21 mar. 2009

Tempestad capitulo 4








Hace mas de cuatro horas que permanezco en el mismo sitio…la operación comenzó pocos minutos después de la llegada de Hiroshima, la verdad que es un excelente profesional, ni siquiera pasaron 15 minutos y el ya estaba aquí listo para comenzar la cirugía, es una gran persona. Hemos perdido contacto desde hace un tiempo, somos grandes amigos, siempre lo fuimos; pero nuestra relación nunca fue aceptada por mama; después de la muerte de Lijoong quedó enojada con el, murió con ese enojo innecesario…la verdad que nunca pude entender realmente ese desprecio. Hiro hizo todo lo que estuvo a su alcance para poder salvarla, pero ya era algo inevitable, era su destino morir y dejarnos en ese mar de incertidumbre que viví desde los nueve años. Yo tengo un leve presentimiento que surge en mi alma, Junsu saldrá de esta, lo siento, el podrá superarlo; tiene que hacerlo, para así poder disfrutar todo lo que nos estábamos perdiendo, para que podamos vivir ese gentil sentimiento al que llaman fraternidad, el cual conocimos muchos años, pero que repentinamente nos abandono.

Estoy cansado, fusilado mejor dicho, mi frágil cuerpo parece no poder resistir tanta presión en tan solo un día, es demasiado; minnie quedo dormido en los brazos de Yoochun, y por orden estricta de Kazu ambos se han marchado a descansar; desde el preciso momento en que Changmin cruzó esa puerta de salida una bolsa a caído de mis espaldas, una pesada carga; porque no se como expresarlo, no se como decirlo, pero mantener mi mirada en alto con la de Changmin se me hace casi imposible, es intolerable la culpa que siento al verlo a los ojos. Debo en algún momento alejar las quejas de mi mente, es lo único que hago, quejarme y culparme ¿pero como no hacerlo? Tal es la magnitud de culpa que el vacío que se formo en mi interior ya no me abandonara, no me dejara vivir. Pienso, pienso y solo pienso como es posible que me este pasando esto de nuevo, no concibo entenderlo. ¿Acaso no fue suficiente con mantener vivo el recuerdo de la agonía de mi hermana melliza? ¿No te pareció demasiado?, tristemente esas imágenes jamás lograron salirse de mi mente y de mis recuerdos, las llevo presente cada segundo de mi vida. El rostro de Lijoong al entrar al quirófano, las lagrimas de Mamá y Papá, los gritos desenfrenados por intentar acompañarla como siempre lo había hecho; por que una cosa era cierta, mi hermana era mi reflejo, ambos hacíamos todo juntos desde que nacimos, éramos tan iguales que ni siquiera podían diferenciarnos a pesar de no ser del mismo sexo, éramos dos replicas exactas.

Los buenos momentos compartidos regresan, me acuerdo de las veces en que de pequeños cambiábamos de ropa e inmediatamente nos hacíamos pasar por el otro. O esa vez en que chocaste al perro de la vecina con tu bici y me culparon a mi, pero lo deje pasar, decidí cubrirte porque ya anteriormente tu gatito Chujoo se comió a uno de sus canarios…jajajaj…que buenos recuerdos, eras tan hermosa, no solo físicamente, sino que la personita que llevabas dentro era grandiosa. No me gustaba cuando peleabas con minnie, es decir, siempre en casa había un tema de discusión para ustedes dos, Jaejoong… si, yo era el motivo por el cual ustedes peleaban, por tu lado porque decías que pasaba mas tiempo con Changmin que contigo, y por el otro, Min decía que a pesar de que éramos tan parecidos yo era mucho mas lindo y que lo quería mucho mas a el que a ti. Esos dos…se llevaban como perros y gatos, pero extraño esas peleas…AHH!! Rayos! Una de mis manos inconcientemente comenzó a limpiar las lagrimas que derraman mis ojos, sin embargo estoy arto de llorar, no quiero seguir llorando, solo que es inevitable no hacerlo. Solo enredo las manos en mi propia anatomía y continúo recordando. Tratando de espantar el dolor al acordarme de momentos felices.

Otra memoria asalta mis pensamientos, Joongie, así te llamaba, y tu me decias boo… pero ahora me llaman a mi así, y cuando escucho esas silabas tu recuerdo aparece, me destruye lentamente; Joongie, ¿Por qué me dejaste solo? Que te costaba quedarte a mi lado y seguir siendo mi confidente, esa niña que me protegía de todo lo que me atormentaba, esa bella mujercita que luchaba contra Mamá cuando intentaba regañarme, o incluso dormía conmigo cuando los malos sueños intentaban asustarme…cuanto te hecho de menos… Pero talvez ahora estas en un buen lugar, donde todos te aman y ríen contigo, donde ya no sufrirás como yo lo estoy haciendo en este instante, como yo estoy sufriendo hace 9 años. Si, era muy pequeño cuando todo comenzó, y justamente fue después de tu muerte, porque a la muerte de Papá la superamos juntos, los dos unidos en contra del dolor que quería hacer acto de presencia, pero dime…¿Quién me ayudo a superar tu muerte? Nadie, por que todavía no la he superado.

