21 mar. 2009

Tempestad capitulo 5







-ya pueden pasar a verlo…- me dice Hiro con esa sonrisa que tanta paz me transmite; hace cinco días que no hacemos mas que esperar que Junsu abra sus ojos, los cuales se mantuvieron en una ilusión somnolienta todo este tiempo. No voy a negar que he estado demasiado nervioso, como si fuera que solo me pase a mi… no se que persona estaría tranquila sabiendo que su hermano después de tan fatal accidente no a despertado en cinco largos días. Masakasu regresó al trabajo, me dijo que no me preocupe que el se haría cargo de los asuntos de nuestras empresas, es un gran alivio, saber que tengo una persona que me apoya incondicionalmente hace que no tenga tanto miedo a la vida, se que el estará siempre para brindarme protección…

Yoochun no ha salido de su estado de ensimismamiento, a permanecido sin pronunciar palabras, aunque todos estamos así, solo permanece fuera de la habitación de Junsu, rezando de vez en cuando en la capilla, pidiendo por que pronto se recupere. He notado que ya no se acerca a mi, cosa que me alivia un poco, ya que últimamente me perseguía a cada instante, cosa que me hace pensar algunas cosas con mas detenimiento, ese alejamiento me ayudo a comprender que Yoochun siente algo muy fuerte por Junsu, lo cual va mucho mas allá que una simple amistad. Lo he escuchado llorar en brazos de Yunho, mientras entre lágrimas relataba todo lo que hacían juntos, su amistad, ese acercamiento que en estos momentos le hace tanta falta; te extraña mucho Junsu, Yoochun realmente te quiere…

Changmin no se separa de mi lado, estamos los dos siempre juntos. Toda la universidad sabe de nuestra situación y ya muchos chicos se han acercado a preguntar sobre la salud de Junsu; los directores vinieron a hablar exclusivamente conmigo para decirme que no me preocupe por nada, que me tome todo mi tiempo para solucionar las cosas, es que todos están al tanto de que soy el encargado de la familia, que vivo solo con mis hermanos, y que mis padres murieron dejándonos desamparados, claro que en sentido figurado… me saco un peso de encima, ya que minnie no a querido saber nada con asistir al colegio, quiere estar a mi lado, ansioso por ver a Junsu con sus ojitos abiertos, esos tan inocentes que me recuerdan a nuestra niñez. Estoy muy feliz, por fin los hermanos Kim nos hemos unido después de este tiempo en el cual Junsu ni siquiera me miraba a los ojos y en el cual Changmin no contraía una buena relación con el, espero que todo eso mejore…

Aunque ahora lo mas importante es buscar una solución a lo que realmente esta pasando aquí…

Esas miradas que me penetran a cada segundo del día, escalofríos que recorren mi cuerpo por completo haciéndome sentir realmente intranquilo. ¿Cómo puedo detenerlo? En estos días Yunho a permanecido al lado de Min, sin separarse por mi exclusivo pedido, si…yo le he pedido que no se separe de el, que lo consuele y que le de las esperanzas que estaba perdiendo en su pareja, porque así lo creo, porque así es, Changmin siente que su relación esta pasando por un momento critico, supone que Yunho tiene a alguien mas a quien querer y eso…eso me destroza.

Ni yo creo lo que estoy manteniendo en mis manos, las acciones que realizo me descolocan incluso a mi que las llevo a cavo. Hace dos días entablamos una conversación, en la cual me dijo que extrañaba esos momentos en Londres con Yunho, esas siestas en los verdes y tranquilizantes parques de su inmensa universidad, donde como dos niños corrían hasta cansarse y caer rendidos en ese verde regalo de la naturaleza para luego hacerse prisioneros de las caricias que el otro le brindaba, con ese fiel y siniestro sentimiento que ahora me esta matando…su amor. Las lagrimas que derramabas mientras lo contabas hacían que la oscuridad me invada nuevamente, que ese pensamiento de seguir en esa telaraña con Yunho a escondidas se desvaneciera completamente porque así lo creía, tenia pensado seguir sintiendo sus besos a escondidas de ti, en mi cabeza estaba firme la idea de …traicionarte.

