21 mar. 2009

Tempestad capitulo 2






-no…no me hagas nada…no…te atrevas.-mi voz sale en un leve susurro, quiero escapar, salir corriendo de aquí a como de lugar, sin embargo algo en mi interior me detiene, me obliga a ceder a tus acciones. No respondes, tan solo acercas mas tu rostro al mió haciendo que nuestras respiraciones se choquen, dándote cuenta de mi estado.

-no tengas miedo…jamás te haría daño.-parece ser que estas al tanto del miedo que me invade, no es miedo a ti ni a lo que pueda llegar a suceder, este temor se origina solo en mi alma, porque a lo que realmente temo son a mis verdaderos sentimientos.

-de…déjame ir…por favor déjame ir Yunho…-no puedo evitarlo, como hace solo instantes de mis ojos comienzan a descender esas calidas gotas que caen crudamente para perderse en mi piel. Te miro con angustia y creo que sabes por que…yo también lo se, lo he comprobado, nada de lo que hayas dicho me es indiferente, nada de esto escapa de mi entendimiento…solo pasa que no quiero reconocerlo, no puedo reconocer ante ti que también siento lo mismo.

-sabes…un tiempo después de que me sucediera todo esto, luego de tantas noches soñando contigo, sabia que me había enamorado a primera vista…-te escucho en silencio…no concibo la idea de que me estés diciendo todo esto, se me hace imposible que estés enamorado de mi, pero a la vez un pequeño cosquilleo atormenta mi estomago, haciéndome pasar por un sinfín de sensaciones, todas y cada una de ellas ocasionadas por ti.-mi padre ablando a cada segundo maravillas de ti me intimidaba a conocerte mas a fondo, a acercarme a ti y conquistarte; fue por eso que decidí dejar a Changmin, no siento nada por el y se me hacia una perdida de tiempo seguir con esa farsa. El día que por fin me decidí a cortar mi relación con tu hermano.-el dolor es insoportable…mi hermano, esa persona que tanto amo y protejo es el único impedimento para estar contigo…pero el te ama, y yo no opacare su felicidad aunque tenga que sacrificar la mía, entiéndelo Yunho, esto es imposible.- Yoochun me dijo que tenia que hablar algo importante con migo, y entonces me confeso que te había dicho que estaba enamorado de ti…eso fue terrible, Yoochun, mi único hermano, estaba enamorado de la persona que conquisto mi corazón…-no lo soporto mas, no puedo seguir escuchándote…

-ya basta!! No sigas, me estas lastimando!!.-quiero alejarme de ti y salir corriendo pero no me lo permites, con ambas manos tomas mi rostro manteniéndolo inmóvil, obligándome a mirarte fijamente…a mirar tus ojos que me tragan en su oscuridad.

-cuando Yoochun me dijo eso pensé en abandonar mis sentimientos, pero…ya no puedo…me volveré loco si sigo así!!.-tus labios otra vez me apresan, solo que ahora con muchas mas pasión que antes, hago lo imposible para separarme de este contacto pero se me es imposible, tu agarre es preciso y no logro moverme, tu cabeza se mueve ligeramente haciendo que llegues aun mas profundo en mi; nuestras salivas forman una sola, pero aun no me rindo, intento por todos los medios sepárame, mis manos atrapan ferozmente tu cabello, lo jalan con desesperación, no obstante ni así me sueltas. Respirar se me hace dificultoso, pero es como si a ti no te interesara siquiera coger aire, estas concentrado en no soltarme.

-mmm!!...nhg!!... hng!!...mhhhhhh!!...-no puedo separarme ni siquiera unos milímetros; tu lengua recorre lascivamente mi cavidad, se adentra en ella usurpándola como jamás alguien lo ha hecho; es como si lentamente perdiera el conocimiento, mis ojos que anteriormente se encontraban abiertos de par en par, ahora están serrados, soportando las miles de sensaciones que este fogoso beso me proporciona. No voy a ceder, no seré yo quien pierda en este juego, necesito alejarte de mí antes de que sea demasiado tarde. Arde, mis labios arden fuertemente, y un gusto metálico invade mi boca, el metálico característico de la sangre, esa que escurre velozmente de mis labios. Aplicas tanta fuerza en el beso que me estas dañando, mi labio inferior esta totalmente partido, puedo comprobarlo por el excesivo ardor que proviene específicamente de el. Ni así te detienes, estas loco!! No te detienes, me estas lastimando pero ni así te detienes.

Los segundos pasan lentos, el beso se lleva todas mis fuerzas, así que no aplico la misma resistencia que de hace un rato. Respiras en mi boca y haces que me vuelva loco, estas totalmente desatado y no quiero llegar a pensar en lo que harás si esto continua así. Golpeo…golpeo y trato de gritar, mis esfuerzos no tienen eficacia, mis fuerzas se esfuman rápidamente. Es inútil, soy débil, un entupido débil que se esta doblegando ante ti; me siento desnudo, es una sensación que jamás sentí con nadie, pero es cierto, es como si no pudiera con el agujero de sensaciones que se arremolinas en mi anterior, y ya no lucho, he dejado de luchar contra ti…me avergüenzo al pensarlo, pero con todo esto me vuelves loco; tu lengua enredándose con la mía ardientemente, tu cabeza moviéndose de lado a lado sin detenerse para profundizar mas el beso, respiras en mi boca emitiendo sonoros gemidos que me matan lentamente. Todo en ti es perfecto, mas aun si nos encontramos en este tipo de contacto…he perdido…he perdido el poco autocontrol que me quedaba, ahora solo siento. Solo quiero sentir tu cuerpo junto al mío…Yunho.

-mmh…ng!! Ah…-ya no reprimo los gemidos que escapan de mi garganta, y parece que esta acción te enciende aun mas, ahora una de tus manos se posa en mi nuca y la otra desciende hasta mi cintura; eres mas alto que yo, tu contextura física es superior a la mía, aunque no puedo quejarme, mi físico es envidiable, solo que no tanto como el tuyo…ya no lucho como antes, ahora mis manos se aferran a tu espalda, recorriéndola con ansias, perdiéndose por debajo de la fina musculosa sudada que en estos momentos me estorba. Acaricias mi cintura, recorres toda la piel que encuentras a tu paso, y estás totalmente excitado, no puedo creer que te encuentres en este estado…un estado del que soy culpable. No quiero pensar, no quiero reprimir esto que siento adentro, un fuego que me quema interiormente, una llama que solo tú puedes extinguir.

Ya he perdido la noción del tiempo que llevamos besándonos, no nos hemos separado ni un milímetro…mi lengua se enreda con la tuya, ambos gemimos desesperados, me sorprendo con mis propios sonidos, jamás e estado tan excitado…es que nunca he estado con alguien, pero es una sensación que no me importaría seguir sintiendo por el resto de mi vida…estoy desquiciadamente necesitado de ti…solo de ti. Adentras tus manos en mi camisa para masajear mi vientre, juegas con mi piercing para después detener una de ellas en mi tetilla, masajeando con premura; gimo, no se mas que hacer, el placer inunda cada centímetro de mi ser; sonríes ante mis jadeos, estas totalmente satisfecho con lo que me haces sentir, es que se nota a leguas que lo disfruto enteramente…soy detestable. Los masajes en esa zona tan sensible en mi son exquisitos, una delicia; abro mis ojos, contemplándote, viendo tu expresión de goce al hacerme estas cosas…nuestras miradas se encuentran nuevamente y tu desciendes con tus labios hasta mi cuello, es la parte mas sensible de todo mi cuerpo, con mis jadeos te lo estoy demostrando; lo lames con lascivia en su totalidad, siento que cada parte de piel que es humedecida con tu lengua quema como brasa, arde como llama.

