25 jul. 2009

Poligamia Capitulo 1

Capítulo 1: TRES NO SE ME HACE LEGAL…



El sol había salido y como todos los días, recibía la luz directamente en mi rostro; con algo de pereza, fui abriendo los ojos mientras tapaba con una mano los rayos del sol; una vez que por fin estuve sentado en la cama, me di cuenta que estaba solo en la recamara, de seguro los demás ya estaban desayunando y no me habían avisado.

Sin saber el motivo me enfadé, aunque era obvio el porque ya que si de veras estaban desayunando, los cuatro me iban a oír; me levanto y me dirijo al baño, la parada obligatoria para todo mundo, al salir de la habitación percibo el olor de la comida, sin duda JaeJoong ya estaba de mejor ánimo y por fin se había dignado a hacer su trabajo, bueno no que realmente fuese su trabajo pero es al que mejor le sale.

Por fin hago mis sacrosantas necesidades, me lavó la cara, acomodo mi cabello que ahora llevaba un poco más largo de lo habitual y palmeando un poco mis mejillas, es que por fin salgo del baño rumbo al comedor donde suponía estaban todos. Cuando llego a este, puedo comprobar que estaba en lo cierto, JunSu YooChun y YunHo estaban sentados mientras JaeJoong servía los huevos revueltos con jamón que había preparado; todo parecía en calma, JunSu jugaba con su PSP, YunHo leía unos documentos y YooChun sencillamente estaba recargado sobre su brazo más dormido que despierto. Me acercó y me siento en el que era mi puesto viendo que no había traste alguno, definitivamente iban a desayunar sin mi.

- ¡¡Buenos Días Minnie!! – dijo JunSu sin despegar su vista de la pantallita, del chico llorón de la noche anterior no quedaba nada, no respondí solo me crucé de brazos y fruncí el entrecejo; JaeJoong que estaba sirviendo lo notó
- ¿Qué ocurre ChangMin? – cuando el pelinegro preguntó esto, captó la atención de todos haciendo que voltearan a verme; aún más indignado solo los miro
- Ocurre que iban a desayunar sin mi y saben que eso no se los perdono… ni mi lugar esta puesto ¿por qué son tan injustos conmigo? – digo con un puchero que me sale inconcientemente, así nunca dejaré de ser el niño chiquito
- Min, estabas profundamente dormido, no se nos hizo justo despertarte… - dijo JunSu de forma tierna, yo solo pude revirar la mirada, esa expresión de mi amigo puede más que matarme
- Es cierto, pero ya estas aquí, dime ¿qué quieres que te haga de desayunar?, lo que me pidas te prepararé – el pelinegro dijo acercándose a mi y abrazándome, cosa que me hizo sonreír, Jae siempre me consentía mucho
- Esta bien, los perdono por esta ocasión… quiero unos hot cakes con mucha miel…
- En seguida… - Jae se fue a la cocina a prepararlos, iba a decirle que lo acompañaba a hacerlos, pero alguien se me adelantó
- Te ayudo Jae… - YooChun se levantó al momento y fue tras el pelinegro que solo asintió a la frase dicha por él; instintivamente y de forma discreta voltee a ver a YunHo el cual los veía fijamente, no se si era paranoia mía o algo así, pero pude jurar que vi enojo en sus ojos, así que traté de llamar su atención
- Oye YunHo, ¿cómo vas con la canción esa que preparas para el siguiente disco? – mi hyung volteó a verme suavizando su mirada bufando de forma apenas perceptible
- Bien ChangMin, ayer estaba por terminarla pero… - vi como se detuvo por un momento como recordando algo, pero casi al instante regresó su mirada a la mía sonriendo - …me sentí cansado, así que me fui a dormir
- Que bien, espero poder escucharla muy pronto…
- Si, apenas la tenga lista te la muestro – me dijo pero volteando hacía la cocina, esta mañana YunHo estaba muy extraño, pero a últimas, ¿que no estaba últimamente extraño en este departamento?; sin haber probado bocado nuestro líder se levantó de la mesa yéndose hacía el pasillo que daba a la recamara
- ¿No vas a desayunar YunHo? – preguntó JunSu una vez que por fin apago el videojuego
- No, repentinamente perdí el apetito, voy a dormir un rato más, no tarda en hablarnos el manager para ver que haremos el día de hoy – sin más se fue dejándonos a JunSu y a mi solos en el comedor; aproveche el momento para hablar con él
- ¿Y tu como estas?... ¿más tranquilo?
- La verdad… no, pero no consigo nada poniéndome así, solo con esa actitud logró que Chunnie se enoje conmigo, ya descubriré que ocurre – decía mientras picaba la comida sin comerla
- Pues si… creo que tienes razón – dije sin más, esta situación estaba llevando al extremo todo

Me acerqué a la alacena agarrando las cosas para prepararle los hot cakes a ChangMin, de pronto siento como YooChun me abraza por detrás comenzando a besar mi cuello de forma lenta; debo admitir que eso me encanta pero temo que haga esas cosas cuando los demás están tan cerca, podrían vernos y no quiero ni imaginar lo que ocurriría.

- YooChun, ahora no… pueden vernos
- Todo riesgo vale la pena mientras este así contigo…
- Sabes que lo que dices no es cierto
- No discutamos eso ahora, solo quiero sentirte cerca, ayer por la noche te extrañe mucho – solo pude sonreír, realmente yo también extrañe a YooChun y no negaré que esta mañana cuando me desperté y lo vi abrazando a JunSu me sentí un poco molesto, pero eso no se lo diría
- Dormiste con JunSu, así que no creo que te hayas sentido solo
- Pues si, pero como te he dicho, no es lo mismo… además, tú tampoco dormiste solo…
- Lo se, por eso no te estoy diciendo nada… - dormir con YunHo siempre es placentero, me trata como si fuera lo más delicado del mundo y esa sensación me encanta, pero a veces me trata como si fuera una chica, cosa que no pasa con YooChun

Después de un momento en silencio, mi compañero me giró haciendo que quedara de frente a él, sin previo aviso comenzó a besarme de forma hambrienta, beso que yo correspondí al instante ya que ese efecto tenía él en mi, nunca me podía resistir a lo que hacía; comenzó a meter sus manos por debajo de mi playera con movimientos suaves que me erizaban la piel, no se si era el tiempo que llevábamos así, si nació con ese don innato o simplemente me conocía a la perfección, pero sabía muy bien donde tocar y hacerme sentir pleno.

Unos pasos nos alertaron separándonos al instante, nuestras respiraciones aún seguían aceleradas al igual que nuestros latidos; me giré de nuevo agarrando el tazón y vertiendo la harina para comenzar a preparar los hot cakes; esos momentos me ponían muy nervioso pero también eran los que me hacían disfrutar de este “juego”. Al instante apareció ChangMin por la puerta.

