27 sept. 2009

Don't let me go




Título: Don't let me go
Autor: Kelyh
Pareja: HoMin







Intento proseguir con el ritmo habitual de vida, intentando que nada de lo que empiezo a sentir me afecte, pero es del todo imposible pues siento que poco a poco, va a acabar desbordándome del todo.

Dormir, levantarme, desayunar, ensayar, volver a casa, ducharme, cenar, acostarme… todo es igual durante demasiado tiempo, sin poderlo evitar. Sé que todos tienen los ojos puestos en mí, porque soy el pequeño, porque siempre sonrío y hoy no lo hago, pero no lo puedo evitar. Te veo al lado de Jaejoong, sonriendo y haciéndole carantoñas, cosa que no puede evitar ponerme celoso del todo pues sé cuánto lo quieres a él, y no creo que sea de la misma manera en la que yo te quiero a ti de verdad.

Me siento en mi lado del sofá, entre Yoochun y tú, pero no pareces darte cuenta pues estás totalmente embobado acariciándole el pelo a Jae mientras él se recuesta encima de tu pecho, jugando con tus pulseras, haciendo tú lo mismo con ese colgante que dices que le queda tan bien.

Después, miro de reojo y veo como Yoochun y JunSu también se hacen carantoñas. Sé que, al ser impares, siempre me toca sobrar en alguna cosa, y desde hace unos meses, sobro en las dos parejas del grupo: el simpático YooSu y el sexy y dulce JaeHo. Y Changmin se queda totalmente solo… solo para cualquier cosa que requiera participación de cuatro, pues sé perfectamente que vosotros sois los preferidos de todas las fans.

Decido levantarme de donde estoy pues solo me siento incómodo, marchándome luego a tirarme encima de la cama, sin escuchar ningún tipo de movimiento a mis espaldas, ya que ninguno de los cuatro os habéis dado cuenta de que me he ido a dormir. Puede ser que continuar compartiendo habitación con vosotros me haga más daño, pero no puedo dejar que sospechéis de mí de ninguna manera, así que continuaré durmiendo en esta habitación.

Poco rato después de estar tirado en la cama, tratando de dormir, escucho murmullos en el salón. Sonrío tristemente para mi mismo, sintiendo que poco más os importo a los demás pues solo habéis notado que faltaba después de 15 minutos. No sé quien de los cuatro aparece en la habitación hasta que le escucho hablar: JunSu.

-¿Changminnie?-pregunta susurrando por si duermo, quedándome quieto en la cama para que no note nada. Poco después, oigo pasos acercándose a mi cama, y a JunSu sentarse en ella.-No me engañas… sé que estás despierto…
-Déjame… vuelve al salón con los demás, ¿quieres?
-Minnie…-susurra tristemente. Puedo notar su mirada clavada en mis ojos cerrados, pero no quiero abrirlos… sé que le estoy haciendo daño, pero soy incapaz de comportarme con normalidad pues odio quedarme solo.
-Vuelve con ellos, Su… por favor… quiero… quiero estar solo…-digo mientras abro los ojos, mirándolo directamente para que vea lo que necesito, sintiendo como las lágrimas quieren correr por mis ojos pero, como soy tan orgulloso, no las dejo pasar tan fácilmente.
-Changmin… tú odias estar solo… lo sabemos…-susurra intentando hacerme cambiar de opinión.
-Pues he cambiado de opinión, vale?? ¡¡Lárgate!!-chillo mientras lo miro ahora furioso a los ojos, apartándolo con la mirada de la que es mi cama.
-Lo… lo siento… buenas noches…-susurra tristemente mientras sale de la habitación. He podido notar la tristeza en sus ojos, en su voz, y sobretodo, he notado las ganas de llorar que tenía delante de mí. Sé cuánto me quiere JunSu, y yo lo quiero a él, pero estoy pagando mi cabreo con él, y aunque sé que no es justo, no puedo evitarlo.

Vuelvo a acomodarme en mi cama, acurrucándome como un niño mientras escucho sollozos en el salón y la voz de Yoochun tranquilizando a su niño. Nadie sabe lo que daría yo por poder estar entre los brazos del que es nuestro líder. Ni siquiera yo mismo sé cuándo he empezado a sentirme así de atraído por él, pero es algo que no puedo evitar…

Cuando vuelvo a abrir los ojos, el molestoso sol de la mañana entra por la ventana, así que me siento perezosamente en la cama, echando un vistazo en la habitación: JunSu durmiendo con Yoochun, así que supongo que el berrinche que le cause la noche anterior no tuvo que sentarle bien; Yoochun abrazando fuertemente a JunSu para que descanse tranquilo; Jaejoong durmiendo en su cama, con la misma cara que un niño pequeño, y mi YunHo… mi dulce YunHo duerme abrazado a un peluche que alguna de las fans de Cassiopeia le regaló después de un concierto. Me arranca una tierna sonrisa, provocando que aparezca un ligero sonrojo en mi rostro, haciendo que no pueda apartar la mirada de su persona, cautivándome. Poco después, me doy cuenta de la realidad. No puedo hacer nada para cambiar todo esto puesto que tendré que convivir con lo que siento durante mucho tiempo dentro de mí, sin poder hacer nada para dejarlo salir en ningún momento.