Mi desesperación va en aumento, ya no soy conciente de mis acciones, así que descaradamente levanto tu rostro haciendo que me mires, besándote de nuevo. Te sorprende que sea yo quien lo haya iniciado, pero solo te preocupas en frotar tu erección junto a la mía, al compás de nuestros gemidos. Es una danza erótica la cual no quiero que se detenga nunca; mi miembro se encuentra totalmente despierto, húmedo y palpitando en deseo, tus movimientos lo endurecen mas y mas, sentir tu erección contra la mía es algo que jamás me hubiera imaginado, una fantasía que sin duda jamás paso por mi mente, siempre tuve la certeza de mis gustos, las mujeres no son lo mío, no obstante, nunca estuvo en mis planes perder mi virginidad con un hombre, tal y como me esta sucediendo en estos momentos contigo… Tomas una de mis manos controlando su movimiento; haces que toque tu torso, perfecto compuesto de músculos que me enloquecen, la vas bajando hasta llegar a tu vientre, pero no detienes el recorrido, la bajas a un mas hasta que se topa con la pretina de tu pantalón, me estremezco completamente cuando mi piel hace contacto con la tela de tus boxer`s, no me animo a pensar si quiera, soy presa del deseo y pienso seguir mis bajos instintos…

Lames el lodulo de mi oreja causando que un escalofrió recorra mi espina dorsal, susurras en mi oído sensualmente, incitándome a que lleve a cabo lo que tanto deseas…

-por…por favor….jae…ahh…mira como estoy…-sigues lamiendo mi piel reprimiendo levemente tus gemidos, mi mano permanece inmóvil en esa zona, pero tu estas desesperado, así que haces que comience a adentrarse en la tela, teniendo contacto con la piel hirviendo de tu sexo. Mi respiración es dificultosa, tu erección es enorme, esta gravemente hinchada como consecuencia de lo excitado que estas, seguramente el dolor es agobiante, lo tomo entre mi mano, acariciando suavemente, escuchando sin tapujos los gritos que escapan de tu boca; me besas ferozmente, metiendo tu lengua lo mas profundo que puedes, controlando de alguna manera las ganas de gritar que tienes, porque estas tan extasiado que pronto te correrás en mi mano. No voy a negar lo que siento, me encanta estar ocasionando esto en ti, estoy fascinado con los sonido que emites, la manera en que me besas robándome el aliento; lo estoy haciendo, te estoy masturbando...los movimientos de mi mano son lentos, acaricio tu erección en su totalidad, tocando tus testículos para luego subir y bajar en un delicioso ritmo, aumentando la velocidad haciendo que el movimiento se torne frenético y enloquecedor. Estoy agitado, el estarte escuchando me excita de sobremanera, y mi sexo necesita atención desesperadamente; como si pudieras leer mi mente desabotonas mi pantalón y empiezas a masturbarme, simplemente maravilloso, nuestros cuerpos queman. Tu mano se mueve rápido sobre mi sexo, haciendo que grite de placer.

-ah!!...yu…mmm…Yunho…ah!!...-nos masturbamos deliciosamente el uno al otro, nuestros labios nuevamente buscan ese contacto del cual ya nos hicimos adictos, te beso con locura sin importarme nada mas, solo probar del embriagador elixir de tus labios, ¿Qué me has hecho? ¿Cómo es posible que este haciendo esto contigo? Sin conocerte…sin saber nada de ti…sin siquiera haber establecido una amena charla…es ilógico!! Pero dicen que el amor no tiene lógica, el amor no sabe de razón, porque se descubre cuando recién se conoce. Eso es lo que me esta pasando Yunho, estoy enamorado de ti, aun sin conocerte.
Te derramas en mi mano, fue rápido, pero era lógico que sucediera viendo en el estado en el que te encontrabas; tu rostro lleno de satisfacción y goce hace que quiera ir mas allá de todo, quiero que me recorras completamente, quiero entregarme a ti…ya no me interesa nada. Con un repentino movimiento de mi parte hago que cambiemos de posiciones, ahora te tengo acorralado sobre el gigantesco espejo, aun estas rayando el éxtasis, navegando todavía por el mar de las sensaciones pre orgásmicas, pero aun así sigues con la masturbación de mi sexo; te quito la musculosa en un ágil movimiento, te sorprenden mis acciones pero solo sonríes y me contemplas embelesado…te beso, atrapo tus labios con pasión, me siento en el limite, pronto me correré, así que guió el movimiento de tu mano para alcanzar un ritmo perfecto. Depositas húmedos besos en mi cuello, lo lames completamente dejándome sin aliento; por mi parte viendo cerca mi clímax hundo mi rostro en el espacio de tu cuello, gimiendo sonoramente. Apreto con fuerza los músculos de tu pecho, es demasiado erótico hacerlo, me encanta.

-ahhhhh!!....-exhalo el ultimo gemido desesperado, fue fantástico, masturbarse se siente bien, pero que otro hombre lo haga por ti es mil veces mejor; y mas si llego al orgasmo contemplando tu rostro. Ambos estamos agitados, mi mano y la tuya manchadas totalmente con nuestra esencia, lames tu mano y la mía con gula, yo no me atrevo, me parece que eso seria demasiado descarado de mi parte. Solo veo como lo haces, tu lengua recogiendo el semen desparramado en la palma de mi mano; relamo mis labios, mi excitación va en aumento con solo verte. tu barbilla esta manchada con ese liquido blanquecino, guió mi lengua a ese lugar y comienzo con las lamidas hasta llegar a tu boca y compartirlo; me abrasas por la espalda y haces que nuestros cuerpos se junten completamente; enredo mis manos en mi nuca. Tus manos ahora se encuentran en mi trasero, presionándolo fuerte, arrancándome gemidos desesperados.

Abro mis ojos que hasta el momento se encontraban cerrados, mi reflejo en el espejo me asusta, contemplo un momento mi aspecto, mis ojos dilatados por la pasión de la entrega, gotas de sudor resbalando por mis sienes; mi cabello mojado por la transpiración pegándose a mi frente, esas rojas marcas en mi cuello que son estigmas de mi pecado…y tu sigues besando mi cuello, yo no separo la vista de mi reflejo…y…de repente frente a mi aparece Changmin, su rostro ensombrecido, mirándome con repugnancia infinita; esta allí, solo mirando lo que estoy haciendo con SU novio, ese ser que me esta dejando en las nubes, ese el cual marca mi cuerpo como suyo; comienzo a temblar, verlo allí me demuestra lo terrible de mis acciones, porque no estoy deteniendo este absurdo, es mas, me estoy entregando al placer importándome todo un bledo. Llora, Changmin esta llorando frente a mi, las lagrimas ruedan por su rostro perdiéndose en la oscuridad, pero sigue mirándome fijamente con asco, y puedo ver como mueve sus labios tratando de decirme algo…”te odio”… comienzo a temblar, las lagrimas no cesan, y parece que tu estas tan perdido en el deleite que sientes al marcar mi cuerpo que no te has dado cuenta de mi estado. “Te odio” esas palabras retumban en mi mente, en mi estomago se origina un vació desolador que parece matarme…mi corazón se rompe en miles de pedazos…Changmin me odia…

-Nooooo!!...-me separo rápidamente, llorando sin consuelo, cayendo pesadamente al suelo. Estás sorprendido, no entiendes mi estado, y es lógico, hasta solo segundos ambos gritábamos de placer, y pareces no creer que hasta estos momentos recién me llegue el arrepentimiento.

