dime Boo…-le contestó tan suavemente como pudo
-no, no entiendo…-volvió a murmurar
-tampoco yo…

Jaejoong no volvió a hablar de nada y terminó sumiéndose en ese sueño que no quería dejarle ir, simplemente dejó que el menor acariciara sus mejillas y sus labios dulcemente con sus dedos, deseaba tanto ese contacto, aquel amor sólo para él, ¿Que tanto podía tardar Yunho en tratar de entender que cada célula de su cuerpo estaba loca por el? Nadie era tan estúpido…

Aunque había algo que realmente le atormentaba, si Yunho se había dado cuenta de todo…que por cierto era lo más probable, ¿Qué sucedía con el? ¿Sólo era un juego para el?
No quería pensarlo. Ni imaginarlo, por que le dolía y volvía a sentirse morir lentamente, que se le acababa el aire y los ojos se le llenaban de crudas lágrimas

Lágrimas cargadas de un amor no correspondido
De un amor profundo al que le cortaban cruelmente las alas

Y entre profundos miedos se aferró al cuerpo junto a él en el sillón, uno que sin quererlo le brindaba calor y seguridad, uno al que seguía confundiendo, uno al que no deseaba soltar.

-Jaejoong…-murmuró quitando los cabellos de su frente-…sé que no es el momento…-sonrojándose-pero quiero, que sepas, que yo…lo último que querría sería hacerte daño…-besando su frente con cariño-es complicado sabes?-sonriendo tiernamente-pensé que jamás sentiría algo por ti, algo que no fuese capricho…pero te deseo…como jamás pensé que lo haría…y reconozco que al principio fue simplemente un juego…y no sé si lo sigue siendo…tal vez lo mejor sea dejarlo… ¿no crees?

Había sido sincero!! Sonrió con alegría, no era tan complicado serlo, por lo menos no cuando el mayor estaba dormido, se sonrojó, ni siquiera quería imaginar como sería con aquellos castaños ojos mirándole atentamente, expresión seria, quizás sorprendida, quizás dolida por la infantilidad de su actuar para con él. Por haber jugado con sus sentimientos y emociones de esa manera tan estúpida.

Por que debía reconocer que había sido un estúpido al acercarse a él de esa manera, a buscar el roce innecesario, a regalarle las sonrisas…a buscar que el pelinegro sintiese algo por él…por que estaba seguro ahora, de que inconscientemente lo había buscado…

-pero no pasa de esto Boo…no quiero nada más de ti…por lo menos eso creo…

Que haré contigo eh? Estaba volviéndose loco de tanto pensar en ello, no podía corresponder los sentimientos del mayor, pero tampoco quería rechazarlos, quería tenerlo, quería que fuese suyo…aunque a estas alturas no lo mereciera…

Rió avergonzado de si mismo, aquello había sido tan cursi…pero, como necesitaba decírselo, como necesitaba quitarse aquel peso de encima. Perdió entonces su mirada en sus labios, como deseaba besarlo, pero sabía que una vez que lo hiciese ya no podría contenerse, y no quería asustarlo, tampoco quería ilusionarlo…pero era tan difícil…si estaba dormido…un beso no le haría daño verdad?

-Hyung hay algo para comer?-le sobresaltó Changmin
-eh? No, no lo se, yo…
-Sucede algo Appa?
-na-nada-intentando sonreírle con naturalidad

El menor se metió en la cocina dejándolo suspirar con frustración, ¿Por qué tenía que aparecerse así? No tenía tampoco por qué haberse puesto así de nervioso, no tenía sentido, separó con suavidad a Jae de su cuerpo recostándolo con ternura en el sillón, si quería evitar hacer alguna estupidez lo mejor sería salir de ahí.

Changmin volvió a dar una preocupada mirada desde la cocina hacia el living, no permitiría que Yunho por más responsable y correcto que fuese hiriera a su Umma de ese modo, si sólo quería tenerlo un rato, ni siquiera le permitiría acercarse, suspiró frustrado, creía que el acercamiento del día anterior por lo menos podría haber removido aquel duro corazón para hacerle ver que era lo que realmente sentía, pero mientras Yunho se negase a sí mismo lo que le estaba sucediendo, nadie heriría a Jaejoong más de lo estrictamente necesario.
Los días continuaron pasando y pronto tuvieron que comenzar a preparar todo para aquellas semanas de viaje en las que tendrían que hacer de todo, el Yoosu había vuelto al departamento para ayudar a los demás con sus cosas y asegurarse de que Jae revisara como siempre sus bolsos antes de cerrarlos

-planeas dormir desnudo?-le interrogó Jae metido en su maleta
-que?-saltó Yoochun
-por su puesto que no! Debe estar por aquí el…-revolviendo su ropa- ahh lo olvidé!
-por un momento pensé que ibas a dormir con alguien más-bromeó Chun al oír su tono de preocupación
-Chunnie! Nunca haría…!-afligido
-Su, ve a buscar el pijama que tienes aquí en el closet-le ordenó Jae
-voy Umma-pasando junto a Yoochun que le miró sorprendido
-sucedió algo con él?-se sorprendió también Jaejoong
-hace días que esta así…-sentándose en el suelo-dice que es por qué iré a Canadá…pero no sé si creerle, está muy afligido verdad?
-hace unos días llamó para hablar contigo Boo-apareció yunho en la puerta mirando preocupado al chico avanzar por los pasillos-tal vez deberías hablar con él…
-por favor Jae…-insistió Yoochun- a mi no quiere decirme nada…-bajando la mirada, sus labios amenazaban con formar un puchero

Jae intercambió una dulce mirada con Yunho, pidiéndole que le dejara a solas con el chico al cual se le aguaban los ojos aun sin quererlo, el líder asintió levemente y cerró con cuidado la puerta.

-hey…-se acercó hasta sentarse junto a él-no pasa nada si no quiere contarte Yoochun…-apartándole el pelo de la cara-no significa nada-intentó sonreírle con seguridad- puede que sea algo tan tonto que no quiera preocuparte…
-no me oculta sus cosas…no me oculta las cosas…no a mi Jae…y ahora…
-no pienses cosas tontas…-acariciando su nariz- sabes que estás pensando tonterías y es por que también tienes miedo…tanto como él de que algo suceda en este viaje, pero tu y yo sabemos que él no haría que pudiera dañarte, y que tú ni siquiera podrías imaginarte hacerlo…te ama como quisiera que Yunho me amara a mi Yoochun ah…-sonrió con tristeza limpiando la lágrima que rodaba por su mejilla- es sólo miedo infundado…
-sé que tienes razón-sonrió limpiando la humedad de sus ojos-es que me da tanto miedo perderlo Jae…
-eso no pasará-rió besando su mejilla

En tanto Appa entraba lentamente a la otra habitación encontrando a Junsu acurrucado contra el closet, suspiró acercándose hasta rodearlo en un abrazo

-Chun está asustado…-le acarició el cabello-que tienes eh Susu?
-no es nada- sollozando débilmente y secando sus lágrimas-no quería preocuparlo…
-lo preocupas más con esa actitud, siempre le has contado tus cosas…por que ahora es diferente?
-por que…fue una estupidez…no quiero perderlo…siento que no e podido evitar alejarme…quiero decirle la verdad…no puedo Appa-sollozó
-que verdad Junsu?-abrazándolo preocupado
-yo…yo…

Y las palabras continuaban sin querer salirle de la garganta, se aferró a Yunho sollozando aún, y es que aquella sensación de angustia le llenaba y no quería seguir así, pero había pasado tantos meses ocultando aquello, por que esto tenía que pasarle ahora? Micky lo estaba pasando mal y aquello no era justo.
Repentinamente se abrió al puerta de la habitación y Yoochun entró en el lugar con los ojitos algo aguados aún pidiéndole a Yunho que les dejara a solas un momento y Junsu supo que era esa, la única oportunidad que tendría para ello.

El líder salió del lugar y se encontró con la mirada llena de ternura de Jaejoong que le hizo sonrojar abruptamente

-Junsu ah te dijo algo?
-no dijo nada…pero está asustado…-mirándolo a los ojos

Jaejoong estiró un poco sus brazos hacia él y no tardó en verse envuelto en una gentil caricia, Yunho se estaba comportando distinto y aquello le estaba gustando, más que confundirlo, le estaba haciendo sentir seguro…









CAPITULO 10

El pelinegro le vio en el suelo y se acercó hasta sentarse a un lado del él para mirarlo de frente y limpiar suavemente y con una sonrisa las lágrimas de sus mejillas, el menor le miraba asustado, los labios le temblaban y su mirada continuaba llorosa.

-Yo…

Micky no le dejó hablar, al contrario capturó sus labios en un beso tranquilo y suave, uno que en un principio le costó responder, pero al que se fue acomodando, regulando su respiración, las manos del pelinegro en sus mejillas acariciándole le regalaban aquella calidez que estaba buscando, el cariño y la confianza que necesitaba, esa perfecta boca amoldándose con la suya a la perfección, succionando sus labios con ternura y apoderándose con lentitud de cada uno de sus sentidos, llevó suavemente sus manos a su cuello para impedirle alejarse hasta que fue imposible seguir respirando de ese modo.

Con un suspiro sus bocas terminaron por separarse y mirarse a los ojos, esos en los que ambos podían leer emociones, sentimientos, sensaciones…esos que ahora Junsu desviaba para que Yoochun no pudiese ver la culpa.

-Chunnie…
-estás mejor?-le susurró con cariño
-lo siento-volviendo a brillar su mirada-yo…te-tengo…

Tengo algo importante que decirte…no quería hacerlo, jamás pensé hacerte daño de ninguna manera, simplemente quería evitar tus lágrimas, tu tristeza, mi culpa…pero no funcionó Chun. Sólo quería olvidar lo arrepentido que estaba…hace un año…cuando tuve que ir a China lo recuerdas? Había una chica del staff, acababas de decirme hace unos días esto que ahora tengo gravado en la piel…estaba asustado y no entendía bien aún que sucedía, pero no quería perder ese cariño especial que me tenías, no quiero perderlo aún…te amo…En ese entonces también lo hacía pero no lo entendía bien.

Dude Chunnie…dude de esto y terminé acostándome con ella, lo hice y no sabes como me arrepentí después, cuando regresé y note como me habías hecho falta, cuando vi el amor en tus ojos, cuando te mentí y te dije que no había por lo que llorar, sólo quería hacerte feliz, no quería decepcionarte y perderte…aunque esto no quita la decepción que ahora veo en tus ojos…lo siento, te mentí, te oculté cosas, pero todo lo hice por miedo y pensando en tu felicidad nada más…en que cada día me sonrieras y fuera yo el responsable de ello, Perdóname Yoochun…me muero si no lo haces…me muero si no me amas…perdóname…

-lo siento…-sollozó con pesar

El pelinegro le abrazó con ternura dejando besos cortos sobre su tersa piel, meciéndolo suavemente entre sus brazos y sonriendo levemente.

-Si no quieres contármelo aún no lo hagas Su…sabré esperar…sé que me lo dirás, quizás simplemente no es el momento, no te aflijas esta bien?-susurrándole al oído con ternura infinita inspirada por todo aquel amor que le tiene
-ok…-acurrucándose en su cuerpo y sintiendo su cálido respirar en su cuello-te amo Chun…nunca olvides eso…nunca…-masculló entre sus ropas

Jae y Yunho despegaron sus oídos de la puerta suspirando, por un momento pensaron que Junsu diría aquello que tenía a todos preocupados cuando Minnie rió desde el extremo del pasillo

-y que pensé que el único que escuchaba conversaciones privadas ahora último era yo

Jae soltó una sonora carcajada caminando hasta la cocina, pero el líder se quedó estático en su lugar intentando procesar lo que Minnie acababa de decirle ¿conversaciones privadas? Se sonrojó bruscamente, ¿lo habría oído?, miró al pasillo pero el chico ya se había adentrado en la cocina siguiendo a Jae y probablemente lo que este estuviese cocinando.

Se pasó ambas manos por la cara, ¿y si Minnie había oído ago de su conversación con Jae dormido?, por dios que estupideces había dicho ese día! Esta bien esta bien, estupideces no eran, sólo quería ser sincero consigo mismo, con Jaejoong, y había funcionado algo no? , se sentía mejor ahora, más tranquilo, sentía menos tenso su roce con el mayor, y eso le gustaba, era como recuperar poco a poco la distancia, pero también sabía que aquello podía estar significando otra cosa para el mayor…y para el?

Cuando entró en el lugar Jae revolvía algo en un olla, se veía endemoniadamente tierno al hacer eso, y Changmin estaba aferrado a su espalda, ahí donde él debería estar, frunció el ceño sentándose en la mesa sus espaldas y cogiendo una manzana, ni siquiera estaba oyendo lo que conversaban entre risas, hasta que de pronto Jae le sobresaltó

-crees que estén bien?
-eh?
-el yoosu…-buscando su mirada por el lado del hombro de Min
-eso espero-suspiró mordiendo la fruta-se oían mejor…
-si…Yunnie ah, quieres algo en especial para la once?-sonrió
-galletas?-le sonrió aligerando la leve tensión
-Minnie quería un pastel…es más fácil hacer galletas Minnie-mirándolo
-ah! Jae umma!-soltándolo-sólo por que Appa quiere galletas-bufó dejándolos a solas
-Minnie…-le siguió el mayor con una sonrisa
-déjalo…-sonrió el líder atajándolo por la cintura y atrayéndolo hacia él- que no harás las galletas que appa quiere?-susurrándole cerca del oído
-Yu-Yunho…-rió nervioso alejándose un poco sonrojado-de que quieres tus galletas?-bajando la mirada
- de…-de ti pensó sonriendo internamente- canela?
-ok-dándole la espalda nervioso

Yunho curvó en sus labios una sonrisa acercándose al pelinegro quien sacaba ollas y algunos otros materiales tomándolo por la cintura suavemente sobresaltándolo y deteniéndose abruptamente al acercar sus labios a su níveo cuello ¿Qué estaba haciendo? Debía dejar aquel juego de una vez! Debía dejarlo para no dañar a Jae…para no dañarse a sí mismo…porque lo sentía tan, tan lejano maldición! Quería sentirlo, quería contacto, quería atención y sonrisas, quería sonrojos y también palabras dulces…quería…quería acabar con esa extraña sensación de una buena vez…

-quieres ponerle pelotitas de colores también?-susurró suavemente sobre su cuello abrazándole cálidamente
-co-como quieras-sonrió casi aliviado

Lo había sentido sin mentir a milímetros de su cuello, había cerrado los ojos asustado sin querer ni poder apartarse, esas firmes manos en su cintura ahora le tomaban dulcemente por el talle y le brindaban la seguridad y el espacio que necesitara si quisiera apartarse, cosa que no quería hacer, no ahora.

Comenzó a formar la masa de las galletas agregando cada ingrediente ante la curiosa mirada del menor quien cada vez se ocultaba más contra su hombro, casi podría jurar que se estaba comportando como si estuviera avergonzado...o quizás disfrutaba aquel contacto tanto como él.

En tanto en la habitación Junsu se encontraba acurrucado en el cuerpo de Yoochun que seguía regaloneándole con ternura preocupado por la carita que tenía su delfín, ¿Qué podía estar afligiendo así a Junsu? Sabía perfectamente que no era por aquel viaje que harían por separado.

Buscó sus labios con delicadeza los cuales le fueron entregados con algo de temor y timidez, es que le pequeño tenía miedo de perder esa tranquilidad, esos besos, ese amor…perder a Yoochun…

El mayor quería relajarle, sólo que disfrutara ese momento como tantos otros, ese amor incondicional que se profesaban, sabía que aquello podía calmarlo, y devolverle un poco la seguridad.

Seguridad que Junsu creía completamente perdida, contestaba con dificultad aquellos besos, queriendo igualar la pasión tranquila y dulce que aquellos labios comenzaban a regalarle sin conseguirlo, el pelinegro llevaba sus manos a sus mejillas para profundizar el beso que Junsu se esforzaba en continuar arrancándole así el primer suave y dulce gemido que le hizo sonreír sabiendo que aquello podría ser aún mejor.

Se sonrojó abruptamente al gemir contra sus labios, quería, deseaba tanto ese contacto…pero sentía que no era justo, no para el mayor, no era justo que él le regalara así sus besos, así su ternura, que le fuera fiel de esa manera tan incondicional y el…el ¿Qué había hecho? Le había decepcionado esa era la realidad!! Había compartido eso que el mayor creía sólo suyo, aquello que quería que el mayor siguiera pensando pero que ya era completamente imposible.

Volvió a gemir al sentir a mayor morder su cuello levemente buscando sacarlo de sus confusos pensamientos y recuperar su atención, por que casi sentía como si hubiese estado sólo y eso le dolía.

-Chunnie ah…-gimió suavemente acariciando sus cabellos-Chunnie...basta…nh…
-mmm?-comenzando a desabotonar su camisa blanca
-no quiero…-gimió
-eh?-mirándolo a los ojos
-no quiero, yo…-llenando sus ojos de lágrimas-no me siento…seguro…

El mayor le miró con confusión, la temperatura se le bajaba rápidamente, no se sentía seguro? Seguro?...a su lado? Sin querer aquellas palabras le habían dolido hasta lo más profundo, habían quebrado su sonrisa y lo habían alejado abruptamente de ese cuerpo. No le hacía sentir seguro? Era eso o que Junsu no podía decirle?

-Chun…-levantándose un poco para alcanzarlo
-era eso?-alejándose de él-era eso, es cierto que ya no confías en mi, es por eso que tienes tanto miedo, es por eso por que yo…ya no puedo hacerte sentir seguro…no te hago sentir amado Susu ah?-soltó bruscamente
-no, no, estás entendiendo mal Yoochun-asustado de su reacción- soy yo quien…quien no esta bien, no es que tu no me hagas sentir seguro ni amado es que yo…Chun yo…soy yo quien no puede darte esa seguridad…-derramando un par de lágrimas con los ojos apretados

El corazón de yoochun aún latía con violencia, pero se tranquilizaba de a poco, temblaba aún pero eso no impidió que se acercara al menor y le acurrucara nuevamente entre sus brazos como en un principio sintiéndolo sollozar contra su ropa

-Eso no es cierto baby…
-si, si lo es!-golpeando suavemente su pecho- es que tu no sabes…es que no sabes…Yoochun…cometí un error Chunnie…cometí un error mi amor…estoy asustado…no quiero perderte…no quiero….

Las manos del mayor detuvieron sus caricias en su pelo y en su espalda, se aferró aún con más fuerza a su ropa, el cuerpo de mayor recuperaba su temblor y el no podía hacer nada, por que ya había comenzado a decírselo y ahora no había vuelta atrás.

-que hiciste Su…
-…-solloza
-Junsu…
-…no…
-Junsu!-le alzo la voz separándolo de si mismo mirándolo a los ojos con el miedo impreso en sus facciones- dime que hiciste-susurró con la voz quebrada
-yo…yo…-mirándolo a los ojos sin dejar de llorar

Se lo diría? Tendría el valor para decírselo? Sus labios temblaban, su mirada se nublaba por las lágrimas y el agarre en sus brazos aumentaba su fuerza por momentos, su dolor clavado en su corazón, y aún no le había dicho nada…no quería que sufriera! No quería que aquella infidelidad le doliera como a él….podía, sabía que podía guardarse ese dolor, que podía seguir manteniendo el corazón de Yoochun a salvo dentro de una pequeña burbuja que él se encargaría de mantener apartada de aquella cruda realidad.

-Besé a Eun…-mintió con los ojos cerrados esperando por lo menos una bofetada que no llegó, el agarre en sus brazos disminuía, Yoochun se alejaba.
-por qué lo hiciste?-le cuestionaba con dolor
-no lo sé, yo…lo siento Chun, no quería hacerlo-le miró con ojos suplicantes

Yoochun se volteó dándole la espalda pero no salió de la habitación, su bebe había besado a otro…otros labios, que habían compartido su sabor, su dulzura, su amor, era suyo…aún era suyo, que otro lo hubiese tomado no significaba nada, nada verdad? No justificaban esas lágrimas que estaban corriendo por sus mejillas, quería sentirlo, quería recuperarlo, quería devolverle la seguridad, demostrarle que sólo sus besos le quitarían de esa forma el aliento, sólo en sus besos encontraría para él el amor

En un brusco movimiento volvió a la cama tomando sus mejillas hasta sentir su respiración entrecortada contra sus labios

-nadie te hará sentir esto al besarte Susu ah…nadie te amará como yo lo hago, nadie querrá como yo, que te quedes a su lado, demuéstrame que eres mío aún…sólo tú puedes devolverme esa seguridad Su…
-como hago eso Chun…-sollozó tomando su rostro entre sus manos
-bésame Junsu…-mirándolo suplicante-bésame y déjame entregarte eso que buscaste en Eunhyuk…sé que puedo dártelo…no quiero que busques en otras personas algo que creas no pueda darte…

El mayor cerró sus ojos esperando el roce que Junsu se debatía en darle, le había mentido, era otra mentira más a su lista que comenzaba a alargarse, otra mentira para él…para cubrir una mucho peor, si así le había dolido saber que un beso no era suyo, ¿como le dolería saber que se había acostado con alguien más? Ni pensarlo…no se lo diría, y si tenía un poco de suerte, el mayor jamás se enteraría.

Tomó su boca con suavidad, sus labios con dulzura, pidiendo con temor el ingreso a esa cavidad uno que se le dio titubeante, pero que aprovechó al máximo recorriendo cada milímetro con dulzura infinita, demostrándole que a pesar de todo no había encontrado nada en otros labios, que serían suyos para siempre aquellos besos, dejó sus mejillas para enlazar sus dedos y rozar el anillo que le había regalado, aquel que como su amor, no tenía ni principio ni fin.

-perdóname…-susurró aún respirando el aliento de entre sus labios
-por supuesto que sí…-contestó el mayor con una leve sonrisa
-fue una estupidez pero tenía tanto miedo…
-también me dio miedo…temí que mis besos ya no fueran suficiente para ti…-levando una mano a acariciar los labios del delfín-temí ya no ser lo que buscabas para tu vida…temí haberte perdido sin saberlo…
-shhh… no hablemos más de eso si…?-rogó con suavidad- quiero retomar esto desde el principio

Yoochun se sonrojó sonriendo levemente ante el leve empujón que junsu le dio para tumbarle de espaldas en la cama

-nunca me dejes perder esto…-inclinándose sobre él a besar sus labios…no me dejes Chunnie…
-no te preocupes-mirándolo con cariño-jamás te dejaré ir-sonrió con ternura

Algo más aliviado Junsu se apoderó de la boca del mayor con hambre de sus besos, de su pasión, la cual había detenido abruptamente sólo para agregar una mentira más a su consciencia pero que había valido la pena no? Chunnie le había perdonado un beso, le perdonaría todo lo demás?

Recorrió su cuello haciéndolo gemir gravemente ante la succión de sus labios en su piel quitó su polera con desesperación y lamió su pecho con ternura, con delicadeza, deteniéndose en sus pezones con toda la intención de provocarle a hacer algo más que acariciar su cintura bajo la blanca camisa que antes ya se había encargado de desabotonar, quería devolverle la confianza y la pasión aquellas que Yoochun recuperaba poco a poco de entre sus labios, de sus caricias, de sus acciones, pero no quería volverse loco aquella vez ni actuar con salvajismo como otras tantas, quería disfrutarlo, recorrer con ansias esa piel que estaba marcada por sus suspiros, quemada por sus besos y liberada por sus propias pasiones.

Junsu se perdía en su ingle, sonrió, ni siquiera se había percatado de que el menor le había quitado la ropa y ahora le regalaba en pequeñas y cortas lamidas el placer, buscando que Yoochun sonriera, buscando que se desbordara en gemidos que sólo el podía arrancar, aquello lo hacía sentir tan feliz y tan satisfecho a la vez.
Aquellas manos que como tantas otras veces le alejaban de aquel lugar volvían a sus mejillas y le atraían contento hacia sus labios devorándolo con ansias, demostrándole que nada había cambiado, que la seguridad seguía en su lugar al igual que aquel corazón continuaba latiendo ahora a un ritmo desesperado por su causa, por sus caricias, por sus besos, por su amor, esa felicidad inconmensurable que llenaba cada recoveco de esa habitación que era sólo suya, como ese cuerpo al que acariciaban, al que harían propio una vez más.

-no quiero correrme aún-susurró divertido y avergonzado de haberse dejado hacer así tan rápidamente
-ámame Chunnie-gimió en su oído
-lo siento Junsu ah…siento haberme comportado así…no debí gritarte…no debí descuidarte así…
-yo tuve la culpa…-sorprendido de que el mayor se culpara a sí mismo-soy yo quien lo siente…perdóname Chunnie…jamás me descuidaste, fue un error mío…juro no volver a hacer algo así…juro jamás…
-no tienes que jurar Junsu ah…-comenzando a besar su cuello volteándolo en la cama-yo te creo y confío en ti…como siempre… te amo, y sé que te habría perdonado cualquier cosa…cualquiera Su…te necesito demasiado como para perderte…demasiado…


Sintió sus labios bajar por su pecho con prisa, y le compensó con melodiosos gemidos su atención, aquella boca succionando con suavidad una de sus tetillas agitando su respiración y sorprendiéndolo al morderla levemente acariciando con su lengua a modo de disculpa, para seguir bajando por su cuerpo, mientras en el camino le quitaba la ropa rápidamente, por que estaba claro que le dejaría pronto en las mismas condiciones…

Los gemidos que liberaba Junsu eran cada vez más altos, más intensos, más seguros…había dicho que le perdonaría cualquier cosa...cualquiera…así de fuerte era el amor que se tenían, por que si él no se lo había dicho no era por falta de confianza…era por miedo a que el mayor no valorara tanto como él eso que entre ambos habían construido con ternura, llenos de miedos, de ilusiones infinitas

El cuerpo de micky se amoldaba al suyo perfectamente dejándole sentir la excitación de su ratón, y como este en su desesperación frotaba cada centímetro de su piel contra la suya, como gemía ante cada mínimo contacto que él mismo buscaba y al que por supuesto no se negaba en absoluto, por que quería que aquella vez fuese especial, quería entregarse por completo, que Yoochun le tomara para no dejarle, para no permitirle ir jamás de su lado.

Uno de los dedos del pelinegro se acercó a su boca y le regaló una lamida antes de susurrarle agitadamente

-quiero…-jadea-te quiero dentro…nh…ah…así Chun
-a-así?-jadeó al sentir la mano del castaño tomar su miembro endurecido
-quiero sentirte…por favor, hazlo ya

Separó sus piernas con infinito cuidado sonriéndole levemente, besando con ternura cada espacio que el menor dejaba al alcance de su boca intentando tranquilizarlo, sabía que esta vez dolería, pero cuando su delfín quería de esa manera, el no podía más que complacerle, cada lasciva mirada no hacía más que demandarle un reto, sabía que así podía hacerle daño, pero que él debía ser lo suficientemente cuidadoso. Se acomodó con prisa en su lugar buscando en el rostro del castaño la aprobación a lo que iba a hacer

-ha…nh…hazlo…te quiero dentro…

Abrazó el cuerpo del delfín y cerró los ojos ante el placer que le producía quedar preso en aquel estrecho lugar que le llevaba al cielo en un par de segundos sintiendo al menor aferrarse a él con fuerza y soltar inevitablemente un quejido ante el dolor de aquella intromisión, un par de lágrimas recorriendo su rostro antes de que Micky con dulzura las limpiara con sus besos

-e-estas bien?-jadeó sin dejar de besar su rostro
-si…nh…sigue…-escondiendo su sonrojado rostro en su hombro
-baby…espera…nh…

Dolía, pero le abría dolido aún más si el pelinegro a sabiendas de sus errores se hubiese negado a hacerle el amor, a marcarle una vez más, a hacerle sentir suyo…sólo suyo…con un suave movimiento de caderas arrancó un gemido de labios del mayor acompañado inevitablemente de uno propio, era él quien le bajaba las estrellas una a una para poder ser feliz, para iluminar ese camino que querían terminar juntos.

Comenzó a embestirle despacio, esperando que se acostumbrara, perdiendo el control ante el mar de sensaciones que su pequeño le provocaba, por que eran sus besos, sus caricias, sus miedos, sus ilusiones, sus deseos, los que ahora eran de ambos y lo disfrutaba como nunca se imaginó haciéndolo, demostrándole que ese amor era más fuerte que cualquier cosa, que cada gemido que el chico bajo su cuerpo emitía no era sólo eso, si no la más hermosa promesa de amor, era un pacto entre los dos, era la superación de algo nuevo, por que por un beso no valía la pena perder algo así, un beso sin sentido, un beso sin amor, sin ese amor, no era algo que no pudiesen reparar con un par de suspiros más.

-Chunnie!!

La esencia del ratón llenó su interior de una manera por más deliciosa arrancándole un gemido que llenó el espacio y los oídos del mayor, arrancando una sonrisa inconsciente de sus hermosos y sonrosados labios a la vez que exhalaba un ronco suspiro sobre la piel de su cuello, exhausto como pocas veces descansó su cuerpo sobre el delfín que comenzó a acariciar lentamente su pelo húmedo ahora por el sudor, sintiendo su corazón exaltado rebotar contra su cuerpo, sabiendo que hasta el día que Junsu terminara gimiendo su nombre, seguiría siendo más suyo que nunca.

-gracias Chun…-susurró aún agitado-gracias por todo esto…
-gracias a ti, por quedarte…

Un abrazó que duró eternos minutos, el miembro de Yoochun aún en su interior, con él recostado sobre su cuerpo respirando con calma aquel olor que siempre inundaba la habitación después de hacer el amor, y no, no era olor a sexo…era olor a ellos…a su amor…



-están listas las galletas!!-anunció sacándolas del horno
-al fin!!-contestó Yunho poniéndose de pie

Jae le sonrió y dejó la bandeja sobre una mesa acercándose lentamente a él para quitarle suavemente con un dedo un poco de harina de la nariz, sonrojándose ambos al preciso momento en que su piel rozara el rostro del menor.

Sonrió con ternura, el líder le había ayudado a hacer las galletas, habían pasado aquel agradable momento juntos y a solas, Minnie dormía en el sillón y no habían echo más que regalarse sonrisas y conversar como hace mucho no lo hacían, tal vez la tensión que él siempre generaba cuando estaba su lado era la que les impedía compartir momentos como aquellos, por que sí, le encantaban, pero como sufría cuando terminaban, como le dolía cuando se acababa.

-no puedes comerlas así!-quitándosela de entre los labios
-eh?
-están calientes!
-y?
-yunho! Que nunca te enseñaron que no puedes comer las galletas calientes?
-…-bufó

Jaejoong le miraba con desaprobación, mientras él dejaba lentamente otra de las galletas en su lugar, una sonrisa asomaba sus labios lentamente al mirar al mayor a la cara y descubrir que este también le sonreía…de una manera distinta…aquella sonrisa era suya…sólo para él…
Se sonrojó al pensar que si tan sólo sintiera algo más por el mayor podría haber muchas más como esa…pero su sonrisa se borró precisamente al momento en que se negó mentalmente una vez más recordando que no hacía más que darle alas a un amor, que no tenía sentido alguno para él…un amor, que no quería reconocer…no aún…

Se estaría enamorando? El enamorado de un hombre? De Jaejoong en particular? Imposible…rechazó el abrazo que el mayor había comenzado con algo más de brusquedad de la que hubiera querido, asustándolo levemente, más que eso…desconcertándolo…

Ya está, se acabó, hasta ahí había llegado su hermosa tarde, pero no podía quebrarse por eso, debía agradecerlo, había sido una tarde maravillosa y no iba a echarla a perder, le sonrió tranquilamente mientras en silencio se disponía a ordenar las galletas sobre una bandeja para que comenzaran a enfriarse. Yunho le miraba entre sorprendido, contrariado consigo mismo, asustado, y arrepentido, estaba más que claro que conocía a la perfección sus sentimientos y que se daba cuenta también de con ese simple y débil acto le había echo daño.

Que había echo? No podía hacerle eso, no quería dañarlo así, no era su intención el sólo quería…no quería nada de lo que pensaba maldición!

Basta de esa estupidez de intentar auto convencerse de que sólo deseaba a Jaejoong, por que eran más momentos como el que acababa de pasar para él…por que deseaba más de esas sonrisas, y adoraba su atención, por que buscaba algo más en todo eso!! Por que le dolía tanto como a él mismo ver la decepción en sus facciones, intentando disfrutar de eso con las migajas que él dejaba a su alcance pero que luego le arrebata con simples gestos de entre las manos.

Pero tenía miedo era esa la verdad…ser sincero no bastaba…por que con unas caricias y un par de miradas Jae hacía voltear su mundo, le hacía creer cosas que no pensaba, considerar ideas que no estaban dentro de los planes de su vida. Por que sí estaba seguro ahora de necesitarle, pero bastaba un momento de reflexión a solas para que su cabeza pensando en frío le hiciera notar las estupideces que estaba cometiendo, las atrocidades que estaba pensando…la vil manera en que podía estar engañando a Jaejoong con sentimientos efímeros, nacidos de sus dulces miradas acunados por ese deseo incontenible en el que estaba seguro no encontraría más que eso…por que su mente no quería amor…y él no estaba escuchando a su corazón latir…

Salió de la cocina con paso apresurado chocando con Changmin en el camino, encerrándose sin decir nada en su habitación, sin ver como por las mejillas del mayor ya rodaban las lágrimas, como en su pecho se apretaba su corazón y su voz se negaba ya a salir de su garganta.

-hyung?-se asomó Min a la cocina preocupado
-ha-hay galletas Minnie…hay…que esperar a que se enfríen…-susurró trabajosamente
-Jae…

Se acercó apresuradamente a rodearle fuertemente en un abrazo sintiéndolo sollozar contra su pecho, rodear su cintura en un abrazo débil, aquello le robaba poco a poco la vida.

-quieres que llame a Yoochun…?-susurró a su oído
-…-negó sollozando-no hace falta…quédate conmigo Min…

El pequeño le abrazó suavemente, acariciando su pelo, había prometido no dejar que le hiciera daño, pero Yunho tampoco parecía estar bien… y ya no sabía que pensar de ello…

Y no podía creerlo, no podía creer que doliera de aquella manera haberle dejado sólo, que aquellas lágrimas que recorrían su rostro fueran por su causa, por el miedo que le provocaba todo aquello que estaba sintiendo, aquello que se revolvía en su interior, por que por mucho que su cabeza pensara, su corazón rogaba por ser escuchado.