Después de un rato, miro y me doy cuenta de que todos empiezan a despertarse, así que vuelvo a acomodarme en mi cama para que ninguno sospeche que he estado despierto antes que los demás. Cierro los ojos, pero puedo escuchar como todos van despertando, así que empiezo a prestar atención a las conversaciones que puedan ir tomando lugar en la habitación semi soleada.

-Buenos días, Yunnie.-oigo que dice Jae, suponiendo que está sonriendo pues siempre lo hace por las mañanas cuando despierta.
-Buenos días, Joongie…

Después la habitación se queda en silencio, así que supongo que Yoochun y JunSu todavía no han despertado. Me extraña mucho, porque JunSu siempre es de los primeros que se levanta, armando jaleo… pero poco después, escucho la voz de Yoochun hablar, aunque algo afligido.

-Su… despierta, amor…
-Mhhh… tengo sueño… déjame Chunnie…
-Pero… JunSu… tenemos que levantarnos… venga…

Al escuchar todo esto, opto por abrir los ojos, sonriéndoles a todos mientras me siento en la cama y me revuelvo el pelo para intentar colocarlo en su sitio, como acostumbro a hacer casi cada mañana.

-Buenos días, Changmin.-dice Jae sonriéndome, sentado todavía en su cama.
-Buenos días, hyung.-contesto sonriendo, bostezando un poco y frotándome los ojos de cansancio.- ¿Todavía no ha despertado JunSu?
-No.-contesta Yoochun algo cortante, mirándome con lo que creo que es rabia reflejada en sus ojos.-Parece que continua teniendo sueño. O quizá sea que anoche alguien lo trató mal… quien sabe.
-Ya vale, Yoochun.-dice YunHo algo serio, viéndolo a los ojos, mirándome luego a mi.-Changmin, después tenemos que hablar tú y yo.
-Vale…-contesto mientras me levanto algo apenado, sabiendo la razón por la que JunSu está así, por qué Yoochun me odia en este momento, y por qué YunHo quiere hablar conmigo.

Mientras me acerco lentamente al armario, puedo sentir la mirada rabiosa de Yoochun clavada en mi espalda, a Jae y a YunHo conteniendo la respiración, y a JunSu sollozar bajo las sábanas. Suspiro y me doy la vuelta lentamente, mirándolos a todos.

-Lo siento, vale? No quería contestarle así a JunSu anoche.
-Pues lo hiciste, y está realmente dolido por tu culpa.-replica Yoochun mirándome bastante mal, y pudiendo comprenderle.
-Ya he pedido perdón, no? ¿Por qué estás tan enfadado conmigo? ¿Qué te he hecho a ti?
-¿¡Que qué has hecho!? ¡¡Has herido a MI novio!! ¿¡No te parece ese motivo suficiente de enfado!?
-¡¡Ya... ya basta!!-dice JunSu por debajo de las sábanas, sentándose mientras deja que las lágrimas sigan cayendo por sus ojos, viéndome a mi mientras se aferra a Yoochun.-Yoochun, cariño, déjalo, yo puedo arreglarlo solo.
-Pero JunSu…
-Shh, yo puedo hacerlo, de verdad. Confía en mi, vale? Por favor… dejadnos solos chicos.

Veo como todos salen de la habitación, con Yoochun algo reticente ya que no quiere dejar a JunSu conmigo, pero al final terminamos quedándonos solos en la habitación. Cierran la puerta a su paso, así que me alejo del armario y me siento en mi cama, dejando que las camas de los hyungs nos separen.

-JunSu… lo siento mucho… anoche… no quería contestarte así, de verdad.
-Tus razones tendrías, Changmin…-dice con una triste sonrisa mirándome a los ojos.-Tengo que decirte que me sentó fatal como me trataste anoche… pero puedo entender que tengas un mal día, así que no importa.
-Pero... JunSu… ¿vas a perdonarme así? Quiero decir… no es que esté desconforme con que me perdones… pero… pensé que, después de la contestación que te di anoche… no sé… ibas a tratarme de forma distinta…
-En eso tienes razón… pero sabes? Te quiero mucho, así que no me saca de nada estar enfadado contigo. No le hagas caso a Yoochun… luego hablaré con él, pero no te preocupes más, vale? Quedas perdonado del todo, así que… ¿me das un abrazo?