-Ja…Jaejoong…que…-

-DEJAME!! ALEJATE DE MI!!...-enredo mis brazos alrededor de mi frágil anatomía, lloro como niño, aturdido por todo lo que esta sucediendo…aterrado por lo que podría llegar a pasar.

-que mierda te sucede!!...-me levantas y haces que te mire, estas enojado, en tu rostro una furia descontrolada aparece, tus pupilas dilatadas me muestran que estas enfadado por mi acción.

-No me toques!! Acaso no ves lo que hicimos!! Mi hermano jamás me lo perdonara!!.-golpeo su pecho sin resultados, me envuelves entre tus brazos, no permitiéndome movimiento…y lloro, sigo llorando sin poder detenerme.

-no podemos hacer nada!! Entiéndelo…ya no puedo detenerme…y menos ahora que se que también me deseas…-

-no dejare que esto cont…-tus labios callan mis palabras, me besas con fuerza, presionando mi cuerpo contra el tuyo…-nhg!!...de….déjame!!.-logro decir, pero me es imposible apartarme, eres demasiado fuerte. Me encuentro de frente contra el espejo, no estas en tus cabales, la forma en que me tratas me lo demuestra; sigo llorando, quiero resistirme, necesito escapar lo mas rápido posible de aquí pero no me lo permites, tengo miedo de lo que puedas hacerme, mucho miedo…así no, por favor Yunho, así no…

-no te resistas, no entiendes que me es imposible detenerme?! NO PUEDO!!...-continuas susurrando en mi oído…-no permitiré que escapes, yo…te quiero Jaejoong.-es imposible contener las lagrimas, tus palabras hacen que toneladas de culpa caigan contra mi conciencia, no obstante no puedo permitir que lo que quieres suceda, no de esta manera.-me lastima lo que le estoy haciendo a Changmin…pero entiéndelo, no puedo sacarte de mi cabeza…me volverás loco!!. -…¿Lo volveré loco? Y que pretendes que haga? Piensas que voy a olvidarme así como así de la persona que más amo en este mundo…de Changmin, mi Changmin.

-detente!! Las cosas no son así!! Yunho, te estoy diciendo que me sueltes maldita sea!! No voy a traicionar a Changmin!! Yo no lo dañare…-miro tu rostro mediante el espejo, me estas mirando con reproche, y te entiendo…hace unos segundos te pedía mas, y ahora te rechazo en nombre de mi hermano…soy un bastardo.

-dime lo que sientes…-bajo el rostro, no me atrevo a contestarte ya que seguramente te mentiría.- dime que no sientes nada por mi!! Dímelo!!..-

-no siento nada por ti…déjame ir…-mi voz sale en un susurro, mis manos están sudando frió, estoy mintiendo, es la peor mentira que alguna vez halla dicho, pero así debe ser, esto es un error, tiene que terminar por el bien de todos.

-mentira!! Eres un mentiroso!!...-sujetas mi rostro con firmeza, obligándome a que te mire a los ojos mediante el cristal que nos refleja…-pretendes que te creeré? El brillo de tus ojos demuestran que mueres por que te posea de la manera mas loca y desenfrenada…- no se que contestar, como hago para mentirte, no puedo…me es imposible el decirte que no te deseo, que no te quiero solo para mi.-HABLA!!...-

-………..-

-tu silencio me demuestra lo que quiero escuchar…deja de engañarte a ti mismo Jaejoong.-sin decir mas comienzas con las caricias en mi cuerpo, puedo sentir tu erección presionando fuerte contra mi trasero, estas desquiciadamente excitado, NO!! Jaejoong por favor tienes que parar esto!! No debe suceder.

-ya basta!! Así no!! YUNHO DETENTE!!.-en mis palabras no puedo ocultar ese deje de susto, si...deseo esto al igual que tu, pero no quiero de esta manera, y pareces no entenderlo, me estas forzando, y las cosas no se pueden dar de esta forma.

-sabes que no lo haré…Lo deseas al igual que yo, déjate llevar.- tus manos acarician mi vientre por debajo de la camisa, no me es posible reprimir los gemidos, el estar sintiendo el contacto de nuestras pieles me estremece; el espejo me permite ver claramente las marcas que vas dejando en mi cuello, es horroroso, pero a la vez demasiado excitante; sigo tratando inútilmente de separarme de ti, pero parece que eso te insita aun mas…

-ahh!!...ah…jae…mnh!! mira como me pones…-dices frotando tu erección contra mi trasero, fingiendo fuertes embestidas…esa sensación de lujuria me invade, no obstante aun mis lagrimas no cesan, no quiero así…así no.

-por favor Yunho…yo…yo no quiero así, así no!!.- das vuelta mi cuerpo para que quedemos enfrentados, te entristeces al ver mis lagrimas; siento tus labios sobre mis mejillas, lames esa agua que escurre de mis ojos, sentir la calidez de tu lengua sobre mi mejilla me transmite un bienestar descomunal, por favor deja de martirizarme de esta manera, siento que a cada instante que pasa me vuelvo mas dependiente de ti, nunca me sentí de esta manera, es como si fuera que no necesito nada mas que estar aquí, a tu lado, entregándonos el uno al otro, pero al mismo tiempo la imagen de Changmin me carcome el alma, lo estoy traicionando, pero como hago para detener esto…no puedo.-Nooo!! Ya basta!!! Tu no me quieres!! No puedes quererme!!.-me miras estupefacto, mis palabras tienen un fuerte impacto.-

-que no te quiero?...entonces responde a esto…-observo como acercas una de mis manos hacia tu pecho, justo por encima de tu corazón haciendo que sienta los acelerados latidos de este.-jamás a latido así con nadie, ni con ninguna mujer, ni siquiera con tu hermano..-

-como puedes decir eso!! Es mi hermano!! ¿No te das cuenta de cuanto te ama? EL TE AMA!! No me interesa lo que sientas por mi, mi hermano es mucho mas valioso…-aun no te separas de mi, sin embargo ya no me presionas con tanta fuerza, solo estas parado frente a mi, observándome, tratando de buscar respuestas en mis ojos. Repentinamente levantas tu mano y pienso que me darás un golpe, pero no es así, tiernamente comienzas a acariciar mi mejilla, contemplándome embelesado.

