10 oct. 2009

Aquellos momentos que son sólo nuestros







Titulo: Aquellos momentos que son sólo nuestros
Autora: Replaced Memory
Parejas: HoMin





DBSK por fin gozaba de un día libre en su apretada agenda, casi siempre repleta de largas y cansadas actividades que resultaban algo tediosas y agotadoras. Por eso, todos los miembros pensaban aprovechar ese día al máximo, ya que últimamente los días libres parecían ser cada vez más escasos.

Hero, se puso a practicar sus técnicas culinarias y a hacer ejercicio en el GYM para no perder la figura. Junsu salió a jugar futbol con su amigo de Super Junior, EunHyuk. Yoochun se fue de compras con su nueva novia Park Bom (2Ne1 lol). Max aprovechó para estudiar un poco y adelantar algunos trabajos que tenía pendientes para la universidad. Y , Yunho se encontraba en el estudio que compartía con Junsu, por lo visto tratando de componer una nueva canción, pero estaba teniendo algunos problemas.

-Aish… no…¡así no se escucha bien!- se quejaba el líder en voz alta, borrando una parte de la melodía que estaba tratando de componer. Segundos después el editor de música que estaba utilizando se congeló, haciendo que Yunho se quedara estático.

-Dios…no…¡no!- subió la voz desesperado mientras observaba un mensaje de error que aparecía en el monitor de su PC.

TODO el trabajo de un mes se había ido al caño así nada más.

Yunho tiró un poco de sus cabellos, tratando de aliviar la frustración que sentía en esos momentos. Respiró hondo, intentando que su cabeza se enfriara para poder pensar en alguna solución.

Entró a la carpeta “Mis Documentos” para checar sí de pura casualidad algún registro de su trabajo se había auto-guardado.

Scroll Down…. Y nada.

Sus ojos buscaban algún indicio de aquel trabajo que tanto esfuerzo le estaba costando…pero no encontraban absolutamente nada.

De pronto, las orbes oscuras del líder se posaron en un archivo en específico.

Era un video… que raro, no recordaba haber guardado algún video en aquella carpeta.

Y lo que más le llamó la atención era que el nombre del video decía “Rompamos la cama”.

¡¿Qué demonios significaba eso?!

Tal vez no debería saberlo…tal vez era algo “privado” de alguno de los miembros y habían olvidado borrarlo ó guardarlo en dónde debían, así que como el responsable y prudente líder que Yunho era, tomó la decisión más coherente.

Por ningún motivo abriría aquel video.

No. Jamás. Debía respetar la privacidad de los miembros.

Con esto en mente, el moreno soltó el Mouse y se quedó mirando a la pantalla ensimismado.

¡Pero el mugroso video seguía llamándolo!

Sus ojos parecían ser atraídos por aquél archivo muy fácilmente y, cuando Yunho se dio cuenta, ya había dado doble click para abrir el video.

Maldita curiosidad….

Segundos después, se abrió el reproductor de Windows Media Player.

“Aún puedo cerrar la ventana del reproductor” pensó el Líder. Pero, cuando estaba a punto de presionar el botón de cerrar, el video comenzó. Y al parecer ya no había vuelta atrás porque los ojos de Yunho permanecían pegados como un chicle al monitor.

Todo lucía normal, parecía una película como cualquiera. En la primera toma salía un chico un poco más alto que él promedio y delgado, con una cara muy bonita, caminando por las calles de Seúl, al parecer buscaba alguna dirección en específico porque lucía como sí mirara para todos lados, mientras sostenía una tarjetita en su mano derecha.

“Bueno, si es una película, por lo menos me servirá para despejarme un rato.” Pensó el líder, mientras seguía observando el monitor de su computadora.

El chico de cara bonita parecía haber encontrado por fin su destino. Sonrió y tocó a la puerta de un departamento que se encontraba en el tercer piso de un condominio de clase media. Pasaron unos cuantos segundos cuando la puerta ya comenzaba a abrirse.

La cámara hizo un close-up al habitante de aquel apartamento y responsable de que la puerta estuviese ahora abierta. Su rostro también era muy apuesto, pero sus rasgos eran mucho más masculinos y agresivos que los del otro chico, además lucía mayor y más maduro.

Entonces Yunho se preguntó “porqué será que jamás había visto a aquellos actores” y le pareció algo extraño. Pero bueno, tal vez eran nuevos en la industria.

-Llegaste- dijo la voz profunda del habitante del apartamento mientras sonreía ampliamente.