- ¿Te falta mucho hyung? – dijo acercándose a mi y asomando su cabeza por encima de mi hombro – pero si aún ni has comenzado…
- Ya voy Minnie, estaba buscando las cosas pero ya aquí están, en unos minutos tendrás listo tu desayuno
- No… ¿sabes que?... mejor ya no los hagas, me comeré la comida de YunHo para que no se desperdicie…
- ¿La comida de YunHo? – voltee a verlo curioso ¿por qué YunHo no había querido su desayuno?
- Si, es que dijo que no tenía apetito y se fue a la recámara, así que para que no se quede, me lo comeré yo… de todas formas muchas gracias Jae – sin más ChangMin salió de la cocina dejándonos a YooChun y a mi de nuevo solos, aunque yo me había quedado con una preocupación
- ¿Qué le estará pasando a YunHo?... desde ayer lo noté extraño, o sea siempre ha sido cariñoso conmigo pero ayer fue en extremo… su comportamiento fue raro y ahora no quiso desayunar cuando el es el que dice que es lo más importante para comenzar el día
- No tengo idea que le pase, lo más seguro es que sea cansancio Jae… - dijo YooChun quien se volvió a aproximar a mi abrazándome de nuevo - …ya no te preocupes por eso… - de pronto me sentí en la necesidad de soltarme de él, cosa que hice al instante
- Si… si me preocupo, no me gusta ver a ninguno de ustedes cabizbajo o con alguna preocupación, en especial a YunHo…
- De acuerdo, pero no te pongas así – dijo molesto mientras se volvía a acercar, yo di un paso para atrás guardando distancia, el se detuvo mientras me miraba
- Ahora no YooChun… iré a verlo… - sin más salí de la cocina con dirección a la recámara, algo en mi pecho me decía que debía hacer eso

Ya casi terminaba el plato, sinceramente moría de hambre, cuando JunSu comenzó a comer en silencio y ya no respondía nada de lo que le preguntaba, decidí ir a la cocina a ver que pasaba con mis hot cakes, aunque realmente iba a otra cosa y como dije antes, no estoy de lado de nadie, yo quiero mucho a los cuatro pero no intervendré para nada en esto, solo que a veces es bueno que el descaro no sea tan mayúsculo, y es cuando me veo en la “necesidad” de meter mi cuchara tanto por ellos como por mi; veo con orgullo como esta ocasión mi “intromisión” si causo efecto, los conozco muy bien y se por donde mover fibras sensibles. Cuando veo pasar a Jae por el comedor rumbo a la recámara, me doy por bien servido, realmente no hice nada, solo dije la verdad y esta por su propia cuenta actúa, aunque realmente deseaba mucho esos hot cakes, bueno un sacrificio más por mi salud mental y la de mis hyungs.

Por fin termino el plato de huevos y veo como JunSu no llevaba ni la mitad, estaba en un mutismo total metido en sus pensamientos, ya no se le veía triste como ayer, pero si muy distraído como en su mundo; en ese momento llegó YooChun sentándose al lado de mi amigo, este no lo siente o eso me parece porque sigue viendo hacia el frente con la vista perdida, iba a llamar su atención pero su novio se adelantó una vez más a mis acciones.

- Su… esa cosa ya esta fría… ni siquiera has comido nada… - dijo YooChun quitándole el plato de enfrente, JunSu volteó a verlo regalándole una sonrisa
- Tú tampoco has desayunado Chunnie, ¿por qué estas tan inapetente?
- No estoy inapetente, sencillamente deseo desayunar… otra cosa… - YooChun vio a JunSu con mirada lasciva, claro indicio que estos dos comenzarían a hacer… sus cosas

Sin más me levanté alzando mi plato y llevándolo a la cocina, era algo molesto presenciar los momentos de amor de esos dos, más que nada por lo que yo sabía había de trasfondo, no se me hacía justo y la culpa de saber que ocurría no me dejaba estar tranquilo, además que siempre es molesto que “coman pan frente a los hambrientos”, pero para este caso, mil veces morir de hambre que desear tener ese “pan”.

Me fui hacía la sala a ver televisión, que aunque estaba ahí cerca, al menos me distraía un poco de lo que hacían los otros dos, los cuales ya comenzaban a comerse a besos; que descaro, hace unos minutos apenas YooChun se besaba con JaeJoong en la cocina y ahora lo hacía con JunSu, sin duda jamás podré entender esto.

No se que me pasa desde ayer, siento una molestia que me esta atormentando y no logro descifrarla, esa conversación a medias que escuche entre YooChun y Jae no se me sale de la cabeza, ¿acaso estoy celoso?, puede ser que si, de un tiempo para acá ellos dos son muy amigos y aunque antes no lo había notado, ahora me doy cuenta que eso en verdad me molesta; antes de comenzar una relación con Jae éramos muy amigos, y no que no lo seamos ahora solo que esa amistad se volvió algo más… íntimo, no solo compartimos vivencias, charlas, también ahora compartimos caricias, besos… en ocasiones compartimos una cama; ¿será ese el motivo por el cual ahora soy más posesivo con él?, ¿será por eso que lo que escuche ayer me hizo arder de coraje y pensar cosas que no son?; por ahora no quiero pensar en nada más, solo quiero dormir un rato para ver si mi mente se despeja un poco.

Cuando me acosté en mi cama con la firme intensión de descansar, noté como la puerta se abrió, al instante sentí como se hundía un lado del colchón y alguien se recargaba sobre mi brazo derecho, voltee mi rostro para ver de quien se trataba y al descubrir quien era mi corazón no pudo alegrarse más, él estaba a mi lado viéndome con cara triste, eso sin duda no me gusto, por lo tanto me giré para quedar boca arriba viéndolo directamente al rostro.

- ¿Qué pasa Jae?... ¿por qué esa carita?
- Eso quisiera saber, me dijo ChangMin que no quisiste desayunar y me preocupe, vine a ver que ocurría… - sus palabras me llenaron de felicidad, el saber que él se preocupaba por mi me hacían el hombre más feliz del mundo; alcé mi mano y comencé a acariciar su rostro mientras le regalaba una sonrisa
- No pasa nada, solo que me sentí con sueño y preferí venir a dormir que a desayunar, sabes que los ensayos han estado muy pesados últimamente y a veces sacrificar un poco el alimento por horas de sueño nos ayuda a recuperarnos rápidamente, ya me dará hambre y comeré algo… así que ya no te preocupes precioso…
- ¿Estas seguro?, no me gustaría que enfermaras, pronto nos iremos a Japón para lo del concierto y tienes que estar al 100%...
- En serio no ocurre nada, estoy excelentemente bien y más cuando tú estas a mi lado… - me sonrió tiernamente mientras acomodaba unos mechones de mi cabello; no podía dejar de ver su rostro, es tan hermoso, todas sus facciones perfectas, ¿cómo no enamorarse de este chico? y eso es lo que realmente más me preocupaba, cualquiera podría enamorarse de él y eso no lo iba a permitir, él solamente era mío y de nadie más - …Jae, ¿te puedo pedir un favor? – dije sacando mi lado mimoso, el sonrió más notoriamente, me conocía bastante bien y sabía que me pondría en plan de niño meloso
- Sabes que si, los que quieras…
- ¿Me regalarías un besito… aunque sea uno chiquito, pequeñito? – se me quedo viendo un momento fijamente, pude notar como sus ojos se posaron en mis labios, por un segundo me aterré ¿acaso no quería besarme?