-cuando Changmin llego a nuestra mansión en Londres junto con Junsu me pareció un hermoso chico. Su angelical rostro, sus acciones tan maduras a su edad; todo en el era asombroso. Solo vivíamos nosotros cuatro en Londres, y como Yoochun y Junsu se hicieron grandes amigos; el y yo nos hicimos demasiado cercanos, noches en vela me hablaba de todo lo que había pasado con sus padres, la trágica relación que llevaba con Junsu…-mis extremidades no responden, solo escucho cada palabra que recitas, tu mirada es tan penetrante que siento que me roba un pedazo de corazón a cada instante que pasa, definitivamente me has hechizado.-me parecía un grandioso joven; la manera tan sutil de transmitir sus emociones, sus pensamientos. Me encantaba escucharlo, pero lo mas importante, en lo que mas interés ponía era cuando lo escuchaba hablar de ti…-no sigas por favor, puedo imaginarme las cosas que te a contado de mi, Changmin y yo siempre fuimos los mejores compañeros, el amor que nos tenemos es infinito, por eso no puedo creer lo que le estoy haciendo. Ya basta, detente Yunho…-las historias de su heroico hermano que siempre velaba por su bienestar, el que jamás lo dejo de apoyar en las peores situaciones…lo contaba con tanta admiración, con tanto amor que me transmitía ese mismo sentimiento, desde aquellos momento he tenido deseos de conocerte, ver si eras tan perfecto como el te describía…y así fue; cuando Changmin me declaro sus sentimientos, no vi que formar una relación con el fuera algo malo, me gustaba así que accedí, pero el día en que regresamos a Seúl todo mi mundo se desmorono; traicioné a Changmin desde el primer instante en que te vi…-mis lagrimas ya no tienen solución, el dolor es algo intolerable, sus palabras hacen que desee morir, quiero dejar de sentir esta pesadumbres que me roba el aliento.-estabas allí, parado en el aeropuerto; tu cabello meciéndose por el leve viento que te acosaba, negros hilos azabaches que moldeaban tu rostro hasta llegar hasta un poco menos de tus hombros, tu perfecta figura rodeada por atuendos blancos que te hacían parecer un ángel, mas aun con el rayo de luz que te daba en pleno y te hacia resaltar completamente en el recinto, permitiendo que todos lo que por allí pasaban te admiren embelesados por tal perfección; pero lo que mas me destrozó el alma fue ver esas lagrimas en tus ojos al abrasar a Changmin, lo besabas con tanto amor que me dolía verte, deseé que no existiera y que esas caricias fueran solo mías… no cabía en mi letargo, permanecí eternos segundos admirándote, no creyendo lo hermoso que alguien podía ser, efectivamente mi mundo se desmorono por completo. Recién caí en la realidad cuando Changmin se aproximo a mi estrechándome la mano y dijo “Jae…el es mi novio…Jung Yunho” mi corazón se rompió en pedazos al ver tu sonrisa, no estabas enfadado por que fuera hombre y mucho menos por la leve diferencia de edad, solo miraste a Changmin y lo estrechaste entre tus brazos, felicitándolo, sintiéndote feliz de sus propia felicidad; sin embargo, el momento crucial, cuando supe que tenias que ser mió y de nadie mas, fue cuando estrechamos nuestras manos. Sentir tu piel en contacto con la mía me pareció lo más maravillosos que jamás hubiera sentido. ¿En realidad crees que eso no es amor? ¿Piensas que lo mió solo es deseo? No!! Yo te amo!!.-pesazos de cristales se esparcían por todo mi ser, momentos vividos, palabras soñadas, la imagen de Changmin junto a mi…todo. Lo que acababa de escuchar hizo que los escalofríos se generen en todo mi cuerpo, las lágrimas ya no tenían consuelo. Comencé a emitir sollozos de desesperación, ¿en realidad sientes todo eso por mí? ¿Puede alguien guardar todos esos sentimientos en su interior? No termino de creerlo, la primera vez que vi a Yunho se me hizo tan serio, que incluso no comprendía su mirada. Pensé que era simple desprecio, que nunca entablaríamos ningún tipo de relación de amistad, solo seria el novio de mi hermano. Pero ahora, dice que desde el primer momentos que me vio se enamoro de mi, no se si reírme por lo absurdo que suena o llorar por el dolor que eso causaría. Que debo hacer, mierda!! Que es lo que debo hacer. “Te amo” dos palabras que nunca escuche, y jamás llegue a pensar en que alguien como tu me lo dijera; mi mundo se desequilibro completamente.

-ba…basta…-ya no puedo seguir escuchándote, me mente, mi cuerpo y mi alma ya no lo resisten.-déjame ir, esto tiene que ser un error, no puede ser cierto…yo…yo…-me es imposible componer una estrofa lucidamente, esos espasmos de temor que me acosan me lo prohíben…tus caricias no me permiten pensar claramente.

-día tras día intentando sacarte de mi cabeza; apareces en mis pensamientos a cada momento del día…últimamente me estaba volviendo realmente loco; por favor Jae…calma mi salvaje corazón…-no me dejas contestar, te dedicas a recorrer mi boca con tu lengua, lo haces de una manera tan apasionada que me robas totalmente el aliento. ¿Qué debo hacer? Mi cuerpo me pide a gritos que me funda con el tuyo en una burbuja de placer, pero al mismo tiempo mi mente sabe que después de que esto termine me arrepentiré, que el remordimiento no me dejará vivir. Nuevamente me encuentro acorralado contra el espejo, mi espalda chocando contra el frío cristal, tus manos apresándome e impidiendo que realice movimiento; todo…todo esto me desequilibra; soy consciente de que luego llegara el arrepentimiento, seguramente luego te odiare, pero…tengo que apagar el incendio que se propaga en mi interior, tengo que seguir esta sensación que me hunde en un abismo en el cual nunca me he sumergido, que me permitirá conocer sensaciones que jamás he experimentado, que me hará pasar talvez el mejor momento de mi vida. Lo siento…perdóname Changmin.

Mis manos recorren nuevamente y ahora sin ataduras tu espalda, la recorro fervientemente, arrancándote gemidos con tan poca cosa. Tu no te has detenido, sigues con la fricción entre nuestros miembros que de nueva cuenta se encuentran reclamando alivio, desesperados por enterrarse en destinos inciertos, guiados solamente por la pasión y la locura, esas mismas que posesionan celosamente nuestros cuerpos. Mi piel arde, tus manos vagan sin retorno por mi trasero, lo acarician indecorosamente, incentivadas solo por mis gemidos del mas puro placer; puedo sentir como tocan la sensible piel de mi entrada, es una experiencia que se me hacia imposible conocer, porque a pesar de que mi sexualidad haya sido descubierta no me era posible aceptarla del todo, siempre tuve fuertes controversias con ese tema, simple es el hecho de pensar de que me gustan los hombre, pero difícil es asegurar que realmente me gustan cuando nunca me he enamorado. Esa a sido mi vida desde que tengo uso de razón, no obstante ahora, con este sinfín de sensaciones que me provocas haces que quiera que me poseas, que me brindes mas y mas, es lo único que deseo, que el arrepentimiento llegue después no me interesa, ahora solo quiero sentir, descubrir el amor junto a tu cuerpo y alma.