Capitulo 11

Yoochun despertó sobresaltado con la respiración agitada la cual se normalizó lentamente al ver a Junsu acurrucado a su lado, una hermosa sonrisa se formó en su rostro, miró hacia afuera, el sol se ponía ya en el horizonte, se acomodó lentamente a su lado para no despertarlo y le atrajo en un abrazo suavemente para acurrucarlo junto a su pecho…era impagable la sensación que le daba su tranquila respiración contra su piel, besó sin prisas su pelo, su oreja, su mejilla y sus labios con dulzura, rozándolos con sus dedos, imaginando que Eunhyuk al besarlos no habría sentido ni la mitad de todo lo que a él le provocaba, sonrió con ternura, miró la hora en el velador descubriendo que habían perdido ya por completo aquel día…aunque perdido no era precisamente la palabra.

Tendrían que dejar los preparativos del viaje para mañana, que más daba si junsu permanecía a su lado, tenía que comprar los pasajes…no quería viajar sin sus compañeros…ah maldito manager…

Acercó sus labios al cuello de Junsu dejando cortos besos en su piel y descubriendo la marca que había dejado en su cuello, no muy grande, ni muy colorada pero suya, lo mataría cuando la viera pensó sonriendo traviesamente. Suspiró y volvió a abrazarle, pegándole a su cuerpo y enlazando sus piernas tomando su mano y besando suavemente el anillo que tenía en su mano

Por siempre tuyo…Yoochun…

Era tan cierto aquello como el amor que le profesaba, no se resignaría jamás a perderlo. Aquello era un perfecto momento a solas, un momento para pensar, para recordar, con su respiración tranquila, la calidez de su piel, los latidos de su corazón rebotando en el ambiente, su suavidad, su delicadeza, era perfecto, tanto como aquel amor.

Sus ojos pestañeaban lentamente a unos centímetros de los suyos, una sonrisa se adueñaba de sus adormiladas facciones y compartían en silencio aquella mirada, un beso, una caricia.

-quieres algo de comer?-le preguntó el castaño quitando algunos cabellos de su rostro
-no lo sé…quieres algo en especial?
-pizza?
-ok…llamemos por ella…-intentando alcanzar el teléfono
-Chunnie…luego tendrás que levantarte nuevamente a ir por ella a la puerta-sujetando su cintura-levantémonos y vamos a casa está bien?
-quieres ir a casa?-volviendo a su lado
-y pasamos por la pizza-sonrió
-ok-besando sus labios con ternura

El mayor lo miró a los ojos y ambos se fundieron en nuevo abrazo riendo levemente

-no quiero soltarte-reconoció sonrojándose un poco
-tampoco yo-le sonrió Junsu
-y si nos quedamos aquí?
-Chun…
-ok iremos…sólo dame unos segundos…para amarte…

-Fuiste por la pizza?-le sonrió desde el asiento del copiloto
-aquí está!-pasándosela para luego sentarse
-ya vamos a casa-le besó suavemente en la mejilla
-otra vez olvidamos tu pijama Su-rió-volvemos por el?
-awww otra vez…sí, vamos por el o Jae me matará

Con las sonrisas marcadas en sus rostros recorrieron unas cuantas calles, Junsu se bajó corriendo en busca del pijama mientras Chunnie le esperaba en el auto.

¿Dónde lo había dejado? Entrando a la habitación, en el baño?...no, la última vez que lo había usado Chun tendría que haberlo tirado en algún lado…pensó poniéndose de rodillas para mirar bajo la cama encontrándolo enrollado a los pies de la cama, lo recogió y sonrió con nostalgia, como amaba cuando el mayor le acariciaba así, con tanta ternura, con tanta suavidad, muchas sonrisas hermosas de por medio, acompañados de hermosas palabras con su voz grave susurradas a su oído, aquello era impagable, irremplazable. Su celular lo sobresaltó contestando rápidamente sin mirar la pantalla.

-que sucedió?
-Chunnie es cierto!-rió
-Junsu?
-olvidé que estabas esperándome lo siento, voy enseguida-sonriendo

Yoochun cortó la comunicación sonriendo tontamente, nadie jamás, le haría sentir tan feliz.


Changmin daba vueltas una y otra vez en el departamento, Jae se encontraba aún en la cocina sin querer despegar su mirada de las galletas ya frías hace mucho.

Por otro lado Yunho no había salido de su habitación, por más que se había asomado hasta la puerta de la habitación del líder y tocado la puerta suavemente sin conseguir más que silencio a cambio, las cosas no podían estar peor y él no sabía que hacer, llamar a sus hyungs? Quizás ese par de tórtolos sabría que hacer en una situación así, por qué no estaban cuando él realmente los necesitaba?

El mayor tenía el corazón acongojado, es que ya era demasiado para él…demasiado que soportar para su frágil alma, para su traicionado sentir. Aquella sensación de lejano vacío que llenaba el ambiente a su alrededor, que le agarrotaba las sensaciones confundiéndolo, ya no sabía que pensar, que sentir, que hacer…quería desaparecer… sólo desaparecer…

Sollozó ahogándose en su dolor, en su tristeza, en su desolación, ya no quería más comprensión, ni compañía, ni alguien que lo escuchara, sólo quería a Yunho, quería sus abrazos, su cariño, su amor! Era tanto pedir? Y si no podía dárselo, lo quería lejos!, lejos de él , para poder olvidarlo, para poder volver a estar bien, porque aunque sonara egoísta, quería preocuparse por si mismo, por su felicidad.

Mientras Yunho estaba en el suelo, sentado contra la puerta, silenciosas lágrimas corrían aún por sus mejillas, estaba más que asustado, aquellas horas de reflexión a solas no habían servido para quitar a Jaejoong de su mente, para que su cabeza quedara en frío y pudiese pensar con claridad, parecía que de pronto aquellas miles de sensaciones ocultas en su interior habían terminado por salir de una vez, adueñarse de la razón y el equilibrio, de la consciencia, dándose cuenta de que el mayor había ganado hace siglos la batalla a su corazón y que ni siquiera se había dado cuenta de ello, que había tenido toda una tarde imaginando cosas extrañas, razones ya podridas en su mente que eran las que le impedían ver todo claridad, con amor, con realidad.

Escuchaba la voz preocupada de Changmin en la puerta y pensaba que el menor nada tenía que ver con lo que le sucedía y ahí estaba, de pié, preocupándose por él, por ellos, veía de pronto la envidia al pensar en el yoosu, en como habían conseguido superar aquello y ahora caminaban juntos de la mano, cómo compartían ahora besos y caricias, vidas y realidades, secretos y verdades. Como habían sido capaces de descubrir un mundo que se hallaba entre sus manos y que él había sido incapaz de ver hasta ahora, ahora que había hecho sufrir al que sabía creador de aquel mundo inalcanzable sin su presencia.
Se sabía culpable de su dolor y responsable de sus lágrimas, de esto que ahora golpeaba con fuerza su pecho e intensamente con culpa su corazón, por qué sí, por ser un niño no había podido superar ni aceptar sus sentimientos, aunque habían puesto en su camino a la persona más apropiada en el mundo para hacerlo sentir, la más dulce, la que más le conocía, la que había compartido junto a él un sueño, un futuro, una vida, una que él mismo con estúpidos juegos había ido acortando poco a poco.

-Changminnie!!-le abrazó Junsu al abrir sorpresivamente la puerta de entrada
-Junsu ah…-le miró sin poder borrar la preocupación de su rostro
-pasa algo?-deteniéndose a oír el silencio de la casa- donde están todos?
-Hola familia-entró sonriendo Yoochun con la pizza-que…?

Las miradas se centraron en el menor de la casa quien pidió a Yoochun con una mirada que se asomara a la cocina, quedándose a solas con el castaño en el living.

-dónde está Yunho?-asustado el castaño
-en la habitación, no a salido de ahí, ni me a contestado una sola vez…
-que sucedió?-mirando hacia el lugar
-no lo sé, estaban haciendo galletas, me quedé dormido, desperté cuando Jae le decía a Appa que no podía comerlas calientes, luego mucho silencio, Yunho se encerró y así están desde entonces…no sé que hacer con ellos Junsu ah…


El sonido de algunos pasos en la cocina le hicieron voltear asustado, encontrándose con la mirada asustada de yoochun, quien se acercó a él dejando la pizza sobre la mesa para poder abrazarle con delicadeza, casi adivinando lo frágil y vulnerable que se sentía, rodeó su cintura lentamente rompiendo en un desgarrador llanto en su pecho, las manos de pelinegro recorrían su espalda acariciándola, buscando tranquilizar sus sollozos y detener sus lágrimas sin conseguirlo, Jae necesitaba llorar, necesitaba quebrarse y sacar de su interior tanto dolor tanta incomprensión.

-que sucedió?-preguntó preocupado
-na-nada-hipo sin dejar de sollozar
-por eso estas así?
-me duele, me duele que sea así, q-que juegue conmigo, que…-solloza-que lo sepa y no…-hipo-no me de a entender na-nada…se-se acerca y luego…luego se va, así sin mas-sollozó otra vez
-por que no le dices esto a él eh?-tomándolo por las mejillas para mirarlo a los ojos
-po-por que no puedo!-sollozó-quiero olvidarlo yo-volviendo a hundirse en su cuello-sólo quiero que todo esto a-acabe…


-Appa…-susurró con la nariz pegada a la puerta-Yunho soy yo…
-no quiero hablar ahora-intentando aclarar su garganta
-sal de ahí…no seas cobarde…
-…
-sólo te estás escondiendo…de algo que no…no puedes evitar más…
-basta Junsu…
-sabes que a Jaejoong le duele más que a ti…
-no es cierto…
-sabes que le importa mucho más…
-no es verdad…-cerrando los ojos con fuerza
-él te ama…y tú no…
-eso tampoco es cierto!-gritó abriendo la puerta y encarando a Junsu-no puedes decir algo así, por que no sabes nada! No sabes que es lo que estoy sintiendo, ni lo difícil que puede ser esto! No lo sabes y no te importa!

Minnie miraba asustado la reacción del líder quién le gritaba al castaño sujetándolo por los hombros hasta acorralarlo contra la pared del pasillo golpeando esta fuertemente, los rastros de las lágrimas marcados y secos en sus mejillas, sus ojos rojos e hinchados, su voz rasposa, clara prueba del silencio enclaustrador al que se había auto sometido

Pero el castaño no parecía intimidado, por que sabía que alguien debía hacer aquello, alguien debía hacerle ver, hacerle entender y aceptar aquello que le estaba sucediendo, por que sabía que ese era el único problema del líder, había jugado tanto tiempo, que había terminado por caer bajo sus propias reglas y aquello le estaba doliendo, le estaba costando en demasía aceptar el castigo que él mismo había impuesto al perdedor y debía hacerle ver, que escondiéndose, no conseguiría nada, sólo más sufrimiento.

-sé lo que es el amor, y tu no lo sabes Yunho, es eso lo que no aceptas, es eso lo que me envidias verdad?-le susurró desafiante-por que no puedes tenerlo, no eres capaz de conseguirlo
-un amor como el tuyo no es algo que envidie sabes?-le contestó con rabia-si yo amara, jamás dejaría que Jae imaginara cosas sin decirle la verdad!! No lo preocuparía de esa manera en que haces que Yoochun se preocupe! Esa manera en la que le haces mal!

Aquello fue un golpe bajo que se llevó la felicidad de la tarde pasada junto a su ratón, que hizo se llenaran sus ojos de lágrimas y un poco más de culpa su corazón, las palabras de Yunho le habían herido nuevamente en lo más profundo, pero no iba a detenerse, la felicidad de Jaejoong dependía de ello.

-por lo menos él se preocupa por mi…y no quiere tenerme lejos, quiere tenerme a su lado, sin importar nada y no olvidarme, Jae jamás querrá eso-mirándolo a los ojos sosteniéndole la mirada
-no puedes decir que es lo que él querrá o no!
-si puedo hacerlo!
-no lo sabes!
-tampoco lo sabes! Sólo lo imaginas!, sólo crees que va a esperar por siempre que te decidas si vas a amarlo o no y eso no es cierto!! Por que hasta el más estúpido se cansaría de esperarte, por que vas jugando con sus sentimientos como si fueran pelotas, que crees eh?! Que eres el único que sufre?! El único al que cada roce le da alas?! Eres un estúpido Jung Yunho!! Un estúpido que jamás sabrá lo que perdió si sigue así!!

Changmin podría jurar que todo había ocurrido demasiado rápido para ser cierto, Yunho cegado por el miedo y el dolor de que todas aquellas cosas fuesen verdad había golpeado secamente la mejilla de Junsu, que había soltado un quejido de dolor, al ser empujado por un fuerte par de brazos que seguidamente había lanzado a Yunho contra el suelo y le había dado un golpe en el rostro lo suficientemente fuerte como para romperle el labio del que ahora corría un hilo de sangre.

-La próxima vez que pase por tu cabeza la idea de tocarle un solo pelo!! Juro que no volveré a ser tan generoso como ahora me oyes?!-cogiéndolo del cuello de la camisa para levantarlo un poco
-Yoochunnie…-intentó calmarlo Jaejoong
-pedazo de imbécil…

El pelinegro se acercó a un Junsu que le miraba sorprendido, ablandó su expresión tanto como pudo acercando su mano a la mejilla que este sostenía y que se encontraba de un exaltado color carmín ahora, pero que con un poco de hielo estaría mejor

-te duele mucho?-acariciándolo con dulzura en tanto el delfín asentía con algunas lágrimas en sus ojos-Min trae un poco de hielo quieres?
-enseguida…

La película recuperaba su velocidad normal para Yunho el cual se sorprendió de sobre manera en el momento en que un pañuelo humedecido en agua helada rozaba su labio inferior y podía ver a su lado de rodillas como Jaejoong evitaba mirarle a la cara, sin dejar de atenderlo

-duele verdad?-susurró con suavidad

Sus ojos se empañaron de lágrimas al ver la preocupación latente en aquellas dulces facciones, y sin previo aviso tiró del chico contra él para abrazarle con cuidado de romper algo más en él, para comenzar a llorar lo más silenciosamente que podía en su regazo, lo más que su arrepentimiento le llegaba a permitir, Jae sonrió manteniéndolo junto a su cuerpo acariciando suavemente sus cabellos negros y cortos, suspirando, parecía que por el momento el dolor había vuelto a esfumarse.

Junsu se aferraba al cuerpo de Yoochun suavemente sonriendo al escuchar sollozar a Yunho, Chunnie le cargaba suavemente para llevarle al sillón de la sala buscando regalarle a la pareja algo de privacidad haciendo un gesto Changmin para que los siguiera, el pequeño sonrió aliviado una vez más ofreciéndoles algo de tomar y unas galletas las cuales aceptaron gustosos después de aquel momento de tensión.

Sentó a Junsu sobre sus rodillas y le besó en los labios con suavidad susurrándole al oído muy tiernamente

-eres el mejor Susu ah…pero no quería que te golpeara…-ayudándolo con el hielo
-no debiste golpearlo…-acariciando su rostro con su otra mano
-te golpeó…-intentó defenderse
-lo provoqué-reconoció-no pensé que me golpearía…
-pero lo hizo, y me da igual quién lo haya hecho, no iba a dejarlo así
-ok…-sonrió sonrojándose levemente-me gusta que me defiendas así-bajando la mirada
-mataría por ti…-levantando su mentón

Una fuerte tos llamó la atención de ambos viendo a Minnie con una bandeja con galletas y bebidas sentarse a su lado con una leve sonrisa

-gracias hyungs-les sonrió-no sabía que hacer con ellos…-susurró
-Debiste llamarnos antes Changminnie-preocupado Yoochun
-no podía dejar sólo a Umma…estaba destrozado…no sé, si quiera algo con Appa ahora…
-tienen que hablar…quizás sea bueno que se den un tiempo…
-un tiempo?-preguntó el castaño mirando a Yoochun a los ojos
-es bueno a veces Su-le acarició la cabeza-cuando no sabes que hacer…es bueno estar un poco lejos…
-Nunca es bueno estar lejos Chun…
-a veces es necesario, para perdonar algunas cosas, se necesita espacio…si no son capaces de superarlo es por que en realidad no valió la pena
-No es cierto-asustado
-no es como si fuera a pasarnos baby-le sonrió con ternura-pero si es cierto
-ustedes son una excepción a muchas reglas-rió Min-salgamos?, deberíamos dejarles a solas…-poniéndose de pié
-vamos-levantándose Junsu
-vamos al departamento, llevemos la pizza…ellos tienen galletas


Jae sonreía levemente aún acariciando sus cabellos con suavidad al chico que con el rostro oculto en su regazo sollozaba sus tristezas, su miedo, sus angustias, muchas de las cuales compartían pero que cada quien había optado por guardar en su interior.

Pero había sufrido suficiente ya por esa causa no? No le tocaba a Yunho también sufrir un poco?...era un pensamiento vil y egoísta pero no había podido evitar guardar un poco de rencor hacia aquellos gestos, aquellas ocasiones en que el líder se aprovechaba de lo que sabía sentía y simplemente le daba esperanzas de algo que no estaba seguro de sentir, no hasta ahora…

Perdido como estaba en sus pensamientos no se dio cuenta de que el menor ya no sollozaba, había volteado el rostro y se aferraba a sus piernas tembloroso dejaba correr una que otra lágrima en silencio, su labio había vuelto a sangrar, y se negaba a soltarle.

-lo siento-habló con la voz quebrada y rasposa- de verdad lo siento, no quería, no quería que esto fuera así para ti…tengo miedo de…de esto…de amarte…de no poder…estar sin ti…de que algo pueda salir mal…de sentir esto por ti…Jae, yo-levantándose para mirarlo a la cara-no sé, no sé si pueda decirte que te amo…Junsu tiene razón no sé lo que es el amor, pero…pero te necesito, y estoy seguro de querer…descubrirlo a tu lado, de no querer a nadie más ocupando tu lugar-tomando sus mejillas y acercando su rostro al del mayor-…de quererte como a nadie Boo…

Con temor y lleno de una timidez que no conocía se acercó lentamente hacia esos ojos que le miraban con inseguridad, con temor, con tristeza y quiso hacer desaparecer todo eso de su corazón, todo eso que sabía había causado él mismo. Rozó sus labios con suavidad, alejándose en primera instancia para darle tiempo de escapar de aquella fina capa de dolor que los envolvía pero sonriendo levemente aliviado al ver que no se alejaba y que cerraba lentamente los ojos tranquilizando los latidos asustados de su corazón, tomo entre los suyos y con delicadeza extrema sus labios, fundiéndose en la suavidad de ese único y especial contacto, de ese roce que duró varios segundos, en el que disfrutaron el uno del otro como nunca antes, recuperando sensaciones olvidadas de aquella tarde, como si no hubiese sucedido nada de aquello, como si no hubiese tenido que calarles el frío hasta lo más hondo para tener aquello que ahora se les escurría entre las manos, aquello que parecía no tener fin.

Una lenta caricia a sus labios, sin llegar a irrumpir en el interior de su boca, un ir y venir de sentimientos tan lleno de sensaciones y emociones que les nublaba los sentidos, el metálico sabor de la sangre sellando aquel pacto de amor infinito entre los dos, tal y como si fuesen niños, tal y como si nunca hubiesen hecho nada por aquello…

Bastó que sus lenguas se enrollaran suavemente a la otra para que Jaejoong se alejara de él bruscamente, sorprendiéndolo, mirándolo a los ojos con las mejillas furiosamente sonrosadas, con expresión afligida, bajando la mirada, sabiendo que con un par de palabras rompería toda aquella magia que habían creado a su alrededor, pero tenía que hacerlo, tenía que decírselo para estar seguro de que ese simple querer por parte del líder pudiera transformarse en algo más, por que si no iba a darle esa seguridad…

…aún no lo quería a su lado…

-no sé si quiero esto…-susurró con dolor
-Boo…-casi sollozando-no me dejes ahora…no…
-no quiero que te alejes, no es eso-tomando entre sus manos las del menor-pero dame tiempo…necesito espacio…
-espacio…? No es necesario, lo sabes…
-no entiendes…-liberando un par de lágrimas
-puedo entender si me lo explicas…
-quiero saber si me amas-mirándolo a los ojos-necesito saberlo, eso es lo que quiero de ti, no que me quieras…quiero que me ames, que me necesites como yo a ti, que me desees como yo a ti… necesito tiempo…tiempo para ti…

Yunho le miró confundido y bajó la mirada, lo amaba?, podía darle la seguridad que su Boo buscaba?...era cierto que necesitaba un tiempo…uno para él…para pensar con su corazón, para escucharle con calma…

-iré a casa de mis padres algunos días…sólo hasta que viajemos, no quedan muchos días pero…
-no tienes que ir a ningún lado-susurró-, Min te necesita…iré unos días a casa de un amigo…
-de quien?-preocupado
-no necesitas saberlo…-poniéndose de pié
-sí, sí lo necesito Yunnie…-siguiéndolo-la confianza…es importante…

El pelinegro se volteó con una dulce sonrisa hacia él, dejando que escasos centímetros los separaran, posó con dulzura sus labios sobre los del mayor dejando un corto y casto beso en su boca

-confía en esto…

Y le dejó en el pasillo para entrar a la habitación poniendo un poco de ropa en un bolso, una sonrisa inquieta, asustada y nerviosa adornando sus facciones, las lágrimas dejando de adornar sus pestañas, Jae tenía razón, tal vez…sólo necesitaba algo de tiempo…

El mayor acariciaba sus labios con una sonrisa de alivio plantada en ellos sin despegar su frente de la puerta que Yunho acababa de cerrar, un poco de calma, seguridad y amor para su herido corazón, era todo lo que necesitaba para confiar en eso…










CAPITULO 12

-que?-sorprendido Minnie
-se ha ido a casa de un amigo…-cabizbajo
-Umma, no puedes, no debes hacer eso…-insistió Junsu
-lo necesitan Su-le cogió la mano Yoochun
-no pueden necesitar algo así!-se alteró
-Junsu…-lo miró con preocupación-necesito espacio…sólo será por unos días, pasado mañana viajaremos a Japón, ahí nos veremos otra vez…no es tanto tiempo…
-no es bueno que esté sólo…
-Basta Su…-le regañó el ratón

Junsu bajo la vista notablemente afectado…un tiempo? No era eso algo que quisiera pasar sin Yoochun…”un tiempo para perdonar algunas cosas”…no quería!! Sabía que el pelinegro debería perdonarle varias, más que la infidelidad que había cometido, había sido el ocultárselo su error, el comenzar a poner una mentira sobre otra para no tener que decirle la verdad y lo sabía, pero era tan difícil…tenía tanto miedo, de que como había dicho Micky no fuesen capaces de superar aquello y que el mayor simplemente tratara de olvidarle, de reemplazarle…

-no es cierto Su?
-eh?-sorprendido
-awww odio cuando no me escuchas precioso-frunciendo el ceño y cruzándose de brazos a su lado haciendo un puchero
-Chunnie…-le reprochó débilmente entristecido
-Su?-sorprendiéndose y levantándole el rostro
-es que Appa…-intentó excusarse
-no se habla más de eso si?, lo que decidan hacer es problema suyo amor…-preocupado mirándolo a los ojos
-gracias por preocuparte Susu…pero de verdad necesitábamos esto…ya pasado mañana hablaremos…
-ok…-bajando la mirada
-Junsu ah…no quieres jugar?
-a que?-intentando sonreírle al menor
-con los videojuegos?-le sonrió
-ok!

Los mayores sonrieron y les vieron alejarse hacia la habitación, Micky le regaló una sonrisa dulce y comprensiva, en tanto Jae suspiraba, debía recuperar el ritmo de su vida o esta se volvería un caos completo sin Yunho en la casa, sólo sería un día…pero ya lo extrañaba demasiado…por lo menos sería él quien le hiciese la maleta.

-Yoochunnie la maleta de Junsu está casi lista, traerás la tuya?
-Oh…es cierto…la maleta-escurriéndose en el sillón
-iré a revisar la de Su, la tuya está aquí pero hay que armarla
-ummm hay un poco de ropa en el auto que quiero llevar junto al pijama de Su-poniéndose de pié- iré por ella
-ok

-Junsu ah…sé que no debo meterme en esto, pero…que te sucede con Yoochun?-preocupado
-nada Min-revolviendo la caja de videojuegos con aire cansado
-a mi no me engañas…sé que hay algo que te preocupa y no es precisamente por ese viaje a Canadá…
-por qué más iba a serlo?-sorprendido y nervioso
-por como estás reaccionando ahora-le atajó con esas simples palabras
-no estoy actuando de ninguna manera diferente-desviando la mirada
-a no?
-no!
-y para que me gritas?
-no…! No te estoy gritando…-bajando la mirada aún más nervioso
-vamos…que no confías en mi?
-…
-puedo…decirte lo que pienso?
-…-lo miró asustado
-parece que tuvieses miedo de algo…algo que tu mismo estas ocultando…
-que insinúas?-más nervioso
-nada, nada! No insinúo nada Junsu, pero no creo que sea por culpa de Yoochun-hyung tu inseguridad…verdad?

El chico desvió la mirada abruptamente de aquellos ojos castaños que lo escrutaban con tanta facilidad. Inseguridad…su maldita inseguridad…era sólo su culpa y lo sabía! Hacía cargar a su ratón con preocupaciones y pensamientos que no merecía y el continuaba mintiéndole, engañándolo, como si no confiara como lo hace en sus sentimientos, como si no fuese suficiente ya todo lo que su novio le hubiese demostrado para convencerle del amor infinito que le tenía. Chunnie se lo había dicho una vez “la confianza es importante entre nosotros” pero tenía tanto miedo de decírselo, por que sabía que aunque le hubiera dicho lo más sinceramente que podía que le perdonaría cualquier cosa, aquello le costaría caro…

Changmin no podía saberlo, no debía, nadie debía saberlo.

-no lo sé…sólo…sabes como es cuando está con chicas…-continuó mintiendo
-tu también sabes que no hará nada que no deba…
-eso espero…-tragando con dificultad-…Minnie-afligido
-mmm?-mirándolo fijamente
-si tú…si descubrieras que alguien…si tuvieses una pareja y, y te enterases que cuando comenzaron a salir…estuvo con otras personas…-comenzó a rebuscar en la caja de los video juegos intentando no quebrar su voz
-si lo descubriera…no lo sé…-sonrojándose con una leve sonrisa
-quien sea que fuera, no lo habría hecho intencionalmente-se defendió inconscientemente
-Eso no cambia el hecho de que lo haya hecho-mirándolo a los ojos- y eso no es lo peor Junsu ah…no me lo dijo…
-y si te lo hubiese dicho?-preocupado
-habría sido diferente, aunque no hubiese quitado el hecho de que fue horrible lo que hizo…pero supongo que le perdonaría de todas formas…-bajando la mirada-aunque doliera…
-por que?-aún más acongojado
-por que…se supone que amo a esa persona, se supone que esto es más fuerte…que me ama…-susurró regalándole una dulce sonrisa al sonrojarse y desviar la mirada riendo al saber hasta donde había vagado su imaginación- y que en última instancia…confió en mi…no podría traicionar eso…-le miró a los ojos fijamente notando que en tanto el se perdía en sus pensamientos sus labios habían comenzado a temblar y su semblante lucía desesperado
-no le perdonarías de todas formas?-susurró
-no lo sé Susu ah…

Ambos se miraron a los ojos eternos segundos en los que el menor escrutaba los ojos brillantes y llorosos de Junsu, suspiró suavemente acercándose para abrazarle y susurrarle al oído intentando ser sutil

-Yo no soy Yoochun…

El castaño sollozó aferrándose a sus ropas. No lo era, claro que no lo era!, Chunnie era mucho más sensible e impulsivo, era más fácil herirlo y mucho más difícil hacerle entender que no importaba lo que hubiese sucedido ni cuantas mentiras hubiese dicho, lo amaba más que a nada, más que a nadie, más de lo que él mismo podría amarlo.

-Que hiciste Junsu…-suspiró queriendo protegerlo en aquel abrazo
-nada!-continuó insistiendo-sólo...pensaba-solloza-si Chunnie…
-deja de meter a Micky aquí…por qué no me dices la verdad eh?

Intentó no ser duro con él, pero quería saber la verdad…quería que Junsu aclarara todo de una vez para él poder aconsejarle algo o decirle que hacer o simplemente para escucharlo…la actitud nerviosa y represiva del mayor le preocupaba, era demasiado no él.

Este continuaba evitando su mirada oculto en su hombro, las palabras atascadas en su garganta por los sollozos, los hechos ocurriendo frente a sus ojos, las lágrimas de Yoochun, sus labios gritando cosas que sabía le romperían el corazón, la decepción en su mirada, los días que seguramente pasaría sólo antes de que el mayor ordenara sus sentimientos y pensamientos, antes de que pudiese olvidar el dolor y la tristeza para darle otra oportunidad o simplemente considerar que nada de lo que había vivido a su lado valía en realidad la pena.

-hace un año…-habló con la voz completamente quebrada-cu-cuando fui a China, había comenzado mi relación con Chun hace tan poco, no estaba seguro de sentir esto-sollozó nuevamente, otra vez había sido la inseguridad la culpable-ha-había una chica en el staff…-apretó los ojos con fuerza- comenzó a-a coquetearme y yo…no pude, pude evitarlo maldita sea!!-rompiendo en llanto-terminé, terminé acostándome con ella un par de veces, Min juro que no quería hacerlo…no quería! –separándose de él jalando de sus cabellos
-no hagas eso…-le miró preocupado cogiendo sus manos-no te hagas daño Su…
-jamás me lo perdonará!-rompiendo nuevamente en llanto
-claro que te perdonará…-intentó calmarlo-pero sabes que ahora le dolerá muchísimo Su…sólo queda juntar el valor para…
-y la mentira? lo que e inventado para ocultárselo?

Minnie volvió a abrazarlo suspirando fuertemente, jamás había imaginado algo así de Junsu…jamás pasó por su mente que hubiese algo así detrás del Yoosu, de aquella pareja de tortolitos que él consideraba perfecta, aquella que admiraba…aquella que Junsu había puesto en peligro por miedo…por inseguridad…

-casi había conseguido olvidarlo Min…-sollozó-casi había desaparecido de mi vida todo eso…

Si iba el mismo staff del año anterior estaba completamente perdido.


Y así pasó la tarde, Yoochun armando junto a Jae sus maletas, puesto que necesitaba muchas más cosas que sus compañeros que tenían en Japón un departamento, el manager le llamó asegurándole que sus pasajes estaban comprados para el viernes en la mañana y que lo mataría si no llegaba a tiempo.

Jae suspiraba cada que llevaba una de sus galletas a la boca, sabiendo muy bien que Yunho se había llevado unas cuantas, por que aquellos trocitos de masa sabor canela cubiertos de pelotitas de colores significaban mucho para ambos, mucho como para observar con el ceño fruncido como Minie y Yoochun las comían desinteresadamente, tanto que estuvo apunto de encerrarse con la bandeja en su habitación para devorarlas una a una con todo el amor que merecían.

Junsu luego de haber calmado su llanto sentía ya el corazón un poco más liviano, así mismo debería hacer con Chun, decírselo aunque aquello el costara dolor y lágrimas, pero no era tan fácil…sólo quedaba un día… y estaba casi resignado a que no sería por su boca por la que se enteraría. Aún así sólo ver esa sonrisa grabada fuego en sus labios por su causa le devolvía las ganas, la energía y la felicidad, aquellos besos le dejaban respirar con tranquilidad y aquellas muestras de cariño que sabía sólo suyas eran su motivo de vivir.

Changmin no podía evitar compadecer a Yoochun cada que le veía tan feliz junto al delfín, imaginando su reacción al estar solo y lejos de aquel chico que aún en la peor de las situaciones sabría calmarle, tragándose la tristeza para seguir trabajando y ahogando las lágrimas en soledad, esperando que no fuera a cometer una estupidez en aquel depresivo estado, una que le costara su felicidad con Junsu…una que fuera la responsable de su propio sufrimiento. Había tratado de imaginar que sucedería si le sucediera algo parecido con Song Lee, que por cierto aún no había presentado a los chicos pero es que no era el momento aún o si?...era la pregunta que se hacía cada tanto desde hace unos meses.

Yunho por su parte había ido a parar al departamento de Heechul, estaba sólo puesto que la princesa estaba de viaje pero como buen amigo que era le había dejado la copia de la llave en manos de Leeteuk, sonriendo al recordar la voz de Heechul diciéndole por teléfono que él sabía que terminaría cayendo con Jaejoong y que estaba feliz por él, que podía ocupar el departamento que él y Siwon habían destinado a su intimidad para lo que quisiera, recalcando la palabra tras una sonrisa pervertida que ya podía imaginar en su rostro y que lo había echo reír y sonrojar a pesar de que venía echo casi un mar de lágrimas desde que Jae le cerrara la puerta y le despidiera con un dulce beso en los labios

Y así fue como el yoosu despertaba un día más en su preciado departamento, aquel lugar en el que podían estar a solas cuanto quisiesen y en el que no reinaban más que los suspiros de ambos.

-Yoochunnie!-rió cortándole el gas a la sartén que revolvía en la cocina en tanto Yoochun le cargaba por la cintura para ir a dejarlo sobre la mesa
-sabes lo sensual que te ves cocinando?-se relamió los labios sensualmente si despegar su vista de los labios del menor acercándose lentamente a ellos
-no, no lo sabía-sonriendo coquetamente al percatarse de las intenciones de su novio regalándole un rápido beso enrollando su lengua a la de él y apartándose de inmediato al notar su respiración agitada- necesitas algo Chunnie?-paseando sus manos por su pecho desnudo mientras este intentaba capturar su boca nuevamente
-Junsu sin juegos ahora si?-tomándolo por las caderas y frotando sus miembros sobre la tela de las ropas al apegarlo a su cuerpo-acabo de tener uno de esos sueños en los que…
-shhh…-le calló al tiempo que gemía suavemente- no e tenido uno de esos sueños pero verte así me pone…-le susurró contra los labios al tiempo que tocaba su miembro sobre el pantalón del pijama-no alcanzaste a terminar…? Siempre lo consigo en tus sueños-le gimió en el oído nuevamente
-sí que lo conseguiste-rió volviendo a besar su boca de manera brusca-pero has vuelto a provocarme…-comenzando a devorar su cuello
-Chunnie…-gimió aferrándose a su espalda
-no hemos estrenado aún la cocina-le sonrió subiendo a sus labios-sabes?-besándolo de nuevo-quería desayunar primero-rió-pero no me has dejado…
-la comida…nh…puede esperar…

Junsu con una mano tiró de la mesa el cesto de la fruta dejándola libre para lo que el pelinegro quisiera hacerle, anoche habían hecho el amor hasta que sus cuerpos ya no dieron más para la magnitud de la entrega y habían decidido descansar por fin, sería la última noche que tendrían para ellos en aproximadamente un mes y la habían aprovechado al máximo, de hecho lo último que Junsu recordaba era la respiración agitada de Chunnie en su cuello abrazándole fuertemente con los brazos temblorosos y la exquisita sensación al sentirle salir de su cuerpo una vez más, un dulce te amo antes de que el pelinegro cayera presa del agotamiento a su lado y él se dedicara por los últimos segundos de consciencia a apartarle los cabellos de la cara y besar sus labios y dedicarle un suave buenas noches aún intentando regularizar su respiración.