Los días pasan, los años pasaron lentos para mi, pero el dolor sigue allí, enterrado en mi corazón, impidiendo que festeje de la tranquilidad. Pues, porque realmente siento culpa también por tu muerte, tenias tantas metas junto a Mamá, demasiados sueños que cumplir, los cuales quedaron en el olvido, ya que ahora ni tu ni ella están para cumplirlos, de los cuales yo me he hecho cargo. Es muy difícil de entender, lo se, sin embargo una fuerza mayor me obliga a seguir con tus sueños, cumplir tus metas, pero no como regalo, sino como agradecimiento…para recordarle al mundo que exististe, y que la felicidad que me brindaste en tus años de vida jamás se extinguirán. Bailar, esa era tu pasión, la que ahora comparto; porque bailando me acuerdo de ti, de esos años color de rosa en los cuales me acompañaste, en los que era tan feliz. Algo es cierto, nunca te olvidare, en mis recuerdos estarás siempre viva, acompañándome y protegiéndome como siempre lo has hecho, incluso en esa noche cuando todo para mi casi termina.

Estaba decidido a hacerlo, inclusive no sentía temor de quitarme la vida, el solo pensar en una adolescencia sin tu compañía era argumento necesario para el suicidio, no le temía a la muerte. Miraba mi reflejo en el espejo, te veía allí, y mi fría mirada traspasaba las ataduras que impedían ese cometido, solo deseaba dejar de sufrir, pero lo mas importante, solo quería compartir la eternidad a tu lado. En el preciso instante en que el despiadado y oscuro cuchillo comenzó a dañar la piel de mi muñeca derecha una voz me saco del letargo en el cual me encontraba, me dijo “No es momento…tienes que seguir viviendo” y allí fue cuando el cuchillo disparo precipitado de mi mano, lo solté con miedo, el miedo que durante el hecho se esfumo discretamente; y sentí tus brazos rodeando mi cuerpo, brindándome el calor que necesitaba, compartiendo las lagrimas que yo derramaba, aunque débilmente sentía que tu alma también lloraba, estabas triste por lo que estaba haciendo…”Déjame estar contigo” le dije a mi reflejo en el espejo, como si fueras tu la que estaba enterrada en esa figura, porque así lo sentía, porque así sucedió, tu estabas en el reflejo. “Yo siempre estaré contigo…no temas, enfrenta la vida, vive…hazlo por ti y por mi” me dijiste, y con esa simple frase todo pensamiento sobre el quitarme la vida desapareció, se desvaneció.

Desde ese momento me proteges a cada instante, porque ese día entendí algo… tu no apareciste en mi reflejo, mas bien vives en mi…estamos unidos. Jamás logre charlas esto con nadie, lo oculte en lo mas profundo de mis ser, no siquiera Changmin tiene idea de que alguna vez intente suicidarme, pero es mejor así, si se lo contara el solo entristecería por no haber podido ayudarme en ese momento ya que era muy pequeño, y el miedo a perderme lo acomplejaría cada día; ahora lo único que necesito es recobrar un poco mas de fortaleza, Joongie ayúdame una vez mas, dale fuerzas a Su, el lo necesita, y justamente no aceptaría que marche de este mundo, si eso sucede yo muero con el…

En todo el tramo en el que me encuentro aquí, pensando en estas miles de cosas, Yunho y Kazu han permanecido a mi lado, en estos momentos ellos sabes que lo que mas necesito es estar solo por eso Kazu fue a buscar café mientras que Yunho a regresado a casa para ver como se encuentran Yoochun y Min. Es doloroso, pero es lo correcto, el debe permanecer al lado de minnie en estos instantes, pero…me es imposible ocultar la tristeza que siento al verlos juntos…ni siquiera se lo que quiero, le he dicho que el no se separara de minnie, que no permitiré que lo deje, no obstante ahora quiero que este a mi lado y no se separe nunca de mi, soy un entupido ¿Qué es lo que realmente pretendo? Ni yo mismo lo se. Pero se lo que tengo que hacer, es claro…debo alejarme de Yunho, para que Min no salga lastimado, y mucho mas importante…para que cuando Junsu salga de esta crisis los tres vivamos en armonía, para que la felicidad ya no sea algo inalcanzable. Es lo que debo hacer.