-ahhhhhh…mhg, jae…mhhhh…no…no puedo, mas…-dices en mi oído, metiendo dos de tus dedos por mi cavidad, es impresionante el dolor que me produce su intromisión, te rasguño la espalda, clavo mis no tan largas uñas en ella, arrancándote también gemidos de dolor, solo que el dolor que yo te causo no es ni la mitad del que siento. Comienzas a moverlos en mi interior con el objetivo de dilatar mi entrada. El dolor me asusta, pero mas me aterra la idea de pensar en el dolor que me producirás cuando tu miembro me penetre; unas pequeñas lágrimas se asoman a mis ojos, si…la incomodidad es abrumadora, y se intensifica a cada segundo. Me besas para distraerme, el dulce sabor de tus labios me tranquiliza un poco, sin embargo hecho un profundo grito zafándome de tu boca cuando siento como un tercer dedo invade mi interior.

-ahhhhhhhh…nhg!!...ah…es…espera!!...Yu…Yunho, espera…nhgg!!...duele!!.-estoy inquieto, me muevo tratando de zafarme de ti pero no te apartas, repentinamente liberas mi entrada de la intromisión para girarme bruscamente y estamparme contra el espejo, me sujetas con increíble fuerza y siento como metes tus dedos sin pudor en mi cavidad, grito…grito y no hago mas que gritar, el dolor es insoportable, sentir como tus dedos se mueven en mi interior de esa manera es vergonzoso.-no!! Ahhh!!... Yunho por…por favor…du…duele mucho.-besas mi cuello con lujuria, te encanta verme así, disfrutas haciéndome gritar. Al sentir tus labios en mi cuello unas fuertes corrientes pasean por mi cuerpo perdiéndose en mi bajo vientre, haciendo que mi palpitante miembro desee explotar de pronto; es como si el dolor que primeramente sentía ahora fuera reemplazado por oleadas de placer, llevándome consigo al mismísimo cielo, pero devolviéndome rápidamente a la tierra como producto de tales experiencias. Una de mis manos se adentra en mi pantalón, palpando mi erección que descontrolada resalta por debajo de la ropa interior, la excitación es tal que mi miembro ya se encuentra húmedo, dolorosamente despierto; al mismo tiempo que trato de aliviarme tu te encargas de frotar tu miembro, aun bajo la tela, contra mi trasero, arrancando en ambos gritos de locura.

-mmmhhhhh…ahh…Jaejoong, me estoy volviendo loco…ahhh…ya no aguanto mas…-susurras sensualmente en mi oído, acompañando a mi mano en la nueva masturbación de mi sexo; yo solo gimo, me encargo de que de mi garganta salgan los gemidos mas sensuales posibles, para incentivarte aun mas a que me tomes, porque mi libido ya no lo tolera, necesito sentirte dentro de mi de una vez por todas, me volveré loco. Mientras me acompañas deliciosamente en mi masturbación tu otra mano desciende directamente hacia tu pantalón, removiéndolos junto con tus boxers de tu cuerpo; puedo comprobarlo al escuchar el sordo ruido que hacen las prendas al caer al suelo y cuando siento tu duro miembro presionar fuertemente contra mi trasero que aun permanece cubierto por la tela. Sin esperar mas dejo que también remuevas la tela de mi parte inferior; nuestras pieles se juntan por fin en una danza sin retorno, observo por el espejo como muerdes mi cuello, reprimiendo tus gemidos, cerrando los ojos con las inexpresables sensaciones que te provoca el estar frotando tu miembro contra mi desnudo trasero, rozando sin ataduras mi virgen entrada, de lo que seguramente todavía no te has dado cuanta. Tu expresión me encanta, el como respiras, el ver tus sonrojadas mejillas producto del calor que nos invade, las gotas de transpiración rodando por tu rostro, y tus ojos…me estas mirando mediante el espejo, me intimidas, a pesar de lo que estamos haciendo me siento cohibido por esa oscura mirada; permaneces así, mirándome sin separar tu vista de mis ojos, acelerando los movimientos de tu mano sobre mi sexo, riendo al escuchar mis gemidos, lo haces porque sabes que me he convertido en presa de tus acciones, me has hecho tu esclavo.

-tu…eres virgen, cierto?...-tu pregunta me descoloca, abro mis ojos de la sorpresa, es que me produce cierta vergüenza en confesarlo, que un chico de 18 años no tenga experiencias sexuales es desconcertante, soy conciente de ello.-que no te de vergüenza decírmelo, lo compruebo al tocarte, la estrechez de tu cavidad muestra que jamás has sido corrompido por nada ni por nadie…-mi respiración es dificultosa, esas palabras en mi oído me excitan en demasía, lo dices tan sensualmente que quiero que continúes y no te detengas jamás.- los temblores que te recorrer cada vez que mis manos tocan tu piel lo afirman…ahhh!!...yo…yo no puedo creer que todo tu cuerpo será solo mío…que seré el primero en poseerte…-giras solo mi cabeza y te posesionas de mis labios con fiereza…tu lengua enredándose con la mía sin descanso, porque ahora te correspondo, acepto todas y cada una de tus acciones, porque quiero que esto se lleve a cavo, en esto momentos eres lo único que mi cuerpo clama por tener. Sin aviso alguno diriges tu miembro a mi entrada, cada fibra de mi ser se estremece al sentir la punta de tu sexo en mi entrada, me desespero, pero inmediatamente sueltas mi sexo y con tu mano apresas mi barbilla para que no me separe del beso, gimo en tu boca, pero tu lengua me desconcentra un poco y hace que olvide que pronto me penetraras. Inconscientemente mi entrada comienza a friccionarse contra tu erección y es en ese preciso momento cuando me comienzas a penetrar. En mi cabeza hay todo un alboroto, el oxigeno me falta, mis ojos están totalmente cerrados apresando en sus parpados el sin fin de lagrimas que pujan por salir ; en mi estomago un revoltijo se hace presente, y una punzada en mi cavidad anal no se hace esperar. El dolor me inunda, tu erección es tan grande que parece que me partirás en dos; mis gritos aparecen, son tan potentes que escapan de tu boca, me liberas de tus labios y es cuando choco mi frente contra el espejo dejando que finalmente las lágrimas se adueñen de mis ojos. Tú por otro lado reprimes un ronco gemido en tu garganta, tu sonrisa de satisfacción es gigantesca, ¿tanto placer te causa el penetrarme? Yo solo me retuerzo de dolor, la invasión es demasiado para mi que nunca e experimentado cosa igual, pero aun así permanezco inmóvil, rezando porque el hiriente dolor desaparezca.

-mmhhhhh…eres…ahhhhh…tan estrecho…ahhhhh!!.-reprimes tus ganas de moverte locamente para esperar que mi dolor disminuya un poco, mientras tanto lames mi cuello, y con ambas manos te dedicas a masturbarme para que me olvide levemente del dolor; es así, esa acción hace que comience a gemir. Muerdo mi muñeca para no gritar, desde que entre en esta habitación que no me he preguntado si es que realmente estamos solos, pero eso en realidad ahora no me interesa en lo mas mínimo, lo único que deseo es que comiences a embestirme con fuerza, porque lentamente esa molestia que al principio con tu intromisión se me hizo avasallante ahora se torna placentera, quiero sentir mas de esto. Comienzas a moverte, puedo sentir tu gran sexo invadiendo complemente mi interior, entrando y saliendo, aunque no completamente, a un ritmo acompasado y enloquecedor. No puedo reprimir más mis deseos de gritar, gritar como barragana a merced de su dueño, solo que se me hace
humillante hacerlo, no quiero que conozcas ese sentimiento de mi parte, un sentimiento del que seguramente abusarías si supieras de su existencia. Tus dientes se clavan en mi piel y en mi muñeca pueden notarse marcas de sangre por la presión de mis dientes ejercida en ella, por eso te jalo de los cabello y te obligo a besarme con pasión, nuestras lenguas danzando con locura desenfrenada, las envestidas en mi trasero haciendo que pierda la conciencia, haciéndome traspasar directamente a una espiritualidad desconocida hasta este momento por mi… muerdo tu labio inferior, lo muerdo partiéndolo tal y como hace minutos lo hacías con migo, el sabor metálico invade nuestras bocas, ahora es un gusto exquisito, el elixir que distingue en nuestro acto la pasión y el deseo que sentimos el uno por el otro. La posición en que nos encontramos hace que tu miembro llegue muy profundo, estas desquiciado embistiéndome, yo por mi parte tengo mi cuerpo pegado en su totalidad al espejo, una de mis manos tratando de rasguñar el cristal, aunque esa tarea sea imposible, y con la otra agarro desesperadamente tus cabellos, jalándolos fuertemente para mantener el beso, para que no te alejes de mis labios.