Yoochun parecía haber recuperado en unas cuantas horas la energía para continuar haciéndole suyo por lo que restaba de sus días con un rápido movimiento le tiró de espaldas sobre la mesa de madera gateando sobre su cuerpo levantando con sus dientes la tela de la playera que el castaño llevaba dejándole ver su ombligo el cual acarició con su nariz para luego comenzar a besar sugestivamente su vientre subiendo con su lengua la cual comenzaba a darle espacio en el cuerpo del castaño que ya parecía estar en otro mundo, en uno suyo propio con Yoochun quien ahora lamía su piel con cariño y una leve sonrisa.

Cuanto tiempo volvería a pasar antes de que pudiese sentir el sabor de su piel?

Oír sus gemidos?

Escucharlo rogar por un poco más?

Cuanto pasaría antes de que pudiese sentir esas manos que con suavidad y algo de desesperación no dejaban de revolver su cabello?

Eran esos momentos en los cuales, amaba fundirse en su cuerpo, ser uno sólo buscando jamás tener que volver a separarse de él, por que las horas pasaban y se acercaba la hora de partir, y ahora menos que nunca quería separarse de él

Un extraño sonido llamó su atención mientras quitaba la playera de Junsu y la lanzaba hacia algún lugar, entre risas el menor le recibía nuevamente entre sus labios, sólo lo habían hecho un par de veces en la cocina, principalmente por que este era un sitio sagrado para Jae, cada que lo hacían era por que compartían esa necesidad de hacer algo diferente o simplemente compartir el nerviosismo de que el mayor fuese a descubrirlos. Ahora era diferente, el nerviosismo no estaba ahí pero aun así el espacio era reducido y los implementos más variados, algo que no dejó de recordar el ratón quién con una lasciva sonrisa se bajó de su cuerpo dejándolo excitadísimo sobre la mesa y volviendo a él con un envase de crema para adornar tortas que había guardado especialmente para esa ocasión.

Junsu se sonrojó abruptamente al descubrir la expresión juguetona en el rostro de Yoochun susurrándole con dificultad.

-q-que piensas ha-hacer con eso…ah…-rió con suavidad
-a que no lo imaginas-destapándola y acercándola a su rostro
-Chunnie-rió
-me dejarás hacerlo?-besándolo en los labios quitándole el aliento
-sólo…-rió-sólo si puedo hacerlo yo después…
-ok…

Aquel sonido volvió a llamar su atención al tiempo en que adornaba con la crema un camino en el cuello de Junsu bajando por sus pectorales lentamente escribiendo su nombre en su vientre riendo al ver a Junsu retorcerse por las cosquillas que le causaba cuando aquel sonido que le interrumpía volvió a escucharse fastidiándolo

-Chun…-rió-tu teléfono
-déjalo sonar-inclinándose sobre él
-no, contesta, puede…puede ser importante-apartándolo con suavidad-apresúrate
-quieres contestar por mi?-levantándolo con cuidado de correr la crema de su cuerpo sonriéndole maliciosamente
-ok-correspondiendo su sonrisa

Yoochun le permitió recostarse nuevamente en la mesa buscando su celular en el suelo en los bolsillos de su pantalón mirando la pantalla y riendo sonoramente al leer el nombre de Jaejoong en la pantalla contestando y pasándoselo a Junsu

-si?-contestó agitado y entre risas en tanto el mayor comenzaba comer lentamente la crema de su cuerpo-nh…
-Junsu ah?
-ah…Jaejoong ah…q-nh…que sucede?
-estás...ocupado?-se escuchó la voz dubitativa del pelinegro
-Junsu ah…-le habló con voz ronca Yoochun al oído cerca del teléfono haciendo romper en carcajadas a Junsu mientras la crema del lugar desaparecía poco a poco
--u-un poco pero…Chunnie no…-rió- pero podemos atenderte de verdad-sonrió inocentemente a Yoochun quien mordió una de sus tetillas arrancándole un leve grito en respuesta
-no entiendo por que siempre hacen esto eh?!-comenzó a regañarles visiblemente nervioso
-a que no adivinas donde estamos Hyung…-le susurró difícilmente al teléfono Yoochun
-Yoochun!! Ahh! Como si me gustara oír las cosas que hacen!-un nuevo y más prolongado gemido del castaño seguido de unas risas le hizo sonrojar y saber que sólo se estaban burlando de él, no pudo evitar sonreír, por lo menos estaban bien-y yo que llamaba por algo serio…
-sucedió algo?-la voz de Junsu preocupada y podía apostar a que Yoochun había dejado sus juegos, aún ambas respiraciones agitadas
-yo…-sólo silencio del otro lado-sólo…
-Jae?-preocupado el castaño mirando a Chun
-les quitaba su tiempo par de pervertidos!

Cortó la comunicación completamente indignado, escuchándolos reír antes de poder despegar su oreja del auricular, adiós a la tranquila conversación que esperaba tener con Yoochun, sonrió, sabía que ellos debían aprovechar el día, y por lo visto los problemas habían quedado a un lado a la hora de demostrarse su amor, ojala el pudiese haber hecho algo así.

El teléfono estaba en sus manos y ya estaba seguro de estar transpirando de tanto pensar si llamar al mayor o no hacerlo, es que llevaba sólo una noche fuera de casa y ya extrañaba en demasía oír su voz, escuchar sus pasos por la mañana preparando el desayuno, más aún cuando al llegar a la cocina esta estaba vacía y sólo descansaban sobre la mesa las galletas que se hubiese llevado y con las cuales tomó un desayuno acompañado de una taza de leche de chocolate que su amigo tenía en el refrigerador, la casa vacía por completo, las camas que en la habitación el hacían falta, Min jugando con los videojuegos que Junsu había olvidado desde que tuviese a Yoochun para hacer algo más que jugar en sus horas libres, las conversaciones que ya no podía tener con nadie, todo eso le estaba matando, se sentía aislado, excluido del mundo. Del mundo de Jae.

-me-nh…me encanta esta mesa, ah!-gimió al sentir la boca del pelinegro en su miembro
-a, a mi también…-lamiendo la crema que había puesto con dedicación en aquel lugar
-voy-voy a correrme Chunnie…ah, nh…Chunnie!!

El mayor le limpió suavemente volviendo a subir por su cuerpo para besarle en los labios y sonreír tontamente al separarse y susurrarle contra los labios

-sabes mejor que la crema-rió
-también quiero probarte…-suspiró aún sintiendo correr por su cuerpo las sensaciones del orgasmo
-luego si?-besando sus labios con desesperación-quiero que pruebes otra cosa primero…vamos abre esa boquita…

Los labios sonrosados de Junsu se separaron dando paso a los dedos untados en crema del mayor cerrando los ojos ante el placer que sabía le esperaba y del cual pudo disfrutar momentos después, sintiendo el miembro del mayor entrando en su cuerpo lentamente volteando en la mesa para quedar sobre el cuerpo de Yoochun cuidando de no caer del lugar para comenzar a subir y bajar primero lentamente para acostumbrarse a la intromisión pero perdiendo la consciencia de sus movimientos tan pronto como el mayor comenzara gemir roncamente bajo su cuerpo alzando sus caderas para entrar en él con mayor profundidad fundiéndose pronto en un va y ven de hermosas sensaciones que les llenaban por completo

Por completo…pensaba el menor al sacar el miembro del mayor del interior de su cuerpo y recostarse sobre su pecho sonriendo al sentir su cuerpo aún algo pegajoso por el dulce ser presionado contra el de Yoochun que de espaldas sobre la mesa le abrazaba fuertemente

-sabía que te encantaría la mesa-sonrió con ternura besando sus cabellos-hace un tiempo no lo hacíamos así…-suspiró algo agitado
-contigo me gusta cada vez la forma que sea-sonrió también acurrucándose sobre él
-aún quieres desayunar?
-mmm no lo sé…-rió Junsu
-yo tampoco….depende lo que me des de desayunar-le miró juguetón
-Una ducha?-le ofreció con dulzura
-ok-sintiéndolo levantarse de su cuerpo y viéndolo caminar hacia el baño-sabes?-sentándose en la mesa haciéndolo voltear sonrojado-te ves aún más sensual saliendo así de la cocina








CAPITULO 13

Y faltaban ya sólo unas 3 horas para que Yoochun tuviese que levantarse para ir a tomar ese vuelo y Junsu aún con el cansancio de haber hecho el amor una y otra vez no podía cerrar los ojos, tenía, tenía que decírselo, debía sacar aquello de su interior y saber que sucedería con su relación antes de que el mayor se fuera por un tiempo, se incorporó en la cama suspirando nervioso, mirando hacia todo lados en la oscuridad, encontrando aún algunas rosas azules entre las rojas en el florero de enfrente de la mesa, ambos ramos marchitándose lentamente, es que él sabía, nada era para siempre.

Micky a su lado y de espaldas sobre la cama respiraba pausadamente con los labios entreabiertos. Le miró dubitativo y se acercó para besar suavemente su boca, tomando su labio inferior de rehén y lamiéndolo dulcemente a la vez que arrancaba un lento suspiro al pelinegro.

Sonrió con ternura contenida sabiendo que lo que estaba a punto de hacer mataría lentamente a Yoochun pero debía, era ahora o nunca y con el corazón hecho un nudo de nervios y temores le susurró tristemente

-Chun…Chunnie ah…-volviendo a besar su boca

El mayor se revolvió lentamente entre las sábanas de seda sonriendo al sentir el roce de sus labios y pestañeando lentamente sin dejar de dedicarle aquella mirada llena de amor, aquella que cuarteada por la luz de la luna le otorgaba cierto brillo y un aura de tranquilidad a sus facciones que a fuerza tendría que romper. Se acomodó a su lado boca abajo apoyándose en sus codos para continuar acariciándole con suavidad

-buenos días Susu ah…-contestó con voz adormilada
-aún no es de día…-le susurró acariciándole los cabellos con suavidad
-por qué susurras?-curioso bostezando y frotando uno de sus ojos
-no lo sé…-afligido notando como su voz no respondía
-sucede algo Su…?-le habló ahora despacio y preocupado
-yo…necesito hablar…-desviando la mirada de sus ojos y clavándola en sus labios

Yoochun le miró preocupado llevando una de sus manos a la mejilla del menor acariciándola con suavidad admirando la belleza de su piel a la luz de la luna sintiendo la melancolía que invadía ese frágil corazón

-de que quieres hablar?-comenzando a susurrarle con suavidad
-de ti…de mi…de nosotros…
-que quieres saber…
-Chun yo sé…sé que no soy el primero en tu vida…
-no me gusta hablar de eso Su…-cerrando sus ojos
-lo sé-cerrando los propios con fuerza-pero es necesario yo…nunca me lo preguntaste…
-no es…como si quisiera saber…-mirándolo con preocupación
-pero…
-no me interesa saber que hubo antes de mi Junsu ah…sólo me basta el saber que desde que entre aquí-acariciando sobre su pecho su corazón-eres sólo mío…
-es que…-apretando los ojos y dejando correr una lágrima por su mejilla
-es que nada baby-limpiando con sus dedos su rostro-nadie a significado tanto para mi como tu…
-nadie nunca significó nada para mi Chun-mirándolo afligido y con los ojos brillantes
-lo sé…-sonriendo con ternura
-aunque otras personas hayan estado Chunnie…esto es tan fuerte…que me arrepiento tanto…y me duele haberlo hecho…me duele…-dejando correr más lágrimas
-Su…cielo…no tienes que preocuparte por eso…-limpiando sus mejillas
-perdóname…-sollozó
-Junsu quiero que me dejes explicarte muy bien algo…yo…aunque te hubieses acostado con quien fuera ayer…te habría perdonado delfín por que yo…te amo…por que me habría dolido más que a nadie…pero si me hubieses demostrado así fuera sólo con palabras que estás arrepentido…no habría habido una prueba de confianza más grande mi amor…el que tu quieras hablar de esto…es demasiado importante para mi…confías en mi tanto como para querer hablar de esto…-sonrió acercándolo a su boca
-si alguna vez te mentí Yoochun…si alguna vez te oculté algo…fue sólo por miedo a decepcionarte mi amor, por miedo a perderte-juntando su frente a la del pelinegro-por miedo a que no entendieses cuanto significa esto para mi-Yoochun besando sus lágrimas una a una-si hay cosas que no te he dicho…es por que nunca quise romper tu felicidad…nuestra felicidad…esto que hemos construido juntos…esto que necesito…
-nunca heriste mis sentimientos Junsu…
-es que no entiendes-solloza

Se aferró a su cuerpo con toda la fuerza que aquello le daba, las manos de Yoochun recorriendo su espalda con suavidad sintió sus lágrimas resbalar tibias en su hombro junto a las suyas, Chun no sabía casi nada aún y ya estaba sufriendo como nunca

-pensé que no me escondías tus cosas-susurró con tristeza
-fue por lo nuestro, por que no quería….
-shhh…no significó nada para ti…no es importante…no quiero saber más de eso…sólo quiero quedarme junto a ti…sólo quiero que esto no me lastime…sólo quiero que no te lastime…dejémoslo así…todos tenemos un pasado aparte pero ahora sólo mi historia a tu lado cuenta, sólo la tuya junto a mi es la que me importa…ahora duerme si?, ya es tarde y quedan sólo un par de horas para dormir…tienes que descansar…
-de verdad no quieres saber?-sollozó mirándolo a los ojos
-de verdad…-alzándose un poco para besar sus labios lentamente
-puedo dormir aquí…?-suspirando
-siempre duermes aquí…-abrazándolo más contra su pecho sin dejar de sonreír levemente intentando menguar la tristeza y el mal presentimiento que había nacido en su interior
-no…nunca duermo así sobre ti…-sonrojándose en la oscuridad y recostando su cabeza en la curvatura de su cuello
-puedes dormir donde quieras…mientras despiertes a mi lado…-le susurró entre los cabellos cerrando los ojos
-te amo Chunnie…a pesar de todo lo que haya hecho o dicho…te amo más de lo que tu a mi…-cerrando los ojos nuevamente sintiendo extrañamente un poco más pesada su alma, aún más culpable su mente, aún más dolido su corazón
-pequeño mentiroso…-besando su cabello

Entreabrió los ojos con pesadez sabiendo que una vez más no había sido capaz de decírselo, es que había esperado hasta el último minuto y aquella conversación pudieron haberla tenido mucho antes, por que ahora sabía, que Yoochun ya sospechaba algo, algo de lo que no quería enterarse, sabía que Chunnie no podría volver a conciliar el sueño por que aquella pequeña duda que había sembrado en su interior, ya comenzaba a lastimarle.

Aún así el día comenzó lleno de sonrisas, de momentos agradables y a solas, momentos llenos de ternura, una ducha compartida y un desayuno hecho con tanto amor que Yoochun casi lagrimeó al pensar el esfuerzo que tenía que haber puesto su delfín en hacer tal cosa.

Por lo que antes de siquiera sentarse en la mesa devoró a besos a su novio quien le regañó diciéndole que se atrasarían y el manager no les tendría paciencia esta vez, cogieron antes de salir del departamento todo lo que Jaejoong les iba diciendo por teléfono que olvidarían hasta que por fin pudieron cerrar algo apresurados la puerta de su pent house.

Jae iba apoyado en la ventana de la van, Minnie dormía apoyado en su hombro , es que no estaba acostumbrado a que le sacaran de la cama tan temprano por la mañana por lo que su Umma había tenido que hacerse cargo de que como un zombi cogiera todo lo que creía a Yoochun iba a hacerle falta.

Yunho había quedado de verlos en el aeropuerto y acababa de confirmar al manager que estaba ya esperándolos en el lugar, el mayor mordía nervioso una de las mangas del chaleco que llevaba, no sabía si estaba preparado aún para verle, para mirarle a los ojos y tomar una desición, sabía que Yunho sabría esperar, así como había aceptado la distancia que él había impuesto, pero no sabía si él mismo podría seguir con aquello, si sería lo bastante fuerte como para alejarse y dejarle aclarar las cosas, por que estaba más que consciente de que cada segundo que pasaba era más difícil no desear sus labios, sus besos, aquellos que ahora sabía eran suyos, aquellas caricias que ahora sabía correspondidas.

Aún sumido en sus pensamientos no se percató del momento en que llegaron al lugar hasta que Minnie le sacudía fuertemente por los hombros casi preocupado de que no reaccionara a sus llamados

-estas bien?
-si, claro…yo…
-no tienes que bajar de la van si no quieres…verlo…
-no, yo…-bajando la mirada-tengo que despedir a Yoochunnie…y…yo…-sonrojándose
-quieres verlo?-sonrió levemente


El mayor asintió sin levantar la vista sonrojándose visiblemente pero aceptando la mano del menor para bajar del auto dónde tomó el bolso que había preparado con cosas para Yoochun y salió rápidamente tras el manager que ya les llevaba ventaja.

Y entonces al llegar junto a él su corazón se paró, ahí estaba, solo, de pié, esperándolo con una sonrisa demasiado trabajada para ocultar la necesidad que tenía de verle, la misma que se reflejaba en sus ojos ahora, y ambos miraban con odio al manager y maldecían ser tan importantes como lo eran y no poder correr a los brazos del otro devorando esa boca que les traía locos desde hacía tanto, de apresar junto al suyo ese cuerpo que habían tenido siempre cerca pero a la vez con tantas barreras que ellos mismos iban imponiendo al notar como cada segundo lo que sentían era más fuerte, como se habían asustado y ahora querían en demasía sólo su contacto.

-Yunho!! Y Yoochun?-mirándolo-y Junsu? Donde fueron ese par? Por que tienen que desaparecer así justo ahora?! Que creen que tenemos tiempo para perder??

Y por un momento todos recordaron que el manager no sabía nada del Yoosu, menos aún que dos de los integrantes ya no vivían en el departamento y que imaginaba por lógica que si pasaba a buscar a Min y a Jae al departamento los otros tres debían andar juntos, y como buen líder que era el chico salvó la situación con una amable sonrisa para su superior.

-fueron por una botella de agua y algunos dulces para Chun, hyung no se preocupe por ellos, estarán aquí en cualquier momento…-mirando disimuladamente hacia ambos lados
-aquí estamos!!-anunció Junsu gritando
-que no llames la atención!-le dio Yoochun un empujón suave en el hombro
-lo siento, lo siento…-sonrió
-no les importa si los dejo aquí verdad?...-les miró el hombre preocupado
-por supuesto que no hyung-se adelantó Yunho-luego iremos a casa con cuidado
-ok…gracias chicos…Yoochunnie, sé que me estás odiando por esto pero es necesario-palmeando su hombro suavemente con aire fraternal y preocupado-ya verás que todo saldrá bien y volveremos a estar todos juntos en un par de semanas, suerte-abrazándolo
-gracias Hyung-sonrió levemente- estaré bien
-lo sé, bien, suerte, no hagas nada estúpido…pasaré por todos ustedes a las 4, su avión sale a Japón a las 6:30-despidiéndose
-ok…

El manager hubo desaparecido de su vista y pronto el silencio se instaló entre ellos cuando repentinamente el castaño se abrazó a su novio con el rostro hundido en su cuello y sollozó ahogadamente al sentirse rodeado también por sus brazos

-Junsu! Hey…escucha precioso…terminaré antes de lo que imaginas e iré por ti a Japón esta bien?-meciéndolo suavemente entre sus brazos- quiero ver una sonrisa en tu rostro…te amo delfín…
-te voy a extrañar-separándose de él y cogiendo sus mejillas
-también yo…
-Prometo cuidártelo bien-le animó Jaejoong acariciando la espalda de Junsu
-cuídate mucho si?-abrazándolo nuevamente-Umma…que coma todas sus comidas y que no se ponga muy guapo mientras no estoy-haciéndolos reír a todos
-ok-le sonrió Jae
-estoy armando una escena como si te fueras para siempre-rió limpiando sus mejillas intentando que sus ojos dejaran de dejarle en evidencia-sólo cuídate…te extrañaré…-mirándolo fijamente a los ojos-te amo

Chunnie no evitó besarlo en los labios con ternura, sería el último beso que compartirían en días y no podía darse el lujo de perder aquellos sagrados segundos, en los que no importó si estaba o no la prensa, si alguien los veía o no, no importaba si podía calmar un poco el alma de su amor.

-confío en ti Chunnie…-afligido-promete…promete que si llegas a
-sabes que no-cerrando los ojos
-y si llegara a suceder-tomándole firmemente por el cuello de la chaqueta-promete que seré el primero en saberlo…-mirándolo fijamente a los ojos
-lo prometo…-asintiendo levemente
-gra…
-Junsu-le interrumpió bajando la mirada-promételo también…
-lo…lo prometo…

No había querido reconocerlo, pero sabía que temía tanto como Junsu que aquello que le atormentaba desde la noche anterior el corazón fuese a hacer mella en sus vidas en este tiempo separados. Era un mes…y no es que no confiara en él…es que algo andaba mal…y el tiempo para pregunta y hablar había acabado ya.

Resguardó al pequeño entre sus brazos una última vez, respirando ambos cálidamente el aroma del otro hasta que la voz de una chica por megáfono los sobresaltó

-Los pasajeros del vuelo 402 destino Canadá…

-debo irme ya…-susurró sin soltarle
-lo sé…-suspirando
-estarás bien?-preocupado
-lo intentaré…
-me asusta esto…-reconoció

-Última llamada a los pasajeros del vuelo 402…

-Ya es hora Chunnie ah…-se adelantó Yunho para darle un fuerte abrazo-estará bien, lo prometo
-gracias…-le sonrió levemente
-Vamos Yoochun ah…-arropándolo Jae mientras Min le abrazaba-sonríe

Un último y rápido beso en labios de Junsu antes de que cogiera sus bolsos y dando varias miradas hacia atrás terminara por perderse entre la gente en busca de su avión, de aquel que lo llevaría lejos de lo único que había necesitado para ser feliz.

Yunho tomó suavemente los hombros de Junsu susurrándole

-Vamos Xiah, también debemos irnos…
-…-asintiendo en silencio
-sonríe Su…-acariciando su mejilla-sabes que todo lo que te dije no es cierto verdad?-haciendo al menor levantar la vista y sonreír levemente asintiendo-…lo siento…

Un gran abrazo volvió a hacer sonreír al chico que al separarse y mirar hacia el ventanal como partían algunos aviones a su destino le hizo suspirar pesadamente

-ya me hace falta…-bajando la mirada
-no te deprimas Su…-le animó Minnie

Subieron todos a la van donde Yunho volvía a sentirse excluido de la vida del mayor quién no había cruzado palabras con él y se mantenía distante regalándole sonrisas tímidas de tanto en tanto. No le gustaba acaso? No estaba enamorado de él? Por qué demonios entonces no le prestaba atención?

Junsu dormía abrazado a Jaejoong y este le acariciaba los cabellos lentamente mientras miraba hacia fuera y suspiraba

Que hacía? Yunho se estaba mostrando más impulsivo incluso que de costumbre y era eso lo que no quería de él, a veces hasta parecía que sólo le provocaba y otras veces creía que de verdad quería acercarse, que de verdad necesitaba el cariño, ese contacto, sólo para él. Justo como en aquel momento en que el líder tomaba su mano sin dejar de hojear descuidadamente una revista y acariciaba sus dedos enlazándolos dulcemente, esos toques de su parte eran lo que quería algo de sutileza.

Aquello no bastaba para llamar su atención?, el mayor seguía con el rostro vuelto hacia la ventana y besaba con ternura el cabello de Junsu aún cuando no se había negado a aquel roce…y esperaba, inconscientemente esperaba una respuesta, una sonrisa, un sonrojo, un tartamudeo, una mirada…quizás sólo un pequeño apretón para saber que estaba haciéndolo bien, que aquello era lo que quería sentir.

Pero el mayor no planeaba dar señales de humo aún más que una suave caricia a sus dedos temiendo que quizás aquello no significara lo mismo para el menor. Y Yunho suspiraba aliviado ante aquel mínimo gesto, una caricia…sonrió, iba por buen camino. Era eso lo que quería del mayor para estar seguro, quería que Jae le alterara los nervios y le hiciera tartamudear, perder le sentido, el hilo de las conversaciones, saber si el mayor era capaz de sonrojarlo y acelerar de distintas formas los latidos de su corazón…y poco a poco, sabía que lo conseguiría.


Llevaba ya unas cuantas horas a bordo del avión y aquella chica a su lado ya le tenía incómodo, no dejaba de mirarle y sonreírse desviando la mirada al frente cuando él le devolvía la mirada ya algo fastidiado de aquel estúpido jueguito.

-que sucede?-preguntó mientras ella sonreía y le explicaba en buen inglés que no sabía hablar coreano-que, que sucede-volvió a repetir en tal idioma
-Tu debes ser Yoochun verdad? Micky Yoochun?
-que hay con eso?-respondió aún más fastidiado sin quitarle la vista a su revista
-que genio…sólo preguntaba que sucedió con Susu ah…-preguntó con tono meloso
-pues es obvio que no ha venido-contestó con el ceño fruncido ante aquel apodo que la chica le daba su delfín
-oh…pensé que se había divertido el año pasado…-sacudiendo su pelo levemente sin dejar de sonreírle
-claro que se divirtió, pero como vamos a Canadá, el inglés se me da más fácil, hay que dar algunas entrevistas…
-oh, ya veo…crees que lleguemos pronto?-apoyándose en el brazo de su asiento hacia el lado de yoochun
-mmm…aún nos quedan un buen par de horas…
-Ummm…ah….-acomodándose en el asiento-Susu debió venir…

Yoochun le sonrió forzadamente y volvió la vista a su revista, sin notar como la chica lo miraba con una sonrisa examinándolo de arriba a abajo, bien, Junsu no estaba y debía haber muchos otros chicos. Pero ese en particular parecía ignorarle y nadie la ignoraba, no de aquella manera. Ya vería Yoochun como tendría que prestarle atención los siguientes días.

Fue en ese momento en que el pelinegro sintió una mano que se apoyaba en su muslo agarrándole firmemente la pierna y levantó la mirada encontrándose con el cuerpo de la chica casi sobre él, lo que le sonrojó un poco al no poder evitar mirar la delantera de la chica, para luego verla alejarse con una de las revistas que estaban junto a él y sonreírle antes de volver a acomodarse en el asiento tirando un poco de la corta falda que llevaba desviando la mirada del chico hacia sus largas y tostadas piernas.

Volvió mecánicamente la vista a su revista frunciendo el ceño, que era lo que aquella chica pretendía?...bufó…debía ser sólo su imaginación

Mientras a su lado la chica sonreía con satisfacción pasando una y otra vez las hojas sin leerlas, haría caer a ese chico, aunque este no estuviese dispuesto a hacerlo, pasarían juntos mucho más tiempo del que él se imaginaba.







CAPITULO 14


En el departamento de los chicos cada quien corría de un lado a otro en busca de lo que les fuese a hacer falta, Yunho revisaba con una dulce sonrisa el bolso que Jaejoong había hecho para él, poniendo sus ropas favoritas y algunos ternos, camisas y corbatas combinados a la perfección que sabía necesitaría para la dichosa reunión y otras juntas con dicha empresa, su colonia favorita, y otras cosas más que ningún otro habría puesto en la maleta si no le conociera como el mayor lo hace, la cerró comprobando que todo estaba listo y caminó hacia la cocina dónde Jaejoong armaba paquetitos de galletas para todos y les colocaba una cinta de diferentes colores.

-gracias por la maleta-le sonrió suavemente
-oh…-sorprendido sonrojándose un poco-espero haber puesto todo lo necesario dentro…
-aún quedan galletas?-acercándose con cuidado
-las repartí entre todos…-sin mirarlo aún a la cara-pudo habérseme ocurrido antes y le habría…-sintiéndolo rodear su cintura-dado algunas a Yoochun…-susurró

Se mantuvieron en silencio unos segundos, comprendiendo lo diferente que era ahora aquel roce ya tan común entre ellos, aquel abrazo, el mentón del menor en su hombro, su respiración tranquila en su cuello. Sonrió y tomó sus manos con suavidad acariciándolas lentamente con sus dedos. Repentinamente aquellos labios dejando castos y cortos besos en su cuello sobresaltándolo pero asustándolo al sentir como tibias las lágrimas se deslizaban por su piel junto a un gran suspiro que le quedaría grabado en la piel.

-no me hace bien estar solo…te necesito Jaejoong ah…
-lo siento…-murmuró sintiendo sus ojos humedecerse
-no es como que quiera invadir tu espacio sólo…necesito esto…

El mayor suspiró lentamente cerrando los ojos en busca de calmar aquella necesidad de romper en llanto entre sus brazos, de hacerle saber que también le dolía como a él, que no es que no quisiera que invadiera su espacio…es que lo necesitaba dentro de él…
Se volteó lentamente para descubrir sus ojos abnegados en lágrimas que no había podido controlar, su rostro avergonzado al dejarle ver a Jaejoong que no era lo suficientemente fuerte como para estar así tan lejos de él, de sus miradas, de sus sonrisas, de respirar el mismo aire que él, por que sus sentimientos sacaban a relucir ahora todo lo que el había intentado ahogar por largo tiempo, por su necedad, por su cobardía, por no saber que era lo que estaba sintiendo y tampoco querer descubrirlo.

Aquel día a solas había comprobado que no era capaz de llevar una vida sin él, sin su sola presencia, sin poder compartir gestos tan básicos como lo era una sonrisa por las mañanas.

Y parecía que Jaejoong había terminado por perderse lenta y amorosamente en aquella mirada, en aquellas orbes oscuras que ahora le dejaban ver tantas cosas de las que dudaba, tantas que ni él mismo podía creerlas, tantas que terminó acercándose lentamente al menor, alzándose un poco y tomando con ternura, con todo el amor que guardaba desde hace tanto en su interior sus labios en un beso que comenzaba con toques suaves y tiernos, conociendo esa boca que ahora reclamaría como suya, cogiendo sus mejillas para atraerle hacia sí y que terminara de creerse que aquello era cierto, que era lo que deseaba, lo que quería en su vida, en su mundo, en sus espacio, que ya nunca más sería sólo suyo.

Acariciando sus labios memorizando su textura, su suavidad, sintiéndose dueño del mundo en el momento en que el menor parecía reaccionar y cerraba por fin los ojos entregándose con una sonrisa a aquella caricia, volviendo a cogerle de la cintura, para apegarlo a su cuerpo y comenzar a devorarlo poco a poco en una caricia que iba ganando confianza, pasión, alegría. Pidió ya sin timidez alguna el ingreso a su cálida cavidad, una que el mayor le entregó dejando correr una lágrima de felicidad por su mejilla en tanto yunho le encaramaba sobre la mesa de la cocina enredando sus lenguas en una danza suave que les llevaba lentamente a otro mundo, al suyo propio.

-Umma sabes donde…?-sorprendido-No, seguro y no recuerdas donde pusiste mi cereal…-murmuró Changmin con una sonrisa saliendo del lugar lentamente

Yunho abandonó el beso bruscamente para mirarle a los ojos con una sonrisa que delataba ante el mayor toda su felicidad, lo completo que se sentía ahora que podía gritar a los cuatro vientos que estaba a su lado, que le amaba y que ya no había más dudas, ni preocupaciones, que por fin podría dejar de sólo admirar el amor y vivirlo en carne propia, vivirlo junto a él.

-Te amo Boo…
-también te amo Yunnie ah-abrazándose a su cuello fuertemente-no imaginas como te amo, como te necesité siempre, tanto tiempo…tanto y ahora…no me dejes nunca….

Yunho sonrió al sentir aquel temor que envolvía al mayor, aquella alegría de por fin tenerse y esa sensación de que cualquiera podría arrebatárselos en cualquier momento, y es que sólo dependía de ellos ahora, de su confianza, de su seguridad, de su amor.

Apartó al chico de su cuerpo suavemente para mirarlo a los ojos y sonreír con ternura, limpiando la lágrima que antes sus ojos habían dejado caer y besando ahora suavemente sus labios, lamiéndolos dulcemente antes de apoderarse del interior de su cavidad y probar nuevamente ese sabor que ya no se iría de su mente, ese que sólo encontraría en él.


Junsu cerraba por fin su maleta habiendo perdido ya la cuenta de cuantas veces había suspirado, es que cada prenda le recordaba a su ratón, sin contar el hecho de que había echado algunas poleras del ratón sólo para sentirse más cerca de él, para no perder su esencia, ni su calor, por lo menos para simular que no lo perdía.

-Deja de suspirar así Junsu ah…
-que más da si suspiro o no…
-deja de pensar en que algo sucederá, puede que tengas suerte y Yoochun no se entere de nada-intentando darle ánimos
-sé que se enterará-viéndolo sentarse a su lado-sé que me odiará por no habérselo dicho…estuve a punto de decírselo sabes?-sonrió tristemente-pero no fui capaz…me dijo que sólo mi historia a su lado le interesaba…y no fui capaz de decirle que era algo que tenía que saber, algo que tenía que perdonarme…-murmuró
-no te sigas martirizando de ese modo Su…
-y que quieres que haga?-mirándolo suplicante y con los ojos aguardando las lágrimas-que no tenga miedo de perderlo?
-no puedo pedirte que no sientas eso…pero ya es tarde para arrepentirse no?
-lo sé-frotando sus ojos
-nada más mira como te extraña-le entregó su celular con una leve sonrisa

Junsu sonrió al tomarlo entre sus manos y contestar

-Susu ah-escuchó su voz sonriendo
-Chunnie! Como estás? Que tal el viaje?
-nada es bueno sin ti delfín…-le contestó desganado
-vamos Chun…debes disfrutarlo!-intentando sonar alegre-falta mucho para que lleguen?
-una hora más…te amo Su…
-te amo mucho más
-no es cierto-comenzó a discutir medio riéndose-sabes que te amo más
-mentiroso-sonriendo-verdad que miente Min?
-esto…claro Su…
-lo vez? Min lo sabe
-me pagarás esta Minnie!!

