1 sept. 2009

Cuidado con besarme

Titulo: Cuidado con besarme
Autor: Felina
Estención: Oneshot
Pareja: YunJae







Mirada… Sonrisa… un susurro… risa… un roce… sus labios…

Era la cadena de indicios que Yunho veía en el comportamiento de Jaejoong hacia su persona. Esa forma de mirarle, siempre con un destello seductor brillando en sus oscuros ojos; y cada una de esas sonrisas aparentemente nerviosas pero que mostraban un dejo de picardía; esos susurros que solía provocar cuando supuestamente tenía algo importante que decirle pero que el bullicio alrededor interfería; que decir de sus risas, esas que cuando escapaban de su garganta resonaban en su oído con un rintintín sensual que le aceleraba el pulso… esas ocasiones en que parecía ser él mismo quien buscaba contacto con el pelioscuro, pero que en realidad éste último incitaba con sutiles roces entre sus manos, tocarle el hombro o la pierna, mirándole como un gato asustado que necesita cobijo y la seguridad de sus brazos… todo para obtener lo que desea, que Yunho no pueda resistir la tentación de besar sus labios, de apoderarse de su boca con ansiedad apenas le tiene a solas en algún lugar, no importando si es en el departamento, la disquera o un set de grabaciones. Le bastan unos minutos a solas para saciar su sed que con cada beso parece sumirse más en un desierto de caricias suplicantes que no han podido ser entregadas.

- Yunho?... – escuchaba la voz del pelioscuro tan distante, que parecía que estaban en polos opuestos… - Yunho… - unas manos meciéndolo suavemente por los hombros… - despierta dormilón, se supone que eres el líder, pon el ejemplo… - esa sonrisa otra vez, esos roces… - Yunho… - ese susurro en su oído que le erizaba el vello de la nuca y le aceleraba el pulso…

- ya desperté, JaeBoo… - sus brazos atrapando al pelioscuro, sus miradas cruzadas, sus rostros acortando la distancia hasta que sus labios se encontraron en un suave beso, por ese momento se olvidaron de los demás que ya estaban vagando por el departamento…

- cuidado con besarme, Yunho… - y esa forma de confundirlo siempre, diciendo esas palabras que carecen de sentido para el moreno, esa manera de incitarlo a besarlo, de corresponderle, y luego alejarse casi con molestia de su lado, dejándolo en ese instante con la sensación de estar malinterpretado todo…

- es que no puedes hablarme claro, Boo…. – refunfuñó enredándose en las sábanas, no queriendo levantarse, indeciso entre verle a la cara esa mañana…

………………………………

Era el magnetismo de su personalidad la que tanto le atraía? La profundidad de su cálida mirada la que lo hipnotizaba? La seguridad que sus brazos le proporcionaban cada que por cualquier pretexto le rodeaban? Esa sensación de plenitud cuando se sabía centro de atención de él? Era acaso todo esto lo que lo tenía particularmente cariñoso con Yunho? Lo que lo motivaba a acercarse en ocasiones de forma insinuante, de provocarlo con gestos y miradas hasta obtener un nuevo beso?

Besos, que como el fuego de una crepitante llama en un día de invierno, lucha por ser más fuerte y ahuyentar con su calor el frío de su soledad… besos, que peligroso como la lava de un volcán activo, debilitan las barreras de su interior… besos, que claman por entregarse a la pasión de un acto de amor…

- cuidado con besarme, já… - sonrió irónicamente, las maquillistas y estilistas ocupándose de su imagen antes de salir a un show, el pelioscuro perdido en sus pensamientos, sintiendo una vez más la necesidad de sentir al moreno cerca, de que tome su mano, le sonría… y le de un beso más… - cuidado con NO besarme, eso es lo que en realidad quiero decir siempre, cuidado con hacer caso del 2Yoo, del HoSu, del HoMin, porque solo quiero existir para ti, Yunho, aunque sea egoísta…

- Jaejoong… - llamó el YooSu…

- cuidado con besar otros labios, más si llegan a ser femeninos… - seguía pensando…

- Hero… - llamó ChangMin…

- cuidado con hacer caso de mis palabras y llegar a dejar de hacerme vibrar con cada uno de los acercamientos que tenemos…

- JaeBoo… - y fue su voz la que logró obtener su atención…

- qué sucede, Yunho… - sonrisa amigable con un dejo de sensualidad… el YooSu y Min rodando los ojos…

- estamos listos, vamos…

En qué punto Yunho se había convertido en su TODO?

