5 may. 2009

TU CORAZÓN LO SABE

(KALIMBA)






Yunho a veces tenía ideas verdaderamente creativas, pero sustancialmente peligrosas. Sin embargo, no era como que el moreno hubiera dicho: “cántale mientras intentas declarártele de forma sutil”… No, él no dijo nada de eso, pero… este juego para divertirse un rato estaba rayando en ello, porque, a su adorado e inteligente, s siempre afectivo, líder, se le había ocurrido decir…

- hagamos cada uno un número con nuestra canción favorita actual, y que obviamente no sea nuestra…

Y listo, la tuvo liada desde ahí, porque esa mañana se había topado por casualidad con una canción de un cantante latino, una con ritmo muy pegajoso de la que no estaba completamente seguro del significado de la letra, pero, usando uno de esos traductores en línea, se había dado una muy buena idea de los versos en español, los que estaban en inglés habían sido más fáciles… y bueno, el punto era, que traía esa canción rondándole en la cabeza todo el día… y ahora, por más que quisiera pensar en otra y no relacionarla con cierto ratoncito que tiene impregnado en cada uno de sus sentidos, no podía, porque mientras más pensaba, más parecía reproducirse la música en su mente.

Y no era como que la canción fuera así súper romántica, ni nada, no! Era simplemente que tenía una cadencia y cada palabra contenida en ella algo le recordada de Yoochun… su querido Chunnie, ése con quien hacer fanservice es la gloria, pero que ni enterado de sus sentimientos por él.

Para rematar, la suerte era cruel (o tal vez no) con él, porque después de mucho debate entre los cinco sobre quién iría primero, lo habían terminado por decidir con piedra, papel o tijera… y Junsu no es malo en ese juego, pero… total, que le tocó primero.

Hicieron los muebles de la estancia a un lado, dejando gran parte de la sala como una especie de miniescenario, en el sofá sentados los cuatro. Jae al medio entre Yunho y Min, pero como no querían estar todos apretujados, a Yoochun le tocó sentarse en el apoyabrazos. Todos esperando por Junsu, que había ido a cambiarse a su habitación por lo que le inspiraba la canción que definitivamente se negó a salir de su cabeza.

Volvió vestido con unos sencillos jeans, playera negra, una chaqueta gris deslavado y un sombrero del mismo color.

- mierda, cómo es que no me vino ninguna otra canción a la mente… - el karaoke estaba listo, Junsu con micrófono en mano.

Las luces del departamento apagadas, las lámparas encendidas, cubiertas con mascadas de seda que hacían de la luz una tenue luminosidad que llenó la estancia de un toque romántico.

Junsu podía sentir la mirada de sus cuatro amigos, y podía vislumbrar una sonrisa en cada uno; la de Yunho y Jae claramente pícara, como si supieran lo que vendría después; la de Min, arrebatadoramente acusadora, porque era el único que sabía de esa canción que se le había grabado en la cabeza (él lo había tenido que aguantar cantándola una vez que se la aprendió, cosa de dos horas después de haberla escuchado la primera ocasión), además, él le había ayudado a bajar la pista para el karaoke. Y la de Yoochun, simplemente expectante, claro, porque el muy atolondrado no tiene ni idea de lo loquito que tiene al delfín.

Podía arrepentirse, podía simplemente pasar de largo con el jueguito este, que mas que juego era simple entretenimiento y una forma de salir de la rutina. En fin, que aunque podía arrepentirse, no lo hacía, porque él tiene antes que nada, el carisma para hacerlo todo, incluyendo cantar una simple y pegajosa canción.

Llevó el micrófono a su boca, iniciando con el primer verso de “Tu corazón lo sabe”…

Give yourself, a little love
Uuuuuh!! Baby yeah! and Give it all for the world baby,
Give yourself, a little love
and I Give it all for the world baby, Mmmmm!!!

Palabras en un perfecto inglés, los acordes de la pista comenzando a sonar, dejándose envolver por esa canción que lo hacía sentir un montón de cosas. Pronto su cuerpo comenzó a moverse de forma natural al compás del sonido, su voz deslizándose en un tono variante entre la seguridad, la sensualidad, la coquetería, la simple diversión, dejando una a una cada frase fluir desde su garganta en perfecta armonía.

Come on, era tarde yo me desperté y la gente seguía aquí yeee.
Era martes creo que fue desde el domingo que me perdí yeeee uuuu
Ni un instante pa' alocarme porque dentro de ese bit yo encendí,
y encontrarme en este viaje, escuchando, delirando nunca me he sentido así

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Los pasos le fluían de forma tranquila, movimientos pausados que denotaban el disfrute que tenía con esa canción de la que lo que mejor podían entender era el ritmo y los versos en inglés. Pero, por la forma en que bailaba, les quedaba claro que lo estaba gozando.

En la mente del pelirrojo una serie de recuerdos cual escenas de una película, todas esas ocasiones en las que se molestaban antes de levantarse y salir de sus camas, la de veces que se tuvo que morder los labios para no besarlo mientras dormía. Lo extraño que se sintió desde la primera vez que ese deseo se convirtió en un pensamiento delirante que lo trastocaba y le hacía tener lindos sueños en los que el ratón le correspondía.