Había pensado en que quizás alguna vez lo olvidarías y me dejarías un espacio para ser feliz, que tarde o temprano te recostarías en mi pecho y como siempre lo haces con tus penas, me dirías “Ya no amo a Yunho”, que ese sentamiento que declaras se desvanezca por completo… pero me he equivocado, en esa conversación tus palabras exactas fuero “No se que mas hacer con este amor que crece cada vez mas, lo amo con todo mi ser hermano, y ese amor me terminara por matarme si el no me corresponde y decide alejarse”. Cada silaba se llevaba el poco oxigeno que adquirían mis pulmones, mis orbes se dilataban cada vez mas, y mi garganta, totalmente seca, no lograba articular palabras de aliento para tu corazón dolido.

¿Cómo es que pretendo darte palabras de aliento?

Yo mismo estoy muriendo a cada momento que pasa, sin lograr omitir los recuerdos de esa tarde en donde me entregue a el, donde este amor del cual permanecía ignorante se desato de las cadenas que lo aprisionaban y ahora crece a cada segundo; mi cuerpo sube de temperatura con tan solo recordar los gemidos, las caricias, el sudor de nuestros cuerpos al danzar desenfrenadamente, mi corazón se oprime cada vez que tengo la maldición de verlos besándose, mi mirada recae en el piso y mi corazón se destruye en miles de pedazos, porque aunque intente negarlo lo necesito, me he convertido en un esclavo, en un prisionero de este amor ingrato.

Los puñales que recibía con cada palabra que salía de la boca de Min en ese momento aun me acosan, esas molestias no desaparecen por nada, mi corazón esta pesado como el hierro, me es difícil contener las lágrimas, mi estado es deplorable y mis fuerzas se marchan efímeramente. Pero aun así, y para mi desgracia parece que el único que se da cuenta eres tu; es como si estuviéramos conectados por un lazo inquebrantable que nos permite saber que es lo que nos pasa, tu notas la tristeza que se ha ido incrementando en estos días en los cuales no me he movido de al lado de Junsu, percibes el dolor que usurpa mi pecho y por ello a cada momento cuando nadie nos ve te acercas a mi y me susurras palabras sanadoras. Dices que si fuera por ti ya estaríamos los dos lejos de todo, solamente disfrutando de nuestro amor, eso es lo que quieres, deseas por todos los medios el convencerme para que me olvide de los sentimientos de mi hermano, quieres escuchar esa frase salir de mis secos y marchitados labios “Deja a Changmin” eso es lo que anhelas escuchar, no obstante, nunca pasara, no fui hecho para ver llorar a Min, y mas después del amor que me ha confesado te tiene, eso es imposible.

Me siento una basura, indirectamente me he convertido en un manipulador, algo que aborrece mi alma, ya que estoy usando el amor que me tienes para atarte a Changmin, y tratar de que el no me odie ¿Cuándo me he convertido en este adefesio? Desde el momento en que tus labios se rozaron con los míos, en el preciso instante en que mi corazón comprendió que te ama con locura. Solo suplico que me entiendas, no estoy preparado para enfrentar la realidad, y mas aun ahora cuando estas dudas aparecen en mi alma.

Me duele el cuerpo, se me hace difícil respirar, pero sigo resistiendo, me mantengo en pie por Junsu, el ahora me necesita, debo demostrarle que lo amo. Pero también es cierto que necesito solucionar esto, antes de que ya no pueda resistirlo.

-Ja…Jaejoong…-escucho su apagada voz repetir mi nombre y eso es lo único necesario para de que mis ojos ya comiencen a descender las lagrimas. Junsu se encuentra en esta habitación desde que se concluyo la operación, esperando pasivamente a que despierte. Changmin aprieta posesivamente mi mano tratando de alguna manera el brindarme apoyo, y también para detener las lagrimas que pugnan por salir de sus ojos, el esta feliz de verte.

No contesto, solo me voy acercando lentamente hasta quedar justo a un lado de la cama, muy cerca de ti; me arrodillo y recuesto mi cabeza en tu estomago para comenzar a llorar sin consuelo, dejando que la gravedad de mis sollozos te demuestren lo mal que la pase desde tu accidente, al pensar que podría perderte. Es como si fuera que ahora los tres hemos comenzado una nueva etapa, solo ahora queda olvidar el pasado y tratar de continuar con un presente, en el cual debemos disfrutar del lazo que nos une. Siento como una tibia mano comienza a acariciar mis cabellos, y al dar vuelta mi rostro compruebo que también lloras, estas llorando en silencio al verme.