Iba a decirle que olvidara mi pedido pero en ese momento me tomó del rostro y acercó sus labios a los míos, a propósito no cerré los ojos, quería ver su rostro en el momento que me estaba besando; el si los había cerrado y sus facciones eran serenas, tenía cautivo mi labio inferior entre los suyos succionándolo deliciosamente, luego paso a mi labio superior, en ese momento yo tomé presa del suyo inferior, tan carnoso, tan suculento, tan mío… adoraba ese tipo de besos, así que fui cerrando mis ojos entregándome a el; pude sentir como su lengua comenzaba a acariciar mis labios, deseosa de entrar a mi boca para unirse con la mía y hacer de este casto beso en algo un poco más salvaje; debo admitir que en un principio nuestros besos eran de esa forma solamente, pero poco a poco Jae iba agarrando pasión hasta que un día comenzó a besarme de esa forma un poco feroz, obviamente me encantaba, pero de ese chico tímido no quedaba mucho o casi nada cuando de “entregarse” se refería.

Así estuvimos un buen rato besándonos, hasta que él se separo de mi viéndome fijamente, sus labios estaban rojos y esa imagen me encantaba; me abrazo en ese momento del pecho y recostó su cabeza en él, yo comencé a acariciar sus cabellos, cuando sentí como comenzaba a humedecerse mi playera; rápidamente levanté el rostro de Jae y pude notar como derramaba unas lágrimas, no entendía el porque y creo que mi rostro lo reflejó, porque rápidamente contestó a la pregunta que comenzaba a formular en mi cabeza.

- Lloro porque siento que a veces no te merezco…
- ¿Por qué dices eso?
- Tú eres demasiado bueno conmigo y yo… yo siento que eso es demasiado para alguien como yo… - me desbarataba verlo así, ¿por qué dijo esas cosas? ¿qué es realmente lo que pasa por la mente de mi niño?
- No digas eso… tu eres perfecto para mi, eres lo que yo necesito, lo que yo deseo, con quien quiero estar… no te cambiaría por nada Jae… por favor no vuelvas a decir esas cosas… ¿de acuerdo?

Sin agregar nada más él solo asintió después de meditarlo unos segundos, se recostó a mi lado sin decir una palabra más, yo solo lo pude abrazar sin comprender totalmente que pasaba; en minutos se quedo dormido, yo ya no pude conciliar el sueño, simplemente me quede junto a él contemplándolo ¿qué estaba pasando con él?

El manager nos habló alrededor de las 12 del día, quería que estuviéramos en SM a más tardar a la una; YunHo comenzó a movilizarnos a todos, la van pasó por nosotros a tiempo para estar en la hora indicada por el jefe; una vez que llegamos, fuimos a la oficina de él y ahí nos indicó que tendríamos una sesión fotográfica en un par de horas, pero que sería ahí mismo en SM, pasamos al cuarto de maquillaje y vestuario, la misma rutina de siempre; una vez que estuvimos listos fuimos al estudio donde sería la sesión, lo bueno del asunto es que sería lo único que haríamos en el día y de ahí teníamos libre los siguientes 3 días.

Comenzamos con las fotos de grupo, algo que siempre me gustó es la acomodación que teníamos, indirectamente tenía a mis lados a las dos personas que yo más quería y aunque se tratara de trabajo, siempre estaban a mi lado; una vez que terminamos con las grupales, comenzaron las individuales, casi siempre la gente de producción decidía el orden de nosotros según la ambientación si es que esta variaba, en esta ocasión así fue, cada uno tendría un escenario distinto ya que representaríamos los cuatro elementos y la naturaleza; ideas un poco locas por estar en primavera pero de las cuales no teníamos voz y voto.

El primero que se sacaría las fotos era yo, de ahí le tocaba a Jae, luego a JunSu, después YunHo y al final a ChangMin, ya que era el de la ambientación más elaborada y por ende mas tardado en armar. Nos vistieron y maquillaron dependiendo al elemento que representábamos, yo era el fuego, sinceramente me agrado esa elección; Jae era la tierra, muy acorde con su personalidad; YunHo el aire, como líder estaba en todos lados; JunSu el agua, tan vital y a la vez escurridiza; Min era la naturaleza, prácticamente la unión de todos los elementos y la cual da la vida a todo lo que existe; lindo concepto, aunque en lo personal muy femenino.

Ya habían pasado un par de horas y por fin Jae terminaba su parte, yo tenía rato esperando a que nos fuéramos todos al departamento, pero todavía faltaban tres y esto iba para largo; generalmente cuando era así, los que ya habíamos concluido podíamos irnos y al ver a cierto pelinegro libre, en mi mente se formó una idea.

- Oye Jae, ¿qué tal si nos vamos adelantando al departamento? – le pregunté en un susurro cuando pude acercarme a él; pareció meditarlo un poco, sabía que no había ningún problema ya que los demás tardarían, aunque generalmente yo esperaba a JunSu y él a YunHo, pero oportunidades como esta eran muy difíciles, así que estuvo de acuerdo
- Bien, pero vámonos ya, sabes que esto puede ser muy efímero
- No te preocupes, cuanto muy rápido una hora, y los tres llegaran juntos, así que no habrá sorpresas…

Sin más nos acercamos al manager y le dijimos que nos iríamos adelantando al departamento, este estuvo de acuerdo y dispuso una van para nosotros; no les avisamos a los demás, entre más tiempo perdiéramos, menos tiempo nos quedaría.

Vi como Jae y YooChun se iban, de seguro se “adelantarían” al departamento aprovechando la oportunidad de los puestos que nos tocó para la sesión fotográfica; estaban preparando la escenografía de JunSu para comenzar con las fotos cuando el fotógrafo se acercó al manager diciéndole algo, este lo medito y estuvo de acuerdo con él, al momento le avisaron a todo el staff sobre eso que habían hablado y comenzaron a guardar las cosas que estaban armando; JunSu, YunHo y yo no entendíamos nada, así que nos acercamos al manager para saber que ocurría.

- ¿Por qué están guardando todo?... ¿no nos tomaran las fotos?
- A JunSu y a ti no, hubo un problema con sus escenografías y tendrán que ser mañana; solo ChangMin si se quedará ya que la de él no tuvo ninguno, así que si gustan pueden irse yendo, ya Jae y YooChun se fueron…

Ante la mención de sus nombres los otros dos no lo dudaron y asintieron, a mi me daba igual si me esperaban o no, ya cuando yo llegara los otros cuatro… un momento… ¿ELLOS DOS IRIAN AL DEPARTAMENTO DONDE LOS OTROS DOS…? ahora si que me había puesto nervioso, si ellos llegaban y los otros… no no no, no quería ni imaginarlo; estuve a punto de decirles que mejor si me esperaran, pero medité un momento, dije que no me metería y tapando a los otros dos sería una forma de hacerlo, así que solo vi como se iban yendo hacía la salida donde otra van los esperaba a ellos dos para llevarlos a lo que podría ser la cruel realidad; bufé sonoramente dejando salir un poco de eso que tenía dentro, ahora solo era cosa del destino y de quien estaba en las alturas, si esta noche al volver a casa corría sangre, tendría lista mi mejor cara de sorpresa, intriga, enojo y conciliación.

Nos subimos a la van, realmente agradecíamos el hecho de que nos fueran a dejar hasta la puerta de la casa y que el vehículo tuviera vidrios polarizados, ya que andar por la calle vestidos de esa forma tan llamativa y con esos peinados tan raros no era la cosa mas cool del mundo; mi celular comenzó a sonar y lo contesté al instante dándome cuenta que era HyukJae.