-Claro- respondió el más bajo con una sonrisa igual de amplia, no sobra decir que tenía una sonrisa muy bonita -Te dije que lo haría Seung Hyun-

Los dos muchachos se miraron a los ojos por unos momentos y sin más palabras el dueño del apartamento tomó firmemente la mano del más bajo, jalándolo para que entrara.

El chico de cara bonita se dejó hacer y permitió que el más alto lo llevara hasta su habitación.

-Habrá que recuperar el tiempo perdido…- dijo el chico de rostro masculino, con un deje que parecía ser de malicia. Acto seguido cerró con seguro la puerta de la habitación en la que se encontraban.

Yunho frunció el entrecejo. “¿Qué habrá querido decir con eso?”

El chico alto se relamió los labios lascivamente, estaba hambriento, pero no precisamente se trataba del hambre que relacionamos con los alimentos. No, él tenía hambre de una personita en específico.

-Hace años que no hacemos esto- murmuró el cara bonita con una tímida sonrisa.-Te extrañé mucho, T.O.P.-

El más alto cambió su gesto lascivo por uno muy dulce y melancólico.

-Y hace años que nadie me llamaba así, Ji Yong…ó debería decir, “G-Dragon”- respondió, mientras con un suave empujón, hizo que el más bajo callera boca arriba en la cama.

-Oh…no…- murmuró Yunho para sí, mientras, con ojos abiertos por la sorpresa, seguía mirando la pantalla del ordenador…- Es mi idea…ó estoy viendo….-

-Ahora, baby…- T.O.P. se abalanzó sobre G-Dragon, susurrando en su oído con una voz más profunda que un abismo – Rompamos la cama- finalizó, mientras mordisqueaba con fuerza el lóbulo del más bajo.

Yunho tragó saliva en completo shock.

-¡No era mi idea!- exclama- Sí estoy viendo…porno gay…- dice esto último en un murmuro y mientras, observa fijamente como T.OP. se come a besos a G-Dragon (literalmente).

El líder trata de cerrar el video, en verdad trata. Pero no podía moverse, estaba estático, sólo mirando la pantalla y prestando atención a todos los movimientos y sonidos que hacían los jóvenes de aquel video.

Lo pero era que estaba comenzando a sentirse…excitado.

“No, Yunho…no te puedes poner así viendo porno gay..” se decía una y otra vez, mientras trataba de despegar sus ojos de la pantalla, pero nunca lo lograba.

Gemidos de placer comenzaban a resonar por todo el estudio y esto no ayudaba para nada al bulto que crecía cada vez más en los pantalones del líder.

“Por lo menos el estudio es a prueba de sonido.”

Pensó, mientras trataba de no tocarse. Sería una gran vergüenza masturbarse mirando Pornografía gay.

Los gemidos en el video se fueron intensificando y los dos protagonistas intercambiaban palabras sucias y caricias…profundas.

Yunho ya no podía más, miró hacia el bulto de su pantalón y, dudando un poco, abrió el cierre de éste, sacando su miembro erguido y doloroso.

Lentamente comenzó a tocar de arriba abajo y de abajo a arriba, apretaba los dientes, no quería gemir y perder el orgullo que le quedaba.

Y de pronto, mientras Yunho seguía ensimismado en su auto placer, la puerta se escuchó abrirse.

-Hyu…- dijo una voz a medias- ¿Hyung?-

Yunho miró a la persona que había entrado al estudio y hasta entonces fue que recordó. ¡No había puesto el seguro!

Volteó a ver a su dongsaeng, que seguía parado en la puerta con rostro estupefacto. El líder Se pateó mentalmente como veinte mil veces, mientras trataba de cubrir su erguida hombría.

Se sentía expuesto. Expuesto y totalmente humillado. ¿Ahora con qué cara vería a su dongsaeng?

-Min….yo….eeemm…- trató de explicarlo, pero no encontró palabras.

Changmin se fue acercando lentamente y su rostro de sorpresa cambió por uno de sorna y malicia.

-Aaaah….veo que encontraste mi video…- canturreó acercándose cada vez más a dónde el líder se encontraba sentado.

-¿Tú video?- cuestionó el líder algo sorprendido.

-Así es…quería probar algo nuevo, hyung…- respondió el menor, sonriendo de medio lado.-¿Y…lo disfrutaste?- hizo una pausa mirando fijamente las manos del líder que trataban de cubrir su miembro excitado-Bueno…parece que la respuesta es obvia…- constató soltando unas risitas burlonas.