-Mmffff…-un suspiro escapa de mis labios, ya han pasado muchas horas desde que la operación comenzó, y no hay noticias… siento que debo hacer algo, me lo debo hace mucho. Me incorporo y comienzo a caminar por los pasillos, el hospital es muy grande y por sus pasillos la muerte desfila, lo descubro al ver los rostros de los niños heridos en los brazos de sus madres, jóvenes ensangrentados esperando su turno para ser atendidos, espantoso… vivo sumergido en mis problemas y no reparo mucho en la realidad en la que vivimos, paso por una habitación donde hay niños pálidos, calvos, con ojeras terribles y una modesta sonrisa en sus labios, seguramente contraen cáncer, porque los tienen aislados a todos en esta habitación, separándolos del resto porque ya no le dan oportunidad, por que saben que morirán y porque prefieren tratarlos como anormales antes que llenar de felicidad sus últimos momentos de vida…los humanos somos asquerosos. Es difícil caminar por aquí, viendo todo lo que me rodea, esta cruel realidad, pero es así, debo llegar a mi destino, necesito hacerlo.

Un enorme vidrio aparece frente a mi sin quererlo, puedo notar un grupo de bebes recién nacidos, inocentes criaturas con sus cráneos mas grandes de lo normal, y sus sonrisas tan gigantes como es de costumbre en esos angelitos, ¿puede ser mas cruel la vida? Si, es despiadada, pero hay que tratar de vivirla con lo que nos toca, inclusive esos bebes ya tienen un destino incierto, pero…¿Qué han hecho para merecerlo? Que mal pudieron hacer para merecer la peste que los contagio? Nada, ellos no hicieron nada… Escucho llantos, algunos están llorando e inmediatamente una enfermera se presenta y les inyecta calmante, o eso supongo, porque dejan de llorar, levanto la vista que esta totalmente nublada por las lágrimas y distingo un cartel donde dice “Hidrocefalia”, el llanto es mas grave a cada instante, estoy en el infierno.

No puedo seguir observando esto, viendo la muerte pasar por mis ojos, no puedo soportarlo. Me alejo apesadumbrado de allí, y continuo recorriendo los enormes pasillos, realmente este sitio es enorme, perfecto para el inmenso dolor que apresa en sus paredes; mis pasos son lentos y pausados, ya las ganas hasta de caminar se han esfumado, y el frío sigue queriendo derrocarme, aunque ni siquiera tengo tiempo de pensar en el frío de la estación, es algo que no me interesa…las personas sentadas en los rincones me miran con asombro, seguramente les llama la atención la sangre en parte de mi rostro y ropa, no le doy importancia y sigo con mi camino, a lo lejos puedo divisar lo que estaba buscando, aligero un poco el paso y me encuentro frente a una puerta. La abro y entro, no hay nadie, mucho mejor, ya que mi pena es enorme como para ser soportada por cuatro paredes; miro la cima de una estructura que se encuentra frente a mi, y lo diviso…es hermoso y a la vez espantoso…ver a Cristo en la cruz siempre me lleno de temor, pero ahora lo único que puede aliviarme es rezar, rezar por la salud de mi niño.

Me acerco y me arrodillo frente a el, llorando sin descanso, haciéndolo solo, para que nadie pueda ver lo vulnerable que me encuentro, no quiero que nadie me vea en este estado…

-debes salvarlo…debes hacerlo…por favor el tiene que seguir a mi lado…- musito en un leve susurro que escapa con dolor y amargura de mi garganta; la capilla esta muy oscura, lo único que resaltan son las velas multicolores que decoran espectralmente el recinto, me da miedo estar aquí, un pecador como yo no es merecedor de pisar suelo divino, pero debía hacerlo, se me hacia necesario el venir hasta aquí y pedir por la salud de Junsu…tristemente es lo único que puedo hacer.

-no merezco estar aquí, perdóname… pero es lo que deseo…- las gruesas gotas chocan contra mis puños enredados a la altura de mi mentón, lloro frente a ti con dolor… mis ojos ruedan por la habitación, santidad en cada rincón, tantas flores, bellas especies que forman parte del absoluto, vírgenes de maldad, las que interrumpo con mi traicionera presencia, ver tanta pureza y santidad me daña, hace que sienta un estupor asfixiante que no me permite respirar. –no merezco tu perdón, no obstante el no es el culpable de mis errores.- me paro, y comiendo a caminar hasta un rincón al lado de la puerta, me siento en el suelo contra la pared e inmediatamente hundo mi rostro ente mis piernas, ocultando las lagrimas que lastiman tanto mi rostro; me acurruco aun mas en aquel rincón oscuro, pensando en como hacer para que los malos pensamientos no me atormenten, solo pensando en que Junsu se salvará y esta pesadilla terminará de una vez.