-ahh!!...ahhhhhhh!!... Yunho…mhhh!!...ahhhhhhh!!...-mis gemidos ya no pueden ser reprendidos por tus labios, ahora los suelto sin pudor alguno, quiero que escuches lo que provocas en mi, lo adicto que me has vuelto a ti en tan solo unos minutos. Nunca me llegue a preguntar que se sentiría perder la virginidad con otro hombre, ni el dolor que ello causaría, solo vivía cada segundo de mi pesada vida sin pensar en nada personal, preocupándome por los problemas que siempre me atormentaron; fijándome si nuevamente a cada despertar podía hacer algo para la completa felicidad de mis hermanos, para que nuestra relación mejorara…porque desde el momento en que nuestros padre murieron yo me dije a mi mismo que nada los dañaría, que haría lo que fuera para que ellos sean felices sin importarme nada mas… y ahora…después de esa promesa frente a la tumba de mama, estoy traicionando de la peor manera a mi hermano, siempre me llene la boca hablando frente a todos que el era mi vida, que por Changmin era capaz de hacer cualquier cosa… maldito mentiroso!! Soy un bastardo que esta teniendo sexo con su novio!! El que esta destruyendo un amor fraternar de 17 años. No…eso no es del todo verdad…yo…yo no estoy teniendo sexo con Yunho, esto es mucho mas fuerte que eso. Mi alma, mi corazón, mi cuerpo…absolutamente todo mi ser me dice que esto no es simple sexo…aquí hay amor, no te estoy entregando solo mi cuerpo Yunho…también te estoy entregando mi alma…esa si es la peor traición que te pude haber hecho Changmin. Me enamore de tu novio.

-ahhh…dios…esto, es…enloquecedor…jae…ahhhhhh!!...te amo…- mis ojos se abren sorprendidos, las lagrimas que antes habían cesado vuelven aun con mas fuerza reclamando sus derechos, me amas…una felicidad incomprensible me inunda, eso es lo que realmente me mata, porque yo también te amo, no se como es que sucedió pero yo también te amo Yunho; me es imposible el decírtelo, no lo te lo diré, eso jamás lo sabrás, porque después de esto, te odiare, te odiaré por conquistarme, por hacer que traicione a mi hermano, pero fundamentalmente porque no solo estas robando mi cuerpo, sino que también has robado completamente mi corazón. Las embestidas no paran, cada vez son mas fuertes, cada vez llegan mas profundo, cada vez hacen que pierda mas la conciencia; ahora eres tu el que me besa como loco; tu manera de besar es tan deliciosa que me tienes completamente a tus pies, me he hecho adicto a tus labios, los mismo que me dejan cada vez mas cerca en el infierno de la perdición, una que me absorberá pronto, para dejarme sumergido en un oscuro siniestro sin vuelta atrás. Santo dios, esto es asfixiante, parece que me estoy acostumbrando al dolor que al estarme embistiendo me provocas, claramente no dudo que me estés dañando, ya que un ardor no proveniente de tu sexo se mezcla con la sensación de los fluidos seminales que vas liberando en mi cavidad, sangre, si…el ardor de la sangre salir de mis paredes envuelve tu erección, mezclándose dolorosamente al compás de las embestidas; un dolor que me a apresado, y el cual no me importaría seguir sintiendo si tu lo provocas. Desmedidamente vas parando el ritmo de las embestidas, yo tratando de abrir los ojos, sumido aun en las miles de sensaciones que nos transmitimos lanzo un leve quejido, porque me descoloca tu acción. Dejas de penetrarme y liberas mi entrada, inmediatamente me giras para así quedar enfrentados…yo te miro desconcertado, pero trato de recuperar el aliento…te quedas mirándome fijamente, apresas mi cabeza entre tus manos, una enorme y bella sonrisa usurpa tus labios….

-eres hermoso…-recibo una opresión en mi pecho, mi corazón latiendo a mil revoluciones por segundo, mis orbes contemplándote con susto, con desconcierto, ya ni siquiera se lo que siento al ver tus ojos.-Jaejoong…gracias…-y sin decir mas me besas tiernamente, un beso suave, delicioso, lleno de amor, una amor que jamás sentí, un amor que guardas solo para mi…con esto compruebo que realmente me amas. Mientras nos besamos haces que me recueste en el piso, el cual es sumamente suave y resbaladizo, y gracias a esas cualidades no me produce ningún tipo de molestia; es allí cuando compruebo la serena música que esta sonando, ya que nunca apagaste el equipo musical, eso me tranquiliza un poco, porque si es que no estamos solos en la mansión nadie escuchará nuestros gemidos, la música los silencia. Esa armonía me relaja, ya lo peor a pasado, ahora es como si fuera que me estuviera sumergiendo en nubes de colores, para mis ojos todo se ve así, frente a mi la sonrisa de Yunho mirándome enternecido me llena de paz, una paz que mi interior necesitaba hace mucho. Veo tu cuerpo en su totalidad, eres hermoso, tienes una belleza tan masculina que me da envidia, todos los que me conocen dicen que soy hermoso, pero mi belleza radica en lo femenino, eso me molesta, pero al mismo tiempo puede ser que gracias a esa belleza este compartiendo este momento contigo, por eso ahora no me desagrada. Te posicionas sobre mi, acariciando primeramente mis piernas, ascendiendo con detenimiento hasta llegar a mi camisa, la cual todavía sigue en mi cuerpo, yo siento el movimiento de tus manos con los ojos cerrados, tratado de asimilar todo lo que me provocas, tus piernas se encuentran en mis costados, apresándome, desabrochas mi blanca camisa, pero no la remueves, solo apartas la tela hasta tener mi torso a tu disposición, no puedo distinguir nada mas, giro mi rostro a un lado, mordiéndome un dedo al sentir tu lengua vagando eróticamente por mi torso desnudo, respirando por sobre mi piel, marcándome posesivamente, lames mis tetillas, solo me dedico a retorcerme bajo tu cuerpo, luego desciendes por mi vientre, te detienes en mi ombligo para comenzar a lamer mi piercing; es realmente erótico lo que haces, me vuelves loco; llenas con tu saliva ese espacio para después descender aun mas, abro mis ojos impresionado, no…no creo que…como leyendo mis mas escondidos pensamientos te adelantas a mi, dándole una respuesta a mis interrogantes cuando bajas tu rostro hasta quedar justo a la altura de mi erguido miembro, hinchado y palpitante, me repongo sosteniéndome con mis extremidades, te miro azorado, no cabiendo en el letargo que me produce el pensar que me harás sexo oral…eso si que no me lo esperaba.