- ¡¡Hola Hyuk!!... bien ¿y tu?... me da mucho gusto, pero ¿se puede saber el motivo de esa felicidad?... ¿en serio?... no te creo… ok ok… si de acuerdo, te veo mañana, estaré en SM, de ahí podemos ir a algún lado ¿te parece?... perfecto, entonces hasta mañana y muchas felicidades… ¡¡bye!! – colgué con una enorme sonrisa en el rostro, YunHo lo notó así que antes que me lo preguntara ya les estaba contestando – era HyukJae, me decía que ya tiene novia y que mañana me la quiere presentar…
- Que gusto me da por él, andaba en esas desde hace tiempo…
- Si, a ver que tal esta, mañana la veré y ya te contaré jejeje…

Llegamos por fin al departamento, nos bajamos de la van y dimos las gracias al chofer; al entrar al edificio el hombre de la recepción nos detuvo explicándonos algo sobre una cosa que harían en todo los departamentos por seguridad y esas cosas, que si estábamos de acuerdo y alguno de nosotros podíamos ir a firmar y a que nos explicaran detalladamente sobre el asunto; YunHo dijo que si, que él iría y que yo me fuera adelantando al departamento, asentí y dije que lo vería allá.

Subí por el ascensor hasta que llegué al piso donde estaba nuestro departamento, me dieron ganas de ir a molestar a unas chicas fans de nosotros que vivían en el piso de abajo, pero desistí de la idea al recordar que esas cosas las hacía siempre con Chunnie; me puse triste al imaginar que él podría tener a otra persona, ¿ya no era yo suficiente para él? eso me entristecía mucho pero ya con el tiempo me iría dando cuenta de lo que realmente pasaba, por ahora solo me quedaba fingir que nada pasaba si es que no quería perderlo del todo.

Llegué frente al departamento y abrí la puerta, vi las luces encendidas y escuche música que venía de la habitación, lo que me dijo que realmente Jae y Chunnie ya habían llegado; me quite el abrigo azul que traía encima, era realmente pesado, pero no lo deje muy lejos, ya que al otro día tenía que volver a ponérmelo, caminé con dirección al baño ya que quería quitarme toda esa gomina del cabello y quitar todo lo azul que traía dibujado en el cuerpo, antes de entrar al baño recordé que tenía que ir por mi ropa interior, ya que no es muy grato andar desnudo por toda la casa; me giré y me fui rumbo a la recámara la cual estaba un poco entreabierta, iba a entrar cuando escuche que Jae y YooChun hablaban algo fuerte ¿estaban discutiendo acaso?, mi curiosidad siempre ha sido grande y esta no iba a ser la excepción, así que me asome por el hueco que dejaba ver la puerta.

- Tú eres el que no entiende… no es que me desagrade el hecho, es que siento que no es justo para ellos…
- ¿Desde cuando te volviste tan conciente?... que yo recuerde desde el principio estuviste de acuerdo y dijimos que solo sería algo entre nosotros dos, no por el hecho de no amarlos a ellos, sino por tener nuevos… horizontes o algo así dijiste…
- Si, pero cada vez me siento más miserable, solo que… ¡¡maldita sea!!... no puedo dejarlo… no puedo dejarte…

Mis ojos se abrieron mucho al escuchar eso último, ¿que es lo que había dicho JaeJoong?, ¿no podía dejarlo?... ¿a que se refería?, mi cuerpo comenzó a temblar involuntariamente, como pude me sostuve de la pared ya que sentía que en cualquier momento caería al piso; mis ojos no se despegaban de las dos personas que estaban dentro de la habitación, vi como Chunnie se acercaba a Jae y lo abrazaba fuertemente mientras depositaba un beso en su frente, luego otro en su mejilla para terminar con uno en sus labios, uno que en ese momento me hundió en el infierno mientras sentía como mi corazón dejaba de latir lentamente para después oprimirse dejándome un dolor inmenso.

Lágrimas comenzaron a salir de mis ojos, unas más dolorosas y pesadas que el día anterior, estaba presenciando la traición más grande de mi vida, la persona que decía amarme realmente me engañaba y con uno de mis amigos, más que amigo, como mi hermano; alguien con quien he compartido vivencias, logros, sueños… una de las personas a las que más confianza le tenía.

Estaba totalmente en shock, mi cuerpo no se movía y no sabia que hacer, comencé a ver como YooChun recostaba a Jae en una de las camas, la mía exactamente, esa donde varias veces Chunnie y yo hicimos el amor cuando sabíamos que estábamos solos, exactamente lo que ellos creían en este momento; sus labios se separaron y comenzaron a mirarse fijamente regalándose una sonrisa, sonrisa que hace mucho Chunnie no compartía conmigo. Él quito unos cuantos cabellos del pelinegro de su cara mientras el otro acariciaba su mejilla, era una escena muy dolorosa para mi ¿desde cuando hacían esto?, estaba a punto de entrar pero su conversación me hizo detenerme de inmediato.

- ¿Esta bien que lo hagamos en la cama de JunSu? – preguntó Jae
- Te diría que no importa ya que quiero poseerte lo antes posible, pero en la cama de mi niño no se me hace prudente, aquí nosotros… - un dedo de Jae acalló todo lo que Chunnie iba a decir
- Lo se… como tampoco me gustaría a mi hacerlo en la cama de YunHo… creo que eso nos hace sentir mas culpables de lo que ya somos
- Definitivamente…

Los dos se levantaron de mi cama tomados de la mano para irse hacía la de Jae, este se sentó en la orilla de su cama mientras miraba como Chunnie se iba quitando la camisa color rojo que traía puesta, parte del vestuario de la sesión fotográfica; al retirársela pude apreciar su pecho, ese que tantas veces besé y en el cual posaba mi cabeza cuando dormía con él; la mano de Jae lo alcanzó comenzando a repartir caricias por toda su extensión, trabajo que solamente debía de ser mío y que ahora él tenía la oportunidad de hacer.

De un jalón Chunnie puso de pie a Jae quedando los dos de frente, el primero comenzó a retirarle la playera color café transparente que llevaba, quedando los dos en las mismas circunstancias.