…………………………………

Tal interrogante puede no tener una respuesta clara, y sí decenas de teorías, pudo ser la afinidad desde el momento en que se conocieron hace poco más de seis años, la forma en que el cariño entre ellos fue creciendo, sobre todo cuando DBSK se formó y vivir juntos se convirtió en una extraordinaria noticia. Puede ser por la cantidad de fanservice, algunas veces premeditado y ordenado por el manager; otras tantas tan natural que les han llamado la atención, al menos al principio, pero cuando el YunJae o JaeHo se convirtió en la couple más popular entre las fans y una fuente de mayor popularidad para el grupo, aquello se volvió en algo indispensable para la disquera… inevitable para ellos dos.

Entre otras tantas posibilidades, pero… eso justamente ahora ya no importa, no cuando los besos finalmente habían pasado a más… a esto, a intimar sin reservas… no cuando Yunho le había asegurado que no importaría cuántas veces le advirtiera en tener cuidado con besarlo, mientras él no se negara, seguiría disfrutando sus labios…

No era la mejor idea hacerlo en una habitación del hotel en que el grupo, el manager y parte del staff se hospedan también… pero la verdad es que cuando la pasión rige, lo que menos hacen es detenerse a pensar en si es o no el momento o el lugar adecuado…

Fue el propio Jae quien entró en la recámara de Yunho, fue él quien colocó el seguro de la puerta, fue él quien con solo una sonrisa le hizo saber que estaba ahí dispuesto a no tener cuidado con besarlo, pasando sus manos por su cintura a la vez que toma sus labios y le besa tranquilamente, pasando de ellos a su interior, enredando suavemente su lengua con la del moreno, disfrutando de ese profundo beso que fue solo el inicio de una entrega total…

- Jae… - exhaló inquieto una vez que el pelioscuro se separara del beso…

- cállate y no te reprimas, Yunho… - ordenó con la voz excitada, completamente envuelto en la llama de la pasión que el moreno enciende en su persona, pegándose a su cuerpo de tal manera que ambos jadearon al sentir el roce de sus erecciones despertando bajo la ropa…

- Boo… - perdido en las sensaciones, el líder no era capaz de decir más nada que no fuera el nombre del pelioscuro, participando con éste en el juego de besos y caricias mientras van desnudándose…

El mayor pasó sus manos por debajo de la playera del moreno, las yemas de sus dedos acariciando sinuosamente cada centímetro de la piel. Yunho en tanto seguía besándolo, separándose solo lo suficiente para tomar aire y volver a adueñarse de esos labios dulces como una fruta de temporada, mientras sus manos vagan en la espalda y trasero del pelioscuro. Jae finalmente le sacó la playera y se dejó despojar de su propia prenda, ambas tiradas en el piso. Ellos pegándose nuevamente, sintiendo el calor de sus torsos desnudos fundiéndose y sus manos más inquietas acariciando deseosas el cuerpo del otro.