Sonreí, me levanté corriendo de la cama y me tiré encima de él, abrazándolo fuertemente mientras me estiraba con él. Al menos ya tenía arreglado uno de mis dos problemas, aunque todavía tenía que tener valor para hablar con YunHo.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Al volver de los ensayos, nos vamos derechos a casa puesto que ya todo ha terminado por hoy. Jae se mete derecho en la cocina cuando llegamos, JunSu corre para ir a ducharse mientras Yoochun se tira en el sofá a leer un rato, YunHo se encierra en el cuarto de trabajo, y yo me quedo sin saber bien dónde ir.

A pesar de todo, decido armarme de valor e ir a donde está YunHo. Sé que todavía tenemos una charla pendiente, así que llamo a la puerta, espero la respuesta y después entro pues sé que no le gusta que le molesten.

-Hyung… creo que tenemos una charla pendiente…-susurro mientras me acerco a él sigilosamente para no molestarle, viendo que está trabajando en el próximo single, haciendo algunos arreglos a las letras.
-Lo sé. Siéntate por donde puedas, esto está siempre hecho un asco.

Cojo la silla y me acerco a él, sentándome a su lado, pudiendo leer algo de la letra mientras sonrío para mi mismo. Como casi siempre, Jae es quien compone las baladas más bonitas, y la partitura del piano acostumbra a hacerla Yoochun.

-Changmin… lo que hiciste anoche con JunSu no está bien.-dice mientras aparta la mirada de la hoja, clavándola en mis ojos mientras agacho un poco la cabeza pues me siento algo avergonzado.
-Ya lo sé, hyung… pero estaba irritado, eso es todo…-contesto mientras me muerdo un poco los labios, sabiendo que no puede imaginarse la razón de todo lo que me está pasando.
-Sabes que si algo te pasa, puedes contar conmigo, Changmin. No es necesario que le chilles a nadie, y menos a JunSu, que se sintió especialmente afectado por tu forma de hablarle.

Cuando me dijo aquello de que podía contar con él, me pregunté si de verdad era cierto que podía contarle todo lo que me pasaba, incluso si tenía que ver con el amor. Me atreví a preguntarle, aunque quizá lo que recibiera fuera una respuesta algo negativa, y quizá hiriente.

-Entonces… puedo contarte… que me estoy enamorando?
-Claro que sí, Changminnie.-dice sonriéndome, sin tener ni idea de qué o de quién estoy hablándole.- ¿De quién se trata?
-No… no querrás saberlo…
-Claro que sí!! Dímelo.

Suspiro y trago saliva antes de contárselo, preparándome para cualquier respuesta que pueda herirme, y mucho.

-Eres… eres tú, hyung…-contesto tímidamente mientras le miro a los ojos, sabiendo que no va a gustarle nada de nada saberlo. Inmediatamente después, tracto de llevar la situación hacia otro lado.-Pero tranquilo!! Sé que estás con Jae hyung desde hace tiempo, así que no necesito respuesta!! Es solo que como me has preguntado pu….

Me vi silenciado al tener sus labios sobre los míos, sintiendo como me estaba besando. Nadie sabía mejor que yo las ganas que tenía de que YunHo me besara, aunque no fuera por amor. Me daba igual si me quería utilizar; yo solo quería sentir sus besos.

Cuando nos tuvimos que separar por falta de aire, lo miré a los ojos y me pareció ver el brillo que tenían JunSu o Yoochun al ver que estaban enamorados el uno del otro. Me aparté un poco por si no era así, provocando después que el líder me abrazara y me pegara a su cuerpo con ganas, susurrándome al oído.

-Yo… no estoy con Jae… te lo puedo asegurar…-susurraba dulcemente, haciendo que me estremeciera un poco-Solo… tenemos esa actitud cariñosa, pero porque lo quiero mucho… sin embargo…por ti siento algo especial… te lo prometo…
-Algo… algo como qué…?-pregunté con algo de miedo, aferrándome a él, deseando que hiciera conmigo lo que quisiera.
-Algo como… amor…-contestó dulcemente en mi oído todavía, haciendo que me volviera loco prácticamente.-Te amo, Min… estoy enamorado de ti… desde hace algún tiempo…

Tuve que mirarle a los ojos para terminar de creerme aquello, pero cuando vi su sonrisa tan sincera, y aquellos ojos de amor, fui capaz de decirme interiormente que tenía el amor del líder, por lo que me acerqué a él y empecé a besarlo desesperadamente en los labios, pasando las manos por su nuca.