No me molesto ni siquiera en reprimir los sonoros sollozos productos del llanto, ya nada espantara esta fría soledad en la que me encuentro; pero… siento como algo tibio es depositado sobre mis hombros, me arropa transmitiéndome el calor que a abandonado mi anatomía… Costándome horrores consigo levantar mi rostro, me duele la vista demasiado, pero aun así trato de descifrar que es lo que se encuentra frente a mi… es…es Yunho… jamás podría confundir ese aroma embriagador y consolador que trae con su sola presencia.

-sabes…-te sientas junto a mi, acomodando mejor la casaca que habías puesto sobre mi cuerpo, yo solo te miro estupefacto, no concibiendo la idea de que realmente te encuentres junto a mi… - camino a casa me puse a pensar en todo lo que te esta sucediendo…en el sufrimiento que carcome tu corazón desde temprana edad. Sinceramente no se como haces para soportarlo y seguir adelante.- no se por que pero me es indispensable el sentir mas de tu calor, mi rostro ahora descansa sobre tu pecho, y la liviandad lentamente me inunda una vez mas…- Pensándolo con calma me di cuenta de algo… si no existiera el sufrimiento, si todo fuera fácil de conseguir, inclusive si la felicidad fuera algo común e infaltable…¿Cuál seria el propósito de nuestra vidas? Realmente nuestra existencia no tendría ningún tipo de significado diferente, porque a nadie le importaría vivir en una monotonía enloquecedora y despiadada.-te escucho con asombro, tus palabras tienen fuerte impacto, y una dicha desconocida me embarga.-ten eso presente, las situaciones que se te han presentado hacen que tu fortaleza aumente, demuestran que eres un ejemplo a seguir y que tu existencia no es en vano… todo lo que sufres algún día será recompensado. Todo por lo que pasaste hace que no quiera moverme de tu lado y que quiera amarte con locura durante la eternidad, tratando de borrar esas lagrimas que te provocan un dolor insuperable.-esto es imposible de ignorar, porque justamente eso necesito… alguien que me ame, y borre el sufrimiento de mi corazón, que cambie tristeza por alegría.

-yunho…no…-

-no me pidas que me aleje de ti, eso es imposible, como pretendes que valla a casa sabiendo que tu esta llorando sin consuelo en esta soledad.-

-pero Changm…-

-no digas nada…-levantas mi rostro y nuestras miradas se encuentran…- solo déjame aliviar tu corazón…-

Nuestros labios se encuentran, estamos aquí, frente a dios, pecando en su casa, no importándonos el daño que esto que estamos haciendo pueda causar… Pero es verdad, estoy cansado de pensar y maldecirme, ahora lo único que me interesa es Yunho, quiero fundirme con el, necesito desaparecer de la tierra junto a el. Mis lágrimas no cesan pero aun así respondo al beso; por tu parte diriges una de tus manos a mi nuca y haces que no me separe, pero eso no va a suceder, no quiero sepárame. El beso es suave, lento, pausado…lo estamos disfrutando a mas no poder, hace que recuerde lo que hoy sucedió en el gimnasio, deseando que realmente ocurra de nuevo, porque no le veo el caso a seguir mintiéndome a mi mismo, no creo poder sobrevivir sin el calor de su cuerpo; quiero amarlo y que me ame… por el momento es lo que necesito, el como resolver los problemas quiero dejarlo para después, ahora importa esto que siento…

Esto no tiene fin, nuestras lenguas se enredan la una a la otra sin apuro, degustándonos con premura, comprobando que se me hará imposible separarme de tus labios. Separas cuestas bocas y tus brazos me rodean, ahora tu rostro descansa en mi cuello, tratando de recuperar el aire… no pudiendo resistirme te abraso, y permanecemos así largo rato…

-por favor olvídate un momento de los problemas y acepta que me amas… no intentes alejarte de mi, superemos esto juntos.- no puedo decirte que no, apoyo es lo que necesito ahora.

-se me hace imposible decirte que no…yunho… no puedo decirte que te alejes de mi, lo que realmente quiero es que permanezcas a mi lado…-hundo mi rostro en tu pecho y te abraso con fuerza, la culpa es algo que jamás me dejara en paz, pero ya no hay vuelta atrás, no puedo ignorarte, no me siento con derecho de omitir el amor que siento por ti. Respondes el abraso y siento como mi corazón pierde peso…eres lo único que necesito.