-No…yo…no lo estaba viendo…- mintió, sin poder evitar que todo los colores se le subieran al rostro.

Changmin rió a carcajada suelta.

-Seguro que no, hyung- dijo con sarcasmo y se colocó uno de sus dedos en el mentón- Mmmm…pero, no sé porque te da tanta pena…- hizo una pausa y miró fijamente a Yunho, con unos ojos que sugerían tantas cosas menos inocencia-Sabes…me gustaría intentarlo…hablo de…tener sexo con otro hombre-

Y entonces Yunho sintió como si le echaran un balde de agua fría.

-Bro…¿Bromeas?...- pregunta en shock, sin creer lo que acababa de escuchar.

-Nunca he sido muy bromista, eso se lo dejo a Junsu Hyung- responde el menor seriamente.-Y creo que el mejor candidato para experimentar….eres tú Yunho hyung- afirmó con malicia, acercándose tanto que su cara quedó a meros centímetros de la del líder.

Yunho tragó saliva y un sudor frío lo recorrió entero. Se repitió una y otra vez que al que tenía enfrente era a su dongsaeng, su gran amigo….pero….¿Por qué sentía tan tremendas ganas de besarlo? Demonios…y esa excitación en su miembro no le ayudaba para nada.

-Hagámoslo, hyung. Nadie tiene que saberlo.- susurró Changmin, rozando los labios de Yunho mientras hablaba de manera sensual – Te prometo que lo disfrutarás- los labios del menor chocaron con los de Yunho y los dos compartieron un beso fogoso, que al principio fue iniciado por Changmin, pero finalmente los dos daban y recibían de igual forma.

La cabeza de Jung Yunho se había vuelto un caos. No sabía que pensar y todo estaba repleto de neblina. Así que decidió, por una maldita vez en TODA su vida, no pensar, ni razonar, ni buscar razones ó coherencia. Simplemente se dejaría llevar.

-Ah…hyung…- gimió Changmin, después de aquel apasionado beso que habían compartido- Así es…no pienses mucho…sólo bésame, acaríciame, tómame- le dijo con una voz que podría derretir a cualquiera, su lengua lamía los labios de Yunho con ahínco y sus manos acariciaban salvajemente los cabellos del líder.

-No sabía que podías ser…tan sensual…- comentó el mayor, con los ojos nublados por el deseo. Sus fuertes manos tomaron las de Changmin y le dio otro salvaje beso, haciéndolo gemir y producir esas notas altas que tanto admiraba de él en los conciertos. Pero había una diferencia, ahora aquellas notas altas decían su nombre y sólo eso.

-Ahh tú no sabes…lo caliente que me pones…en los ensayos siempre te observo Ahh..- confiesa entre gemidos, mientras siente que las manos furtivas de Yunho le quitan la playera y comienzan a jugar con sus pezones.

Yunho, al escuchar esto, sintió como si fuertes corrientes de electricidad lo recorrieran entero. Él siempre había pensado que Min era muy atractivo pero, nunca se imaginó que esos pensamientos llegaran más allá de la admiración ó compañerismo. Sin embargo, ahora que lo tocaba y lo sentía, se daba cuenta de la gran química que había entre ellos y de la inmensa atracción que sentía por el menor.

-Bájate los pantalones y échate en el piso- le dijo el líder al menor, con un rostro excitado.

Changmin se separó de Yunho e hizo lo que le pedía. Lentamente se bajó los pantalones.

-Ropa interior también…- le ordenó el líder, relamiéndose los labios y observándolo atentamente de arriba abajo.

-Parecía que no querías hacer esto y de repente te pones muy demandante- recalcó el menor con una sonrisa irónica mientras se bajaba la ropa interior y revelaba su excitado y duro sexo.


-Al piso, Minnie…- le recordó Yunho, comenzando a tocar su miembro sin darse cuenta. Le excitaba tanto la visión que tenía de Changmin.

Changmin se recostó en el piso boca arriba, estaba frío, pero su cuerpo ya se había vuelto tan caliente, que ni le molestaba la temperatura ambiente.

Yunho se acercó a Changmin, hincándose en el piso frente a él sin dejar de mirarlo por un segundo.