Ambos rompieron en carcajadas olvidando por momentos todo lo que había detrás, todo lo que ambos guardaban en sus corazones. Sólo sonrisas inundaron sus oídos, algunas dulces y empalagosas palabras de amor, justas para tranquilizar los nervios, las tristezas y las preocupaciones.

Minnie les dejó conversando a solas y Junsu no tardó en estar tirado de espaldas en el suelo riendo suavemente ante cada ocurrencia de su ratón, hasta que de pronto Junsu comenzó a escuchar golpes del otro lado.

-ya voy!
-que sucede?
-es que estoy en el baño-rió el mayor
-en el baño?, Chun!-rió-sal de ahí, la gente tiene necesidades!
-tu también eres una necesidad!
-por qué no hablas conmigo desde tu asiento?
-por que la chica a mi lado me tiene harto
-Que?-sentándose preocupado
-una chica…no vale la pena hablar de ella Su…
-como quieras…
-no pienses cosas que no son, es sólo…no sé que necesidad tiene de quedárseme mirando así…me incomoda…
-ignórala
-eso hago
-de verdad?...
-de verdad
-es muy guapa?
-Junsu! Deja de pensar estupideces! No me ando fijando en si es guapa o no…-preocupado-me crees?
-por supuesto que si-sonriendo suavemente
-te amo, debo irme ya, alguien tiene otro tipo de necesidades-rió
-ok-sonriendo más abiertamente-te extraño
-también yo…un beso para ti, bye
-bye

Cortó la comunicación volviendo a tirarse de espaldas en el suelo, quizás Minnie tenía razón y estaba preocupándose por nada…

Y aunque pareciera increíble el Yunjae seguía en la cocina, Jae sentado sobre la mesa del lugar con Yunho aún probando sus labios en dulces besos, lentos y pacientes, el mayor sonreía y se dejaba hacer por aquella boca que se deslizaba por sus mejillas repartiendo besos cortos en sus ojos y su nariz para luego volver a su boca desde donde comenzó a descender hacia su pálido cuello apartando con cuidado el pelo con sus manos dejando húmedas caricias que le agitaban lentamente, podía sentir como el agarre que el líder tenía a su cintura no paraba de ser cada vez más fuerte, cada vez más seguro, acercándole lentamente a su cuerpo que desprendía ya un exquisito calor que comenzaba a contagiarle lentamente.

-Yunnie…-le llamó al oído-Yunho…

Con un sonrisa plantada en los labios el pelinegro se separó costosamente de su cuello sin evitar volver a besarlo cálidamente en los labios antes de suspirar y soltar un poco el agarre a su cintura sin dejar de rodearle posesivamente, es que no había tenido oportunidad de acercarse de ese modo, de probar aquello que era suyo y comprobar que era una droga que jamás podría dejar.

Jae por su parte ahora se sentía avergonzado, y bajaba la mirada sonrojado con una dulce sonrisa en sus labios, una que ya nada podría borrar.

Yunho al contrario le miraba ansioso, podía sentir un calor diferente recorriendo sus venas, era más que desear el cuerpo de Jaejoong, era sentirse amado, era saber todas las cosas que podía provocar en él sólo con miradas, con toques, con besos. Quería seguir probando de eso, experimentando…se acercó lentamente a él incitándolo con suaves roces de su nariz a su rostro a levantar la mirada siendo cómplice de ese sonrojo, quería una aprobación para seguir conociendo aquel templo de su propio sentir.

Entreabrió los labios suavemente cerrando los ojos, sin saber si estaba aún preparado para lo que vendría, sin saber que tan lejos quería llegar Yunho y en el preciso momento en que se amoldaban sus labios a esa boca el sonido del celular de Yunho les sobresaltó separándolos rápidamente.

-estamos listos…-bufó fuertemente el moreno-cuando quiera…en media hora?, ok hyung…bajaremos los bolsos al vestíbulo…si…bye

Con las mejillas sonrojadas Jaejoong volvió a mirarle a la cara sonriendo y bajándose del mesón que él mismo protegía con su vida del Yoosu y pensar lo que había estado a punto de hacer.

-Boo…
-está bien así Yunho, tenemos que irnos ya, llama a los chicos y toma tus galletas

Le empujó fuera de la cocina dándole las galletas junto a un beso en los labios que le hizo salir sonriendo tontamente del lugar camino a la habitación.

En tanto Yoochun le regalaba sonrisa tras sonrisa a la azafata que le había seguido desde la puerta del baño regañándole por no ocupar el baño del avión para lo que debía, por dios ni si quiera su madre le regañaba de aquel modo!, que la señora tuviese algo más de edad no le daba el derecho de tratarlo como si fuese un niño no?, la chica no paraba de reír suavemente cada que la mujer regresaba mirándole casi con odio en tanto él intentaba poner una de sus más tiernas sonrisas de niño inocente.

-deja de sonreírle así, no conseguirás nada-le dijo con una coqueta sonrisa la chica a su lado
-me odia! tiene una fijación conmigo, lo sé!-bufó al verla desaparecer
-quien no?-acercándose a él
-pues mucha gente…-apartando su mirada incómodo

-Se ruega a los pasajeros utilizar su cinturón de seguridad…

La azafata volvió al asiento junto a Yoochun encargándose ella misma de asegurar firmemente el cinturón en torno a su cintura haciéndolo quejarse levemente y callar ante una dura mirada de la mujer que se alejó discutiendo algo sobre la juventud y lo que se creían con derecho a hacer.

El chico no pudo evitar reír dulcemente al verla marcharse y así lograr destensar un poco el ambiente que había entre él y quien estaba su lado mientras esta aseguraba también su cinturón y se preparaban ambos para el aterrizaje

Sí, esa era la parte que menos le gustaba de subirse a un avión, el sentir aquel cosquilleo en su estómago y como se le tapaban nuevamente los oídos, sin contar el vértigo que sabía sufriría si miraba por la ventana que por cierto estaba al otro lado de aquella chica que no paraba de mirarle, se sonrojó, no podía evitar que a sus 22 años aquello le avergonzara, que siguiera aterrorizándolo tanto como siempre. Y lo peor era que Junsu no estaba ahí como siempre para tomar su mano firmemente, besar suavemente su mejilla y susurrarle al oído que todo estaba bien, que mientras estuviese a su lado nada jamás iba a hacerle daño en tanto la expresión de profundo miedo se apoderaba de sus facciones al cerrar fuertemente los ojos.

Aún mantenía los ojos apretados en busca de la seguridad de la tierra firme cuando un suave beso en la comisura de sus labios le trajo de golpe de vuelta a la tierra.

-eres tan dulce Yoochunnie

La chica le apretó suavemente la nariz antes de quitarse de su vista y continuar bajando del avión en tanto él volvía a sonrojarse al quitar por fin el cinturón que le asfixiaba y pasar una mano por su rostro preocupado y marcado por un casi arrepentimiento culpable al haber permitido ese contacto.

Su celular vibraba fuertemente por lo que en tanto bajaba contestó con la voz aún algo intranquila.

-si?
-Chunnie estás bien?-preocupado
-Su…-sonrió más calmado- si, estoy bien…un poco nervioso aún pero bien, te necesito delfín, no imaginas cuanto
-quería, estar ahí contigo…
-lo sé baby, pero el trabajo es así…no te preocupes por mi, sobreviviré. Tu estás bien?
-sí…extrañándote. Estamos en el aeropuerto, Umma, Appa y Min te mandan saludos, dice Jae que comas bien
-ok-sonrió-un beso para ellos, falta mucho para que salga su vuelo?
-no mucho, ellos se quedarán en Tokio, yo haré un trasbordo hasta Okinawa y me quedaré en un hotel.
-yo también iré a un hotel pero primero iré a buscar mis maletas y a averiguar a cual, debo irme ya viene alguien, besos, te amo Su.
-también yo, bye.

Junsu cortó la comunicación suspirando y volviendo a mirar a sus compañeros, el manager les hacía señas desde una banca por lo que se acercaron a recibir instrucciones.

-Minnie que no sueltes tu maleta!-le regañaba Jaejoong
-lo sé Umma!
-no lo sabes! Si lo supieras no la dejarías tirada, ya recógela
-ok-bufando

En tanto el resto avanzaba rápidamente el menor daba miradas a ambos lados del aeropuerto, sí, buscaba nerviosamente entre la gente a Song Lee, es que no podía irse sin verlo, por lo menos desde lejos. Fue por ello que terminó perdiendo a sus compañeros y escabulléndose entre la gente hasta uno de los baños. Lo que no sabía era que todos le habían seguido sin entender hacia a donde se dirigía.

Yunho como buen Appa que era había estado punto de llamarle cuando al entrar al baño Minnie volvía a tirar su maleta para correr a refugiarse en los brazos de un chico alto y de cabellos castaños quien lo apresaba contra su cuerpo de manera posesiva besando suavemente su frente.

-no podías mandarme un mensaje?-algo agitado Changmin
-Lo siento Min, estaba a punto de llamarme cuando te vi con tu manager, estabas ocupado y bueno…
-nunca estoy ocupado para ti…-le miró a los ojos intentando recuperar el aliento

Los ojos verdes del chico miraban con ternura a Changmin y Jae no pudo evitar conmoverse enormemente enlazando su mano a la del Líder en el momento en que los labios del menor se encontraban cautivos entre los del castaño para luego abrazarle fuertemente.

-siento no haber podido ir ayer a tu departamento…-murmuró Changmin contra su ropa
-no te preocupes, seguro y no era un buen momento para salir…cuando regreses iremos por unos helados y pasteles, podremos pasar mucho tiempo juntos…-acariciando su espalda
-te extrañaré
-también yo…

Junsu también sonreía suavemente ante la dulce escena, Changmin, Minnie, el pequeño, estaba enamorado…enamorado! Como es que nunca se había dado cuenta de ello? Rió mentalmente observando detenidamente la expresión de ternura y alegría en el rostro de Jae sabiendo que el mayor compartía aquel sentimiento de bien estar al observar a Minnie sonreír de aquella manera, pero repentinamente su expresión se tornó de preocupación al observar como en la sien de Yunho una vena se marcaba cada vez más haciendo juego excelentemente con el ceño fruncido que moldeaba sus facciones, sus labios apretados al igual que su puño, aquello no era una buena señal.

Había un chico besando a Minnie!! A SU crío!! Y Jae no hacía nada! Se quedaba ahí mirándolo como si nada! Además del pequeño detalle de….”quien demonios era él?”…de dónde lo conocía Changmin?...por qué tenía la impresión de que el pequeño se los había estado ocultando?. Y era como para ocultarlo claro, era un chico mayor que él, varios años seguramente, debía tener antecedentes no muy buenos y en el peor de los casos sólo se estaba aprovechando del menor! De su inocencia! Era un niño por dios! Un niño!, y no uno que no tuviese nadie que se preocupara por él!

Minnie se alzaba levemente para alcanzar los delgados labios del chico quien sonriendo le regaló un exquisito beso tomando su cintura y su nuca para hacer este aún más profundo, era ago que Appa no iba a tolerar un segundo más

-SHIM CHANGMIN!!-se adelantó entrando en el baño y cogiéndolo de la muñeca para separarlo de su novio-se puede saber que demonios haces?! Y quien es este sujeto?!
-Yunho…puedo explicarlo yo-cerrando los ojos intentando tranquilizarse
-Appa…-salió Junsu en defensa del menor-suéltalo ya, entiendes perfectamente que es lo que sucede
-aquí no hay nada que entender!, nos vamos a Japón ahora mismo!! Y la próxima vez que te vuelva a ver poniéndole un solo dedo encima te las verás conmigo esta bien?!-abrazando a Min contra su pecho y apuntando al otro duramente-la próxima vez que quieras involucrarte con alguien menor que tú pues fíjate bien de con quien y procura…
-no soy un niño hyung!!-reclamó Minnie separándose de él bruscamente
-claro que lo eres! Y ni siquiera puedes cuidare sólo!
-tengo 21 años!!
-sigues siendo…!
-JUNG YUNHO!-le calló Jaejoong entrando al baño lo más pacíficamente que podía dirigiéndose al chico que los miraba aún atónito y sin terminar de comprender que sucedía-siento que hayas tenido que presenciar esto-tendiéndole una mano-Kim Jaejoong
-Lee, Song Lee-aceptando el saludo
-pues verás, somos quienes viven con Changmin, el es Junsu-el chico le sonrió-, y este es Yunho, es un poco posesivo pero es un buen chico, siento como te trató, espero que después podamos hablar más calmadamente ahora estamos a punto de partir a Japón les agradecería que no demoraran tenemos la hora encima.-sacándolos a todos del baño y acercándose a Min para susurrarle-luego hablaremos de esto…

El mayor suspiró sonoramente al salir del baño mirando a Yunho con preocupación sin embargo este le evadía la mirada molesto aún cuando aceptó sin quejas el roce de sus manos y la tomó suavemente, tacto que necesitaba para tranquilizarse.

-Lo siento…-murmuró
-no tienes que disculparte con nosotros hyung-le sonrió Su
-es cierto-puntualizó Jaejoong-pudiste haber sido menos duro con él, que no viste lo feliz que estaba?
-claro que lo vi! También vi como ese sujeto quería aprovecharse de él-insistió preocupado
-me pareció un buen chico-agregó el menor de los tres
-cualquiera te parece un buen chico Su-ironizó Yunho
-hasta Chunnie-rió Jaejoong
-es un buen niño!-le defendió
-es igual de bueno que inocente-se burló Yunho
-ya basta de molestar a Chunnie!

Los mayores rieron alegremente al ver en mejillas del delfín un sonrojo avergonzado, sabía muy bien donde llegarían las bromas de sus amigos si continuaban.

-chicos…-les alcanzó Minnie cabizbajo-yo…
-hablaremos en el departamento Min-acariciando su pelo-y no te preocupes-mirando a Yunho-no es como si estuviésemos molestos, verdad Yunnie?
-es verdad-sin mirarlo-sólo estoy preocupado Min

El pelinegro en tanto se encontraba esperando su equipaje un hombre alto y de terno se había acercado a él a darle instrucciones sobre todo lo que sucedería dentro de los próximos cuatro días, el sólo suspiraba, sería agotador, acababa de llegar y ya mañana tendría que dar la primera entrevista tempranísimo por la mañana, cuando lo único que quería hacer era dormir un poco y comer algo que le saciara

-y eso es lo que está programado…
-ok, entonces lo primero es mañana a las 10…
-no necesitas recordarlo todo, espera un segundo…

El sujeto marcó un teléfono en su celular llamando alguien. Chun observó a su alrededor y pronto rodó los ojos con fastidio al ver acercarse a la chica del avión una vez más sacudiendo su cabello y tirando nuevamente de su falda sin dejar de sonreírle, aquella sonrisa que le tenía enfermo.

-Bien Yoochun-sonrió el sujeto tomando a la chica por los hombros para colocarla frente a él- ella es Emily, ella será tu guía durante este tiempo, puedes preguntarle lo que quieras, horarios de programas, entrevistas, lo conoce todo a la perfección, te llevará también al hotel y mostrará tu habitación, cualquier cosa que quieras o necesites no dudes en pedírsela, ella también puede comunicarse con nosotros en caso de que sea necesario, no debes preocuparte por nada, bien yo-mirando su reloj-debo dejarlos, una vez que retiren los equipajes vallan al hotel ok?, llámenme cuando estén instalados.

Un tenso silencio se formó entre ellos, una sonrisa de suficiencia ante la batalla ganada por parte de Emily y una mirada desviada llena de resignación por parte del pelinegro quien con una seña le indicaba que lo siguiera para que fueran por los equipajes, juraba que tendría con ella el menor roce posible.

No había sido tanto tiempo desde la última vez que lo había llamado…y ya le hacía demasiada falta oír su voz, cerró los ojos, sin contar el miedo latente en su corazón de que cualquier comentario o acción pudiera arruinar sus sueños de ser feliz junto a Yoochun. Estaba casi seguro de que lo llamaba cada tanto sólo para asegurarse de que nada había cambiado entre ellos, que lo seguía amando tanto como siempre, y que seguía sonriendo de aquella hermosa manera.

Jae le tomaba de las mejillas limpiando sus lágrimas con ternura y preocupado, ahora que venía su trasbordo hacia Okinawa se quedaría completamente solo y no era el mejor estado emocional para permanecer lejos de casa, estaba asustado, asustado y solo…y una vez más no podía decírselo a Chunnie…no podía…

-estarás bien Su…Yoochun volverá de un momento a otro y…-intentaba tranquilizarlo Jae
-estaré bien, es que estoy…estaré muy solo, es eso, nada más…-le sonrió intentando tranquilizarse
-no podemos dejarte ir a Okinawa así-puntualizó Yunho tomando los hombros del menor
-no, yo…el trabajo es trabajo…
-Su-le acarició las mejillas Jae-sabes que podemos cancelar ese programa si lo necesitas
-estoy bien-limpiando sus lágrimas-estoy bien-poniéndose de pie-mi avión ya se va, cuídense muchísimo-abrazándolos a todos uno por uno-estaré bien Umma-sonriendo levemente con los ojos rojos e hinchados a Jaejoong-no te preocupes
-Adiós Su…-lo vió alejarse con preocupación Minnie










CAPITULO 15

-y este es tu piso…-le abrió la puerta la chica en tanto Yoochun dejaba en el suelo las maletas y pasaba a su lado sin mirarla- por ahí está la cocina, la sala de estar y el balcón, tu habitación y junto al baño está mi habitación
-tu habitación?-volteándose y clavando su mirada en la de ella
-por su puesto, estás a mi cargo,-acercándose hasta quedar frente a él- pensabas quedarte aquí solo bebe?-arreglándole algunos cabellos de la frente sin dejar de sonreírle
-ya basta si?-quitando su mano con fastidio
-que es lo que te molesta eh Yoochunnie?- cogiendo su mentón y acariciando su labio inferior
-que te alejes!-cogiendo su mano y alejándola de su rostro-mira estoy…no estoy solo, bien? No debo y no quiero involucrarme contigo de ninguna manera
-me lastimas Chunnie
-sólo has tu trabajo, yo haré el mío y mantén la distancia-soltando su muñeca y alejándose para encerrarse en su habitación
-que quieres comer?-deteniéndolo
-pide una pizza-dando un portazo

La chica bufó cogiendo su cabello con una coleta en tanto dejaba su maleta en su propia habitación, aquel chico era imposible! Que más daba si tenía una pareja o no? No era algo que le interesara ni mucho menos que tuviese algún tipo de importancia…por lo menos no para ella.

“no quiero ni debo involucrarme contigo” bobadas, nadie le rechazaba de ese modo y por mucho que él fuese diferente iba hacerlo. Ya vería que no podría resistir así mucho más tiempo, por que un hombre no es sólo débil a la cercanía si no a muchas cosas más y ella lo sabía perfectamente.

No era amor lo que quería de él, sólo sexo, divertirse, algunos tragos…que tan diferente a Junsu podía ser Yoochun? El chico por lo menos le había sacado a bailar un par de noches, y entregado otras tantas cosas otras noches, rió recordándolo, debía reconocerle que era realmente bueno en la cama, pensaba mientras se dirigía al teléfono en busca de la pizza del pelinegro.

En tanto Yoochun tirado de espaldas sobre la cama con el ceño fruncido miraba de tanto en tanto su celular sobre la mesita junto a la cama, bufó fuertemente, si tenía que llevarse encerrado en la habitación para evitar que la chica lo acosara lo haría, pero debía reconocer que le tenía más que harto la situación, y si se quejaba?

-demonios…

Murmuró pasando ambas manos por su rostro, sabía perfectamente como era el trabajo, aquello siempre sucedía pero esta chica estaba llegando demasiado lejos, como es que se llamaba? Emily, eso era, como hacía para apartarla?
Junsu debía estar por llegar a Okinawa, como estaría su niño? Volteó en la cama para abrazar una almohada y suspirar fuertemente al hundir su cabeza en la suave tela descubriendo en aquella cómoda posición lo cansado que se encontraba, necesitaba dormir por lo menos un par de horas.


El manager acababa de salir por la puerta del departamento cuando sus ojos nerviosos buscaron los de Yunho quien sonriéndole tristemente cogió su mano con suavidad pidiéndole un poco de privacidad a Changmin. No era algo que Jaejoong tuviese previsto, nadie le había informado que Yunho tendría que ir a Nagoya por una semana, ni que tendría que pasar sólo una semana cuando recién había comenzado su relación con el menor, no debía, bajo ninguna circunstancia quería dejarle ir.

Pero bien sabía que trabajo es trabajo y que Yunho era un líder por demás responsable, aquello no pintaba nada bien, no para su frágil corazón.

-Jaeboo…
-lo sabías?-le preguntó soltando su mano con el resentimiento marcado en su voz
-Boo…-intentando coger su mano otra vez
-lo sabías!! Si lo sabías cual era la necesidad de ocultármelo!-se alteró
-no lo sabía-aclaró-sabía exactamente lo mismo que tu, pero ambos sabemos que tengo…
-y que sucede si no te creo?-soltó aún más alterado-claro! Tus responsabilidades siempre han sido más importantes que yo! Pensé que ahora sería distinto! Que por lo menos significaría un poco más para ti y que no volverías a dejarme en un segundo plano
-Jae!-deteniendo sus gritos
-basta ya déjame sólo-volteando hacia la habitación

Yunho sorprendido se quedó viendo embobado la puerta que acababa de cerrarse, bufó fuertemente, no sabía que tanto podría afectarle a Jae una semana, ni siquiera entendía por qué se había puesto así! Que se supone que era lo que estaba pasando por la cabeza del mayor? Se acercó lentamente al lugar apoyando su frente en la puerta para llamarlo con suavidad.

-Boo…

Pero Jae seguía sentado en el suelo junto a la ventana sollozando, es que no había comprendido nunca a Junsu, ni siquiera había tratado de imaginar el miedo que corría por las venas del castaño en el momento en que supo que Yoochun iría a parar al otro lado del mundo, ni como sufrió cuando les dijeron que sería un mes, ni como se sentía sólo ahora que estaban separados y por tanto. Fueron aquellos pensamientos los que menguaron su llanto haciéndole ver que no era tan terrible como lo estaba pintando, que Yunho iría a una ciudad cercana, que volvería en un par de días, que también le estaba doliendo a él tener que separarse más que nunca ahora que lo único que querían era un par de días para conocerse un poco más, para disfrutarse, para gozar de aquello que por fin tenían como propio sin interrupciones de ningún tipo, un tiempo que comenzaba a ser suyo y que acababan de arrebatarles…pero sabía que le estaba doliendo aún más su actitud. Es que nunca pensó las cosas que le había gritado, sólo había creído que él lo sabía, y que no se lo había dicho, que aquello le estaba haciendo daño y que Yunho no había sido capaz de pensar en sus sentimientos…cuando estaba seguro ahora de que el menor estaba tan sorprendido y asustado como él…

Se puso de pié rápidamente abriendo la puerta sin darle tiempo de decir nada y refugiándose entre sus brazos sin poder dejar de sollozar y temblar levemente al sentirlo rodearlo fuertemente y apegarlo a su cuerpo, su respiración pausada entre su pelo y sus labios dejando en el cortos besos.

-de verdad piensas eso?-murmuró suavemente acariciando su espalda- nunca intenté hacerte sentir poco importante para mi…jamás puse el trabajo antes que ninguno de ustedes…jamás pondría a ninguno de los otros por delante de ti…lamento que no lo supieras yo…
-te amo Yunnie ah…-respirando profundamente con la voz quebrada-jamás pensé nada de eso, sólo…no quiero que vallas-sollozó-estoy asustado…
-sonaste tan…
-no me hagas caso…lo dije sin pensar…
-tampoco quiero ir…también estoy asustado…no tienes que asustarte así Jaejoong ah, tampoco quería pasar lejos de ti estos días-viéndolo a los ojos y acariciando sus mejillas-sé que acabamos de estar juntos como deberíamos hace mucho, si no fuese por mi estupidez…pero tendremos muchos días para estar juntos y a solas pronto…lo prometo…prometo que serán los mejores días de tu vida Boo…

En tanto Junsu se sentaba con pesadez en el sillón de la sala del cuarto de hotel en que había ido a parar, estaba completamente solo…y Yoochun quizás con quien, había intentado llamarle al celular pero el mayor parecía no tener intenciones de contestarle, no conocía la diferencia horaria…quizás era de noche…quizás estaba con alguien…

Hundió la cabeza entre las rodillas intentando auto convencer a su mente de que no era así, de que por más que él se hubiese dejado llevar estúpidamente desde un poco después de bajar del avión, Chunnie no haría lo mismo, no lo dañaría, no de ese modo…no si aún no se había enterado de nada que hiriera fuertemente sus sentimientos…

Sus lágrimas rodando sin detenerse por sus mejillas, dejando sus ojos rojos e hinchados, haciéndolo temblar del frío que comenzaba a inundar su sentir, del frío que comenzaba a rodearle, intentó marcar su número una vez más siendo enviado después de algunos tonos al buzón de voz donde fue incapaz de dejar un mensaje, sólo quería escuchar su voz, sentirse seguro otra vez, que le arrancara una sonrisa, que le dijera cuanto le ama, que le tranquilizara como siempre lo hace, es todo lo que podía pedir…

-no me hagas esto Chun…

Sollozó ya sin poder evitarlo, la culpa le estaba carcomiendo como nunca las entrañas, arrebatándole las ilusiones y los sueños, las sonrisas, la felicidad…la confianza…la seguridad… Nada valía la pena ya si Yoochun estaba haciendo algo como lo que su mente afectada por los temores le estaba haciendo ver y sentir, iba volverse loco si el mayor no le contestaba, por qué de pronto ya no le ponía atención a sus llamadas? Por qué mierda había alguien que estaba ocupando su lugar? Sus caricias, sus besos, su…todo!!! Todo él le pertenecía!! Era suyo!!! Suyo y de nadie más…nadie más…

No quería más de eso, no lo soportaba, necesitaba saber de él, si aún era suyo, si aún no le estaba odiando como pensaba, si su vida tenía ya algún sentido, por que jamás debió hacer algo como eso, jamás debió ocultárselo, ni mentirle, ni haber dejado que se fuera sin decírselo, la culpa no habría crecido como ahora lo hace y no estaría imaginando todas esas cosa que presionaban a su cabeza y su corazón, que no le dejaban pensar con claridad y anteponer ante todo el amor incondicional que sabe Yoochun le tiene.

Y está desesperado, tanto que no se ha dado cuenta de que ha roto un vaso y que la sangre le corre por la muñeca, dejándolo romper en sollozos descontrolado en tanto marca una y otra vez ese teléfono…mientras en su mente se pierde el dolor de la herida para ser reemplazado por uno mucho más grande…por uno mucho más intenso…

El teléfono no paraba de sonar a su lado sobre la cama y él no parecía en condiciones de contestarlo, estaba profundamente dormido, con los labios entre abiertos gritando por ser besados, se acercó suavemente a él apartándole algunos cabellos de la cara y empujándolo levemente para dejarle recostado sobre la cama y comenzar a desabotonar su camisa con cuidado de no despertarlo descubriendo algo decepcionada que llevaba una camiseta blanca bajo esta, pero que seguramente le quedaría mucho más cómodo para seguir durmiendo, no evitó reír ante la dulce visión que tenía de Yoochun ni besar su hombro con suavidad haciéndolo voltear el rostro y acomodarse mejor en la cama inquieto, tomó su cinturón con cuidado y lo quitó lentamente, le habría sacado los pantalones pero una llamada a su propio celular hizo que desistiera de la idea dejando otro húmedo beso en su mejilla cerca de sus labios, se retiró de la habitación apagando la luz sonriendo satisfecha y cubriéndolo con las frazadas, mañana tendría que despertarlo temprano, y no había comido nada aún así que dejaría la pizza lista para calentarse y se iría a costar.


-no puedo contactar a Junsu…-entró a la sala preocupado Minnie
-eh?-volteando Jae
-no quiere contestar…
-no debí dejarlo marcharse así, no debí-murmuró Yunho pasando ambas manos por su rostro
-no es tu culpa Yunnie-quitando sus manos para volver a mirar preocupados a Changmin
-si no me contesta pronto yo…
-no podemos hacer nada Min…llamaré al manager para ver si él puede ubicarlo, sólo nos queda esperar…confiemos en él…
-y si intentamos marcar a Yoochun?-pidió Yunho
-ok-tomó su teléfono Jaejoong

Un histérico timbre comenzó a despertar lentamente a Yoochun…oh…era realmente mala idea dejar que Jae tuviese aquel sonido personalizado, pero cumplía su función, daba exactamente igual donde estuviera o lo que estuviera haciendo…siempre terminaba por oírlo. Se tumbó de espaldas en la cama tomando el teléfono y contestando con la voz adormilada por las horas de sueño.

-si…?-murmuró
-Yoochun porqué diablos no contestas?!Sabes hace cuanto que te estoy llamando?!
-Hyung…
-no imaginas lo preocupados que estábamos todos aquí!! Y tu simplemente…!!
-estaba dormido hyung…son las 5 de la mañana…-frotando uno de sus ojos para mirar mejor la hora en su muñeca
-oh…lo siento Yoochunnie, me preocupé ya sabes que soy muy…
-entiendo…sucedió algo?-incorporándose levemente en la cama
-si, esto…hace unas horas…que intentamos ubicar a Junsu ah y…
-que sucedió con Junsu?-preocupado y aclarando su garganta muy al pendiente de lo que Jae iba a decirle
-no es para que te alteres Chun sólo…
-dímelo ya Jae
-cuando tomó el avión a Okinawa no estaba bien…emocionalmente…ni siquiera sabemos si llegó bien, no quiere contestar el teléfono…estamos preocupados…
-intentaré ubicarlo ahora mismo, te llamaré, bye
-bye…

Apenas cortó la comunicación vio en la pantalla del teléfono mas de 30 llamadas perdidas de su delfín y no pudo evitar asustarse dirigiéndose rápidamente hacia el living del departamento en que se hospedaba caminando nerviosamente de un lado a otro del lugar

-contesta Junsu-shii…contesta mi amor…por favor…
-Chunnie?!-rompiendo en llanto
-delfín! Mi vida, escucha precioso…-dándole unos momentos para sollozar-no llores así…estoy contigo Su…me duele oírte así baby…
-por qué no contestabas mis llamadas?-cuestionó intentando controlarse
-estaba dormido…son las 5 de la mañana Su…por qué estás así? Estaba tan preocupado cuando Jae me dijo…
-que te dijo Umma?-acongojado
-que no podían ubicarte, que estabas mal y asustado…y yo aquí maldita sea…-masajeando su frente…
-no Chun no es, no es tu culpa mi amor…yo…te necesito es todo…te extraño y…odio estar solo…
-no te oyes bien…-insistió preocupado
-no es nada de lo que tengas que preocuparte sólo…odio no saber que estás haciendo con quien estas y yo…
-y aunque hubiese estado con alguna persona, que más da Junsu?, jamás te haría daño de ninguna manera y lo sabes, sé que lo sabes…sólo…recuérdalo mi niño…-sentándose en uno de los sofás-no desconfíes de mi por que yo no lo estoy haciendo, y estoy tan lejos de ti como tú de mi…no tengo motivos…no tengo motivos para desconfiar de ti, verdad Su?-cerrando los ojos con pesadez
-Siento comportarme así…-sollozó-no desconfío de ti Chun…no sé que me sucede, no quiero que nada suceda…tengo miedo…-solloza

Pero Yoochun esperaba algo más en aquella respuesta, esperaba que Junsu le dijera fuerte y claro que no tenía motivo alguno para desconfiar de él…que le asegurara que no lo tenía…por que la última conversación que habían tenido cara a cara no había hecho más que preocuparle, jamás, jamás había visto tanto arrepentimiento en sus ojos, no había llegado nunca asentir tanta culpa como en las caricias que le había regalado tímidamente, casi como si temiera tocarlo como si temiera herirlo más de la cuenta…serían sólo imaginaciones suyas? O realmente había de lo que preocuparse?...lo perdonaría todo verdad? Todo…cualquier cosa que Junsu hubiese hecho o dicho…por que para eso existía la confianza que se tenían, por que si Junsu no le había dicho nada fue por que el tiempo no había alcanzado para ello…no habían tenido tiempo de hablar y aquello era todo, que no habría dejado pasar tanto tiempo sin decírselo pero como pronto se separarían había querido aprovechar mejor el tiempo y divertirse juntos, el podía preguntárselo para salir de la duda, pero la realidad era…que no sabía si se atrevía a tocar el tema con su delfín lejos…

-Chun estás ahí?
-sí yo…sigo aquí, lo siento Su…
-estás cansado…deberías ir dormir…-terció suavemente mucho más tranquilo ya-, tienes trabajo mañana verdad? Es decir hoy…
-Sí, una entrevista a las 10…pero me asustas, prefiero quedarme aquí contigo al teléfono…
-no puedes hacer eso…vamos ya-tirándole un beso-…puedo llamarte mañana verdad?
-claro que puedes…Susu ah…
-mmm?

Se lo preguntaría?
Tenía agallas como para preguntárselo directamente sin mirarlo a la cara? Sin poder estar el ahí para besar sus labios e intentar tranquilizarle?

-nada baby…ya vuelvo a dormir
-ok…cuídate Yoochun y por favor…no olvides que te amo…
-jamás lo olvidaría…no lo olvides tú…
-adiós, buenas noches
-puedo soñar contigo?-sonriendo y acomodándose en el sofá
-claro que puedes…-rió un poco-ya ve…
-bye

La llamada se cortó y el pelinegro suspiró pesadamente, tenía que sacar aquella duda de algún modo, debía hacerlo, antes de que comenzara a imaginar cosas que sabía su pequeño jamás haría.

Entonces abrió los ojos algo contrariado, cuando se había quitado la camisa? Comprobó que tampoco llevaba el cinturón y que cuando se levantó estaba bajo las frazadas y no sobre ellas, no pudo evitar sonrojarse al caer en la cuenta de que Emily había sido quién le quitara la ropa mientras dormía y le acomodara para poder descansar, ya se lo imaginaba, estaba seguro deque aquella chica no había perdido oportunidad de toquetearlo un poco más de lo que debía, le habría besado? Pensó tocando sus labios con sus dedos preocupado, si lo había hecho no era su culpa verdad? Ni siquiera lo sabía, el miedo que Junsu sentía comenzaba a jugarle en contra y se sentía tremendamente culpable por cualquier cosa, aunque no fuese con intención o él hubiese provocado el contacto.