-veras que todo pasara, juntos lo superaremos…-

-no quiero pensar en lo que ocurrirá con nuestra relación, solo te pido algo…-

-dime….-

-no dejes a Changmin, todavía no estoy preparado para verlo sufrir…-

-sabes que no puedo hacer eso…-

-Yunho…por favor…-

-no…-

-no soportaría verlo sufrir…-

-pero no se puede hacer nada…-

-entonces n…-

-ya habrá tiempo para pensar en como enfrentarlo, ahora solo acompáñame…-te miro con desconcierto, tengo el presentimiento de que nada de esto terminara bien, no obstante tienes razón ¿Cuánto tiempo durara el engaño? Ni yo se que es lo que es lo que debo hacer. Tomas mi mano y ayudas a levantarme, estoy sumamente débil, y al incorpórame un mareo hace que pierda el equilibro, pero estas a mi lado y me sostienes, en tus brazos siento seguridad, una que jamás sentí con nadie. Me tomas de la cintura y ayudas a que camine, estoy tan débil que ni eso se me hace posible, caminamos por los desolados pasillos hasta llegar al baño, es allí cuando me doy cuenta que traes un bolso contigo.

-necesitas limpiarte, tocas mi rostro con delicadeza, yo poso una mano sobre la tuya y siento tus caricias con los ojos errados, es relajante.-tu bello rostro no puede teñirse de ese color, aunque igualmente te ves hermoso…- un color carmesí tiñe mis mejillas, recibir esa clase de halagos de un hombre como Yunho es vergonzoso, jamás me sentí así, parezco un niño disfrutando de su primer amor.

-todavía se me hace raro escucharte hablar.-soy sincero, una bella sonrisa ocupa tus labios y un brillo sanador aparece en tus ojos.

-todavía se me hace imposible creer que eres mío, que poseo tu corazón y tu cuerpo… es mucho más de lo que alguna vez pude haber deseado…-

-…….- no respondo… me acerco al lavabo y me miro al espejo, la sangre de Junsu esparcida por mi ropa me asusta y hace que nuevamente piense en el…- sabes algo de Su…-cambio drásticamente de tema.

-lo único que se es que pronto se recuperara…-te colocas a mis espaldas y enredas tus manos en mi cintura…-

-ojala que así sea…-dejo que sostengas el peso de mi cuerpo…-y que todo esto termine de una vez…-

-ven…-me giras y ayudas a que me siente en el borde de la mesada de mármol que acompaña al espejo, mi mirada es confusa, eres totalmente impredecible.- déjame a mi…-tus manos vagan por el pequeño bolso caoba, del cual sacas una toalla y un suéter gris… dejo que continúes, observo como mojas parte de la toalla y comienzas a lavar la parte de mi rostro manchada con sangre, cierro mis ojos tratando de asimilar el sinfín de sensaciones que vagan por mi cuerpo, es indescriptible la rapidez en que mi cuerpo comienza a asentir las consecuencias de tus caricias…

-Yu…Yunho alguien puede entrar…-musito por lo bajo

-quédate tranquilo, no estamos haciendo nada malo…salvo que quieras hacer algo indecente conmigo.- una picara sonrisa desfila por tus labios ¿encima tienes ganas de bromear?.

-déjate de bromas!!.-te miro con enfado, pero eso hace que tu diversión se incremente.

-ya…-callas mis palabras con uno de tus dedos, y nuestras miradas se encuentran con la otra, el sentimiento del deseo me atormenta, y mis ganas de unirme nuevamente contigo regresan… terminando con la limpieza de mi rostro ahora te dedicas a desabrochar mi camisa, los temblores se hacen presentes y el estremecimiento adquirido trae consigo muchos recuerdos. Solo me dedico a observar tus acciones, miras embelesado la piel descubierta de mi pecho, lo miras como si fuera maravilla para tus ojos, y simplemente no entiendo que es lo que te atrae tanto de mi… ¿puedes amarme tanto como dices? Creo no merecer tanto amor…- no te he preguntado…-tus palabras me sacas de mi ensimismamiento.- que piensas de lo de hoy…- la sangre sube rápidamente a mis mejillas, volverlo a recordar, y mas aun, expresarte lo que sentí es muy vergonzoso, pero hay algo que quiero saber…como lo sentiste tu.

-no…no se como decirlo…-bajo la mirada apenado, tu solo ríes y me contemplas embelesado.