- Esas extensiones café que te pusieron en el cabello te hacen ver realmente sexy…
- ¿Tu crees?... ten cuidado, “la tierra” puede apagar “el fuego” inmediatamente…
- Pues depende mucho del estado de la tierra, posiblemente si esta “húmeda” si logre “apagar” el fuego que esta cerca, pero en su estado natural, solo logra retenerla y que siga ardiendo… - los dos comenzaron a reírse como idiotas por su “metáfora” estúpida, yo solo sentía una rabia y una impotencia que no podía controlar, ¿qué ganaba si entraba?... ¿que se separaran? ¿qué se dieran cuenta que los había descubierto?... de seguro YooChun primero me diría que era un error y después terminaría tratándome como vil zapato viejo, ¿por qué con él era tan débil?
- ¿Sabes que?... hace rato hable con YunHo, cundo vine a verlo por lo del desayuno… - en ese momento se acercó a Chunnie y lo abrazo poniendo su cara sobre su hombro mientras seguía hablando - …estuve a punto de decirle todo, pero no pude, comencé a llorar como idiota, lo amo YooChun y a veces no me entiendo ni a mi mismo, ¿cómo si lo amo puedo hacer estas cosas contigo?, y no quiero que me malinterpretes pero tu sabes muy bien como va esto…
- Lo se, yo siento igual por JunSu, pero trato de disfrutar cada momento tanto con él como contigo, aunque son tan diferentes se muy bien diferenciar entre lo que deseo y lo que siento; y definitivamente a ti te deseo… pero a él lo amo… - en ese momento comenzaron a besarse como si la vida se les fuera si no lo hacían, ¿pero hasta donde podía llegar el descaro?... ¿cómo podía decir que me amaba y estar con él? ¿Cómo Jae decía amar a YunHo si se acostaba con Chunnie? mi mente no lo comprendía y mi corazón se oprimía cada vez más - …bueno ya basta de tanta charla, mejor pasemos a la acción
- De acuerdo “fueguito”…

Llevé una mano a mi pecho y mi respiración comenzó a entrecortarse, vi como YooChun sentó a Jae en la cama y él quedó frente a él, este de repente lo jaló y los dos quedaron acostados uno sobre el otro, pude ver como la lengua de Chunnie comenzaba a recorrer todo el cuello del pelinegro haciendo que este soltara pequeños gemidos mientras echaba su cabeza hacia atrás permitiéndole más acceso; las manos de YooChun fueron descendiendo por todo su estomago hasta que llegaron a esos pantalones de cuero café que Jae traía puestos, comenzando a desatar los cordeles que lo tenían sujeto; vi con horror como mientras hacía eso, él comenzó a pasar su lengua por uno de sus pezones y como este soltaba gemidos aún más fuertes que los anteriores.

Las manos de Jae no se estaban quietas y empezaron una ronda de caricias en la espalda de Chunnie intensificando la pasión que comenzaban a sentir, sus bocas se encontraron una vez más comiéndose entre ellas de forma hambrienta; YooChun puso sus brazos a los lados de la cabeza de Jae aprisionándolo contra el colchón mientras este llevabas sus manos en un descenso por todo su torso hasta toparse con la pretina del pantalón de mi Chunnie el cual comenzó a bajar de forma fácil liberando así su miembro que se encontraba totalmente erguido; dejaron de besarse para verse a los ojos soltando una risita traviesa que me pareció de lo más desagradable.

De pronto la mano de Jae comenzó a buscar la hombría de Chunnie encontrándola al instante y comenzando a masajearla de forma lenta, haciendo que este cerrara los ojos y disfrutara de la caricia proporcionada, de pronto YooChun tomó a Jae de los brazos y se giraron quedando ahora el pelinegro encima de mi novio quedando sentado sobre las caderas del otro, este aún llevaba sus pantalones puestos, aunque ya sueltos por el trabajo que YooChun había hecho antes.

Sus labios volvieron a encontrarse una vez más, pero en esta ocasión el contacto de sus bocas fue breve ya que el pelinegro comenzó a descender repartiendo besos primero por su barbilla, luego por su cuello llegando hasta uno de sus hombros donde rápidamente tomó camino hacia uno de los pezones donde solo pasó su lengua, ya sus manos se encargaban ahora de atenderlo mientras su boca seguía el descenso; YooChun no dejaba de gemir, soltaba gemidos que creía solo los podía emitir conmigo, pero ahora compruebo que esto no es cierto, mi vista se comenzaba a nublar, no sabía que estaba haciendo ahí viendo la escena mas escabrosa de mi vida, pero mi mente aún no podía creer al 100% que esto era verdad, tal vez solo era un mal sueño y pronto despertaría dándome cuenta que Chunnie estaba a mi lado abrazándome a MI y solo a MI.

Parpadee un momento para poder despertar de esta pesadilla, pero cruel fue mi realidad al percatarme que nada había cambiado, cuando volví a centrar mi vista en lo que los otros dos hacían, Jae había llegado a la entrepierna de Chunnie, su lengua comenzó a rozar la punta mientras poco a poco comenzaba a introducirla a su boca, estaba recorriéndola por toda su extensión hasta que por fin la engulló completamente. Los movimientos al principio fueron lentos, pero comenzaron a intensificarse cada vez que los gemidos de YooChun eran más fuertes; las manos de este se enredaron con los cabellos de Jae ayudándolo a hacer más firmes los movimientos y a llevar el ritmo que el quería imponer.

Vi con molestia como el cuerpo de Chunnie se comenzaba a arquear, él siempre hacía eso cuando estaba a punto de venirse, por un segundo creí que lo haría en cualquier momento, pero mi sorpresa fue cuando lo detuvo y lo jaló de nueva cuenta hacia arriba aprisionando sus labios una vez más mientras se giraban y como al principio, quedaba Jae debajo de YooChun, este comenzó a bajar los pantalones del pelinegro y así los dos quedaron completamente desnudos. Se miraron por eternos segundos, Chunnie como suplicando y Jae dando su aprobación.

La mano de mi novio tomó con maestría el miembro de Jae y lo comenzó a masajear para que este se pusiera en las mismas condiciones que las de YooChun lo cual lo consiguió al momento, los movimientos de su mano eran delicados, aunque firmes, nunca se notó la desesperación, sencillamente lo atendía con toda la paciencia del mundo y eso me hizo soltar lágrimas aún mas dolorosas, no digo que a mi me tratara mal, pero nunca sus caricias fueron tan delicadas como esa que estaba presenciando que aunque se notaba la lujuria en los dos, lo que menos se hacían era daño, aunque a mi me estaban matando en vida con sus acciones.

Después de unos minutos, por fin Jae terminó en la mano de Chunnie soltando un bufido muy sonoro con sus ojos cerrados, cuando por fin los abrió muy apenas perceptiblemente afirmo con su cabeza, sabía lo que significaba y esa fue la parte más dolorosa ya que no solo la unión de ellos significaba la muerte mía, sino el fin de todas mis ilusiones a futuro al lado del hombre que amo. El pelinegro se giro quedando boca abajo y comenzando a hincarse sobre la cama dejando su trasero a plena disposición del otro mientras el primero hundía su rostro en la almohada, con la semilla de Jae, YooChun comenzó a esparcir un poco sobre su propio miembro, ya que usaría este como lubricante.

- Jae… ¿quieres que te prepare? – le preguntó, la ansiedad se reflejaba en su voz
- No… hazlo de una vez, ya no aguanto más…

Sin esperar más tiempo, YooChun se posicionó en la entrada de Jae, y poco a poco fue introduciéndose en él, este soltó un leve grito de dolor que fue acallado por la almohada en la cual ocultaba su rostro, una vez que Chunnie estuvo totalmente dentro de él, se detuvo un momento esperando a que el otro se acostumbrara, cuando este sintió que ya estaba listo comenzó a moverse dando pie a YooChun para que comenzara a moverse también. Las embestidas comenzaron de forma lenta, pausadas y los dos comenzaron a soltar gemidos de placer de sus gargantas.