-Yu…Yunho ah…ahh!!...ngh…no…-sin dejarme responder engulles por completo mi erección, y ya no consigo pensar, pero tampoco desvió mi vista de ti, colocas una de mis piernas sobre tu hombro continuando con la felaciòn; es delicioso, sentir tu boca sobre mi miembro, las succiones que realizas me desarman, los temblores no se hacen esperar, me sacuden completamente, y mi garganta emite gritos desesperados, los que te incitan aun mas. Eres tan sexy, el ver como, literalmente, tragas mi sexo para luego liberarlo y lamerlo, hace que mi deseo aflore cada vez mas, estoy rayando el orgasmo, estoy enloqueciendo. Te detienes, paras de masturbarme con tu boca, te posicionas nuevamente sobre mi y me acaricias; te beso, es un beso apasionado, aunque no te diga que te amo con palabras, quiero hacerlo con mi cuerpo, ahora tu cuerpo esta acoplado perfectamente con el mío, ambos nos movemos friccionando nuestros miembros, pero la espera se nos hace descabellada, pronto nos correremos así que otra vez siento como tu sexo me invade por completo de una sola embestida, no es como la primera vez, mi entrada ya se encuentra totalmente dilatada así que el dolor no aparece como antes, te mueves desesperadamente, no separando tus labios de los míos. Ahora tus manos se enredan con las mías sobre mi cabeza, mi miembro se fricciona contra tu vientre pero aun así no dejas que me masturbe, me estoy volviendo loco, embistes locamente mi trasero con pasión y siento que pronto moriré de tanto placer. Queremos gritar como locos, pero el beso no deja que lo llevemos a cabo, nuestros movimientos son frenéticos, tan fuertes que me romperé en cualquier momento; enredo mis pernas a tu cintura, ejerciendo presión en mi entrada, volviéndote loco.

-mmhhhhhhh!!...ahh!!...por…favor…ahhhhhh!!...sigue…-susurro en tu oído cuando nuestros labios se separan, puedo sentir que llegaremos pronto al orgasmo.

-ahhh!! Jae…me correré…ahhh!!.-no detienes las embestidas, ahora son fuerticimas y chocan contra mi trasero de una manera inimaginablemente placentera, te correrás pronto, así que nuestros labios se vuelven a unir en una danza erótica; nuestros dedos se enredan desesperados, nuestras manos están tan unidas como nuestros cuerpos, y me atrevo a pensar que nuestros corazones tienen la misma cercanía. De repente un caliente liquido inunda mi cavidad, ambos echamos un gran gemido que se pierde en la boca ajena, siento mi entrada llena de tu esencia y es una experiencia inigualable; nos quedamos unos segundos así, sin pronunciar palabras, tratando de recuperar el aliento, estas totalmente recostado sobre mi cuerpo, tu cabeza en mi hombro, y una necesidad me ataca repentinamente, siento deseos de acariciarte, de besarte, así que con una de mis manos acaricio esos cabellos castaños, te giras hacia mi y me dedicas una sonrisa…dios!! Esa sonrisa es tan bella, nunca me pareció ver algo tan aliviador en mi vida, su sonrisa parece poderlo todo, incluso ya comprende un poder inmenso contra mi. Mi duro miembro golpeando contra tu vientre hace que te percates de que aun no he terminado…dirijo una mano hacia mi erección para masturbarme pero me detienes,; veo como repentinamente te posicionas frente a el, y lo engulles completamente…

-ahhhhhhhhh!!...-un sonoro grito escapa de mi garganta, sentir tu boca succionando mi erección es increíble, me brinda un placer inmenso que no puedo definir…simplemente haces que me pierda en el mar de la locura. Siento como mi sexo entra y sale de tu boca, tu lengua recorriéndolo completamente, primero lames mis testículos para después ascender hasta la punta y engullirlo nuevamente… las succiones son frenéticas y pronto llegaré al orgasmo, no me privo de gritar, dejo que los gemidos salgan sensualmente de mi boca..-mas…ahhh!!!...mas, rápido…mmhhhhh!!- me corro en tu boca, liberando toda mi esencia, y retorciéndome al sentirlo. Succionas mi miembro, noto como tragas parte del semen liberado pero luego te incas rápidamente sobre mi y me besas, compartiendo del espeso liquido conmigo, haciendo que por primera vez en mi vida pueda sentir el gusto salado, pero a la vez agridulce característico de mi propio semen. Nuestras lenguas se encuentran como la primera vez, nos degustamos pasivamente sin darle importancia a nada de lo que nos rodea. Luego de unos eternos minutos besándonos con pasión te separas de mí y te quedas mirándome, recuperando lentamente el aliento al igual que yo…

-Te amo…-dices acariciando mi mejilla…quiero decirte que también te amo pero eso no es posible, no puedo decírtelo, aunque me carcoma el alma no decirte, lo callare. Te beso, y tú solo te entregas a mí. Después de besarnos con ternura infinita regreso a la realidad, ese dolor en mi pecho vuelve a aparecer, imágenes de Changmin resurgen como bólido en mi mente, y la culpa me invade. ¿Qué he hecho? ¿Realmente me acosté con Yunho? La confusión se apodera de mi, no puedo creer lo que he permitido que pase. Te levantas y comienzas a vestirte, yo me quedo allí, sentado en el piso, abrasando mi cuerpo con los brazos... lo que sentí al unirme con el fue maravilloso, pero no logro asimilar todo lo que ha ocurrido, ¿Qué le diré a Changmin? Si el se entera de esto no me lo perdonara jamás!! Si Changmin llegara a odiarme no lo soportaría; pero a la vez…Yunho, ¿Qué hago con esto que siento por el? Si…definitivamente esto no fue solo deseo. Maldita sea!! Que mierda debo hacer!! Mis ojos se humedeces como ya es costumbre, Yunho al percatarse de ello se sienta al lado mió y me abrasa…sus brazos me brindan tanta calidez, me reconfortan de tal modo que siento que con ellos abrasando mi cuerpo ya nada me falta.

-no llores…-son tus simples palabras, se que al igual que yo no sabes que decir, estamos en las mismas situaciones, ambos traicionamos la confianza de nuestros hermanos, aunque mi falta es mucho mas grave, porque tu eres el novio de Changmin, en cambio yo no tengo nada con Yoochun; que cruel es el destino, nos ha hecho caer en un rosal de espinas, las que a corto tiempo se incrustaran en nuestro corazón haciéndolo sangrar sin detenerse, hasta que colapsemos completamente. Miro tu rostro, no puedo creer que se me haga tan sanador, juro que si me sonrieras a cada instante viviría lleno de una completa e inmaculada felicidad.

-que hemos hecho…-con tus pulgares remueves las lagrimas de mi rostro, brindándome apoyo..

-hicimos el amor…nos entregamos a esto que sentimos.-

-esta mal…no podemos continuar con esto…-

-eso nunca…-me besas despacio, callando mis palabras.