-yo tampoco tengo palabras para describir lo que sentí al unirme contigo… maravilloso…tu eres maravilloso…-es imposible ocultar mi vergüenza.- mi cuerpo todavía esta cubierto con tu perfume, ese aroma embriagador que me hundió en un mar de locura… tus gemidos retumban en mis oídos como dulce melodía de goce que alegra mi espíritu… y la sensación que me embargo al estarte embistiendo no la cambiaria por nada… fue lo mejor que me paso en la vida…- yo mantengo mi mirada gacha, sin embargo haces que levante el rostro y te mire a los ojos…- hoy me di cuenta que lo único que necesito para ser feliz es tenerte a mi lado…-

-Yunho…- no tengo palabras, mi corazón necesita decirte cuanto te ama pero no se como, indirectamente te haz llevado todos mis pensamientos, pero me alegra en demasía que sintamos lo mismo el uno por el otro, porque yo también creo que lo que hoy sucedió fue lo mejor de mi vida, y por sobre todas las cosas que lo único que necesito para ser feliz es tenerte a mi lado.

Mi camisa esta totalmente desabrochada pero sigue sobre mi piel, tu confesión y nuestras miradas han hecho que el sentimiento que nos corrompió hace horas regrese, el brillo en nuestros ojos delata nuestro deseo. Tus manos vagan por mi cintura por debajo de la camisa, siento nuevamente nuestras pieles juntas y es maravilloso, tu piel es tan suave y creo que ya me conoces tan bien que sabes como tocarme para que comience a delirar; tus dedos delinean mi espina dorsal sensualmente mientras tus labios lentamente reparten suaves besos por mi pecho… permanezco sentado en la mesada, abrasándote por el cuello, queriendo realizar la imposible tarea de parar esto.

-P-por favor…detente yunho… no…- no me prestas atención, estas muy ocupado excitándote con el solo saborear mi piel; el que respires sobre mi piel a momentos saca los jadeos mas exquisitos que alguna vez hallas escuchado, mi respiración se entrecorta, y mi excitación va en aumento… mis dedos se enredan en tus cabellos, los jalan con locura pero lentamente, toda lo que realizamos va en cámara lenta, tratamos de disfrutar a fondo esto que nos inunda…Esta lujuria que se presenta como algo nuevo para nosotros. Tu lengua delineando mis pezones, lamiéndolos como si fuera piel que nunca haz tocado, deslizándote con premura para arrancar de mi garganta mas gemidos ahogados. -…ahhh…Yu…nho…por fav…ahhh…- no detienes tus movimientos, continuas probando mi cuerpo, bajas lentamente y comienzo a sudar; antes de que entierres tu lengua mas abajo te jalo fuertemente del cabello para que te detengas y me mires. Tus ojos permanecen entre abiertos, tu respiración esta agitada al igual que me la mía… y es indiscutible el echo de que estamos desquiciadamente necesitados del otro…- bésame….- digo con el tono mas sensual de voz que puedo articular, el brillo de deseo se incrementa en ambos y te posicionas frente a mi, pero aun no me besar y la espera se me presenta como una verdadera tortura…

Chocas nuestras narices, acaricias mi mejillas con la tuya, haces que esta caricia me parezca la mas tierna que e sentido de alguien; solo tu puedes tocarme así…mis ojos momentáneamente permaneces cerrados, disfrutando de nuestro acercamiento, sin embargo los abro cuando siento que no realizas ninguna acción y permaneces inmóvil frente a mi… abro los ojos y te observo muy cerca, nuestros rostros están a solo milímetros, ambas frentes juntas…

-Te amo…- es lo que escucho antes de que empieces a tocar con tus labios los míos, solos los tocas, por momentos los lames, y las sensaciones que esto me producen me dejan en el cielo… si pensé que tus caricias podían con el universo, ahora pienso que tus besos lo pueden todo…

-Necesitamos hablar muy seriamente Yunho!!…- el susto hace que nos alejemos rápidamente… nuestros ojos ruedan ágilmente sobre la habitación reparando en la entrada, en donde Masakazu se encuentra parado…mirándonos con enojo.

-Pa…Papá esto no…-

-Ya me darás todas las explicaciones que necesito… te espero afuera.- me dirige una ultima mirada antes de desaparecer tras la puerta, no obstante no llego a descifrarla, es algo imposible reconocer sus emociones, siempre me ha costado hacerlo… mi ojos no separan la vista de esa puerta, estoy totalmente asombrado y asustado… de todas las personas que nos podrían haber visto justamente tenia que ser el? el sentimiento que me carcome en estos momentos es nada mas y nada menos que una irreparable culpa.