-Me encantan tus piernas…- comenzó a decir el líder mientras separaba las piernas del menor y las acariciaba de arriba a abajo hasta llegar a sus bien torneados muslos- Son tan largas y tan sexys…- Yunho se agachó y comenzó a recorrer con sus labios y lengua las piernas morenas del menor, mientras éste último gemía excitado.-Me imagino estas piernas, amarradas a mi cintura mientras tú me gritas por más- susurró, dándole otro beso apasionado, en él que sus lenguas danzaban la una con la otra.

-Ahh…no tienes sólo que imaginarlo…hyung…- musitó el menor entre gemidos y, con un movimiento algo brusco, entrelazó sus piernas a la cintura del líder.- Vamos, cabálgame y deja de lado las riendas- dijo con voz profunda, mirando al líder a los ojos mientras chupaba uno de los dedos de éste último.

Yunho, sintió como el líquido pre eyaculatorio comenzaba a escurrir por su miembro, que ya estaba rojo por tanta excitación.

Necesitaba liberarse y eso era justamente lo que él menor le ofrecía de aquella manera tan sensual.

-Dámelo ya, no importa que duela un poco al principio. No importa sí vez que suelto alguna lágrima, sólo dámelo duro y fuerte- imploró Changmin, moviendo sus caderas para que su entrada virgen estuviese más cerca del miembro del líder.

Yunho soltó un gemido, al sentir como la piel del menor rozaba la punta de su sexo.

Tomó ambas manos del menor, entrelazando sus dedos y colocándolas en el piso, a los costados de la cabeza de Changmin.

-Si duele, sólo dime…- le recordó mientras le daba un casto beso en los labios.

-Si duele no importa, porque si eres tú hyung, no me interesa lo que me hagas sentir. No me importa si me brindas dolor, placer ó tristeza. Sólo deseo que todas estas emociones vengan de ti y sólo de ti- el menor sonrió con cariño, entrelazando aún más fuerte sus dedos con los de U-know.

Yunho sonrió conmovido por las palabras de Changmin y sintió cómo su corazón comenzaba a latir cada vez más rápido. Fue entonces que se dio cuenta de que esto no era sólo simple sexo, ni simple placer carnal. Era algo mucho más importante, mucho más profundo y significativo.

El líder lo besó una vez más, ahora de manera dulce, casi como azúcar. Los dos estaban conectados mejor que nunca.

-Relájate, iré lento primero- susurró el líder, tomando su miembro y empezando a introducirlo en la apretada entrada del menor.

Changmin trató de no hacerlo, pero soltó un gritito de dolor. Yunho lo miró preocupado y Max sólo lo alentó a seguir, negando con la cabeza, informándole que nada andaba mal.

Yunho se adentró aún más con lentitud, sintiendo como las paredes internas de su dongsaeng lo apretaban de manera tortuosa.

Se detuvo unos momentos, buscando que los dos se ajustaran bien a aquella apretada sensación y, cuando lo consideró prudente, comenzó a sacar poco a poco su miembro, pero no del todo, sólo lo necesario para volver a introducirlo en el menor.

Unas pequeñas lágrimas brotaron de los ojos entreabiertos de Changmin, deslizándose luego por sus sonrojadas mejillas.

Yunho lamió cada una de las lágrimas con dulzura, mientras seguía moviéndose dentro del menor.-No entiendo porqué…- comenzó a decir el líder bajo su aliento- Siempre terminan cortando las escenas HoMin….- hizo una pausa y apretó el agarre que tenía de las manos del menor- Siempre me ha molestado eso…- frunció un poco el entrecejo.

-Ahh…es…mejor así…- respondió Max con voz entrecortada, ya comenzando a sentir el placer cada vez que el duro miembro de Yunho se restregaba contra sus paredes internas-Guardemos todos los momentos hermosos….que…ahh…pasamos juntos….sólo….paahhraa….nosotros…ahh..- finalizó con una sonrisa y unas mejillas coloradas que le encantan a Yunho.

-Tienes razón, atesoremos también este momento, que sea sólo de nosotros, mi pequeño Min- secundo el líder con una sonrisa de medio lado y unos ojos que no reflejaban más que profundo cariño y deseo.

-Ahhh…síiiii…Yunnie…mmm…se estaaah…..se está comenzando a sentir tan bien….ahhhnnn- gritó Changmin extasiado, comenzando a percibir con sensibilidad cada movimiento de la hombría de Yunho- Muévete….ahhh….más…rápido…..- demandó deseando sentir mucho más, regocijarse del placer que le brindaba la persona que amaba.