Fue ahí cuando ya no pude más, dejé de mirar y recargando mí espalda en la pared de a lado donde estuve sostenido todo el tiempo, me fui deslizando hasta el piso quedando sentado con mi rostro oculto en mis rodillas, las lágrimas jamás me abandonaron y creo que no lo harían en un buen rato, con mis manos tape mis oídos, pero los gemidos de ellos eran cada vez más sonoros, ni la música que tenían puesta ayudaba a disfrazarlos, sin más hundí más mi rostro entre mis piernas, me sentía morir, ahora ya nada me importaba.

Por fin estoy frente al departamento, los vecinos y el encargado del edificio tardaron la vida entera dando las indicaciones que teníamos que seguir la próxima semana además de que no dejaban de verme extraño, pero como no si mi ropa y apariencia no era común de ver todos los días, aunque todos sabían a lo que nos dedicábamos; al llegar veo que la puerta esta abierta, de seguro JunSu la dejó así para que entrara, cierro y no veo a nadie en el living ni en la sala, que es donde se puede ver directamente desde la entrada, camino hacía el pasillo y noto como JunSu esta en el suelo con su cara oculta entre las piernas, me acerco rápidamente a él con la intención de preguntarle que ocurría pero unos “gemidos” me detienen; inmediatamente JunSu siente mi presencia y alza su rostro mirándome y el cual esta cubierto de lágrimas, mis manos comienzan a temblar, el estado en el que se encuentra JunSu y los gemidos que escucho no son indicadores de que algo bueno esta pasando.

Me acerco a la puerta de la recámara y por el hueco que hay al estar entreabierta puedo ver lo que tanto me venía rondando en la mente y a lo cual no creía que fuera a ser verdad; Jae, MI Jae estaba teniendo sexo con YooChun, este lo estaba embistiendo de manera fuerte mientras los dos emitían sonidos de total placer, en lo que hacía esto depositaba besos por su espalda, esa espalda que era totalmente mía, pero que ahora comprobaba que eso no era cierto.

Pude ver como al mismo tiempo que lo penetraba, su mano daba placer al miembro de mi ángel, que ahora me demostraba que era un completo demonio, los movimientos de la mano de YooChun eran iguales a los movimientos que ejercía sobre el trasero de Jae.

- ¡¡Más… más fuerte YooChun!!…
- Lo que tú ordenes… sabes que… haré todo lo que tú ordenes…

Jae se levantó un poco moviéndose frenéticamente para hacer el contacto más fuerte, estaban totalmente desquiciados sus caras y sus gemidos denotaban que pronto llegarían al clímax, el pelinegro arqueó su espalda mientras YooChun ponía su rostro sobre esta, mientras sus cuerpos seguían moviéndose acompasados.

- ¡¡Te amo...
- ¡¡Te… te amo...

Sus palabras me hicieron arder de coraje, apreté mis manos tratando de contenerme, eran unos desgraciados los dos, se atrevían a aparentar que solo eran muy buenos amigos y que ellos nos amaban a JunSu y a mi cuando ellos realmente se amaban. Noté como JunSu me miraba, las palabras escuchadas hace unos segundos desgarraron nuestras almas. Unos cuantos segundos más bastaron para que los dos por fin se vinieran, Jae sobre la mano de YooChun y este en el interior del primero, pero las palabras dichas en ese momento me descolocaron totalmente.

- …aahhh… te amo… YunHo!!
- …mmm… Jun… JunSu!!!

En ese momento voltee a ver a JunSu, los dos no sabíamos como interpretar eso que acabábamos de escuchar, habían tenido relaciones pero en el momento cumbre habían dicho nuestros nombres, aunque eso no quitaba o minorizaba lo que habían terminado de hacer; el rostro de JunSu era de una total tristeza, yo me sentía igual, pero mis reacciones jamás han sido el de dejarme vencer por el dolor o al menos no demostrarlo, regresé mi vista al interior de la recámara y vi como se metían bajo las cobijas de la cama de Jae donde acaban de matar nuestros corazones con lo que habían hecho. No dijeron una palabra más, ni siquiera hicieron un comentario sobre lo último dicho.

Al verlos abrazados y dormitados y después de que mi mente dejó de navegar por el limbo en el que se encontraba por el shock recibido, mi ira creció a tamaños agigantados, estuve a punto de abrir la puerta totalmente azotándola y dirigirme a esa asquerosa cama a partirles la cara a los dos por hipócritas y desgraciados, pero fui detenido al momento por JunSu el cual me tomo del brazo cuando notó mis intenciones. Se levantó del suelo sin hacer el menor ruido y negando con su cabeza me jaló hasta el estudio donde abrió y cerró la puerta en total silencio para no ser escuchados por los otros dos.

Una vez que estuvimos dentro JunSu se recargo en la puerta soltando unos sollozos, sin poder contenerlo más solté un par de lágrimas, sentía una impotencia enorme y un coraje que en el momento que los tuviera enfrente les rompería la cara hasta dejarlos desfigurados, no podía ser posible que nos estuvieran haciendo esto y lo peor, a saber desde cuando lo hacían; JunSu se sentó en el suelo tal cual estaba cuando llegué, pero ya no estaba llorando, solo tenía recargada su barbilla sobre sus rodillas, iba a preguntarle algunas cosas pero me gano la palabra.