El líder lo empujó entre besos hasta hacerlo chocar contra uno de los muros de la habitación, notando un ligero sobresalto en él cuando su ardiente espalda entró en contacto con la fría pared; pero rápidamente la temperatura de la excitación emanando de ellos contagió la materia lisa. El moreno bajó con su boca repartiendo besos por su cuello, nuevos jadeos y suspiros saliendo de la garganta del pelioscuro. Nívea piel que era su única adicción en la vida, esa blanca suavidad que cubría su hermoso cuerpo; los labios de Yunho dejando una estela de encendida ternura que exigió la participación de su lengua, músculo húmedo que marcó y probó cada palmo de su piel, pasando por su pecho hacia arriba a los hombros, alargando el momento en que llegará más abajo; a esos botones sonrosados que se erigen deseosos cuando sopla su cálido aliento en ellos, para luego lamerlos con la punta de su lengua, hasta chuparlos suavemente, succionando con gentileza apasionada de uno en tanto sus dedos juegan con el otro; y viceversa, durante algunos minutos…

- ahh, ahh, mhh, Yun…ho… ahh… - jadeaba cada vez más fuerte, mordiéndose de vez en cuando el labio inferior conteniendo apenas grititos de placer o roncos gemidos, sus ojos cerrados cediendo a la necesidad de sentir cada detalle…

Yunho, complacido con la reacción de Jae, descendió aún mas llegando a sus pectorales, músculos perfectamente delineados que le daban ese toque sensual irresistible que lo hacía divagar en fantasías cuando solo podía desearlos, pero que ahora eran víctimas de sus besos, lamidas y caricias, temblaba suavemente cada que sus dedos palpaban con parsimonia su torso, cuando su lengua se introducía furtivamente en su ombligo, mandando chispazos de placer que invaden cada célula de su cuerpo. Por fin, las manos del moreno llegaron a uno de sus objetivos más deseados, desabrochó con ansiedad sus pantalones bajándolos con urgencia con todo y la ropa interior. Jae solo pudo sonreír divertido por el repentino cambio de Yunho, pasando de explorar la parte superior de su cuerpo con infinita tranquilidad fogosa, a la ansiedad evidente de tocar esa parte de su anatomía. El moreno se arrodilló observando con lascivamente su entrepierna y…

- mmhhh, ahh, aahhh, dios!... Yunho, mhh… - gemía moderando, o intentando, la intensidad de sus gemidos, cuando ya el moreno masajeaba su erección, succionando pacientemente con sus labios la punta, mientras sus manos se deslizan de arriba abajo con un ritmo delicado…

Finalmente apartó sus manos para dirigirlas a los costados de las caderas de Jae y comenzar a bombear en toda su extensión con su boca, escuchando algunos gritos ahogados en su Boo, sintiendo las manos de éste posarse en su cabeza, enredando sus dedos en sus cabellos en tanto le pedías más y más de esas atenciones que lo estaban llevando al éxtasis. Era tanto el placer que ya recorría su cuerpo, que sentía sus piernas flaquear, y el calor en su bajo vientre concentrándose le hizo saber que llegaría pronto al orgasmo, su endurecido miembro ya estaba liberando el líquido preseminal y se impregnaba en las paredes bucales y lengua del moreno, peculiar sabor agrio que estaba disfrutando… líquido blanquecino que finalmente es liberado al tiempo que Jae suelta un ronco gemido y todo su cuerpo se tensa para ser sacudido por los espasmos recorriéndolo de pies a cabeza. Yunho tragó toda su esencia, lamiendo con dedicación su erección para limpiar todo rastro, después se levantó y fue directo a la boca del pelioscuro fundiéndose en un erótico beso en el que éste último probó su propia semilla…

- eres el más delicioso de los sabores del mundo entero… - murmuró contra sus labios…

- siempre tan romántico, Yunho… - sintió las manos del moreno tomándolo por el trasero…

- para ti, sin dudarlo… - lo recostó sobre la cama, ambos sonriendo compartiendo nuevos besos y caricias… él sobre el cuerpo del pelioscuro…

- aún estás medio vestido… - comenzó a desabrocharle los pantalones…

- o medio desnudo… - opinó sonriente, ayudándole al mayor a sacarse las prendas faltantes, su entrepierna completamente despierta…

- quiero sentirte, ahora, Yunho… - sonriendo sensualmente con un dejo de nerviosismo ante lo que implicaban sus propias palabras, el pelioscuro abrió sus piernas a la vez que tomaba una mano del moreno y comenzaba a lamer y chupar sus dedos…

- mhh, ahh, JaeBoo, tu lengua está caliente, ahh… - el mayor solo le miró con lujuria. Cuando ya sus dedos estuvieron lo suficientemente humectados, el moreno se acomodó al medio de las piernas del mayor, llevó sus dedos a su intimidad… - esto puede doler, pero iré despacio, sí?