-Ahh…tú…también te sientes delicioso…- gimió el líder acelerando sus embestidas, su miembro podría explotar en cualquier momento con tanto ajetreo.

-Ahhhmmm…sí….así….hyung….asíiiiii …Ahhh…..dámelo todo….ahhhn…Yunhooooo…- gimió de nueva cuenta el menor, su voz cada vez era más fuerte y ya había llegado a un punto en el que realmente no podía reprimirla, y no le importaba.-Tócame….ahhhh….tócame mientras me llenas de ti…..mmmmm…..quieroh….sentir tus manos….en mí…..ahhh…-



Yunho soltó una de las manos de Changmin para poder acariciar la hombría de éste último. La acariciaba al ritmo de sus embestidas, logrando que Changmin gritara más cada vez.

-Me voy a venir….ahh…Min….me vengoo..- el líder trató de suprimir los gemidos, pero no pudo. Aquél éxtasis extremo jamás lo había experimentado con ninguna mujer.

-Yunnie….ahhh….vente….dentro….ahhh….quiero que….ahhmmmnn….me llenes de ti…-alentó el menor entre gritos de placer.

Yunho siguió penetrándolo cada vez más fuerte, hasta lograr derramarse dentro de Changmin, quien gimió extasiado al sentir los jugos de su hyung dentro de él.

Yunho lo besó de forma hambrienta y lasciva, mientras que con su mano seguía acariciando con fuerza el miembro pulsante del menor, que, entre gemidos y resoplidos, llego a su tan deseado clímax momentos después.




******A*F*T*E*R*T*H*E*S*E*X*Y*M*O*M*E*N*T**********


-Ahhh…todo parece ser tan bueno…- suspiraba Changmin a manera de ensueño, mientras se acurrucaba en el pecho de su amado líder.

Yunho sonrío felizmente, acariciando los cortos cabellos de su dongsaeng.

-Sí…- comenzó a decir el mayor - sólo hay una cosa que me preocupa…-

Changmin alzó las cejas a manera de pregunta.

-¿Qué es?- cuestionó el menor.

-Es sólo que…bueno….¿Recuerdas esa nueva canción en la que he estado trabajando desde hace semanas enteras?-

-Sí-

-Bueno, pues acabo de perderla toda. Realmente pensaba que esta canción podría estar en el próximo disco, ya todos han hecho aportaciones en los discos pasados, pero mis composiciones nunca son aprobadas. Verdaderamente tenía mis esperanzas puestas en esta canción y ahora….ya no tengo nada- confesó Yunho, con un tono triste.

Changmin no dijo nada, simplemente se levantó del suelo y fue (así desnudo XD) al ordenador que Yunho utilizaba. Yunho le pregunto que qué estaba haciendo, pero el menor no se molestó en responder. Hizo un Click aquí y otros más por allá.

-Listo- anunció Max con una sonrisa triunfal.-Aquí está tu canción. Hyung-

-¡¿En verdad?!- preguntó Yunho emocionado y al ver que su dongsaeng asintió con la cabeza, se levantó como un resorte del suelo (pues sí, lo hicieron en el piso….lo siento por arruinar el romance T__t)

Se acercó corriendo a la computadora, y miró el monitor con rostro iluminado. ¡Ahí estaba su canción!

-¡Minnie hermosooo, gracias!- exclamó Yunho más feliz que nunca, mientras apretaba al menor entre sus brazos.

-No hay de qué, hyung- respondió Min sonriendo, aún entre los brazos del líder.-¿Y… cómo se llama tu canción?-

Al escuchar esto Yunho se separó un poco de Min y con un de sus manos comenzó a acariciar su mejilla derecha.

-Aún no tiene nombre…pero ¿Sabes?- el líder hizo una pausa acercándose a los labios de su dongsaeng- Lo que dijiste hace unos momentos…”Guardemos todos los momentos hermosos que pasamos juntos sólo para nosotros” me ha dado una gran idea-le dio un dulce beso – La canción se llamará “Aquellos momentos que son sólo nuestros”- constató con una tierna sonrisa mientras, de nueva cuenta, estrechaba a Changmin entre sus brazos.

Aquellos dulces momentos que compartimos con la persona amada, son grandes tesoros que debemos proteger y guardar con recelo. Las tiernas palabras de amor susurradas al oído, las sonrisas cómplices que llevan consigo profundos sentimientos, los silencios mutuos dónde sólo canta el viento. Aquellos momentos que son sólo nuestros.



FIN



------------------------

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j