-Mierda!!...- dices antes de volver tu mirada hacia la mía, estoy en un letargo momentáneo así que acercas tus labios a mi oído…- no te preocupes…- después de esa escueta respuestas te giras y caminas hacia la puerta, miro como entupido y sin saber que hacer tu figura moverse hasta que desapareces detrás de la puerta. Al escuchar el sordo golpe de la puerta cerrarse mi mente hace un clic. Que mierda he hecho!! Esto no puede estar pasando… tanto esfuerzo por sacarme a yunho de la cabeza; no pudiendo con ese fuerte sentimiento es que decido dejar de luchar y entregarme a el, decidido a formar un lazo de amor; y ahora siento que lo nuestro termina sin siquiera comenzar, pero peor aun, no se como mirare a los ojos a Kazu. Es una persona que respeto mucho, sin embargo en estos momentos debe de estar sintiendo repugnancia hacia mi; seguramente piensa que soy un cretino que no me importa ni siquiera mi hermano, y ando revolcándome con su novio en cualquier sitio. Maldita sea!! Que diablos he hecho!!.



-Dime que es lo que pretendes enredando a Jaejoong? Exijo una explicación inmediatamente!!...- me gritas tratando de controlar las ganas de golpearme… tu rostro me asusta, jamás te he visto tan colérico…

-yo…yo no quiero enredar a Jaejoong!!...-es lo primero que se me ocurre decir, ni en mis sueños pensaría tomarlo solo como un juego de algunos días, Jaejoong es la persona con la que quiero compartir el resto de mi vida. Y eso es algo que tengo que aclararle a Papá…

-entonces dime que debo pensar. Primero me entero que tienes un noviazgo con el pequeño Changmin después de saber que yo los mande a Londres para protegerlos, porque el cuidar a sus hijos es algo que sentí propio en el momento en que Sang Li murió…- cada palabra que sale de tu boca me lastima, porque en el fondo tienes toda la razón, soy un desgraciado al hacerles esto.- pude soportar eso… pero ahora te encuentro en un baño con Jaejoong!! Que mierda quieres que piense si no estas jugando con el… si no llego en ese momento te la hubieras montado con el allí!!.- la vergüenza me denigra, no puedo mirarte a los ojos, no tengo el derecho de hacerlo…

-Estas equivocado… yo no estoy jugando con Jaejoong, yo…al que realmente amo es a el…-tus ojos se abren con sorpresa, tratas de triturar lentamente el significado de mis palabras en tu cabeza…- créeme que no pude evitarlo, es algo que nació repentinamente cuando lo vi, y desde ese momento no puedo sacármelo de la cabeza…-mis ojos comienzan a aguarse, me avergüenzo de estar haciendo esto pero por favor papa no me odies, tu eres el único que me brinda apoyo, tienes que entenderme…por favor.

-ashhh…-suspiras tallándote las sienes, parece que todo esto te causa un dolor de cabezas ¿y a quien no?...- en que lío te has metido hijo…-me miras con reparo, parece que no comenzaras a insultarme, eso es algo que me aliviana el alma, porque que tu me entiendas es la fortaleza que necesito para luchar por Jaejoong, aunque si ese fuera el cazo y tu no lo entendieras lo raptaría lejos de aquí, donde nadie pueda juzgarme.

-No se como salir de este lío…-mantengo mi rostro gacho, ocultando las lagrimas que derraman mis ojos, es muy extraño, llorar es algo que creí superar, solo llore una vez, con la muerte de mama, y de allí prometí no volver a llorar por nadie, veo que estaba totalmente equivocado, el pensar que alguna vez Jaejoong se escape de mis manos es motivo suficiente para crear un río de lagrimas. Te acercas a mi y me abrasas, necesitaba mucho este contacto, respondo al abraso ya no ocultando la pena que me embarga…

-debes pensarlo con detenimiento…buscar la manera de no dañar a ninguno de los dos…-

-como puedo hacer eso? Jaejoong no quiere que deje a Changmin, te juro que yo quiero solucionar esto…-

-Es normal que el reaccione de esa manera, si tuviera que elegir entre la felicidad de su hermano y la suya, quédate tranquilo que ni siquiera lo pensaría; ese es el verdadero problema, se nota que Changmin te ama, y esa es una verdad que no escapa del entendimiento de Jae…-

-no se que hacer…-

-ambos tienen que tratar de superarlo…pero…-

-……….- no digo nada, solo espero a que papa termine su frase.

-no te perdonare si llegas a lastimar a Jaejoong…-

-tratare de buscar una solución…- sin mas separas tu fiera mirada de la mía y te alejas, comenzando a caminar por los pasillos…-

-ESPERA!!...-escucho un grito atrás de mi, al voltear la figura de Jaejoong aparece, su rostro ensombrecido me da a entender la culpa que siento… llama a papa y el se da cuenta y voltea para mirarlo, antes de dirigirte hacia donde esta el me miras por ultima vez… esa es una mirada que jamás pensé obtener de tu parte, indescifrable… separas la vista y te alejas, un escalofrió recorre mi cuerpo y una opresión en mi pecho se hace presente… ¿Qué trataste de decirme con esa mirada?...