-Junsu…- Changmin es que habla esta vez, se acerca a ti mirándote directamente a los ojos, en los cuales una alegría inmensa desfila y te abrasa, pareces sorprendido pero aun así respondes al abraso, necesitaban demasiado ese contacto.

-perdón…-repiten sin descanso, ambos se disculpan con el otro por los errores cometidos en el pasado y yo por primera vez en mucho tiempo me siento feliz, ese calido sentimiento acecha a mi alma, dándole algo de alivio a mi herido corazón.

-como te sientes Susu…-digo ahora un poco mas calmado para llamar tu atención, minnie se sienta al lado de la cama y dirige sus manos directamente hacia sus ojos, comienza a tallarlos para remover las lagrimas.

-mi cuerpo duele mucho…-una sonrisa, la cual he jurado no volver a contemplar en mi vida, se muestra ante a mi mas radiante que nunca, y juro que la pesadez de mi pecho se ha ido por un rato. Te observo embelesado, no hay rastros de aquel niño de 16 años que me miraba con ira, que ni siquiera se molestaba en hablarme, y por sobre todo, el que proclamaba por los aires tener un descontento conmigo.

-no te imaginas por lo que hemos pasado…-le digo tratando de cambiar mi posición, ahora me incorporo y me siento a su lado, mirándolo con amor, con alegría infinita. En tus ojos ese deje de tristeza vuelve a parecer, y siento culpable por apasionar eso…-pero lo importante es que estas a nuestro lado, que nada malo te paso…- te dedico una gran sonrisa, una de esas que ya había pensado no volver a embozar. El dolor se ha esfumado completamente; al mirarte la angustia e incertidumbre que en un principio se originaron en mi desaparecen, esos malos pensamientos acerca de que si quedarías estigmado durante toda tu vida por el horroroso accidente ya no me acechan, al verte compruebo que los doctores han hecho un admirable trabajo, no presentas ningún tipo de deficiencia estética, y a pesar de que suene entupido, el hecho de que hubieras sufrido daños exteriormente que te afecten me traía inquieto, un joven con tanta vida y belleza como tu no merece una cruz tan grande como esa.

Pero esos malos augurios ya forman parte de mi inconciente, no interesan: estas aquí junto a nosotros, disfrutando de la vida que todos creímos perderías, aprovechando esta segunda oportunidad que te ofrecen, de eso estoy seguro, todos aprovecharemos esta oportunidad y remendaremos los errores cometido, principalmente yo… a mí me toca enmendar demasiadas cosas…

-creí que no saldría de esta…-tus palabras me sacan de mis cavilaciones, Min y yo te miramos sorprendidos, bajas tu rostro y vuelves a recostarte lentamente en la almohada, girando un poco tu rostro y apoyando tu mejilla sobre ese objeto suave y calido, y en el las gotas se funden, tristemente nos dedicamos a observarte sollozar, es lo único que podemos hacer, el susto de perder la vida todavía habita en tu ser, pero con el tiempo ese temor desaparecerá, los tres lo eliminaremos. –la desesperación después del fuerte impacto al encontrarme encerrado entre el duro y frío metal del automóvil destruido; esas hebras de metal clavándose en mi brazo derecho, ver como el dolor se expandía aleatoriamente por todo mi cuerpo haciéndome experimentar la peor situación de mi vida; sentir como tus ojos son cubiertos por una oscuridad desconocida, la cual en ningún momento de tu vida sobrepasaste, y finalmente esa luz que te llama a seguirla…tuve mucho miedo…-escucharte hace que el temblor en mi cuerpo no se detenga, una espina atraviesa mi cabeza, un fuerte dolor me invade, una especie de alucinación de lo que te a pasado es creada por mi mente, tu rostro llorando, te imagino llorando atrapado entre los metales destruidos del auto, llorando sin consuelo, pidiendo auxilio sin respuesta alguna, tus sentidos monopolizados por el terror…