Bufó, quizás la chica sólo había buscado ponerle cómodo para seguir durmiendo y eso era todo, pensó sacudiendo sus cabellos al ver la pizza sobre la mesa, quizás no era tan mala como él la veía y sólo estaba pensando cosas que no eran por la actitud que ella había tenido con él desde el principio, una actitud que podía tornarse hasta dulce si ella seguía teniendo esos detalles con él y mantenía la distancia, calentó con algo más de ánimo la pizza, aunque no era buena hora para comerla verdad? Pero su estómago la pedía, y si la despertaba para comer un poco? Ella tampoco debía haber probado bocado, pensaba mientras sentado en la mesa de la cocina veía la pizza dar vueltas en el microondas cuando de pronto una manta cayendo sobre sus hombros llamó su atención sobresaltándolo, levantó la vista sólo para encontrarse con la chica en una bata azul que se moldeaba a sus perfectas curvas en tanto esta le sonreía haciéndolo sonrojar nuevamente cohibiéndolo notoriamente.

Le devolvió la sonrisa comenzando a arrepentirse poco a poco del trato que le había dado hasta entonces y siguiéndola con la mirada en tanto ella ponía en la mesa un par de platos y preparaba un par de cafés en silencio, suspiró cansado cogiendo sus pies sin dejar de sonreír levemente ni atenuando el rojo de sus mejillas asegurando la manta a su alrededor para perder el frío que había adoptado su piel.

Emily le daba la espalda para caminar hacia el ventanal del balcón sonriendo satisfecha, si Yoochun no era sensible al contacto y era reacio a ese tipo de insinuaciones…sería débil a las atenciones y a la amabilidad, por que se había equivocado con él, no era precisamente el chico erótico y sexy que el mundo describía, ese chico que intentaba ligarse a cualquiera que se le cruzara por delante, era un chico tierno y dulce que gustaba del cariño que cualquiera pudiese entregarle, uno que ella no le negaría en acciones en las que pronto vería frutos, y el pelinegro que ahora quitaba la pizza del microondas ni siquiera imaginaba cuales.


En tanto el castaño luego de marcar a Jae para asegurarle que se encontraba bien y tranquilizarse notoriamente luego de haber hablado con Chunnie se encontraba sentado en el baño del lugar con el botiquín abierto en el suelo mientras con un algodón y un desinfectante limpiaba la herida que se había hecho con el vidrio preocupado, si el manager le veía aquello en la mano no dudaría en enviarlo de vuelta con los chicos y el no era cualquiera, era un profesional, y como tal debía cumplir con sus responsabilidades, sacó haciendo un gesto de dolor el pequeño trozo de vidrio incrustado en su mano y siguió con la tarea de desinfectar lo suficiente para poder ponerse una venda que lo cubriera y sobre la cual pudiera ponerse un guante o algo, cualquier cosa para no preocupar a los demás.

Terminó recostándose en su cama suspirando suavemente aún era temprano para acostarse pero lo necesitaba, había viajado durante horas y necesitaba calmar los nervios y la ansiedad, se acomodó entre las frazadas y cerró los ojos bostezando con ternura , estaba cansado emocionalmente, demasiado como para poder tener en su mente algo que no fuese las últimas palabras que Yoochun le había dedicado a través del teléfono, que le amaba, que jamás olvidaría que él lo ama, que soñaría con él…y él haría exactamente lo mismo…


Mientras en el departamento de Tokio los tres chicos se encontraban comiendo unas papas fritas mientras las miradas de los dos mayores estaban fijas en el menor quién avergonzado evitaba mirarles a la cara.

-y bien Changminnie? No tienes nada que contarnos?-preguntó con suavidad Jaejoong
-claro que tienes algo que contarnos!
-Yunho!-le regañó-estamos preocupados es todo, hace cuando conoces a ese chico?
-hace algunos meses…-contestó al tono amable del mayor
-cuantos?-exigió Yunho
-ocho o nueve meses…
-dónde lo conociste?-intentó suavizar la pregunta del líder
-en una de las fiestas de la SM…
-y ustedes…hace cuanto están juntos?-con una leve sonrisa
-tienen una relación formal?-se adelantó Yunho
-por supuesto que si!-contestó mirándolo a los ojos-no voy dejándome besar por cualquiera por ahí sabes?
-calma Minnie…-tomando su mano
-5 meses…ha sido…muy bueno y comprensivo conmigo…hemos tenido muchos problemas y quisiera pedirles que no, que no fueran uno más…-bajando la mirada
-no te preocupes Min, sólo…quisiéramos saber por qué no nos habías dicho nada, se supone que somos una familia, que hay confianza y apoyo entre nosotros y…
-lo siento hyungs…estaba asustado, no sabía como se lo tomarían y…fue una estupidez ocultárselos, lo siento

Yunho bufó una vez más comiendo papas fritas como si estas fueran a aliviar un poco la frustración que había sentido, sin contar los celos desesperados por proteger a su crío de algo que no tenía ningún sentido pero que le preocupaba sobremanera, si aquel sujeto se atrevía a hacerle algún daño por más mínimo que fuera a Changmin, se las vería directamente con él.

-espero podamos conocerlo más a fondo cuando volvamos a casa está bien?, me preocupa no saber con quién estás saliendo-aseguró Jae maternalmente acariciando su mano antes de pararse y acariciar suavemente la mejilla de Yunho que seguía mirando preocupado al menor al ir hacia la cocina por unos vasos de bebida.

-lo siento Appa…
-soy yo quien lo siente Changmin-le aseguró suspirando y recargando sus codos en sus piernas frotando sus manos nerviosamente-no quería montarte una escena como esa en el baño del aeropuerto, pero me preocupas…sé que no soy tu Appa de verdad…pero me siento tan responsable de ti como si de verdad lo fuera…sólo quiero lo mejor para ti-le sonrió-y quiero que confíes en mi para poder confiar aún más en todo lo que hagas y decidas para tu vida…
-te quiero Appa…-lanzándose sobre él para darle un abrazo
-hey hey! Es mío Minnie!-entró Jae sonriendo
-lo sé Umma…-separándose del líder-te quiero mucho a ti también Jae…








CAPITULO 16

Junsu intentó salir con su mejor sonrisa del set mientras todos los invitados se despedían unos de otros, él se escabullía de entre las cámaras para contestar el llamado de su manager, el programa había sido todo un éxito y tendría dos capítulos más los cuales se transmitirían en vivo día por medio…en una semana podría volverse a Tokio y en tres semanas luego de eso ver a su Chunnie…si seguía siendo suyo…

Suspiró intentando alejar esos pensamientos de su mente, no era bueno, no le hacía nada bien, ahora sólo quería llegar al departamento y descansar un poco, dormir...y comer algo dulce…sonrió recordando las veces que con el pelinegro abusaban del azúcar y una tierna sonrisa abandonó su boca alivianando notoriamente sus facciones, pasó fuera de una tienda de dulces y no tardó en comprar algunos chocolates que sabía le gustarían a Yoochun, tal y como le había prometido, le llevaría un regalo.

Abrió sin prisa la puerta del lugar sabiendo que nadie le esperaba en casa, no tenía más de unos días de vivir a solas con el pelinegro y ya extrañaba en demasía verle despertar a su lado, se sentó en el sofá revisando la herida que había acabado por hacerse el día anterior notando que no era tan profunda como pensaba pero preocupándose al saber que no sanaría antes de que pudiese ver a Jaejoong quien en aquel preciso momento marcaba a su teléfono

-Junsu…estás bien?-preocupado
-estoy bien Umma…-sonrió-ya me siento mucho mejor
-que bien…nos tenías muy preocupados ayer
-Chunnie me lo dijo…realmente lo siento, no pensé en preocuparte así…como estás allí? Todo va bien con Yunho?
-sí, bien…tendrá que ir a Nagoya una semana-explicó algo desganado
-a Nagoya?-sorprendido y frunciendo el seño, por que el manager tenía aquella mala costumbre de separarlos justo cuando acababan de comenzar una relación?
-sólo serán unos días…pero no quiero que valla…la reunión será ahí…en tanto tomaremos con Minnie las fotos para la revista…el manager dijo que estarías de vuelta la semana que viene, es cierto?-algo más alegre
-sí…el programa tiene dos capítulos más, estaremos gravando estos días y luego saldrá al aire…
-y que tal tu día de grabación?
-nada mal…extraño a Chun…
-también extrañaré a Yunho, aunque sé que no se compara la distancia ni el tiempo…acabo de tenerlo y ya lo alejan de mi lado…me siento inseguro…recuerdas cuando fuiste a China? Yoochun se sentía así…no había podido comprenderlo-sonrió con ternura-sólo no quiero que Yunho haga algo que no deba…-susurró
-confía en el Hyung…-tragó con dificultad-si tu no lo haces nadie lo hará…
-lo sé…Chun confió en ti como nadie confiaría en alguien sabes?
-…
-te ama Su…cuídalo…
-e…-la voz entrecortada-…eso intento…-susurró
-debo irme, te llamo luego Su, cuídate mucho, no preocupes así a Chun otra vez, ni a ninguno de nosotros
-ok…

Jae cortó la comunicación dejándolo a solas y libre para sentirse todo lo miserable que quisiese, aquellos comentarios le habían dolido en el alma…

No necesitaba que nadie le dijera que Yoochun le amaba con locura…

Ni que lo que había hecho había sido romper de la manera más vil…su confianza…

Jamás iba a reponerse de eso? Que la culpa jamás dejaría de perseguirle? Cada vez! Cada vez que intentaba olvidarlo, que la voz de Yoochun le hacía ver que nada era tan malo como parecía, cada vez que con un par de palabras el pelinegro volvía su mundo nuevamente color rosa, había algo que no le permitía olvidar.

Una mirada de reproche…
Un comentario inocente…
Una sonrisa…
Algunas palabras de amor…

Lo que fuera!! Todo le hacía sentir horrible y repetir una vez más en su cabeza que ya no tenía solución, que Yoochun se enteraría de un momento a otro y lo perdería para siempre…cada quién le recordaba a su manera que si seguía así, no tendría el amor de Yoochun para siempre…quitó con cuidado el anillo de su dedo anular sonriendo con melancolía al leer la inscripción en él…aquella que él mismo había mandado a hacer pero que dio la oportunidad a Chun de decidir si quería ponerla en su mano o simplemente guardársela en un bolsillo…y el mayor sin dudar se había auto proclamado suyo, con una sonrisa y algunos besos, sin poner objeciones, sin preguntar, sin temer…

…y el había creído en ese momento que ya nada podía salir mal…

…que se amarían para siempre sin más problemas dentro de aquella burbuja color rosa en que se había convertido su vida…

…aquella que él mismo había quebrajado tiempo antes y que había creído poder volver a reparar

…de la manera equivocada…


Yunho descansaba sobre su cama en la habitación durmiendo plácidamente, el manager le había encargado descansar ese día puesto que la primera de las reuniones la tendría apenas se bajara del avión ya muy entrada la noche, y lo quería con su mejor sonrisa y su mirada más brillante. Jaejoong le observaba con ternura desde el marco de la puerta de la habitación, no se había acercado demasiado durante la mañana a él…realmente quería dejarle descansar, se veía tan guapo así, con la playera blanca dejándole ver su pecho levemente tostado, su cabello negro y corto sobre la almohada color pastel, le hacía ver angelical esa leve sonrisa plantada en sus labios mientras dormía con un brazo sobre su estómago y la otra sobre su cabeza, la brisa entraba por la ventana y le daba un fresco toque al lugar.

Se sonrojó al pensar que aquello era suyo, que los labios que curvaban ahora esa relajada sonrisa eran los que habían capturado los suyos, los que estaba seguro…no sólo quería sentir en su boca…

Con un abrupto sonrojo se despegó de la puerta riendo traviesamente al imaginar a Yunho besando cada parte de su cuerpo, debía controlarse, no quería que el líder pensara que estaba desesperado o algo…pero es que él deseaba que el menor lo tomara como suyo desde hacía tanto, tanto, tanto tiempo maldita sea! Ahora parecía un degenerado! Cualquier gesto por lo más mínimo que fuera iba a escapársele un día y estaría completamente perdido ante ese oscuro par de profundos ojos castaños.

-ni siquiera imaginas como me pones Yunho ah…-suspiró recargando su frente contra el refrigerador sonriendo tontamente
-estoy seguro de que lo imagina Jae-poniendo una mano en su hombro riendo
-Changmin! –sonrojado volteándose para verlo a los ojos-no te burles...-haciendo un puchero digno de fotografiar al bajar avergonzado la mirada
-lo siento hyung-sacando con una sonrisa una lata de bebida del refrigerador-lo dijiste tan sufriente que me causó gracia…-le sonrió amable
-ya quiero verte cuando te toque a ti sentirte así…-cruzándose de brazos

Changmin le dio la espalda bufando sonoramente tomando un trago de su bebida sin volver a hacer un comentario sarcástico al respecto llamando notoriamente la atención de Jaejoong quien se despegó del refrigerador para acercarse al menor cuidadosamente

-Minnie…tu y Song…-manteniéndose en silencio por algunos segundos ¿Changmin ya había tenido relaciones sexuales con un chico sin siquiera decírselo? ¿Su crío se había entregado a alguien y él ni idea tenía? O por dios! Que buena Umma era!!- Minnie…
-no hyung…-volviendo a tomar bebida, dándole la cara al mayor con una sonrisa triste en sus labios
-que sucedió eh?-sentándose en la mesa al verlo bajar la mirada y jugar con la lata entre sus manos
-no es…no es como si él no haya intentado que lo hagamos…
-te ha oblig…!!-comenzando a fruncir el ceño
-no! No hyung! El sabe…es decir…jamás me obligaría a hacer algo que no quisiera…-aún más acongojado-…tampoco es como si alguna vez no hubiese querido darle en el gusto…
-no se trata de eso Min…no se trata de darle en el gusto a nadie…si no de que ambos lo deseen…
-También…-sonrojándose-ta-también lo deseo! Pero…
-pero?
-estoy asustado…te mataré si le dices esto a alguien me oyes? Especialmente al yoosu por que me lo recordarán el resto de mi vida-le amenazó haciéndolo sonreír-soy…soy virgen…-el mayor le miró sorprendido-…en todos los aspectos…
-y él tiene algún problema con eso?-preocupado
-no…es decir…no me lo ha dicho…pero sé lo que quiere…y yo no sé como dárselo…
-no es algo que tengas que aprender Min…
-me asusta cuando…cuando sé que quiere algo más que besos y abrazos…cuando le digo que lo haré y luego me arrepiento y él…simplemente me deja volver a casa con una sonrisa…cuando me dice que no me preocupe que él esperará…temo que se canse de esperar…
-no puedes cansarte de esperar si lo deseas-sonriéndole-sólo mira todo el tiempo que llevo esperando a que Yunho sólo se de cuenta de que lo amo con locura…de que sólo lo necesito a él para ser feliz…y continuaré esperando a que él esté seguro de querer dar ese paso juntos…

Changmin le sonrió apenado, suspirando nuevamente y terminando su bebida ante la mirada que Jaejoong le dio mientras buscaba en la alacena un paquete de galletas que ofrecerle.

Yoochun entraba cansado al departamento y se tiraba sobre el sofá suspirando suavemente sonriendo levemente al sentir como una lata de bebida fría rozaba su nariz recibiéndola sin dejar de sonreírle a la chica a modo de agradecimiento

-estuviste muy bien hoy…-comentó tomando su pelo con un moño para sentirse más cómoda
-gracias…-contestó satisfecho del arduo día de trabajo
-irás a la fiesta de bienvenida?-sentándose junto a él y quitándole algunos cabellos del rostro, contacto al que Yoochun ya no se negaba
-no lo sé…estoy cansado…debería ir?-mirándola
-si prefieres quedarte descansando puedo prepararte algún pastel y luego…
-quieres ir?-preguntó sonriéndole con ternura
-da igual…-le sonrió-de verdad podemos quedarnos aquí…
-si quieres ir te llevo…

La castaña le sonrió con ternura volviendo a acariciar su pelo con suavidad negando lentamente, no podía no llevarla si ella quería ir, se había portado tan bien con él desde la noche anterior que parecía mentira que antes se hubiera comportado de aquella manera tan pesada y pegajosa con él. Realmente estaba muy cansado, y no le parecía mala la idea de poner un poco de música suave y esperar que ella hiciera algún pastel para endulzar un poco su día, llamar a Junsu para saber que tal había ido su día, recordarle una vez más cuanto le amaba, escuchar su voz, reír un poco con él, lo suficiente para poder descansar lo preocupado que traía el corazón desde que había salido de Korea…

-Yoochunnie?
-eh? Lo siento, me quedé pensando-sonrió a modo de disculpa
-ya voy a comenzar-poniéndose de pié
-no, espera-poniéndose de pié-en el camino de vuelta compramos algo dulce te parece?-cogiendo las llaves del auto-si no te apresuras en arreglarte saldré sin ti!-cerrando la puerta de su habitación-me pondré un terno creo…
-ok!-con una sonrisa encerrando en su habitación

Entró a su cuarto cerrando con llave tras de sí, sabía que así lo conseguiría, sabía que era más fácil robarle un beso que quitarle un caramelo a un niño, ya pronto vería que era lo que era capaz de hacer con tal de conseguir lo que quería ¿Qué tenía una pareja?...ya vería cuanto le importaría tener pareja cuando lo tuviera recostado sobre la cama…

Yoochun luego de darse una ducha rápida optó por un pantalón de tela negro acompañado de una camisa del mismo tono que arremangó hasta los codos probándose la corbata blanca pero finalmente decidiendo dejar desabotonados los tres primeros botones de ella
, sacudió su ondulado cabello negro y luego de abrochar los zapatos salió a la sala tocando suavemente la puerta de la chica

-y bien?
-ya voy!

Minutos después le regaló una sonrisa al salir envuelta en un corto vestido azul claro y el cabello suelto...un delicado maquillaje que acentuaba sus ojos, Yoochun sonrió inevitablemente al verla de arriba a abajo

-te ves…muy linda…-sonrió sonrojado
-también tu…-contentó a su sonrisa tímida fingiendo que se sentía avergonzada
-bueno…esto...vamos?-ofreciéndole el brazo
-ok…

Ambos salieron del lugar con pasos apresurados, todo el mundo debía estar ya ahí…Yoochun había decidido dejar las preocupaciones en casa, y Emily planeaba no tardarse demasiado en hacerlas desaparecer.

No tardaron en tomar parte del alegre ambiente en que se desenvolvía la fiesta, la chica desapareció en la pista dejándole descansar en la barra en tanto tomaba un trago y de pronto algo hizo clic en su cabeza, había olvidado llamar a Junsu, tomó su teléfono y caminó rápidamente a la salida encerrándose pronto en su auto para poder hablar con tranquilidad.

-Junsu ah?
-Yoo-Yoochunnie…-sonrió
-que sucede?-preocupado
-nada es sólo…pensé que ya era tarde para llamarte y…
-lo es Su, pensaba quedarme en casa a descansar del día de hoy pero Emily quería…
-quien?-abriendo mucho los ojos
-oh! Había olvidado mencionártela, Emily es la chica que se queda conmigo en el departamento…
-…
-di algunas entrevistas y terminamos ensayando unas coreografías, luego fuimos a casa y ofreció prepararme un pastel pero te juro que veía en sus ojos las ganas salir a la fiesta-rió-así que aquí estoy…
-…que bien…-forzando la voz-entonces…estás bien…
-Junsu ah…
-yo, también estoy bien…-mintió sintiendo sus ojos llenarse de lágrimas y su voz comenzar a traicionarle-…te necesito Chun…te necesito como nadie va a necesitarte jamás y te amo…te amo…
-también te amo delfín…-sintiendo algo apretarse en su pecho
-lo siento…
-…
-yo…
-Junsu no entiendo que…
-no importa, sólo…te amo…

Yoochun poco entendió del por qué sus ojos comenzaban a llenarse de lágrimas y sus labios a temblar levemente, pero había algo que le dolía tanto como a Junsu, inspiró intentando calmar su propia respiración, ¿Por qué Junsu no se lo decía? Por que no aliviaba en ambos el dolor y volvían a ser tan felices como siempre lo habían sido? podía apostar a que la respiración algo trabajosa del menor se debía a lo mal que estaba conteniendo los sollozos y quería estar ahí con él…quería estar para él…

-no me hagas esto Su…-murmuró dejando caer algunas lágrimas limpiándolas apresuradamente

El teléfono se cortó sin que el mayor pudiese decir algo más al delfín quién se dejaba arrastrar por la pared junto a su cama hundiendo al cabeza entre las rodillas, era cuestión de horas para que Yoochun se enterara de todo…

¿Por qué mierda todo parecía estar contra el?
Contra su felicidad
Contra su amor
Contra él!!

Odiaba su vida! Odiaba ser un mentiroso y odiaba que Chunnie se hubiese enamorado de él, odiaba no poder decirle el mismo lo que había sucedido y saber que ya lo había perdido todo, el amor, las esperanzas y a Yoochun, había perdido a Yoochun maldita sea!! Lo había tenido y había sido incapaz de retenerle a su lado, incapaz de darle lo que necesitaba y de mantenerlo a salvo del dolor, de las mentiras, de todo aquello que sabía podía romper fácilmente un corazón.

Y el pelinegro no se atrevía a llamar otra vez, simplemente miraba la pantalla de su celular desde dónde Junsu le sonreía tiernamente en tanto frotaba uno de sus ojos, algunas lágrimas volvían a correr por sus mejillas y seguía sin entender por que…estaría perdiendo a Junsu sin darse cuenta de ello? pero el menor le había dicho que le amaba, se lo acababa de decir, le había besado en los labios, le había entregado su cuerpo, su vida, había dicho querer compartirla toda con él, había dicho y hecho tantas cosas!!

¿De que era de lo que debía desconfiar?

¿A que era a lo que debía temerle?

Era eso quizás lo que más le asustaba, estar al borde del abismo sin saber que era lo que le empujaba hacia el fondo, sin saber que era lo que estaba intentando hacerle caer en aquel vacío.
Miró hacia a fuera y se creyó incapaz de volver a la fiesta, podía escuchar aún la música rebotando en el ambiente pero él lo único que quería hacer sería saber que pasaba con su niño, que era lo que estaba sucediendo con ellos, quitarse esa preocupación para poder ayudar a Junsu a olvidarlo…

¿Ni siquiera estaba intentando detener aquello verdad?
Volvió a marcar entonces insistentemente al teléfono móvil de Junsu quién contestó luego de tres intentos para que ambos volvieran a sumirse en aquel molesto e incómodo silencio, dolía tanto saber que lo perdería…

-Junsu ah…-le habló con la voz quebrada pero sin sollozar- no sé, no sé que es lo que está ocurriendo me oyes?...estoy asustado…pero te juro que nada va a separarnos baby, nada ni nadie va a apartarte de mi lado…y no hay nada que tengas que sentir precioso, por que te dije que lo perdonaría todo y es lo que voy a hacer, sólo…tienes que hacerlo así?...-sollozó ya sin poder evitarlo- dímelo tu…no dejes que me duela más…no te hagas más daño a ti mismo…estoy aquí y estaré aquí siempre Su, siempre para ti…ni dejaré de amarte, ni me quitaré este anillo, ni borraré tus fotos, ni evitaré contestar tus llamadas si es eso lo que temes…sólo dímelo…no me dejes así Su…no seas tu quién se aparte de mi lado por que no tengo la culpa de nada de lo que sea que haya sucedido verdad? O si la tengo?...no quiero pagar el precio de perderte…no estoy preparado para esto…
-estúpido…-sollozó Junsu rompiendo en llanto-me odiarás por esto Yoochun, sé que me odiarás-volviendo a llorar-sé que esto se acabará en cuanto lo sepas…y no quiero esto…era tan feliz contigo Yoochun…no quería…juro que no quería…
-eres tú el estúpido que no entiende cuanto le aman!!-Con la voz temblorosa-eres tú el que no me escucha, el que me odia cuando piensa en todo lo que haré…!!
-entonces no olvides todo lo que dijiste…-solloza levemente- no olvides eso…no olvides que te amo…ya ve…es tarde…
-no me lo dirás?
-no…no puedo, no soy capaz de decírtelo, nunca lo fui…
-¿por qué ahora Su?
-por qué estás tan cerca de aquello como nunca quise que lo estuvieras…te amo…buenas noches…
.

El teléfono volvió a cortarse y sus ojos dejaron ya de lagrimear, seguía sin entender nada pero estaba claro que Junsu había hecho algo que no debía, pero sería fuerte por ambos y evitaría hacerle sentir más culpable de lo que ya era, le llamaría en unas horas para hablar sobre su día, para seguir con su vida como era, no le demostraría cuanto le dolía, ni haría nada que pudiese dolerle o hacerle pensar…que tanto tiempo podía llevárselo ocultando?

Se bajó del auto intentando tranquilizarse al respirar profundamente el aire fresco de la noche, marcando una vez más a Junsu quién esta vez no contestó su llamada…volvería a la fiesta…ya entrada la noche volvería a marcarle, sólo quería hablar con él de eso…no podía ser tan malo…no como para no perdonarle… verdad?








CAPITULO 17

Jaejoong revisó una vez más que la maleta de Yunho tuviese todo dentro…una última vez quiso estar seguro de no haber olvidado nada para poder ocupar en lo que quería el resto de la tarde si era posible y miró nerviosamente una vez más el reloj de pared de la sala que con sus negras manecillas le recordaba lo poco que se había demorado en terminar con aquello, era definitivamente un tiempo record.

Es que ya no aguantaba más, estaba seguro de haber dejado que Yunho durmiera no más de dos horas y se encontraba completamente histérico, necesitaba besarlo, necesitaba tocarlo, sentirlo! antes de que dieran las 10 y Yunho tuviese que abordar nuevamente un avión, uno que esta ves lo llevaría lejos de él. Y debía aprovechar el tiempo, quería aprovecharlo juntos, conociéndose, acariciándose, probando nuevamente aquello que ahora sería una droga para ambos.

Y el primer paso era atreverse a hacer algo… ¿Y no era como si fura un pervertido y necesitado verdad?...era como un chico que había esperado años para poder amar como ahora lo hacía, y que ahora requería de ese amor y cariño que le fue negado durante tanto tiempo.

Miró una vez más su cuerpo tendido sobre la cama, la camisa levemente desabrochada, su rostro ladeado levemente mostrándole aquel tostado cuello que parecía gritar por un beso, uno que sabía era imposible marcar ahora pero que en cuanto tuviesen unos días libres lo suficiente como para que se borrara luego de la vista de los demás lo haría sin dudar, gateó entonces lentamente sobre él hasta poder alcanzar sus labios con los suyos propios, y con las mejillas furiosamente sonrosadas se acercó a su oído comenzando a susurrarle.

-Yunho ah…Yunnie…
-mmm?...
-Yunnie…te necesito…-besando suavemente el espacio entre su hombro y su oreja
-Boo…-suspiró
-ahora…-tiró con sus dientes del lóbulo de la sensible oreja del líder
-…nh…ya boo-susurró entreabriendo los ojos-…estoy…Jaeboo?!-sorprendido

El de cabellos cortos se sonrojó bruscamente al darse cuenta de la situación en que se encontraba, aunque tampoco era como si le molestara de alguna manera…es sólo que…siempre creyó que sería él quien tomaría algún tipo de iniciativa…no Jaejoong…

Pero esto le demostraba todo lo contrario, vamos, que verse atrapado entre los brazos de Jaejoong y que encima este estuviera prendado de su cuello no era cosa de todos los días! … Ni mucho menos algo que no le gustase como pintaba…

-Hey…-le susurró dulcemente
-Yunho ah…-gimió suavemente en su cuello
-Boo…detente…-sujetando su cintura con suavidad

El mayor se separó cortamente de su cuerpo lo suficiente para poder mirarle a los ojos con los suyos entreabiertos perdiéndose lentamente en sus orbes oscuras las cuales mantenían ahora un travieso brillo, lo miraba con malicia…con algo extraño que sin quererlo…le avergonzaba…

-¿por qué me miras así eh?-le sonrió con una leve risa desde debajo de su cuerpo-vamos…continúa con lo que hacías…-le retó relamiéndose los labios
-Yunho…-sonrojado
-¿Qué ya no puedes?-volviendo a reír suavemente
-oww por eso odio hacer estás cosas!!-intentando ponerse de pié
-Jae!-riendo y cogiéndolo por la cintura para atraerlo hacia su cuerpo
-Jung Yunho! Suéltame!-intentando quitar sus manos-no entiendo por qué siempre tienes que ser así…
-te corté la inspiración Boo?-besando suavemente su cuello
-ya…-suspirando-no quiero ahora…
-oh vamos…a nadie se le baja tan rápido la temperatura…-susurró contra su cuello

Y era cierto, por que aunque el mayor se sintiera poco más que indignado con la situación, su cuerpo comenzaba a pedir por las caricias que las hábiles manos del líder comenzaban a regalarle.

En un rápido movimiento el menor le volteó en la cama dejándolo bajo su cuerpo y mirándolo con una lasciva sonrisa desde su cómoda posición entre sus piernas donde presionó levemente con sus caderas arrancando un melodioso gemido de labios de su Boo, es que era demasiado tentador ver aquellos labios rojos entreabiertos en busca de un poco más de oxígeno que le permitiese suspirar y jadear lo que cada caricia a su sensibilizada piel le exigía.

Por que aquellas manos que comenzaban a recorrer su torso sobre la polera no hacían más que agitarle y demostrarle una vez más lo dócil que era ante él, ante sus caricias, y aquello en cierta forma le alegraba, aunque no borraba del todo su indignación, pero era exquisitamente aliviante saber que nadie más conseguiría tenerle de esa manera, nadie más sería capaz de doblegar su voluntad con un simple par de pervertidas palabras.

-Yunnie-gimió suavemente al sentirle presionar sus caderas con lentitud otra vez
-te amo…-susurró contra su boca

Y al pasar Changmin por fuera de la habitación supo inmediatamente que lo mejor sería apartarse de ahí mientras pudiera, y su corazón comenzara a saltar fuertemente al intentar imaginar que tan rápido podía esperar Jae que él comprendiera como es que después de todo lo que le había hecho sufrir se entregara al líder de aquella manera, como es que él aún con todo lo que sabía que Song Lee le amaba no podía aún permitirle un contacto como ese.

-Espera, espera Yunho ah…-tomándole por los hombros para detener el desenfrenado beso en el que el menor devoraba sus labios
-sucede algo malo?...-cuestionó mirándolo los ojos relamiéndose los labios al observar detenidamente la boca del mayor
-Minnie…está en casa…nh….-jadeó

Por un momento casi estuvo a punto de preguntar ¿quién diablos era Minnie? Es que el pelinegro ocupaba en esos momentos, todos sus pensamientos, todas sus necesidades, todo lo que quería en ese momento y de lo que era dueño en todo sentido, aquello que no se había atrevido a tomar antes por temor a ser rechazado por tan impulsiva acción, y lo último que quería era que Jaejoong se enfadará y pensara que aquello era lo único que quería de él, y no era eso! Es sólo que era una parte importante de lo que sentía era la razón por la que se había fijado en jaejoong, algo así como un deseo frustrado. Y que ahora lo detuviese por Minnie le causaba casi gracia. Aunque definitivamente no más de la que le causaba el hecho de saber que había olvidado por una fracción de segundo que el resto del mundo seguía girando sin detenerse a su alrededor, rió suavemente llamando la atención del mayor quién poco a poco se iba contagiando de sus sonrisas.

-Yunnie?-sonrió
-había olvidado a Minnie…-sonrió
-pues yo no…-se revolvió gimiendo inquieto ante las caricias que le brindaban las manos del menor y que no se detenían sobre su cuerpo-…ya…
-quieres que vaya a ver si está en casa?-besando sus labios
-sé que e-está en casa-tomando sus manos para detenerlas
-y que quieres que haga?- usando sus manos como soporte para no aplastarle…

Aquella pregunta le había resultado horriblemente sugestiva y se mordió el labio inferior para no responder como sabía el menor estaba esperando, su respiración agitada dando contra sus labios incitándolo a pedir aún más que lo que ya sentía y que comenzaba a hacerse poco.

Intentó alcanzar fallidamente sus labios sólo para no darle en el gusto pero el moreno terminó ladeando su rostro y sonriendo levemente ante el intento del mayor de no decirle que era lo que quería oír oyéndolo refunfuñar e intentar regular su respiración lentamente cerrando los ojos.

-sólo dime que es lo que quieres…-rozando con sus labios el cuello del mayor
-sabes lo que es…
-sabes que es lo que quiero escuchar…-mordiendo su clavícula
-ya basta Yunho…
-dímelo-presionando sus caderas
-yu-nh-Yunnie…
-no lo conseguirás así…
-nh…te quiero…-comenzando a mecer sus caderas suavemente al ritmo que el menor le imponía
-me quieres?-susurrándole con algo más de dificultad
-…por favor…
-dónde me quieres Boo?-lamiendo sus labios
-te…te…te quiero dentro Yunho…-rodeando su cuello y atrapando sus labios en un apasionado beso

Eso bastó para desatar todos los deseos de los que ambos eran dueños, desatar las pasiones y dejar que las respiraciones agitadas y los gemidos suaves y llenos de un amor inconmensurable llenaran la habitación e hicieran el ambiente excesivamente romántico, excesivamente empalagoso y caluroso, los labios del menor bajando por su cuello y comenzando a subir su playera por sobre su cabeza al notar como una gota de sudor que lamió sin demora caía por el costado de su rostro en tanto el mayor le daba espacio dónde besar y estiraba su cuerpo arqueando su espalda con toda la intención de dejarle más espacio para tocarle con mayor libertad.



Las prendas no tardaron en caer por el rededor de la cama en tanto Yunho memorizaba cada trozo de la pálida piel de Jaejoong, besando cada rincón escuchando cada gemido, descubriendo puntos sensibles en su cuerpo que lo hacían gritar de placer a la vez que las manos del pelinegro se mantenían quietas y acariciaban su espalda y su pecho presionándole fuertemente cada que el placer inundaba sus sentidos y no le permitía hacer más que aferrarse a ese cuerpo que ahora reclamaba como suyo, aquel de un chico que ahora sabía no sólo le deseaba, no sólo era su cuerpo lo que quería en estos momentos, era un chico que le amaba, que le necesitaba tanto como él para llenar su vida y ser feliz.

Pronto sus dedos estaban en la boca de Jaejoong quién los lamía y succionaba deliciosamente en tanto el lo miraba a la cara con la respiración agitada y las mejillas ardiéndole, el sudor corriendo pro ambos cuerpos y humedeciendo los largos cabellos de su Boo que se pegaban a su frente y a la base de su cuello dándole un aire erótico y sensual que despertaba aún más su miembro si era posible, si no entraba en Jaejoong en ese preciso momento estaba seguro de que se correría aún sin haberle tocado una sola vez.