-perdóname… yo…-

-no tienes que explicarme nada, yunho ya lo ha hecho…- tu calma me toma por sorpresa, es como si fuera que nada hubiera sucedido, ¿Qué será lo que te dijo yunho?...

-no se que hacer…- en mi mirada la tristeza se hace presente, es en estos momentos cuando siento que un consejo de tu parte es necesario… siempre fuiste la persona que me ayudo a enfrentar los problemas, creo que esa ayuda es necesario en estos momentos, donde siento que mi vida pende de un hilo.

-Jaejoong…-me regalas una satisfactoria sonrisa, la típica que un padre le dedica a su hijo, y creo que es lo que necesito en estos mementos, no soportaría que me odies…- no puedo aconsejarte en esta situación… yo te quiero como a un hijo, y por ti seria capaz de todo, pero entiende que este problema también incumbe a yunho, y se que el es alguien que no comprende demasiadas cosas de la vida, puedo jurar que tu eres mucho mas maduro que el… justamente por eso no quiero entrometerme, quiero dejar que el resuelva sus problemas, y si es verdad que esta totalmente enamorado de ti como me lo acaba de decir, pienso que sabrá como salir de esto…- me tomas por sorpresa con tu comentario, es decir que ¿aceptas esta relación a escondidas?

-que quieres decir con eso…-me animo a preguntar…

-dejare que ustedes arregles esto; confió en ti Jaejoong…solo e pido una cosa…-

-dime…-

-piensa bien lo que harás…-

-si…-

-otra cosa… Changmin y Yoochun llamaron diciendo que pronto llegaran nuevamente, y alguien te esta esperando afuera de la sala de cirugía.- sin pensarlo dos veces corro apresurado hasta el lugar donde me dijo… mientras lo hago un sinfín de pensamientos cruzan mi mente… “Piensa bien lo que harás” que es lo que realmente debo hacer, no puedo negar el hecho de que amo a yunho, pero de allí a que formemos una relación a escondidas hasta que Changmin nos descubra es imperdonable, como también lo será para mi el ver llorar a Min por que Yunho lo dejo, mierda!! La cabeza me estalla… solo espero encontrar una solución pronto… Al llegar distingo la figura de una persona de espaldas, y se perfectamente de quien se trata, tomo aire, ahora es el momento en el que sabré si vuelvo a nacer o si mi vida terminara por extinguirse…

-dime como esta….- volteas y me miras en silencio.

-Jae…-

-Hiro por favor dime que Junsu esta bien!!...-las lagrimas no esperan la noticia y comienzan a caer, atrás mío Kazu y Yunho aparecen, pero ni siquiera volteo, lo único que necesito después de esperar durante mas de seis horas desde que Junsu estro a ese maldito quirófano es que me digas que esta bien.

-Pudimos parar la hemorragia, su brazo derecho corría riesgo de ser amputado por la lesión de tres tendones, la sutura fue difícil…pero…-

-………….- no consigo musitar palabra, solo veo aterrado el movimiento de tus labios, queriendo obligarlos a decir una frase sanadora.

-no es nada que no se pueda reparar con algo de rehabilitación….- y una enorme sonrisa usurpa tu expresión, mis lagrimas ya no tienen remedio, pero ahora las gotas rodean la primera sonrisa en terribles horas antes de caer. Junsu esta a salvo… mi Su esta bien… Caigo al suelo, mirando a Hiro con agradecimiento, el se inca sobre mi y me abrasa, puedo ver como Yunho y Kazu hacen lo mismo… la felicidad es inmediata…

-Gracias… gracias gracias!! No podré agradecerte nunca lo que hiciste… -

-Te lo debía…- me sueltas y te alejas, pero antes de entrar nuevamente a la sala donde se encuentra Junsu me dedicas una sonrisa, y en tus ojos las lágrimas no pueden ocultarse, te sientes feliz de haberle salvado la vida a Junsu, pero mas aun porque saldaste la cuenta que tenias con la familia Kim…

-Jae…- Yunho…por favor abrásame, quiero que me abraces… hace un momento por mi mente cruzo la idea de alejar, pero ahora te necesito. Corro a refugiarme en tus brazos, compartiendo la felicidad que se había escapado de mis manos…nos abrasamos eternos segundos, ahora tu te encargas de remover las gotas de mi rostro, mirándome con una amplia sonrisa, acercándote cada vez mas a mi rostro, queriendo besarme….

-JAE!!...- esa voy familiar y sanadora grita mi nombre, corro a su encuentro y lo estrecho entre mis brazos, con alegría y culpa, con angosta y felicidad, con un mar de sentimientos encontrados…

-Minnie, Junsu esta bien…nuestro Junsu esta vivo…-







---------------------

Capitulo 5








0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j