Las lagrimas nuevamente caen de mis ojos, te acompaño en el llanto, tu lloras al recordar ese momento y yo lo hago por no haber estado allí…protegiéndote….- y cuando pensé que todo estaba perdido, cuando me había acostumbrado al dolor, la conversación que escuche antes de partir de casa regreso a mi como bólido, las imágenes de Jaejoong maldiciéndose por mi culpa, tratando de arreglar nuestra relación por todos los medios, ese martirio que lo enloquecía, todo hizo que ya las lagrimas que se fundían con mi sangre que escapada por todas partes de mi cuerpo ya no fueran de dolor, esas gotas habían sido reemplazadas por la culpa; fue entonces que me dije a mi mismo que no podía morir sin antes pedirle perdón a mi hermano, perdón a un sufrimiento que no tenia motivos, ya que el único errado en esta historia era yo…- no tengo palabras, mi garganta no tiene fuerzas si quiera para expulsar un “Gracias” pero lo que mas impotencia me da es que debiste traspasar por todo esto para darte cuenta de que siempre te ame ¿era realmente necesario? No lo era, pero se que la vida tiene razones que hacen entender a la razón del ser humano, ese entupido instinto que nos lleva a las malas situaciones.

Mis piernas se mueven solas, miro el rostro sonriente de Changmin, quien todavía permanece sentado, asimilando lentamente todo lo que acaba de salir de tus labios, me acerco a ti arrodillándome nuevamente para que nuestros rostros se encuentren a escasa distancia, hago que me mires para poder decirte lo que siente mi corazón en este momentos, con cautela me dedico a remover esas gotas con mis pulgares, tu piel es tan sueva que las susodichas resbalan rápidamente escapándose de mi alcance y fundiéndose con la piel de tu cuello, nos miramos por eternos segundos, tratando de transmitirnos ese amor fraternal que siempre habito en nuestro corazón y por alguna perversa maniobra del destino dejamos olvidada en las penumbras de nuestro ser.

-aprovechemos esta oportunidad que nos da la vida junza…- sin mas siento como tus brazos se enredan en mi cuelo y tu rostro se pierde en mi cuello, es una sensación que creí jamás volver a disfrutar, tenerte de nuevo en mis brazos me transmite una paz que había perdido hace ya mucho tiempo.

-debemos olvidar los errores del pasado, recuerda que estamos solos en el mundo Susu…-las oportunas palabras de Changmin hacen que volteemos a verlo, y esa natural sonrisa nuevamente me quita el aliento, hace que la culpa regrese nuevamente…

Te acercas a nosotros y nos abrasas, ahora los tres nos entregamos calor con esta casta pero muy necesitada caricia. Un quejido por parte de Junsu hace que nos liberemos del abraso, el pobre aun esta muy mal, su cuerpo esta totalmente adolorido, eso lo puedo comprobar solamente recordando en el estado deplorable en el cual llego a la clínica.

-ahora debes descansar...-te digo calidamente, ahora lo único que nos rodea es ese incondicional amor fraternal que guardábamos.

-tu también debes hacerlo Jae…no te has movido desde que todo sucedió, te ves mal…- Changmin trata de hacer que entre en razón nuevamente, tiene razón, no he querido moverme en estos cinco días, no duermo, no como, mi aspecto lo demuestra…

-Jae… no quiero causarte mas problemas…- me miras con temor, te sientes culpable de todo lo que pasa a tu alrededor, estas vulnerable, no obstante es verdad, necesito descansar, mi mente no ha tenido descanso en ningún momento, la mayor parte del día me la paso pensando en que hacer para solucionar todo, maldiciéndome por la crueldad que estoy cometiendo, maldiciéndome por traicionar a Changmin, maldiciéndome por amar a Yunho. La realidad no escapa de mis ojos, y tampoco cambiara con solo pensarlo, sin embargo mientras mas pienso, menos claridad adquiero, estoy totalmente perdida y tengo la sensación de que en algún instante mi cabeza estallara.