Que desmadre nadie sabe lo distinto que me sentí, yeee
No hay culpable, es la sangre la que me hace vivir así, yeee, mh
Siento el aire despegarme, muevo el cuerpo y todo al rededor de mi
Solo vale olvidarse, escuchando, delirando nunca me he sentido así

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Maldición! Los otros tres habían desaparecido de su campo de visión, su cuerpo reaccionaba atraído por el pelinegro, danzando hacia él, llegando hasta quedar de frente, mientras la letra seguía fluyendo desde su garganta, posó una mano sobre el hombro del ratón, deslizándola por su brazo, viajando por su pecho, recibiendo una sonrisa nerviosa por parte de Yoochun, acentuada por la clara confusión de sus oscuros ojos.

Cómo podría él llegar a explicar lo que es descubrir que te has enamorado de tu mejor amigo, sobre todo cuando este es un chico igual que tú. Tendrá idea ese ratón despistado de lo que sintió en su interior la primera vez que sintió celos, como si algo explotara en su interior y se hiciera añicos.

Come on get down
Shut up… Shut up… Shut up… Shut up… Shut up… Shut up… Shut up

Como poder para mis pies, no hay manera
El tiempo se detiene y, yo sigo bailando aquí
Quiero sentirlo en mi cuerpo mientras pueda
La música está en mi

Yoochun estaba entendiendo perfecto la letra en inglés, pero no alcanzaba a captar esos otros versos cantados en un idioma que recuerda levemente como el español. Como fuera, Junsu si que sabe cómo mover el cuerpo, esos movimientos circulares de cadera que tanta fama de chico sexy le han dado al delfín. Y cielos! Lo estaba descontrolando al cantar y bailar así para él, porque eso es lo que está haciendo, a los demás ni se les acerca, es más, tiene la impresión de que se están divirtiendo porque lo están tomando como una escena 100% YooSu. Si tan solo Junsu no lo hubiera hecho ponerse de pie y seguirlo al medio de la pista, tal vez no se sentiría tan avergonzado por la forma en que acerca a su cuerpo, haciendo que se rocen.

El pelirrojo quería dejarle claro algo al pelinegro, quería hacerle saber que había solo una cosa que lo unía a él de forma especial, mucho más allá de la amistad. Quería dejarle claro que la música que mueve su cuerpo es justamente el propio Yoochun, que son sus sonrisas la melodía mas suave que alegra sus días, que es su voz al hablar el tono más exquisito que lo hace temblar de emoción, que es su canto el más sensual llamado al pecado, que es su cuerpo el único manjar que teme no probar antes de marchar al otro mundo.

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Give yourself a little love, no esperes mas
Give it up for the world, muévelo mas
Tu corazón lo sabe, come join the latin party

Come on get down!!!

El pelirrojo seguía en lo suyo, dejándose llevar por esa canción que se había apoderado de sus sentidos de la misma forma en que el ratón se adueñó de todo su ser. Bailaba alrededor de él, siguiendo con sus rítmicos pasos, deslizando alguna de sus manos por el cuerpo del pelinegro, acariciando sugestivamente sus hombros, sus brazos, su pecho, haciendo que algo despierte en su interior, que lo inquiete de sobremanera y no halle qué hacer, puesto que ni siquiera se movía, no bailaba para acompañarlo, solo estaba ahí de pie sintiéndose avergonzado por algo que Junsu hace todos los días, cantar y bailar… ok, si bien en ese momento el asunto es que lo hace solo para él.

Y sin darse cuenta, Junsu ya estaba completamente pegado a él, moviéndose con sensualidad, haciendo que sus cuerpos se rocen con más facilidad, cantando con el mismo candor, con la misma alegría, con el mismo derroche de carisma, con la intensidad brillando en sus ojos, su mirada clavada en la de Yoochun, cuya mano se fue instintivamente a la cintura del pelirrojo, acercándolo completamente a él, viendo en la expresión del delfín que esa canción era más que un gusto por su pegajosa melodía, era que le significaba algo emocionalmente especial.

Cuando la última palabra salió de su garganta, sus rostros estaban más que cerca, podían sentir el aliento del otro golpeando contra su piel, sus miradas prendadas cómodamente la una de la otra. Junsu bajó el micrófono, sus manos descansando en sus costados, mientras la del ratón seguía adueñada de su cintura.

- mi corazón sabe ahora algo… - le susurró con esa voz ronca que tanto adora el pelirrojo, la sensualidad avasalladora con que le roza los labios… - sabe que te ama… - tomó la boca de Junsu entre sus labios, probándolos suavemente.

Jae, Yunho y Min sonrieron al verlos, besándose por primera vez tan despreocupadamente, ignorándoles por completo, mientras la canción original sonaba en la estancia y ellos decidían salir del departamento para darles algo de privacidad ahora que sin duda sus sentimientos estaban correspondidos.

Porque a veces, no es el corazón quien se encuentra ajeno a una realidad, sino nuestra razón pasando de largo ante lo que es más claro que el agua misma.

Junsu llevó sus manos al cuello de Yoochun, sintiendo como sus lenguas comenzaban su propia danza al ritmo de ese par de corazones que saben mas que nunca el amor que se tienen, en ocasiones mas claro para algunos, mas confuso para otros. De pie, abrazados en el centro de la estancia con las luces tenues y la noche cayendo afuera, saboreando un primer beso, de los muchos que le sucedieron cuando se internaron en la habitación a compartir mas muestras de su amor.

FIN







**todos los coemntarios deberan ser dirigidos a Felina**







--------------------------





1 ♥Comentarios♥ :

YooBin dijo...

Muy bueno el fic
corto preciso y consiso
hermoso y exquisito ........
nunca habia escuchado esa cancion te juro
y me encanto
e muy sexy y me imagine toda la situcion
muy bueno enserio
exelentes n__________________________n
como siempre Felina xD super weno

~.:Annyong:.~ Park YooBin

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j