Pero no podía negar que le encantaba el roce que la lengua del mayor envolviendo sus dedos y lamiéndolos con suaves jadeos y gemidos de por medio era algo que le encantaba.

Levantó una de sus piernas para acomodarla sobre su hombro y tener así un mejor acceso a la entrada del mayor quién gimió roncamente con el sólo hecho de levantarle la cadera hasta esa posición por demás cómoda y placentera para ambos.

Introdujo primero un dedo en su estrecho interior arrancando de labios de su Boo un gemido de profundo dolor acompañado de unas lágrimas que rodaron con rapidez por sus mejillas rojizas y que aferrara con fuerza sus manos a las sábanas de la cama de Yunho al arquear su espalda tanto como pudo haciendo que los dedos que comenzaban a invadir su interior alcanzaran un punto que le hizo inmediatamente comenzar a gemir de placer, de aquella sensación que le llenaba por completo y que sabía sólo podría regalarle Yunho.

Y no pudo evitar casi correrse en el momento que se vio en el interior del cuerpo del mayor quien inmediatamente le apresó con sus piernas atrayéndolo aún más hacia si mismo haciendo que llegara cada vez más profundo, que cada embestida fuera aún más rápida y fuerte que la anterior, que la cama comenzara a crujir cada vez que con fuerza entraba en su cuerpo y Jae hubiese optado por aferrarse con ambas manos a la cabecera de la cama apretando al madera fuertemente entre sus manos dejando su cuerpo a total disposición del menor, quien con una de sus manos seguía el ritmo también en su miembro deleitándose cada vez más con los gritos de Jae que estaba seguro podían oírse fuera del departamento.

-Yunho!!

La esencia del menor se derramó en su cuerpo provocándole un exquisito calor que le recorrió completamente haciendo que él mismo terminara por explotar en la mano de Yunho quién luego de gemir roncamente y suspirar se tendió boca abajo sobre su cuerpo besando su cuello con cansancio y sonriendo al sentir acariciar su espalda por las manos suaves y cálidas del mayor.

-No sabes…-respiró profundamente-como deseaba esto…
-eres tú quien no tiene idea…-sonrió Yunho en respuesta a tan dulces palabras

Y entonces no hicieron más que guardar el momento, el silencio que les rodeaba, el calor que siendo nuevo, podían resguardar entre sus pieles convirtiéndolo en algo completamente sutil y delicado, en algo que simplemente parecía rozar tiernamente su felicidad, la que estaban ahora alcanzando con la punta de sus dedos.

Por que ahora estaba seguro, Yunho le necesitaba tanto como él…y en tanto lo esperaba, ni siquiera se daría cuenta de lo rápido que avanzaban los días.



Una…
Dos…
Tres…
Cuatro…
Cinco…
Seis…

Seis llamadas que junsu se había negado a contestar, y aquello comenzaba a jugar en contra a sus sentimientos, a sus ganas de salir de aquel hoyo, sus deseos de seguir siendo tan feliz como siempre a su lado, su necesidad de saber que nada era tan grave como para que él no pudiese pasarlo por alto y seguir riendo junto a Junsu a través del teléfono tal y como siempre, seguir tranquilizando ese miedo, esa inseguridad de ambos con las más dulces y tiernas palabras.

Sus ojos volvían a llenarse de lágrimas pero esta vez hacía un esfuerzo sobre humano para no dejarlas escapar, no iba llorar por algo que ni siquiera entendía del todo, por algo que Junsu no había hecho más que insinuar.

-----------------------------------------------------------------

El reloj de pared
Anunciando las 6:23
El pasado con sed
Y el presente es un atleta sin pies
Ya son las 6:43 y el cadáver del minuto que paso
Me dice así se vive aquí te guste o no
Y la nostalgia pone en casa mi cabeza
Dan las 6 con 50

Y ahí estaba el castaño, sumido en una muda depresión hecho un ovillo sobre la mullida cama del hotel, mirando el teléfono a un lado de su rostro con los ojos rojos e hinchados, dejando escapar las lágrimas una a una, por sus ojos pasando cada hermoso momento vivido junto a Yoochun, cada uno de los cuales parecían gritarle en su cara que ya no serían suyos, que el mayor querría arrebatárselos ahora y no dejarlos pertenecer a los suyos propios, que Yoochun querría sacarlo de su vida y olvidarlo para siempre, por que le había mentido durante meses, por que había terminado por poner una mentira sobre la otra para poder quedarse a su lado y ya ni lo que sentía sería verdadero para él, lo había perdido todo…en un par de segundos…

Quien te dijo que yo
Era el sueño que soñaste una vez
Quien dijo que tú
Voltearías mi futuro al revés

¿De saber que aquello no estaba dentro de los planes que ambos habían hecho a futuro?

Ya son las 7:16 y el cadáver del minuto que pasó
Me dice tu estrategia te arruino
No queda más que ir aprendiendo a vivir sólo
Si te quedan agallas

¿Es que Yoochun nunca le había conocido realmente como para saber que aquello no había sido más que inseguridad?

La casa no es otra cosa
Que un cementerio de historias
Enterradas en fosas
Que algunos llaman memorias

¿Qué no bastaba el amor que él le tenía para estar seguro de que le perdonaría tal y como le había dicho una y otra vez?

Minutos
Como sane la herida
Se me pasa la vida
Gastando el reloj


¿Qué no bastó acaso cada mentira que dijo para dejar en el olvido hasta los recuerdos de aquella horrorosa realidad de la que había formado parte?

Minutos
Son la morgue del tiempo
Cadáveres de momentos
Que no vuelven jamás

No hay reloj que de vuelta hacia atrás


¿Qué acaso Yoochun nunca le había dado la seguridad de que jamás le perdería?

Como duele gastar
El instante en que tú ya no estás
Como cuesta luchar
Con las cosas que no vuelven más

¿De amarle?

Ya son las 9:23 y el cadáver del minuto que paso
Se burla de mis ganas de besar la foto que dejaste puesta en el buró
Mi soledad es tu venganza

¿De escucharle?

El ministerio del tiempo
Puso sede en mi almohada
Ahí te encuentro a momentos
Aunque no sirve de nada

¿De perdonarle?

Minutos
Como sane la herida
Se me pasa la vida
Gastando el reloj

Minutos
Son la morgue del tiempo
Cadáveres de momentos
Que no vuelven jamás

No hay reloj que de vuelta hacia atrás

¿De saber que no era eso lo que quería para él?

Minutos que se burlan de mí
Minutos como furia de mar
Minutos pasajeros de un tren que no va a ningún lugar

Minutos como lluvia de sal
Minutos como fuego en la piel
Minutos forasteros que vienen y se van sin decir

¿Por qué todo tenía que ser tan complicado y difícil?

Minutos que me duelen sin ti
Minutos que no pagan pensión
Minutos que al morir formarán el batallón del ayer

Minutos que se roban la luz
Minutos que me oxidan la fe
Minutos inquilinos del tiempo mientras puedan durar

Por qué todo tenía que derrumbarse para ambos en un par de minutos…

Minutos que disfrutan morir
Minutos que no tienen lugar
Minutos que se estrellan en mí

Son kamikazes de Dios

Minutos eran los que perdía su vida cada segundo sin él a su lado...

El cansancio y la tristeza terminaron por vencerle sin que el castaño pusiese resistencia, por que en aquellos minutos, era en los cuales sólo quería ser uno más de ellos…


Yoochun acababa de volver a la fiesta y ella ya tenía bien fijos sus ojos en él, odiaba eso, bufó, tener que andar persiguiéndole, pero valdría la pena estaba segura de ello, no por nada se había dado el trabajo de cambiar drásticamente su actitud con él.

Se sacudió levemente el cabello castaño oscuro antes de tomar nuevamente un sorbo de su copa y caminar lentamente entre la gente ensayando una amable y preocupada sonrisa, la diversión acababa de comenzar.








CAPITULO 18

Y ahí estaba Yoochun, sentado en la barra, revolviendo frente a sus ojos los hielos entre el licor contenido en el vaso que acaba de pagar, en su mente las palabras de Junsu dando vueltas tan rápido como los hielos que comenzaban a derretirse con el calor de sus manos. La mirada perdida en el líquido color miel intentando recordar la última mirada que le había dado el chico en el aeropuerto, esa mirada cargada de miedo, de lágrimas rogando por ser resguardadas entre sus dedos, y él se iba, le quitaba la seguridad y la tranquilidad que le hacía falta.

En eso una mano se deslizó con lentitud por el borde del cuello de su camisa llamando su atención, y haciéndolo voltear el rostro para encontrarse con el de Emily quién le sonreía sonrojada y algo agitada, su vestido azul claro algo desordenado y el cabello algo revuelto, probablemente producto de las ya dos horas que llevaba sin salir de la pista, le sonrió con ternura y arregló en su hombro uno de los tirantes que se corría de su lugar.

-te has divertido?-desvió la mirada para evitar que notara que había estado llorando
-mucho…-se sentó a su lado apartando el cabello de su rostro y volviendo a sonreírle dulcemente
-ya estás cansada?
-ni siquiera has bailado nada Yoochun-shii…dónde estabas?-acercándose a su rostro para quitar de su frente algunos cabellos que no le permitían ver sus ojos.
-salí…a dar un paseo…me sofoca el cigarro desde que lo dejé…-le dedicó una hermosa sonrisa al ver descubierto lo rojo de sus ojos
-estabas llorando…-susurró cogiendo su mejilla y acercándose aún más a su rostro
-no es cierto!-rió levantando la mirada-es sólo…el aire…

Comprobó de pronto lo cerca que se encontraba del rostro de la chica que acariciaba suavemente su mejilla sin dejar de observar sus labios con los propios entre abiertos y se sonrojó abruptamente al pensar que se veían realmente apetecibles…¿o era que llevaba ya unos días sin besar a Junsu?

Junsu…

Junsu…

Ese que no había sido capaz de decirle nada de lo que ahora estaba corrompiendo su corazón…
Ese que le había mentido…
Ese que le había ocultado cosas que ya no podían evitar lo importantes que eran…
Ese que no había tenido la confianza para decirle que era lo que sucedía con ellos aún después de saber que él sabía que algo que no era bueno estaba ocurriendo

¿Eran realmente sus labios los que quería besar?
¿Era su risa la que quería escuchar en esos momentos?
¿Era una mirada de sus castaños ojos la que quería para calmar su tristeza?
¿O eran esos ojos que entrecerrados esperaban para que él se decidiera a cerrar el contacto los que quería ver esa noche al regresar a casa?

No se dio un segundo más a sí mismo para discutir con su amor por Junsu, por que si el menor había hecho algo que no debía…él también tenía todo el derecho de hacerlo…

Por eso era que ahora sin importar nada devoraba esos delgados labios y sujetaba con sus manos las mejillas de la chica para impedir que esta se alejara un sólo centímetro, por eso era que ahora ahogaba un sollozo en su boca y dejaba correr por su mejilla un salada lágrima, por que a él mismo le dolía lo que hacía, por que sabía que no era correcto, por que iba en contra de lo todo lo que había prometido y dicho alguna vez, por que no era lo que Junsu esperaba en estos momentos de él …

¿Pero que sucedía con todo lo que él había esperado de Junsu?
¿Con todo lo que el pequeño le había prometido?
¿Con todo lo que alguna vez habían hablado?

“Si llegara a Suceder…promete que seré el primero en saberlo”

¿Sería capaz de decírselo? Se lo había prometido ¿no? ¿Por qué de pronto parecía que sólo contaba lo que él había prometido? ¿No era injusto aquello también?

¿O era más injusto lo que él estaba haciendo?

Por que si Junsu lo había hecho no había sido de ninguna manera intencional ¿verdad? ¿O eso era lo que quería creer?

La dudas no paraban de llenar sus pensamientos, haciéndolos confusos e inútiles, resguardando su remordimiento y escondiendo con ello el amor incondicional que decía tener por el menor, llevando a lo más profundo de su ser sus recuerdos junto a él, sus besos, su olor, el sabor y el olor de su piel, ese que ahora buscaba reemplazar.

Por que no quería amor esa noche…

Sólo quería estar con ella, disfrutar de ello sin compromisos ni mentiras de por medio, por que con ella no tenía nada que perder.

Parecía haber arriesgado mucho por Junsu y aún no podía estar seguro de cómo era que iba a acabar todo aquello, de si era real, de si él realmente le amaba como decía, o era otra mentira para tapar una mucho peor, no podía estar seguro si el anillo que llevaba en su dedo aún debía permanecer ahí…no sabía si aquella inscripción era cierta…o era parte de en lo que Junsu se estaba convirtiendo…o lo que siempre había sido y que siempre se había negado a mostrarle a él.

Y sin dudarlo un segundo más se dejó guiar entre besos y sutiles caricias hacia el auto donde Emily se encaramó sobre él para luego susurrarle al oído que debía manejar pronto a casa si quería que aquello sucediera

¿Y lo quería no?

Era otra de las cosas que no se detendría a pensar esa noche, por que ya nada valía lo suficiente la pena como para considerarlo

Por que no obtendría de ella las respuestas que necesitaba…

Por que no era amor lo que ella le ofrecía ni mucho menos lo que él quería tomar…

Por que no era Junsu con quién pasaría la noche y no sería su voz la que escucharía al despertar…

Por que aunque pareciera superficial pensarlo no podría contrastar la suavidad de su piel con las azules sábanas de seda, ni ir al baño observando su perfil por entre el agua de la pecera, ni ver iluminado su cuerpo por la intensa luz de luna que entraba por aquellos amplios ventanales del lugar que se había convertido en poco días, en un hogar, ese en el que siempre quiso estar.

¡Del que nunca debió salir maldita sea!

Aún estaba a tiempo para arrepentirse, aún nada de lo que había hecho le traería graves consecuencias, ¿pero quería detenerse? ¿Quería evitarle ese dolor al castaño…o simplemente estaba pensando en la posibilidad de no tener que hacer frente luego al remordimiento?

Golpeó el volante con fuerza haciendo sonreír a la chica que deslizó ambos brazos por sobre sus hombros comenzando a acariciar sugestivamente su pecho por sobre la camisa susurrándole al oído que se apresurara, que ella no aguantaría mucho más así, y sentía casi asco de sí mismo, pero el despecho era mucho más fuerte que cualquier pensamiento

Por que aunque Junsu fuera a sufrir con ello…
Era él mismo quién le había orillado a eso…

A dejar que sus manos tocasen así otro cuerpo, a tumbar a aquella chica en la cama deleitándose con el sabor de su piel, de sus labios, un sabor que no quería sentir pero que de pronto parecía necesario para olvidar el rencor, para no sentirse el estúpido de la historia y saber que también él era capaz de hacer algo que no debía, quizás para demostrarle a Junsu que no importaba tanto por que él había hecho algo malo también, para poder entender que tan culpable se sentía Junsu por haber hecho algo que no era bueno para los dos y no tener que ser el único que debiera perdonar a alguien en esa ocasión…

Aunque sabía que lo único que estaba haciendo…
Era agrandar un poco más la herida…

-Yoochun…!-gimió la chica aferrándose a su espalda al sentir los dedos del chico en su intimidad por sobre la ropa interior
-mmm?-sin dejar de besar su cuello
-sigue…hazlo…-revolviendo su cabello
-eso hago linda…-susurró contra su piel bajando hacia sus pechos con la voz agitada sin abrir los ojos
-así…nh…

Repentinamente el chico la volteó sobre la cama dejándola boca abajo con algo de brusquedad comenzando a acariciar su espalda y sus piernas al tiempo que su boca tomaba el cierre del vestido y comenzaba a bajarlo para dejar a la vista su piel la cual comenzó a besar suavemente descubriendo que ese sabor en su boca no era agradable, que esta no era tersa como el hubiese esperado y que sus gemidos no hacían más que taladrar aún más la culpa.

Le quitó la ropa con rapidez permitiéndole voltearse en la cama y comenzar a desabotonar su camisa, no era justo que sólo él pudiese disfrutar de ella, pero mientras la chica lo hacía no podía evitar mirar esas manos que con torpeza abrían la camisa, esas manos que acariciaban su pecho y mientras las miraba tampoco podía evitar pensar en detenerla, en no permitirle ir más allá en no seguir con aquello y llamar a Junsu para escuchar su voz y pedir perdón, para asegurarle que todo estaba bien y que así seguiría estando.

Pero su mente controlaba por sobre lo que su corazón llegara a desear, y eran demasiadas las dudas, eran demasiadas las mentiras y la cobardía por parte del castaño.

¿Su mente quería sentirse tan culpable como el pequeño?
¿O simplemente quería hacerle daño?

Estaba casi seguro de que era eso, de que no buscaba más que darle a Junsu una verdadera razón para llorar, con tanto miedo como lo había hecho él, con tanta rabia que no le quedaría más que decirle la verdad y demostrarle que no era tan malo como lo que él estaba haciendo…

¿Eso haría cada vez que Junsu hiciese algo malo y no quisiese decírselo?
¿Haría algo mucho peor?

Se sobresaltó y un gemido escapó de su boca al notar que se encontraba de espaldas en la cama y que su pantalón y el resto de su ropa había volado lejos…La chica lamía su pecho de una manera que sinceramente estaba lejos de ser delicada o sensual y extrañaba entonces en demasía los labios de Junsu, su sonrisa traviesa y la manera tierna y amorosa con que le lamía buscando hacerle sentir cada vez un placer diferente, un placer nuevo y extrañamente delicioso, uno que sólo podría darle él…

Pero ya estaba con aquella chica…y no podía pensar en detenerse…

La volteó nuevamente queriendo ser tan tosco como ella al acariciarla consiguiendo una queja de parte de ella, separó sus piernas y se instaló entre ellas bien dispuesto a penetrarla de una sola vez cuando de pronto la chica dejó escapar una risa agitada

-Junsu era un niño al lado tuyo…-rió volviendo a gemir ante la presión que ejercía su miembro en su intimidad

Y el mundo se detuvo para Yoochun…Se detuvo y abrió sus ojos con fuerza acumulando en ellos las lágrimas que no dejaría caer escondiendo su rostro en el cuello de la chica que parecía no haberse dado cuenta de que se había detenido y que su mente se había extraviado en algún lejano lugar

Es que no podía ser cierto…
¡! NO PODÍA!!

Y se recordó a sí mismo sollozando en su habitación esperando que Junsu llamara para avisar que estaba de vuelta y que le fueran a buscar al aeropuerto…
Se recordaba viéndolo entrar con aquella hermosa sonrisa en los labios buscándolo con la mirada y caminando entre la gente que comenzaba a divertirse hacia el apartado lugar en que él se encontraba.
Recordaba la expresión de su rostro al verlo llorar y la forma temblorosa de abrazarle, la voz preocupada y dubitativa al asegurarle que todo estaba bien…

Que seguía sintiendo lo mismo por él…
Que nada podría haber cambiado eso…
Que debía estar tranquilo por que era suyo…sólo suyo…
Que nada había sucedido y que estaba más que seguro de amarle!!

Y nada de eso era cierto, pensó en el momento en que cerraba los ojos y penetraba fuertemente a la chica quién gritó su nombre en su oído.

Y un sollozo escapó de su boca en lugar del ronco gemido
Las lágrimas comenzaron a mezclarse con él sudor
Aferró sus manos a las sábanas en vez de al cuerpo de la chica
Hizo más rápidas las embestidas con el sólo deseo de que terminara rápido
El nombre de Junsu escapó en un susurró de sus labios al correrse en su interior
Y tomando su teléfono y la ropa interior de entre la ropa sucia que estaba en suelo se encerró en el baño sin dar siquiera una mirada a la chica que aún respiraba agitadamente sobre la cama.
Y se odiaba, de odiaba por no poder hacer las cosas bien y odiaba a Junsu por no haberle dicho nada, por hacerlo vivir en una mentira tanto tiempo.
Y ahora que el frío rozaba su piel y esta se pegaba a las baldosas del suelo del baño intentaba detener los sollozos para poder llamar a Junsu de una buena vez.

Y este aún se encontraba sobre la cama, su estomago reclamaba por algo de comida pero él se negaba a darle algún tipo de atención, casi podía decir que se sentía más tranquilo cuando Yoochun le marcaba una y otra vez sin detenerse, queriendo entender…pero el sabía que tarde o temprano se aburriría de estar siempre al pendiente, que comenzaría a buscar su propia manera de llegar a la verdad y fue entonces cuando se levantó temblorosamente de la cama al ver vibrar su teléfono nuevamente, era Yoochun otra vez, y en el fondo sabía que estaba pedido, que ya nada había que se pudiera hacer por aquel amor, que nada sería igual, y que lo más probable era que el pelinegro sólo fuese a gritarle por todo lo que le había hecho pasar…pero su necesidad de oír su voz siempre era más fuerte…y la posibilidad de no haberle perdido a pesar de todo continuaba latiendo en lo más profundo de su corazón.

-Junsu ah….

Y no pudo evitar romper en llanto como nunca lo había hecho, por que conocía demasiado bien esa voz agitada como para no darse cuenta de que acababa de tener un orgasmo y estaba seguro de que no había sido pensando en él….había alguien más que llevaba su esencia en su interior, alguien más que le había tocado como él y que Yoochun había disfrutado con ello.

-junsu ah no llores así…por favor…-sollozó

Seguía teniendo la voz cortada por los sollozos, pero Junsu parecía haber estado aguantando el llanto durante horas, durante todas esas horas que él no había estado a su lado.

Todas esas horas que había ocupado en dañarlo aún más.

-lo-lo hiciste verdad?!-sollozó casi acusadoramente
-Su…
-dímelo Yoochun!! Di-dime que fuiste capaz de perdonarme…-rompiendo en llanto nuevamente- que sólo…sólo lo hiciste para hacerme daño…-gritando histérico- que no…no sig-significo nada para ti!! Nada!!-hincándose en la cama sin dejar de llorar-dime que volverás conmigo a-a pesar de todo…Chunnie por favor…dime que me amas…dí-dímelo…
-yo…
-dime que no me olvidaste mientras lo hacías…-volvió a sollozar débilmente-dime…dime que deseaste que fuese yo quién estaba en su lugar…
-Por-por su puesto que si baby…-sollozando-…sólo…sólo quería que fueses tu…pero escucha Su…-intentando tranquilizarse
-no quiero apartarme Yoochunnie!!-gritó al teléfono desesperado-no te vallas! No me dejes sólo…!!
-sólo quiero un tiempo…-pasando la mano sobre sus ojos
-no quiero!!-volviendo a ahogarse en su propio llanto
-quiero pensar, quiero…quiero perdonarte…quiero que me perdones…quiero empezar de nuevo Junsu…te amo demasiado para perderte…-intentó forzar una sonrisa
-no me hagas esto Chun!! Te lo dije!!-sollozo- t-te dije que n-no era bueno estar lejos…no es bueno esto, yo…vuelve…-solloza
-te…continuaré llamándote delfín…
-no lo hagas…-susurró débilmente
-ya luego…luego me contarás que tal todo allá…
-Yoochun!
-por favor no…no te quites ese anillo…te lo ruego…
-jamás lo haría…-sollozó hundiendo la cabeza en el cobertor
-no olvides…no olvides que me amas Junsu…yo no lo he olvidado, yo jamás…perdóname por esto baby…tómate tu tiempo yo…
-no quiero estar sin ti…
- haré lo mismo…
-no puedo estar sin ti!!
-te amo…
-Yoochun por favor!!
Pero ya sólo podía escuchar el tono del teléfono indicándole que ya no había nadie del otro lado de la línea, las lágrimas y los sollozos no dejaron de llenar el ambiente, pero una sonrisa se apoderaba de su boca al tenderse en la cama y suspirar fuertemente.
A pesar de todo yoochun seguía amándole…
A pesar de todo quería perdonarle…
Y las lágrimas continuaban haciendo mella en su corazón
Por que a pesar de todo…
Por lo menos por un tiempo…
Ya no lo tendría a su lado…










CAPITULO 19

Y era Yunho estirando el cuello de su camisa con una amplia sonrisa en los labios quien salía con paso apresurado del baño de hombres relamiéndose los labios, disfrutando aún del sabor en su boca en tanto un muy exaltadamente sonrojado Jaejoong le seguía el paso con rapidez cubriéndose el rostro con los negros cabellos y la gorra que conseguía por lo menos evitar que se sintiera más observado de lo que ya era…no podía evitar sentir que tenía gravado en el rostro lo que acaba de suceder en el baño.

¿¡Es que Yunho no podía controlarse ni en un lugar público como lo era un aeropuerto!?

“no te hagas ahora el inocente Jaejoong,-sujetando sus muñecas y dejando sentir contra su trasero su miembro ya endurecido-se muy bien que intentabas provocarme lavándote las manos de aquella manera”

¡¡Por dios!! ¡¿Había una excusa más estúpida que esa?! ¿Qué no le bastaba acaso con lo que había terminado por suceder en casa?

Sentía sobre él la penetrante mirada de sus ojos oscuros aún mientras estaba sentado en una silla esperando que indicaran que Yunho debía ir a tomar el avión y casi podía estar seguro que otra lasciva sonrisa curvaba sus labios mientras le observaba

-ya quita tu pervertida mirada de mi!-pisando con fuerza su pié
-ya, ya, ya, por qué te pones así-rió suspirando-también lo disfrutaste, no Boo?
-cla-claro que si…pero tenía que ser en un baño Yunho?-le miró aún con el rostro cubierto por la vergüenza-acabamos de…comenzar a…intimar…-susurró algo entristecido
-eh? Que pasa Boo?-acomodándose a su lado preocupado
-que ya parece sólo un juego para ti…-desvió la mirada volviendo a acomodar la gorra en su lugar
-sabes que no es eso…-conteniéndose de besar sus labios suavemente-no puedo evitarlo Boo…me provocas…-susurró para que nadie más que el mayor pudiese oírle después de todo continuaban en el aeropuerto- todo lo que haces me provoca…-se mordió el labio inferior bajando la mirada y sonrojándose- siento…que todo esto debió ocurrir mucho antes yo…lo siento si he estado algo acelerado…-suspirando-si tan sólo no hubiese sido tan estúpido…
-te extrañaré…-susurró aún sin mirarlo pero esbozando una dulce sonrisa…estaba conforme con aquella disculpa.
-también yo…-sonrió el líder al saberse comprendido- sólo será una semana Boo…estaré de vuelta antes de lo que imaginas…
-lo sé…me cuesta separarme de ti ahora…me cuesta mucho más…
-hyungs!!-corrió hacia ellos Changmin-dónde diablos estaban?!
-ahh…sólo tu puedes desaparecer en los aeropuertos?-comentó Yunho con una sonrisa burlona, aún se preocupaba por esa relación…pero confiaba en Changmin
-pero yo no voy a hacer lo que ustedes-se sentó Minnie en medio de ambos sonrojándose
-Hey! No te enfades conmigo Min!-acarició Jae su brazo
-Umma…-suspirando frustrado

-los pasajeros del vuelo 307…

-Ese es mi vuelo

Comentó Yunho con una sonrisa forzada mirando a los dos chicos que preocupados uno más que otro le devolvían la mirada desde sus asientos.

-cuídate mucho…-sonrió levemente Jaejoong-te amo…-masculló
-también yo…-contestó murmurando y regalándole un cálido abrazo
-suerte-le sonrió Minnie al abrazarlo también.

Y así fue como Jaejoong mantenía ahora la cabeza apoyada en uno de los vidrios de la van con la mente perdida en las palabras de Yunho…hermosas palabras por demás…hasta que volteando la cabeza lentamente se encontró que Changmin no dejaba de mirarle y preocupado volvía la vista a sus manos revolviéndolas.

-Sucede algo Min?-preocupado por su expresión
-hyung como…como estuviste seguro de…de entregarte así a Appa?-le miró preocupado y bajando la mirada tan avergonzado como Jaejoong de la pregunta
-pues…llevo amando a Yunho mucho tiempo Minnie…era…el momento indicado sólo eso…no es algo a lo que puedas ponerle fecha y hora…simplemente se da…es eso lo que te ha estado molestando?-preocupado
-quiero hacerlo Jae…-mirándolo a los ojos- quiero demostrale a Lee, que estoy muy seguro de amarle y…no puedo…
-quizás no le ames lo suficiente…-se atrevió a cuestionar
-tengo miedo de lo que pueda suceder…de no saber hacerlo bien…de no ser suficiente…
-si te ama como tu dices…debería ser más que suficiente Minnie…-le sonrió con calidez
-ojala y pudiese tener con él algo como lo que tiene el Yoosu…-sonrió suspirando-sólo un poco parecido a eso…
-quién no quisiera eso Changmin ah….-sonrió cruzando un brazo sobre sus hombros

Lo que no sabían era que dicho Yoosu…sólo existía a medias. Por que mientras Emily seguía profundamente dormida sobre la cama, Yoochun no había salido del baño aún y después de darse una ducha y secarse con la toalla, había llamado al manager diciendo que tal vez había comido algo que le había sentado mal…que había estado muy enfermo durante la noche y que no quería seguir solo en aquel lugar…

Emily se revolvía entre las sábanas completamente ajena a todo lo que había destruido, al daño que había hecho…y Yoochun ahora la miraba con rencor en tanto ordenaba su ropa en completo silencio, listo para salir inmediatamente de ahí y no tener que verle la cara otra vez.

Aunque no pudo evitar acercarse y mirarla fijamente… ¿Qué había visto Junsu en ella? Por que él no había visto ni sentido nada…sólo asco…

El lo había hecho por despecho…por rencor…por inseguridad…por tantas cosas que jamás debió sentir. Pero Junsu… ¿Nunca le había dado motivos a Junsu para que sintiera algo como eso verdad? Siempre fue sincero, hasta al decirle que otros habían entrado en su vida, que no era el primero…Más aún en aquella época en la que trataba de ganar el corazón del delfín, ¿que habría ganado comportándose de aquella turbia manera? ¿Un poco de amor?

Simplemente parecía que el menor había dejado arrastrar por el suelo todo aquello al irse de viaje, al cortar comunicación con él pidiéndole tiempo para pensar a solas…para descubrir si estaba seguro de amarle.

Se apartó de la cama limpiando una lágrima, aquella chica desaparecería de sus vidas para siempre, y él mismo se encargaría de ello…Junsu volvería a su lado amándole como siempre y él haría lo mismo, lo haría apenas pudiese sacar de su mente ese sucio cuerpo…apenas su mente dejase de inventar imágenes de Emily junto a Junsu en la cama…apenas pudiese estar seguro que ni Junsu ni él la sacarían a conversación cada vez que discutieran…

Apenas pudiese estar seguro de que todo era más real que nunca…

Nada que decir y el manager como un padre preocupado por su bebe hizo comprar inmediatamente los pasajes al chico para traerle de vuelta a Japón lo antes posible.

Él continuaría en Okinawa con Junsu pero en tanto sabía que Jaejoong cuidaría bien de él, confiaba ciegamente en su talento como Umma, por lo que un par de días después un taxi negro se detuvo frente al edificio y minutos más tarde Jaejoong abría la puerta sorprendido.

Yoochun le miraba desde el umbral labios secos y entre abiertos, ojos rojos e irritados, y si no fuera porque está seguro de que nadie puede bajar tan rápido de peso asumía que su delgadez era producto exclusivamente de lo demacrado que se encontraba.

-Jae quién…? Yoochun ah….-se quedó también estático el menor
-puedo pasar?-susurró con la voz rasposa
-dame eso…-le quitó Jae la maleta preocupado haciéndolo pasar

Un incómodo silencio se instaló en el lugar mientras dos pares de ojos se clavaban duramente en el chico de cabellos negros que acababa de tomar asiento en el sillón el living

-que sucedió?-cuestionó Jaejoong lo más directamente que pudo
-que…no estás contento de verme…?-desvió la mirada
-Yoochun ah…-le miró aún más preocupado-no cambies el tema…que pasó…

El pelinegro se revolvió en su asiento nerviosamente, no sabía si contar lo que él había hecho…o de lo que se había enterado…Changmin le miraba conteniendo la respiración, si Yoochun se había enterado de todo Junsu estaba perdido…que estupidez estaba pensando…Junsu no podía estar más perdido que Yoochun…o eso quería creer…

-nada…-dejó escapar en un susurro sintiendo la dura mirada del mayor sobre él

Yoochun no lo diría…y él lo sabía…tarde o temprano todos terminarían enterándose verdad? Que había de malo en adelantar algo la conversación?

-Junsu te lo dijo?-preguntó nerviosamente con la mirada baja
Yoochun clavó su ojerosa mirada en el rostro del menor ¿lo sabía? ¿Changmin lo sabía y jamás fue capaz de decirle nada? Rió con sarcasmo, últimamente nadie era capaz de decirle nada, el rencor haciendo mella en su corazón nuevamente.

-que…también se acostó contigo sin decírmelo?-le miró casi con burla rayando en el odio
-no insinúes ridiculeces hyung, él jamás…
-no hay muchas cosas que Junsu no haría Changmin ah-le corrigió con dureza-es más perra de lo que en realidad parece…-murmuró con rabia
-Yoochun ah! No te permito que hables así de Junsu!!-le calló Jaejoong
-que! A ti también te toco acaso?!-poniéndose de pié y alzándole la voz al mayor
-no hables estupideces!
-mira que sé que no es ninguna inocente paloma Jaejoong!
-tampoco es como si tu lo fueras verdad?!-le sacó en cara- por que no puede cometer errores como los que tú cometiste antes?!
-Se muy bien que no lo soy! Pero yo fui sincero con mis errores!! Aún soy sincero con mis errores!! Y él no fue capaz de decírmelo!!
-sabes que debieron haber otras cosas de por medio…-intentando calmarse frotando su sien
-otras cosas?!-volvió a reír soltando irónicamente- cosas como el amor que me tiene?! Como el que se supone que me tiene?!
-Yoochun…
-Lo que hizo con Emily perfectamente pudo haberlo hecho con miles de personas, contigo!! Con Yunho, con Minnie!! Si no puedo confiar en él por qué habría de confiar en ustedes?! Por qué mierda si todos los sabían nadie me lo dijo?!-sollozó

Jaejoong le abrazó con fuerza, por que ahora Yoochun si tenía con quién llorar, con quién descargar la rabia, el rencor y la angustia, con quién echar a fuera el dolor y el mayor sólo suspiraba fuertemente mirando interrogantemente a Changmin, por que él seguía sin entender nada.