- hazlo… - asintió seguro de querer hacerlo… - mhh… - ahogó un grito de dolor al sentir cómo un dedo entraba en su interior, sus manos aferrándose a las cobijas, sus ojos cerrados aguantando el dolor…

Yunho siguió moviendo ese primer dedo en la entrada del pelioscuro, pero subió a sus labios para besarlo con la dulzura de la que es capaz sabiendo que en algo puede aminorar la preparación de ese pasaje íntimo que apresará su erección. Jae apenas sentía que se estaba acostumbrando a ese primer intruso cuando un segundo dedo le acompañó y aunque dolió, el hecho de que el moreno le susurrara al oído y depositara tiernos besos en su cuello, sus mejillas, su cabello, la comisura de sus labios, aminoraba el dolor… más tarde el tercer dedo se les unió, entrando y saliendo con la misma suavidad, haciendo círculos para favorecer la dilatación, los gemidos silenciosos todavía denotando incomodidad, pero los gestos de su rostro mostrándole vestigios de gozo. Poco después retiró sus dedos y perfiló su miembro tan excitado que dolía, en la entrada del pelioscuro, penetrándolo lentamente, sintiendo cómo cada parte de su erección era presionado delirantemente por las estrechas paredes de su intimidad…

- ahh, Yunho… - porque aunque el moreno sentía una sensación deliciosa al sentirse dentro del pelioscuro, éste no podía evitar sentir una punzada de dolor por su intromisión…

- JaeBoo, Te Amo… - declaró con ternura, echándose hacia delante para mover algunos mechones de la frene del mayor, quien sonreía feliz de escucharle esas palabras, aunque el momento no fuera el más convencional, igual, era romántico, especial… y candente…

- también Te Amo, Yunnie… - correspondió sus sentimientos, encontrándose entonces en un beso pausado, tranquilo, dulce… - muévete ya… - el brillo del deseo avivando nuevamente en sus ojos… el mismo fuego reflejado en las orbes cafés del moreno….

Las primeras estocadas le arrancaron gritos de dolor que eran ahogados en nuevos besos que el moreno se aprontó en entregar, entrando y saliendo lentamente, disfrutando de esa sensación cálida de su erección deslizándose en la intimidad del pelioscuro…

- mmhhh, ahhh, Boo… - gimiendo despacio contra sus labios o en su oído, manteniendo ese compás suave que poco a poco acostumbra al mayor a sus embestidas, envolviéndolos de esa manera en una nube de sensaciones que se convierte en una tormenta avasalladora de fuego apasionado…

- aahhh, más… ahh, así, así, mhhh… Yunho, aahhh, mhhh… - logrando entonces arrancar auténticos gemidos de placer en ambos…

Las caderas del moreno acelerando el ritmo, chocando cada vez más rápido y fuerte contra las del pelioscuro, entrando más profundo en su interior, el calor provocando la creación de una capa de sudor recubriendo sus cuerpos, haciéndolos brillar por el tenue reflejo de la luz de la luna. Sus ojos prácticamente cerrados todo el tiempo, dominados por el mar de sensaciones que los sacude con oleadas de placer cada minuto más deliciosas. Permitiendo que sus miradas se encuentren de vez en cuando, sonriéndose con picardía en tanto el vaivén de caderas no cesa, fundiéndose en fogosos besos que son solo una muestra más de toda la lujuria que circula por sus venas…