-no se preocupen por mi… ahora lo único que interesa es que Junsu descanse…- deposito un suave beso en su frente mientras Min solamente le aprieta su mano brindándole fuerzas, el se aleja, antes de desaparecer detrás de la puerta nos dedica a ambos una mágica sonrisa y luego se marcha… quedo unos instantes mas con Junsu, contemplándolo con cautela, hace lo mismo, es como si fuera que nuestras mentes no encuentran las palabras exactas para describir lo que sienten nuestros corazones, la inmensa felicidad que nos embarga al hacer las pases…

-gracias…- me dices en un leve susurro casi inaudible, te doy un ultimo beso antes de acercarme a la puerta, alucinando con esa expresión de niño feliz que me dedicaste solo a mi, contento porque de ahora en adelante todo será diferente entre nosotros, Dios nos ha dado una oportunidad y no pienso desaprovecharla.

Al cerrar la puerta tras de mi un inestable sentimiento regresa, la pesadez se apodera de mi cuerpo, mi cabeza comienza a dar vueltas como en estos últimos días lo hacia, ese vació en el estomago al cual hacia caso omiso ahora se agiganta haciendo que el dolor no me deje respirar. Pensé haberlo superado pero tal parece que no es así, solo que ahora el malestar es horroroso. Mi vista se nubla, es entonces que detengo mi caminar y trato de distinguir que es lo que encuentra frente a mi, el rostro de Yunho mirándome con asombro no sabiendo que es lo que pasa por mi mente, Changmin acercándose a mi, a lo lejos puedo distinguir la figura de Kazu apareciendo por detrás de la puerta de entrada del hospital, es entonces cuando ante mis ojos comienzan a zarandearse miles de colores diferente que hacen que mi cabeza arda mas y mas, mis extremidades pierden fuerza, mis piernas parecen no aguantar el peso de mi cuerpo, comienzo a perder lentamente el conocimiento…

-Jaejoong!!...-corro a tu lado y logro sostenerte entre mis brazos, cuando nuestros ojos se encontraron supe que algo no andaba bien, estas muy débil… rodeo tu frágil anatomía con mis brazos y te alzo para dirigirte hasta dentro de una habitación, Papá y Changmin siguen mis pasos, asustados al igual que yo por este repentino desmayo.

-recuéstalo aquí Yunho…- me dice Papá señalando una camilla vacía, te deposito sobre ella y es allí cuando comienzas a abrir tus ojos, haciendo con esto que el alma me regrese al cuerpo. No pronuncias palabras, solo estas allí masajeadote las sienes con descontento. Estoy por preguntar como te sientes cuando noto que Papá me toma del brazo impidiéndome que me acerque a ti…

-déjennos solos un momento, necesito hablar con Jaejoong a solas.- tu fría mirada me recorre totalmente, esa sensación de miedo que siempre me infundiste se oculta en mi cuerpo, no se que es lo que tengas que hablar con el, ¿acaso no lo podemos escuchar todos? Esas reacciones que tienes solo con Jaejoong me desagradan en demasía!! Siempre andas histeriqueando si de el se trata, no quiero parecer entupido, pero con estas reacciones solo me demuestras que Jaejoong se interesa mas de lo necesario. No pudiendo contradecirte decido darte el gusto y me alejo, por mas que ahora este enfadado eres mi padre y siempre te he respetado, no será diferente en esta ocasión. Miro a Changmin haciéndole una seña para que ambos nos alejemos y dejarlos solos.

-que…que es lo que sucedió…-solo recuerdo haber salido de la habitación de Junsu y luego… no me acuerdo de nada, lo mas probable es que me halla desmayado…

-te acabas de desmayar…-estas enfadado, puedo notarlo por ese extraño brillo en tus ojos.

-eres un irresponsable, ahora solo es un desmayo, pero podría llegar a ser peor, no me gusta que descuides tu salud; Changmin me ha dicho que en estos días no has dormido y ya ni siquiera comes, ¿Cómo pretendes cuidar de Junsu si ni siguieras tu puedes cuidarte tu? - estoy avergonzado, el que tengas que reprenderme de esta manera me hace caer en cuenta de mi descuido .

-lo siento…- te acercas a mi y te sientas a mi lado, mi miras con ese candor fraternal que te caracteriza y el cual siempre retransmite seguridad.