-Min… para… aquí… aquí no hay cama…-jadeó cuando dejé de besarlo, viendo como se mordía los labios, pensando que aquello lo hacia más sexy.
-Pues… vamos a la habitación… deprisa…

Lo cogí de la mano y tiré de él, arrastrándolo a la habitación pues lo necesitaba demasiado. Cuando entramos, lo tiré encima de la cama y me senté encima de su cadera, empezando a devorar sus labios con desespero mientras le levantaba la camiseta. Podía notar como él también estaba a gusto con aquello pues empezó a hacer lo mismo conmigo, así que luego le mordí ligeramente la oreja, arrancándole gemidos pequeños de placer.

-Mhhh… hazlo tú… -jadeó mientras volvíamos a besarnos, viendo que ya me faltaba la camiseta y pudiendo notar lo excitado que ya estaba.
-A eso… voy…-susurré entre besos, quitándole la camiseta del todo mientras empezaba a acariciarle el pecho.-Te amo…

Vi como sonreía ante aquello, así que me di por satisfecho, empezando así a tocarlo por encima del pantalón suavemente, escuchándolo gemir más, sin importarme si los demás podían oírnos o no.

Me estiré encima de él, sin dejar de devorar sus labios mientras le quitaba el pantalón como podía, metiéndole directamente la mano en el boxer y empezando a acariciar su miembro, escuchándolo empezar a gemir más alto y haciendo que me volviera loco.

-Ahhh… más… quiero más… Min… te amo…

Volví a sonreír y le quité la única prenda que le quedaba en el cuerpo, estremeciéndome después al sentir como él también empezaba a desnudarme por la parte de abajo, gimiendo después al sentir como me tocaba directamente, dándome ganas de hacerlo directamente.

Empecé a masturbarle suavemente, escuchándolo gemir, dejándome escuchar por encima de sus gemidos también pues la masturbación era mutua, sintiendo que si no lo hacia pronto, iba a terminar en su mano ya que era la primera vez y estaba demasiado excitado. Hice que apartara sus manos de mi miembro, y así empecé a lamer un dedo, introduciéndolo lenta y suavemente en él, escuchando como dejaba escapar un ronco y sonoro gemido, viendo como buscaba mis labios con desesperación.

-Ahhhh… Chang… Minnie… más… te… te necesito… quiero más… ahhhh… sí….

Hice caso a lo que me pidió, retirando el dedo y empezando a penetrarlo lentamente para no hacerle daño, quedándome quieto un momento para no empezar de golpe. Cuando sentí que todo estaba más o menos bien, empecé a moverme lentamente en su interior mientras empezaba a masturbarlo de nuevo, besándolo en sus labios con desespero y pasión a la vez, metiéndole toda la lengua en la boca, llegando todo lo hondo que podía.

Sentí como empezaba a moverse por las caderas, lo que me dio más indicaciones para que pudiera continuar adelante, incrementando el ritmo de mis embestidas pues llevaba tiempo deseando hacerlo mío igual que lo estaba haciendo ahora. Nuestros gemidos casi hacían una perfecta melodía a la par que mi mano se movía más rápido sobre su miembro, y mis embestidas llegaban más hondo de su ser, aferrándome ahora a las sábanas con fuerza para no hacerle daño.

-Si… ahhh…Minnie… terminaré… terminaré pronto… ahhhh…

Cuando le escuché gemir aquello, tuve la urgencia de hacer más rápidas mis embestidas, terminando después dentro de él, llenándolo de todo mí ser, sintiéndome demasiado feliz de haber podido tener aquel momento con él. Poco después, mientras continuaba besándolo, sentí como terminaba en mis manos, así que sonreí satisfecho y salí lentamente de él, dejándome caer sobre la cama de nuevo, a un lado suyo.

-Te… te amo… Yunnie…-susurré sonriendo, intentando volver a normalizar mi respiración pues estaba algo agitada, tapándonos a los dos con una sábana.
-Yo también, Changminnie… y mucho…-susurró mientras veia como cerraba los ojos. Me reí y le mordí un poco la oreja pues no iba a permitir que se durmiera antes que yo.-¿Qué haces?
-No voy a dejar que te duermas antes que yo ^^-dije sonriendo acurrucándome a su lado mientras lo abrazaba por la cintura, quedándome dormido lentamente-No… no me dejes…
-Nunca…-escuché que susurraba tiernamente, sintiendo después como me rodeaba por la cintura y se quedaba dormido





Fin



--------------


0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j