Yunho sentía la erección de Jae frotándose al medio de sus desnudos y sudorosos torsos, ese trozo de carne caliente que tanto desea sentir una vez más entre sus manos…

- mmhhh, ahh, Yunho… házmelo, ahh, por detrás, mhh, por favor… - pidió entre gemidos, tan excitado que no había podido evitar querer cumplir con una de sus fantasías con el moreno…

- ahh, Boo… - bajando la velocidad de sus embestidas, el moreno paró… - e lo haré como quieras y por dónde quieras… - le besó apasionadamente en tanto salía de su interior, para permitirle que se gire, ambos arrodillados en la cama, el pelioscuro se inclinó un poco, sus manos apoyadas en el respaldo de la cama. El moreno entrando en él de una sola embestida…

- aahhh, que salvaje, Yunnie… - soltó sonriente, realmente le había gustado esa sensación de urgencia por saberse unidos otra vez…

-pídeme lo que quieras, que te lo daré, JaeBoo… - acercándose a su oído le murmuró con voz ronca, excitada y sensual; aún sin moverse aunque era lo que más deseaba…

- puedes comenzar por moverte… - el semblante completamente cubierto de gozo… - mmhhh, ahhh… - lentas estocadas dejadas en su interior… - más, Yunho, más fuerte, amor… - el moreno sonrió complacido… - aahhh, así, ahh, más, mhh, mmhhh…

- mmhhh, aahhh, eres un goloso, Boo… - el vaivén de caderas llegando al límite de la locura, la cama comenzando a moverse por el ritmo salvaje con que chocaban las caderas del moreno contra el trasero del pelioscuro… - mmhhh, creo que todo el piso, ahhh, ahh, nos escuchará, Boo… mmhhh, ahh… - y es que el mayor estaba bien agarrado del reslpado, y junto con los soportes de la base, comenzaban a hacer ruido, el primero impactando quedamente contra el muro, los segundos friccionando suavemente el suelo…

- aahhh, tú sigue, mhh, ya casi, aahhh, mmhhh… - las estocadas del moreno ya tocaban ese punto en lo más profundo de su interior que los acercaba al límite…

Yunho entonces tomó el miembro de Jae en una de sus manos, masajeando con fuerza y rápidamente, haciendo movimientos de arriba abajo por toda su extensión, presionando suavemente la punta, sintiendo ya que su mano se mojaba por el líquido previo; Jae se mordía fuerte el labio para no gritar de placer, gimiendo ronco, los ojos cerrados, su cuerpo lleno de sudor, su piel ardiente, algunos mechones pegados a su frente y nuca; el moreno gimiendo en su oído, mordiendo de vez en cuando su lóbulo, lamiendo su cuello, su piel caliente también bañada en sudor. La habitación inundada de calor, de sus gemidos, del olor de sus sexos…

Para Jae la experiencia de sentir la cálida esencia del moreno llenando su pasaje íntimo había sido realmente la gloria, el escuchar ese gemido ronco acompañando la estocada más profunda en la que se liberó… ese instante había sido lo más maravilloso de toda la entrega, misma que sin duda disfrutó de principio a fin…

Para Yunho, cada estímulo proporcionado por cada gesto, gemido, jadeo, movimiento, caricia y beso venidos de ese hombre que acababa de hacerlo sentir el más pleno y feliz del mundo, había sido la prueba más clara de que lo que los une, era más que atracción física, más que curiosidad sexual, más que un impulso excitado… era amor verdadero, puro y apasionado…

El moreno salió de su interior, la punta de su erección aún tenía rastros de su esencia, el pelioscuro también tenía algo de su semilla en su entrepierna, cuando el líder se recostó llamándolo para que se apoyara en su pecho, Jae aprovechó y descendió antes a su miembro, lamiendo los rastros de su punta…