-tengo que irme…-necesito escapar de aquí, escapar de ti..Yunho esto no puede volver a suceder.

-espera…dime que tengo que hacer…por favor dime que hago con esto tan fuerte que siento; ahora que al fin pude tenerte no dejare que te alejes de mi.-esas molestias en mi pecho vuelven a parecer, hacen que recuerde mi traición.

-esto es un error…-con todo el dolor del mundo suelto esas palabras, pero la realidad es cruel, por mas que se me destruya no permitiré que Min sufra, el nunca sabrá de esto, porque aquí no paso nada!! Así debe ser.

-UN ERROR!! Me entregaste tu cuerpo y tu corazón al igual que yo a ti…llamas a eso un error!! No lo creo…después de todo lo que ocurrió aquí no podré dejarte, Changmin tendrá que entender que al que amo e…-

-Basta!! Eso ni se te ocurra!! Changmin no debe saber nada de esto!!.-

-Que!? Pretendes que siga saliendo con el a sabiendas de que no lo amo?. Eso no es posible, porque ya no lo veo con los mismos ojos, porque ahora que conozco el sabor de tus labios me hice adictos a ellos. No puedo hacer como si nada paso, es imposible borrar esto que siento…yo te amo Jaejoong..-sigo sintiendo las calidad gotas descendiendo de mis ojos mientras hablas, tienes razón, quiero que hagamos algo que no es posible, ya que yo tampoco se si podré borrar lo que siento por ti, pero hay que intentarlo por todos los medios, tenemos que ocultar esto para no dañarlos. Me acerco y te beso, trato de transmitirte con esa caricia todo lo que siento por ti…es lo único que puedo hacer. Me separo y junto nuestras frentes.

-yo…yo también…te amo Yunho…-lo dije…intente reprimirlo pero es algo inevitable. Percibo la angustia que esas palabras te ocasionaron, porque ahora que sabes que te amo no permitirás que me aleje de ti, pero también eres consiente de que eso es inevitable.

-por que…me haces esto…por favor no te alejes de mi.-no reprimes las lagrimas, me siento tan culpable que quiero desaparecer de la faz de la tierra.

-……….-sin contestar me levanto y visto mi cuerpo, tratando de quedar lo mas decentemente posible, aguantando el tremendo dolor en mi baja espalda, cuando siento como me abrasas por la espalda.

-puedes irte, puedes intentar borrar de tu mente y tu corazón todo lo que haz hecho conmigo…pero ten la certeza de que no me rendiré, tu solo puedes ser mío y de nadie mas…-con el corazón completamente en pedazos me aparto de ti, y me marcho sin darte la cara, sintiendo como las lagrimas no dejan de querer salir. Me aparto del lugar lo mas rápido posible; salgo de la mansión con el alma destrozada, entro a mi auto y es allí cuando recién dejo escapar las lagrimas, lloro con desesperación, no puedo creer lo que he hecho!!.

-MALDITO SEAS JUNG YUNHO!!...-una rabia desconocida se apodera de mi, si, al salir de ese cuarto algo se quebró en mi interior… soy un desgraciado al echarte la culpa, pero entiende mi dolor, tu eres el culpable de mis remordimientos, te culpo por haber robado mi corazón.

Con el alma hecha trizas Salí de aquel lugar, tratando de contener las lagrimas que me ahogaban en mi propio llanto.


O--------------O-----------------O-----------------O----------------O

Por mas que lo piense, y lo vuelva a analizar esto no tiene sentido…te has enamorado de mi desde el primer momento en que me viste, y yo, aun sin conocer de tus sentimientos creo que sentí lo mismo…Entonces ¿Por qué te hecho la culpa de todo? Cual es el motivo por el cual desde que llegue no hago más que maldecirte. ¿Puedo ser más descarado? No soy capaz de reconocer mis propios errores y finjo el estar enojado contigo porque según mi criterio eres el culpable de todo lo que esta pasando. Incontables veces ya me he preguntado ¿Qué he hecho? Cual fue mi error para estar pagándolo tan caro; no lo se… lo único cierto es que ahora veo claras las cosas; el recordar lo que nos ha pasado a ayudado para aclarar mis sentimientos, todo me demuestra que estoy pedidamente enamorado. Mantengo mí vista en el mensaje, “Miss You”, que es lo que debo hacer, como hago para quitarme estos malestares que atormentan mi pecho, los que hacen que me consuma efímeramente. Mi cabeza es un alboroto, sencillamente no tengo ganas de trabajar, solo quiero dormir, dormir y olvidar aunque sea solo un segundo, deseando que Morfeo se apiade de mi y me regale ese sencillo pedido.

-Yunho…-susurro al aire; mirando perdidamente el techo; no asimilando aun esto. Yo…perdí mi virginidad; ahora soy tuyo, solamente tuyo. Es irónico, pero es como si mis emociones que hasta este momento no podían controlarse, ahora me dan una sensación de liviandad que me llena. Sinceramente fue maravilloso, nuestros cuerpos danzando al mismo compás, una danza sensual y erótica que nos envolvió en un manto de locura. Me es imposible borrar esta boba sonrisa de mis labios, pensar que hice el amor a solo minutos de recibir tu confesión; las circunstancias fueron tan locas que no me permitieron ni siquiera digerir la noticia, pero ya no puedo dar marcha atrás. Te dije que esto no podía ser, que por mi hermano seria capaz de olvidarlo todo, pero no se si pueda…los latidos de mi corazón demuestran que no solo te llevo en la piel, sino que también te llevo grabado en mi corazón. Me alejaré de ti. Si, eso es lo que tengo que hacer, desde este momento tengo que fingir que no me interesas, que para mi fue solo una aventura. ¿Te das cuenta de lo que pretendes? ¿Fingir que solo fue una aventura? Diablos Jaejoong!! Eso si es una locura. Aunque duela así debe ser. Mi situación es terrible, ahora lo único en lo que debo preocuparme es en como solucionar mis problemas con Junsu, y aun mas importante, lograr sacarte del alma.

-JAE!!.-un grito me saca de mis cavilaciones, esa es la voz de Changmin…su tono me asusta. Salgo rápidamente de la oficina para toparme inmediatamente con el rostro ensombrecido de mi hermano. Su respiración se entrecorta, gotas de sudor desfilando por su frente, y puedo comprobar al acercarme aun mas producto de mi temor que esta temblando. Esto no me da buena espina.

-que pasa?!!.- pregunto inquieto, el solo me mira como dudando en contarme.

-jun…junsu tubo un accidente en el automóvil, lo trasladaron de urgencia cerca de aquí…-

No logro escuchar exactamente cuales son las palabras de Changmin, mi mundo se desmorona tristemente. Junsu…mi junsu tuvo un accidente, esto no puede ser verdad. Pero no es momento de llorar, tengo que actuar rápido, mi hermano me necesita. Por favor dios que no sea nada grave!!

-VAMOS RAPIDO!! Hay que avisar a Masakasu…-








---------------

Capitulo 3









1 ♥Comentarios♥ :

Kim Eli dijo...

etooo no se komo describir ke me enkanto xD eres mi idol casate conmigo i escribe ficss para mi hahaha no esta muy chentimental imuy perverso eso m agrado esta mui padre eres muy buena redctando xD felicidades figthing !!!!

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j