Y el chico no paraba de sollozar en brazos de Jaejoong quién ahora le acariciaba el cabello suavemente esperando que se durmiese para que pudiera descansar un poco por que parecía no haber dormido en días y cuando lo consiguió le cubrió con una manta limpiando las últimas lágrimas que el pelinegro había dejado salir mirando a Changmin con preocupación

-que sucedió con ellos?-susurró
-Junsu ah…él…cuando viajó a China…se acostó con una chica, una chica que ahora estaba de viaje con Yoochun ah…debe haberse enterado…
-Minnie…Minnie eso fue hace un año!!-alterándose
-vas a despertarlo…Junsu comenzó a inventar mentiras…a esconderle algunas cosas…realmente no quería que se enterara
-por qué nadie se lo dijo?!
-como iba a decírselo si Junsu no quería?
-le mintió!
-lo sé…
-Yoochun tiene razones para estar así! Yo…me muero si Yunho…
-Yunho ah no haría eso…
-todos pensábamos que Junsu jamás…por favor! Hasta Yoochun podría haberlo hecho pero Junsu…
-has hablado con Junsu?
-…
-sería bueno decirle que Yoochun ah está aquí…
-lo haré…

-si?
-esto…soy yo…
-Jae Umma-intentó sonreír, parecía que el mayor adivinaba cuando necesitaba hablar con alguien
-Chunnie está aquí…-pero realmente no se esperaba eso

El mundo se detuvo para Junsu…y bajó la mirada intentando sonreír suavemente, aquello de algún modo era bueno…los labios le temblaban y no parecían dispuestos a dejar escapar alguna palabra en particular, hasta que consiguió susurrar dificultosamente

-Como está…?
-no están juntos verdad?-preguntó con seriedad
-no, ahora…es decir…-un nudo en su garganta-voy para allá…-tragó con dificultad
-Junsu espera…dale…dale espacio si? No está bien…si yo…si yo fuese el no querría verte…-le espetó con dolor intentando ser suave
-…
-no querría que te aparecieras por lo menos…por unos días…déjalo estar sólo…
-di-dijo que aún me ama…-murmuró intentando ser fuerte
-no sé que sucedió…pero no le hagas más daño Su…y no creo que llamarte perra haya sido una muestra del amor que te tiene…-le dijo frunciendo el ceño-jamás esperé de ti una traición como esa Junsu…

Pero el castaño no lo escuchaba…Yoochun le había llamado perra? Y él? Que no había hecho lo mismo sólo por venganza? Intentó sacudir la cabeza…sólo debía haber sido en un arranque de frustración, un arranque más a su rabia contenida…por que sólo recordaba palabras dulces del día en que descubrió su mentira, palabras dulces y la promesa de llamar…y sabía que en algún momento todo aquello debía salir…pero prefería que el mayor se lo dijera en la cara…para él poder besarle y tranquilizarlo como tantas veces…para demostrarle que nada había cambiado entre ellos…

-nunca fue una traición yo…
-sólo aléjate de él un tiempo, le haces daño
-no lo hice a propósito Jaejoong ah-sollozó al verse juzgado por el mayor-jamás fue con la intención de dañarlo…
-sólo quería que supieras que está aquí, que está mal…dale unos días…termina ese programa y luego ven a casa…conversaremos esto más tarde…
-Jae yo iré a casa no importa si…-desesperándose
-juro que no te dejaré verlo si vienes aquí Junsu!-le gritó con rabia-lo siento…pero sabes que si hay algo que me duele…es que dañen a Yoochun…

El mayor cortó la llamada volviendo la atención a la cocina donde acababa de hervir agua para preparar un té caliente para Yoochun, era él quién le había apoyado siempre, quién había mantenido vivos sus sentimientos por Yunho siempre haciéndole ver que era capaz de sonreír para él y estar bien…al pequeño pelinegro siempre le había preocupado su felicidad…era ahora momento de que él se ocupase de la suya.







CAPITULO 20

Si Jaejoong creía que él iba a quedarse donde estaba sólo por que él le amenazaba con no dejarle ver a Yoochun estaba muy equivocado, el trabajo es trabajo sí, pero el amor es Yoochun y si estaba mal sabía que nadie más debía cuidar lo que era suyo, sólo él lo haría, sólo el devolvería la sonrisa a su rostro, esa sonrisa que por demás, le pertenecía.

Corrió a su habitación para sacar su ropa y ponerla desordenada en la maleta mientras sus ojos albergaban lágrimas que no dejaría escapar, era Jaejoong contra su amor por Yoochun, ya vería quién era Kim Junsu.

En cuestión de segundos contactó al manager diciéndole que cancelara el programa que tenía que ir ya mismo a Japón, que Yoochun le necesitaba, que no discutiría sobre ello y que ya estaba camino al aeropuerto, nada ni nadie lo separaría aún más de Yoochun.

-Jaejoong ah que dijo Junsu?...-entrando en la cocina
-que terminaría el programa y volvería aquí…-sin mirarlo a la cara
-pensé que tomaría ya mismo un vuelo hacia aquí-sorprendido
-pues no lo hizo…pero está bien así
-que está bien así?...Jae…Yoochun lo necesita
-no necesita que nadie le dañe así como Junsu lo hizo
-no puedes decidir tu por ambos que es lo mejor-apoyándose en la mesa de la cocina
-Yoochun no ha despertado?-preocupado
-aún no…parece que no había dormido durante noches…está realmente cansado. Jae aún no hemos oído la historia completa…que crees que haya hecho Yoochun al descubrirlo?
-por supuesto que nada! El ama a Junsu! Jamás le haría daño! No de esa retorcida manera!-golpeó al taza contra la mesa
-ya cálmate Jae…no es problema nuestro…deberíamos dejar que las cosas sucedan…pero siempre creí que Junsu correría a ver a Yoochun…-murmuró algo decepcionado

Y Jae sintió algo de culpa surgir en su interior, pero la necesidad de cuidar de Yoochun era más grande, el asegurarse de sanar sus heridas antes de que se desmoronara al ver a Junsu otra vez, por que sabía que eso sucedería, el pelinegro no sería capaz de soportar mirarlo a los ojos, por que no podría decirle cuanto le dolía. Yoochun siempre había puesto por delante de todo la felicidad de Xiah y no descargaría con él su rabia, ni su dolor, sólo lo guardaría, y en algún momento explotaría dañando aún más su relación y lo único que quería era verlo bien, verlo feliz y fuerte para el momento en que tuviese que enfrentarse a Junsu…

Verlo sonreírle y decirle que le había perdonado, eso era lo que quería para él, y si tenía que apartar él mismo a Junsu lo haría, pensó frunciendo el ceño.

-no has tenido noticias de Yunho Appa?
-no…ni siquiera ha llamado…-se sorprendió al escucharse a sí mismo
-no le has llamado tu tampoco verdad?
-esperaba que él lo hiciera…-bajó la mirada
-Umma…y si él está esperando lo mismo?...a veces sois tan idiotas…-salió de la cocina bostezando
-Yunho ah?
-…
-Yunnie…
-por qué no me habías llamado eh?-arrastrándose por el suelo de la habitación del hotel en que se encontraba
-tu también pudiste llamar verdad?-comentó algo entristecido
-pero…
-ya está bien…-sonrió-Minnie dijo que somos tan idiotas que algo así podría pasarnos
-de verdad?-rió levemente sintiendo como la angustia de sentirse abandonado aquel par de días se disipaba en su corazón-como está?
-Yoochun está en casa…
-que?-sentándose sorprendido
-Junsu engañó a Yoochun hace un año…se lo ocultó siempre…acaba de enterarse en Canadá…vino a casa ta rápido como pudo…no sé que hacer Yunnie…
-Ya no están juntos?-preocupado- como está Junsu?
-que importa como está Junsu?
-Jae por favor…hay que preocuparse por ambos…
-no es cierto! Fue Junsu quién lo traicionó!
-no hables de eso como si fuese una traición…una traición es cuando haces algo malo a propósito Boo…no creo que Junsu haya hecho algo así…lo que hizo fue cometer un error…todos cometemos errores…-intentando calmar al mayor
-una traición es una traición Yunho ah
-y no creo que esté tranquilo con esto…debió ser el primero en enterarse de que Yoochun lo sabía…debe estar tan mal como él…peor quizás…
-pues se merece sufrir así!
-Jae!!
-Yunho!!
-no intentes defenderlo!!
-no intentes culparlo de esa manera!!
-de que manera eh? De la manera en que se merece?
-sabes que no se merece esto…mucho menos que tu le juzgues así!!
-pues a mi me importa lo que suceda con Yoochun!!
-a mi también me interesa! Pero me interesan ambos Boo! Junsu también es parte de nuestra familia o no?!
-pues si tanto te importa quédate con él!!
-Kim Jaejoong no desvíes esta conversación…
-no estoy desviando nada!! Sólo quiero que dejes de defenderlo!! Fue horrible lo que hizo!!
-y sabes algo de Yoochun?
-Chunnie jamás haría nada!
-entonces no le conoces…sabes perfectamente que no debió precisamente largarse a llorar…eso es lo que tu harías…
-y qué si lo hubiese hecho! Por lo menos no le mintió…!!
-y eso quita el hecho de que eso si fuese una traición?
-pues fue Junsu quién se lo buscó! Para que mentirle tanto tiempo?!
-no creo…
-no hay nada que creer!! Arg, no debí llamarte para esto…-sobando su frente
-sal a respirar aire fresco Boo…tranquilízate y no vallas a meterte entre esos dos…son ellos quienes tienen que arreglar sus diferencias…
-cuidaré de Chunnie….
-supongo que Junsu ya está en camino…
-pues no
-no?...hablaste con él para decirle que Chunnie está en casa?
-claro que sí…
-que más le dijiste Boo…
-que más iba a decirle?-volviendo a sentir ese calorcito que la culpa encendía en su interior
-deberías calmarte y llamarle otra vez…
-deja de preocuparte por él…
-no Boo, eres tu quién debería preocuparse por ambos…son nuestros críos no?-intentó alivianar el ambiente-te amo Boo…
-también te amo Yunnie…jamás harías algo así estando lejos verdad?
-jamás…-le sonrió con sinceridad-cuida de los chicos…debo ir a bañare, tengo otra reunión en una hora
-ok…suerte…

Un sonoro beso a la pantalla del teléfono y ambos cortaron la comunicación, Jae con aquella llamita de culpa cada vez más grande…como podía haber discutido con Yunho por causa de Junsu? A veces llegaba a odiar al pequeño delfín…

-Jaejoong ah…-apareció Chunnie en la puerta de la habitación
-Chunnie…yo…-preocupado
-sabes si…Junsu sabe que estoy aquí?-preguntó bajando la mirada casi vacía
-si lo sabe…-le miró a los ojos
-y él…?-preocupado alterando su respiración
-terminará su programa y luego…

Pero Chunnie volvía a sumirse en una nube negra…Junsu no correría a verle? No iría por él? No había sido él mismo quién dijera que no quería estar lejos? Que no quería apartarse? Por qué ahora lo hacía? Sería el mismo capaz de llamarle para decirle que no le quería lejos?

Suspiró sonoramente se sentía frustrado y estúpido, no quería nada de lo que estaba sucediendo…sin darse cuenta de la mirada que le daba el mayor salió rumbo al baño mirándose en el espejo riendo al ver su demacrada imagen en el espejo, debía deshacerse de las ojeras y los ojos irritados, debía comer un poco y cuidar su garganta peinarse un poco arreglar sus cosas e ir el mismo por junsu.

Por que simplemente le amaba, por que después de haber descargado toda la rabia contenida se daba cuenta que no había más que sentir amor, no había más que perdonar aquello y rogar para que Junsu hiciese lo mismo, por que no había otra manera de recuperarlo, por que debía arriesgarlo de una vez el odo por el todo y aclarar las cosas si lo quería de vuelta…

Por que le sólo hecho de que Junsu no estuviese pensando en correr a buscarle no era una buena señal.

Y si Junsu no iba a por él

El iría a por Junsu

Pensó mientras se lavaba la cara en tanto sentía los suaves toques de la mano de Jaejoong en la puerta del lugar, y abrió dejándole asomarse preocupado.

-quieres verlo…?-preguntó con temor

Quería verlo? No era eso lo que quería…de hecho…ni siquiera sabía que es lo que haría cuando le viera…había vuelto exclusivamente por que quería que Junsu fuese a por él…

Que le buscara…que le demostrar con hechos lo importante que era para él tenerlo a su lado…sólo estaba seguro de querer pedir perdón cuando el viera, seguro de querer llorar un poco y que el menor le explicase el por qué había hecho algo tan horrible como mentirle de esa manera…

-no lo sé…quiero…amo a Junsu…-sonrió tristemente desviando su mirada de la imagen que le devolvía el espejo-pero fui yo quién le pidió un tiempo, fui yo quién…le quería lejos por lo menos un tiempo…pero no puedo…-rió tristemente-no puedo estar sin él…quiero saber que tanto le importo…
-ya vendrá y entonces podrán hablar con más calma…
-yo…
-será mejor que descanses en tanto…preparo la cena…-dejándolo solo en el baño

Es que no bastaba esperar, a su corazón le hacía falta su calor, su amor, su sentimiento…no podía estar más tiempo lejos de eso, no podía darse el lujo de dejar para más tiempo por que le perdía, por que el amor de Junsu se le escapaba entre los dedos, pero debía estar bien para verle.

Corrió a su computador y compró inmediatamente pasajes para el anochecer, cenaría con los chicos y esa misma noche iría en busca de lo que era suyo.

Por que si Junsu aseguraba amarle como él…

No le quedaba más que creer…

No le quedaba más que confiar…


-Kim Junsu!! Detente en este mismo momento!!-le perseguía el manager por los pasillos del aeropuerto
-tengo que volver!!-volteándose para encarar al hombre
-todos estamos preocupados por Yoochunnie pero sabes que tienes un contrato y no puedes cancelarlo así como así, trata de entender…cancelar la participación de Yoochun en Canadá fue algo de último momento, y ya causó más problemas de los que esperábamos…quizás tenga que volver en unos días en cuanto se recupere, quizás tenga que mandarlos a todos allí…
-Hyung…-sintiéndose derrotado por tanto buen argumento
-lo único que puedo hacer por ti es llevarte a hablar con el director del programa y explicarle tu situación…no puedes dejar el trabajo…

Junsu respiró profundamente antes de caminar con su maleta hacia el auto del manager donde este preocupado le miraba cada tanto desde el asiento del conductor, ¿Qué pasaba con sus niños? La situación con Yoochun ya era lo suficientemente extraña, Cual era la necesidad de estar todos juntos en Japón en aquella ocasión?

Los minutos las horas y recién el director del programa pudo hacer a un lado la agenda para darle un espacio a Junsu

-tiene que ser ahora?-le miraba el hombre mayor acomodando sus lentes
-tiene que ser ahora mismo…
-puedo saber que sucedió?
-es personal
-es un trabajo…
-lo sé…jamás hago esto…es…necesario que esté en Tokio para esta noche yo…realmente siento tener que cancelar esto así…

Y así fue como terminó grabando una entrevista para el programa que saldría al día siguiente con la que se aseguraba de cumplir con las condiciones que el señor Matsumoto le había impuesto para dejar el programa sin tener que hacer un gran problema por el abandono de tal actividad

Por lo que realmente fastidiado debió dar cuenta de sus actos al manager que ahora le escuchaba atentamente mientras tomaba con calma una taza de café, con calma!! Mientras él se retorcía en su asiento tomando apresuradamente la bebida energética que había pedido en aquel caro restauran

Mientras Changmin miraba a Jaejoong con curiosidad, desde que Yoochun había llegado a casa no había hecho más que fruncir el ceño y mirarlo con cara preocupada mientras este se paseaba como un zombi por la sala, pero se ponía el sol y el pelinegro no parecía dispuesto a deshacer sus maletas, le carcomía un poco la culpa, sabía que no había sido esa la mejor manera de decirle que lo sabía, pero no se había esperado una reacción como esa de su parte…

-Yoochun hyung…
-Minnie…yo…-mirándolo y desviando la mirada del pequeño-siento haberte…tratado así antes, yo…
-no hay problema…-intentó regalarle una sonrisa, no era bueno en estas cosas, pero quería arreglar el error que había cometido- sabes…cuando Junsu me contó…
-Changmin ah…
-parecía tan arrepentido…tan temeroso de…lo que pudieses llegar a hacer…no quiere perderte hyung…eres todo para él, se equivocó, se equivocó también cuando decidió ocultártelo…pero no lo juzgues por eso…
-no intento juzgarlo yo…yo también…-dándole la espalda al menor-también cometí un error…-sintiendo como la garganta le fallaba al sentir la mirada castaña de Minnie sobe sus hombros, tal y como lo hacía el peso de la culpa, esta parecía hundirle.
-Junsu lo sabe?...-susurró
-por supuesto que lo sabe…-sentándose en el sillón cogiendo su cabeza con ambas manos-lo sabe y quiero…quiero que me perdone Min, yo…jamás debí hacer algo como eso…

Changmin no podía gesticular palabra…ni esbozar cualquier tipo de sonrisa…todo era un caos en su cabeza.

¿Como pretendían salvar su relación ese par de estúpidos?

¿Poniendo una dificultad sobre la otra?

¿Demostrándose que eran capaces de dañar más al otro cada vez?

Yoochun sollozaba delante de sus ojos peor intentaba recuperar la calma, por que debía estar bien y verse seguro cuando tuviese que ver a su delfín a la cara.

Y Min ya no sabía para el lado de quién debía ponerse, por que ambos chicos habían cometido fatales errores, ambos habían dejado que el dolor corrompiera el alma del otro, y ambos juraban aún amarse…

Ni siquiera quería imaginar como terminaría todo aquello, hasta estaba considerando la idea de que para ellos lo mejor era olvidar…olvidar y dejar olvidar al otro…

-esta lista la cena…-anunció Jaejoong con una triste sonrisa

El pelinegro parecía estar en un mundo aparte mientras comía aceleradamente en medio de los otro dos, parecía de pronto que aquella mesa era demasiado grande, que faltaba demasiada gente, y no era mentira, faltaba la mitad del corazón de cada chico ahí en la mesa, pero Jae en ese momento parecía más preocupado por las expresiones que hacía Yoochun al comer, parecía que planeaba algo…y no quería enterarse que era…

Minnie pensó que Yoochun parecía tan seguro de si mismo de pronto, más aún cuando le vio ponerse de pié para entrar al año a lavarse la cara una vez más después de cenar y encerrarse en la habitación, casi podía leer en su rostro lo que haría…pero al parecer no era el único y fue en ese momento que Jaejoong se puso de pié dejándolo sólo en la cocina mientras salía tras el ratón

-Yoochun ah!-entrando a la habitación
-lo siento Jae, sé que no te avisé pero…-metiendo algunas cosas en un pequeño bolso
-no irás a ningún lado-deteniéndolo
-claro que lo haré…-le miró el chico a los ojos
-no estás pensando bien las cosas Yoochunnie…no te viste cuando llegaste aquí….-masajeando su sien-es por eso que no estás preocupado pero yo…
-sé que muy bien que te preocupas por mi….
-no, no lo sabes! Si lo supieras por lo menos descansarías un poco de él después de todo lo que te hizo pasar!!
-no puedo Jae! Si lo hago Junsu….necesito estar con él, que sepa que volví sólo por él…que…
-no pondrás un pié fuera de este departamento me oyes?!
-no puedes prohibirme eso!!-colgándose el bolso al hombro
-que no te das cuenta como estás?-le susurró preocupado
-estoy sin Junsu…así estoy Jaejoong…

Y fueron sus últimas palabras susurradas por su felicidad antes de pasar junto al pelinegro y dirigirse con paso rápido hacia la sala, Junsu no podía, no debía esperarle un segundo más, le dedicó una leve sonrisa insegura a Changmin antes de abrir la puerta del departamento dispuesto a arriesgarlo el todo por el todo,

Su amor,

Por el rencor,

Y su felicidad

Por la tristeza que todo aquello había traído no sólo a su vida si no a la de la persona que amaba y se quedó clavado en su lugar completamente estupefacto, apretando en su mano el anillo que no había quitado de su dedo en aquellos duros días a solas, ante el temor que le infundía lo que le esperaba al otro lado de esta…









CAPITULO 21

Sus ojos dilatados abiertos de par en par, su mano aún alzada con toda la intención de tocar la puerta para que le abriesen, sus labios entre abiertos y temblorosos pareciendo querer decirle tantas cosas que ahora no estaba seguro de querer saber, su cabello castaño y suave desordenado como en aquellos días en que lo veía en el preciso momento en que alzaba con delicadeza la cabeza de la almohada y le dedicaba una adormilada sonrisa desde su lugar, podía notar como su respiración se alteraba cada vez más al mantener la mirada fija en sus propios ojos, unos que con un opaco brillo parecían querer dar y pedir tantas explicaciones, aún llevaba la maleta colgada al hombro pero su fuerza parecía fallar de pronto y le hacía verse tan indefenso…sus ojos nublándose por las lágrimas y en tanto él aún sostenía nervioso el pomo de la puerta que acababa de tirar con fuerza, sus brazos parecían querer actuar por sí solos y tomarlo por la cintura para no dejarle separarse de su cuerpo en un eterno abrazo…

Pero las cosas no son siempre como uno quiere, y había algo entre ellos aún que no le permitía acercarse como quisiera, algo que sólo el pequeño delfín sería capaz de quitar de en medio, porque sin quererlo no se creía capaz de soltar el bolso que llevaba en la otra mano y dejar que todo aquello sólo fuera un mal sueño, una pesadilla que parecía habérselos tragado de una vez…parecía que nada le permitiría despertar…

Pero el castaño sabía que no podía hacer nada aún, nada más que fruncir el ceño al ver a Jaejoong aparecer en el pasillo tras Yoochun haciendo que sus más puros sentimientos de odio crecieran en su corazón, que no iba a dejarle ver a Chunnie? Y repentinamente una gruesa voz les trajo de vuelta a la realidad

-Y a dónde se supone que ibas tu Yoochunnie?-mirándolo con desaprobación

Y el mundo pareció darle un golpe bajándolo de la luna en que la sola mirada de Junsu le había subido, el pequeño no estaba sólo y ahora más que nunca los sentimientos parecían retenidos, aplastados, atrasados, prohibidos!! Apretó con fuerza el pomo de la puerta dando sin querer un paso atrás medio tambaleándose siendo consciente del rápido paso que había dado Junsu dentro del lugar al verlo tropezar levemente listo para sujetarle olvidando que su bolso había caído de sus manos al verlo abrir la puerta.

-a…a ningún lado…Junsu-mirando al castaño a los ojos-…iba a buscarle a Okinawa…-de algún modo el pequeño debía enterarse de que había decidido ir por él
-pues ya estamos aquí, suelta ya ese bolso…-quitándoselo de las manos para dejarlo en el suelo mientras iba camino al baño-no entiendo cual era su necesidad tan urgente de verse…-perdiéndose en el pasillo

Pero el silencio que se hacía en la sala era inminente y potencial, parecía que de pronto todo su mundo se encontraba en los ojos del otro y aún no podían reaccionar, habían buscado tanto tiempo el verse…y ahora sólo eso no bastaba, sabían que en el momento en que se tocasen…sería difícil volverse a soltar…pero aún no podían no estaban listos para eso…tenían que hablar…

Tenían que sentirse completamente claros antes de que volvieran a ser los de antes…debían construir aquella confianza y seguridad que siempre habían creído tener pero que se había desmoronado para ambos en unos cuantos días y alguien debía tomar la iniciativa, era él quién había decidido ir a buscarle y Junsu había terminado viniendo por él… ahora era su turno de dar un paso…

-de verdad iba a ir por ti…-susurró trabajosamente con aire desesperado
-Yoochunnie…-sus ojos llenándose de lágrimas otra vez- yo…-intentando sin conseguirlo desatar el nudo en su garganta- no quería…
-de verdad no quiero estar lejos…por eso vine por qué…-comenzó a susurrar
-hay algo de cenar?-entrando en la sala nuevamente buscando la aprobación de Jaejoong en tanto este le hacía señas
-Junsu cenarás verdad?-le preguntó sin mirarlo a la cara

Se sentía realmente culpable ahora que los veía así, ahora que veía el amor y la timidez en esos forzados e interrumpidos susurros, ahora que veía el temblor en sus cuerpos queriendo tener la cercanía del otro, ese calor que les hacía falta.

Por que podía leer en ojos del pequeño que lo único que este quería era poder abrazarle y derramar en su pecho algunas lágrimas que el pelinegro no sabía pero para él bastarían para limpiar esa piel de todo lo que en ella pudiese haber sucedido, quería poder rozar con su mejilla esa piel suave que tanto extrañaba y dejar que su respirar chocara en ese sensible lugar y sentirle estremecerse…

Junsu quería sentir que aún él podía provocarle esos sentimientos, que podía hacerlo estremecerse y suspirar de la más pura manera, verlo cerrar sus ojos y disfrutar de su contacto, gemir su nombre y saber que seguiría siendo suyo para siempre, quería convencerse de que nada había significado para Yoochun lo que Emily pudiese haber hecho con él, quería tal como había dicho el mayor, perdonarle, pero por sobre todo perdonarse así mismo por tal estupidez…

Pero ahora todo aquello, parecía más que difícil…ambos sentados uno frente al otro, Changmin escuchando atentamente al manager al igual que Jaejoong en tanto ellos no podían despegar su mirada brillante de esos ojos que les pertenecían…

El manager le sonreía al castaño y este bajaba inmediatamente la mirada simulando que estaba atento a la conversación, y su rodilla temblaba, se movía nerviosamente…es que era una tortura haber esperado tanto tiempo y no poder tocarle!!!! No poder siquiera tener su atención en aquellos momentos.

No quería pensar…sólo podía perderse en aquel momento en el delicado movimiento de sus labios al hablar con el manager y la forma animosa en que sus mejillas se coloreaban levemente al saber su mirada atenta sobre lo que él hiciese, apretaba con fuerza una servilleta y no sabía que tanto más tiempo podrían estar así…así tan cerca y tan lejos a la vez…

Y en un intento por calmarse se puso de pié rápidamente anunciando que iría al baño donde se encerró y se sentó contra la puerta intentando regular su agitada respiración, talló sus ojos con cuidado intentando hacer desaparecer de ellos la humedad, es que le faltaba el aire sólo con tener aquella mirada oscura, fija sobre él, sabía que el mayor intentaba imaginarse que cosas pudo haber hecho con Emily si es que esta misma no se lo había dicho, o quizás le juzgaba…

Aunque no era eso lo que él había oído de su boca ¿no?

“de verdad iba a ir por ti…”

Aquello significaba tantas cosas a la vez, en primer lugar significaba que había vuelto por él! Que realmente le amaba y que estaba dispuesto a encontrarle fuera donde fuera y eso valía demasiado para él…ese era el hermoso comienzo de un…quiero intentar esto de nuevo…

Pero por otro lado significaba que creía que él no le amaba de ese modo, que no creía que él hubiese ido por él en cuanto se enteró de que estaba en Japón…y eso era simplemente el comienzo de la decepción…

Y estaba demasiado asustado para hacerle frente, volvió a tallar sus ojos secando una lágrima y percatándose de que su respiración en nada se tranquilizaba, ¿como pretendía hacerle frente a esto?

Es que esto parecía más que un reencuentro una tortura, por que su corazón no era de juguete y ese juego de miradas con sentimientos retenidos le estaba matando, por que si aceleraba aún más ese constante latir de angustia no sería capaz de seguir…y por sobre todo tenía miedo de escuchar lo que Yoochun tuviese que decirle…

Y sintió cerrar la puerta del departamento sintiéndose tan frágil como si fuese de porcelana dándose cuenta que ya sólo estaba retardando las cosas…

…retardando su dolor…

Y Yoochun en la mesa parecía también poco dispuesto a reaccionar de alguna manera, estaba tieso…observando el plato a medio comer del castaño…sin saber que hacer, ni que decir en ese momento…quizás quedarse callado y hacer de cuenta que nada había sucedido fuese lo mejor…quizás lo mejor fuese arreglar las cosas como se debía, conversarlas y perdonarse…

Y parecía de pronto que todos sus intentos por acercarse habían sido en vano por que ya no sabía si realmente había algo que pudiera cambiar el curso de las cosas…

Y ahí estaba, carcomiéndose el cerebro y el corazón por su causa, por que tal y como lo pensara inconscientemente durante aquellos días, parecía que su relación se marchitaba como los pétalos de aquellas rosas rojas y azules que quedaran sobre el mueble el día en que salieron de su hogar, sin importarles seguirlas regando…pues…se marchitarían de todas formas no?

Se levantó asustado de ese pensamiento, no quería que eso sucediera…pero a veces parecía que la situación no daba para más, que ya aunque se perdonaran jamás volvería a ser lo mismo…

Pero entonces le llenaba ese sentimiento que le hacía recordar tantas cosas, tantos momentos, que a su corazón no le hacía ninguna gracia perder, y entonces se encontró de frente con la mirada de un preocupado Jaejoong justo frente al pasillo…

-sólo me preocupo por ti Yoochun ah…
-vino por mi…-argumentó con un deje de ilusión en la voz
-no sabes si lo hizo por querer verte…quizás el manager…
-que sucede contigo Jaejoong??-le espetó algo molesto-que es lo que te molesta de vernos juntos?!
-no me molesta…es…tu me ayudaste mucho…-se acercó acariciándole la mejilla-sólo quiero que estés bien…que no vuelva a hacerte daño…
-y el daño que yo le hice no cuenta?-quitando con suavidad la mano de su mejilla-has esto por mi Jae…déjame estar con él…déjanos decidir que es lo que queremos para nosotros…
-pero…
-es que no hay peros que valgan, te quiero y tu también verdad?-le sonrió dulcemente- quiero que seas feliz con Yunho…no quieres lo mismo para mi?
-cla-claro que lo quiero…-bajando la mirada
-te quiero Jae…-susurró besando su mejilla

Se dirigió entonces ante la mirada atenta de Jaejoong hacia el baño con pasos titubeantes en los que la seguridad parecía nunca haber estado y miró con indecisión el lugar como si la madera blanca de la puerta fuera a susurrarle repentinamente un te quiero contra los labios y ante la estúpida idea una sonrisa curvó su boca regalándole un poco de tranquilidad, la suficiente para susurrar su nombre…aunque no fuera precisamente contra sus labios en tanto apoyaba la frente en el blanquecino lugar.

-Susu ah…-le llamó cariñosamente

Y su corazón pareció detenerse al oír como con aquella dulce y masculina voz le llamaba por aquel cariñoso apodo y por breves segundos se sintió capaz de ponerse de pié y abrirle para sonreírle…pero la realidad era mucho más cruda que eso…era mucho más cruel…

Y su garganta parecía continuar negándose a responderle, golpeó con su cabeza la puerta suspirando ahogadamente antes de que Yoochun volviera a hablarle

-Debemos hablar Junsu ah…si estás ocultándote, bastaría con que me hubiese quedado en Canadá verdad?...-susurró con tristeza-quiero verte delfín…
-lo sé…-amortiguó su voz contra sus brazos-también quiero verte…
-sabes que más quisiera?-susurró en tono cariñoso a ojos cerrados y sin poder evitar sonreír, quería olvidar por un momento todo lo que había sucedido
-no lo sé…-sollozó levemente volviendo a frotar sus ojos-tal vez…tal vez quisieras alguien que no…no fuese como yo…alguien que…
-sólo quisiera alguien que…me ame…-escondió sus ojos llorosos tras sus cabellos negros aún con la frente apoyada en la puerta-crees…?
-claro que creo poder hacerlo!! Te amo Yoochun ah!!-rompió en llanto abrazando sus rodillas y escondiendo entre ellas su rostro
-no preferirías que…fuera yo quién te abrace?-preguntó con timidez

Junsu terminó por esbozar una sonrisa en tanto dejaba a las lágrimas escapar, le conocía tanto, tanto que estaba casi seguro que se imaginaba cada cosa que estaba haciendo…cada cosa que estaba pensando…

Y no tardó más que un par de segundos en alzarse y con las manos frías y temblorosas abrir la puerta rápidamente sin darse tiempo a pensar ni observar, sabía que si lo hacía terminaría arrepintiéndose de aceptar aquel contacto así como así, ese contacto que necesitaba tanto como respirar, ese que había tenido lejos desde hace tanto…y que ahora Yoochun con la voz suave le ofrecía con cariño, ese cariño tan contenido como la rabia, como el rencor, y las mentiras, como las explicaciones debidas, como el valor que hacía falta, y la cobardía que sobraba, como toda la tristeza que habían guardado.

Pero en el momento preciso en que se refugió entre sus brazos y sintió contra su nariz esa fragancia que sólo llevaba Yoochun, cuando pudo rodear con sus brazos su cintura para asegurarse de que nadie le alejara en ese momento, cuando con sus labios rozó la piel expuesta por la camisa, y sintió el acelerado latir de su corazón, ese momento, ese exacto momento en que aquellos fuertes brazos le presionaron robándole el aire de los pulmones que exhaló en un suspiro frustrado con toda la intención de convertirse en un sollozo y el rostro del pelinegro se hundió en su pelo besándolo suavemente..

Entonces ya nada más importó…

Entonces ya pudo dejar correr las lágrimas como tanto hubo deseado desde un principio, con temor dejó un beso en la piel de su cuello y continuó sollozando ahora con más fuerza si podía, por que dolía, todo dolía…

Pero su sólo aroma conseguía que doliera un poco menos

Su calor le regalaba la quietud que había perdido por días

Su respiración entre sus cabellos le hacía sentir que no estaba solo

Su miedo sin querer adormecía el suyo

Los suaves besos calmaban un tanto su corazón

Su abrazo le regalaba la seguridad

Y hasta parecía que todo era un poco mejor

Que ya todo volvía a valer la pena

El mayor sonrió dejando salir en susurros de dulces palabras la calma que necesitaban para poder hablar, por que ese abrazo significaba ya mucho más de lo que ambos hubiesen esperado, significaba que había un deseo común de por medio, un sentimiento y el miedo de perderlo…

Por que estaban seguros ahora de que ya nada podría opacar la luz de ese lucero que habían tomado como mundo privado, deseo del que su brillo escapaba para ir a parar a los ojos de Junsu y liberaba su esencia en aquel cálido líquido que escapaba de sus ojos, aquel mar calmado por los suaves susurros del pelinegro en su oído.

Y Changmin con los ojos brillantes prefería salir entonces del pasillo deslumbrado quizás con el fulgor de aquella sensación que él sólo creía haber vislumbrado en la lejanía, pero que al lado de Song Lee aún le quedaba por conocer.