- harás que me excite de nuevo… - señaló con una sonrisa…

- eso no sería un problema… - subió con una línea de besos por su torso y pecho, lamiendo su cuello hasta alcanzar sus labios y besarlo con pasión y ternura… - yo siempre estaré dispuesto a sacrificarme para ayudarte, Yunho…. – ronroneó con desbordante sensualidad, recostándose totalmente sobre el cuerpo del moreno…

- se siente demasiado bien estar así contigo, Boo… - su mano acariciando suavemente el cabello húmedo del pelioscuro…

- pues, si quieres, podemos estar así muchas otras veces, Yunho… - una mano en el pecho del moreno y la otra en su cintura… - lo nuestro no es solo sexo, verdad? Cuando dije que te amo fue sincero, de corazón, tú también lo dijiste así, no?

- por supuesto, JaeBoo… - le acarició la mejilla mientras le sonreía tiernamente… - Te Amo, desde el fondo de mi alma, y sí, quiero estar así contigo muchas, pero muchas veces más…

- entonces, puede decirse que somos novios, una pareja formal?...

- mh, Boo, de alguna forma se supone que yo debería proponer eso… -

- que hoy hayas sido el seme, no significa que alguna futura ocasión yo te seduzca para convertirte en mi uke… - comenzó a besarle el cuello, bajando furtivamente a su clavícula…

- mhh, Jae, no me harás ceder ahora… - de un movimiento dejó al pelioscuro debajo de su cuerpo… - eres mi novio y me gusta mi condición de seme… - sus labios succionando en su cuello…

- mmhhh, Yunho, dejarás una marca que no podré cubrir…

- no me importa, ahora sabes que eres mío… - se miraron profundamente antes de fundirse en un beso más…

- tengo que irme a mi habitación… - informó cuando el moreno retomó la tarea de besar su cuello…

- sabes, ahora que lo pienso, el único cuidado que debo tener al besarte… - tomó los labios de su novio con suavidad, probándolos con tintes de pasión, metiendo su lengua en la boca del otro, resbalando sugestivamente con su igual, separándose antes de que Jae quisiera que lo hiciera… y él mismo en realidad… - es asegurarme de que quieras más…

- mh, Yunnie… - sonrisa pícara… - yo siempre querré más… - su mano perdiéndose hacia abajo, tomando la entrepierna de su novio y masajeando suavemente…

- ahh, Boo, mhh… - una risa traviesa escapando de labios de su novio al tiempo que apartaba su mano…

- buenas noches, amor… - le dio un corto beso y salió de la cama comenzando a vestirse ante la mirada desconcertada del moreno…

- eres un… - bajó de la cama y abrazó a su novio por la cintura, interrumpiéndolo cuando ya iba a abotonarse el pantalón, el torso aún descubierto… - buenas noches, Boo… - un beso más…

- cuidado con NO besarme cada que puedas, Yunho… - susurró contra sus labios, antes de fundirse en otro beso, y quien sabe, tal vez quedarse a hacer el amor y dormir con su novio, eso, no podremos saberlo, pero es seguro que el YunJae seguirá teniendo más historias que protagonizar…



FIN




------------------

3 ♥Comentarios♥ :

YooBin dijo...

Que sexy el fic...
estarealmente delicioso xD
me fascino demasiado
es que el YunJae me enloquece
sn tan cute y sexones y ahhhhhhh
demasiadas emosiones juntas jajajajajaja

exelente

a sip Miarai en una parte de este fic decia VESTIGIOS..... y me acorde de tu historia

Sigue vestigioooooooo...........

te quiero

Mirai dijo...

amoshhh :X
vestigio es en el que estoy trabajando ahorita *0*
asi que ya pronto tendran noticias mias xDD

espero volver mas pervert que de constumbre xD

:3


te cuidas corazon *u*

Karunohi_Mio dijo...

Kyaaaaa!! :*)
Ame este fic!! En verdad esta tan >////////<

YunJae de mi vida X3 Felicito a la autora, el lemon estuvo increible, bien perv y tierno a la vez *o*

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j