-no estoy enfadado, solo me preocupo Jae…-comienzas a acariciar mis mejillas, yo poso mi mano sobre la tuya y me recuesto solo un poco sobre tu calida mano mientras cierro los ojos disfrutando de ese calido contacto.- y al verte compruebo que no es solo por Junsu que estas así.-

-mi cabeza es un abismo de pensamientos que se entrelazan a cada segundo cambiando de rumbo…estoy a la deriva, no se que hace Kazu…-esas traicioneras gotas chocan contra tu mano, y puedo sentir como rodeas mi cuerpo con tus brazos.

-dime que es lo que pasa mi niño…- solo esas pocas palabras bastan par que quiera contarte todo, desahogarme como solo lo haría en tus brazos.

-el amor que siento por Yunho es tan profundo que me esta destruyendo lentamente, lo amo, pero aun así lo abrigué a que no dejara a Changmin, que finja seguir queriéndolo porque yo no podría soportar el verlo sufrir, y menos por mi culpa; ¿acaso alguien entiende en realidad como me siento? No!! Nadie es capaz de entender este sentimiento tan perverso que recorre mi alma.- escupo cada silaba con dolor, y puedo jurar que estas también te destruyen a ti, porque tu agarre se intensifica a cada segundo que pasa.- MALDITA SEA!! Debo separarme de Yunho, pero no creo poder soportar esa lejanía.-

-hay Jae… veo que mi hijo a calado hondo en ti… y compruebo que el también esta muy enamorado, jamás vi esa mirada en sus ojos al confesarme que seria capaz de hacer cualquier cosa para tenerte a su lado. No obstante no puedes seguir así, debes alejarte y pensar bien que es lo que quieres hacer.

-había decidido seguir con esta farsa, a escondidas de Changmin hasta que las cosas se calmen, ¿pero como seria su relación al enterarse que estoy enamorado de Yunho? Ni siquiera podría imaginármelo, tengo terror…- mis lagrimas ya no consiguen consuelo, con mis palabras se incrementan aun mas, cayendo pesadamente de mis dilatadas pupilas, rodando tristemente por mi rostro y fundiéndose en la plenitud con la piel de Kazu.- cambie de parecer a causa de una charla que tuvimos hace dos días, en donde me confesó que lo ama demasiado, consiente de que su relación esta sufriendo un quiebre inesperado teme perderlo… ¿como debo actuar teniendo presente el dolor por el cual pasa Min? No puedo hacerlo, no puedo seguir con esto…-

-no tengo palabras para consolarte, perdóname…-

-nadie puede ayudarme; se lo que debo hacer, pero no quiero hacerlo…- tengo presente que la solución a mis problemas es alejarme de el, ¿pero podré hacerlo? Podré convivir sin sus caricias que solo conozco hace pocos días, podré tolerar la falta se susurros y besos que solo el puede brindarme?...

-debes irte de aquí…-me dices fríamente, recuperando esa inmueble expresión.

-a que te refieres…-

-aléjate de todo solo por algunos días, Junsu esta especialmente bajo mi cuidado, no debes preocuparte por nada, aléjate de todo y ordena tus emociones, solo así encontraras una respuesta a todo.

-pero donde quieres que me valla? estoy seguro de que me seguirá, no puedo hacerlo, y tampoco estoy de acuerdo con irme a un sitio demasiado alejado, no acepto la idea de alejarme demasiado de Junsu y Changmin.

-conoces perfectamente el lugar que te ayudara a espantar tus miedos…-

-no quiero volver allí, ese lugar me trae muchos recuerdos…-

-yo creo que deberías irte por algunos días, yo hablare con Changmin y convenceré a Yunho de que no te siga. Ve a Guryong.

-tienes razón, talvez Mamá y Lijoong me ayuden a enfrentar esto.


El escucharte hablar de esa manera ha roto algo en mi, por fin puedo saber abiertamente como es que realmente te sientes, y lo que me asusta es que la única manera que tienes para enfrentar esto es alejándote de mi, solo quiero que sepas que no estoy dispuesto a dejarte ir, yo luchare por tu amor cueste lo que me cueste. Padre me has dado una gran ayuda, ahora se que iras a Guryong. Ese lugar será testigo de que no podrás alejarte de mi, será testigo de este amor que causara mucho daño.








----------------------


Capitulo 6



0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j