Y Jaejoong sentía que sobraba en aquel lugar al momento en que sus ojos reflejaban la culpa de algo en lo que jamás debió haberse metido y su corazón albergaba los recuerdos de Yunho haciéndole ver que no había nada más hermoso que aquello, nada más necesario que el amor...

Pero Junsu y Yoochun estaban en un mundo aparte, en uno en que sólo sentir lo que del otro les había hecho falta era lo que contaba para sobrevivir.

-no sabes como extrañé esto…-murmuró Yoochun acariciando con una mano suavemente sus castaños cabellos
-no sabes como me odié, no sabes como tuve miedo-sollozó hundiendo aún más su rostro en la curvatura de su cuello
-aclaremos esto Junsu ah…-separándose levemente para mirarlo a los ojos
-no espera!-sujetándole por la cintura sin dejar de estremecerse-…sólo un poco más…sólo quédate así un poco más Chunnie…

Y los brazos del pelinegro volvieron a rodearle, retomando las caricias en su cabello, las dulces y cariñosas palabras al oído en tanto se calmaba su llanto, parados ambos en aquel lugar que de romántico poco tenía, pero que a ojos de cualquiera parecía ahora el más hermoso de los escenarios.

El pequeño se mecía suavemente entre los brazos de Yoochun e intentaba calmarse lo suficiente para poder hablar, clavando su mirada nuevamente en el pasillo ahora vacío sonrojándose un poco al pensar de pronto que Jaejoong y Changmin habían presenciado todo aquello, todo su sentir que era únicamente para Yoochun, pero ahora nada de eso importaba…no importaba si los demás podían ver su amor por Yoochun, si este no lo sentía.

Por que de alguna manera en tanto calmaba su llanto podía darse cuenta de que este era diferente a los de antes, era casi más frío, más mecánico, era un abrazo que tenía por fin…calmar su llanto nada más.

Era aquello lo que no le dejaba continuar acariciando lentamente su piel, ni pegarse a su cuerpo o besar con tranquilidad sus labios, una barrera inexistente que ambos habían puesto entre ellos, y que ahora que su respiración estaba más tranquila y los latidos del corazón de ambos se podía escuchar con claridad en el lugar

…estaba más presente que nunca…







CAPITULO 22

Ahí estaban ambos…Yoochun apoyado contra el ventanal de la habitación que en Japón todos compartían, sin mirarle precisamente a la cara, sus facciones denotando un poco más a cada segundo del dolor que desde hace días le carcomía por dentro, sus ojos reflejando las luces de la ciudad por todo brillo propio, su figura casi demacrada reflejándose en la ventana, pero él no parecía notarlo.

Junsu por el contrario había tomado lugar apoyando su espalda contra la puerta del lugar, sabía que el pelinegro quería hablar de ellos, pero no correría por un sólo segundo el peligro de que este en un arranque de frustración o rabia pudiese querer escapar de la habitación, por una vez en su vida, estaba dispuesto a decírselo todo, por que así no era como quería las cosas, por que había sopesado las posibilidades, y prefería perderlo todo…a quedarse junto a él a medias…

-Estaba asustado…-murmuró Yoochun- tenía dudas y temores y tu…no contestabas mis llamadas…comencé a sentirme solo y traicionado, comencé a imaginar miles de cosas que podías haber hecho y no habérmelas dicho, temí que fuese mi culpa, que en algún momento te hubiese descuidado y que…-un sollozo ahogado escapando de sus labios obligándolo a omitir el resto en tanto ocultaba su mirada con sus cabellos negros- Emily apareció de la nada…no tenía planeado nada con ella, sólo quería olvidar…quería dejar de pensar…quería hacerte daño…-murmuró con la voz débil- quería hacer algo peor de lo que tú para…no sé para que…-volviendo a sollozar
-pensaste en mi…?-preguntó con la voz desvalida-pensaste en mi mientras…?-cerrando los ojos fuertemente-mi-mientras…
-pensé en ti más que nunca…-sonrió tristemente-pensé en tus manos y en tu piel, en tus besos, en…nuestro amor…en como estaba hiriéndote con ello y yo aún sin saber…quise detenerme…quise dejarla ahí sobre la cama y llamarte...
-y por qué no lo hiciste?! Que caso tenía seguir con ella eh?!-preguntó soltando las lágrimas retenidas con rabia- que tenía ella que no tuviese yo Yoochun…!!
-no tenía nada que ocultarme…-le miró dolido como pocas veces lo había hecho- no tenía nada que perder con ella…no tenía mentiras para mi, ni nada que ofrecerme…
-yo tenía demasiadas cosas para ofrecerte…-sollozando
-cosas como cuales eh?, más mentiras? Como iba a saber yo que todo lo que me ofreciste siempre era real entonces? Como iba a estar seguro de que todo lo que me habías dado siempre era real?!-levantándole la voz
-no tenías derecho a dudar de eso!!-sollozó sin control devolviéndole los gritos con creces-no tenías derecho a dudar de mi amor…no tienes ningún derecho a dudar de eso…!!!
-lo lamento…-bajando nuevamente la mirada
-y lamentándolo cambias algo?! Lamentándolo quitarás el haberla tocado como sólo debías tocarme? Cambias el que te haya tocado como sólo yo debía hacerlo Chun?!-alterándose notoriamente y avanzando con paso pesados hacia él para mirarlo a los ojos
-no es como si tuvieses derecho alguno a reclamarme eso verdad?!-le espetó mirándolo a los ojos

Y Junsu tardó unos momentos en darse cuenta de que había abofeteado con fuerza la mejilla del mayor, quién con la mirada baja y la mejilla roja en el lugar donde su mano había golpeado fuertemente su piel se negaba a devolverle la mirada, asustado intentó entre débiles tartamudeos acariciar la piel dañada pero la mano del mayor detuvo la suya sujetándola por la muñeca y alejándolo de él con un leve empujón para salir de su alcance, jamás…jamás en todos aquellos hermosos meses de relación había abofeteado a Yoochun…

La piel de su mano ardía levemente en tanto él asustado le seguía con la mirada dispuesto a correr en cualquier momento a la puerta para impedirle salir de ahí pero Yoochun sólo caminó lentamente hasta el otro extremo de la habitación sin permitirle acercarse mientras llevaba sus dedos a acariciar su mejilla con suavidad.

-entonces…-intentó Yoochun que no fallara su voz-entonces ella dijo que eras un niño a mi lado…y el mundo se detuvo Junsu…y te odié…te odié como nunca pensé hacerlo…fue por ello que no me separé de ella…fue por eso que luego necesitaba oír tu voz…que me dijeras que me amas…quería odiarte y no pude…por que te necesité como nunca…estaba en mis planes tenerte lejos…para olvidar todo…para que tu pudieses olvidar también…por que yo no iba a escondértelo…-sollozó
-tampoco estaba en mis planes escondértelo para siempre Yoochun!-acompañó su llanto- en un principio, sé que fue un error, pero no quería perderte, luego no quería defraudarte, no quería hacerte daño y éramos tan felices…-rompió en llanto
-no éramos felices! Toda nuestra felicidad era una farsa Junsu!!-levantando la mirada con pesar
-no lo era!!-gritó mirándolo a los ojos- jamás fue una farsa todo lo que te amé…todo lo que te amo…si no te amara como lo hago jamás te hubiese contestado la llamada luego de que te acostaras con ella!! No te hubiese pedido que no te alejaras de mi!!...si no te amara así como lo hago…no habría venido por ti apenas supe que estabas aquí…-murmuró débilmente
-pero no querías venir! Ibas a esperar a que…
-Jaejoong dijo que no me atreviera a pisar este departamento…que no me dejaría verte que…
-Jaejoong?-sorprendido
-que estabas mal y que era mi culpa…y yo…no sabía si venir o no…me dijo que…me llamaste perra…-mirándolo con temor-lo hiciste Yoochun?

El pelinegro volvió a desviar la mirada frunciendo el ceño, lo había dicho si…pero no con la intención de que Junsu se enterara, jamás había sido con algo más que rabia y rencor…pero aún no se creía eso de que Jae le había dicho que no fuese por él…

-lo siento…estaba enojado…no sabía como reaccionar ante los demás...y yo…
-en eso me convertí para ti?...-sollozando entrecortadamente- jamás serás capaz de perdonarme esto…-dejándose caer sentado en una de las camas
-no quise decirlo Junsu…yo…-acercándose lentamente-sólo quiero entender…sólo quiero olvidar todo esto…
-olvidar que me acosté con Emily?-le miró desafiante
-si…-respondió intentando no sonar dubitativo aunque sabía que su voz le jugaba en contra- es todo lo que quiero para tenerte de vuelta Su…quiero entender…quiero saber que no fue importante, quiero…realmente quiero creer que no querías hacerlo…que no querías mentirme amor…
-yo ya te perdoné Chunnie ah…-le miró con tristeza a los ojos pidiéndole inconscientemente con esa mirada que se acercara aún más-yo te perdoné por que el amor que te tengo me basta…por que es mejor no estar…que estar sin ti…

Yoochun llegó a su lado sentándose cerca…muy cerca de él…mirándolo a los ojos con temor…lleno de dudas, lleno de tristezas…dejó que esta vez la mano suave del menor acariciara con lentitud su mejilla con la yema de los dedos arrancándole un suave quejido, le ardía, aún estaba rojo y algo hinchado, pero quería ese contacto, quería esa caricia, sabía que merecía ese golpe, se había dejado llevar por la rabia y le había sacado en cara aquello que se había prometido a sí mismo guardar en su interior, pero su necesidad de que Junsu supiera que tanto le hacía daño ese pensamiento era aún mayor.

Aún le escocía la caricia y cerraba los ojos dejando caer unas lágrimas que Junsu no tardó en pasar a llevar

-me dolió saber que me habías mentido…tanto tiempo…-mirando sus pies
-me dolió saber que habías querido hacerme daño-sonrió Junsu con cariño aún sin terminar las caricias en su rostro
-me dolió saber…que no fui el primero…y siempre creí serlo…-rió tristemente-parece algo superficial pero…siempre lamenté que no fueses tú el primero en mi vida…creí…que por lo menos yo lo había sido…creí que no me mentirías con algo así…
-me dolió saber que dudaste de mi amor…cuando yo jamás lo hice, aún cuando te acostaste con ella, aún cuando siempre te dí todo de mi…-tomó su mano fuertemente acabando con las caricias en su herida piel
-me dolió esa bofetada…-reconoció suspirando
-también a mi…-sonriendo tontamente

El pelinegro levantó la mirada hasta sus ojos rojos por el llanto al igual que los suyos y no pudo evitar sonreír, perdiéndose en aquellas orbes castañas, en las que siempre podía ver su reflejo, un reflejo empañado por las lágrimas que se acumulaban al tenerlo tan cerca, y quiso detenerlas, por que aquello que los separaba ahora era débil, por que conocían los temores del otro y ahí estaban para acabarlos, por que ahora sólo hacía falta el valor para hacerles frente y dejarlas atrás.

Por que ahora estaban seguros de que había cosas mucho más importantes que un par de mentiras entre ellos que guardar como recuerdos, y podía ver en su rostro las ganas de lanzarse sobre sus labios y besarlos como no se había atrevido a hacerlo desde que supiera que se había acostado con otra…otra que parecía borrarse poco a poco de sus recueros, otra que olvidaban a cada segundo cada vez que se acercaban un poco más mirando fijamente los ojos del otro para estar seguros de que ambos deseaban ese roce.

Para estar seguros ya de que habían dejado atrás el remordimiento y que sólo retomar la confianza faltaba ahora…y era algo a lo que un beso podía ayudar.

Por lo que cerrando la distancia entre ambos el mayor topó sus labios suavemente cerrando fuertemente los ojos, creyendo por un momento que le sabrían diferente, o que quizás sus labios no eran tan suaves como el recordaba, relajándose lentamente al notar que la seda poco tenía que hacer en contra de aquella suavidad.

Junsu ensimismado en aquel puro roce cargado del más tierno amor que pudiese a alguien correrle por las venas, se dejaba llevar por los suaves y lentos movimientos de esa boca que le traía loco, aquella boca que extrañaba demasiado para ser realmente cierto, siguió el curso de estos en el momento en que se separaron dándole acceso a su boca la cual el mayor terminó tomando con lentitud, acariciándola como si fuese la primera vez, recordando cada milímetro de esta, sintiéndolo estremecerse bajo su contacto.

Y al momento de enredar su lengua suavemente con la suya el menor no pudo evitar gemir quedamente y es que nadie, sólo Yoochun conseguía ponerle así sólo con un beso, y lloró al notarlo

Lloró al notar cuanto le había extrañado
Lloró al pensar siquiera que podía haberlo perdido
Lloró al saber que con ese beso estaba confirmándole que se quedaría a su lado
Lloró al darse cuenta de que le estaba perdonando

Y al percatarse de que pasara lo que pasara, siempre le seguiría amando…

Todo lo que le había dicho era cierto, todo lo que había esperado de él estaba ahí, sólo quería que acabara, que aquello significara el comienzo de algo mucho mejor, quería estar seguro de que en ese momento ya no habría más dolor, que no habría más desilusiones y sollozó levemente cogiendo al chico por la camisa en el momento en que este agrandaba la distancia entre ambos buscando terminar con ese beso que él mismo había comenzado con miedo, no quería que se apartara, no así, no tan de prisa.

Pero Yoochun cogió sus manos con ternura y las apartó de su cuerpo con suavidad antes de deshacer el beso, quería mirarle a los ojos y descubrir que tanto había significado aquel roce para él, quería ver como antes, su mundo reflejado en aquellas orbes castañas que hasta hace unos momentos poco brillo poseían.

Y sus facciones llenas de miedo le hicieron ver que de pronto el delfín había pensado que había decidido detener ese beso por que tal vez, sólo tal vez, no había sentido lo mismo que él, cosa que dio por errada al momento en que buscara recuperar su sonrisa al regalarle otro roce en los labios.

-te amo Susu ah…-dijo emocionado limpiando las lágrimas del delfín con sus dedos-siento…realmente siento haber dicho y hecho tantas estupideces…-con la voz temblorosa-no quiero perderte, cometí una estupidez en el momento en que pensé que te quería lejos, sabes que no es cierto eso verdad?-volviendo a rozar su nariz esta vez con sus labios-no podría vivir un segundo más sin esto sin ti, sin tu amor…
-sólo quiero que entiendas Chunnie…que si me acosté alguna vez con ella no fue con la intención de hacerte daño…-acariciando sus manos- que si no te lo dije fue…
-por que no querías perder esto…por que no querías desilusionarme de esa manera Junsu, lo sé, yo entiendo…entiendo que lo más importante ahora es amarnos, sin mentiras, sin errores de por medio…sólo tu, yo y nuestro amor baby…sólo esto…
-sólo lo que tu quieras Yoochun…-sonrió dejando que las manos de otro tomaran sus mejillas- sólo esto para los dos…-murmuró antes de dejarse besar nuevamente

Y Jaejoong se separó de la puerta suspirando aliviado, con una leve sonrisa en los labios, sí, se había quedado junto a la puerta temiendo el momento en que su nombre saliese a conversación, por que sabía que saldría de un momento a otro y estaría dispuesto a entrar para intervenir y asumir la culpa de no haber hecho las cosas como correspondía, pedir perdón, etc.

Pero al parecer no había hecho falta, aquellos dos estaban tan pendientes el uno del otro, tan ensimismados en sus propios pensamientos, en lo que estrictamente tenían que resolver que al parecer le habían pasado por alto, volvió a suspirar fuertemente cuando una voz a lo lejos le sobresaltó

-Jaeboo sigues ahí?
-cla-claro ya…-alejándose de la puerta a paso lento llevándose nuevamente el fono al oído-lo siento…
-y que tal? Como están?
-creo…creo que ya están bien…-entrando a la cocina dedicándole a Minnie una hermosa sonrisa asintiendo suavemente con la cabeza haciendo que el menor hundiese la cabeza entre los brazos suspirando fuertemente aliviado- Minnie también estaba preocupado…
-me hubiese gustado estar ahí ahora…pero ya mañana regreso Boo-sonrió con suavidad- cuida de ellos amor…
-lo haré…prometo no volver a equivocarme así Yunnie…te necesito a mi lado…sabes? No es fácil ser padre soltero…-sonrió sonrojándose levemente
-no es fácil estar lejos…-suspiró-le das mis saludos a Minnie
-ok, Min, dice que te ama-le habló al menor
-un beso para Appa-le contestó al mayor
-un beso para ti-se sentó sobre la mesa de la cocina- quieres hablar con alguno de los otros críos?
-no, esta bien así, déjalos hablar…aún deben estar preocupados en sus cosas…
-ok…-contestó la sonrisa del menor
-estás sonriendo Boo?
-eh?-sonrojándose
-nada...es que lo imaginé…te amo Boo, adiós…te veo mañana
-ok...también te amo-sonrojándose aún más

Jaejoong cortó la comunicación con una amplia sonrisa en sus labios, despertando de su trance al repentinamente escuchar una sonrisa de parte de Changmin que le miraba con tranquilidad.

-has hablado con Song Lee?-le miró dulcemente a los ojos
-pues…algo…no ha tenido mucho tiempo últimamente…pero me habla cada que puede…-jugueteando nerviosamente con sus manos
-cuando lleguemos allá lo invitarás a cenar, está bien?
-ok…-sonrió nervioso
-estoy seguro de que Yunho ah querrá hablar con él otra vez…también yo quiero hacerlo

Changmin volvió a sonreír al hundir nuevamente la cabeza entre los brazos observando a Jaejoong sacar algunas fresas del refrigerador.

-crees que el yoosu esté de ánimo para pastel?-le sonrió al menor


Junsu respiraba pausadamente ocultando su rostro en el cuello del mayor, es que respirar ese aroma, saber que compartían el mismo aire…ya con eso toda la calma volvía a su mar, la corriente seguía su curso y de sus labios se adueñaba una sonrisa ligera.

Ambos recostados en la cama del mayor, quién con sus brazos le sostenía apegado a él, enlazando sus piernas y acariciando su espalda y su cabello con sus aún temblorosas manos, Junsu besando cada tanto castamente la piel expuesta por los botones de esa camisa que Yoochun había decidido no abotonar esa mañana antes de tomar el avión con destino a casa y que había olvidado luego al ver a Junsu en el marco de la puerta.

Sonrió al besar una vez más su frente respirando el inconfundible aroma que despedía su cabello y le abrazó aún más contra su cuerpo sintiendo sus manos estrujar su camisa y luego una leve risa contra su pecho

-me ahogas Chun-su voz amortiguada contra la tela
-no no lo hago-dejándole apartarse para luego mirarlo a los ojos sin dejar de sonreír
-pensé que no te vería sonreír así para mi de nuevo…-contestó a su mirada cargada de amor y ternura

Y Yoochun terminó por girarse sobre la cama para apresarle dulcemente bajo su cuerpo para besar con sus labios las lágrimas que se habían acumulado en sus ojos pero que no había dejado caer, y que ahora salaban sus besos los cuales morían dulces en la boca del delfín quien ni siquiera se percató del momento en que cruzó ambos brazos tras su cuello como tantas veces antes.

Por que esta vez no le permitiría separarse









CAPITULO 23

Los dulces besos del delfín parecían eternos, le robaban el aire, comenzaba a sentir en su interior aquella exquisita calidez que le invadía cada vez que se encontraba de aquella manera con el, podía sentir su cuerpo temblar levemente bajo el suyo y sus manos revolver su cabello sin prisa, suspiró fuertemente, como extrañaba eso, su respiración regulada por la suya propia, los suspiros y las caricias más tiernas y sugestivas a cada segundo, como los roces que ese cuerpo le regalaba y que comenzaban a despertar cierta parte en su anatomía que no estaba seguro de poder controlar.

-Junsu espera…-suspiró contra sus labios a ojos cerrados notando como los brazos del pequeño hacían presión en su cuello para atraerlo hacia él
-Chunnie…-contestó como pudo aquel susurró, sus mejillas sonrosadas mientras a ojos cerrados también intentaba volver a capturar esa boca
-baby yo…estás seguro de querer esto?-le miró a los ojos preocupado, no quería que Junsu recordara de pronto que se había acostado con otra y le rechazara, realmente sentía miedo de aquello
-seguro…-con su respiración notablemente alterada mirándole a los ojos

Yoochun sonrió tiernamente sonrojándose también, podía ver en sus ojos un brillo que con facilidad opacaba el de las luces de la ciudad aquella noche, era su mundo, otra vez tan cerca como siempre lo quiso. Y dejó deslizar sus labios lentamente otra vez sobre esa boca, lamiendo con lentitud su labio inferior provocando que los separara aún más buscando sentir la profundidad de aquel beso, una que volvió a regalarle lentamente al tiempo que se acomodaba sobre su cuerpo instalándose entre sus piernas y dejando que sus caderas se recargaran suavemente sobre las del castaño arrancándole el primer gemido al pequeño al rozarse ambos miembros levemente excitados por sobre la ropa.

Los sonrosados y húmedos labios del mayor descendiendo por su mejilla con toques suaves y tímidos, como quién no recuerda bien el camino y está ansioso por llegar al final, pero haciéndolos más seguros al oír junto a su oído la respuesta esperada a tan insinuantes caricias, gemidos suaves…casi murmullos de placer…

La boca de Yoochun se divertía en su cuello en tanto a él le hacía falta el oxígeno por lo que una suave mordida terminó arrancándole un jadeo algo más escandaloso que los anteriores, un par de traviesas y conocidas manos perdiéndose bajo su polera comenzando a acariciar su cadera y sus costados con maestría, sabiendo exactamente que aquella era parte de su piel más sensible al tacto por lo que con suaves masajes circulares de sus dedos consiguió que el chico jadeara levemente cada vez que le rozaba sin dejar de estremecerse.

Junsu le miró a los ojos pidiéndole silenciosamente que le dejara desvestirle a lo que el otro accedió sentándose en la cama y dejándole levantarse también pero el castaño no perdió oportunidad de tumbarle en la cama con una alegre sonrisa besando sus labios antes de bajar hacia su pecho pasando por su barbilla y desatando cada botón de la camisa del ratón evitando que sus labios rozaran su piel cosa que comenzaba a desesperar al ratón más aún cuando le vio descender hacia su cinturón conteniendo la respiración y suspirando fuertemente con las mejillas sonrojadas al verle subir besando lenta y suavemente su piel, delineando con su lengua cada músculo, succionando sus pezones y recordó repentinamente como hubiera extrañado ese contacto aquella noche en que había cometido el error más grande de su vida, como había extrañado esa boca, ese rostro que ahora disfrutaba a ojos cerrados del sabor de su piel de la manera más dulce que alguien pudiese hacerlo, regalándole tanto placer con el sólo toque de sus manos que parecía mentira.

Rió agitadamente al pensar que estaba siendo demasiado escandaloso, aún más que el delfín, y eso ya era mucho decir, ya era hora de cambiar las posiciones no? Con un rápido movimiento volvió a tumbarle en la cama devorando sus labios, el menor desviando su rostro

-no...nh …no me has de-dejado desvestirte aún Chunnie ah…-sujetándose de sus hombros
-te has demorado demasiado-rió en su oído con voz desesperada
-quería…ah…
-no quieres esto baby…?-levantando la playera del menor lentamente dejando besos cortos y rápidos en su pecho en tanto iba subiendo la prenda
-cla-claro que lo quiero…Chunnie!-al sentirlo morder una de sus tetillas
-shhh…están todos en casa…-lamiéndola dulcemente
-chunnie…chunnie por dios que… nh…que importa!-rió viéndose interrumpido por un gemido
-no imaginas como te extrañaba Su…-besando sus hombros con suavidad-como extrañaba tu piel…-bajando por sus pectorales-tu cuerpo…-pasando por su vientre-tus besos…-mordiéndole suavemente sobre la ropa interior arrancando un gemido desesperado de sus labios-esa forma de gemir…
-Yoochun ah…

Repentinamente el menor se vio de boca en la cama Yoochun tomándose tranquilamente el tiempo de besar su cintura, su espalda, su nuca…Junsu gimiendo como si la vida se le fuese en ello, sintiendo aquellos labios bajar nuevamente al tiempo que esas manos le quitaban los pantalones, acariciaban sus piernas, su trasero, la ropa interior quedaba perdida en algún lugar de la habitación el volvía a estar de espaldas en la cama.

Junsu le miraba sonrojado desde el colchón es que había sentido la imperiosa necesidad de besarle hasta el último recoveco de la piel por lo que sonriéndole con ternura y aún inclinado sobre él tomó una de sus manos y besó suavemente sus dedos, sus nudillos, su muñeca, su ante brazo…parte por parte, con paciencia, el delfín sonriendo a cada suave roce de su boca disfrutando exquisitamente de aquella sesión de besos que el ratón le estaba regalando, viendo presos nuevamente sus labios en una caricia suave y tímida que terminó en un lento suspiro escapando de labios del pelinegro.

-Te amo Junsu ah…
-también te amo Yoochun ah…

Embelesado como estaba mirando aquellas orbes oscuras no se percató de que el mismo pelinegro había terminado por quitar su propia ropa interior dejándole ver un miembro erecto y duro que no tardó en mirar con deseo besando al mayor en los labios para ir recostándolo poco a poco en el colchón, se saltó el camino de húmedos besos que usualmente habría trazado en su piel y lamió lentamente aquel trozo de carne expuesto y que consiguió arrancar un ronco y profundo gemido al mayor

-shhh…están todos en casa…-sonrió traviesamente soplando sobre la punta
-Junsu ah!

Sus labios tomando con suavidad la punta del miembro de Micky para comenzara succionarla suavemente a una velocidad cada vez más urgente las manos de mayor cogiéndolo de los cabellos para rogarle que lo tomara por completo, cosa que no tardó en hacer ante la presión que ejercía el chico que desesperado gemía roncamente cada que sus labios recorrían tan exquisita extensión como si fuese un dulce, su caramelo más exclusivo.

Sintió en su boca aquel sabor que le trajera tantos recuerdos, quejándose en un susurro al sentirse alzado por los brazos como un bebe al que Yoochun besaba con locura lamiendo toda su esencia de aquellos labios, Junsu degustando aún su sabor, el mayor queriendo arrebatárselo en una sutil guerra en la que sus lenguas terminaron por ceder y besándose con lentitud fue que el ratón le recostó nuevamente en la cama con ternura, mirándolo lleno de deseo, ansioso, tímido en un principio, queriendo tocar y devorar salvajemente lo que sabe suyo pero teniendo extrema precaución al hacerlo, pidiendo permiso, tocando suave, reteniendo la desesperación al borde de la locura con una dulce mirada de los hermoso ojos de su delfín que le indicaran con un sutil brillo que estaba listo para lo que seguía.

Tomó lugar entre sus piernas deslizándose suavemente por su piel viendo que Junsu estaba tan ansioso como él, su cuerpo perlado por el sudor, brillando a la luz de la luna, sus ojos opacando el brillo de la ciudad, sus manos deslizándose por sus propias mejillas atrayéndolo hacia él.

Una invitación a besar una vez más esa boca…
Una invitación que no rechazaría…
Un beso que no dejaría escapar…

Su miembro rozando la entrada del menor arrancándole un gemido que no conseguiría romper esa unión de sus bocas si no hasta que se acabase el aire en los pulmones, sino hasta el momento preciso en que su miembro erecto comenzó a introducirse en su cuerpo arrancando un suspiro de profundo placer al pequeño quién arqueó la espalda provocando el aprisionamiento de su erección arrancándole un grave gemido al apoyar suavemente la frente en su pecho relamiéndose los labios con lujuria, sonriendo contra su piel al saberse en su interior, jadeando ante el leve movimiento de caderas que le delfín iniciara cogiendo con ternura sus cabello revolviéndolos lentamente al compás de las embestidas que comenzara a propiciarle, embestidas lentas y pacientes, buscando sentirse, saberse propiedad del otro, una de sus manos recargada contra el colchón, la otra atendiendo con la misma suavidad y paciencia con que le hiciera suyo.

Por que a pesar de que hubiesen querido que aquel fuese un encuentro por demás salvaje y apasionado, nada podía ser mejor que eso…tomarse su tiempo…

Para recordar,
Para revivir,
Para marcar,
Para asegurarse de que nada había cambiado,
Para retomar los fuertes lazos que por segundos creyeron perdidos,
Sintiendo presente la confianza que ya nunca más haría falta,
Olvidando los secretos que quedaban por contar…

Por que era el comienzo de algo nuevo…

Algo que esta vez partía desde cero…

Cimentado en un amor que era

…Sin duda alguna….

…Eterno…



-------------------------------


-Yunnie…calma si?-susurró Jaejoong dando los últimos toques a la mesa
-como puedes estar tan tranquilo Boo…sabes lo que significa que recibas al…a…al novio de tu crío en tu casa?!-poniéndose de pié nuevamente
-pues significa que nuestro crío es feliz no?-dándole un trozo de zanahoria
-creo…
-…-tarareando suavemente un canción
-Boo…
-dime Yunnie…-suspirando con paciencia
-no dejaré que se lo lleve…-mirándolo con un puchero
-que?-rió suavemente sin dejar de cortar la verdura
-no dejaré que se lleve a Min esta noche después de esto…
-Yunho!-le reprochó
-estás loco? Crees que no sé lo que se sentirá con la autorización de hacer?
-no necesita tu autorización para hacerlo…necesita la de Minnie…
-por eso es que…-sacando su celular
-no lo harás-quitándoselo de entre las manos
-Boo!
-shhh-besando suavemente sus labios-déjalo amar Yunnie ah….déjalo amar como tú me amas…-murmuró contra sus labios sentándose a horcajadas sobre él

Y Yunho pareció perderse en aquella dulce mirada que silenciosamente le incitaba algo más…sí, definitivamente algo más que cortar zanahorias…

Dejó que sus manos recorrieran dulcemente su cintura en tanto le besaba con amor hasta que pudo desatar aquel delantal de cocina que le daba aquel aire sexy y desordenado, ese que le invitaba a devorarlo ahí mismo, y era precisamente lo que iba a hacer luego de haber hecho lentamente a un lado el delantal de cocina cuando antes de que pudiese tomar entre sus labios la nívea piel de su cuello un susurro algo agitado de su melodiosa voz le detuvo súbitamente haciéndolo sonreír.

-En la cocina no Yunnie…

Sí, había hecho uso de todo su autocontrol para eso, pensó sonriendo con las mejillas sonrosadas en el momento en que el menor le alzaba en brazos sin dejar de mirarle a los ojos para encaminarse lo más rápidamente que podía hasta la habitación.


---------------


En tanto Minnie se encontraba envuelto en suaves sábanas blancas, sonrojado hasta las orejas, dándole la espalda desnuda al chico que se aferraba a su cintura dejando que su cálida respiración fuera la que tranquilizase sus sentidos completamente alterados a causa del orgasmo, una sonrisa por demás hermosa adornando sus facciones.

Había vencido la inseguridad, el temor, todo gracias a aquel chico que tan sonriente como él descansaba a su lado, dejándole conocer cosas nuevas, como por ejemplo…y sólo por que era lo menos vergonzoso que podía enumerar, el olor a limón de sus sábanas, ese que ahora llevaba impregnado en la piel, ese que sabía Yunho notaría cuando llegar a casa, ese que seguía nublándole los sentidos.

-Changmin ah…-murmuró el chico dejando rozar sus delgados labios contra su piel
-mmm…?-suspiró aún nervioso de la situación
-crees que Yunho me…me acepte?-voz preocupada
-claro que sí…-intentando tranquilizar los latidos que había sentido acelerarse
-estoy asustado…
-también yo lo estaba…-acarició sus manos que se enlazaban en su pecho
-confías más en mi ahora…?-suspirando de nueva cuenta
-no podría confiar tanto en alguien…no te obligaré a ir a casa…
-no voy a retroceder ahora minnie…te quiero conmigo-atrayéndolo más hacia él-te quiero para mi…quiero que todos sepan que eres mío…-besando suavemente la piel de su espalda
-Lee…-gimió suavemente ante el tierno roce
-Te amo Min…-volvió a pegar su mejilla a su piel-enfrentaste todos tus miedos por mi…por mi verdad?-asomando su cabeza sobre su hombro para mirarle sonrojado también a los ojos
-por ti…-susurró en respuesta besando dulcemente su mejilla
-entonces también yo lo haré por ti…

El menor volteándose a refugiarse en ese fuerte par de brazos para corresponder un beso que hace rato hacía falta, una caricia de sus cuerpos que aún quedaba reprimida, y un suspiro que había permanecido ahogado en sus gargantas.

Un amor como el que soñaron, un amor como ese que siempre habían deseado, era esa la promesa que Changmin podía distinguir en sus ojos, era esa la promesa…que siempre habían querido sellar…


---------------------------------------

La cena estaba servida, Jae sonreía amablemente al par de chicos en la puerta y Changmin no podía dejar de sentirse intimidado ante la mirada del líder quién le inspeccionaba de arriba abajo, con una severa mirada que llevaba escrito “No quiero saber lo que estuvisteis haciendo hoy en la tarde” pero aquello aplacado por una dulce sonrisa cada que su mirada se cruzaba con la de Jaejoong.

Aliviados sin entender bien por qué se sentaron a comer sin importar que el yoosu no hubiese hecho aparición alguna todavía, Jae había dicho que no los esperaban hasta media hora más tarde, por que sí, todos imaginaron lo que había sucedido apenas ambos chicos cogidos de la mano cruzaran la puerta.

Yoochun dando rápidas excusas del por qué de su tardanza en tanto Junsu guardando silencio completamente sonrojado tomaba asiento junto a Jaejoong, atragantándose con el pescado al sentir el pié del ratón entre sus piernas presionando suavemente su miembro en el momento en que el silencio se hubo hecho en la mesa y los únicos que cruzaban miradas expectantes eran Min y Yunho quienes le miraron con el ceño fruncido por lo que se vio obligado a mirar al pelinegro frente a él con reproche en tanto este sonriendo divertido se negaba a quitar su pié del sensible lugar, obligándolo momentos después a ponerse de pié para caminar rápidamente hacia el baño, donde se encaminó cierto ratón segundos más tarde con el pretexto de no saber que sucedía con su delfín.

Song Lee en tanto ignoraba todo aquello y mantenía la cabeza baja sabiendo que Jaejoong no le estaba quitando la mirada de encima inspeccionado cada uno de sus movimientos, poniéndole más nervioso que el mismo Yunho…si el chico no encontraba delicioso su pescado…Min tendría que buscarse otro novio.

FIN









**todos los coemntarios de este fic deben ser dirigidos a Hitomi**



--------

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j