- Antes de que comenzaran… - me dijo con voz apenas audible y distante mientras veía hacia el frente - …dijeron que nos amaban… - sonreí irónicamente con coraje inyectado en mis ojos - …y también lo dijeron al final, eso si lo escuchaste
- ¿Y tu les crees?... ¿puedes estar con ese desgraciado después de ver todo lo que nos hicieron? – el siguió viendo hacia el frente
- ¿Y tú podrás estar lejos de ese hipócrita ahora que sabes que hace el amor con YooChun? – sus palabras me dolieron y se que a él también ya que al decir eso sus ojos comenzaron a nublarse una vez más; pero tenía razón, yo tenía muy clavado en mi corazón a Jae y aunque me dolía todo esto, sabía muy bien que sería muy difícil sacarlo de ahí
- No lo digas de esa manera… ellos… ellos no hacen el amor… ellos… ¡maldita sea! – dije sosteniendo mi cabeza, realmente esto era muy complicado
- ¿Qué cosa estoy haciendo mal YunHo?... ¿por qué tiene que ser así esto?... ¿qué pasara con nosotros?... el grupo…
- No lo se Su… pero es un hecho que el grupo tiene que continuar, pero será tan difícil… y concuerdo contigo… ¿qué estaremos haciendo mal? – hubo un silencio de repente, cada uno estaba metido en sus pensamientos, pero esas imágenes regresaban a mi mente a cada momento, comencé a violentarme de nuevo e iba a mandar al infierno todo, saldría en ese momento a poner las cosas claras pero JunSu de nuevo me detuvo
- ¿Qué vas a lograr yendo en este momento?
- Desahogarme, hacerles ver que son unos estúpidos y que no saben ser amigos…
- ¿Y eso cambiara las cosas?... ¿eso borrara todo lo que paso? – JunSu parecía otro, aunque su tono de voz era clamado y tenue, sabía perfectamente que estaba igual o más enojado que yo, esa era la forma de ser de él, cuando se enojaba o algo le afectaba que el mundo estuviera preparado, porque realmente no conocían a Kim JunSu
- No… pero…
- Pero no se puede hacer nada… - seguía viendo hacia el frente con la vista perdida, yo solté un suspiro en señal de derrota, realmente no sabía que hacer o como actuar, era un hecho que algún momento estallaría y les haría ver sus cosas
- Realmente no se como te puedes contener y no hacer nada… - le di la espalda recargándome en la mesa que era donde tenía mi computadora mientras agachaba la cabeza cundo la voz de JunSu llamó de nuevo mi atención
- Que ironía ¿no lo crees?... paree que el destino conspira contra nosotros…
- ¿A que te refieres? – dije volteando a verlo
- Ellos comenzaron “sus cosas” con una metáfora que por las obvias circunstancias se me hicieron bastante estúpidas, pero ahora que las analizo tienen mucha razón…
- ¿Qué metáfora?
- Venos el día de hoy… ¿qué somos?... ¿qué representamos?
- No te entiendo…
- Hoy ellos fueron el fuego y la tierra, lo dijeron hace un rato, dos elementos que se pueden juntar y no se dañan, pueden estar en contacto y no pasa nada… y venos a nosotros dos… el agua y el aire; los dos elementos que totalmente contrastan con los otros dos, el agua y el fuego no pueden estar juntos, como tampoco son compatibles el aire y la tierra… exactamente los contras del otro…
- ¿Qué tanto estas diciendo?
- Un incendio, la tierra en lugar de detener en si al fuego, solo logra que siga avanzando, con ayuda inconciente del aire, la tierra puede ser la que logre que se detenga, pero no la apaga, solo el agua, el único elemento que no puede estar directamente en contacto con el fuego… - sus lagrimas comenzaron a salir de nuevo ¿a que quería llegar diciendo todo eso? - ... pero tal vez…
- ¿Qué?
- Un huracán…
- ¿Un huracán?... JunSu creo que en verdad estas mal, no has estado diciendo nada coherente, entiendo que nos afectó bastante todo esto pero así no solucionaremos nada…
- ¿No lo entiendes?... esa es la solución
- ¿Un huracán?... o sea cierto que quisiera destrozarlos en mil pedazos por lo que nos hicieron pero eso no es lógico, creo que ya perdiste la razón…
- No YunHo, analízalo de esta forma… ellos dicen que nos aman, no se la razón por la cual ellos hicieron todo eso pero en todo el tiempo en cierta forma nos mencionaron, eso quiere decir que nos tienen en la mente, que no quieren que sepamos de su traición… sabemos muy bien como son, los dos son sumamente posesivos y siempre quieren ganar sin perder nada a cambio…
- Lo se, pero sigo sin comprender una palabra de lo que dices
- Es sencillo, si el fuego y la tierra se unieron permitiendo que el incendio siga propagándose, la solución es el huracán… la unión del aire y el agua, devastadora también y la única que puede aplacar el incendio, y en cierta forma extinguirlo por completo… - me quede viéndolo por un momento tratando de comprender sus palabras, en ningún momento dejó de ver hacia el frente; de repente algo hizo click en mi cabeza, abrí los ojos desmesuradamente
- Espera… eso… eso quiere decir que… - en ese momento es cuando fijo por fin su vista en mi sonriendo de forma triste pero que a la vez denotaba decisión
- Así es YunHo… “hay que pagarles con la misma moneda”, apuesto que eso será mucho más efectivo que el ir a romperles la cara…
- Pero eso… ¿cómo…?...
- Ya mañana lo podremos ir viendo con tranquilidad… - se puso de pie inmediatamente tomando enseguida mi mano - …ahora “hay que llegar al departamento” no vaya a ser que se preocupen nuestros novios

Abrió la puerta en total silencio mientras me jalaba, de igual forma la cerró y me llevó hasta la entrada donde me soltó, giró para verme y secando sus lágrimas aspiró fuertemente para después dejar salir todo el aire; con una sonrisa un poco forzada puso su mano sobre mi hombro mientras me miraba.

- Recuerda YunHo, nosotros no sabemos nada, lo que tu quieras hacer en este momento es tu decisión, pero hay que darles una lección, una cucharada de su propia medicina

Sin más abrió la puerta a todo lo que daba y sonriéndome la volvió a cerrar dando un fuerte azotón, eso de seguro lo escuchó hasta el portero del edificio… ahora lo comprendía, veníamos llegando de SM, después de un buen rato por fin llegábamos a casa, le sonreí a JunSu en complicidad, no se muy bien como será todo esto, solo espero que su plan resulte.

Un fuerte azotón nos puso en alerta, habían llegado al departamento y en cualquier momento entrarían a la recámara, me levanté como bólido mientras empujaba a YooChun, este cuando dormía se moría, ya que no había tenido ninguna reacción.

- YooChun, despierta grandísimo animal, acaban de llegar los chicos al departamento – le decía tratando de no subir el volumen de mi voz mientras comenzaba a vestirme con las ropas que traía cuando llegamos
- ¿QUE? – en ese momento reaccionó y aún más rápido que yo comenzó a vestirse; una vez que los dos estuvimos listos arreglamos un poco el desorden de la habitación, apagamos la música que teníamos puesta y como si nada hubiera pasado decidimos salir

Caminamos hasta la sala donde vimos como YunHo ponía su camisola que traía puesta sobre el sofá, por otro lado JunSu tomaba un vaso de agua mientras estaba recargado en la mesa del comedor, parecía que no habían notado nuestra presencia ya que ni nos volteaban a ver, pero YooChun fue el que llamó su atención.

- ¿Solo vienen ustedes dos?... ¿dónde esta ChangMin? – por fin nos voltearon a ver, de hecho YunHo me miró a mi mientras que JunSu miraba a YooChun, nos repasaron con la mirada de arriba para abajo, cosa que nos extraño mucho - ¿qué pasa?
- ¿Aún no se quitan ese disfraz? – dijo YunHo posando su vista en un estante que tenía a un lado, como buscando algo
- No… es obvio que aún lo traemos puesto
- Ya deberían de quitárselo, tiene un buen rato que llegaron y ya era para que estuvieran cambiados – dijo JunSu mientras se iba a la cocina a dejar el vaso, YooChun me volteó a ver como preguntando que ocurría pero al instante se fue tras de JunSu; al ver que se iba me acerque a YunHo, no lo había visto con calma pero se veía realmente atractivo vestido de esa forma
- Así que el aire… te queda muy bien el papel, te ves muy guapo vestido así amor…
- Gracias… - fue todo lo que me contestó pero sin mirarme siquiera, me acerque a él y lo abracé por la espalda
- ¿Te fue bien con la sesión de fotos?
- No, la de JunSu y la mía se pasó para mañana, así que tenemos que regresar para que nos tomen las fotos… – en ese momento tomó mis manos y las aparto de su cuerpo mientras se giraba a verme – …tu maquillaje puede manchar el traje que es blanco, y eso puede causarme muchos problemas mañana – caminó hasta uno de los sofás y se sentó en el, yo lo seguí con la mirada
- Y no me has dicho, ¿cómo me veo vestido así? – sus ojos se posaron en todo mi cuerpo analizándome, luego me miro a los ojos
- Sucio…
- ¿Cómo?
- El café siempre se me ha hecho un color que representa algo sucio, no me desagrada pero en esta ocasión no me agrado del todo, pero fuiste la tierra y ni hablar…
- A ti te quedó muy bien el aire, te ves muy bien…
- Ya me lo dijiste… - hecho su cabeza hacía atrás sobre el respaldo del sofá, se le veía cansado así que me acerque y me coloque detrás de él para comenzar a masajear sus hombros pero el detuvo mi acción - …gracias pero ahora no, estoy muy cansado y solo quiero dormir

Ya en varias ocasiones se ponía de este modo, pero jamás había sido tan cortante como ahora, aunque lo podía comprender ya que desde la mañana me había comentado que se sentía agotado y se le veía agobiado; decidí no insistir, así que me acerqué para darle un beso pero en ese momento giro su rostro haciendo que este fuera depositado en su mejilla, yo me aleje un poco mientras lo seguía viendo, el me volteó a ver mientras me miraba fijamente.

- Ya te lo dije, estoy cansado… ahora no – comenzó a caminar pero lo detuve
- YunHo, puedo… ¿puedo dormir contigo esta noche?
- No Jae, quiero dormir tranquilo, por esta noche no quiero dormir acompañado – sin más se fue al baño encerrándose en él, escuche como prendía la regadera y yo me quedaba en la sala sin comprender su actitud

Veo como JunSu deposita el vaso en el fregadero, en ese momento me acerco a él y lo volteó para darle un beso de esos que le encanta que le robe, junto mis labios a los de él pero el no me responde, me alejo un poco de él con cara de no comprender nada ¿desde cuando no responde a mis besos?

- ¿Qué pasa mi niño?
- Nada, ¿que va a pasar?
- Pues eso quisiera saber, te doy un beso y no me respondes…
- ¿Acaso estoy obligado a responderte siempre? – su respuesta no me agrado para nada
- No, pero nunca lo habías hecho, acaso ¿te sientes mal?
- No, estoy perfectamente bien… - me acerco de nuevo para abrazarlo, pero él rápidamente se dirige al refrigerador como buscando algo - …mañana YunHo y yo regresaremos a tomarnos las fotos, hubo un problema con nuestras estenografías y no pudimos tomarlas hoy, solo Minnie se quedó allá ya que la de él no tuvo problema
- Con razón no llegó con ustedes… - él solo asintió mientras seguía buscando algo en el refrigerador - …Su, el azul te queda muy bien, esos dibujos sobre tu cuello y rostro son geniales, te hacen lucir muy tierno y se me antoja portarme mal… - el cerró la puerta del refrigerador y me volteó a ver, sabía que eso lo prendía al instante y moría por estar con mi niño
- Pues te queda muy bien eso de portarte mal… – yo lo miré extrañado, cosa que el notó porque me respondió al instante - …vestido así de rojo pareces el demonio mismo – su comentario me causo risa
- Y tu pareces un lindo angelito aunque no estés de blanco, pero el azul también es un color muy puro… pero este diablito podría hacerte pecar - lo abrace pero al instante se soltó de mi
- Pues gracias por el halago, pero más que angelito preferiría considerarme un delfín, estoy de azul como el agua y eso sería más preciso aún, además que el delfín es un ser muy inteligente, y si se puede decir, el más inteligente de todos… y no, hoy no quiero caer en la tentación te lo agradezco mucho pero paso – sin más salió de la cocina, JunSu nunca me había contestado de esa forma y jamás se me había negado cuando se trataba de que estuviéramos juntos ¿qué le estaba pasando?

Por fin llegué al departamento, tardaron la vida con esas cochinas fotos y este traje tan ridículo, parecía yo Peter Pan, bueno, parezco, aún lo traigo puesto pero al menos me podré meter a bañar y quitarme estas cosas; todo esta tranquilo cuando llego, la casa esta oscura, tal parece que duermen. Me doy cuenta que no sucedió nada de lo que tanto temía, en toda la sesión fotográfica no dejaba de pensar en mis hyungs, capaz que aquí se estaba armando la tercera guerra mundial y encontraría a varios cadáveres, pero al parecer no paso nada de eso y eso me tranquiliza mucho.

Voy a la recámara y la abro, veo a todos en sus respectivas camas, importándome muy poco si los despierto o no, enciendo las luces para poder ver mejor, no estoy interrumpiendo nada así que me valía lo que me fueran a decir, mi sorpresa fue ver que todos me volteaban a ver, al parecer ninguno estaba dormido.

- ¿Qué?... ¿se les perdió algo?... ¿que nunca habían visto a alguien vestido de verde? – ninguno me contestó, por lo que opte por seguir hablando con mi sarcasmo que no podía faltar – si claro, como ustedes si eran algo definido, pero a mi me toco ser como siempre lo que sobra, pero me respetan, soy la naturaleza y sin mi ustedes no son nada - ¿qué estupidez acababa de decir?... no se ni porque pero sentí la necesidad de defender mi ¿disfraz?; los cuatro sonrieron ante mi comentario, pro fue JunSu el que habló primero
- Definitivamente no es el que sobra Min, es el mejor papel que te pudo tocar…
- Así es, sin ti realmente no seríamos nada – dijo YunHo mientras volteaba a ver a JunSu, ¿qué demonios estaba pasando?, instintivamente voltee a ver a Jae y YooChun, estos solamente miraban a sus respectivas parjas, ¿era mi imaginación o algo pesado había en el ambiente?
- Emmm… si claro, bueno yo lo decía de broma jejeje, pero gracias, supongo…
- Ya ChangMin, métete a bañar y vente a dormir, es tarde… - me dijo Jae como si fuera niño chiquito, se le notaba preocupación en la voz ¿acaso me había perdido de algo que no sabía?... eso sería un milagro, pero no creo que el universo sea tan bueno conmigo siempre ¿o si?
- Deja tu ropa junto con la de Jae y la mía, tenemos que devolverla a SM después ¿o tu también mañana iras a tomarte fotos?
- No YooChun, yo ya no tengo que tomarme fotos… - este solo asintió mientras miraba a JunSu

Observe alternadamente a Jae y a YooChun, se les veía ¿deprimidos?, en eso voltee a ver a YunHo y a JunSu, estos ya estaban acostados importándoles poco lo que hablábamos nosotros tres, regresé mi vista a los otros dos y noté como suspiraban cada uno en su propio mutismo hasta que se volvieron a acostar; sacudí mi cabeza sin comprender mientras agarraba mi ropa limpia para dormir, me dirigí a la puerta con la intención de apagar las luces, pero antes volví a ver a mis hyungs, estaban todos muy raros, hasta podía jurar que era en cierta forma la misma situación que la noche anterior, pero sin ser el mismo caso, solo que ahora con los papeles invertidos, ¿pero que estupidez estaba pensando?, ahora si que estaba en jaque, no entendía nada y no estaba seguro de quererlo entender, pero mi suerte nunca ha sido muy buena, así que siento que tarde o temprano me enteraré, mientras tanto lo único que me importa es de nueva cuenta como ayer el dormir; al menos no tuve que sacar mis dotes actorales como yo creía y eso me tranquilizó mucho; por fin apague las luces y me dirigí al baño pero algo me decía que esto solo era la calma antes de la tempestad, o bien como se dice vulgarmente, estábamos por ahora en lo que se llama “el ojo del huracán”.



SIGUIENTE

0 ♥Comentarios♥ :

:a   :b   :c   :d   :e   :f   :g   :h   :i   :j